Erinaceinae

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Erizo
Igel01.jpg
Erizo común
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Superorden: Laurasiatheria
Orden: Erinaceomorpha
Familia: Erinaceidae
Subfamilia: Erinaceinae
G. Fischer, 1814
Distribución
Distribución de Erinaceinae
Distribución de Erinaceinae
Géneros

Los erinacinos (Erinaceinae), conocidos vulgarmente como erizos, son una subfamilia de pequeños mamíferos cubiertos de púas; pertenecen al orden Erinaceomorpha, aunque antiguamente eran considerados del orden Insectivora, hoy en día obsoleto. Hay un total de 16 especies de erizos, divididas en 5 géneros.

Los erizos habitan Europa, Asia, África y han sido introducidos en Nueva Zelanda. No hay erizos endémicos de Oceanía, ni tampoco erizos vivos que sean nativos de Norteamérica. En España viven dos especies, el erizo europeo y el erizo moruno, pero en cautividad es muy frecuente el erizo orejudo. Los erizos no han cambiado mucho durante los últimos 15 millones de años. Como muchos de los primeros mamíferos han adoptado una vida principalmente nocturna y una alimentación insectívora.

Descripción[editar]

Esqueleto de erizo

Físicamente destacan por sus púas, que son pelos huecos repletos de queratina para darles rigidez. Las espinas no son venenosas ni están afiladas como en el caso del puercoespín, y al contrario que éste, no se desprenden con facilidad del animal. Sin embargo, durante el primer año de vida, los jóvenes sueltan sus espinas para reemplazarlas por las que tendrán siendo adultos. En períodos largos de estrés o bajo alguna enfermedad también pueden perderlas.

Erizo común en posición defensiva, arollado en bola

Cuando se ven amenazados, los erizos son capaces de enrollarse sobre sí mismos formando una bola de púas. La efectividad de esta habilidad depende del número de púas que posean. Es por eso que los erizos del desierto, que han evolucionado para ser menos pesados, prefieren huir o incluso atacar al intruso con sus púas que confiar en su defensa de enrollamiento. Los diferentes métodos de defensa llevan consigo diferentes especies de depredadores: mientras que los erizos de bosque no tienen excesivos depredadores, principalmente búhos y turones, especies pequeñas como el erizo orejudo (Hemiechinus auritus) son presas de zorros, lobos o mangostas.

Todas las especies de erizo son principalmente nocturnas, aunque algunas pueden estar más activas de día que otras. Duermen durante gran parte del día entre la hierba o en agujeros en la tierra. Normalmente los erizos cavan madrigueras para protegerse. Todas las especies sufren épocas de letargo, algunos hibernan en invierno y otros estivan en verano, dependiendo de la especie, temperatura y abundancia de alimento.

Tienen 5 dedos con uñas largas en las extremidades traseras, mientras que en las delanteras poseen 5 dedos con uñas cortas. Esto es debido a las costumbres excavadoras de los erizos. Solo los erizos de vientre blanco tienen 4 dedos en las extremidades traseras.

Los erizos emiten una amplia gama de sonidos con los que comunicarse, desde gruñidos hasta fuertes chillidos. Son una especie muy sensible a los ruidos y movimientos bruscos. Cada vez que escuche algún ruido diferente al que no este acostumbrado se protegen con sus púas haciéndose una bola y emiten un sonido (como una respiración acelerada), después que este animal sienta que no hay peligro se desenvuelve.

Todo el tiempo están olfateando y mueven la nariz de una manera muy particular (de un lado a otro).

Ocasionalmente los erizos realizan un ritual conocido como ungimiento. Al percibir un olor nuevo el erizo correrá a su fuente, la olerá y la morderá. Después pegará la espuma olorosa de su boca en sus espinas con la lengua. La naturaleza de este comportamiento no está clara pero se especula con que pueda servir de camuflaje. Los bebés realizan el ungimiento incluso antes de abrir los ojos.

Como mascotas[editar]

Erizo pigmeo africano doméstico

Algunas especies se venden en las tiendas de animales como mascotas. Pueden convivir bien con otros animales como perros y gatos. No son difíciles de mantener, pero requieren algunos cuidados especiales debido a su sensibilidad a los cambios climáticos y su poca habilidad para adaptarse a espacios cerrados. La cría particular comenzó a principios de los años 80. Se considera que pueden llegar a vivir hasta 8 años, pero en España en la práctica son muy pocos los casos de erizos tan longevos, que suelen morir en realidad a los 4 o 5 años.

La especie que sé vende como mascota es el erizo pigmeo africano, híbrido del erizo africano (Atelerix albiventris) y el erizo moruno (Erinaceus algirus). Este último es una especie autóctona española y está prohibido y penado tenerlo en cautividad, al igual que el erizo común (Erinaceus europaeus). Como mascota también encontramos el erizo egipcio u orejudo (Hemiechinus auritus) que poco a poco va siendo más común y es posible que pronto esté tan extendido como el africano.

Las dos especies requieren una temperatura constante de 25º a 27°C, por lo que en invierno es muy importante proporcionar un sistema de calefacción individual (no basta con la calefacción de casa). Si su temperatura corporal desciende demasiado puede tener una tentativa a hibernar, y al no ser especies preparadas para ello puede causarles la muerte.

Su alimentación debe basarse en pelet de gato de gama alta y bajo en grasas, complementado con insectos, frutas y verduras. Se le debe de controlar el alimento ya que pueden engordar y empeorar su calidad de vida. Lo que más les gusta comer son insectos. Se le debe proporcionar su alimento una vez al día, preferiblemente en la tarde. Si al siguiente día no se acabaron esa comida se le debe retirar hasta su próxima comida.

En libertad los erizos recorren varios kilómetros al día por lo que en cautividad requieren todo el espacio que sea posible. De no tenerlo comenzarán a estresarse y a ganar peso, que con el tiempo causará problemas hepáticos. Por tanto, una rueda como la de los hamsters pero de gran escala es una de las mejores formas de hacer que puedan ejercitarse y distraerse en su habitáculo. Para que una rueda sea adecuada deberá medir al menos 30 cm de diámetro y no tener barrotes que puedan amputar o herir su patas.

Al tenerlos de mascota, al principio no están muy acostumbrados a que los toquen, poco a poco va identificando olores y se va adaptando al medio ambiente que le hayan proporcionado. No es necesario que sean bañados, pero si desinfectar su medio ambiente cada cierto tiempo o como lo vean necesario. Es bueno que si tienen una jaula se ponga algún material para que absorba sus desechos.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]