Marquesado del Valle de Oaxaca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Marquesado del Valle de Oaxaca
Escudo de Hernán Cortés, marqués del Valle de Oaxaca 1529.svg
Primer titular Hernán Cortés
Concesión Carlos I
Actual titular Álvaro de Llanza y Figueroa
[editar datos en Wikidata ]

El Marquesado del Valle de Oaxaca (México) es un título nobiliario hereditario concedido el 20 de julio de 1529 por el emperador Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico al explorador, descubridor y conquistador pacense Hernán Cortés, gobernador y capitán general de la Nueva España, en reconocimiento por sus servicios a la Corona «y especialmente en el descubrimiento y población de la Nueva España».[1]

A pesar de su nombre, las tierras del Marquesado cubrían un área mucho más grande que el Valle de Oaxaca: comprendía una vasta extensión de tierra de las hoy entidades mexicanas de Oaxaca, Morelos, Veracruz, Michoacán, Estado de México y México, D. F.

Palacio de Hernán Cortés en Cuernavaca, asiento del marquesado hasta 1629.

Historia[editar]

Antecedentes y otorgamiento[editar]

Después de la caída de Tenochtitlan, con la captura del último Tlatoani mexica, Cuauhtémoc, el 13 de agosto de 1521, el Imperio azteca desapareció, pasando a formar parte del Imperio español. El triunfo dio estatus legal de Cortés, cuya posición había sido impugnada durante la conquista. [2] [3] El 15 de octubre de 1522, se emitió una Real Cédula nombrándolo gobernador y capitán general de Nueva España. Cortés gobernó personalmente los territorios recién conquistados hasta 1524, cuando se fue a Las Hibueras, hoy Honduras, al frente de una expedición contra el rebelde Cristóbal de Olid, quien había declarado su independencia de España y reclamado el territorio como suyo.

Hernán Cortés, conquistador de la Nueva España, primer marqués del Valle de Oaxaca

De regreso a la Ciudad de México en 1526, tras haber derrotado a Olid, Cortés encontró que sus enemigos: el Obispo Juan Rodríguez de Fonseca, presidente del Consejo de Indias, y Diego Velázquez de Cuéllar, gobernador de Cuba, habían convencido a Carlos V de que iniciara un juicio de residencia en su contra. El rey nombró juez de la residencia y gobernador a Luis Ponce de León, quien sucedió a Cortés de su cargo de gobernador el 16 de julio de 1526. Ponce de León murió poco después y fue reemplazado por Marcos de Aguilar, quien también falleció al poco tiempo. Cortés, acusado por sus opositores de envenenar a ambos, [3] decidió regresar a España para apelar a la justicia del rey.

En 1528, Cortés llegó a Castilla, donde se presentó con gran esplendor antes de la corte de Carlos V y respondió con franqueza a las acusaciones de sus enemigos. Se ganó el favor real, se confirmó oficialmente sus tenencias de tierras y vasallos y le fue creado el título de Marqués del Valle de Oaxaca, mismo que le fue otorgado por una Real Cédula emitida el 6 de julio de 1529. También fue honrado con el título de caballero de la Orden de Santiago y el cargo honorífico de Capitán general de Nueva España y de la costa del Mar del Sur, [4] y el noble título de Don, pero no le fue reintegrado el cargo de gobernador de Nueva España. como él deseaba.

Cortés regresó a Nueva España en 1530, para encargarse de las exploraciones en el Mar del Sur, como se llamó entonces al Océano Pacífico. [5] Llegó acompañado de su segunda esposa, la noble española doña Juana de Zúñiga y Ramírez de Arellano. Fueron padres de seis hijos, cuatro de los cuales llegaron a la edad adulta, incluyendo a don Martín, su único varón legítimo, quien recibió el título, tras la muerte de su padre, en 1547.

El 27 de julio de 1529 se emitió una nueva Cédula Real, permitiendo a Cortés establecer un mayorazgo. [6] La institución del mayorazgo, que tuvo lugar el 9 de enero de 1535, [6] garantizó la permanencia del Marquesado, ya que implicó la mayor parte de las tierras de Cortés, sus propiedades urbanas y vasallos, haciéndolo heredable, junto con la dignidad del Marquesado. El mayorazgo también estableció la sucesión al título, que es de preferencia por la primogenitura masculina, es decir, a la mujer se le permite acceder sólo si carece de hermanos vivos y si sus hermanos difuntos no dejaron descendientes masculinos legítimos. También se especifica que el marqués o marquesa tiene que ser católico romano, leal al rey, y llevar el nombre y las armas de Cortés.[6]

Territorios y administración[editar]

La propiedad de Cortés, su marquesal[7] , como se dice técnicamente, fue una jurisdicción señorial hereditaria. Eso significó que el Marqués del Valle de Oaxaca tenía jurisdicción civil y criminal total sobre sus 23,000 vasallos, [8] y podía nombrar a los funcionarios administrativos y de justicia. [9] A pesar de que la Corona había concedido el título y los privilegios, las "autoridades reales hicieron esfuerzos continuos para prevenir que el Marquesado adquiriera plenamente el poder político y jurídico típico el modelo clásico feudal".[10]

Otras de las de las escasas jurisdicciones señoriales hereditarias concedidas en los dominios del imperio español fueron: el Ducado de Veragua otorgado, con el título de Marquesado de Jamaica, a los descendientes de Cristóbal Colón; el Ducado de Atrisco y el Marquesado de Santiago de Oropesa.[11] La Corona española prefirió premiar a los conquistadores a través del sistema de encomienda, la concesión de tributo y de trabajo de los asentamientos indígenas específicos para el titular de la encomienda. [12] [13] Éstas sólo podían ser heredadas hasta dos generaciones, y los encomenderos no tenía ningún poder político o judicial en sus territorios, dependían de la pertinente Real Audiencia y la Capitanía general o la Intendencia.[13]

El marquesal concedido a Cortés no era una propiedad geográficamente unificada, consistía en áreas con valor económico, separadas, fértiles, pobladas, y a menudo estratégicas, en diferentes partes de México. Las tenencias cubrieron una extensión total de más de 11,500 km2. [8] [14] Cortés construyó un palacio en Cuernavaca, ahora capital del estado de Morelos, que está relativamente cerca de la ciudad de México, donde tuvo participaciones significativas.

Hacia 1535 se hizo un censo de casa por casa en lengua náhuatl. Se conserva el de la región de Cuernavaca, que da información importante sobre la estructura social y económica de las comunidades indígenas que tuvo Cortés. Es probable que el censo se llevara a cabo como parte de su disputa con la Corona española sobre el número de tributarios que realmente tuvo. Cortés está censado con su título de Marqués, así que es fácil ubicarlo. El censo también da información importante sobre el grado de eficaciaa nivel local en que la evangelización cristiana, ya que cada miembro del hogar fue identificado como bautizado o no bautizado. [15] [16]

Este tipo de documentación a nivel local escrito en lenguas indígenas es utilizado en la Etnohistoria o Nueva Filología de Mesoamérica para escribir la historia desde el punto de vista de los indígenas. Los censos de Cuernavaca, levantados 15 años después de la conquista de México, muestran cómo Cortés, reconocido como jefe supremo de las comunidades indígenas, propició que éstas siguieran funcionando con pocos cambios.

El marquesal se componía de siete jurisdicciones: [9] Cuatro corregimientos y tres [[Alcalde Mayor|alcaldías mayores. [9]

  • El Corregimiento de Toluca, en el actual Estado de México, tuvo 12 aldeas dependientes y una hacienda de 450 km2.
  • El Corregimiento de Charo Matlazinco, de 100 km2, en el actual Michoacán. Abarcó San Miguel Charo, 2 pueblos y una hacienda.
  • El Corregimiento de Jalapa de Tehuantepec, en el actual estado de Oaxaca, encabezado por Santa María Jalapa del Marqués, con 7 haciendas que sumaban 550 km2.
  • El Corregimiento del puerto de Tehuantepec, en el actual estado de Oaxaca, que fue el último y sólo estuvo incluido hasta 1560, cuando el rey Felipe II emitió una Real Cédula, fechada el 16 de diciembre, que lo eliminó de la propiedad del Marquesado, pero especificó que el marqués debía recibir a cambio la equivalencia de los tributos en oro que la ciudad producía para la Real Hacienda. [18] La Real Audiencia de México, el 23 de noviembre de 1563 fijó una recompensa anual a perpetuidad de 1,527 pesos de oro y 3,442 fanegas de maíz pagado por los pueblos de Tenango del Valle y Chimalhuacán.[18]
  • La Alcaldía Mayor de los cuatro pueblos del Marquesado: Santa María de Oaxaca, Cuilapan, Etla y Santa Ana Tlapacoyan, de 1.500 km2, [17] incluyó 34 pueblos, 2 haciendas y un ingenio azucarero. A pesar de estar rodeado de tierras de esta Alcaldía, la ciudad de Antequera, hoy Oaxaca de Juárez, era patrimonio de la Corona, no del marqués. [14]
  • La Alcaldía Mayor de Cuernavaca, en el actual estado de Morelos, abarcó los ex Corregimientos de Yecapixtla y Oaxtepec, con una superficie de 4,100 km2. Incluía la ciudad de Cuernavaca, cabeza del Marquesado; 80 pueblos, 8 haciendas y 3 ingenios azucareros, situados en Tlaltenango (el primero en la Nueva España), Amatitlán y Atlacomulco. [17]
  • La Alcaldía Mayor de Tuxtla y Cotaxtla, encabezado por la ciudad de Santiago Tuxtla, en el actual estado de Veracruz, se componía de 51 pueblos.

Las inversiones dieron enormes ingresos al Marquesado. Cuando se manejaba bien, era una empresa económica, lucrativa, con una administración centralizada. [19]

Hasta 1567, el marqués le asignó la supervisión general de los asuntos inmobiliarios a su mayordomo mayor, un funcionario que dependía directamente de él, cuyo trabajo consistía en la administración fondos y materiales, así como la realización de juicios. [20] En ese año, las autoridades virreinales descubrieron la llamada "Conspiración del marqués del Valle", Martín Cortés, segundo marqués y su hermano Martín Cortés (el Mestizo), para desconocer al rey de España, con el apoyo de los hijos de los conquistadores, quienes estaban descontentos con las Leyes Nuevas que restringieron la herencia de encomiendas. [21] El rey ordenó la incautación del Marquesado, lo que significó que la Corona tomó el control de la propiedad y de todos sus ingresos; los hermanos Cortés fueron expulsados de la Nueva España y se les prohibió volver. Algunos otros participantes, como los hermanos Ávila, fueron condenados a muerte y ejecutados. Finalmente, la legislación entró en vigor, excepto la disposición de la no herencia de las encomiendas. La norma que subsistió fue la concesión por "dos vidas": la del titular y su heredero.

A pesar de que la incautación fue levantada en 1593, los marqueses perdieron el control directo de la administración de la propiedad, ya que tuvieron que mantener la estructura a través de la cual la Corona había estado trabajando, que les quitaba la autonomía de gobierno que solían ejercer. [20] A partir de entonces, el Marquesado tuvo una burocracia fija: el juez gobernador y privativo de la propiedad; el contador; el abogado de Cámara; el procurador; el agente solicitador; el ministro ejecutor; el administrador de las casas y la renta del suelo y el intérprete del náhuatl. [9] Cuando se trataba de discutir asuntos inmobiliarios, los funcionarios sesionaban en grupo, llamado Junta. Además, había una oficina en Madrid, la Dirección General, por lo que las decisiones se tomaban junto con los agentes del marqués.[20]

El Códice del Marquesado del Valle, escrito en la segunda mitad del siglo XVI, incluyó 28 peticiones presentadas por los terratenientes locales, en lengua náhuatl, solicitando devolución de sus tierras confiscadas. [22] [23]

De los Cortés a los Pignatelli[editar]

Don Martín, el segundo marqués, obtuvo de Felipe II el perdón real en 1574, lo que le permitió regresar a España de su exilio en Orán, al noroeste de Argelia, y recuperar parte de sus propiedades incautadas en México. Sin embargo, se sostuvo la prohición de su regreso a Nueva España, pagó una multa de 50,000 ducados y prestó 100,000 más a la Corona. [24] Murió en Madrid en 1589 y fue sucedido en el título por su hijo mayor, Don Hernando Cortés, tercer marqués del Valle de Oaxaca, a quien le fue reintegrado el resto de su patrimonio en 1593, con la ayuda de su cuñado, Diego Fernández de Cabrera, tercer conde de Chinchón, asesor cercano del rey. [24] El tercer marqués no dejó hijos legítimos, por lo que a su muerte el título pasó a su hermano, Don Pedro Cortés, cuarto marqués del Valle de Oaxaca, quien pudo asentarse en Nueva España y asumir personalmente la gestión de la propiedad, que había sido controlada por administradores desde 1567.

El cuarto marqués también murió sin descendientes, por lo que, con los nietos, en 1629, terminó la línea directa de Hernán Cortés. El Marquesado fue heredado por la hermana de Hernando y Pedro, Doña Juana Cortés, la quinta marquesa, esposa de Don Pedro Castillo de Mendoza, Conde de Priego. A su muerte, su hija mayor, Doña Estefanía Carrillo de Mendoza y Cortés, casada con el duque de Terranova, Diego de Aragón, heredó el título, lo que la convirtió en la sexta marquesa. Tras la herencia del título, de acuerdo con el mayorazgo o vinculación, la familia adoptó el nombre de Aragona Tagliavia Cortés, aunque comúnmente se conoce como Tagliavia d'Aragona. [25]

Doña Estefanía y Don Diego tuvieron una sola hija, Juana (Giovanna), una de las más ricas herederas de su tiempo [26] , que se casó con Héctor (Ettore) Pignatelli, quinto duque de Monteleone, dando a luz a una dinastía que reunió a la inmensa riqueza de la Aragonas, la Tagliavias, los Pignatelli y Cortés, sus títulos y sus feudos, entre los cuales el marquesado mexicano fue la joya de la corona. Tras el matrimonio, el esposo asumió el nombre de Aragona Pignatelli Cortés para él y todos sus descendientes, pero de hecho se le conoce como Pignatelli de Aragón. [25]

Los Pignatelli continuaron recibiendo de la Monarquía Española las mercedes otorgadas por Carlos V a Hernán Cortés de manera regular, incluso después de realizarse la independencia de México, ya que al principio las deudas públicas del virreinato fueron reconocidas íntegramente por el nuevo país.

En la primera mitad del siglo XIX, los Pignatelli designaron a Lucas Alamán como su apoderado en México, quien defendió la continuidad del pago de las rentas del Marquesado, pero los liberales cancelaron dichos pagos. Rotos los lazos económicos, los Pignatelli vendieron sus propiedades en México.

El título nobiliario fue rehabilitado por el rey Alfonso XIII en 1916 a favor de José Pignatelli Aragón Cortés y Fardella, quien continuó radicando con su familia en Italia.

De los Pignatelli a los de Llanza y Figueroa[editar]

En 1984, al morir sin descendencia el marqués Giuseppe Aragón Tagliavia Pignatelli Cortés, se extinguió la rama masculina de los Pignatelli Aragón Cortés. El marqués era además príncipe de Noia, duque de Monteleone y de Terranova. Esos títulos pasaron a su primo hermano Nicolo Pignatelli Aragón Cortes, Príncipe del Sacro Imperio Romano Germánico.

Simultáneamente, los derechos nobiliarios del Marquesado pasaron a una rama lateral, la del español Jorge de Llanza y Albert de Bobadilla, quien los reclamó, para repatriarlo. La Diputación de la Grandeza, organismo español que administra el estamento nobiliario del reino, falló en su favor y de nuevo el Marquesado del Valle de Oaxaca pertenece a una familia española, que se desvinculó de los Pignatelli.[27] [28]

Actualmente don Álvaro de Llanza y Figueroa, hijo de Don Jorge, ostenta el título de marqués. Está casado con Isabel López-Quesada Sanchiz, con quien procreó a sus hijos Claudia, Álvaro e Isabel.[29]

Titulares[editar]

Titulares del marquesado, hijos primogénitos de los anteriores, salvo casos especificados:[30] [31] [32]

Los Cortés[editar]

Los Carrillo de Mendoza Aragón y Cortés[editar]

Los Pignatelli[editar]

Desde aquí son príncipes de Noia (o Noya), duques de Monteleone y de Terranova, entre otros títulos[editar]

Los de Llanza[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Cédula del Emperador Carlos V, concediendo título de Marqués del Valle a Hernán Cortés, 20 de julio de 1529, en la Colección de documentos inéditos para la historia de España, vol. I, pág. 105-108.
  2. Thomas, p. 254
  3. a b Díaz del Castillo, pp. 630-669
  4. Título de Capitán General de la Nueva España y costa del Sur, expedido a favor de Hernan Cortés por Carlos I de España y V de Alemania, 6 July 1529. Retrieved 23 December 2010. (Spanish)
  5. Díaz del Castillo, pp. 726-732
  6. a b c Cárdenas Benítez, Martía del Pilar (1992). "Don Hernando Cortés y el Marquesado del Valle de Oaxaca: Un estudio diplomático del Señorío Indiano". Retrieved 23 December 2010.
  7. HERNANDEZ QUIROZ, SONIA YESENIA. TÍTULOS NOBILIARIOS http://aldo-derecho-sonia.blogspot.mx/2011/11/titulos-nobiliarios.html
  8. a b Barret, p. 35
  9. a b c d Rubio, pp. 101-102
  10. Lolita Gutiérrez Brockington, The Leverage of Labor: Managing the Cortés Haciendas in Tehuantepec, 1588-1688, Durham: Duke University Press 1989, p.25
  11. Icaza Durfour, Francisco de (1981), "Los señoríos de vasallos en Indias", en Revista chilena de historia del Derecho, no. 14
  12. Robert Himmerich y Valencia, The Encomienda in New Spain, 1521-1555, Austin: University of Texas Press 1991.
  13. a b Bravo Lira, Bernardino (1988), "La monarquía moderna en Europa e Iberoamérica. Paralelo institucional", Academy of History of Chile, p. 121. Retrieved 23 December 2010.
  14. a b Marquesado del Valle de Oaxaca, Unknown Mexico. Retrieved 23 December 2010.
  15. S.L. Cline, The Book of Tributes: Early Sixteenth-Century Censuses from Morelos, UCLA Latin American Center Publications, Nahuatl Studies Series Number 4. James Lockhart, Series editor. Los Angeles 1993.
  16. S.L. Cline, "The Spiritual Conquest Re-examined: Baptism and Christian Marriage in Early Sixteenth-Century Mexico," Hispanic American Historical Review 73:3 (1993)pp. 453-480
  17. a b c Barret, pp. 30-34
  18. a b Noejovich, Héctor (2001), América bajo los Austrias: economía, cultura y sociedad, Pontifical University of Peru, pp. 129-130. ISBN 9972-42-447-2. Retrieved 23 December 2010.
  19. Lolita Gutiérrez Brockington, The Leverage of Labor: Managing the Cortés Haciendas in Tehuantepec, 1588-1688, Durham: Duke University Press, 1988, p.25
  20. a b c Barret, pp. 14-15
  21. Vincent, Victoria Anne, "The Avila-Cortes conspiracy: Creole aspirations and royal interests" (January 1, 1993). ETD collection for University of Nebraska - Lincoln. Paper AAI9322818.
  22. "Marquesado del Valle Codex". World Digital Library. Retrieved 2013-12-28.
  23. Archivo General de la Nación. Códices del Marquesado del Valle. http://bdmx.mx/detalle/?id_cod=23#.VGmZV4fdIoY
  24. a b Mateos, pp. 211-225
  25. a b The Pignatelli Aragona Cortés Line. Official site of the Pignatelli family. Retrieved 21 January 2011 (Italian)
  26. George L. Williams (2004). Papal Genealogy: The Families And Descendants Of The Popes. McFarland. ISBN 978-0-7864-2071-1.
  27. [1] Nobiliaria / Septiembre de 2001
  28. a b [2] La Diputación de la Grandeza
  29. [3]
  30. Pignatelli.org
  31. Geneall.net
  32. http://cdigital.dgb.uanl.mx/la/1080017594/1080017594_17.pdf
  33. Archivo Histórico Nacional, Sección de Órdenes Militares, Expediente 2.181, genealogía para el Hábito de Santiago del hijo, Diego Cortés y Zúñiga
  34. Archivo Histórico Nacional, Colección Salazar: D-15, Información hecha el 5 de julio de 1621.
  35. Dalmiro de la Valgoma, "Linaje y descendencia de Hernán Cortés, Ed. Cultura Hispánica, 1951.
  36. [4]
  37. [5]


Bibliografía[editar]

  • Barret, Ward J. (1970). The sugar hacienda of the Marqueses del Valle. University of Minnes. ISBN 978-0-8166-6142-8. 
  • Clavigero, Francesco Saverio Historia antigua de Megico. Edición faccimilar de 1826. http://cdigital.dgb.uanl.mx/la/1080017594/1080017594_17.pdf
  • Díaz del Castillo, Bernal. The Conquest of New Spain – available as The Discovery and Conquest of Mexico: 1517-1521 ISBN 0-306-81319-X
  • Gutiérrez Brockington, Lolita (1989). The Leverage of Labor: Managing the Cortés Haciendas in Tehuantepec, 1588-1688. Duke University Press. ISBN 0-8223-0884-3. 
  • León García, María del Carmen (2002). Alimentary distinction in Toluca, the Delicious Valley and the Shortage Times. Miguel Ángel Porrúa. ISBN 970-701-219-6. 
  • Mateos Saínz de Medrano, Ricardo (2006). Nobleza Obliga. La Esfera de los Libros. ISBN 978-84-9734-467-8. 
  • Paredes Martínez, Carlos (2003). Autoridad y gobierno indígena en Michoacán. Ensayos a través de su historia. INAH. ISBN 970-679-118-3. 
  • Riley, G. Michael (1973). Fernando Cortés and the Marquesado in Morelos, 1522-1547: A Case Study in the Socioeconomic Development of Sixteenth-Century Mexico. University of New Mexico. ISBN 0-8263-0263-7. 
  • Rubio Mañé, J. Ignacio (1955). El Virreinato I. Orígenes y jurisdicciones, y dimánica social de los virreyes. University of New Mexico. ISBN 968-16-1354-6. 
  • Thomas, Hugh (1993). Conquest: Cortés, Montezuma, and the Fall of Old Mexico. ISBN 0-8263-0263-7. 

Enlaces externos[editar]