Fauna abisal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La fauna abisal o fauna abisopelágica hacen referencia a todos aquellos animales que habitan en las profundidades abisales de los mares y océanos, la zona abisopelágica o zona abisal es uno de los niveles en los que está dividido el océano según su profundidad, está situada por debajo de la zona batipelágica y por encima de la hadopelágica y corresponde al espacio oceánico entre 3.000 y 6.000 metros de profundidad. Son ciertas especies de animales marinos que nadan libremente, viven y se alimentan en aguas abiertas a dichas profundidades y nunca se aproximan a la superficie, excepto algunas especies. Las insondables profundidades abisales albergan una curiosa fauna con una apariencia monstruosa en su mayor parte. Los animales descritos por los científicos son todavía unos auténticos desconocidos en cuanto a su comportamiento y se sospecha que tan solo se ha descubierto una pequeña parte por lo que cada año se descubren nuevas especies. La mayoría de esta fauna tiene una morfología que recuerda a la de los monstruos de leyendas y cuentos.

Exploración de las profundidades marinas[editar]

A partir de 1977, con la aplicación más normalizada de batiscafos, los científicos pudieron comprobar la existencia de estas criaturas a profundidades de más de 2.500 metros de profundidad. Para superar la gran presión, la mayoría de los peces abisales tienen sus huesos bajo en calcio y poco desarrollados debido a la oscuridad, tienen el cuerpo lleno de agua y por eso los líquidos son casi incompresibles y, por lo tanto, los peces pueden aguantar el peso de la columna de agua simplemente manteniendo igualadas las presiones externa e interna. Estos peces, la gran mayoría, también poseen una característica muy peculiar: son ciegos, tienen ojos pero no pueden ver y puede que la oscuridad sea un factor. Utilizan otros sentidos más adecuados para percibir el entorno en falta de luz, como la sensibilidad a campos eléctricos de otros animales.

En algunos lugares, las aguas de estos fondos abisales están calentadas por chimeneas hidrotérmicas que se abren en el fondo marino. A pesar de estos calentadores naturales, en muchos lugares estas temperaturas no superan los 2 grados centígrados. Por lo general, a estas profundidades la temperatura oscila entre 0 °C y -3 °C dependiendo de la profundidad y zona.

No se conoce actualmente cuántas especies distintas habitan estos fondos marinos, pero aquellas que han sido avistadas tienen, generalmente, formas "monstruosas" en relación a los estándares de peces de lugares más superficiales. Además, según los científicos, estos peces son descendientes de los peces superficiales y son así debido a las condiciones en los que ellos viven. Estos tipos de peces tienden al gigantismo debido a las condiciones extremas en las que viven. Crecen muy lentamente, por lo tanto, su metabolismo es también muy lento y viven muchos años. Para salvar la falta de alimento, presentan cambios evolutivos tales como grandes bocas, estómagos deformables, órganos bioluminiscentes, dientes desproporcionados, etc.

Desde la superficie apenas llega alimento. Sólo el 5% de la energía que se produce en la zona iluminada llega hasta su hábitat, de modo que estos predadores esperan inmóviles a que sus detectores de movimiento les comuniquen la llegada de algo comestible.

Invertebrados[editar]

Entre la fauna de invertebrados encontramos la presencia del fenómeno del gigantismo abisal, ya que hay picnogónidos (arañas de mar) de más de 1,50 m,[1] hay un hidrozoario, con su pólipo de más de 50 cm de altura,[2] y también isópodos de más de 40 cm de tamaño,[3] así como especies muy diferentes a las presentes en la superficie, como son grandes esponjas vítreas, así como lirios de mar pedunculados, sésiles de forma primitiva.

Aún quedan muchas por mencionar, que se han descubierto recientemente y no tienen nombre científico aún, pero la tecnología permite actualmente ir conociendo más estas especies inaccesibles.

  • Gusano tubícola, Riftia pachyptila: es una de las especies más conocidas de la zona abisal. Éstos gusanos viven en colonias de hasta 2.000 individuos y se ubican a una profundidad de entre 2000 y 2850 metros. Alcanzan los 2 m de largo.[4]
  • Pulpo telescopio, Amphitretus pelagicus: se conoce poco acerca de él. Vive entre los 100 y 2000 metros de profundidad y mide 3 dm. Es uno de los animales con su cuerpo transparente lo cual dificulta su ubicación.
  • Esponja globo verde, Latrunculia apicalis: descubierto recientemente. Mide 12 cm de altura y se ubica entre los 10 y 1200 m de profundidad.
  • Pulpo luminoso, Stauroteuthis syrtensis: su extraña expresión hace que comúnmente se le llame "pulpo tonto". Vive a una profundidad mayor de los 2500 m y mide más de 5 dm de diámetro.
  • Pulpo dumbo, Grimpoteuthis: se encuentra alrededor de los 3000-5000 m y su nombre alude a sus aletas ubicadas sobre sus ojos. Mide 2 dm.[5]

Otras especies[editar]

Architeuthis,[6] Phronima

Peces abisales[editar]

Stomias boa boa (Pez dragón).

Se denomina peces abisales a las especies marinas que habitan en profundidades superiores a los 1.000 m, donde no llega la luz.[7]

Grimpoteuthis discoveryi.
  • Pez caracol, Careproctus longifilis : su extraña cola le da su nombre y mide alrededor de 15 cm. Vive entre los 1900 y 3000 m de profundidad.
  • Pez balón, Himantolophus paucifilosus: el curioso cuerpo en forma de balón de este pez le da su nombre. Se encuentra entre los 1000 y 4000 metros de profundidad y una de sus características más significativas es que la hembra llega a medir 45 cm, casi tres veces mayor que el macho.
  • Pez dragón, Stomias boa: es uno de los peces más escalofriantes. Puede llegar a tener los dientes tan largos al punto de no poder cerrar la boca. Se ubica entre los 4000 y 4500 metros y llega a medir 32 cm.

Otras especies[editar]

Bathylagus pacificus, Benthocodon, Tiburonia granrojo, Paraliparis copei copei, Chondrochladia lampadiglobus, Mertensia ovum, Munnopsis, Idiacanthus antrostomus, Eurypharynx pelecanoides,[8] Anoplogaster cornuta,[9] Astroscopus zephyreus, Caulophryne, Winteria telescopa, Saccopharynx,[10] Linophryne lucifera, Cryptosaras, Argyropelecus, Melanocetus,[11] Chauliodus.

Muchas de estas especies se encuadran en el orden Stomiiformes[12] de peces actinopterigios.[13]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Maxmen, A., Browne, W.E., Martindale, M.Q. & Giribet, G. (2005) Neuroanatomy of sea spiders implies an appendicular origin of the protocerebral segment. Nature, 437: 1144-1148.
  2. Brusca, R. C. & Brusca, G. J., 2005. Invertebrados, 2ª edición. McGraw-Hill-Interamericana, Madrid (etc.), XXVI+1005 pp. ISBN 0-87893-097-3.
  3. Martin, J. W. & Davis, G. E. (2001). An Updated Classification of the Recent Crustacea. Natural History Museum of Los Angeles County. pp. 132 pp. 
  4. Brusca, R. C. & Brusca, G. J.. Segunda edición: 2002. Invertebrados. Sinauer Associates, Sunderland.
  5. Collins, Martin A. (2003): el género Grimpoteuthis (Octopoda: Grimpoteuthidae) en el noreste atlántico, y descripciones de tres nuevas especies. Zool. J. Linn. Soc. 139(1): 93–127. doi 10.1046/j.1096-3642.2003.00074.x (resumen en HTML)
  6. «Current Classification of Recent Cephalopoda» (en inglés) (4 de mayo de 2001). Consultado el 30 de junio de 2009. «Clasificación de los cefalópodos.».
  7. Nelson, J.S., 1994. Fishes of the world. Third edition. John Wiley & Sons, Inc., New York. 600 p.
  8. ITIS Report (Eurypharynx pelecanoides)
  9. ITIS Report (Anoplogaster brachycera)
  10. Fish Base
  11. ITIS Report (Melanocetidae)
  12. ITIS Report (Stomiiformes)
  13. ITIS Report (Gasterosteiformes)

Bibliografía relacionada[editar]

  • Banister, K. & Campbell, A. 1988. Encylopedia of Aquatic Life. New York, New York: Equinox (Oxford) Ltd. 349p. ISBN# 0-8160-1257-101-X.
  • Debelius, H. 1999. Indian Ocean Reef Guide. Frankfurt, Germany: IKAN. 321p. ISBN# 3-9317-0267-7.
  • Hoover, J.P. 1993. Hawaii's Fishes. A Guide for Snorkelers, Divers and Aquarists. Honolulu, Hawaii: Mutual Publishing. 183p. ISBN# 1-56647-001-3.
  • Kuiter, R.H. 1998. Photo Guide to Fishes of the Maldives. Australia: Atoll Editions. 257p. ISBN# 1-876410-18-3.
  • Myers, R.F. 1999. Micronesian Reef Fishes. Barrigada, Guam: Coral Graphics. 216p. ISBN# 0-9621564-4-2.
  • Perrine, D. 1997. Mysteries of the Sea. Lincolnwood, Illinois: Publications International, Ltd. 312p. ISBN# 0-7853-2430-5.
  • Reader's Digest. 1984. Reader's Digest Book of the Great Barrier Reef. Sydney, Australia: Reader's Digest Services Pty Limited. 384p. ISBN# 0-949819-41-7.

Enlaces externos[editar]