Turdus philomelos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Zorzal común
Song Thrush Turdus philomelos.jpg
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Passeriformes
Familia: Turdidae
Género: Turdus
Especie: T. philomelos
Brehm, 1831
Distribución
Área de cría – amarilloÁrea invernal – azulPresente todo el año – verde
Área de cría – amarillo
Área invernal – azul
Presente todo el año – verde

El zorzal común (Turdus philomelos) es un ave de la familia Turdidae que habita buena parte de Eurasia. Presenta dorso marrón y vientre amarillento con manchas oscuras generalmente color café y se clasifica en tres subespecies. Su particular canto, que repite frases musicales, ha merecido frecuentes alusiones poéticas.

El ave se cría en los bosques, jardines y parques, y presenta una conducta migratoria parcial, ya que muchos ejemplares hibernan en el sur de Europa, norte de África y el Medio Oriente. Se lo ha introducido en Nueva Zelanda y Australia; y aunque no se encuentra bajo amenaza global, su población ha disminuido seriamente en varias partes de Europa probablemente a causa de modificaciones en las prácticas agrícolas.[cita requerida]

El zorzal construye un prolijo nido de barro sobre un árbol o arbusto, y empolla cuatro a cinco huevos azules con manchas oscuras. Es un ave omnívoro que tiene la costumbre de utilizar una determinada piedra a modo de yunque donde romper caracoles. De la misma forma que sucede con otros paseriformes, lo afectan parásitos externos e internos, y es víctima de predadores como gatos y aves de presa.

Taxonomía[editar]

Nombre[editar]

Turdus philomelos fue descrito por primera vez por el ornitólogo alemán Christian Ludwig Brehm en 1831, y conserva su nombre científico original.[2] El nombre genérico Turdus viene del latin para "Tordo", y el epíteto específico «philomelos» se refiere a un personaje de la mitología griega, Filomela, cuya lengua fue cortada, pero que luego fue transformada en un pájaro cantante. Su nombre se deriva del griego Φιλο philo- (amante de), y μέλος melos (canto).[3]

Clasificación[editar]

Un pájaro manchado de marrón está colocado en el borde de un nido con alimentos en su pico para cuatro polluelos con los picos abiertos.
Uno de los padres alimenta a los polluelos en su nido en un jardín de Nueva Zelanda

Un estudio molecular reciente indica que los parientes más cercanos de T. philomenos son el zorzal charlo (T. viscivorus) con un plumaje similar, y el zorzal mongolés (T. mupinensis); estas tres especies son vástagos tempranos de la estirpe Turdus, antes de que se diversificó y se extendió por el mundo, y por lo tanto están menos estrechamente relacionados con otras especies de zorzales europeos como el mirlo común (T.  merula).[4]

Se distinguen tres subespecies, de las cuales la subespecie nominal, T. p. philomelos, cubre la mayor parte de su área de distribución. T. p. hebridensis, descrito por el ornitólogo británico William Eagle Clarke en 1913, es sedentario (no migratorio) y se encuentra en las Hébridas Exteriores y la isla de Skye en Escocia. Es la subespecie más oscura, con el dorso marrón oscuro, una rabadilla gris, el color de fondo pálido en las partes inferiores y los flancos teñidos de gris.[5]

T. p. clarkei, descrito por el zoólogo alemán Ernst Hartert en 1909 y nombrado en honor de William Eagle Clarke, anida en el resto de Gran Bretaña, Irlanda y en el continente europeo en Francia, Bélgica, Países Bajos y posiblemente un poco hacia el este también. Las partes superiores de su plumaje son de color marrón con tonos más cálidos que los de la subespecie nominal, la parte trasera teñida de color oliva y las partes inferiores con un fondo amarillo. Es parcialmente un ave migrante, ya que algunas aves que invernan en el sur de Francia y en la península Ibérica. Esta subespecie intergrada con la subespecie nominal en el centro de Europa, y con T. p. hebridensis en las Hébridas Interiores y el occidente de Escocia, y en estas áreas las subespecies presentan características intermedias.[5] Subespecies adicionales, tales como T. p. nataliae de Siberia propuesta por el ruso Sergei Buturlin en 1929, no son ampliamente aceptadas.[5]

Descripción[editar]

El zorzal común (representado por la subespecie nominal T. p. philomelos) mide de 20 a 23,5 cm de largo y tiene un peso de 50-107 gramos. Ambos sexos son semejantes y tienen una espalda marrón y las partes inferiores perfectamente negro con manchas de color crema o amarillo-beige, que se vuelve más pálido en el vientre. La parte inferior de las alas tiene un color amarillo cálido, el pico es de color amarillo y las patas y los pies son de color rosa. De oeste a este a través de su área de reproducción, de Suecia a Siberia, el tono de las partes superiores de esta especie se vuelve mucho más frío. Las aves juveniles se parecen a los adultos, pero tienen rayas beige o naranja en la parte posterior y en las coberteras de las alas.[5]

En vuelo.

La especie de tordo europeo que más se parece al zorzal común es el zorzal alirrojo (T. iliacus), pero se diferencia por tener una pronunciada lista superciliar blanca, flancos rojos, y durante el vuelo se distingue por las partes inferiores de sus alas que son de color rojo. El zorzal charlo (T. viscivorus) es mucho más grande y las esquinas de su cola son de color blanco; el zorzal mongolés (T. mupinensis), tiene un plumaje más semejante pero se distingue por las marcas negras en la cabeza y su área de distribución que no se superpone.[5]

El zorzal común tiene una llamada aguda y corta, tsip, que sustituye durante la migración por un siip delgado y alto, similar a la llamada del zorzal alirrojo, pero más corto. La llamada de alarma es un chuc-chuc que se vuelve cada vez más corto y más estridente en la medida que aumenta la amenaza. El macho suele cantar desde una percha elevada como la cima de un árbol o un techo. Su canto se compone de una serie de frases musicales altas y claras, repetida dos a cuatro veces, filip filip filip codidio codidio quitquiquit tittit tittit tereret tereret tereret, y es entremezclado de notas ásperas y de mimetismo. La subespecie de las Hébridas canta principalmente entre febrero y junio, pero las demás subespecies suelen cantar desde noviembre a julio.[5] En relación a su peso, esta especie tiene una de las llamadas más fuertes entre las aves.[6] Un macho puede tener un repertorio de más de 100 frases,[7] muchas de las cuales pueden ser copiadas de sus padres y de pájaros vecinos. El mimetismo puede incluir la imitación de teléfonos,[8] y llamadas de aves cautivas, incluyendo especies exóticas como el sirirí cariblanco.[5]

Distribución y hábitat[editar]

Subespecie nominal en Lituania.
Juvenil en Nueva Zelanda.

Se reproduce en la mayor parte de Europa (aunque no en la mayor parte de la península Ibérica, las tierras bajas de Italia ni en el sur de Grecia), y incluyendo Ucrania y Rusia casi hasta el lago Baikal. Llega hasta la latitud 75 °N en Noruega y hasta aproximadamente 60 °N en Siberia. Las aves de Escandinavia, Europa y Rusia invernan en la región del Mediterráneo, el norte de África y el Oriente Medio; de las aves del oeste de Europa con su clima más templado, sólo algunas salen de sus zonas de reproducción.[5]

La subespecie nominal fue introducida en Nueva Zelanda y Australia por sociedades de aclimatación entre 1860 y 1880, al parecer por razones puramente sentimentales.[9] En Nueva Zelanda fue introducida en las dos islas principales; se estableció rápidamente y se extendió a las islas vecinas, incluyendo Kermadec, Chatham y Auckland.[10] Aunque es común y ampliamente distribuida en Nueva Zelanda, en Australia sólo existe una pequeña población alrededor de la ciudad de Melbourne.[11] En Nueva Zelanda, la depredación por parte de especies de aves introducidas parece tener un efecto perjudicial limitado, afectando algunos invertebrados,[12] y dañando a los cultivos comerciales de frutas.[13] Como especie introducida, no tiene protección legal en Nueva Zelanda, y puede ser matada en cualquier momento.[14]

juvenil en el sotobosque cerca de Dombaih, Rusia (montañas del Cáucaso).

Anida en bosques con suficiente sotobosque, cercano a zonas más abiertas hasta una altitud de 2.200 msnm (en Suiza). En el oeste de Europa también anida en jardines y parques. La subespecie de la isla de las Hébrides (T. p. hebridensis) anida en zonas más abiertas, incluyendo brezal, mientras que en el este del rango eurasiático, la subespecie nominal se limita a los bordes de los densos bosques de coníferas.[5]

En las zonas donde se practica agricultura intensiva, y donde las prácticas agrícolas parecen render las tierras inadecuadas, los jardines forman un hábitat de reproducción importante. En un estudio inglés se mostró que sólo el 3,5% de los territorios se encontraron en tierras de cultivo, mientras que el 71,5% de los territorios se encontraron en jardines, a pesar de que este hábitat sólo representa el 2% del área total. Los nidos restantes se encontraban en los bosques (1% de la superficie total).[15]

Por lo general, el hábitat de invierno es también el que se utiliza para anidar, excepto que se se evitan tierras altas y otras localidades expuestas;[16] Sin embargo, la subespecie T. p. hebridensis suele frecuentar la orilla del mar en invierno.[5]

Comportamiento[editar]

Canto

Rompiendo la cáscara de un caracol.

El zorzal común no es gregario, aunque es posible que varios aves se junten en invierno o estén casualmente asociados en hábitats de forajeo, a veces con otros tordos como el mirlo, zorzal real (Turdus pilaris), zorzal alirrojo (Turdus iliacus) y Turdus ruficollis.[5] A diferencia del zorzal real y zorzal alirrojo que son más nomádicos, el zorzal común tiende a regresar con regularidad a las mismas áreas de invernada.[16]

Es una especie monógama y territorial. En las áreas donde es un ave migratorio, el macho vuelve a establecer su territorio de cría y empieza a cantar tan pronto como regrese. En las zonas más templadas donde una parte de la aves suele permanecer durante todo el año, el macho residente no sale de su territorio de cría, cantando de forma intermitente, pero la hembra puede establecerse en un rango de invernada individual hasta que la la pareja se reúne a principios de la primavera.[16]

Durante la migración, viaja principalmente por la noche con una acción de vuelo fuerte y directa. Vuela en bandadas dispersas que cruzan el mar en un frente amplio en lugar de concentrarse en los pasos cortos (como ocurre en la migración de grandes aves planeadoras), y llama con frecuencia para mantener el contacto.[5] La migración puede comenzar tan pronto como a finales de agosto en las partes más orientales y septentrionales del área de distribución, pero la mayoría de las aves que tienen que cubrir distancias más cortas, se dirigen al sur desde septiembre hasta mediados de diciembre. Sin embargo, el mal tiempo puede obligar a movimientos migratorios adicionales. La migración de retorno oscila entre mediados de febrero en todo el Mediterráneo hasta mayo en el norte de Suecia y Siberia central.[5] Vagantes han sido registrados en Groenlandia, varias islas del Atlántico y África Occidental.[5]

Reproducción y esperanza de vida[editar]

Tres huevos en un nido.

La hembra construye un nido en forma de copa forrado con barro y hierba seca. Elige un arbusto, árbol o enredadera, o, en el caso de la subespecie de las Hébridas, en el suelo. Pone cuatro o cinco huevos de color azul brillante, ligeramente manchado de negro o morado;[5] por lo general tienen un tamaño de 2.7 x 2.0 centímetros (0.79 x 1.06 in) y pesan 6.0 gramos, de los cuales el 6% es cáscara.[3] La hembra incuba los huevos sola durante 10-17 días. Después de la eclosión transcurren otros 10-17 días hasta que las crías salgan del nido. Dos o tres nidadas en un año es normal, pero en el norte del área de distribución sólo puede tener una nidada.[5] Un promedio de 54,6% de las crías británicas sobrevive el primer año de vida, y la tasa de supervivencia anual de adultos es del 62,2%. La esperanza de vida típica es de tres años, pero la edad máxima registrada es de 10 años y 8 meses.[3]

El zorzal es ocasionalmente anfitrión de cucos parasitarios, como el cuco común (Cuculus canorus), pero esto es muy raro porque el zorzal suele distinguir los huevos no miméticos de los cucos.[17] Sin embargo, el zorzal no demuestra la misma agresión que el mirlo común hacia el cuco adulto.[18] Las aves introducidas en Nueva Zelanda, donde el cuco no ocurre, conservaron durante los últimos 130 años la capacidad de reconocer y rechazar huevos no-miméticos.[19]

Entre los depredadores de los zorzales adultos se incluye gatos, mochuelos europeos (Athene noctua) y gavilanes (Accipiter nisus); los huevos y polluelos son depredados por urracas, arrendajos, y ardillas de las Carolinas si están presentes.[20] [21] [22] Al igual que otras aves paseriformes, los parásitos son comunes e incluyen endoparásitos, como el nematodo Splendidofilaria (Avifilaria) mavis cuyo nombre específico se deriva del tordo Turdus mavis.[23] Según los resultados de un estudio ruso sobre parásitos de la sangre, todos los zorzales reales, zorzales alirrojos, y zorzales comunes incluidas en la muestra eran portadores de hematozoanos, en particular Haemoproteus y Trypanosoma.[24] Garrapatas del género Ixodes también son comunes y pueden contener agentes patógenos, incluyendo encefalitis en las zonas boscosas del centro y este de Europa y Rusia,[25] y, más comúnmente, bacterias del género Borrelia.[26] Algunas especies de Borrelia causan la enfermedad de Lyme, y aves como el zorzal, que forrajean en la tierra, pueden actuar como reservorio de la enfermedad.[27]

Alimentación[editar]

Conchas quebradas del caracol moro en un "yunque".

El zorzal común es omnívoro y se alimenta de una gran variedad de invertebrados, especialmente de lombrices y caracoles, así como frutas blandas y bayas. Al igual que su pariente, el mirlo, encuentra presas animales a simple vista. Se sirve de una técnica de caza corriendo y parrando en campo abierto, y hurga en la hojarasca en busca de alimentos en zonas boscosas.[5]

Caracoles forman un alimento particularmente importante durante sequías o cuando el mal tiempo hace difícil encontrar otro alimento. El tordo a menudo usa una piedra favorita como "yunque" para romper la concha del caracol y extraer el cuerpo blando que invariablemente limpia en el suelo antes de consumirlo.[16] Las aves juveniles inicialmente tiran objetos y tratan de jugar con ellos hasta que aprenden a utilizar los yunques como herramientas para romper las conchas de caracoles.[28] Los polluelos reciben principalmente alimentos de origen animal, como lombrices, babosas, caracoles y larvas de insectos.[5]

El caracol moro (Cepaea nemoralis) es regularmente comido por el zorzal, y se ha sugerido que los patrones polimórficos de la concha representan una respuesta evolutiva para reducir la depredación,[29] aunque el zorzal común probablemente no es la única fuerza selectiva involucrada.[30]

Estado de conservación[editar]

Tiene un extenso área de distribución, cuya superficie es de aproximadamente 10 millones de kilómetros cuadrados y una larga población que se compone de entre 40 y 71 millones de aves sólo en Europa.[1]

En el paleártico occidental existe evidencia de una disminución de la población, pero a un nivel por debajo del umbral requerido para una preocupación mundial (es decir, una reducción del número de más de un 30% en diez años o tres generaciones) y por lo tanto esta especie es clasificada como de "preocupación menor" en la Lista Roja.[1] En Gran Bretaña y los Países Bajos, se produjo un descenso de más de 50% de la población y el zorzal común se incluye en las listas rojas regionales.[16] [31] Las reducciones son mayores en las tierras agrícolas (73% desde mediados de 1970) y se cree que se debe a cambios en las prácticas agrícolas durante las últimas décadas.[32] Aunque no se conoce las razones exactas de la caída poblacional, puede estar relacionado a la pérdida de setos, la siembra de cultivos en otoño en lugar de la primavera, y posiblemente el aumento del uso de pesticidas. Estos cambios pueden haber reducidos la disponibilidad de alimento y de sitios de anidación.[33] En los jardines, el uso de cebos envenenados para controlar las babosas y los caracoles pueden representar una amenaza,[22] y en las zonas urbanas, algunos tordos son atropellados cuando usan la superficie dura de las carreteras para romper las cascaras de caracoles.[34]

Significado cultural[editar]

El canto característico del zorzal común, con frases melódicas que se repiten dos o más veces, fue descrito por el poeta británico del siglo XIX Robert Browning en su poema Home thoughts from abroad.[35] El canto del zorzal también inspiró al escritor británico del siglo XIX, Thomas Hardy en sub poema Darkling Thrush,[36] y el poeta británico del siglo XX, Ted Hughes, quien destacó sus proezas de caza en Thrushes.[37] El poeta galés del siglo XIX, Edward Thomas escribió 15 poemas sobre mirlos y tordos, incluyendo The Thrush.[32]

Dunfermline, Escocia

El zorzal es el emblema del club de fútbol inglés West Bromwich Albion, elegido porque se guardaba un zorzal común como mascota en el pub utilizado por el equipo para cambiarse. También dio lugar al apodo inicial de West Bromwich Albión, The Throstles (Los tordos).[38]

Como alimento[editar]

Tordos fueron atrapados como alimento desde hace 12.000 años[39] y una de las primeras referencias se encuentra en la Odisea: "Entonces, como palomas o zorzales batiendo sus alas extendidas contra algún lazo improvisado en matorrales — volando en busca de un nido acogedor, pero una horrible cama las recibe."[40] La caza continúa hoy en día en todo el Mediterráneo, pero no se cree que es un factor importante en la disminución de esta especie en algunas partes de su área de distribución.[32]

En España, esta especie es cazada durante su migración a través del país, a menudo usando liga que, aunque prohibido por la Unión Europea, sigue siendo tolerada y permitida en la Comunidad Valenciana.[41] En 2003 y 2004, la Unión Europea intentó, sin éxito, poner fin a esta práctica en la Comunidad Valenciana.[42] [43]

Como mascota[editar]

Hasta al menos el siglo XIX, el zorzal común se mantuvo como ave de jaula por su voz melodiosa.[44] Al igual que con la caza, hay poca evidencia de que la captura de aves silvestres para avicultura ha tenido un efecto significativo sobre las poblaciones silvestres.[5]

Referencias[editar]

  1. a b c BirdLife International (2012). «Turdus philomelos». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2013.2. Consultada: 22 de noviembre de 2013.
  2. Brehm, Christian (1831) (en alemán). Handbuch der Naturgeschichte aller Vogel Deutschlands. p. 382. 
  3. a b c «Song Thrush Turdus philomelos [CL Brehm, 1831(en inglés). BTO Birdfacts. British Trust for Ornithology. Consultado el 25 de enero de 2008.
  4. Voelker G, Rohwer S, Bowie RCK, Outlaw DC (2007). «Molecular systematics of a speciose, cosmopolitan songbird genus: Defining the limits of, and relationships among, the Turdus thrushes» (en inglés). Molecular Phylogenetics and Evolution 42 (2):  pp. 422–434. doi:10.1016/j.ympev.2006.07.016. PMID 16971142. 
  5. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r Clement, Peter; Hathway, Ren; Wilczur, Jan (2000) (en inglés). Thrushes (Helm Identification Guides). Christopher Helm Publishers Ltd. pp. 392–395. ISBN 0-7136-3940-7. 
  6. Brackenbury, J. H. (1979). «Power capabilities of the avian sound-producing system» (en inglés, PDF). J. Exp. Biology. 78 (1):  pp. 163–166. http://jeb.biologists.org/cgi/reprint/78/1/163.pdf. 
  7. Devoogd, Timothy J.; John R. Krebs, Susan D. Healy, Andy Purvis (1993). «Relations between Song Repertoire Size and the Volume of Brain Nuclei Related to Song: Comparative Evolutionary Analyses amongst Oscine Birds» (en inglés). Proceedings: Biological Sciences 254 (1340):  pp. 75–82. doi:10.1098/rspb.1993.0129. PMID 8290611. 
  8. Slater, Peter J. B. (1983). «The Buzby phenomenon: Thrushes and telephones» (en inglés). Animal Behavior 31:  pp. 308–309. doi:10.1016/S0003-3472(83)80204-8. 
  9. «'BIRDS', from An Encyclopaedia of New Zealand, edited by A. H. McLintock, originally published in 1966.» (en inglés). Te Ara – The Encyclopedia of New Zealand, updated 18-Sep-2007. Ministry for Culture and Heritage / Te Manatu Taonga. Consultado el 13 de marzo de 2008.
  10. Heather, B.; Robertson, H. (1996) (en inglés). The Field Guide to the Birds of New Zealand. Auckland: Viking. pp. 384–385. ISBN 0-670-89370-6. 
  11. «Song thrush (Turdus philomelos)» (en inglés). Birds. Department of Agriculture, Western Australia. Consultado el 25 de enero de 2008.
  12. «The State of Our Invertebrate Animals» (en inglés). State of New Zealand's Environment 1997, Chapter 9. Ministry for the Environment, New Zealand. Consultado el 13 de marzo de 2008.
  13. «Song thrush (Turdus philomelos)» (en inglés). Department of Agriculture and Food Western Australia. Consultado el 13 de marzo de 2008.
  14. «The State of Our Indigenous Birds» (en inglés) (PDF). The State of Our Biodiversity – The State of New Zealand’s Environment. Ministry for the Environment, New Zealand. Consultado el 13 de marzo de 2008.
  15. Mason, Christopher F. (1998). «Habitats of the Song Thrush Turdus philomelos in a largely arable landscape» (en inglés). Journal of Zoology 244:  pp. 89–93. doi:10.1111/j.1469-7998.1998.tb00010.x. 
  16. a b c d e Snow, David; Perrins, Christopher M (editors) (1998). The Birds of the Western Palearctic concise edition (2 volúmenes). Oxford: Oxford University Press. ISBN 0-19-854099-X.  1225–1228 | idioma=inglés
  17. Davies, N. B. (marzo 2002). «Cuckoo tricks with eggs and chicks» (en inglés). British Birds 95 (3):  pp. 101–115. 
  18. Grim, Tomás; Honza, Marcel (2001). «Differences in behaviour of closely related thrushes (Turdus philomelos and T. merula) to experimental parasitism by the common cuckoo Cuculus canorus» (en inglés, PDF). Biologia, Bratislava 56 (5):  pp. 549–556. http://www.zoologie.upol.cz/osoby/Grim/Grim_&_Honza_Biologia_2001.pdf. 
  19. Hale, Katrina; Briskie, James V. (marzo 2007). «Response of introduced European birds in New Zealand to experimental brood parasitism» (en inglés). Journal of Avian Biology 38 (2):  pp. 198–204. doi:10.1111/j.0908-8857.2007.03734.x. http://www.blackwell-synergy.com/doi/abs/10.1111/j.0908-8857.2007.03734.x. 
  20. Brown, Roy. «A Review of the impact of Mammalian Predators on Farm Songbird Population Dynamics» (en inglés) (PDF). Songbird Survival. Archivado desde el original el 2 de julio de 2007. Consultado el 27 de enero de 2008.
  21. «Song thrush» (en inglés). Birds and wildlife. RSPB. Consultado el 27 de enero de 2008.
  22. a b «Song thrush – Turdus philomelos» (en inglés). The Royal Horticultural Society/The Wildlife Trusts. Consultado el 9 de abril de 2012.
  23. Martil, S. Cano; Caballero, E.J. López; del Valle Portilla, María T (2000). «Estudio con microscopia electrónica de barrido de adultos de Splendidofilaria (Avifilaria) Mavis (Leiper, 1909) Anderson, 1961» (PDF). Revista biologia 14 (1). http://revistas.mes.edu.cu:9900/eduniv/03-Revistas-Cientificas/Biologia/2000/1/11000101.pdf. 
  24. Palinauskas, Vaidas; Markovets, Mikhail Yu; Kosarev, Vladislav V; Efremov, Vladislav D; Sokolov Leonid V; Valkiûnas, Gediminas (2005). «Occurrence of avian haematozoa in Ekaterinburg and Irkutsk districts of Russia» (en inglés, PDF). Ekologija 4:  pp. 8–12. http://images.katalogas.lt/maleidykla/Eko54/Eko_008_012N.pdf. 
  25. Fedorov, Yu. V. (1968). «Further observations on the significance of wild birds as hosts of Ixodes ticks in the Tomsk focus of tick-borne encephalitis» (en inglés) (PDF). Pentagon Reports, número 0916176.
  26. Kipp, Susanne; Goedecke, Andreas; Dorn, Wolfram; Wilske, Bettina; VolkeFingerle (mayo 2006). «Role of birds in Thuringia, Germany, in the natural cycle of Borrelia burgdorferi sensu lato, the Lyme disease spirochaete» (en inglés). International Journal of Medical Microbiology 296:  pp. 125–128. doi:10.1016/j.ijmm.2006.01.001. PMID 16530003. 
  27. Comstedt, Pär; Bergström, Sven: Olsen, Björn; Garpmo, Ulf; Marjavaara, Lisette; Mejlon, Hans; Barbour, Alan G. and Bunikis, Jonas (julio 2006). «Migratory Passerine Birds as Reservoirs of Lyme Borreliosis in Europe» (en inglés, PDF). Emerging Infectious Diseases 12 (7):  pp. 1087–1094. 
  28. Henty, C. J. (1986). «Development of snail-smashing by song thrushes» (en inglés). British Birds 79:  pp. 277–281. 
  29. Goodhart, C. B. (mayo 1958). «Thrush Predation on the Snail Cepaea hortensis» (en inglés). The Journal of Animal Ecology 27 (1):  pp. 47–57. doi:10.2307/2173. 
  30. «Polymorphism in the Land Snail Cepaea Hortensis in Iceland» (en inglés). Oikos 23 (2):  pp. 218–225. 1972. doi:10.2307/3543409. 
  31. «Song Thrush Turdus philomelos» (en inglés). Breeding Birds in the Wider Countryside. British Trust for Ornithology/Joint Nature Conservation Committee. Consultado el 27 de enero de 2008.
  32. a b c Cocker, Mark; Mabey, Richard (2005) (en inglés). Birds Britannica. London: Chatto & Windus. pp. 355–359. ISBN 0-7011-6907-9. 
  33. «Song Thrush (Turdus philomelos)» (en inglés). Species Action Plan. UK Biodiversity Action Plan. Consultado el 11 de marzo de 2008.
  34. «Bird casualties on European roads — a review» (en inglés, PDF). Acta Ornithol 38:  pp. 77–93. 2003. http://www.birdresearch.dk/unilang/articles/traffic.pdf. 
  35. «Home Thoughts, from Abroad» (en inglés). Englishverse.com. Consultado el 26 de enero de 2008.
  36. Stallings, A. E.. «The Darkling Thrush: A Centennial Appreciation» (en inglés). Archivado desde el original el 19 de mayo de 2008. Consultado el 11 de marzo de 2008.
  37. «Thrushes» (en inglés). Poems by Ted Hughes. Poemhunter. Consultado el 11 de marzo de 2008.
  38. McOwan, Gavin (2002) (en inglés). The Essential History of West Bromwich Albion. Headline. p. 15. ISBN 0-7553-1146-9. 
  39. «Bird remains from a rock-shelter in Krucza Skala (Central Poland)» (en inglés, PDF). Acta zooologica cracoviensia 47 (1–2):  pp. 27–47. 2004. http://www.isez.pan.krakow.pl/journals/azc_v/pdf/47(1-2)/04.pdf. 
  40. Homer; Fagles, Robert (translator) (1997) (en inglés). The Odyssey. New York: Penguin Books. p. 453. ISBN 0-14-026886-3. 
  41. Commission of the European Communities (9 de diciembre de 2004). «Failure of a Member State to fulfil obligations – Directive 79/409/EEC – Conservation of wild birds – Hunting using limed twigs – Summary of the Judgment» (en inglés).
  42. Las Provincias (14 de diciembre de 2006). «Un entramado para cazar tordos».
  43. Europa Press. «El Tribunal de la UE condena a España por permitir la caza con 'parany' en la Comunidad Valenciana».
  44. Dyson, C. E. (1889) (en inglés). Bird-Keeping – A Practical Guide for the Management of Singing and Cage Birds. Frederick Warne and co. pp. 51. 

Enlaces externos[editar]