Capitanía general

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Capitanía General fue la denominación de un cargo del Imperio español, el cual se confería junto al de virrey, presidente-gobernador y gobernador —salvo ciertas excepciones en este último caso—, y que conllevaba el mando y organización del ejército y de la jurisdicción que formaban parte de éste. Por extensión, se denominó así a la zona territorial donde el capitán general ejercía sus competencias.

En algunas posesiones coloniales españolas, caracterizadas en general por ser zonas de importancia estratégica, ya fuera en la lucha contra las potencias extranjeras, la piratería, así como en la lucha contra las tribus indígenas de difícil sometimiento, el cargo de capitán general, y sus funciones, poseyó más relevancia que las propias del oficio de presidente o simple gobernador.

Antecedentes[editar]

La acumulación de este oficio, al de virrey, presidente-gobernador o simple gobernador, se remonta al siglo XVI. Alfonso García-Gallo explicaba que estando pacificada la respectiva zona, y no existiendo tropas permanentes en éste, la Capitanía General en Indias, durante el siglo XVI y hasta mediados del XVII, era más bien un cargo secundario, por lo que no se mencionaba al describir las autoridades del territorio.

Durante el siglo XVIII la preocupación militar pasó a un primer plano, revalorizando el cargo de capitán general. Así, en España, el oficio adquirió un carácter esencialmente político, situándolo por encima de los otros oficios –de administración de justicia, gobierno y hacienda–, aunque sin perder su contenido militar tradicional.

Considerando esta evolución experimentada en la Península Ibérica, García Gallo estimaba que la creación de este cargo en Venezuela por Real Cédula del 8 de septiembre de 1777 no sólo poseía un contenido militar sino también político: no estaba solamente por encima de los restantes gobernadores en lo militar, sino que tenía la "superior jurisdicción gubernativa" sobre las demás provincias (Trinidad, Cumaná, Margarita, Guayana y Maracaibo). Otros autores, como Mario Briceño Iragorry, Guillermo Morón y Antonio Muro Orejón, señalan que la real cédula de 1777 supuso únicamente la sumisión de las distintas provincias en lo militar, por lo que Venezuela no habría sido, gubernativamente, una capitanía general.

Muro Orejón ha sostenido que las capitanías generales en Indias eran exclusivamente instituciones militares de rango máximo y no instituciones de gobierno indiano. Agrega que, su consideración como instituticiones de gobierno, se debe a una confusión originada a partir de los mapas y cartas naúticas de las potencias extranjeras del siglo XVIII, en los que solía señalarse con la denominación de capitanía general a las presidencias-gobernaciones, pues lo que les interesaba destacar a éstas era la existencia de un importante contingente militar en dichos territorios, dirigidos por un capitán general, y no así el título civil –presidente-gobernador– que tal autoridad poseía como principal. Además, también se suma el hecho que los cargos de presidentes-gobernadores fueron, por regla general, ocupados por militares durante dicha época, lo que habría provocado que a estos les resultara más grato el uso del título de capitán general, antes que el primordial y civil de presidente-gobernador.

Capitanías Generales en el Nuevo Mundo[editar]

Las capitanías generales que suelen mencionarse en manuales, monografías y otros textos son las siguientes:

Bibliografía[editar]

  • García-Gallo, Alfonso (1979). «La Capitanía general como institución de gobierno político en Es­paña e Indias en el siglo XVIII». Memoria del Tercer Congreso Venezolano de Historia. p 537-582. 
  • Muro Orejón, Antonio (1989). Lecciones de Historia del Derecho hispano-indiano. México: Miguel Ángel Porrúa. ISBN 968-842-193-6. 
  • Sánchez Bella, Ismael; De la Hera, Alberto; y Díaz Rementería, Carlos (1992). Historia del Derecho Indiano. Madrid: Editorial MAPFRE S.A. ISBN 84-7100-512-3. 

Véase también[editar]