Filípico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Filípico
Emperador del Imperio bizantino
Solidus-Philippicus-sb1447.3.jpg
Sólido bizantino representando al emperador Filípico.
Información personal
Reinado 711713
Fallecimiento 713
Predecesor Justiniano II
Sucesor Anastasio II
Familia
Padre Nicéforo

Philippikos Bardanes (Φιλιππικός Βαρδάνης), en español Filípico Bardanes o Fílipico fue un emperador bizantino que reinó a principios del siglo VIII durante unos pocos años y trató de restaurar el monotelismo.

Bardanes era hijo del patricio Nicéforo, de extracción armenia, procedente de una colonia armenia en Pérgamo,[1] y se convirtió en un distinguido soldado bajo el reinado de Justiniano II. Su nombre indica un origen armenio. Con el apoyo de los monotelistas tuvo algún tipo de pretensión al trono en la primera gran revuelta que derrocó a Justiniano; el emperador Tiberio III lo desterró a Cefalonia y posteriormente Justiniano, cuando recuperó el poder, lo deportó a Querson, en Crimea. Aquí Bardanes, tomó el nombre de Filípico e incitó con éxito a los habitantes de esta colonia a la rebelión. Los rebeldes tomaron Constantinopla y ejecutaron tanto a Justiniano II como a su hijo y heredero Tiberio. Filípico fue coronado emperador en 711.

Su reinado (711-713) dio comienzo a una serie de breves reinados en los que unos generales fueron sustituyendo a otros al frente del Imperio, unos reinados que dieron lugar a confusión política, a pérdida de territorios y a un desprestigio de la figura imperial.

Entre sus primeros actos, se encontró el de deponer a Ciro, el patriarca ortodoxo de Constantinopla, en favor de Juan, un miembro de la secta monotelista. Filípico se destacó en el campo religioso como defensor del monotelismo, doctrina que predicaba que Cristo tenía una única voluntad y que dejaba de lado la cuestión de su naturaleza y de su energía. El monotelismo trataba de ser una solución de compromiso entre la ortodoxia cristiana y el monofisitismo. La apuesta de Filípico por el monotelismo entraba en contradicción con la política de sus predecesores que se habían distanciado de esta doctrina y había apostado por la ortodoxia como forma de congraciarse con el cristianismo occidental y el Papado. Se cree que la apuesta de Filípico por el monotelismo fue un intento de atraerse a la población armenia, mayoritariamente monofisita, a la órbita del Imperio.

En el plano militar Filípico se tuvo que enfrentar, por un lado, a la pérdida del control bizantino sobre la región de Cilicia que cayó en manos de los árabes, mientras que en los Balcanes, los búlgaros atacaron al Imperio y llegaron casi hasta las puertas de Constantinopla. Cuando Filípico trataba de reorganizar sus fuerzas para repeler esos ataques; fue depuesto por un motín protagonizado por los soldados de la thema (distrito militar) de Opsikion (región de Constantinopla), que le dejaron ciego.[2] Le sucedió al mando del estado Artemio, un oficial del palacio que tomó el nombre de Anastasio II y que derogó todos los edictos favorecedores del monotelismo que había aprobado su predecesor.

Referencias[editar]

  1. «Ethnic Changes in the Byzantine Empire in the Seventh Century». Dumbarton Oaks Papers (Dumbarton Oaks) 13:  pp. 23–44. 1959. doi:10.2307/1291127. 
  2. Theophanes. The Chronicle of Theophanes (1982 ed.), p-79. University of Pennsylvania Press. ISBN 0-8122-1128-6.


Predecesor:
Justiniano II
Emperador del Imperio Bizantino
711 - 713
Sucesor:
Anastasio II