Jalea real

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Desarrollo de larvas reales rodeadas de jalea real

La jalea real es una sustancia segregada por las glándulas hipofaríngeas de la cabeza de abejas obreras jóvenes, de entre 5 y 15 días, que mezclada con secreciones estomacales sirve de alimento a todas las larvas durante los primeros tres días de vida. Solo la abeja reina y las larvas de celdas reales que darán origen a una nueva reina son siempre alimentadas con jalea real. Es una masa viscosa de un suave color amarillo y sabor ácido.

Características[editar]

Todas las larvas consumen esta jalea, además aquellas que serán las futuras reinas reciben una jalea pura, sin polen, mientras que las que serán obreras la reciben con algunos granos de polen. Al tercer día las obreras dejan de recibir jalea y pasan a consumir un concentrado de miel, agua y polen, mientras que las futuras reinas continúan consumiendo la jalea real toda su vida. Una investigación de la década de 1960 sugirió que la jalea real contiene una sustancia neuroquímica potente, mientras que un trabajo en 1972 destacó las hormonas en el desarrollo. Más recientemente, los científicos identificaron un conjunto de proteínas en la jalea real, potencialmente involucrados en la generación de reinas.

En el presentimiento de que una de estas proteínas podría ser un ingrediente clave de la jalea real, Masaki Kamakura, un entomólogo en el Centro de Investigación en Biotecnología en Toyoma, Japón, diseñó un sencillo experimento. Se almacenó jalea real a una temperatura que degrada sus proteínas a un ritmo diferente y luego probaron si la gelatina tratada térmicamente podría hacer reinas. Le costó 30 días para que la proteína de la jalea real desapareciera. El análisis químico mostró que una proteína que había llamado previamente royalactina fue uno de los más lentos para romper. La proteína royalactina, cuando se combina con otros nutrientes, transforma en larvas reinas con la misma eficacia que la jalea real.[1]

Esto asegura la supervivencia de las abejas reinas, su mayor tamaño y gran vitalidad para la reproducción. Cabe acotar que la esperanza de vida de una abeja obrera es de 30 a 45 días, mientras que una reina puede llegar a vivir hasta 5 años. Las abejas generan entre 250 g y 300 g de jalea para la alimentación de las reinas.

Composición[editar]

En su composición podemos encontrar casi un 60% de agua, azúcares, proteínas, lípidos y ceniza. Contiene vitaminas B1, B2, B6, B5 (en gran cantidad), B8, E y PP, y ácido fólico. Tiene, además, antibióticos, gammaglobulina, albúminas, y aminoácidos (arginina, valina, lisina, metionina, prolina, serina, glicina, etc.). Además minerales como hierro, calcio, sodio, manganeso, cobre, potasio y zinc.[2]

Propiedades[editar]

Entre sus propiedades más reconocidas extraídas de experiencias personales y literatura no científica,[3] y que han sido en su mayoría rechazadas por la EFSA:[4]

  • Es energética y estimulante del sistema nervioso.
  • Mejora la oxigenación cerebral.
  • Regulariza los trastornos digestivos.
  • Aumenta la resistencia al frío y la fatiga.
  • Retarda el proceso de envejecimiento de la piel y mejora su hidratación y elasticidad.
  • Aumenta la vitalidad, la longevidad.
  • Estimula el sistema inmunitario haciendo más rápida la proliferación de linfocitos.
  • Mejora los estados de ánimo, con lo cual puede apreciarse la sensación de una mejoría física e intelectual.
  • Es una fuente rica en acetilcolina, sustancia vital que permite a las terminaciones nerviosas del cerebro transferir los impulsos nerviosos de una fibra nerviosa a otra. Esto la transforma en una alternativa para el mal de alzheimer y esclerosis múltiple.
  • Actúa como regulador de la actividad hormonal, siendo una herramienta eficaz en el tratamiento de trastornos menstruales, menopausia y bochornos.
  • Tratamiento de la frigidez, impotencia y astenia sexual.
  • Promueve la fertilidad en las mujeres.
  • Incontinencia urinaria.
  • Acelera significativamente la regeneración de los huesos heridos.
  • Tiene efectos ansiolíticos.
  • Insomnio.
  • Síndrome depresivo.
  • Desórdenes funcionales, psicosomáticos y neurocirculatorios.
  • Actúa como un tónico para el sistema nervioso.
  • Es rica en ácido pantoteico, (parte del complejo vitamínico B), sustancia esencial para muchos procesos metabólicos.
  • Recomendable en los casos de neurosis, insomnio, estados depresivos, irritabilidad y convalecencias.
  • Regulariza el sistema neurovegetativo aumentando el rendimiento en el trabajo físico e intelectual, convirtiéndose en una poderosa herramienta para tratar y prevenir el estrés.
  • Acción eritripoyética: Muy adecuado contra la anemia por el fuerte aumento del número de glóbulos.
  • Tiene acción hepatoprotectora.
  • Estimula el crecimiento y aumento de peso en niños prematuros.
  • Inapetencia y trastornos de la nutrición: Según el Dr Introzzi "la jalea real es ante todo un estimulante biológico y energético de las diferentes funciones orgánicas". "Los sujetos sensibles a esta acción de la jalea real experimentan una sensación estimulante muy general que hace recordar mucho a la provocada por las anfetaminas: mayor posibilidad de acción física e intelectual, mayor resistencia a la fatiga, especialmente a la fatiga provocada por la falta de sueño, sensación de euforia y de mayor confianza propia”.
  • Desintoxicante.
  • Tiene propiedades inmunoestimulantes.
  • Antitumoral.
  • Antioxidante (contra el envejecimiento prematuro).
  • Contiene una generosa cantidad de gelatina (elemento precursor del colágeno, proteína básica que compone la piel). A fin de mantener la elasticidad y suavidad en la piel, esta necesita una fuente estable de colágeno, que el cuerpo puede generar teniendo la suficiente gelatina disponible.
  • Ha mostrado también una acción benefeciosa sobre los enfermos aterosescleróticos disminuyendo la tasa de colesterol y el nivel de lípidos de la sangre.
  • Actúa como regulador de la presión sanguínea.
  • Corazón: su acción vasodilatadora mejora el estado de las personas afectadas de trastornos cardíacos.
  • Enfermedades coronarias.
  • Diabetes: disminuye en un tercio, tres horas después de su ingestión, los niveles de azúcar en la sangre, según los trabajos de los doctores Trozky, Nisov y Loupatchev del Instituto Médico Soviético de Riazan.
  • Townsend y Morgan (1971) demostraron la acción protectora de la jalea real contra el cáncer.
  • Tiene poder bactericida sobre Staphylococcus aureus y sobre el Bacilo de Koch. Actúa en forma específica como antibiótico contra la tuberculosis. En concentraciones de 7,5 mg por litro actúa sobre Escherichia coli, Megatherium y Proteus X19.
  • En ensayos llevados a cabo por Schmidt (1961), la jalea real protege a los pacientes tratados con rayos X de sus efectos nocivos.

Cabe destacar que también puede producir reacciones alérgicas cuyos síntomas pueden variar desde un hormigueo, hasta asma o Anafilaxia.[5] [6] [7] [8] [9] [10]

Particularidades[editar]

Debido a que se deteriora rápidamente, debe ser conservada a bajas temperaturas de entre 0 y -2 grados centígrados y en recipientes opacos que impidan el paso de la luz. Mantiene los triglicéridos estéricos en exitación mecánica.

Consumo de jalea real[editar]

Es factible adquirir jalea real pura en botes de 10 g, o más. Algunas marcas comerciales la venden mezclada con miel, otras pura. Existen cápsulas de jalea real en los mercados. Se la ha preparado en tabletas masticables semejantes a un chicle. La dosis recomendada es de 100 miligramos de producto seco al día durante un período de dos meses, alternando con un periodo similar de descanso. El apicultor extrae la jalea real de celdas reales que dispone en colmenas, al 5º día normalmente antes de que las abejas operculen las mismas.

Contraindicaciones[editar]

Referencias[editar]

  1. / La jalea real como alimento diferenciador. Consultado: 25-04-2.011
  2. http://www.fao.org/docrep/w0076e/w0076e16.htm
  3. http://www.fao.org/docrep/w0076e/w0076e16.htm
  4. EFSA Journal 2011;9(4):2083 http://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/doc/2083.pdf
  5. Leung, R; Ho, A; Chan, J; Choy, D; Lai, CK (March 1997). «Royal jelly consumption and hypersensitivity in the community». Clin. Exp. Allergy 27 (3):  pp. 333–6. doi:10.1111/j.1365-2222.1997.tb00712.x. PMID 9088660. 
  6. Takahama H, Shimazu T (2006). «Food-induced anaphylaxis caused by ingestion of royal jelly». J Dermatol. 33 (6):  pp. 424–426. doi:10.1111/j.1346-8138.2006.00100.x. PMID 16700835. 
  7. Lombardi C, Senna GE, Gatti B, Feligioni M, Riva G, Bonadonna P, Dama AR, Canonica GW, Passalacqua G (1998). «Allergic reactions to honey and royal jelly and their relationship with sensitization to compositae». Allergol Immunopathol (Madr). 26 (6):  pp. 288–290. 
  8. Thien FC, Leung R, Baldo BA, Weiner JA, Plomley R, Czarny D (1996). «Asthma and anaphylaxis induced by royal jelly». Clin Exp Allergy 26 (2):  pp. 216–222. doi:10.1111/j.1365-2222.1996.tb00082.x. PMID 8835130. 
  9. >Leung R, Thien FC, Baldo B, Czarny D (1995). «Royal jelly-induced asthma and anaphylaxis: clinical characteristics and immunologic correlations». J Allergy Clin Immunol 96 (6 Pt 1):  pp. 1004–1007. doi:10.1016/S0091-6749(95)70242-3. PMID 8543734. 
  10. Bullock RJ, Rohan A, Straatmans JA (1994). «Fatal royal jelly-induced asthma». Med J Aust 160 (1):  pp. 44. 

Véase también[editar]