Accipiter nisus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Gavilán común
Accipiter nisus kill.jpg
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN)[1]
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Accipitriformes
Familia: Accipitridae
Género: Accipiter
Especie: A. nisus
Nombre binomial
Accipiter nisus
(Linnaeus, 1758)
Distribución
Accnis Area Map.PNG
Subespecies

Véase texto

Gavilán común en vuelo

El gavilán común[2] (Accipiter nisus) es una especie de ave accipitriforme de la familia Accipitridae ampliamente distribuida en Eurasia, desde la península Ibérica hasta Japón y norte de África.

Características[editar]

Mide entre 27 y 37 cm de longitud y entre 60 y 80 cm de envergadura. Un ejemplar adulto macho pesa entre 105 y 165 g, 137 g en promedio; las hembras, en cambio pesan entre 192 y 290 g, en promedio, 234 g. Esto significa que los machos alcanzan solo el 60% del peso corporal de las hembras. Las partes superiores de los adultos son oscuras, mientras que las inferiores son rojizas listadas en los machos y blanquecinas finalmente ondeadas de pardo en las hembras, que son, como en todas las aves rapaces, de mayor tamaño que los machos. En los jóvenes las partes superiores son pardas con las plumas flanqueadas de una tonalidad rojiza.

Historia[editar]

El gavilán común fue un ave de rapiña muy venerada entre los antiguos egipcios. La especie comúnmente figurada sobre los monumentos es la que se llama vultur sacer Linei, por ser la que era el objeto del culto de los egipcios.

El gavilán común puede indicar, según dicen Diodoro y Horapolon, la energía y la voluntad, la preeminencia, la sublimidad y la humildad, es decir, esta especie de movimiento que conduce tan pronto arriba, tan pronto abajo. Se servían de los gavilanes para indicar el sol y el viento por su vista perspicaz y por su vuelo rápido. Luego, no fueron más que un atributo del sol o de Osiris, al que representaban con cabeza de gavilán y por comparación, fueron también un emblema del fuego.

Herodoto dice que era castigado de muerte el que entre los egipcios mataba un gavilán aunque fuese involuntariamente. El mismo autor refiere que enterraban en Buto los gavilanes que morían naturalmente. Estas aves estaban sobre todo en gran veneración en Hieracónpolis o ciudad de los gavilanes en el alto Egipto cerca de Latópolis. Los sacerdotes de este templo cuidaban de mantener una infinidad de estas aves sagradas.

Entre los griegos el gavilán era consagrado al Sol, del que le suponían mensajero. Servía para los presagios y era asimismo uno de los símbolos de Juno, porque tiene la vista fija y penetrante, como esta Diosa cuando estaba poseída de los celos.

En la Edad Media no era permitido sino a la gente noble o distinguida criar gavilanes y en sus viajes solían llevar alguno consigo.[3]

Vida y hábitos[editar]

Realiza una sola puesta anual de generalmente 4 ó 5 huevos (algunas veces de 2 a 7) en un nido construido con palitos, ramitas y otros elementos vegetales dispuestos sobre un árbol, comúnmente en bosques de coníferas. Los huevos son puestos en intervalos de entre 2 y 4 días aproximadamente. La incubación, de la cual se encarga la hembra, se inicia con la puesta del segundo o tercer huevo y dura entre 32 y 45 días, periodo en el que aquélla es alimentada por el macho. Las crías adquieren el plumaje al cabo de 13 a 28 días y están listos para realizar su primer vuelo a los 32, pero continúan bajo la dependencia de los adultos durante otros 27 días aproximadamente.

El gavilán común caza volando por lo bajo a altas velocidades capturando principalmente otras especies de aves y sus crías, así como pequeños mamíferos e insectos. Es un ave diurna.

Hembra con presa
Huevos de Accipiter nisus

Subespecies[editar]

Se reconocen seis subespecies de Accipiter nisus :[4]

Iconología[editar]

Osiris con cabeza de gavilán

El gavilán fue un ave muy venerada entre los egipcios porque designaba su gran dios Osiris, que se ve muy a menudo en los monumentos con cabeza de gavilán: esta ave tiene una vista penetrante y un vuelo rápido, cualidades que Convienen al sol, de quien era símbolo. La Tabla Isiaca, representa a Osiris con una cabeza de gavilán sentado, llevando en la mano un gran palo encorbado por arriba, como un palo augural y tiene sobre su cabeza una gran nave en la cual hay otra nave redonda. Había en Egipto un templo consagrado a estas aves, en una ciudad llamada Yeracopolis o ciudad de los gavilanes. Los sacerdotes de este templo estaban encargados de alimentar un gran número de gavilanes de donde se llamaron Yeracoboscoi, de Foko, yo alimento.

Entre los griegos, esta ave estaba consagrada al Sol del cual era veloz y fiel mensajero. Servía para los presagios. Es también uno de los símbolos de Juno porque tiene la vista fija y penetrante, como esta diosa cuando estaba poseída por los celos.[5]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]