Paymogo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Paymogo
Municipio de España
Bandera de Paymogo
Bandera
Escudo de Paymogo
Escudo
Paymogo
Paymogo
Ubicación de Paymogo en España.
Paymogo
Paymogo
Ubicación de Paymogo en la provincia de Huelva.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Andalucía.svg Andalucía
• Provincia Bandera de la Provincia De Huelva.svg Huelva
• Comarca Andévalo
Ubicación 37°44′26″N 7°20′46″O / 37.7405873, -7.3462085Coordenadas: 37°44′26″N 7°20′46″O / 37.7405873, -7.3462085
• Altitud 177 msnm
• Distancia 81 km a Huelva
Superficie 214 km²
Población 1253 hab. (2013)
• Densidad 5,86 hab./km²
Gentilicio Paymoguero/a
Código postal 21560
Alcalde (2003) José María Infante Macías (PSOE)
[editar datos en Wikidata]

Paymogo es un municipio español de la provincia de Huelva, Andalucía. En el año 2010 contaba con 1.306 habitantes. Su extensión superficial es de 214 km² y tiene una densidad de 6,0 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 37º 44' N, 7º 20' O. Se encuentra situada a una altitud de 177 metros y a 81 kilómetros de la capital de provincia, Huelva limitando al este con Santa Bárbara de Casa.

Demografía[editar]

Número de habitantes en los últimos diez años.

Evolución demográfica de Paymogo
1996 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2010
1,294 1,247 1,235 1,269 1,289 1,290 1,262 1,293 1,290 1,306
(Fuente: INE [Consultar])

Historia[editar]

Aunque se tiene certeza, por los testimonios encontrados, de que estas tierras estuvieron pobladas desde épocas lejanas, sin embargo, la historia de Paymogo comienza a mediados del siglo XIII cuando fue conquistada por los Templarios, denominación que se le da a los caballeros de la Orden del Temple, que llegaron a la Península procedentes de Tierra Santa y, a mediados del siglo XII, comenzaron a extenderse por todo el territorio nacional. Como era normal por aquellos tiempos, los Templarios se dedicaban a la conquista de territorios, obteniendo gran poder en toda España, hasta que el rey Felipe IV, el Hermoso, decidió acabar con su prevalencia y, una vez derrotados, los llevó ante el Tribunal de la Inquisición. El Papa Clemente V protestó ante el monarca, iniciando la supresión de la Orden. Se ha dicho que el nombre Paymogo se debe, según la leyenda, a un chamán que existió en la Sierra Morena onubense, del que se contaba tenía tales poderes que su fama trascendió a toda la comarca. Sus dominios terminaron llamándose País del Mago. El uso frecuente de esta denominación (PaiMago... Paymogo), terminó acortándose con el nombre de Paymogo. Se especuló que este mago era hermano de Guzmán el Bueno, que solía recolectar hierbas medicinales por los campos de aquellos lugares, tales como el poleo, cilantro, mastranzo, ruda... (Lasso, J. M. 1990). Sin embargo, la versión más plausible sobre la toponimia de Paymogo la relaciona con la influencia portuguesa. Así, el nombre provendría de la composición de las palabras luso-latinas pagus, aldea en latín, y mogo, señal que delimita un terreno, como la castellana mojón. En consecuencia, el término Paymogo designaría un pueblo o aldea que se encuentra en la frontera. Como curiosidad, a mediados del siglo XIX se adoptó oficialmente el cambio de la i por la y, pasando de Paimogo a Paymogo. Y otra curiosidad: al Norte de la ciudad de Lisboa, en Lourinhã, hay una praia de Paimogo y una fortaleza del mismo nombre levantada a partir de 1674, que conforma una línea de defensa del litoral luso contra la posible invasión castellana. La primitiva población estuvo situada, según recoge la tradición, en un lugar cercano conocido con el nombre de Paymoguillo. Paymogo pasa de tener 51 vecinos en 1503 a tener 1615 habitantes a partir del año 1787. Este aumento de población se relaciona al parecer con el desarrollo económico. A mediados del siglo XVIII, la miel y la cera constituían una importante fuente de riqueza en el lugar. Paymogo ha sido a lo largo del tiempo escenario de batallas fronterizas, ya que continuamente se veía afectado por las disputas territoriales con los vecinos portugueses. Coincidiendo con la Guerra de Sucesión Española, Paymogo junto con otras poblaciones de los alrededores, sufriría de nuevo las consecuencias de las invasiones portuguesas, llegando tales incursiones hasta San Juan del Puerto, entre 1704 y 1708. Ello provocó la construcción, en los lugares fronterizos, de diversos castillos y fortalezas para protegerse y defenderse de las invasiones del enemigo. El pueblo cuenta con un castillo catalogado por la Junta de Andalucía como Bien de Interés Cultural, construido en el siglo XV y posteriormente reconstruido durante las guerras con Portugal, hacia la mitad del siglo XVII. Ha sido habilitado como conjunto Iglesia-Castillo, y fue declarado monumento Nacional el 22 de Abril de 1944. Durante el siglo XIX comenzaron los primeros impulsos económicos del pueblo, con la explotación de las minas de pirita situadas en Romanera y Huerta Falsa del término municipal, aunque esta explotación duró poco tiempo por falta de capital, obligando a la comunidad a buscar nuevos horizontes comerciales para encauzar su economía. Empezaron así a florecer la agricultura y la ganadería, predominando la cría y engorde del cerdo. La mayoría del término municipal está poblado de encinares, sus frutos (las bellotas) representan el mejor y más codiciado alimento para la producción del famoso jamón ibérico, que en la actualidad es uno de los manjares preferidos de la gastronomía española; reconocido internacionalmente. La producción de ganado ovino representa también otra fuente de riqueza de la tierra. Su ganadería ovina es de tipo recio y resistente a los cambios del clima, que no es muy frío en invierno, y de calor seco en verano; por lo que es también más llevadero.

Información[editar]

Paymogo es un municipio de la provincia de Huelva, Andalucía, España. En el año 2009 contaba con 1.318 habitantes. Su extensión superficial es de 214 km² y tiene una densidad de 6,16 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 37º 44' N, 7º 20' O. Se encuentra situada a una altitud de 177 metros y a 81 kilómetros de la capital de provincia, Huelva.

Paymogo, pueblo del Andévalo onubense situado en la parte Suroeste de la Península, limita al Oeste con Portugal haciendo su división en la Rivera de Chanza. Limita al Este con Santa Bárbara de Casa y al Sur con Puebla de Guzmán.

El suelo[editar]

Por sus características geológicas y litológicas sus suelos se desarrollan sobre pizarras devónicas y carboníferas, pizarras laminadas de poca profundidad. Son suelos con mínimo desarrollo edífico, con un sólo horizonte del tipo B y entre los que nos podemos encontrar una cadena de suelos, dependiendo el tipo de suelo de la posición topográfico, principalmente. Así, podemos encontrar, por un lado, suelos profundos producidos por una iluviación de arcillas (suelo de la raña) y, por otro lado, suelos con un horizonte no muy profundo pero que permiten cierto laboreo (algunos suelos de la dehesa) y suelos esqueléticos como los suelos de los Pagos que son pura pizarra. Son tierras sueltas, flojas, suelos aireados. Bien drenados y de escasa compactación con, a veces, gran cantidad de lajas pizarrosas aunque también existen terrenos recios compactos y arcillosos como los de Méndez y la Raña.

Son suelos de carácter ácido, descalcificados y de baja fertilidad principalmente en fósforo y nitrógeno. Poco aptos para la agricultura, salvo en las zonas de alrededor del pueblo (los cercados) donde el continuo aporte de abonos orgánicos y el laboreo los han corregido en parte; por la textura, por el relieve, por el clima y sobre todo por la acción humana, la cual, entre otras cosas, debido a la política de autarquía de la postguerra que llevó a no dejar ni un rincón por sembrar, aun sin reunir las mínimas condiciones. El suelo presenta un alto grado de degradación por la erosión. El causante principal de este proceso es la arroyada concentrada, sobre todo en la zona oeste o de pagos de sierra que desprovista de una vegetación arbórea que la proteja ha estado sometida a un intenso laboreo produciendo todo ello un desmantelamiento de los suelos y un abarrancamiento profundo.

Este proceso erosivo de los Pagos se intentó corregir, por parte del IRYDA, en los años 60 con la construcción de terrazas siguiendo las curvas de nivel en las laderas de los cabezos para que encauzaran el agua hacia las cañadas protegidas a su vez por “balates” o muros de piedras; a la vez que araba la tierra con grandes máquinas, con lo que sacaba al exterior las pizarras del subsuelo y perdía el poco suelo fértil que aquella poseía con lo que resultaba ser “peor el remedio que la enfermedad”, a juicio de la gente del lugar.

El relieve[editar]

Dentro de la trama geológica, Paymogo se encuentra situado en el Macizo Hespérico peninsular, zona Luso-Meridional o Sur-Portuguesa de la Edad Paleozoica. Se encuentra recorrido por una falla inversa y comprende el complejo vulcano sedimentario que contiene las mineralizaciones de sulfuros o piritas. Su altitud media sobre el nivel del mar es de 175 metros con una altura máxima de 252 metros en el cabezo del Bramadero. Presenta una topografía acolinada, de cabezos que se va haciendo cada vez más abrupta y accidentada cuanto más al Norte y al Oeste nos movamos, y más aplanada en el centro (zona de Santa Rosalía y aledaños.)

El clima[editar]

Paymogo posee un clima mediterráneo. Es decir, veranos especialmente secos e inviernos secos, con escasos días en que la temperatura descienda de 0º. Alrededor de 20 días al año de escarcha, con frecuencia de rocío y ausencia de nieve. La precipitación media está alrededor de los 700mm, oscilando esta cantidad según la sequedad del año. Con un máximo de precipitaciones a finales de otoño e invierno; secundario en primavera y un mínimo muy acusado en los meses de julio y agosto.

En relación con el ciclo vegetativo dependiente de la pluviometría, los meses de octubre a noviembre definen el período de las primeras lluvias e inicio de la campaña agrícola con la constitución de reservas en un suelo totalmente seco tras el verano. De diciembre a abril hay un período excedentario con bastantes precipitaciones, pero desproporcionadas en muchas ocasiones. A partir de abril suelen aparecer las tormentas y aguaceros primaverales, aunque a veces se nos presente un mes de abril sin lluvias teniendo como consecuencia una campaña ganadera catastrófica, desapareciendo las lluvias en el verano.

La temperatura suele estar alrededor de los 16º Cº, llegando la máxima incluso a 40º Cº. Los vientos dominantes son: Suroeste, viento de “abajo” o de “marea” húmedo y templado que traen las lluvias. Y el seco y frío Norte o de “arriba”.

Hidrografía[editar]

El término de Paymogo está limitado entre la Rivera del Chanza por el Oeste y la de Malagón por el Este. Ambas corren con cauce encajonado entre cabezos de gran pendiente. Su caudal es máximo en invierno y de cierta importancia en el caso del Chanza, pero se ve reducido a un reguero de agua que corre bajo la arena en los meses de julio y agosto, llegando en el caso de Malagón a cortarse durante el verano, quedando su cauce salpicado de grandes charcas. En el centro del término y recorriendo de Norte a Sur, se encuentra el arroyo del Albahácar y, después, una serie de arroyos menores conocidos como barrancos, tributarios de los anteriores, como los barrancos de la Corte, Baquero, Trinpancho, Fresnisto, Jarrillo, Badragón, Butrón, etc.

En cuanto a las aguas subterráneas, no existe ningún acuífero de importancia en el subsuelo, sólo pequeños acuíferos asociados a fracturas de pequeña significación que dan lugar, sobre todo en los Pagos, a pequeños manantiales donde se ubican gran cantidad de pozos de escasa profundidad utilizados como abrevaderos para el ganado. En la actualidad están proliferando pequeños embalses artificiales con muros de tierra gracias a la topografía y a la naturaleza y textura del suelo.

Vegetación[editar]

Podemos encontrar varios sistemas vegetales con unas características propias. El más típico es el encinar o dehesa que viene a ocupar las 3/5 partes del término que, como ya se sabe, está formado por un bosque de encina y un sotobosque de jaras, jaguarzos, tomillos, abulagas, etc. En algunas fincas bien cultivadas este sotobosque no existe y está sustituido por el pastizal, en otras en cambio es tremendamente denso y espeso.

Otro sistema vegetal está representado por los Pagos de Sierra, extensa zona de más de 6.000 hectáreas que hasta no hace muchos años se dedicaba por completo al cultivo de cereales. Es un paisaje acolinado de continuos cabezos muy erosionados, con ausencia de árboles y existencia de una vegetación de gramíneas primaverales y cardos borriqueros en verano; algunas manchas de cereales en la actualidad con juncales en las cañadas y una progresiva invasión de Oeste a Este principalmente de jaras. Otro paisaje caracterizado es la Raña, zona arcillosa relativamente llana poblada de olivos e higueras, paisaje que responde por completo a la actividad humana.

Al margen de esto, existe una zona de cultivo de cereales y leguminosas alrededor del pueblo, algunos pequeños huertos y zona de vegetación de riberas en los bordes de los cauces antes citados.

Fauna[editar]

La gran superficie arbolada (dehesa) así como el mantenimiento de una densa cubierta de matorral, el acotamiento de casi todo el término municipal y otros factores como el abandono del campo por el hombre, permiten el mantenimiento de una fauna carnívora como son el zorro, la jineta, la comadreja, el erizo, la garduña y el gato silvestre. La base de esta fauna carnívora la constituye el conejo. También se puede hallar otro roedor como es la liebre.

Nos encontramos con ejemplares de caza mayor, como el jabalí, y algunos gamos y ciervos procedentes de repoblaciones hechas en cotos de caza. Las aves forman una rica comunidad, encontrándonos especies como la perdiz, la tórtola, la paloma y el zorzal. Aún podemos ver en nuestros cielos con cierta frecuencia, aves rapaces diurnas (águila culebrera, halcones, milanos etc.) y nocturnas (búhos, lechuzas, mochuelos), así como buitres carroñeros. La población de anátidas parece recuperarse y es fácil hoy encontrarlas en la ribera y en los pequeños embalses particulares. También es rica la comunidad de córvidos (cuervos, rabilargas, grajas etc.), de pájaros (mosquiteros, herrerillos, mirlos, jilgueros etc.) y de cigüeñas.

Entre los anfibios y reptiles tenemos las culebras de agua y tierra, los lagartos, lagartijas, galápagos, ranas etc. En la ribera y pantanos mayores existen carpas, barbos, y otras especies autóctonas de la fauna acuática así como las especies repobladas de black-bass y cangrejos de río americano.

Recursos[editar]

Turismo[editar]

Aunque con escasa tradición turística, el municipio de Paymogo ofrece un espacio natural incomparable para el descanso y la práctica del deporte. Las comunicaciones viarias con Portugal abren un sinfín de posibilidades en este sentido, haciendo de la localidad un lugar de tránsito inexcusable. El senderismo, la bicicleta de montaña, el caballo y la caza menor constituyen interesantes reclamos para aficionados y profesionales.

Agricultura[editar]

Las características edafológicas y climáticas no permiten una explotación de altos rendimientos. Sobre la distribución de la propiedad de la tierra, hay que distinguir entre la propiedad pública, perteneciente a la hacienda municipal, la señorial y la meramente privada. La superficie no cultivada es de un mayor porcentaje que la cultivada, debido a la escasa calidad de la tierra para el cultivo. El producto agrícola se basa en el cultivo de trigo, avena, cebada para el ganado y mucha bellota. Es también importante la recolección de aceituna en nuestra zona.

Ganadería[editar]

En Paymogo, la cabaña ganadera es muy extensa, desde ganado ovino y porcino hasta ganado caprino pasando por ganadería brava y ganado equino. La ganadería en Paymogo es la principal actividad, dedicándose la mayoría al ganado lanar y porcino. De estos dos ganados se sacan productos famosos en la comarca como el queso de la Dehesa Dos Hermanas y el jamón de pata negra. La ganadería brava tiene como fin su participación en la fiesta nacional.

La Caza[editar]

Nuestro entorno es muy apropiado para la caza. Se practica tanto la caza mayor como la menor. Casi todos los habitantes del pueblo son aficionados a esta actividad. En el pueblo existen asociaciones como la Peña Montera Paymoguera y la Asociación Pagos de Sierra. Existen también cotos de carácter privado de caza a los que acuden cada temporada vecinos y foráneos.

Colmenas[editar]

La importancia de la apicultura en nuestro pueblo es histórica. Los primeros conocimientos de ésta datan desde el siglo XVI, desde Paymogo se dotaba de cera a la Cartuja de Sevilla y la miel a los gaditanos adinerados. Es también importante su utilidad en gastronomía para la elaboración de dulces y remedios caseros.

La producción de miel es totalmente artesanal. Los tipos de colmenas han cambiado; antiguamente eran fijas; actualmente son movilistas (aunque no se mueven durante todo el año del mismo sitio). El trabajo del apicultor es continuo durante todo el año; en cada época hay que hacer algo: a principios de primavera se llevan a cabo las montas y, a mediados de verano, se saca la miel.

La miel de Paymogo es una de las de mayor calidad; es miel de milflores, de hierbas y plantas aromáticas (romero, tomillo, mirto y jabulaga). Los productos obtenidos de las colmenas son: la miel, la meloja, cera y jalea real.

Quesos[editar]

Paymogo cuenta con abundantes encinas que alimentan a una importante cabaña ovina, lo que conlleva una destacable producción de leche que es comercializada para la producción de quesos. Antes, en nuestro pueblo se fabricaban quesos frescos, nuestros tradicionales quesiños, pero actualmente, al no tener ninguna reglamentación sanitaria, no se comercializa por el riesgo de transmitir enfermedades. A pocos kilómetros  de nuestro pueblo se encuentra la dehesa Dos Hermanas, dedicada a la fabricación del queso puro de oveja. 

Gurumelos[editar]

En nuestro pueblo, dependiendo de las condiciones climáticas, a partir del mes de febrero, la actividad económica suele centrarse en la venta del preciado y, hace unos años, escaso gurumelo. En nuestras dehesas se cría un hongo típico del lugar, de la especie Amanita ponderosa, conocido entre nosotros y en toda la zona como gurumelo. Casi todos los lugareños son capaces de encontrar esta preciada seta, cuyo kilo se cotiza a un precio elevado, comercializándose éstos tanto en el pueblo como en la capital. En épocas en las que las condiciones climáticas hayan sido las adecuadas pueden recogerse gran cantidad de kilos de gurumelos, lo que conlleva un gran aporte económico a la gente del pueblo.

Goma[editar]

Desde los años cincuenta aproximadamente, en Paymogo se lleva a cabo una actividad, centrada principalmente en la época veraniega, que consiste en la extracción la resina de la jara. Esta resina se vende fuera y, entre las aplicaciones más destacadas, se utiliza en industria perfumera.

El proceso de elaboración es el siguiente: en primer lugar se realiza el segado de la jara, posteriormente se lleva a cabo la cocción de éstas en agua con sosa cáustica y seguidamente al agua donde se ha cocido la jara se le añade ácido sulfúrico para que produzca la reacción y se separe la resina extraída. Esta actividad es la que produce mayores ingresos económicos en la época estival.

Patrimonio[editar]

Iglesia-Castillo Santa María Magdalena[editar]

El edificio se sitúa dentro de los restos semiderruidos del antiguo castillo, construido en el siglo XV y reconstruido durante las guerras con Portugal a mediados del siglo XVII, constituyendo el conjunto más emblemático y de mayor aceptación popular en la localidad.

Lo que queda del antiguo castillo es una construcción defensiva abaluartada, quedando el espacio interior ocupado en gran parte por la Iglesia Parroquial. El conjunto formado por la Iglesia-Castillo fue declarado, a partir de D. 22 de Abril de 1944, Monumento Nacional. En la actualidad es considerado como Bien de Interés Cultural. En el año 2000, mediante la intervención de una Escuela Taller se recuperó un baluarte del conjunto monumental. Posteriormente se recuperó la techumbre y el coro de la Iglesia-Castillo, con obras financiadas con fondos del obispado de Huelva, Cultura, y el Ayuntamiento de la Villa Ejemplar de Paymogo, y que fueron inauguradas en julio del 2002.

Ermita de San Sebastián[editar]

Construcción del siglo XVII. Pequeña y sencilla ermita donde se venera la imagen del patrón del pueblo, San Sebastián. Su actual estado de conservación es óptimo, siendo restaurada en el año 1997.

Pósito[editar]

Siglo XVIII. La estructura original del edificio se ha conservado tal cual, tras su restauración se han mantenido los anchos muros y pilares que sostienen el edificio y el techo de palas. Como su nombre indica, era el almacén de granos del pueblo; posteriormente, a principios del siglo pasado, fue habilitado como colegio público femenino. En la actualidad, alberga la Biblioteca Pública

Ermita de la Santa Cruz[editar]

La historia de la ermita de la Santa Cruz corre paralela a la creación por un grupo de mujeres de la localidad de la romería del mismo nombre. La ermita se construyó en la primera mitad del siglo XX. Con una clara influencia de la arquitectura portuguesa, se trata de un edificio sencillo con dos puertas laterales y una central con arcos ojivales. Destaca por su fisonomía ahuevada y compacta, resaltada entre las suaves pendientes de la dehesa donde se levanta. La ermita se encuentra a escasos kilómetros de la localidad de Paymogo, al lado de la carretera que comunica con Puebla de Guzmán.

Casa de Manuel María de Soto Vázquez[editar]

Pertenece su titularidad a los herederos de la familia De Soto. Es una construcción del s. XVII, que se levanta sobre una portada apoyada sobre pilastras. Casa donde nació el escritor Manuel María de Soto Vázquez, autor de "Aromas de la Sierra", prologado por Diego Martínez Barrios (1933). Característica de la arquitectura popular paymoguera son las numerosas fachadas con portadas apoyadas sobre pilastras.

Entorno Natural[editar]

Finca de Pagos de Sierra[editar]

Es una extensa zona de más de 6.000 hectáreas que hasta no hace muchos años se dedicaba por completo al cultivo de cereales. Su área se extiende desde el pueblo hacia el Oeste, limitando con Portugal en la frontera natural que marca el río Chanza. Es un paisaje acolinado de continuos cabezos muy erosionados, con ausencia de árboles, y existencia de una vegetación de gramíneas primaverales y cardos borriqueros en verano; algunas manchas de cereales en la actualidad con juncales en las cañadas y una progresiva invasión de oeste a este principalmente de jaras. Sobre el paisaje, pueden observarse aves rapaces y carroñeras, como el buitre negro.

Rivera de Malagón[editar]

Con una longitud total de 60, 356 kilómetros, la rivera de Malagón atraviesa de Este a Oeste el término municipal de Paymogo. Confluye, junto a la rivera del Chanza, en el río Guadiana, después de pasar por los embalses de El Andévalo y Chanza. En sus riberas puede encontrarse una rica y variada fauna, así como un extenso catálogo de plantas.

Rivera del Chanza[editar]

Frontera natural con la vecina Portugal, escenario de increíble belleza natural que sirvió de escaparate para innumerables aventuras a contrabandistas, y que salvó el pan de muchos paymogueros en la Guerra Civil de 1936. Una senda perfectamente habilitada y señalizada, llamada del Contrabando, recorre la ribera del Chanza a lo largo de unos siete kilómetros, desde el molino de la Laguna hasta el molino de La Cirujana.

En estos parajes pueden encontrarse una amplia gama de plantas medicinales. y aromáticas: distintos tipos de lavandas, armoradú, romero, poleo y jaguarzas, entre otros.

En su cauce hay ubicados varios molinos de agua, que durante siglos roturaron el trigo producido en sus vastos campos de cereales. El Río Chanza nace en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, en Cortegana, a 670 metros de altitud sobre el nivel del mar. Está considerado como de aguas lentas, arrastrando éstas gran cantidad de sedimentos. Exceptuando su área de nacimiento, la vegetación de ribera está muy degradada a causa de la presión agrícola y ganadera sobre sus márgenes.

El caudal del Chanza es muy irregular, típico de los ríos formados bajo el clima mediterráneo. Aunque en verano muestra sólo algunos charcos en los lugares más profundos, en el mes de septiembre suelen producirse desbordamientos. Las lluvias de invierno han formado el cauce, arrastrando hasta el mismo piedras y arenas que han servido de soporte a alisos, chopos, álamos blancos y otras plantas que se han desarrollado en sus riberas y márgenes.

Para realizar senderismo por este paraje tan maravilloso, lo puedes hacer mediante distintas rutas llevadas a cabo en caballo, a pie o en bicicleta.

A caballo o a pie[editar]

Siendo el caballo una de las principales aficiones local, ofrece Paymogo la posibilidad de recrearse en sus maravillosos atardeceres optando por las rutas a caballo, visitando el enclave Los Pagos, hasta llegar a otros emblemáticos puntos de la rivera del Chanza, ya que esta zona es una de las más idóneas para observar las maravillosas puestas de Sol. Proponemos tres rutas:

Ruta Molino Pablo[editar]

Es una ruta de aproximadamente 5 kilómetros, que se hará en un tiempo aproximado de 5 horas. Saldremos del pueblo por el pozo Los Perros, y seguiremos hasta llegar al molino de Pablo, o molino de Enmedio, donde descansaremos. Siguiendo rivera arriba hasta llegar a la M o Cumbres del Parrón, donde visitaremos la Cruz del Lobo y el Huerto de Calleja; desde allí iremos al punto más alto de esta zona, La Atalaya y bajaremos hasta el camino de Aldea Nova, siendo el camino de regreso al pueblo.

Ruta de las minas[editar]

Esta es una de las rutas más largas planteadas. Durante este recorrido s ven ciervos en libertad. Se sale del pueblo siguiendo el camino de Santo Domingo; a unos 4 km se encuentra a la izquierda el Cabezo Méndez, uno de los puntos más altos de esta zona, con 224 metros de altitud. Seguimos descendiendo poco a poco en dirección sudoeste y se llega hasta el denominado Prado de la Mujer, prado que se encuentra en una zona alta, en la que hay una casa con posibilidad de adaptarla a alojamiento rural; hoy día pertenece a la Guardia Civil. Desde allí iniciamos el descenso hasta llegar a la rivera del Chanza, concretamente al sitio denominado el Salto de la Mujer, donde podemos descansar y aprovechar para almorzar y sestear.

Tras el descanso, se sigue ribera abajo hasta llegar a la pasada de Vuelta Falsa, a partir de este punto iniciamos el camino de regreso al pueblo visitando las cuatro minas que vamos a encontrar en esta zona, minas que desde hace ya tiempo están inactivas. Se visita la Mina Fronteriza, la Mina de la Condesa, la Mina de Santa Ana y la del Carmen. Desde esta última mina iremos subiendo hasta llegar al Toril de Fuente Nueva, donde nos encontramos nuevamente con el mencionado camino de Santo Domingo que nos lleva de regreso al pueblo.

Ruta de la sepultura – Molino de la Laguna – Huerto Bartolo[editar]

Se sale desde el pueblo por la denominada pista, dejamos a la izquierda la Cerca de Don Paco y desde allí nos dirigimos hasta el Charco de la Majadita y seguidamente llegamos hasta el lugar denominado la Sepultura (debe su nombre a la existencia en esta zona de unos enterramientos que pertenecen a la época megalítica). Desde allí, subiendo por el barranco de Badragón hasta el chalé y bajando hasta la pasada de los arrieros, llegamos hasta el Molino de la Laguna, segundo punto clave de esta ruta y, desde éste, siguiendo rivera arriba llegamos al Huerto Bartolo, punto en el que descasaríamos, teniendo la oportunidad de comer y poder bañarnos en la ribera si el tiempo acompaña; tras el descanso iniciaríamos el camino de vuelta al pueblo siguiendo la pista.

En bicicleta[editar]

Centrándonos en el mismo lugar descrito hasta ahora, Los Pagos, podemos también proponer unos circuitos idóneos para disfrutar del paisaje practicando el ciclismo de montaña.

Circuito 1[editar]

Saliendo del pueblo desde la Plaza San Mateo pasando por la Cañería Vieja llegamos a la futura carretera de Portugal y al llegar al camino de Santo Domingo giraremos a la derecha, cruzaremos el camino al molino Pablo y seguiremos un leve ascenso hasta llegar a uno de los puntos más altos de nuestro termino, el cabezo de la Atalaya desde donde iniciaremos el camino de vuelta al pueblo. Pasando por la huerta los pinos, entraremos en el pueblo por el camino que llega al polideportivo y desde allí nuevamente llegamos hasta la Cañería Vieja y al punto de partida, la Plaza San Mateo.

Circuito 2[editar]

Este circuito es un recorrido más largo y duro, adecuado para personas con experiencia en ciclismo de montaña. Saliendo desde el mismo punto anterior, la Plaza de San Mateo, nos dirigiremos hacia el matadero por el camino que lleva al Barranco la corte, desde allí iniciaremos una pequeña subida siguiendo hasta el camino de Santo Domingo donde giraremos a la derecha y pasaremos bordeando el Cabezo Méndez, seguiremos hasta encontrarnos con la pista, cruzaremos la carretera que va a Portugal y siguiendo el camino del molino de Pablo, en una leve subida llegaremos al pozo la Tina. Desde allí haremos una subida hasta llegar al cabezo la Atalaya, desde este punto comenzaríamos el camino de regreso al pueblo pasando por el pozo Tío Infante, atravesando el camino de Jarrillo y pasando por la cerca Don Casto, llegaremos hasta el polideportivo por el barranco del Arruillo, desde el polideportivo llegamos nuevamente al punto de partida.

Fiestas y Eventos[editar]

Feria Gastronómica Transfronteriza del Gurumelo[editar]

Suele celebrarse en el mes de marzo con el propósito de impulsar las posibilidades gastronómicas del gurumelo, divulgando y fomentando la comercialización de esta seta, y como medio para dar a conocer las riquezas, la cultura y las gentes de Paymogo.   Esta feria gastronómica se creó en el año 2004, y nace con el carácter transfronterizo, que acerca Paymogo con su vecino municipio portugués de Mértola, que participa presentando varios estands promocionales en este evento.

Festival Flamenco Joven de Andalucía Memorial a “El moreno de Paymogo[editar]

Desde hace pocos años se viene celebrando, durante el mes de julio, el Festival Flamenco Joven de Andalucía, que se está fraguando como uno de los más importantes a nivel nacional en su especialidad, siendo el objetivo de este evento el servir de respaldo y promoción de jóvenes artistas, de menos de treinta años, que empiezan en el mundo del flamenco.

El festival comienza el viernes por la mañana con una serie de cursos y jornadas teóricas en torno a distintas facetas o temáticas del flamenco, como el baile, e flamenco... El viernes por la noche se celebra un homenaje a algún artista de renombre, normalmente relacionado con la materia de las jornadas que tuvieron lugar por la mañana. El festival termina el sábado con las actuaciones de los jóvenes.

En Paymogo se tiene gran afición al flamenco, y en especial al fandango, lo que conlleva que cada edición de este festival, inaugurado en el año 2000, sea todo un éxito.

Carnavales[editar]

Los Carnavales de Paymogo han tomado mucha fuerza en los últimos años. Fiesta para pequeños y menos pequeños, los Carnavales es el tiempo de la desinhibición y de la alegría antes de la llegada de la solemnidad y el rigor que acompaña a la Semana Santa.

Paymogueros y paymogueras se visten y disfrazan con lo que les viene en gana y toman la calle y la noche para regocijo del pueblo, que asiste divertido a la improvisación y diversión de sus convecinos.

Romería en Honor a la Santa Cruz[editar]

Se celebra el primer domingo de mayo y es la fiesta más emblemática de Paymogo conservando el igualitarismo y el comensalismo heredados de la Gira de la Pascua de la Lechuga antes de ser cristianizada en 1956. Son cuatro días de fiesta que se abren con el pregón en la noche del viernes y donde el traje de serrana, ilumina la noche de exaltación de la Santa Cruz.

Este traje, de gran vistosidad, consta de una falda de terciopelo rojo larga hasta los pies, con adornos dorados, encajes y pasamanería. Lleva una blusa blanca muy ancha de lino blanco y bordada, encima de la cual se pone un corpiño con cordones muy ajustados en la cintura. En la cabeza lleva una toca de tela espesa adornada con un preciado encaje ancho haciendo ondas. Todo esto acompañado de valiosas joyas.

Pirulitos de San Juan y San Pedro[editar]

Tradicionalmente cada calle organizaba su propia verbena engalanando un Pirulito de San Juan, que consiste en revestir un palo alto y grande con adelfas, cadenetas de papel de colores, cascarones de huevos pintados, flores de papel y bombillas decoradas.

No faltan las tapas típicas y la bebida al visitante de cada Pirulito, y la música que ameniza cada calle. Fecha: junio

Verbena de Santa María Magdalena[editar]

El 22 de julio se celebraba la Patrona del pueblo. Tras la función religiosa y la procesión de Santa María Magdalena por las calles del pueblo se lleva a cabo un baile en el recinto ferial.

Hoy día, se ha adaptado la fecha de la celebración; al fin de semana más próximo al 22 de julio, con el fin de que puedan participar de la fiesta de nuestra patrona, todos aquellos que se encuentren fuera de nuestro pueblo.

Feria de agosto[editar]

Antiguamente se realizaba el 13 de septiembre, siendo una fiesta ganadera en la que habitantes de distintos pueblos se reunían aquí para intercambiar ganado. Así que en sus orígenes era una de las ferias de ganado más importantes en la comarca.

Actualmente la fiesta se realiza el tercer fin de semana de agosto y no tiene nada en común a lo que era antiguamente. Las actividades lúdicas se condensan en la tirada al plato, carreras de cintas a caballo, conciertos de música, feria de muestras, exhibiciones hípicas y motorísticas.

Nuestra Señora del Rosario[editar]

El atractivo de esta fiesta viene representado por el recorrido procesional por las calles del pueblo, donde los cazadores, desde los tejados y doblados de las casas, lanzan salvas con sus escopetas en memoria de la Victoria de la Batalla de Lepanto.

Otro atractivo que nos ofrece esta festividad religiosa es el todavía conservado Rosario de la Aurora, que se repite todos los domingos del mes de octubre y en los que un grupo de hombres del pueblo, Los Campanilleros, van invitando desde antes del amanecer con sus campanillas, cantos y rezos a todo aquel que quiera sumarse. Cada domingo realizan un recorrido distinto hasta completar la totalidad de las calles del pueblo, y en el que cada casa que se abre a su paso ofrece una invitación de dulces y aguardiente.

Finalmente concluye con el rezo del Rosario hasta llegar a la Iglesia y la rifa de la “fanega de trigo”. Se celebra el 10 de octubre. La mañana del sábado, decenas de niños y niñas salen a las calles con locajos colgados de su cintura.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]