Jázaros

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hazar Kağanlığı - ממלכת הכוזרים -
Jazaria - Turquía Oriental

Kaganato jázaro

618 DC-1048
Ubicación de
Máxima extensión del Estado jázaro
Capital Balanjar (650-820)
Atil (820-1048)
Idioma principal Jázaro túrquico
Religión Judaismo,[1] tengrianismo, chamanismo, cristianismo,[2] paganismo eslavo e Islam
Gobierno Monarquía
Khagan
 • 618–628 Tong Yabghu
 • Siglo IX Obadiah
 • Siglo IX Zachariah
 • Siglo IX Bulan
 • Siglo IX Benjamin
 • Siglo IX Aaron
 • Siglo IX Khan Tuvan
 • Siglo X Joseph
 • Siglo X Manasseh
 • Siglo X David
 • Siglo XI Georgios
Historia
 • Establecido 618 DC
 • Disolución 1048
Moneda Yarmaq

Los jázaros o jazares (en hebreo, singular «kuzari» כוזרי, plural «kuzarim» כוזרים; en árabe, singular خزري, jazari; plural, خزر, jazar; en turco: hazarlar, en singular, «hazar»; en griego: χαζαροι; en ruso: xазары; en tártaro, singular Xäzär, plural Xäzärlär; en persa: خزر ; en latín: gazari o cosri) fueron un pueblo búlgaro procedente del Asia central. Su nombre parece estar vinculado a un verbo turco que significa «errante» ('gezer' en turco moderno).

En el siglo VII, los jázaros fundaron un kanato independiente (Kaganato de Jazaria o Kaganato jázaro, véase ru:Хазарский каганат) en el Cáucaso Norte a orillas del mar Caspio, donde con el paso del tiempo el judaísmo se convertiría en religión oficial. En su momento de máximo esplendor, ellos y sus tributarios controlaron buena parte de lo que hoy es el Sur de Rusia, Kazajistán occidental, este de Ucrania, parte importante del Cáucaso (Daguestán, Azerbaiyán, Georgia...) y Crimea.

Los jázaros fueron importantes aliados del Imperio bizantino contra el Imperio sasánida, además de constituir una significativa potencia regional en su momento de máximo esplendor. Emprendieron una serie de guerras, todas victoriosas, contra los califatos árabes, evitando así posiblemente la invasión de la Europa Oriental. A finales del siglo X, su poder declinaría frente al Rus de Kiev, desapareciendo misteriosamente de la historia.

Orígenes y prehistoria[editar]

Los orígenes de los jázaros son inciertos. Tras la conversión al judaísmo, ellos mismos atribuirían el nacimiento de su estirpe a Kozar, hijo de Togarmés. Togarmés (Togarma en la Biblia) aparece en las Sagradas Escrituras como nieto de Jafet. Es improbable, sin embargo, que fuera considerado ancestro común antes de la introducción de las tradiciones bíblicas en Jazaria.

Algunos historiadores han buscado posibles relaciones entre los jázaros y las tribus perdidas de Israel, pero los expertos contemporáneos creen que son turcos migrados al Oeste. Los historiadores de la URSS consideraron a los jázaros como un pueblo indígena del Cáucaso Norte. Otros, como D.M. Dunlop, los creen vinculados a una tribu uigur, llamada K'o-sa en fuentes chinas. Sin embargo, la lengua jázara parece haber sido de origen huno, parecida a la hablada por los primeros búlgaros. Dado que los pueblos turcos nunca fueron étnicamente homogéneos, estas ideas no tienen por qué ser mutuamente excluyentes. Es posible que la nación jázara hubiera estado compuesta de tribus de distintos componentes étnicos, ya que los pueblos de la estepa tradicionalmente absorbían a los conquistados. El historiador Shlomo Sand los considera el origen religioso y étnico de los judíos ashkenazís, interpretación que es debatida por otros investigadores en una discusión que se nutre de criterios científicos de índole genético, lingüístico y arqueológico.[3]

Crónicas armenias mencionan a los jázaros en fecha tan temprana como finales del siglo II. Comúnmente son consideradas anacrónicas, y la mayoría de los expertos creen que realmente se referían a los sármatas o los escitas. Prisco relata que una de las naciones de la confederación huna se llamaba Akatziroi. Su rey se llamaba Karadach o Karidachus. Algunos, observando similitudes entre Akatziroi y «Ak-Jazar» (ver más abajo), han especulado que los akatzirois no eran sino jázaros primitivos.

Dmitri Vasíliev, de la Universidad Estatal de Astracán, afirmó recientemente que los jázaros se trasladaron a la región esteparia póntica sólo a finales de los años 500, estableciéndose temporalmente en Transoxiana. De acuerdo con Vasíliev, una porción de la población jázara habría permanecido en Transoxiana, bajo el dominio de pechenegos y turcos oğuz, aunque tal vez manteniendo contactos con el resto.

Tribus[editar]

La estructura tribal de los jázaros sigue sin conocerse totalmente. Parecen haber estado divididos, como muchas otras naciones turcas, entre ak-jázaros («jázaros blancos») y kara-jázaros («jázaros negros»). Estudiosos como Graetz creyeron equivocadamente que estas denominaciones se referían a distinciones raciales, pero, de hecho, nada tenían que ver con la apariencia física o designación étnica. La diferenciación blanco-negro es una división social en tribus nómadas eurasiáticas que asocia el grupo «blanco» a la nobleza, la elite guerrera y las clases dirigentes, mientras que el grupo «negro» se referiría a plebeyos, burgueses,...

Peter Golden postuló que la etnia jázara era una mezcla de hunos y otros pueblos turcos, como los sabir y hunos norcaucásicos, así como elementos de köktürks.

Auge[editar]

Creación del Estado jázaro[editar]

Mapa del mundo en el 820 mostrando el Estado Jázaro

La fase inicial de la historia jázara está estrechamente unida a la del Imperio köktürk, fundado cuando el clan Ashina derrocó al Yuan Yuan en 552. Con el colapso del Imperio köktürk a causa de conflictos internos en el siglo VII, la mitad occidental del imperio turco se dividió en dos confederaciones: los búlgaros, dirigidos por el clan Dulo, y los jázaros, dirigidos por el clan Ashina, los dirigentes tradicionales del Imperio köktürk. Alrededor de 670, los jázaros habían invadido la confederación búlgara, conservándose sólo tres dominios búlgaros en el Volga, el mar Negro y el Danubio.

La primera aparición relevante de los jázaros en la historia ocurriría con la ayuda prestada al emperador bizantino Heraclio contra los persas sasánidas. El líder jázaro Ziebel (algunas veces identificado como Tong Yabghu Khagan de los turcos occidentales) dirigió a los suyos en la invasión de Georgia. Llegó incluso a concertarse un matrimonio entre el hijo de Ziebel y la hija de Heraclio, pero nunca llegó a hacerse efectivo.

Durante los siglos VII y VIII, los jázaros combatieron contra el califato Omeya, que mantenía pretensiones expansionistas sobre la Transoxiana y el Cáucaso. La primera guerra tuvo lugar a principios de 650 y finalizó con la derrota del ejército árabe comandado por Abd ar-Rahman ibn Rabiah fuera de la ciudad jázara de Balanjar, tras una batalla en la que ambos bandos emplearon armas de asedio contra las tropas oponentes.

Los jázaros y Bizancio[editar]

La supremacía de los jázaros sobre Crimea se remonta a finales del siglo VII. A mediados del siglo VIII, los godos de Crimea, en rebelión, fueron derrotados y su ciudad, Doros (hoy Mangup-Kale), ocupada. Un tudun (gobernante) jázaro se estableció en Quersoneso en la década de 690, a pesar de que nominalmente la ciudad dependía del Imperio bizantino.

Los jázaros se aliaron con los bizantinos durante al menos parte del siglo VIII. En 704 ó 705, Justiniano II, exiliado en Quersoneso, escapó a territorio jázaro y contrajo matrimonio con la hermana del qagan, Busir. Con ayuda de su esposa, huyó de Busir, quien estaba intrigando contra él ante el usurpador Tiberio III, llegando a asesinar a dos funcionarios jázaros. Se fugó a Bulgaria, cuyo kan, Tervel, le ayudó a recuperar el trono. Los jázaros proporcionaron más tarde apoyo al general rebelde Bardanes, que acabó subiendo al trono imperial en 711 con el nombre de Filípico.

El emperador bizantino León III casó a su hijo Constantino (más tarde Constantino V Coprónimo) con la princesa jázara Tzitzak (hija del qagan Bihar), como parte de una alianza entre ambos imperios. Tzitzak, que fue bautizada como Irene, alcanzó fama por su vestido de novia, que comenzó una febril moda en Constantinopla por un tipo de túnica (para hombres) llamada tzitzakion. Su hijo León (León IV) sería conocido como «León el Jázaro».

La segunda guerra jázaro-árabe[editar]

Guerrero jázaro con un prisionero.

Las hostilidades con el Califato se reanudaron en la década de 710, con incursiones a ambos lados del Cáucaso, pero pocas batallas decisivas. Los jázaros, mandados por un príncipe llamado Barjik, invadieron el Noroeste de Irán y derrotaron a las tropas Omeyas en Ardebil en 730, matando además al caudillo árabe al-Djarrah al-Hakami y ocupando brevemente la ciudad. Fueron vencidos al año siguiente en Mosul, donde murió Barjik, que dirigía las tropas jázaras desde un trono sobre el que iba montada la cabeza cortada de al-Djarrah. Los ejércitos árabes bajo el mando inicial del príncipe árabe Maslamah ibn Abd al-Malik y luego de Marwan ibn Muhammad (el posterior califa Marwan II), atravesaron el Cáucaso y finalmente (en 737) derrotaron a un ejército jázaro comandado por Hazer Tarkán, ocupando temporalmente la propia Atil y posiblemente forzando al qagan a convertirse al islam. La inestabilidad del régimen omeya imposibilitó una ocupación permanente: los ejércitos árabes se retiraron, restableciéndose la independencia jázara. Se cree que la adopción del judaísmo (que según Abraham Zacuto se produjo en 751) fue parte de esta vuelta a la independencia.

Sobre 739, las fuentes árabes describen al líder jázaro, Parsbit o Barsbek, como una mujer que había dirigido campañas militares contra ellos. Esto sugiere que las mujeres podían haber ocupado altos cargos dentro del Estado jázaro, posiblemente incluso el propio qagan.

Aunque detuvieron la expansión árabe hacia la Europa Oriental durante algún tiempo tras estas guerras, los jázaros acabaron obligados a retirarse tras el Cáucaso. Durante las siguientes décadas extendieron sus territorios desde el mar Caspio al este (muchas culturas todavía llaman al Caspio el «mar Jázaro»: «Hazar Denizi» en turco, «Bahr ul-Khazar» en árabe, «Darya-ye Khazar» en persa) a las regiones esteparias al norte del mar Negro en el oeste, llegando al río Dniéster.

En 758, el califa abasí Abduláh al-Mansur ordenó a Yazid ibn Usayd al-Sulami, uno de sus nobles y gobernadores militares de Armenia, desposarse con una mujer jázara de la realeza y concertar la paz. Yazid escogería a una hija del qagan Baghatur. Desafortunadamente, la joven murió inexplicablemente, tal vez en un parto. Sus asistentes regresaron a Jazaria, convencidos de que alguna facción árabe la había envenenado, y su padre montó en cólera. Un general jázaro llamado Ras Tarkán invadió lo que hoy es el Noroeste de Irán, saqueando y guerreando durante varios meses. A partir de entonces, las relaciones entre los jázaros y el Califato Abasí (cuya política exterior era generalmente menos expansionista que la de sus predecesores omeyas) fueron cada vez más cordiales.

Véase también[editar]

Notas[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]