Gran Moravia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Velká Morava
Imperio de Gran Moravia
833-907
Ubicación de Gran Moravia
Capital Mikulčice (Probablemente)
Idioma principal Idioma proto-eslavo
Gobierno Monarquía
Historia
 • Conquista de Nitra 833
 • Invasión húngara 907

Gran Moravia (en checo: Velká Morava, en latín: Magna Moravia) fue un imperio de la Europa central desarrollado entre el 833 y el siglo X, constituyendo la primera realidad estatal que se forjó entre los antepasados de checos, moravos y eslovacos. El núcleo territorial del imperio fue el río Morava en la República Checa y Eslovaquia, y en su expansión llegó a abarcar zonas de las modernas Hungría, Rumania, Polonia, Austria, Alemania, Serbia, Eslovenia, Croacia y Ucrania.

La Gran Moravia fue fundada por el Príncipe de Moravia, Mojmír I, tras someter en el 833 al Principado de Nitra y reunír la región bajo un mismo trono. Alcanzó un desarrollo cultural sin precedentes por la obra evangelizadora de Cirilo y Metodio bajo el príncipe Ratislav I en el 863. El imperio alcanza su máxima extensión territorial con el gobierno de Svatopluk I.

Debilitada por luchas internas y problemas fronterizos con los francos, el Estado moravo no resistió la invasión magiar del siglo X, desmembrándose entre Polonia, Hungría y el Sacro Imperio Romano. Las áreas ocupadas por este último fueron rápidamente feudalizadas, surgiendo Estados como el Ducado de Bohemia y la Marca de Moravia.

La Gran Moravia dejó tras de sí un profundo legado cultural, compuesto por castillos y ciudades que sobrevivieron a la invasión, así como por el alfabeto glagolítico y el antiguo idioma eslavo usado en la liturgia, difundidos entre otros pueblos eslavos.

Origen del nombre[editar]

El nombre de Gran Moravia proviene de la obra De Administrando Imperio escrita por el emperador bizantino Constantino VII en torno al año 950. El término "Moravia" procede del río Morava y, como se especulaba en aquel entonces, de su capital, que tendría el mismo nombre. En cuanto al adjetivo "Grande" existen dos teorías: por un lado, señala que es debido a su gran extensión, por otro se cree que el adjetivo sólo se refiere a las regiones más alejadas de la frontera bizantina.

Algunos historiadores actuales prefieren la denominación de Gran Imperio Eslovaco, señalando que con él nace la primera estructura estatal de la nación eslovaca. Por otra parte, existen historiadores que desechan este término aduciendo que en aquel entonces aún no era posible distinguir claramente una nación eslovaca.

Los nombres de la Gran Moravia en otros idiomas son "Велья Морава" en eslavo antiguo, "Veľká Morava" en eslovaco, "Velká Morava" en checo, en "Moravia Magna" en latín, "Velika Moravska" en serbio y croata, y "Nagymorva Birodalom" en húngaro.

Historia[editar]

Orígenes del Imperio[editar]

Situación política antes de 833 d.C.

Luego de la llegada de los pueblos checos, moravos y eslovacos, éstos se organizaron en el Imperio de Samo, confederación que reunía a las distintas tribus locales. Este protoestado no sobrevivió a su fundador, el rey Samo (623-658). Con el indeble intento de organización estatal se propició la creación y ascenso de una aristocracia terrateniente, la cual se fortaleció en enfrentamientos contra el Estado ávaro.

El contacto con los francos favoreció el florecimiento económico, la fundación de numerosos asentamientos en el valle del río Morava y la construcción de fortalezas en las colinas. La llamada cultura de Blatnica-Mikulčice es la mayor representante de este escenario sociopolítico.

Durante la época de Carlomagno, las tribus eslavas de la zona fueron reunidas y guiadas en numerosas guerras que finalmente lograron destruir el "Estado Ávaro". El progreso del gobierno carolingio, en cuanto a centralización del poder y creación de estructuras administrativas, influenció a los eslavos, checos y moravos a constituir dos realidades políticas muy diversas:

En el 833 Mojmír I somete el Principado de Nitra, reuniendo por primera vez en una sola unidad política a eslavos, checos y moravos. Probina y su familia logran escapar a territorio franco, donde se les concede el Principado de Balaton o Pannonia Inferior.

Desarrollo del Imperio[editar]

Mapa que representa la máxima extensión del Imperio de la Gran Moravia bajo el reinado de Svatopluk I (871-894).

A la muerte de Mojmír I en el 846 asume el trono su nieto, Ratislav I. A pesar de que inicialmente fue designado por los soberanos francos, el príncipe logró imponer su política independiente. Para ello debió de disminuir la influencia franca en el territorio, lo cual lo obtuvo de dos formas. Por un lado, logró la derrota del ejército franco en el 855; por otro derrocó el monopolio e influencia del clero francés en la zona haciendo un llamamiento al emperador bizantino, Miguel III, para que enviara misioneros que evangelizaran la región en lengua eslava. La respuesta del monarca bizantino llegó de inmediato enviando a Cirilo y Metodio en el 863. Estos crearon el primitivo alfabeto eslavo (alfabeto glagolítico) y tradujeron a este idioma las escrituras. El gobierno de Ratislav I también se encargó de la defensa de su territorio construyendo numerosas fortificaciones. Finalmente, el príncipe otorgó a su sobrino, Svatopluk I, el título de Príncipe de Nitra. Este se alió con los francos consiguiendo derrocar a Ratislav.

El comienzo del reinado de Svatopluk I fue turbulento al negarse sus aliados francos a abandonar la zona occidental de la Gran Moravia. Capturado por los francos y con el pueblo en insurrección, dirigidos por Slavomír, los años venideros fueron difíciles, hasta la liberación de Svatopluk. Este, de regreso, logró tomar el mando de los insurgentes, expulsar y defenderse de los francos, repeler a húngaros y al Primer Imperio Búlgaro, además de lograr la máxima extensión del Imperio abarcando la República Checa y Eslovaquia y áreas de las modernas Hungría, Rumania, Polonia, Austria, Alemania, Serbia, Eslovenia, Croacia y Ucrania. Esto lo llevó a intitularse como Rex (Rey) de Magna Moravia.

En el 880 el pontífice Juan VIII publicó la bula Industriae Tuae, por la que se creaba la provincia eclesiástica independiente de Gran Moravia, con Metodio como arzobispo, y se reconocía al eslavo como el cuarto idioma litúrgico (junto al latín, griego y hebreo).

Estos son los territorios que comprendió el Imperio de Gran Moravia:
1: Principado da Moravia
2: Principado de Nitra
3: Anexado al Principado de Nitra antes de la unificación
4: Conquistada por Mojmír I o Ratislav I, administrada por Nitra
5: Parte del Principado de Moravia o conquistada a más tardar en 853
6: Conquistada por Ratislav I en el 858, administrada por el Principado de Nitra
7: Conquistada en 833 o 883
8: Conquistada en 858 o 883, administrada por el Principado de Nitra
9: Conquistada por Ratislav I en el 858, administrada por el Principado de Nitra
10: Conquistada en 858 o 883, administrada por el Principado de Nitra
11: Vistulanos, conquistados en el 874
12: Conquistados en el 874
13: Silesia, conquistada en el 880
14: Parte de Silesia, conquistada en el 890
15: Lusacia conquistada entre 890 y 897
16: Parte de Lusacia
17: Parte de Lusacia
18: Parte de Lusacia
19: Bohemia, conquistada entre el 888 y el 890
20: Principado de Balaton, conquistado en el 883
21: Parte del principado de Balaton
22: Parte del principado de Balaton
23: Transilvania, conquistada entre el 881 y el 882
24: Parte de Transilvania
25: Conquistado por Svatopluk I
26: Conquistado por Svatopluk I
27: Parte de Transilvania

Declive y caída del Imperio[editar]

Después de la muerte de Svatopluk I en el 894 el Imperio entró en decadencia al repartirse entre sus hijos Mojmír II y Svatopluk II, los cuales asumieron como rey de Gran Moravia y Príncipe de Nitra, respectivamente. Metidos en luchas internas e invadidos por el Reino Franco Oriental, la Gran Moravia perdió la mayoría de sus territorios periféricos.

Los nómadas magiares o húngaros, aprovechándose de este hecho, invadieron la cuenca del río Danubio ocupando los territorios de la cuenca de los Cárpatos ubicados al sur y en parte del imperio moravio. En 902 destruirían los ejércitos de la Gran Moravia, la cual pasaría a ser un mero reino fronterizo, que desaparecería paulatinamente. Si bien no se tienen datos exactos sobre cuándo murieron los últimos monarcas moravios, Mojmír II y Svatopluk II, se estima que probablemente perecieron alrededor de 907, cuando los húngaros ganaron la batalla de Bratislava sobre el ejército bávaro.

Destruido el imperio, sus ruinas fueron repartidas de la siguiente forma:

  • Área Meridional: Anexada al Estado húngaro formado por la dinastía Árpád a finales del siglo X.
  • Área Oriental: En manos de la aristocracia terrateniente eslava, fue sometida y anexada en el 999 al Reino de Polonia de la dinastía Piast.

En cuanto a las principales fortificaciones, como Nitra, Bratislava y Zemplín, conservan sus funciones por su importancia estratégica. En el común de los casos estas ciudades permanecerán activas dentro de los nuevos Estados como unidades administrativas, especialmente en el Reino de Hungría, lo cual permitirá que la aristocracia terrateniente eslava tenga un amplio dinamismo e independencia dentro de las nuevas unidades estatales. Con respecto a la división eclesiástica, no sufrió alteración a causa de la invasión húngara.

En cuanto al impacto demográfico y cultural, los estudiosos han concluido que no fue tajante e impactante. Especial mención merece la relación entre magiares y eslavos, quienes realizaron una profunda fusión étnica y cultural, lo que no permite seguir con el rastro arqueológico más allá del siglo XI.

La historia de la Gran Moravia y el impacto de la obra de Cirilo y Metodio constituirán una profunda raíz cultural de las naciones eslavas de la Europa central, especialmente en Eslovaquia. El recuerdo y la base histórica de este Imperio serán revividos en el siglo XIX y XX con los intentos de crear una sola identidad en la nación de Checoslovaquia.

Villas y ciudades fortificadas[editar]

La capital del Imperio de Gran Moravia, indicada por el emperador bizantino Constantino VII como Morava, no se ha identificado en la actualidad, pero la mejor candidata es Mikulčice, donde se encuentra un palacio y una docena de iglesias. A pesar de ello es importante señalar que en aquella época, como sucedía en gran parte de Europa, la capital de un Estado era itinerante, es decir, viajaba con el monarca en sus continuos viajes a través del reino, producto de la falta de capacidad administrativa. Según datos disponibles, monarcas como Ratislav I habrían habitado también el Castillo de Devín, Nitra y la actual Bratislava.

Mikulčice fue fortificada en el siglo VII y más tarde se convirtió en una gran aglomeración de castillos y aldeas, abarcando 200 hectáreas. Poblada por alrededor de 2.000 personas, vivió del comercio y la artesanía. También fue un centro religioso, ostentando las primeras iglesias construidas en piedra en el siglo IX, donde destaca la iglesia de Kopcany, único vestigio arquitectónico de la Gran Moravia.

Iglesia de Kopcany, único vestigio arquitectónico de la Gran Moravia.

En cuanto a las otras fortificaciones, de las 41 existentes, 30 se encuentran en la República Checa y 11 en Eslovaquia. Estas fortalezas estaban edificadas en colinas y circundadas por empalizadas de madera, muros de piedra y, en algunos casos, fosos. La vivienda común estaba hecha de madera, pero los edificios eclesiásticos y las residencias de aristócratas eran de piedra. En muchos casos se usaron estructuras preexistentes, ya sea de origen prehistórico, como en el caso del castillo Davín, o romano, como en el caso del castillo de Bratislava. En muchos casos se crearon, junto a la fortificación principal, castillos menores para proteger las rutas comerciales y proporcionar refugio a los campesinos en caso de ataque. La mayor parte de las iglesias de la Gran Moravia están decoradas con frescos, que se creen habrían sido hechos por italianos por la coincidencia de materiales. Dos museos al aire libre, en Modrá cerca de Uherské Hradiště y en Ducové, están dedicados a la arquitectura de la Gran Moravia.

En cuanto a las principales ciudades, además de Mikulčice, se encuentran documentadas Nitra, el castillo Devín y Bratislava, entre otras.

  • Nitra era el segundo centro del imperio y estaba gobernada por el heredero al trono, bajo el título de appanage (derivado del latín, apanare, "dar pan"). Contaba con cinco fortalezas y veinte talleres de artesanos, donde se producían bienes de lujo, como joyas y cristales. La ciudadela fue rodeada de fortificaciones menores y edificios religiosos (por ejemplo, en Drážovce y Zobor).
  • El Castillo de Bratislava era un gigante de piedra con un palacio y tres basílicas. Constituía, junto con el castillo de Devín, la zona fronteriza con los francos.

Ejército[editar]

Se conoce muy poco del ejéricto y las tácticas militares de la Gran Moravia. El grueso de las tropas se componía de infantería pesada, armada de lanzas y hachas, donde destacaban un grupo de elite denominado Druzhina. El uso de la caballería estaba poco difundido, por lo que al ser invadidos por los húngaros estuvieron en desventaja frente a sus arqueros a caballo.

Eran reacios a entablar batalla, preferían escaramuzas, emboscadas y rápidas incursiones en territorio enemigo. Un elemento importante de las tropas del Imperio fue el replegarse a sus fortificaciones, las cuales eran casi inexpugnables, a pesar de levantar sitio, por la tecnología bélica de la época.

Cultura[editar]

Religión[editar]

Se sabe muy poco sobre la religión y la mitología eslava por la falta de documentación escrita. El territorio de la Gran Moravia fue evangelizado desde principios del siglo VIII por misiones provenientes del Reino Franco, el Imperio bizantino y enclaves de Italia y Dalmacia. La organización eclesial fue supervisada por el clero bávaro hasta la llegada de los misioneros bizantinos Cirilo y Metodio.

En el 870 se crean los primeros obispados, entre los que destaca el de Nitra. El arzobispado fue creado en el 880 con sede en Morava (probablemente Mikulčice). Los monasterios fueron trascendentales en la obra de los misioneros bizantinos.

En lo que atañe a la arquitectura religiosa, la primera iglesia fue fundada en Nitra en el 828 por Pribina, Príncipe de Nitra. Esta fue consagrada por el obispo Aldaram de Salzburgo y tenía una planta similar a las contemporáneas de Baviera. La influencia bizantina se hizo sentir también en la arquitectura, como evidencia la iglesia del castillo de Devín.

Literatura[editar]

La obra de Cirilo y Metodio sobrepasa la esfera religiosa, al ser ellos quienes crearon un primitivo alfabeto eslavo (alfabeto glagolítico) y tradujeron las Sagradas Escrituras. El auge de la lengua eslava antigua la llevó a ser la cuarta lengua litúrgica (junto al latín, griego y hebreo). A la caída del Imperio, la lengua eslava antigua entró en desuso, desapareciendo casi completamente en la Baja Edad Media. A pesar de ello, esta lengua sigue usándose para ritos litúrgicos de las comunidades rusas, búlgaras y serbias.

En cuanto a la obra legislativa, Metodio redactó el primer código en eslavo antiguo, reuniendo el derecho consuetudinario local con la avanzada ley bizantina. Rico en materia penal, se puede evidenciar directamente la influencia cristiana, especialmente en materia de vida sexual. En cuanto al derecho canónico fue una adaptación de las reglas eclesiásticas bizantinas.

No son muchas las obras literarias que pueden ser claramente identificadas como escritas originalmente en la Gran Moravia. Una de ellas es Proglas, un poema en el que Cirilo defiende la liturgia eslava. Vita Cyrilli (atribuida a Clemente de Ohrid) y Vita Methodii (escrita probablemente por el sucesor de Metodio, Gorazd). Se trata de biografías con información valiosa acerca de la Gran Moravia y de Ratislav I y Svatopluk I. Finalmente, los hermanos Cirilo y Metodio fundaron también una academia y numerosas escuelas en los centros religiosos, las cuales brindaron a la Gran Moravia cientos de clérigos.

En el 885 Cirilo, Metodio y sus discípulos fueron expulsados del Imperio, lo que les permitió difundir sus conocimientos por otros países eslavos, como Croacia y Bulgaria. Este último es muy importante debido a que en sus seminarios sobrevivió el patrimonio cultural de la Gran Moravia. Entre sus obras con los otros pueblos eslavos destaca el perfeccionamiento del alfabeto glagolítico, que pasará a llamarse alfabeto cirílico.

Lista de monarcas de Gran Moravia[editar]

Luego de la muerte de Mojmír II, aunque se contínuan teniendo referencias del Imperio por breve tiempo, se desconoce si hubo un sucesor oficial.