Primer Imperio búlgaro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Primer Imperio Búlgaro»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Първo българско царство
Părvo bălgarsko tsarstvo
Primer Imperio búlgaro

Old Geat Bulgaria es.svg
Byzantine Empire 600AD.png

681 d. C.-1018

Map Byzantine Empire 1025-es.svg
Coat of Arms of the Emperor of Bulgaria (by Conrad Grünenberg).png

Monogram of Asparuh.svg

Bandera

Ubicación de Bulgaria
El Primer Imperio búlgaro en su mayor extensión durante el reinado de Simeón I de Bulgaria hacia el 920
Capital Pliska (680–893)
Preslav (893–972)
Skopie (972–992)
Ohrid (992–1018)
Gobierno Monarquía absoluta
Kan/Zar (Emperador)
 • 632 - 665 Kubrat
 • 1018 Presian II de Bulgaria
Período histórico Edad Media
 • Establecido 681 d. C.
 • Llegada de Asparukh {{{fecha_evento1}}}
 • Cristianización de Bulgaria {{{fecha_evento2}}}
 • Caída ante el Imperio bizantino {{{fecha_evento3}}}
Superficie
 • Siglo X 815 000 km²
Población
 • Siglo X est. 4 000 000 
     Densidad 4,9 hab./km²

El Primer Imperio búlgaro (en búlgaro: Първo Българско царство, Părvo Bălgarsko tsarstvo) fue un estado medieval búlgaro fundado en el año 681 d. C. en los territorios cercanos al delta del Danubio. Se desintegró en el año 1018 después de su anexión al Imperio bizantino. En su punto máximo de expansión, se extendía desde Budapest al mar Negro, y desde el río Dniéper en la Ucrania contemporánea, hasta el mar Adriático. Fue sucedido por el Segundo Imperio búlgaro, fundado en el año 1185. El nombre oficial del estado desde comienzos de su fundación era el de Bulgaria.[1]

El imperio jugó un papel importante en la política europea, siendo uno de los poderes militares más fuertes de su tiempo. Entre los años 717 y 718 la coalición de los búlgaros y los bizantinos derrotó a los árabes en el sitio de Constantinopla evitando la expansión del Imperio árabe en el este de Europa. Posteriormente expandieron su territorio sobre el Kanato Ávaro, la llanura panónica y los montes Tatras. Posteriormente los búlgaros confrontaron el avance de los pechenegos y cumanos, y lograron una victoria decisiva sobre los magiares, obligándoles a establecerse de forma permanente en Panonia.

Durante el final del siglo IX y principios del X, el zar Simeón I logro una serie de victorias sobre los bizantinos, y expandió el Imperio búlgaro a su máximo apogeo. Después de la aniquilación del ejército bizantino en la batalla de Anquialo en 917, los búlgaros pusieron sitio a Constantinopla en 923 y 924. Los bizantinos eventualmente se recuperaron y en 1014 bajo Basilio II, infligió una derrota aplastante a los búlgaros en la Batalla de Kleidion. En 1018, las últimas plazas fuertes de Bulgaria se habían rendido al Imperio bizantino, y el Primer Imperio búlgaro dejó de existir. Fue sucedido por el Segundo Imperio búlgaro en 1185.

Después de la adopción del cristianismo en 864 Bulgaria se convirtió, por un tiempo, en el centro cultural eslavo de Europa. Su posición cultural de primer orden se consolidó aún más con la invención del alfabeto cirílico en su capital Preslav, y la literatura producida en el idioma búlgaro antiguo pronto comenzó a propagarse por el norte. El antiguo búlgaro se convirtió en la lengua franca de la Europa oriental, donde llegó a ser conocida como antiguo eslavo eclesiástico. En 927 el Patriarcado de Bulgaria totalmente independiente, fue reconocido oficialmente. Posteriormente, como una reacción contra las influencias bizantinas en la iglesia, la influyente secta de los Bogomilos nació en Bulgaria en la mitad del siglo X.

Nomenclatura[editar]

El Primer Imperio búlgaro llegó a ser conocido simplemente como Bulgaria desde su reconocimiento por parte del Imperio bizantino en 681. Entre 681 y 864 del país también era conocido como el Janato Búlgaro. Algunos historiadores usan los términos de Bulgaria del Danubio o Kanato Búlgaro del Danubio con el fin de diferenciarlo de la Bulgaria del Volga que surgió de otro grupo búlgaro. Durante sus primeros años de existencia al país también se le llamaba Estado Búlgaro o Jaganato Búlgaro. Entre 864 y 917 o 927 el país se conocía como Principado de Bulgaria o Bulgaria Knyazhestvo. En la historiografía búlgara se refiere generalmente como el Primer Estado Búlgaro o Primer Zarismo Búlgaro (Imperio). En fuentes del idioma español el país es conocido a menudo como el Imperio búlgaro.

Creado como una unión entre búlgaros y eslavos, por protección mutua contra el Imperio bizantino al sur y los ávaros al noroeste. El Primer Imperio búlgaro era gobernado de acuerdo con la tradición búlgara por un kan. Los eslavos mantuvieron una significativa autonomía, y finalmente su lengua y tradiciones formaron la cultura búlgara y la gente de Bulgaria se convirtieron en un país eslavo.

Antecedentes[editar]

Durante el último período del Imperio romano, la zona de la Bulgaria contemporánea fue organizada en varias provincias: Escitia Menor, Moesia (Alta y Baja), Tracia, Macedonia, Dacia (sur del Danubio), Dardania, Ródope y Hemimont. Tenía una población mixta de getas y tracios. Durante las invasiones hunas de Europa central y oriental, grupos túrquicos llamados búlgaros se asentaron en la región. Varias oleadas de migraciones eslavas ocurrieron a lo largo del siglo VI y a principios del VII, hasta la completa eslavización lingüística de la región.

Búlgaros[editar]

Se conoce poco de los orígenes de los búlgaros que llegaron a la península balcánica en el siglo VII (o —de acuerdo con algunas fuentes— incluso antes) porque durante el tiempo los búlgaros originales se mezclaron con la población local de lo que es la Bulgaria contemporánea.

La teoría establecida es que los búlgaros están relacionados con los hunos y se originaron en Asia central, pero su etnia no está totalmente clara. Claves de ello pueden ser encontradas en el avanzado calendario y el sistema de gobierno de los primeros búlgaros.

No obstante, la llamada «teoría huna» es apoyada todavía con vehemencia por algunos historiadores que basan su tesis en documentos existentes y fuentes. En la Nominalia de los kanes de Bulgaria, una copia tardía de un documento antiguo, está escrito que el primer regidor de los búlgaros fue Avitohol y el segundo Irnik. Irnik o Ernakh es el nombre del hijo más joven de Atila, por tanto algunos historiadores creen que Avitohol no era otro que Atila el huno.

Se asume que los búlgaros eran gobernados por kanes hereditarios. El único título similar encontrado hasta el momento el de kanasubigi y fue usado sólo por cuatro de los regidores búlgaros, llamados Krum, Omurtag, Malamir y Presian, que eran respectivamente abuelo, hijo, nieto y sobrino de Malamir, y tras ellos el título desaparece. Otros títulos similares pero no reales fueron avalados entre la clase noble búlgara y éstos son kavján (vicejan), tarjan, y boritarjan. Comenzando desde ahí (si había un vicejan (kavján), había un kan también) los eruditos asumen el título de kan para el primer líder búlgaro. Inscripciones tardías hablan de los arcontes (un título griego) y knyaz (un título eslavo).

Había varias (probablemente más de 100) familias aristocráticas cuyos miembros, llamados boila (bóyares) portaban títulos militares y formaban una clase gobernante. La religión de los búlgaros es desconocida, pero se supone que era monoteísta, venerando al dios túrquico del cielo Tangra. Hay sólo una mención sobre Tangra en una inscripción del siglo VIII cerca del Caballero de Madara. El resto de las fuentes hablan simplemente sobre Bog, que es la palabra eslava y la aria que corresponde a ‘dios’. De manera más confusa, algunos regidores búlgaros, renombrados por su persecución de los cristianos, son representados con símbolos cristianos. Existe una teoría de que los búlgaros eran arrianos. Además, los primeros lugares sagrados búlgaros mostraban el plan de dos cuadrados concéntricos, típicos de templos zoroástricos.[2]

Establecimiento del estado búlgaro[editar]

Bulgaria, a comienzos del siglo VII.

Hay dos fechas diferentes para el año de establecimiento de la actual Bulgaria, según dos interpretaciones diferentes de la historia.

Según la primera teoría, una tribu búlgara liderada por el kan Asparukh de Bulgaria, se desplazó al oeste ocupando el sur de la actual Besarabia. Tras una victoriosa guerra contra los bizantinos en el año 680, el kanato de Asparuh conquistó Moesia y Dobrudja,[3] [4] y fue reconocido como estado independiente por el tratado firmado con los bizantinos en el año 681. Ese año es el que se considera como año de fundación de la actual Bulgaria.

Otra teoría considera que la Gran Bulgaria, aunque sufrió grandes pérdidas territoriales por la acción de los jázaros, consiguió derrotarles a principios de la década de los 670, por lo que la fundación podría situarse en 632 en lugar de en 681.

Afianzamiento en los Balcanes[editar]

Tras la decisiva victoria en Ongala en 680, los ejércitos búlgaros y eslavos avanzaron hacia el sur a través de los balcanes, derrotando nuevamente a los bizantinos, que se vieron obligados a firmar un humillante tratado de paz reconociendo la existencia de un nuevo estado en las fronteras del Imperio, y obligándose a pagar un tributo anual a Bulgaria. Al mismo tiempo, la guerra contra los jázaros continuaba en el este y en 700, Asparuh falleció en combate contra ellos. Los búlgaros perdieron los territorios al este del río Dniéster, pero consiguieron retener las tierras al oeste. Búlgaros y eslavos firmaron un tratado acordando que la jefatura del Estado recaería sobre el kan de los Búlgaros, que tendría la obligación de defender el estado contra Bizancio, mientras que los líderes eslavos conseguían un estatus autónomo, teniendo que proteger las fronteras del norte a lo largo de los Cárpatos contra los ávaros.[4]

El sucesor de Asparuh, Tervel ayudó al depuesto Emperador Bizantino Justiniano II a recuperar su trono en 705.[5] A cambio, recibió el área Zagore en el norte de Tracia, que constituyó la primera expansión territorial del país al sur de las montañas balcánicas. Sin embargo, tres años después, Justiniano intentó recuperar por la fuerza estas tierras, pero fue derrotado en la batalla de Anquialo (708). En 716, Tervel firmó un acuerdo con Bizancio.

En 716, Tervel firmó un importante acuerdo con Bizancio. Durante el Sitio de Constantinopla de 717-718 envió 50.000 hombres en ayuda de los sitiados. En la batalla decisiva, los búlgaros masacraron a 30.000 árabes[6] y Tervel fue aclamado salvador de Europa por sus contemporáneos.

Inestabilidad interna y lucha por la supervivencia[editar]

En el año 753 murió el kan Sevar que era el último descendiente del clan Dulo. Tras su muerte, el kanato cayó en una larga crisis política durante la que el país estuvo al borde de la destrucción. Durante un período de 15 años hubo 7 kanes diferentes, que fueron asesinados. Existían dos facciones principales: algunos nobles querían una guerra contra los bizantinos, mientras que otros buscaban una salida pacífica al conflicto. Esa inestabilidad fue usada por el emperador bizantino Constantino V (745-775) que lanzó nueve considerables campañas con el propósito de la eliminación de Bulgaria. En el año 763, derrotó al kan búlgaro Telets en Anquialo[7] [8] pero los bizantinos no fueron capaces de avanzar más al norte. En el año 775, el kan Telerig, tras engañar a Constantino V para revelarle aquellos a sus leales en la corte búlgara, ejecutó a todos los espías bizantinos en la capital Pliska.[9] Bajo el mando de su sucesor Kardam, la guerra se tornó en favorable para los búlgaros, tras su victoria en la batalla de Marcelae[10] en 792. Los bizantinos fueron derrotados y pagaron tributo a los kanes. Tras esta victoria, la crisis fue superada y Bulgaria entró en el nuevo siglo como un estado estable y consolidado.

Expansión territorial[editar]

Véase también: Krum de Bulgaria y batalla de Pliska

El kan Krum celebra la victoria de la batalla de Pliska.
El kan Omurtag ordena la matanza de Cristianos.

Bajo el mandato del kan Krum (803-814), también conocido como Crummus y Keanus Magnus, Bulgaria se expandió hacia el norte y el sur, ocupando las tierras entre el Danubio medio y Moldavia, el territorio de la actual Rumania, Sofía en 809[11] y Adrianópolis (moderna Odrin) en 813, llegando a amenazar la propia Constantinopla. Entre 804 y 806, los ejércitos búlgaros eliminaron el kanato ávaro y alcanzaron las fronteras danubianas del Imperio franco. En 811, un gran ejército bizantino fue derrotado en la decisiva batalla del paso de Varbitsa o batalla de Pliska.[12] El emperador bizantino Nicéforo II resultó muerto junto con la mayor parte de sus tropas, y su calavera fue usada como copa para beber.[13] Krum tomó entonces la iniciativa y llevó la guerra hacia Tracia, derrotando nuevamente a los bizantinos en la batalla de Versinikia[14] en 813. Tras un intento de asesinato bizantino durante las negociaciones, Krum saqueó Tracia, capturando Odrin y trasladando a sus 10.000 habitantes a las "tierras búlgaras más allá del Danubio",[15] tras lo que comenzó los preparativos para asaltar Constantinopla: se construyeron 5.000 carros para transportar el material de asedio,[16] mientras los bizantinos llegaron a solicitar la ayuda del Emperador franco Luis el Piadoso.[17] Sin embargo, la súbita muerte de Krum detuvo la campaña

Bulgaria a la muerte del kan Krum en 814.

El nuevo kan Omurtag (814-831) firmó un tratado de paz con los bizantinos por 30 años,[18] permitiendo a ambas economías recuperarse tras los convulsos años anteriores. Durante el gobierno de Omurtag, las fronteras noroeste con los francos se consolidaron en torno al año 827. Se levantaron numerosas construcciones en la capital, Pliska, entre las que destacan magníficos palacios, templos paganos, la residencia del gobernante, fortaleza, ciudadela y baños, principalmente en piedra y ladrillo.

Durante el breve reinado de Malamir (831-836) la ciudad de Plovdiv fue anexionada al país. Bajo el kan Presian I de Bulgaria (836-852) los búlgaros conquistaron gran parte de Macedonia y sus posesiones llegaron hasta el mar Adriático y el mar Egeo. Los historiadores bizantinos no mencionan ninguna resistencia a esta expansión búlgara, lo que nos lleva a la conclusión de que fue mayormente pacífica.[19] Entre 839 y 842 los búlgaros iniciaron una guerra contra los serbios, pero no lograron ningún avance en esos tres años.[20]

Asimilación de búlgaros y eslavos[editar]

Se asume generalmente que los búlgaros eran una minoría entre la población eslava que vivía previamente en la zona colonizada. Entre los siglos VII y X, los búlgaros fueron progresivamente asimilados por los eslavos, adoptando una lengua búlgaro-eslava[21] y convirtiéndose al cristianismo según el rito bizantino bajo el mandato de Boris I de Bulgaria en 864. En esa época, el proceso de absorción de la antigua población tracia romanizada del sur del Danubio había acabado de conformar la formación de esta nueva etnia. Se considera que los búlgaros modernos proceden de origen eslavo meridional, incluso si los eslavos fueron sólo uno de los pueblos que contribuyeron a la formación de la etnia búlgara.

Bulgaria bajo Boris I[editar]

El reinado de Boris I (852-889) empezó con numerosos contratiempos. Durante diez años el estado luchó contra los imperios bizantino y carolingio, la Gran Moravia, los croatas y los serbios.

Cristianización[editar]

En el año 864 los bizantinos bajo el mando de Miguel III invadieron Bulgaria ante las sospechas de que el kan Boris I pudiera estar dispuesto a aceptar el cristianismo según el rito occidental. Al tener conocimiento de la invasión, Boris I comenzó las negociaciones de paz.[22] Los bizantinos devolvieron algunas tierras en Macedonia a condición de que los búlgaros adoptasen la fe cristiana de mano de Constantinopla, propuesta que fue aceptada por Boris, que fue bautizado en septiembre de 865, tomando el nombre de su padrino, el emperador bizantino Miguel.[23] El título pagano «Khan» fue abolido y reemplazado por el de «knyaz». Sin embargo, el motivo último de la conversión no fue la invasión bizantina. Boris I era un hombre con visión de estado, y anticipó perfectamente que la introducción de una religión única completaría la consolidación del emergente estado búlgaro, que aún estaba dividido por cuestiones religiosas. Sabía también que Bulgaria no era un estado que contara con el pleno respecto de las potencias cristianas, y que los tratados que se firmaran con ellas podían ser violados aduciendo motivos religiosos.

El objetivo de los bizantinos era lograr a través de la paz lo que habían sido incapaces de lograr tras más de doscientos años de guerras: absorber lentamente a Bulgaria a través de la religión y convertirla en un estado satélite del Imperio, ya que los altos puestos de la jerarquía de la recién fundada Iglesia de Bulgaria recaerían, como era natural, en bizantinos que predicaban en griego. Consciente de ello, Boris envió una delegación a Roma, expresando al papa Nicolás I su deseo de abrazar los ritos occidentales, junto con otras 115 cuestiones.[24] [25] El gobernante búlgaro intentaba de esta forma aprovecharse de la rivalidad existente entre Roma y Constantinopla para lograr el establecimiento de una iglesia búlgara independiente, evitando así que ningún otro país pudiera adquirir poder político en Bulgaria a través del control de la iglesia. La extensa respuesta papal fue enviada a Boris junto con dos obispos designados para facilitar la conversión del pueblo búlgaro. Sin embargo, al igual que Constantinopla, ni Nicolás I ni su sucesor Adrián II estaban dispuestos a reconocer una iglesia autónoma.

No obstante, el acercamiento de Bulgaria a Roma tuvo el efecto de suavizar la posición bizantina y hacerla mucho más conciliadora. En 870 durante el Cuarto Concilio de Constantinopla, la Iglesia de Bulgaria fue reconocida como Iglesia ortodoxa autónoma bajo la dirección suprema del Patriarca de Constantinopla

Sistema eslavo de escritura[editar]

Aunque el Knyaz búlgaro consiguió finalmente asegurar la autonomía de su iglesia, el alto clero y los libros teológicos usaban aún el griego, lo que dificultaba la conversión del pueblo llano a la nueva religión. Entre 860 y 863 los monjes bizantinos de origen griego[26] San Cirilo y San Metodio crearon el alfabeto glagolítico, el primer alfabeto eslavo, por orden del emperador bizantino, con el propósito de convertir la Gran Moravia al cristianismo ortodoxo. Sin embargo, sus intentos fracasaron y en 886 sus discípulos Clemente de Ohrid, Naum de Preslav y Angelarius, que habían sido expulsados de la Gran Moravia, llegaron a Bulgaria, donde Boris I les brindó una calurosa acogida. El Knyaz les encomendó la creación de dos academias teológicas donde se instruiría al clero búlgaro en lengua vernácula. Clemente fue enviado a Ohrid[27] en el suroeste de Bulgaria, donde enseñó a 3.500 alumnos entre 886 y 893. Naum fundó una escuela literaria en Pliska, la capital, trasladada luego a la nueva capital Preslav. En 893, Bulgaria adoptó el alfabeto glagolítico y el antiguo eslavo eclesiástico (antiguo búlgaro) como lengua oficial de la iglesia y el estado, expulsando al clero bizantino. A comienzos del siglo X la Escuela Literaria de Preslav creó el alfabeto cirílico.

Edad de Oro[editar]

Véase también: Simeón I de Bulgaria

Simeón envía delegados al Califato fatimí para formar una alianza contra los Bizantinos. Ambos bandos estaban cerca del acuerdo, pero los delegados búlgaros fueron capturados durante su viaje de regreso por los bizantinos, que consiguieron evitar la alianza con los árabes.

Entre finales del siglo IX y comienzos del siglo X, Bulgaria se extendió por el Epiro y Tesalónica al sur, por Bosnia al oeste y consiguió controlar el territorio de la actual Rumanía y el norte de la Hungría oriental. Con el apoyo Bizantino, se formó un estado serbio a mediados del siglo IX como respuesta a la expansión búlgara al oeste del río Morava.[28]

A caballo entre Bulgaria y Bizancio, los gobernantes serbios consiguieron resistir varias invasiones búlgaras hasta 924, cuando Serbia quedó completamente subordinada al general y posiblemente conde de Sofía Marmais. Bajo el Zar Simeón I de Bulgaria, Simeón el Grande, que había sido educado en la corte bizantina, Bulgaria se convirtió nuevamente en una grave amenaza para el Imperio bizantino, alcanzando su máxima extensión territorial.[29] Simeón esperaba tomar Constantinopla, y lanzó varias campañas contra Bizancio a lo largo de su reinado (893-927). Al final de su vida, la frontera sur de Bulgaria alcanzaba el Peloponeso. Simeón se proclamó a sí mismo "Emperador (Zar) de los Búlgaros y Autócrata de los Griegos", un título que fue reconocido por el papa pero, obviamente, no por el Emperador Bizantino ni por el Patriarca de Constantinopla de la Iglesia Ortodoxa. Únicamente al final de su reinado fue reconocido como "Emperador de los Búlgaros" por el Emperador de Bizancio y el Patriarca.

Entre 894 y 896 derrotó a los Bizantinos y a sus aliados, los Magiares[30] en la denominada "Guerra comercial", ya que el pretexto para la guerra había sido el desplazamiento del mercado búlgaro desde Constantinopla a Salónica.[31] [32] En la decisiva batalla de Burgarófigo, los bizantinos fueron derrotados[33] y la guerra llegó a su fin con un acuerdo favorable a Bulgaria, aunque Simeón rompió la tregua frecuentemente.[34] En 904 capturó Solun, que había sido saqueada previamente por los árabes y la devolvió a manos bizantinas sólo tras haber recibido todas las zonas habitadas por eslavos en Macedonia y 20 fortalezas situadas en Albania, incluyendo la importante población de Drach.[35]

Tras la incertidumbre que siguió en Bizancio a la muerte del emperador Alejandro en 913, Simeón invadió la Tracia Bizantina, pero detuvo sus tropas a cambio del reconocimiento oficial como Emperador y de casar a su hija con el emperador niño Constantino VII.[36] [37] Tras un complot en la corte Bizantina, la emperatriz Zoe rechazó el matrimonio y sus títulos y ambos bandos se prepararon para la batalla decisiva. En 917 Simeón consiguió desbaratar todos los intentos de su enemigo de aliarse con los magiares, los pechenegos y los serbios, y los bizantinos tuvieron que presentar batalla sin ayuda. El 20 de agosto, los dos ejércitos se enfrentaron en la Anquialo, uno de las mayores batallas de la Edad Media.[38] Los Bizantinos sufrieron una derrota sin precedentes, perdiendo 70.000 soldados en el campo de batalla. Tras esta victoria, las fuerzas búlgaras prosiguieron su avance, derrotando a los restos del ejército bizantino en Katasyrtai.[39] Sin embargo, Constantinopla fue salvada en última instancia por un ataque serbio desde el oeste; los serbios fueron derrotados, pero el enfrentamiento permitió al almirante bizantino Romanos Lacapeno ganar un tiempo precioso para preparar la defensa de la ciudad. Durante la siguiente década, los búlgaros se apropiaron de toda la península balcánica con la excepción de Constantinopla y del Peloponeso.

Decadencia[editar]

Sucesores de Simeón[editar]

El Imperio búlgaro durante Samuel.[31]

Tras la muerte de Simeón el poderío búlgaro comenzó a declinar. En un tratado de paz datado en 927, los bizantinos reconocían oficialmente el título imperial de Pedro I, sucesor e hijo de Simeón, y el Patriarcado de Bulgaria. Esta paz con Bizancio no trajo, sin embargo, la prosperidad a Bulgaria. Los primeros años del nuevo emperador fueron turbulentos, con constantes enfrentamientos con sus hermanos, teniendo que reconocer la independencia de Rascia durante la década de los 930.[40] Sin embargo, el golpe más fuerte llegaría del norte: entre 934 y 965, el país sufrió cinco invasiones magiares.[41] En 944, Bulgaria fue atacada por los Pechenegos, que saquearon las regiones septentrionales del Imperio. Bajo los mandatos de Pedro I y de Boris II, la herejía de los Bogomilos dividió religiosamente a la nación búlgara.[42]

En 968, el país fue atacado por la Rus de Kiev, cuyo líder, Sviatoslav I, conquistó la capital Preslav[43] y estableció su capital en Preslavets.[44] Tres años después, el emperador bizantino Juan I Tzimisces intervino en la contienda y derrotó a Sviatoslav durante el Sitio de Dorostolon. Después de eso, Boris II fue solemnemente destronado en Constantinopla[45] y Bulgaria oriental se convirtió en un protectorado del Imperio.

Lucha por la independencia[editar]

Tras la intervención bizantina, las tierras al oeste del río Iskar permanecieron libres y los hermanos Cometopuli encabezaron la resistencia contra las fuerzas imperiales. Para 976, el cuarto de los hermanos, Samuel, consiguió concentrar todo el poder tras la muerte de sus hermanos mayores. Cuando el legítimo heredero al trono Romano de Bulgaria escapó de la cautividad en Constantinopla, fue reconocido emperador por Samuel en Vidin,[46] convirtiéndose este último en general en jefe del ejército búlgaro. Gran militar y notable político, logró cambiar la fortuna de los búlgaros. El nuevo emperador bizantino Basilio II fue derrotado en la batalla de las Puertas de Trajano en 986 y escapó por muy poco.[47] [48] Cinco años más tarde, eliminaría el estado Serbio.[49] En 997, tras la muerte de Romano, que era el último descendiente de la dinastía Krum, Samuel fue proclamado emperador.[50] Sin embargo, en 1001, la guerra se decantaba en favor de los bizantinos, que habían conseguido capturar las antiguas capitales de Pliska y Preslav y que, a partir de 1004, comenzaron a realizar campañas anuales contra Bulgaria. La guerra entre Bulgaria y el recientemente creado Reino de Hungría, facilitaba aún más estas campañas, y finalmente, en 1014, Basilio II derrotó a los ejércitos del zar Samuel en la batalla de Kleidion y masacró a miles de ellos, lo que le valió el apodo de "mata-búlgaros" (Voulgaroktonos). Ordenó cegar y enviar de vuelta a sus hogares a 14.000 prisioneros. Cuando Samuel vio el estado en que sus ejércitos regresaban, sufrió un ataque al corazón y falleció. En 1018, Bulgaria había quedado sometida a Bizancio prácticamente en su totalidad.

Cultura[editar]

Cultura del Primer Imperio búlgaro.

El patrimonio cultural del Primer Imperio búlgaro se define generalmente en la historiografía búlgara como la cultura Pliska-Preslav el nombre de las dos primeras capitales Pliska y Preslav donde la mayoría de los monumentos supervivientes se concentran. Muchos monumentos de ese período se han encontrado alrededor de Madara, Shumen, Novi Pazar, el pueblo de Han Krum en el noreste de Bulgaria, así como en el territorio de la actual Rumanía, donde los arqueólogos rumanos llamaron cultura Dridu[51] a los restos dejados por el Primer Imperio, que fue descubierta en el sur de Besarabia, ahora dividida entre Ucrania y Moldavia.[52]

Arquitectura[editar]

La característica más importante de la arcaica arquitectura búlgara fue la construcción monumental conocida por los romanos, pero que no fue utilizada en el Imperio bizantino de la época. Había dos tipos principales de construcción empleados en los edificios de Pliska. Para el primero uno de los materiales de construcción fueron madera y ladrillo. El segundo tipo eran construcciones de muros defensivos con grandes bloques de piedra caliza tallada puestas junto con yeso. El mismo método se utilizó en la construcción de la fortaleza de Preslav, el campamento militar en Han Krum, el palacio de caza en Madara o en la fortaleza en la isla de Păcuiul lui Soare.[53] Las fortalezas estaban situadas principalmente en las llanuras a diferencia de los construidos durante el Segundo Imperio búlgaro.

Después de la adopción del cristianismo en 864 había construcciones masivas de iglesias y monasterios en todo el Imperio como la Gran Basílica de Pliska que fue una de las estructuras más grandes de la época con su longitud de 99 metros y la espléndida iglesia de Oro en Preslav. Las iglesias construidas durante ese período fueron en su mayoría de tres naves. La capital búlgara, también fue famosa por su cerámica que adornaba los edificios públicos y religiosos. Bonitas imágenes y altares de las iglesias eran de baldosas de cerámicas especiales. Había numerosos talleres de orfebres y plateros que producían joyería fina.

Debido a su situación geográfica y al momento político en el que se encontraba, también destacan en la arquitectura estructuras defensivas como la fortaleza en Vidin llamada Baba Vida.

Cerámica[editar]

Imagen de cerámica de San Teodoro, Preslav, c. 900, Museo Arqueológico Nacional, Sofía.

Una de las características más famosas de la cultura Pliska-Preslav fue la decoración de palacios e iglesias con placas de cerámica lacada, lo que puede indicar una influencia (árabe) del Cercano Oriente. Las placas de cerámica fueron pintadas en su mayoría con elementos geométricos o vegetativos, mientras que unos pocos caracterizan representaciones de los santos. Entre las más notables de este último es la Imagen de San Teodoro, que se encuentra en las ruinas del Monasterio de San Panteleimon en las afueras de Preslav.[54] Los azulejos fueron planos o tubulares, y se organizaron para formar frisos de motivos repetidos. Debido a la destrucción de Pliska y Preslav solo fragmentos y los detalles de la decoración cerámica, han sobrevivido. La mayoría de los hallazgos de azulejos, así como la evidencia arqueológica de los talleres de producción de ellos, provienen de Preslav y la región circundante (principalmente el pueblo de Patleina).[55]

Las principales fuentes para el uso doméstico de la cerámica búlgara están orientadas en las necrópolis de Novi Pazar, Devnya y Varna. Los vasos se hacían con un torno de alfarero, a diferencia de la eslava práctica. Hornos de dos plantas se utilizaron para el recocido de la cerámica. La forma y la decoración de la cerámica búlgara arcaica fueron similares a la encontrada en el norte del Cáucaso, Crimea y las costas del mar de Azov.

Literatura[editar]

La literatura búlgara es la más antigua literatura eslava. Los misioneros de Tesalónica, Cirilo y Metodio, idearon el alfabeto glagolítico, que fue aprobado en el Imperio búlgaro alrededor de 886. El alfabeto y la antigua lengua búlgara dieron lugar a una rica actividad literaria y cultural en torno a las escuelas de Preslav y Ohrid, creado por orden de Boris I en 886. A principios del siglo X, un nuevo alfabeto, el alfabeto cirílico fue desarrollado sobre la base de la cursiva griega y glagolítica en la Escuela literaria de Preslav. De acuerdo con una teoría alternativa, el alfabeto fue ideado en la Escuela literaria de Ohrid por San Clemente de Ohrid, un erudito búlgaro y discípulo de Cirilo y Metodio. Un monje ermitaño y piadoso San Iván de Rila (Iván Rilski, 876-946), se convirtió en el santo patrono de Bulgaria.

Durante el reinado de Simeón se reunieron muchos eruditos en su corte que tradujeron enormes cantidades de libros del griego y escribieron muchas obras nuevas. Entre las figuras más prominentes fueron Constantino de Preslav, Juan el Exarca y Cernorizec Hrabar que algunos historiadores creen que fue el mismo Simeón. Cernorizec Hrabar escribió su popular obra La Cuenta de Notas, Clemente de Ohrid trabajó como traductor del griego y se le acreditan varios libros religiosos importantes, Juan el Exarca escribió su Shestodnev y traducido como El Cristianismo Ortodoxo por Juan de Damasco, Naum de Preslav también tuvo una importante contribución. Los eruditos búlgaros y sus obras influyeron en la mayor parte del mundo eslavo, extendiendo el antiguo eslavo eclesiástico, el alfabeto cirílico y glagolítico a la Rus de Kiev, la Serbia medieval y la Croacia medieval.

Religión[editar]

Después de la creación del estado búlgaro los búlgaros y los eslavos continuaron practicando sus religiones indígenas. La religión búlgara fue monoteísta y creían en Tangra, el Dios del cielo. Cuando Omurtag y León V el Armenio llegaron a la conclusión de un tratado de paz en 815, el emperador bizantino tuvo que hacer un juramento de acuerdo a las tradiciones búlgaras. Los historiadores bizantinos registran que el gobernante "más cristiano" tuvo que realizar diversos ritos paganos como los de cortar perros y usarlos como testigos para su juramento.[56] Los eslavos adoraban a numerosos dioses. Su dios supremo era Perun. Hay evidencias de que el cristianismo siguió siendo generalizado en Bulgaria durante los primeros 150 años de existencia del estado.

A mediados del siglo IX Boris decidió adoptar el cristianismo con el fin de unir firmemente la población del país.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. П. Хр. Петров, Към въпроса за образуването на първата българска държава, Славянска филология, V, София, 1963, pág. 89-112
  2. Brentjes B. On the Prototype of the Proto-Bulgarian Temples at Pliska, Preslav and Madara
  3. Theophanes, ibid., р. 358
  4. a b Theophanes, ibid., p. 359
  5. Pauli Historia Langobardorum VI.31, MGH SS rer Lang I, p. 175
  6. Theophanes, ibid., p. 397
  7. Nicéphorus, ibid., p. 69
  8. Theóphanes, ibid., pág. 433
  9. Theophanes, ibid., рág. 447-448
  10. Theophanes, ibid., p. 467
  11. Classen, J. (ed.) (1841) Theophanes Chronographia, Corpus Scriptorum Historiæ Byzantinæ (Bonn) ("Theophanes") Vol, I, 6301/802, pp. 752-3
  12. Theophanes, ibid., р. 492
  13. Martindale, J. R. Prosopography of the Byzantine Empire I: (641-867), 2001
  14. Scriptor incertus, ibid., p. 337–339
  15. Scriptor incer., ibid., p. 346–347
  16. Scriptor incert., ibid., p. 347–348
  17. Annales Laurissenses minores, s. an. 814
  18. Theophanes Continuatus II, 17-18, pp. 64-6
  19. Bekker, Constantini Porphyrogeniti De Thematibus et De Administrando Imperio, Corpus Scriptorum Historiæ Byzantinæ, 1st ed., Bonn, 1840, pp. 154-155
  20. Bekker, Constantini Porphyrogeniti De Thematibus et De Administrando Imperio, Corpus Scriptorum Historiæ Byzantinæ, 1st ed., Bonn, 1840, p. 154
  21. L. Ivanov. Essential History of Bulgaria in Seven Pages. Sofia, 2007.
  22. Georgius Monachus Continuatus, pág. 824
  23. Georgius Monachus Continuatus, loc. cit., Logomete
  24. Johannes VIII Papa. Epistolae, p. 159
  25. Anastasius Bibliothecarius, pp. 1373—4
  26. Barford, P. M. (2001). The Early Slavs. Ithaca, New York: Cornell University Press
  27. Vita S. démentis
  28. The Early Medieval Balkans. A Critical Survey from the 6th to the Late 12th Century. J V A Fine, Jr. Pg 110 ellos (los Búlgaros) se convirtieron en una amenaza para los Serbios..; presumiblemente este peligro se convirtió en el catalizador de la unión de varias tribus serbias para oponerse a ello. Los bizantinos estaban... interesados en construir una Serbia más fuerte
  29. Енциклопедия България, Академично издателство "Марин Дринов", 1988
  30. Fine (1991), p. 139
  31. a b Delev, Bǎlgarskata dǎržava pri car Simeon.
  32. Fine (1991), p. 137
  33. Златарски, История на Първото българско царство, с. 316.
  34. Златарски, История на Първото българско царство, с. 321.
  35. Бакалов, История на България, "Симеон І Велики"
  36. Runciman, A history of the First Bulgarian Empire, p. 157
  37. Fine, The Early Medieval Balkans, pp. 144–148
  38. Dimitrov, Bulgaria: illustrated history.
  39. De Boor, Сarl Gothard (1888). Vita Euthymii. Berlin: Reimer, p. 214
  40. Constantine Porphyrogennetus. Op. cit., pp. 158—9
  41. Theophanes Continuatus, pp. 462—3,480
  42. Nicolaus Papa. Response, p. 1015
  43. Cedrenus: II, p. 383
  44. Chronique dite de Nestor, pp. 53—4
  45. Leo Diaconus, pp. 158-9
  46. Prokić, p. 28
  47. Skylitzes, pp. 436–438
  48. Гильфердинг, А (1868). Письма об истории сербов и болгар (in Russian), p. 209.
  49. Шишић, p. 331
  50. Розен, p. 43
  51. „История на българите: изкривявания и фалшификации“, Димитър Овчаров, сборник, ч. 1, София, „ТанНакРа“, стр. 170-200
  52. Чеботаренко, Г. Ф. Материалы к археологической карте памятников VIII-Х вв. южной части Пруто-Днестровского междуречья//Далекое прошлое Молдавии, Кишинев, 1969, с. 224-230
  53. Р. Diaconu, D. Vilceanu, Pácuiul lui Soare. Cetatea bizantina, I, Bucureşti, 1972
  54. Kazhdan, 1991, p. 335
  55. Kazhdan, 1991, pp. 335, 2084–2085
  56. Andreev, J. The Bulgarian Khans and Tsars (Balgarskite hanove i tsare, Българските ханове и царе), Veliko Tarnovo, 1996, pp. 57-58, ISBN 954-427-216-X

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]