Fosa de las Marianas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La fosa de las Marianas en un mapa.

La fosa de las Marianas es la más profunda fosa oceánica conocida y el lugar más profundo de la corteza terrestre. Tiene su origen en un proceso de subducción. Se localiza en el fondo del Pacífico noroccidental, al sureste de las islas Marianas, cerca de Guam

El conocimiento de la existencia de la fosa de las Marianas data de antes de 1870, cuando un navío intentó medir la profundidad mediante el sondeo con lastre atado a una cuerda, en esa oportunidad se sondeó una profundidad de 8 km. La fosa fue visitada en 1872 por la fragata de la Marina Real Británica Challenger, que da el nombre a la parte más profunda de la fosa, el abismo Challenger. En 1951 y usando ecolocalización, se midió una profundidad de 11.012 m en 11°19′N 142°15′E / 11.317, 142.250. En 1957, la nave soviética Vityaz informó de una profundidad de 10.934 m. En 1962, el buque M.V. Spencer F. Baird registró una profundidad de 10.915 m.

El batiscafo Trieste antes de la inmersión, 23 de enero de 1960.

Los orígenes de tan profunda depresión en el Pacífico supusieron una gran cantidad de teorías. Esto despertó el interés científico de saber exactamente cómo se había formado.

No fue sino hasta el 23 de enero de 1960 cuando una nave tripulada descendió por primera vez usando un batiscafo llamado Trieste, invención de Auguste Piccard, capitaneado por Jacques Piccard, hijo del primero y acompañado por Don Walsh, oficial de la Armada Estadounidense. La inmersión se proyectó para obtener datos del origen de este abismo. El lugar del descenso fue el extremo suroccidental de la fosa, a unos 338 km de Guam. Los sistemas de a bordo indicaban una profundidad de 11.521 m, que después fue revisada y resultó ser de 11.034 metros.[1]

La fosa tiene una longitud de 2.550 km y una anchura media de 70 kilómetros. La presión en el fondo de la fosa es de 108.600 kPa (unas 1072 atm). Paralela a la fosa corre un cinturón de islas que da origen al archipiélago de islas Marianas, muchas de esas islas son de origen volcánico. Su punto más profundo es llamado abismo Challenger con 11.034 m de profundidad y una presión de 110.000 kPa.[2]

En la fosa se encontró un calamar gigante del género Architeuthis, una especie desconocida de lenguado y varias especies desconocidas hasta entonces. A 11 km de profundidad se encontraron otros tipos de biodiversidad como minúsculos seres vivos unicelulares y una forma de plancton por ahora desconocida, según se publicó en la revista Science. La fosa de las Marianas es uno de los lugares más enigmáticos de la Tierra.

El Discovery Channel emitió un programa el 2009 en que se sugiere que la gran fosa es una amplia zona de subducción de la corteza terrestre que se sumerge bajo el manto tectónico, donde la placa del Pacífico es subducida bajo la pequeña placa de las Marianas. Lo que explica la existencia del archipiélago y su constante actividad volcánica. La poca actividad telúrica se explicó por la existencia de una franja de roca suave disgregada a modo de lubricante que evita el roce brusco entre la placa superior y la que se hunde.[3]

En 2012, el director de cine y explorador James Cameron llegó a las profundidades de la fosa a bordo del DeepSea Challenger

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Coordenadas: 11°21′N 142°12′E / 11.350, 142.200