Giuseppe Verdi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Verdi»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Giuseppe Verdi
GiuseppeVerdi.jpg
Fotografía de Giuseppe Verdi, por Ferdinand Mulnier.
Información personal
Nombre de nacimiento Giuseppe Fortunino Francesco Verdi Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 10 de octubre de 1813 Ver y modificar los datos en Wikidata
Le Roncole, Italia Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 27 de enero de 1901 Ver y modificar los datos en Wikidata (87 años)
Milán, Italia Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de muerte Accidente cerebrovascular Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Milán Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Italiana
Familia
Padres Carlo Giuseppe Verdi y Luigia Uttini
Cónyuge Margherita Barezzi (1836-1840) Giuseppina Strepponi (1859-1897)
Hijos Virginia Maria e Icilio Romano
Educación
Alumno de
Información profesional
Ocupación Compositor, director de orquesta
Cargos ocupados
  • Diputado del Reino de Italia (desde 1861)
  • Senador del Reino de Italia (desde 1874) Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Música clásica y ópera Ver y modificar los datos en Wikidata
Movimientos Romanticismo italiano Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables
Miembro de
Distinciones
Firma Giuseppe Verdi signature.svg
Web
Sitio web
[editar datos en Wikidata]
Retrato de Giuseppe Verdi por Giovanni Boldini (1886) — Galería Nacional de Arte Moderno de Roma.
La palabra VERDI, significando «Vittorio Emmanuele Re D'Italia» se usó en la época como acrónimo político clandestino a favor de la unificación italiana.
Sant'Agata, su residencia en Busseto.
La Casa de reposo para músicos Verdi.

Giuseppe Fortunino Francesco Verdi (Le Roncole, Busseto, 10 de octubre de 1813-Milán, 27 de enero de 1901) fue un compositor romántico italiano de ópera del siglo XIX, el más notable e influyente compositor de ópera italiana y puente entre el belcanto de Rossini, Donizetti y Bellini y la corriente del verismo y Puccini. Fue autor de algunos de los títulos más populares del repertorio lírico, como los que componen su trilogía popular o romántica: Rigoletto, La Traviata e Il Trovatore y las obras maestras de la madurez como Aida, Don Carlo, Otello y Falstaff.

Biografía[editar]

Giuseppe Verdi nace el 10 de octubre de 1813 en Le Ronco, una pequeña aldea del ducado de Parma, en Italia, aunque, según constaba en su partida de nacimiento, se llamará Joseph Fortunón François, de apellido Verdi (en aquella época esa tierra italiana estaba bajo el poder de Napoleón y las partidas de nacimiento se redactaban obligatoriamente en francés).

Verdi era hijo de Carlo Giuseppe Verdi, mesonero, y Luigia Uttini, hilandería. Ambos residían en una vivienda la cual utilizaban también de taberna y tienda, donde Carlo vendía sal, vino y algunos productos que sacaba de su propio huerto. Giuseppe, o “pepino”, que era como le llamaban en la familia, creció en un ambiente rural, ayudando lo que podía en la taberna y la tienda de los padres. Uno de los primeros síntomas de por donde iba a encarrilar su vida fue cuando siguió, completamente embrujado, a un violinista ambulante llamado Bagasset, que solía pasar por allí. En 1816, los Verdi tuvieron a una niña, Giuseppe Francesca, la cual murió a los dieciséis años. A los siete años, Verdi fue enviado a estudiar con el cura de la aldea. El párroco le enseñó cuatro cosas, tampoco parecía que al niño le interesase estudiar, ya que tenía suficiente con ayudar en casa y ahora también en la misa como monaguillo. Fue precisamente en una de esas misas cuando tuvo lugar otra anécdota reveladora de por donde tiraría la vida de pepino. Un domingo, ayudando al cura, escuchó por primera vez el sonido de un órgano. El chico quedó tan sorprendido que cuando le tocaba pasar la vinajeras al cura se le olvidó, teniendo que éste susurrarle para que le pasara el agua y el vino. Aún así, Verdi seguía paralizado escuchando aquella música celestial. Los feligreses se dieron cuenta y empezaron a murmurar e incluso a reírse, hasta que el cura, enfadado, le arreó una atada a pepino, que cayo del altar escalera abajo. Unos dicen que se desmayó y otros que se levantó echo una furia y gritó al sacerdote “Mal rayo te parta!” Ocho años después aquella maldición se cumplió y el cura murió fulminado por un rayo. Puede ser que en aquella misa empezaran las malas relaciones que Verdi siempre tuvo con el clero. Quizás por aquellos avisos como el del órgano, Carlo, su padre, se animo a comprar un pequeño clave, cuando los claves ya estaban completamente desplazados por los pianos. Verdi se pasaba horas practicando en él y lo cuidó como si fuera un tesoro. Éste instrumento, Verdi lo conservó toda su vida, y hoy puede verse en el Museo de La Scala de Milán. Al ver la ilusión que a Verdi le hacía el instrumento, su padre le pidió al organista de la iglesia de la aldea que le diera clases a su hijo. A los dos años el niño ya era mejor que el profesor, por lo que éste dejó su cargo y fue sustituido por Verdi a la edad de diez años. Verdi no se conformó con aquello y presionó a su padre para ir a estudiar al pueblo de Busto. Así pies, Pepino llegó a Busto un día del mes de Octubre de 1823. Durante los siete siguientes años, Verdi vivió en casa del zapatero Pugnatta. Antonio Barezzi, el cual era el principal mecenas musical del pueblo, puso a Verdi en manos de dos profesores. Pepino se volcó en la música y comenzó a flojear en el resto de estudios, lo cual a Seletti, su profesor en la escuela, no le agradaba y le obligaba a dejar los estudios de música. Un día, un organista que tenía un concierto en el pueblo y no se presento, así que al profesor de música de Verdi se le ocurrió la gran idea de que fuese Verdi quien lo sustituyese. Improvisando y sin partitura. Verdi tocó tan bien que al final Seletti no tuvo más remedio que admitir que este chico estaba destinado a ser músico. Cuando tenía dieciocho años, se trasladó a Milán para hacer el examen de ingreso en el conservatorio. Tras examinarse de piano, su solicitud fue rechazada. A pesar de todo, Verdi se mantuvo en Milán para recibir clases de Vincenzo Lavigne. Cuando Verdi llegó a Busto con diez años de edad fue ganando el cariño del comerciante Antonio Barezzi. En esta época, Verdi empezó a vivir con ellos y se enamoró de la hija mayor del matrimonio. En 1836 Giuseppe Verdi y Margherita Barezzi, ambos con veintiocho años, se casaron y partieron de viaje de novios a Milán. Durante el tiempo que estuvieron untos, Marguerita apoyó a Verdi en todas sus decisiones y le alentó en aquellas que parecía más arriesgadas. A su vuelta del viaje de novios se instalaron en un piso del aplazo Tedaldi, que Antonio Berazzi puso a su disposición. En Busseto Verdi trabajó intensamente dirigiendo la Sociedad Filarmónica, el conservatorio, dando clases privadas y componiendo. El 26 de marzo de 1837, los Verdi tuvieron una hija, a la que llamaron Virginia Maria Luigia. Los intentos de Verdi por estrenar su primera ópera en Parma, Oberto, no dieron resultado, y desde Milán tampoco recibió ninguna noticia positiva. El 11 de junio de 1838 nació el segundo hijo de los Verdi, Icilio Romano Carlo Antonio, Pero esta alegría duró poco, ya que su primera hija murió un mes después, el 12 de agosto, con diecisiete meses de edad. Tras este fallecimiento la familia se trasladó a Milán. El 7 de septiembre de 1838, los Verdi dejaron en Busto a su hijo Icilio al cuidado de una niñera y se fueron a Milán con Oberto bajo el brazo. Se instalaron en un humilde piso. La ópera de Verdi se estrenaría y además con el estupendo elenco que estaba cantando esa temporada en La Scala, con la soprano Giuseppina Strepponi. Un mes después, cuando Verdi iba a comenzar los ensayos de Oberto, su hijo cayó enfermo. Idilio murió el 22 de octubre. En tan solo un año la muerte se había llevado a los dos hijos de Verdi. Baresi, con alcunis familiares y amigos se trasladó a Milán para el estreno de oberto, que obtuvo un éxito discreto. Verdi se puso a trabajar en su segunda ópera cómica Un Giorno di Regno, pero un día enfermó y tuvo que dejar de trabajar en ella. Siguió trabajando en su segunda ópera en febrero de 1840, pero tuvo que volver a parar porque esta vez la que cayó enferma fue su mujer. Margherita murió de encefalitis el 18 de junio de 1840 a los veintisiete años de edad. Años después, el propio Verdi diría: “El 19 de junio de 1840 un tercer féretro salió de mi casa. ¡Estaba solo! ¡Solo!” Su suegro se lo llevó con el a Busto. Después de todo no es de extrañar que el estreno de su segunda ópera fuese un auténtico fracaso. Se anularon los conciertos y Un Giorno di Regno se representó solo un día. Después de esto Verdi fijó su residencia en Milán. Estaba demasiado al margen de la música cuando un día se encontró con Merelli, que dirigía el teatro. Merelli tenía problemas con quien había contratado para que compusiese una ópera, así que Verdi le sacó de ese apuro. Merelli le dio un libreto de Solera. Verdi se había prometido no volver a componer, pero las frases del libreto le dominaban. Sabuco seguía presente en su mente. Era el otoño de 1841 y fue a ver a Merelli para comunicarle que había terminado Nabucco y que podía representarse en las temporadas de carnaval y cuaresma. Esta obra supuso el verdadero comienzo de la vida artística de Verdi. Todo el mundo quería conocer al famoso compositor, los grandes salones de Milán se abrieron para él. Giuseppina, soprano de Oberto, estaba interesada por Verdi. Verdi odiaba la vida social, pero parece ser que Giuseppina conseguía llevarlo a algún que otro evento. Después de la fatídica muerte de sus dos hijos y su esposa, Verdi parece que se vuelve a ilusionar. Verdi demora su vuelta a Italia y se quedó en París varios meses sin ningún plan en concreto. Al principio, la pareja disimuló algo su relación. La Ópera de París aprovechó la estancia de Verdi para encargarle una ópera, y Verdi lo que hizo fue arreglar, en versión francesa, otra ópera anterior suya, Il Lombardi, que apareció con esta dedicatoria: “A la distinguida cantante Giuseppina Strepponi”. Y seque Verdi escribió a Giuseppina una carta que aún a día de hoy, sigue siendo un misterio. Ella la conservó cerrada hasta el día de su muerte. Si bien Verdi tenía intención de quedarse en Francia, la sublevación de Milán contra los austríacos invasores consiguió que su patriotismo se inflamara y se fuera a aquella cuidad, a vivir intensamente las barricadas de ñas llamadas Cinque giornate. Después volvió a su pueblo, Busseto y compró una finca en la aldea de Sant’Agata. Esa finca sería su futuro hogar. Como la cosa se ponía fea en italia, Verdi regresó a París, donde Giuseppina le esperaba. En estas circunstancias se estrenó Il Corsaro con un fracaso considerable. Sin embargo, la siguiente ópera de Verdi, la cual estrenó en roma, obtuvo un rotundo éxito. (La Battaglia de Legnano) Pasado algún tiempo, en 1849, debido a una epidemia que asoló parís, Verdi se traslada con Giuseppina a Busseto. El teatro Verdi de Busseto se inauguró con Rigoletto. Cuando Giuseppina y Verdi se trasladaron a Busseto, Verdi se encerró en su casa para escribir el último acto de Luisa Miller. Todo el pueblo murmuraba sobre el ahora rico y famoso compositor, viendo con malos ojos que éste no se relacionase con nadie. En febrero de 1851, Verdi va a Venecia para asistir a exitoso estreno de Rigoletto. También en este año muere la madre de Verdi. El 29 de agosto de 1859 Verdi y Giuseppina se trasladaron en secreto a la pequeña localidad de Collonges-Salève, donde se casaron. El certificado está en francés, que era la lengua en esa región, y así el abate llama a Verdi, Joseph, y a Strepponi, Josephine. A pesar del secreto de la boda, al final el pueblo de Busseto se enteró. En 1866 murió el padre de Verdi y también su gran amigo Antonio Barezzi. En 1868 Verdi, que había recibido la muerte de Rossini con consternación, propuso rendirle un homenaje nacional con la interpretación de una misa de requiem que compondrían varios compositores italianos. Al final esta misa no se representó. En la noche del sábado 27 de febrero de 1869 tuvo lugar el estreno de la revisión de La Forza del Destino y buena parte del éxito se debió a los cantantes. En todas partes de italia se rumoreaba sobre la posible relación entre Verdi y la cantante Teresa Stolz. Desde que Verdi y Giuseppina vivían juntos, era la primera vez que alguien venía a perturbar su vida amorosa. A sus casi sesenta años, el peligro acechaba al matrimonio. A finales de 1872, el matrimonio se fue a Nápoles para una representación de Don Carlo y para preparar el estreno en esa ciudad de Aída, con la Stolz en el papel principal. Ésta cayó enferma y la representación de Aída tuvo que retrasarse. En 1875 Verdi tiene sesenta y dos años y se va de gira por Europa con su Requiem para Manzoni bajo el brazo. Verdi compuso su última ópera, Falstaff con ochenta y tres años, basada en una obra de shakespeare. En enero de 1897, Verdi sufrió su primer problema serio de salud. En julio se trasladaron a Montecatini y ya Verdi se recuperaba, pero Giuseppa sufría artritis. Poco después la mujer de Verdi cayó en una neumonía, y a las cuatro de la tarde del 14 de noviembre de 1897 morriña en los brazo de Verdi. Verdi sobrevivió cuatro años a Giuseppina y falleció en Milán, el 27 de enero de 1901, debido a un derrame cerebral. Dejó su fortuna para el establecimiento de una casa de reposo para músicos jubilados que llevaría su nombre: «Casa Verdi», en Milán, donde está enterrado. Su entierro causó una gran conmoción popular y al paso del cortejo fúnebre el público entonó espontáneamente el coro de los esclavos de Nabucco: Va pensiero sull'ali dorate.

Óperas[editar]

Óperas compuestas por Verdi; detallándose lugar, fecha del estreno y autor del libreto:

Tres de las óperas que compuso Giuseppe Verdi están basadas en obras de Shakespeare, en concreto Macbeth, Otello y Falstaff.

Obras no operísticas[editar]

Entre las obras no operísticas de Giuseppe Verdi destacan:

  • Misa de réquiem (1874)
  • Messa per Rossini (1869) (estrenada en Stuttgart en 1988) (compuesta con otros compositores)
  • Inno delle Nazioni (Himno de las naciones) (1862)
  • Quattro Pezzi Sacri (primera audición el 7 de abril de 1898), una de sus obras tardías;
  • Cuarteto de cuerda en mi menor (1873)
  • Te Deum para coro y orquesta
  • Suona la tromba o Inno popolare (1848), himno patriótico con letra de Giuseppe Mameli.
  • Ave María (1880) para soprano y cuerdas
  • Canciones:
    • Sei Romanze (1838)
  1. Non t'accostar all'urna (Jacopo Vittorelli)
  2. More, Elisa, lo stanco poeta (Tommaso Bianchi)
  3. In solitaria stanza (Jacopo Vittorelli)
  4. Nell'orror di note oscura (Carlo Angiolini)
  5. Perduta ho la pace
  6. Deh, pietoso, o addolorata (Luigi Balestra)
  1. Il tramonto (Andrea Maffei)
  2. La zingara (S. Manfredo Maggioni)
  3. Ad una stella (Maffei)
  4. Lo Spazzacamino (Felice Romani)
  5. Il Mistero (Felice Romani)
  6. Brindisi (Maffei)

Obras perdidas[editar]

Verdi escribió gran cantidad de obras para la orquesta aficionada de Busseto. Pero ninguna de ellas se conserva, ya que él mismo las destruyó. Porque no le parecieron suficientemente buenas para publicarlas ante los demás.

Asteroide[editar]

El 27 de octubre de 1982 fue descubierto un asteroide al que se le impuso su nombre: (3975) Verdi. Le impuso dicho nombre por que le pareció que así le recordarían toda su vida.

Enlaces externos[editar]