Xenophyophorea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Xenophyophores
Xenophyophore.jpg
Xenophyophorea en la fosa de las Galápagos
Clasificación científica
Reino: Protista
(sin clasif.) Rhizaria
Filo: Foraminifera
Clase: Xenophyophorea
Órdenes

Xenophyophorea es un grupo de protistas marinos. Son organismos unicelulares gigantes presentes en gran número en los fondos abisales a gran profundidad. Originalmente, en 1889, fueron clasificados como esponjas, luego como amebas con testa, y después en su propio filo. Estudios genéticos recientes sugieren que Xenophyophorea es un grupo especializado de Foraminifera. Se conocen unas 42 especies en 15 géneros y 2 órdenes. Una de las especies, Syringammina fragilissima, es uno de los protozoos más grandes conocidos, con un diámetro maximo de 20 cm.

Los xenophyophorea son difíciles de estudiar debido a su extrema fragilidad. Los especímenes resultan invariablemente dañados durante la recolección, haciéndolos inútiles para el estudio o cultivo. Por esta razón, se conoce muy poco sobre su ciclo vital. Como se presentan en gran número en todos los océanos del mundo, los xenophyophorea podrían ser agentes indispensables en el proceso de deposición de sedimentos y en el mantenimiento de la diversidad biológica de los organismos bentónicos.

Descripción[editar]

Abundantes aunque poco comprendidos, los xenophyophorea son organismos delicados que presentan formas diversas. Algunos se asemejan a discos planos, tetrahedros o esponjas globulares. Las condiciones ambientales locales, tales como la velocidad y dirección de las corrientes, determinan en parte su forma. Su cuerpo está constituido esencialmente por un fluido viscoso de citoplasma que contiene numerosos núcleos distribuidos uniformemente. Todo ello está contenido en un sistema de tubos ramificados denominado granellare, compuesto por una sustancia orgánica que actúa como cemento.

Se alimentan en los depósitos bentónicos a través de los sedimentos fangosos del fondo marino. Mientras se alimentan, excretan una sustancia mucilaginosa. Esta sustancia puede cubrir extensas áreas en los lugares donde hay grandes concentraciones de individuos, tales como los fondos de las fosas oceánicas. Las densidades de las poblaciones locales pueden alcanzar 2.000 individuos por 100 m2, lo que los convierte en los organismos dominantes en algunas áreas. Parece que estos protozoos gigantes se alimentan de forma similar a las amebas, envolviendo al alimento con sus seudópodos. La mayoría forma parte de la epifauna (viviendo sobre el fondo marino), pero una especie, Occultammina profunda pertenece a la infrafauna, pues se entierra hasta 6 cm de profunidad en el sedimento.

Sus secreciones similares a pegamento producen la agregación de sedimentos y de su propia materia fecal (denominada stercomes) que se acumulan en masas (denominadas stercomares) en sus proximidades. Así, estos organismos forman estructuras que se proyectan desde el fondo marino. Esta característica también explica su nombre, que deriva del griego y significa "formador de cuerpos exteriores". Un caparazón protector se aglutina alrededor del granellare, compuesto de minerales y de los esqueletos microscópicos de otros organismos, tales como esponjas, radiolarios y otros foraminíferos.

Ecología[editar]

Los xenophyophorea pueden ser una parte importante del ecosistema bentónico en virtud de su constate bioturbación de los sedimentos, proporcionando un habitat a otros organismos tales como isopoda. Investigaciones recientes han demostrado que las áreas dominidas òr xenophyophora tienen un número 3-4 veces mayor de crustáceos bentónicos, equinodermos y moluscos que las áreas equivalentes no habitadas por estos organismos. Además los xenophyophora constituyen un huésped para varios organismos comensales tales como isopoda (por ejemplo, el género Hebefustis), gusanos sipuncula y polychaeta, nematoda y copépodos harpacticoida, algunos de los cuales son residentes semipermanetes dentro de la testa del xenophyophora. Los ophiuroidea parece que también tienen alguna clase de relación con los xenophyophorea, puesto que siempre se los encuentra por encima o por debajo de estos organismos.

Discusión[editar]

Xenophyophorea es un grupo de protozoos de posición taxonómica incierta. Es habitualmente considerado con la categoría de Clase.[1] Se ha considerado como un grupo especializado de foraminíferos. Dado que el rango taxonómico de estos últimos ha variado según los autores, pasando de orden (Orden Foraminiferida)[2] a clase (Clase Foraminifera o Foraminiferea),[3] y de clase a filo (Filo Foraminifera),[4] dependiendo de cual sea su relación con los foraminíferos, su posición taxonómica también variará de la misma manera.

Algunos autores la han considerado en la categoría de subclase (Subclase Xenophyophoria)[5] y otros en la categoría de filo (Filo Xenophyophora).[6] [7]

Algunas clasificaciones han rebajado Xenophyophorea a la categoría de superfamilia (Superfamilia Xenophyophoroidea) y lo han incluido en el Suborden Astrorhizina del Orden Astrorhizida.[8]

Estudios de filogenia molecular[9] indican que los xenofióforos están relacionados con el foraminífero Rhizammina, por lo que clasificaciones recientes ha propuesto rebajarlos a la categoría de superfamilia (Superfamilia Xenophyophoroidea) dentro del Suborden Astrorhizina, del Orden Astrorhizida y de la Subclase Textulariia.[10] Estudios más recientes de filogenia molecular, que han permitido reconocer dos grandes clados de foraminíferos (Tubothalamea y Globothalamea), agrupan a Xenophyophorea con los órdenes de foraminíferos Allogromiida y Astrorhizida en un grupo parafilético denominado informalmente como monothalámidos, que incluye los ancestros de los otros foraminíferos.[11]

Clasificación[editar]

La Clase Xenophyophorea o Subclase Xenophyophoria incluye a los siguientes órdenes:

Bibliografía[editar]

  1. Tendal, O.S. (1996). Synoptic checklist and bibliography of the Xenophyophorea (Protista), with a zoogeographical survey of the group. Galathea 17: 79-102.
  2. Loeblich, A.R., Jr. y Tappan, H. (1987). Foraminiferal general and their clasification. Van Nostrand Reinhold Company (ed.), 2 vol., 1-970, 1-212 + 847 láminas.
  3. Loeblich, A.R., Jr. y Tappan, H. (1992). Present Status of Foraminiferal Classification. Studies in Benthic Foraminifera en Benthos'90, Sendai (1990), Tokai University Press, 93-102.
  4. Mikhalevich V. (2004). On the heterogeneity of the former Textulariina (Foraminifera). Proceeding of 6 International Workshop Agglutinated Foraminifera. Grzybowski Foundation Special Publication, 8: 317-349.
  5. Tendal, O.S. (1972). A monograph of the Xenophyophoria (Rhizopodea, Protozoa). Galathea Rep. 12: 7-99.
  6. Tendal, O.S. (1989). Phylum Xenophyophora. En: Margulis, L., Corliss, J.O., Melkonian, M. & Chapman D.J., Handbook of the Protoctista. Jones andBartlett Publishers, Boston, 135-138.
  7. Margulis, L. y Schwartz, K.V. (1998). Five Kingdoms: an illustrated guide to the Phyla of life on earth. 3rd edition. Freeman: New York, NY (USA), 520 pp.
  8. Kaminski, M.A. (2004). The Year 2000 Classification of the Agglutinated Foraminifera. En: Bubík, M. & Kaminski, M.A. (eds), Proceedings of the Sixth International Workshop on Agglutinated Foraminifera. Grzybowski Foundation Special Publication, 8: 237-255.
  9. Pawłowski, J., Holzmann, M., Fahrni, J. y Richardson, S.L. (2003). Small subunit ribosomal DNA suggests that the xenophyophorean Syringammina corbicula is a foraminiferan. Journal of Eukaryotic Microbiology, 50(6): 483-487.
  10. Kaminski, M.A. (2008). The new and reinstated genera of agglutinated foraminifera published between 2000 and 2004. En: Kaminski, M.A. & Coccioni, R. (eds), Proceedings of the Seventh International Workshop on Agglutinated Foraminifera. Grzybowski Foundation Special Publication, 13 , 47-55.
  11. Pawłowski, J., Holzmann, M., y Tyszka, J. (2013). New supraordinal classification of Foraminifera: Molecules meet morphology. Marine Micropaleontology, 100: 1–10.