J. R. R. Tolkien

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
J. R. R. Tolkien
Tolkien 1916.jpg
J. R. R. Tolkien en 1916, vestido con el uniforme del Ejército Británico durante la Primera Guerra Mundial.
Nombre de nacimiento John Ronald Reuel Tolkien
Nacimiento 3 de enero de 1892
Flag of the Orange Free State.svg Bloemfontein (Estado Libre de Orange)
Defunción 2 de septiembre de 1973 (81 años)
Bandera del Reino Unido Bournemouth (Dorset, Inglaterra, Reino Unido)
Nacionalidad Flag of the United Kingdom.svg Británica
Ocupación Escritor, filólogo, poeta y profesor de Anglosajón, Lengua y Literatura inglesa en la Universidad de Oxford
Lengua de producción literaria Inglés
Lengua materna Inglés
Género Literatura fantástica
Movimientos Inklings
Cónyuge Edith Mary Bratt
Descendencia Michael, John, Priscilla y Christopher

John Ronald Reuel Tolkien, CBE (AFI: dʒɒn ˈɹʷɒnld ˈɹʷuːəl ˈtʰɒlkiːn) (Bloemfontein, hoy Sudáfrica; 3 de enero de 1892 - Bournemouth, Dorset, Inglaterra; 2 de septiembre de 1973), a menudo citado como J. R. R. Tolkien o JRRT, fue un escritor, poeta, filólogo y profesor universitario británico, conocido principalmente por ser el autor de las novelas clásicas de la alta fantasía El hobbit y El Señor de los Anillos.

De 1925 a 1945, Tolkien fue profesor de anglosajón, ocupando la cátedra Rawlinson y Bosworth en la Universidad de Oxford y, de 1945 a 1959, profesor de Lengua y Literatura inglesa en Merton. Era amigo cercano del también escritor C. S. Lewis y ambos eran miembros de un informal grupo de debate literario conocido como los Inklings. Tolkien fue nombrado Comendador de la Orden del Imperio Británico por la reina Isabel II el 28 de marzo de 1972.[1]

Después de su muerte, el tercer hijo de Tolkien, Christopher, publicó una serie de obras basadas en las amplias notas y manuscritos inéditos de su padre, entre ellas El Silmarillion y Los hijos de Húrin. Estos libros, junto con El hobbit y El Señor de los Anillos, forman un cuerpo conectado de cuentos, poemas, historias de ficción, idiomas inventados y ensayos literarios sobre un mundo imaginado llamado Arda, y más extensamente sobre uno de sus continentes, conocido como la Tierra Media. Entre 1951 y 1955, Tolkien aplicó la palabra legendarium a la mayor parte de estos escritos.[2] [3] [4] [5]

Si bien escritores como William Morris, Robert E. Howard y E. R. Eddison precedieron a Tolkien en el género literario de fantasía con obras tan famosas e influyentes como las de Conan el Bárbaro,[6] el gran éxito de El hobbit y El Señor de los Anillos cuando se publicaron en Estados Unidos condujo directamente al resurgimiento popular del género.[6] [7] Esto ha causado que Tolkien sea identificado popularmente como «el padre» de la literatura moderna de fantasía,[8] o más concretamente, de la alta fantasía.[9] Los trabajos de Tolkien han inspirado muchas otras obras de fantasía y han tenido un efecto duradero en todo el campo. En 2008, el periódico The Times le clasificó sexto en una lista de «Los 50 escritores británicos más grandes desde 1945».[10]

Biografía[editar]

Orígenes de la familia Tolkien[editar]

Postal navideña manuscrita con una fotografía coloreada de la familia Tolkien (Arthur, Mabel, el pequeño Ronald de 10 meses y tres sirvientes), enviada por Mabel Tolkien desde el Estado Libre de Orange a sus parientes en Birmingham, el 15 de noviembre de 1892.

Por los datos que se conocen, la mayoría de los antepasados paternos de Tolkien fueron artesanos. La familia Tolkien tenía sus raíces en el estado de Baja Sajonia en Alemania,[11] aunque había estado afincada en Inglaterra desde el siglo XVIII, adaptándose intensamente a su cultura. El apellido «Tolkien» es la forma anglizada del alemán «Tollkiehn», cuyo origen radica en tollkühn (‘temerario’).[12] En cambio, la familia Suffield, antepasados maternos de Tolkien, tenían fuerte raigambre en la ciudad de Birmingham, en donde se dedicaron al comercio al menos desde principios del siglo XIX, tras desplazarse allí desde Evesham (Worcestershire).[13]

Infancia[editar]

John Ronald Reuel nació en Bloemfontein, capital del Estado Libre de Orange, la noche del domingo 3 de enero de 1892.[14] Sus padres eran Arthur Tolkien y Mabel Suffield, ambos de Gran Bretaña. Recibió el mismo nombre que su abuelo paterno: John, pues en su familia era costumbre llamar así al hijo mayor del hijo mayor. Su medio tío John, que era el mayor de los hijos de John Benjamin Tolkien, solo tuvo hijas, por lo que Arthur decidió llamar a su hijo según la costumbre. Su segundo nombre, Ronald, fue puesto por deseo de Mabel, ya que ella creía que el bebé iba a ser una niña y tenía pensado llamarla Rosalind, acabando Ronald como sustituto. Reuel, que proviene del antiguo hebreo y que significa ‘próximo a Dios’, era el segundo nombre de su padre.[15] Ronald sería el nombre que utilizarían sus padres, sus parientes y su esposa, a pesar de no sentirse totalmente identificado con el mismo; sus allegados le llamaban John Ronald, «Tollers» o simplemente Tolkien.[16]

El niño fue bautizado el 31 de enero en la catedral de Bloemfontein.[14] Tiempo después, cuando Ronald comenzaba a andar, fue picado por una tarántula en el jardín de su casa, un evento que algunos aseguran tiene paralelos en sus historias,[14] a pesar de que Tolkien admitió no tener ningún recuerdo del accidente ni miedo a las arañas de adulto.[17] El 17 de febrero de 1894 nació el hermano menor de Ronald, Hilary Arthur.[14]

Wake Green Road, 264, en Birmingham, primer hogar de Tolkien en Inglaterra.

A pesar de que Arthur quiso permanecer en África, el clima del lugar perjudicaba la salud de Ronald, por lo que en 1895, cuando contaba tres años, se trasladó con su madre Mabel y su hermano Hilary a Inglaterra, en lo que debía ser una prolongada visita familiar, mientras su padre permanecía en Orange, a cargo de la venta de diamantes y otras piedras preciosas para el Banco de Inglaterra. La intención de Arthur Tolkien era la de reunirse con su familia en Inglaterra, pero murió el 15 de febrero de 1896 de una fiebre reumática.[14] La sorpresiva muerte de Arthur dejó a su familia sin ingresos, por lo que Mabel debió llevar a sus hijos a vivir con su propia familia en Birmingham.

La aceña de Sarehole, en Worcestershire, lugar de juegos infantiles de Tolkien.

Ese mismo año volvieron a mudarse a Sarehole (en la actualidad, en Hall Green), por entonces una pequeña villa de Worcestershire, más tarde absorbida por Birmingham. A Ronald le encantaba explorar el cercano bosque de la turbera de Moseley y la aceña de Sarehole, así como las colinas de Clent y de Lickey, lugares que más adelante inspirarían algunos pasajes en sus obras, junto con otros parajes de Worcestershire como Bromsgrove y Alvechurch, Alcester (Warwickshire) y la granja de su tía, Bag End («Bolsón Cerrado»), un nombre que utilizaría en su ficción.

Mabel se encargó de la educación de sus dos hijos. Ronald era un alumno muy aplicado. Su gran interés por la botánica procedía de las enseñanzas de Mabel, que despertó en su hijo el placer de mirar y sentir las plantas. Ronald disfrutaba dibujando paisajes y árboles, pero sus lecciones favoritas eran aquellas relacionadas con los idiomas, puesto que su madre comenzó a enseñarle las bases del latín a tan temprana edad. De esta forma, ya podía leer a los cuatro años, y escribir de forma fluida poco después.

Tolkien asistió a la King Edward's School de Birmingham y, mientras estudiaba allí intervino en el desfile de coronación de Jorge V, siendo ubicado justo al exterior de las puertas del palacio de Buckingham.[18] Más tarde fue inscrito en la escuela de San Felipe del oratorio de Birmingham.

En 1900 Mabel se convirtió junto con sus dos hijos al catolicismo a pesar de la fuerte oposición de su familia, de confesión baptista, que como consecuencia retiró toda la ayuda económica que le había estado prestando desde que se quedó viuda. En 1904, cuando Ronald tenía doce años, Mabel falleció debido a complicaciones de diabetes —una enfermedad muy peligrosa antes de la aparición de la insulina— en Fern Cottage (Rednal), donde la viuda Tolkien y sus hijos vivían en alquiler. Por mantenerse en el catolicismo frente a la retirada de la ayuda económica familiar, durante toda su vida Ronald vivió convencido de que su madre había sido una verdadera mártir de su fe, lo que le produjo una profunda impresión en sus propias creencias católicas.

Durante su consecuente orfandad, Ronald y Hilary fueron educados por el padre Francis Xavier Morgan, un sacerdote católico del oratorio de Birmingham, situado en la zona de Edgbaston. Morgan, andaluz aunque de padre galés, había apoyado moral y económicamente a Mabel Tolkien tras su conversión y había enseñado al joven Ronald las bases del idioma español que este empleó en la creación de su «naffarin». El Oratorio estaba casi bajo la sombra de las torres de Perrott's Folly y Edgbaston Waterworks, que inspirarían las imágenes de las torres oscuras de Orthanc y Minas Morgul de El Señor de los Anillos.

Otra influencia notable que recibió en esta etapa fueron las pinturas románticas medievalistas de Edward Burne-Jones y la hermandad prerrafaelita, muchas de cuyas obras pertenecen hoy día a una renombrada colección del Museo y Galería de Arte de Birmingham (Birmingham Museum and Art Gallery), que las expuso al público a partir de 1908.

Juventud[editar]

Las torres de Perrott's Folly (en primer término) y de Edgbaston Waterworks (detrás, a su izquierda), posible inspiración de Las dos torres.

En 1908, a los dieciséis años de edad, Tolkien conoció a Edith Mary Bratt en el orfanato, enamorándose de ella pese a ser él tres años menor. El padre Morgan prohibió a Tolkien encontrarse, hablar e incluso mantener correspondencia con ella hasta que él cumpliese los veintiún años, lo cual el joven obedeció al pie de la letra.

En 1911, mientras estaba en el colegio King Edward de Birmingham, Tolkien formó junto con tres amigos (Rob Gilson, Geoffrey Smith y Cristopher Wiseman) una sociedad semisecreta conocida como la T.C., B.S., las iniciales del Tea Club and Barrovian Society («Club de Té y Sociedad Barroviana»), en alusión a su afición de tomar el en Barrow's Stores, cerca de la escuela, así como en la biblioteca de la propia escuela (de forma ilegal). Después de dejar la escuela, los miembros mantuvieron el contacto. De hecho, celebraron en diciembre de 1914 un "concilio" en Londres, en casa de Wiseman. Para Tolkien, el resultado de este encuentro supuso un fuerte impulso para escribir poesía.

En el verano de 1911 Tolkien viajó de vacaciones a Suiza, un viaje que rememoró en una carta en 1968 de forma aún muy vívida, donde señalaba que el viaje de Bilbo a través de las Montañas Nubladas (incluyendo el «deslizamiento por las piedras resbaladizas hasta el bosque de pinos») está directamente basado en sus aventuras con su grupo de doce compañeros de excursión desde Interlaken hasta Lauterbrunnen, y en su acampada en las morrenas más allá de Mürren. Cincuenta y siete años más tarde, Tolkien recordaba su profunda pena al abandonar las vistas de las nieves perpetuas de Jungfrau y Silberhorn, «la Silvertine (Celebdil) de mis sueños».[19]

Placa que conmemora la estancia de J. R. R. Tolkien en el hotel Harrow de Birmingham, en junio de 1916.

Después de muchas trabas e impedimentos del padre Francis (que deseaba que Tolkien se centrase en acabar sus estudios de Filología Inglesa en Oxford con honores), por fin la misma tarde del día de su vigésimo primer cumpleaños Tolkien escribió una carta a Edith para declararle su amor y preguntarle si deseaba casarse con él. Ella le respondió que ya estaba comprometida, ya que creía que Tolkien la había olvidado. Reuniéndose bajo un viaducto de ferrocarril, renovaron de nuevo su amor, tras lo cual Edith devolvió su anillo de compromiso y decidió casarse con Tolkien. Tras comprometerse en Birmingham en enero de 1913, Edith se convirtió al catolicismo ante la insistencia de Tolkien, y se casaron finalmente el 22 de marzo de 1916 en Warwick.

Antes de su matrimonio, sus viajes le llevaron a Cornualles, donde, debido al amor que sentía por los paisajes desde la época de su infancia, quedó impresionado por la visión de la singular costa córnica y el mar. Se licenció en 1915 del Exeter College de la Universidad de Oxford, donde Joseph Wright, el catedrático de Lingüística histórica, había ejercido una gran influencia en el interés de Tolkien por distintas lenguas,[20] con matrícula de honor en Lengua inglesa, en la modalidad «Lingüística inglesa y literatura hasta Chaucer».

Tras su graduación, Tolkien se unió al Ejército Británico que luchaba por entonces en la Primera Guerra Mundial. Se enroló con el rango de teniente segundo, especializado en lenguaje de signos, en el 11º Batallón de Servicio de los Fusileros de Lancashire, que fue enviado a Francia en 1916 con la Fuerza Expedicionaria Británica. Tolkien sirvió como oficial de comunicaciones en la batalla del Somme hasta que enfermó debido a la denominada «fiebre de las trincheras» el 27 de octubre, por lo que fue trasladado a Inglaterra el 8 de noviembre.

Durante su convalecencia en una cabaña en Great Haywood (Staffordshire), comenzó a trabajar en lo que llamó El libro de los cuentos perdidos con «La caída de Gondolin». Durante los años de 1917 y 1918 continuó recayendo en su enfermedad, si bien se había restablecido lo suficiente como para hacer tareas de mantenimiento en varios campamentos, tras lo que fue ascendido al rango de teniente. Cuando fue destinado a Kingston upon Hull, él y Edith fueron a caminar un día por los bosques de la cercana Roos, y Edith comenzó a bailar para él en una densa arboleda de cicutas, rodeados de flores blancas. Esta escena inspiró el pasaje del encuentro de Beren y Lúthien, y Tolkien solía referirse a Edith como «su Lúthien».[21] Tolkien y Edith tendrían cuatro hijos: el sacerdote John Francis Reuel (1917-2003), el maestro de escuela Michael Hilary Reuel (19201984), el escritor Christopher John Reuel (n. 1924) y la trabajadora social Priscilla Anne Reuel (n. 1929).

Madurez[editar]

The Merciful Knight, una de las pinturas de Edward Burne-Jones pertenecientes a la colección del Museo y Galería de Arte de Birmingham.

El primer trabajo civil de Tolkien tras la guerra fue como lexicógrafo asistente en la redacción para la primera edición del insigne Oxford English Dictionary, donde trabajó durante dos años principalmente en la historia y etimología de las palabras de origen germánico que comenzaban por la letra W, rastreando su origen en el alto alemán, alemán medio e incluso nórdico antiguo.[22] En 1920 ocupó el puesto de profesor no titular de Lengua inglesa en la Universidad de Leeds, donde alcanzó el cargo de profesor, reformando con su magisterio la enseñanza de esta disciplina. En Leeds conoció a E. V. Gordon, con quien publicó la que es considerada la mejor edición hasta la fecha de la obra anónima de la Alliterative Revival, Sir Gawain y el Caballero Verde, escrita en inglés medio a finales del siglo XIV.

En 1924 nació su tercer hijo, Christopher, quien se encargaría de publicar póstumamente todos los manuscritos que su padre había dejado desparramados por el estudio en su casa de Northmoor Road. En 1925 regresó a la Universidad de Oxford como profesor de Anglosajón en el Pembroke College. Sería durante su estancia en Pembroke cuando Tolkien escribió El hobbit y los dos primeros volúmenes de El Señor de los Anillos.

Tolkien nunca esperó que sus historias sobre ficción se volvieran tan populares, pero C. S. Lewis lo persuadió para que publicara El hobbit en 1937, originalmente escrito para sus hijos.[23] Sin embargo, el libro a su vez atrajo a lectores adultos, y se volvió lo suficientemente popular como para la editorial, George Allen & Unwin, por lo que le pidieron a Tolkien que escribiera una secuela a la obra. En 1929 nació su hija Priscilla.

En 1928 Tolkien ayudó a sir Mortimer Wheeler en la excavación de un asclepeion romano en Lydney Park (Gloucestershire). Respecto a las publicaciones académicas, su conferencia de 1936 titulada «Beowulf: los monstruos y los críticos» tuvo una decisiva influencia en los estudios acerca del mito de Beowulf.

Northmoor Road, 20, en Oxford, hogar de la familia Tolkien entre 1930 y 1949.

Fue en Oxford donde Tolkien entabló amistad con el profesor y escritor C. S. Lewis, (futuro autor de Las crónicas de Narnia), con quien disentía al principio a causa de sus convicciones religiosas (Lewis era agnóstico, y posteriormente se hizo protestante), pero que acabó siendo uno de sus principales correctores, junto con los otros miembros del club literario que formaron, los Inklings. Sus miembros se reunían los viernes antes de comer en el pub Eagle and Child, y la noche de los jueves en las habitaciones de Lewis en el Magdalen College para recitar las obras que cada uno componía, así como romances y extractos de las grandes obras épicas del Norte de Europa.

Sanfield Road, 76, en Headington (Oxford), hogar de los Tolkien desde 1953 a 1968.

Desde su adolescencia, Tolkien había empezado a escribir una serie de mitos y leyendas sobre la Tierra Media. Echaba en falta en su país una mitología del carácter de la griega, por ejemplo, y se proponía inventar «una mitología para Inglaterra», que más tarde daría lugar a El Silmarillion, previamente denominado El libro de los cuentos perdidos. Dichos relatos están supuestamente inspirados en un cuento publicado en 1927 por Edward Wyke-Smith titulado El maravilloso país de los snergs (también el Kalevala finlandés, las sagas escandinavas y, en general, un poco de toda la mitología europea de cualquier origen).[cita requerida]

Senectud[editar]

En 1957, Tolkien viajaba a Estados Unidos para recibir títulos honoríficos de las principales universidades, como Marquette (donde hoy en día se conservan los manuscritos originales de sus obras) y Harvard. El viaje tuvo que suspenderse, pues Edith cayó enferma. Tolkien se retiró dos años después de su cargo en Oxford. En 1961 fue propuesto para el Premio Nobel de Literatura por su amigo C. S. Lewis, pero el jurado de los premios desestimó la propuesta por su «pobre prosa».[24] En 1965, salió la primera edición de El Señor de los Anillos en Estados Unidos. En 1968, la familia Tolkien se trasladó a Poole, cerca de Bournemouth.

En esta época fue nombrado doctor honoris causa por varias universidades, vicepresidente de la Philological Society y miembro de la Royal Society of Literature. En 1969, la reina Isabel II le nombró Comendador de la Orden del Imperio Británico.[1] En su honor se fundaron, en primer lugar, la Mythopoeic Society norteamericana y la Tolkien Society británica, y decenas de sociedades similares por todo el mundo.

Muerte[editar]

Tumba de Ronald y Edith Tolkien en el cementerio de Wolvercote, Oxford.

Su esposa Edith murió el 29 de noviembre de 1971, a la edad de 82 años. Tolkien volvió a Oxford, donde falleció 21 meses después, el 2 de septiembre de 1973, con 81 años, y fue enterrado en la misma tumba que su mujer. Esta tumba, situada en el cementerio de Wolvercote, en Oxford, presenta los nombres de «Beren» y «Lúthien» para Ronald y Edith, respectivamente, extraídos de la famosa leyenda incluida en El Silmarillion acerca del amor entre estos dos seres de diferente naturaleza (la doncella elfa Lúthien y el mortal Beren) y del robo de uno de los Silmarils.

Pensamiento[editar]

Religiosidad[editar]

Tolkien fue un devoto católico romano, y así se sintió el instrumento de la conversión de C. S. Lewis del ateísmo al cristianismo. Sin embargo, se decepcionó cuando Lewis se volvió anglicano (iglesia a la que Tolkien se refería como «una patética y oscurecedora mescolanza de tradiciones medio recordadas y creencias mutiladas»), en lugar de católico.[cita requerida]

Tolkien educó intensamente a sus hijos en su religión. En una carta, fechada el 8 de enero de 1944, y dirigida a su hijo Christopher con la intención de darle ánimos, le insta, tras explicarle un poco de doctrina católica, a recurrir a las alabanzas: «Yo las utilizo mucho (en latín): el Gloria Patri; el Gloria in excelsis; el Laudate Dominum; el Laudate pueri Dominum (que me gusta en especial), uno de los salmos dominicales y el Magnificat» y la carta continúa señalando varias otras formas religiosas de buscar tranquilidad e inspiración.[25]

En los últimos años de su vida, Tolkien quedó profundamente decepcionado por las reformas y cambios llevados a cabo tras el Concilio Vaticano Segundo,[26] tal como recuerda su nieto Simon Tolkien:

Recuerdo vívidamente cuando iba a la iglesia con él en Bournemouth. Era un devoto católico romano y fue poco después de que la Iglesia cambiase la liturgia del latín al inglés. Mi abuelo evidentemente no estaba de acuerdo con eso y daba todas sus respuestas en voz muy alta en latín mientras el resto de la congregación respondía en inglés. La experiencia me resultaba espantosa, pero a mi abuelo le daba lo mismo. Simplemente, tenía que hacer aquello que creía correcto.[27]

Es un comentario habitual,[28] que existen paralelismos entre la saga de la Tierra Media y ciertos hechos de la vida de Tolkien. Suele argumentarse que El Señor de los Anillos representa a Inglaterra durante e inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial. Tolkien repudió ardientemente esta opinión en el prefacio a la segunda edición de su novela, declarando que prefería la aplicabilidad a la alegoría.[28] Trató este tema con mayor extensión en su ensayo «Sobre los cuentos de hadas», en el que argumenta que los cuentos de hadas son válidos porque son consistentes consigo mismos y con algunas verdades sobre la realidad. Concluyó que el cristianismo en sí mismo sigue este patrón de consistencia interna y verdad externa. Su creencia en las verdades fundamentales del cristianismo y su lugar en la mitología lleva a los comentaristas a encontrar temas cristianos en El Señor de los Anillos,[29] a pesar de su notable falta de referencias abiertamente religiosas, ceremonias religiosas o apelaciones a Dios. Tolkien se opuso vehementemente al uso de referencias religiosas por parte de C. S. Lewis en sus historias, que muchas veces eran abiertamente alegóricas.[30] Sin embargo, Tolkien escribió que la escena del Monte del Destino ejemplifica líneas del Padre nuestro.[31] Con todo, no puede obviarse que en su carta de respuesta (Cartas nº 142), Tolkien reconoció que: «El Señor de los Anillos es, por supuesto, una obra fundamentalmente religiosa y católica». Su amor por los mitos y su fe devota se unieron en su creencia en que la mitología «es el eco divino de la Verdad».[32] Expresó este punto de vista en su poema «Mitopoeia», y su idea de que los mitos contienen ciertas «verdades fundamentales» se convirtió en un tema central de los Inklings en su conjunto.

Pensamiento político[editar]

Busto de J. R. R. Tolkien, moldeado por su nuera Faith Faulconbridge y emplazado en el Exeter College de la Universidad de Oxford.

Las ideas políticas de Tolkien estaban guiadas por su estricto catolicismo, por lo que sus puntos de vista eran predominantemente conservadores, en el sentido de favorecer las convenciones y ortodoxias establecidas por encima de la innovación y la modernización.[cita requerida] Apoyó el bando de Franco durante la Guerra Civil Española, tras tener noticias de que milicianos «rojos» estaban destruyendo iglesias y matando a sacerdotes y monjas en la zona republicana.[33] También expresó admiración por el poeta sudafricano católico Roy Campbell, tras una reunión con él en 1944: Tolkien consideraba a Campbell un defensor de la fe católica por sus acciones con el bando franquista en la Guerra Civil Española.

Siguiendo la opinión predominante en la Gran Bretaña de la época, se mostraba de acuerdo con la política de apaciguamiento defendida por el gobierno de Chamberlain. Considerando que Hitler y el nazismo eran menos peligrosos que los soviéticos, escribió una carta durante la Crisis de Múnich en la que manifestaba la creencia de que los soviéticos eran responsables de los problemas de Europa y que estaban tratando de volver a los británicos y franceses en contra de Hitler.[34] Sin embargo, Tolkien siempre condenó la doctrina racial del Partido Nazi y su antisemitismo como algo «totalmente pernicioso y acientífico».[35] Cuando, en febrero de 1938, sus editores en Alemania le pidieron confirmación sobre si era de ascendencia aria, Tolkien remitió dos borradores de respuesta distintos a sus editores ingleses. En el que se conserva (es decir, el que no se envió a Alemania) Tolkien, después de ridiculizar la mitificación del origen ario (hindú o persa) de los pueblos germánicos, replica:

[...] si debo entender que quieren averiguar si soy de origen judío, sólo puedo responder que lamento no poder afirmar que no tengo antepasados que pertenezcan a ese dotado pueblo. [...] me he acostumbrado a considerar mi apellido alemán con orgullo, y seguí considerándolo así durante todo el período de la lamentable pasada guerra, durante la cual serví en el ejército inglés. Sin embargo, no puedo dejar de comentar que si averiguaciones impertinentes e irrelevantes de esta especie han de convertirse en la regla en cuestiones relacionadas con la literatura, no está entonces distante el momento en que tener un apellido alemán deje de ser fuente de orgullo.[36]

En 1967 protestó contra una descripción de la Tierra Media como «nórdica», un término que le desagradaba por su asociación con la teoría racial de nombre similar.[37] Tolkien no sentía otra cosa por Adolf Hitler más que desprecio, y le acusaba: «Arruina, pervierte, aplica erradamente y vuelve por siempre maldecible ese noble espíritu nórdico, suprema contribución a Europa, que siempre amé e intenté presentar en su verdadera luz».[38] Tiempo después hablaría de Hitler como de uno de los «idiotas militares», «un pillo vulgar e ignorante, además de tener otros defectos (o la fuente de ellos)».[39] Del otro bando, el suyo, tampoco le gustaba la propaganda antialemana demagógica y maniquea empleada durante la Segunda Guerra Mundial para reforzar el esfuerzo de guerra británico.[39]

Sorprendentemente, en 1943 escribió, «Mis opiniones políticas se inclinan más y más hacia el anarquismo (entendido filosóficamente, lo cual significa la abolición del control, no hombres barbados armados de bombas) o hacia la monarquía “inconstitucional”. Arrestaría a cualquiera que empleara la palabra Estado (en cualquier otro sentido que no fuera el reino inanimado de Inglaterra y sus habitantes, algo que carece de poder, derechos o mente) [...]».[40] Estas palabras le han llevado a ser calificado de «anarquista monárquico».[41]

Acusaciones de racismo[editar]

La cuestión del racismo o racialismo en la obra de Tolkien ha sido objeto de un cierto debate académico.[42] Christine Chism clasifica las acusaciones en tres categorías distintas: racismo intencional, un prejuicio eurocentrista inconsciente, y una evolución de un racismo latente en sus primeras obras, a un repudio consciente de las tendencias racistas en sus últimos trabajos.[43] John Yatt ha escrito: «Los “blancos” son buenos, los “oscuros” son malos, los orcos son los peores de todos».[44] Sin embargo, otros críticos como Tom Shippey o Michael D. C. Drout no están de acuerdo con una generalización tan radical a partir de los hombres «blancos» y «oscuros» de Tolkien en «buenos» y «malos». La obra de Tolkien también ha sido defendida en este sentido por racistas declarados como el Partido Nacional Británico.

Ya se ha comentado anteriormente su postura sobre la política racial en Alemania; sobre las condiciones de vida de la gente de color en Sudáfrica, antes del apartheid, escribió a su hijo Christopher:

En cuanto a lo que dices o sugieres de las condiciones «locales», yo las conocía. No creo que hayan cambiado mucho (ni siquiera para peor). Las oía comentar por mi madre; y aún desde entonces me he tomado un interés especial por esa parte del mundo. El tratamiento del color casi siempre horroriza al que sale de Gran Bretaña, y no sólo en Sudáfrica. Desdichadamente, no son muchos los que conservan largo tiempo ese generoso sentimiento.[45]

Pacifismo[editar]

Tolkien perdió a la mayoría de sus amigos en las trincheras durante la Primera Guerra Mundial, lo que le ponía indefectiblemente en contra de la guerra en general, declarando cerca del final de la Segunda que los Aliados no eran mejores que los nazis y que se comportaban como orcos en sus llamadas a una completa destrucción de Alemania. En algunos fragmentos de las Cartas a Christopher, su hijo, Tolkien deja ver la amargura e inutilidad humana que le provoca la guerra, y compara hechos reales con los de sus libros: «...estamos intentando conquistar a Sauron con el Anillo. Y (según parece) lo lograremos. Pero el precio es, como lo sabrás, criar nuevos Saurons y lentamente ir convirtiendo a Hombres y Elfos en Orcos».[46] Se horrorizó por los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki, refiriéndose a los científicos del Proyecto Manhattan como «físicos lunáticos» y «constructores de Babel».[47] También escribió: «[...] no conozco nada sobre el imperialismo británico o americano en el Lejano Oriente que no me llene de dolor y repugnancia [...]».[48]

Ecologismo[editar]

Los escritos de Tolkien también demostraron un gran respeto hacia la naturaleza, siendo un gran amante y defensor de los árboles y los bosques. Tolkien demostró un intenso rechazo a los efectos colaterales de la industrialización, que consideraba devoradora del paisaje rural inglés. Esta actitud conservacionista puede ser percibida en su trabajo; siendo el caso más palpable su retrato de la «industrialización forzada» de la Comarca al final de El retorno del Rey.[49]

Durante la mayor parte de su vida se mantuvo reluctante incluso a los automóviles, prefiriendo conducir su bicicleta.[50] [51] [52] [53] Se caricaturizó a sí mismo en este aspecto en El señor Bliss, un cuento infantil profusamente ilustrado por el propio Tolkien y editado de forma póstuma por Baillie Tolkien.[54]

Obra literaria[editar]

Poemas[editar]

El primer poema conocido de Tolkien se basó en los Cantos populares de la Antigua Roma, de Thomas Macaulay.

El primer poema que Tolkien consiguió publicar fue «La batalla del Campo del Este», en 1911, cuando tenía diecinueve años.[55]

Desde hacía tiempo, Tolkien estaba interesado en el inglés antiguo o anglosajón y se había dedicado a leer varias obras en esta lengua, entre ellas, el poema anónimo «Christ I»; dos líneas de éste le impresionaron especialmente:

Eala Earendel engla beorhtast.
Ofer middangeard monnum sended
Salve, Earendel, el más brillante de los ángeles.
Enviado a los hombres sobre la tierra media
— «Christ I», anónimo (versos 104-105).

En 1914, inspirado por estas líneas, Tolkien escribió el poema «El viaje de Eärendel, la estrella vespertina», que narraba el viaje por el cielo del marinero Eärendel, más tarde convertido en Eärendil.[56] Este poema sería imprescindible en el desarrollo de su futuro legendarium

Tolkien continuó escribiendo numerosos poemas, algunos de ellos relacionados con su legendarium y que más tarde serían incluidos por su hijo Christopher en los volúmenes de La historia de la Tierra Media. En 1917, cuando estaba ingresado en el hospital por culpa de una enfermedad contraída durante la Primera Guerra Mundial, Tolkien comenzó a trabajar en otros poemas que se convertirían en la base de las historias principales de El Silmarillion: «El cuento de Tinúviel», «Turambar y el Foalókê», y «La caída de Gondolin»;[57] con el paso de los años, estos poemas se convirtieron en textos en prosa que evolucionaron hasta las historias de Beren y Lúthien, Los hijos de Húrin y La caída de Gondolin, respectivamente.

En 1953 publicó con bastante éxito el poema «El regreso de Beorhtnoth, hijo de Beorhthelm», aunque ya estaba terminado desde 1945. Escrito en verso aliterativo, se trata de una continuación del inacabado poema anglosajón «La batalla de Maldon».[58]

En 1961, una tía de Tolkien le pidió que escribiera un libro dedicado a Tom Bombadil, un personaje que aparece en El Señor de los Anillos. Aunque sólo los dos primeros poemas están dedicados a dicho personaje, Tolkien tituló el poemario como Las aventuras de Tom Bombadil y otros poemas de El Libro Rojo, e incluyó en él otros poemas datados de la década de 1920.[59]

Roverandom[editar]

J. R. R. Tolkien acostumbraba desde siempre a narrar historias a sus propios hijos, por los motivos más diversos. Así, concibió el relato de Roverandom en 1925, como un cuento para sus hijos John (ocho años) y Michael (cinco) durante unas vacaciones. Michael estaba muy encariñado aquel verano de uno de sus juguetes: un perrito en miniatura, de plomo pintado de blanco y negro. Desafortunadamente, un día paseando por la playa con su padre, lo dejó en el suelo para jugar y lo perdió. Aunque Tolkien y sus dos hijos mayores pasaron horas buscándolo, no fue posible recuperarlo, por lo que el autor imaginó la historia que hoy conocemos como Roverandom para consolar al pequeño Michael.[60]

Se trata de un cuento infantil que narra la historia de un perrito llamado Rover que muerde a un brujo, por lo que éste lo castiga convirtiéndolo en juguete. Un niño compra ese juguete, pero lo pierde en la playa. Entonces, el hechicero de la arena le hace vivir aventuras desde la Luna hasta el fondo del mar.

Este cuento no fue publicado hasta 1998, de manera póstuma.

El Silmarillion[editar]

Portada de El Silmarillion.

Tolkien escribió un breve esquema de su mitología del que los cuentos de Beren y Lúthien y el de Túrin formaban parte, y ese esquema fue evolucionando hasta convertirse en el «Quenta Silmarillion», una historia épica que Tolkien comenzó tres veces pero nunca publicó. Tolkien confiaba en publicarla al abrigo del éxito de El Señor de los Anillos, pero a las editoriales (tanto a Allen & Unwin como a Collins) no las convenció; puesto que, además, los costes de impresión eran muy altos en la posguerra.[61] La historia de esta continua reescritura se cuenta en la serie póstuma de La historia de la Tierra Media, editada por el hijo de Tolkien, Christopher. Desde 1936, aproximadamente, Tolkien empezó a extender su marco de trabajo para abarcar la narración de la caída de NúmenorAkallabêth»), inspirada en la leyenda de la Atlántida. No fue hasta 1977, de manera póstuma, que los escritos que componen El Silmarillion vieron la luz, recopilados y editados por Christopher Tolkien. A los relatos mencionados («Quenta Silmarillion» y «Akallabêth»), se añadieron para la publicación otros más breves, de los primeros y los últimos tiempos de la Tierra Media: «Ainulindalë», «Valaquenta» y «De los Anillos de Poder y la Tercera Edad».

El hobbit[editar]

La Colina de Hobbiton, donde se encuentra la casa de Bilbo Bolsón.

Tolkien escribía las historias de su legendarium para su propio deleite, el de su familia y el de su círculo literario, sin intención de alcanzar con ellas al gran público. Sin embargo, por casualidad, otro libro que había escrito en 1932[62] para sus propios hijos y al que había titulado El hobbit pasó de mano en mano sin intervención del autor hasta llegar a Susan Dagnall, una empleada de la editorial londinense George Allen & Unwin.[63] Ésta le enseñó el libro al presidente de la empresa, Stanley Unwin, quien se lo dio a su hijo pequeño, Rayner, para que lo leyera; la historia le gustó tanto que decidieron publicarlo.

En este libro se narran las aventuras del hobbit Bilbo Bolsón que, junto con el mago Gandalf y una compañía de enanos, se verá envuelto en un viaje para recuperar el reino de Erebor, arrebatado a los enanos por el dragón Smaug.

Si bien se trata de una historia infantil, el libro atrajo también la atención de lectores adultos y se hizo lo suficientemente popular como para que Stanley Unwin le pidiera a Tolkien que trabajara en una secuela, más tarde conocida como El Señor de los Anillos.[34]

El Señor de los Anillos[editar]

El Anillo Único, en torno a cuya destrucción gira la trama de El Señor de los Anillos.

Aunque no se encontraba inspirado para tratar el tema, la petición de Stanley Unwin de una secuela para El hobbit impulsó a Tolkien a comenzar la que sería su obra más famosa, El Señor de los Anillos, una novela de fantasía épica subdividida en tres volúmenes y publicada entre 1954 y 1955. Tolkien invirtió más de diez años en la creación de la historia y los apéndices de la novela, tiempo durante el cual recibió el apoyo constante de los Inklings, en particular de su amigo más cercano, C. S. Lewis, al que prestaba o leía los borradores que iba escribiendo para que los juzgara.[64] [65] Tanto los acontecimientos de El hobbit como los de El Señor de los Anillos están enmarcados en el contexto de El Silmarillion, pero en una época bastante posterior.

La intención original de Tolkien al empezar a escribir El Señor de los Anillos era que éste fuera un cuento para niños al estilo de El hobbit,[66] pero poco después recordó el anillo encontrado por Bilbo Bolsón y decidió centrar la historia en torno a él y su devenir, convirtiéndose en un escrito más oscuro y serio; por ello, a pesar de ser una continuación directa de El hobbit, fue dirigido a un público más maduro. Por otro lado, Tolkien aprovechó más en esta novela la inmensa historia de Beleriand, que había ido construyendo en años anteriores y que finalmente fue publicada de forma póstuma en el El Silmarillion y otros volúmenes.

El Señor de los Anillos se volvió tremendamente popular en la década de 1960[67] y se ha mantenido así desde entonces, situándose como una de las obras de ficción más populares del siglo XX a juzgar por sus ventas y las encuestas de lectores, como la realizada por las librerías Waterstone's de Reino Unido y la cadena de televisión Channel 4, que eligió a El Señor de los Anillos como el mejor libro del siglo.[68]

Su carrera como lingüista[editar]

Tolkien aprendió latín, francés y alemán de su madre, y mientras estaba en el colegio aprendió inglés medio, inglés antiguo, finlandés, gótico, griego, italiano, noruego antiguo, español, galés y galés medieval. También estuvo familiarizado con el danés, neerlandés, lombardo, noruego, ruso, serbio, sueco y antiguas formas del alemán moderno y eslovaco, revelando así su profundo conocimiento lingüístico sobre todas las lenguas germánicas.[69]

Lenguas construidas[editar]

Alfabeto rúnico con la correspondiente traducción que Tolkien le asignó para usarlo en varias ilustraciones de su novela El hobbit.

Su pasión por los idiomas comenzó a los ocho o nueve años de edad, cuando se deleitaba con el sonido del latín en los labios de su madre o se entretenía con su prima Mary inventando sus propias lenguas, como el «animálico» o el «nevbosh» (‘nuevo disparate’). Algo más tarde creó el «naffarin» (basado en el español que aprendía con la ayuda del padre Morgan). Después descubriría el gótico, el galés y el finlandés, base de sus grandes creaciones: el sindarin, la lengua de los sindar, y, sobre todo, el quenya, la lengua de los noldor; alentado por sus profesores Kenneth Sisam, catedrático de instituto en Literatura Comparada y con quien competiría por la cátedra de anglosajón en el Merton College de la Universidad de Oxford, y Robert Gilson, quienes descubrieron en él a un gran filólogo.

Su carrera académica y su producción literaria son inseparables de su amor hacia el lenguaje y la filología. Se especializó en la filología del griego durante la universidad y en 1915 se graduó con nórdico antiguo como materia especial. De 1919 a 1920, tras licenciarse del ejército una vez finalizada la Primera Guerra Mundial, Tolkien trabajó como ayudante del redactor jefe de la primera edición del Oxford English Dictionary, siendo el encargado de redactar los borradores para tres adiciones que aparecieron por primera vez en la edición publicada en octubre de 1921.[22] En 1920, fue a Leeds como profesor de inglés, donde reclamó crédito por aumentar el número de estudiantes en lingüística de cinco a veinte. Dio cursos sobre el verso heroico en inglés antiguo, historia del inglés, varios textos en inglés antiguo y medio, filología del inglés antiguo y medio, filología introductoria a germano, gótico, nórdico antiguo y galés medieval. Cuando en 1925, con treinta y tres años, Tolkien solicitó la cátedra Rawlinson y Bosworth, presumió de que sus estudiantes de filología germana de Leeds habían formado un «Club Vikingo».[70]

Privadamente, Tolkien estaba atraído por «cosas de significación racial y lingüística», y contempló nociones de un heredado gusto por el lenguaje, donde calificó a la «lengua nativa» como opuesta a la «lengua materna» en su conferencia «El inglés y el galés», que es crucial para entender su concepto de la raza y el lenguaje. Consideraba el inglés medio de los Midlands Occidentales su «lengua nativa», y, como le escribió a W. H. Auden en 1955,[71] «Soy de los Midlands Occidentales por sangre (y tomé el inglés medio de estos como una lengua conocida tan pronto como posé mis ojos sobre ellos)».

Paralelamente a su trabajo profesional como filólogo, y algunas veces eclipsándolo hasta el extremo de que su producción académica permaneciera bastante escasa, estaba su afecto por la construcción de lenguas artificiales. Las de mayor desarrollo eran el quenya y el sindarin. El lenguaje y la gramática para Tolkien fueron una cuestión de estética y eufonía, y el quenya en particular fue diseñado por consideraciones «fonoestéticas»; fue previsto como un «elfolatín», y estaba basado fonológicamente en el latín, con ingredientes del finés y el griego.[72] Una notable adición vino a fines de 1954 con el adunaico de Númenor, una lengua de «un sabor ligeramente semítico», conectada con el mito tolkieniano de la Atlántida, el cual por medio de «Los papeles del Notion Club» se ata directamente dentro de sus ideas sobre la heredabilidad del lenguaje, y a través de la Segunda Edad del Sol el mito de Eärendil fue asentado en el legendarium, de este modo proveyendo un enlace al «mundo real y primordial» del siglo XX de Tolkien con el pasado mitológico de la Tierra Media.

Tolkien considera los lenguajes inseparables de la mitología asociada con ellos, y consecuentemente tomó tenue vista de las lenguas auxiliares: en 1930 un congreso de esperantistas escucharon esto de él, en su conferencia «Un vicio secreto», «La construcción de su lenguaje engendrará una mitología», pero en 1956 concluyó que el «volapük, esperanto, ido, novial, etc., están muertos, más que otras lenguas ancestrales no utilizadas, debido a que sus autores nunca inventaron ninguna leyenda en esperanto».[73]

La popularidad de los libros de Tolkien ha tenido un pequeño pero duradero efecto en el uso del lenguaje en la literatura fantástica en particular, e incluso en importantes diccionarios, que hoy en día comúnmente aceptan el restablecimiento tolkiano de las palabras dwarves (enanos) y elvish (élfico) (en contraposición a dwarfs y elfish), que no habían estado en uso desde mitad aproximadamente el siglo XIX. Otros términos que ha acuñado, tales como legendarium y eucatástrofe son mayormente usados en conexión con su trabajo.

Adaptaciones cinematográficas de la obra de Tolkien[editar]

Varias obras de Tolkien han sido adaptadas al cine, empezando por la adaptación animada por Rankin/Bass de la novela El hobbit en 1977. Al año siguiente Ralph Bakshi dirigió El Señor de los Anillos, una adaptación incompleta también para el cine de animación de la novela en tres volúmenes. El equipo de la Rankin/Bass responsable de El hobbit creó en 1980 un especial animado de televisión titulado El retorno del Rey, que incluía una recapitulación ultrabreve de los dos primeros tomos de El Señor de los Anillos, y que se presentó como una continuación de su película de 1977.

Más de veinte años después, New Line Cinema y el director neozelandés Peter Jackson crearon la adaptación más exitosa de El Señor de los Anillos, en una trilogía de películas protagonizadas por Elijah Wood, Viggo Mortensen, Sean Astin, Christopher Lee, Andy Serkis, Liv Tyler, Orlando Bloom e Ian McKellen, estrenadas en los años 2001, 2002 y 2003.

Posteriormente, los mismos New Line Cinema y Peter Jackson (aunque durante un tiempo se barajó la dirección del mexicano Guillermo del Toro) abordaron también la adaptación de El hobbit en una trilogía de películas, las cuales se estrenaron en 2012, 2013 y 2014.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. a b «J. R. R. Tolkien» (en inglés). Tolkien Gateway. Consultado el 12 de enero de 2012.
  2. Carpenter, 1993, Carta n.º 131, de finales de 1951, a Milton Waldman.
  3. Carpenter, 1993, Carta n.º 153, de septiembre de 1954, a Peter Hastings (borrador).
  4. Carpenter, 1993, Carta n.º 154, de 25 de septiembre de 1954, a Naomi Mitchison.
  5. Carpenter, 1993, Carta n.º 163, de 7 de junio de 1955, a W. H. Auden.
  6. a b de Camp, L. Sprague (1976). Literary Swordsmen and Sorcerers: The Makers of Heroic Fantasy (en inglés). Arkham House. ISBN 0-870-54076-9. 
  7. Yolen, Jane. «Introduction». En Martin H. Greenberg. After the King: Stories in Honor of J. R. R. Tolkien (en inglés). ISBN 0-312-85175-8. 
  8. Mitchell, Christopher. «J. R. R. Tolkien: Father of Modern Fantasy Literature». Google Video. Consultado el 12 de junio de 2008..
  9. Clute, John y Grant, John (1999). The Encyclopedia of Fantasy. St. Martin's Press. ISBN 0-312-19869-8. 
  10. «The 50 greatest British writers since 1945». The Times (5 de enero de 2008). Consultado el 12 de junio de 2008.
  11. Grotta, 1982, p. 19.
  12. Carpenter, 1993, Carta n.º 159, de 30 de junio de 1955, a la Houghton Mifflin Co..
  13. Burns, Maggie. «Faces and Places: John Suffield» (en inglés). Ayuntamiento de Birmingham. Consultado el 20 de abril de 2010.
  14. a b c d e Carpenter, 1990, «Bloemfontein».
  15. Carpenter, 1993, Carta n.º 309, de 2 de enero de 1969, de una carta a Amy Ronald.
  16. Carpenter, 1990, p. 25.
  17. Carpenter, Humphrey (junio de 1993). Las cartas de J. R. R. Tolkien. col. Christopher Tolkien, trad. Rubén Masera. Barcelona: Minotauro. ISBN 978-84-450-7121-2. 
  18. Carpenter, Humphrey (junio de 1993). Las cartas de J. R. R. Tolkien. col. Christopher Tolkien, trad. Rubén Masera. Barcelona: Minotauro. ISBN 978-84-450-7121-2. 
  19. Carpenter, 1993, Carta n.º 306, de 25 de agosto de 1967, de una carta a Michael Tolkien.
  20. Compton, Brian (en inglés) «J.R.R. Tolkien». Universidad de Miami. Consultado el 31 de marzo de 2014.
  21. Carpenter, Humphrey (abril de 1990). J. R. R. Tolkien, una biografía. trad. Carlos Peralta. Barcelona: Minotauro. ISBN 978-84-450-7157-1. 
  22. a b (en inglés) «Whale-horses and morses: Tolkien and the walrus in the OED» Oxford University Press. Consultado el 26 de marzo de 2013.
  23. Times Editorial Staff (3 de septiembre de 1973). «J. R. R. Tolkien Dead at 81: Wrote "The Lord of the Rings"». The New York Times. Consultado el 12-03-2006.
  24. «JRR Tolkien's Nobel prize chances dashed by 'poor prose'» (en inglés), traducción al español. guardian.co.uk (5 de enero de 2012). Consultado el 5 de febrero de 2012.
  25. Carpenter, 1993, Carta n.º 54, de 8 de enero de 1944, de una carta a Christopher Tolkien.
  26. R. Kenton Craven (2001). Catholic Education Resource Center (ed.): «Catholic Poem in Time of War: The Lord of the Rings» (en inglés). «El mismo Tolkien —al igual que Evelyn Waugh— aborrecía los cambios en la Misa y la mentalidad católica prevaleciente.».
  27. Tolkien, Simon (23 de febrero de 2003). My Grandfather. The Mail on Sunday. http://www.simontolkien.com/jrrtolkien.html. Consultado el 27 de abril de 2009. 
  28. a b Tolkien, J. R. R. (1954), The Fellowship of the Ring, The Lord of the Rings, Boston: Houghton Mifflin (published 1987), prefacio, ISBN 0-395-08254-4 (en inglés)
  29. «La influencia católica en El Señor de los Anillos» (en español). Canal Historia (23 de octubre de 2010). Consultado el 14 de marzo de 2013.
  30. Longenecker, Dwight (12 de noviembre de 2008). Spero News (ed.): «Why Tolkien said No to Narnia» (en inglés"). Consultado el 28 de julio de 2009.
  31. Pearce, Joseph (12 al 19 de enero de 2003). National Catholic Register (ed.): «Why Tolkien Says The Lord of the Rings Is Catholic» (en inglés). Consultado el 28 de julio de 2009.
  32. Wood, Ralph C. (13 de julio de 2002). Addison,Texas; Leadership University (ed.): «Biography of J. R. R. Tolkien (1892-1973)» (en inglés). Consultado el 28 de julio de 2009.
  33. Carpenter, 1993, Carta n.º 83, de 6 de octubre de 1954, de una carta a Christopher Tolkien.
  34. a b Carpenter, 1990, «El nuevo hobbit».
  35. Carpenter, 1993, Carta n.º 29, de 25 de julio de 1938, de una carta a Stanley Unwin.
  36. Carpenter, 1993, Carta n.º 30, de 25 de julio de 1938, a Rütten & Loening Verlag.
  37. Carpenter, 1993, Carta n.º 294, de 8 de febrero de 1967, a Charlotte y Denis Plimmer.
  38. Carpenter, 1993, Carta n.º 45, de 9 de junio de 1941, a Michael Tolkien.
  39. a b Carpenter, 1993, Carta n.º 81, de 23-25 de septiembre de 1944, a Christopher Tolkien.
  40. Carpenter, 1993, Carta n.º 52, de 29 de noviembre de 1943, de una carta a Christopher Tolkien.
  41. Hart, David B. (12 de noviembre de 2010). «Anarcho-Monarchism» (en inglés). First Things.
  42. Steuard Jensen. Tolkien Meta-FAQ, III. (ed.): «Was Tolkien a racist? Were his works?» (en inglés). Consultado el 28 de julio de 2009.
  43. AA. VV. (junio de 2006). «Racism, Charge of». J. R. R. Tolkien Encyclopedia: Scholarship and Critical Assessment (en inglés). ed. Michael D. C. Drout. Nueva York: Routledge. p. 557. ISBN 978-0-4159-6942-0. 
  44. John Yatt, The Guardian (2 de diciembre de 2002)
  45. Carpenter, 1993, Carta n.º 61, de 18 de abril de 1944, de una carta a Christopher Tolkien.
  46. Carpenter, 1993, Carta n.º 66, de 6 de mayo de 1944, de una carta a Christopher Tolkien.
  47. Carpenter, 1993, Carta n.º 102, de 9 de agosto de 1945, de una carta a Christopher Tolkien.
  48. Carpenter, 1993, Carta n.º 100, de 29 de mayo de 1945, de una carta a Christopher Tolkien.
  49. J. R. R. Tolkien – Creator Of Middle Earth (DVD). New Line Cinema. 2002. 
  50. Carpenter, 1993, Carta n.º 58, de 3 de abril de 1944, a Christopher Tolkien.
  51. Carpenter, 1993, Carta n.º 72, de 31 de mayo de 1944, a Christopher Tolkien.
  52. Carpenter, 1993, Carta n.º 89, de 7-8 de noviembre de 1944, a Christopher Tolkien.
  53. Carpenter, 1993, Carta n.º 96, de 30 de enero de 1945, a Christopher Tolkien.
  54. Tolkien, J. R. R. (diciembre de 1984). El señor Bliss. trad. Rubén Masera. Capellades: Minotauro. ISBN 978-84-450-7047-5. 
  55. «Una bibliografía cronológica de los escritos de J. R. R. Tolkien, compilada por Åke Bertenstam». Archivado desde el original el 2009-10-27. Consultado el 16 de mayo de 2008.
  56. Tolkien, J. R. R. (septiembre de 1991). «El cuento de Eärendel - I. Éalá Eärendel Engla Beorhtast». En Tolkien, Christopher. El libro de los cuentos perdidos. 2. trad. Teresa Gottlieb. Barcelona: Minotauro. ISBN 84-450-7152-1. 
  57. Tolkien, J. R. R. (2007). «Prefacio». Los hijos de Húrin. Ediciones Minotauro. ISBN 84-450-7634-7. 
  58. Carpenter, 1990, «Un gran riesgo».
  59. Carpenter, 1990, «Headington».
  60. Scull, Christina y Hammond, Wayne G. (1998). «Introducción». Roverandom. Barcelona: Ediciones Minotauro. ISBN 84-450-7297-8. 
  61. Hammond, Wayne G. (enero de 1993). J. R. R. Tolkien: A Descriptive Bibliography (en inglés). Londres: Saint Paul's Biographies. ISBN 1-873040-11-3. 
  62. Carpenter, Humphrey (junio de 1993). Las cartas de J. R. R. Tolkien. col. Christopher Tolkien, trad. Rubén Masera. Barcelona: Minotauro. ISBN 978-84-450-7121-2. 
  63. Carpenter, 1993, Carta 257.
  64. Carpenter, 1993, Carta 26.
  65. Carpenter, 1993, Carta 62.
  66. Tolkien, J. R. R. (1993). «Una reunión muy esperada». El retorno de la Sombra. Ediciones Minotauro. ISBN 84-450-7155-6. 
  67. «Biografía de Tolkien, John Ronald Reuel». Consultado el 6 de mayo de 2008.
  68. Galán, Lola (21 de enero de 1997). «Los británicos votan El Señor de los Anillos mejor libro del siglo». El País. Consultado el 21 de febrero de 2008.
  69. Fiondil (pseudónimo) (11 de diciembre de 2002). «Las lenguas en la juventud de Tolkien». Los Anales de Arda. Lambenor. Consultado el 13 de febrero de 2013.
  70. Carpenter, 1993, Carta n.º 7, de 27 de junio de 1925, al tribunal de la Cátedra Rawlinson y Bosworth de Anglosajón, Universidad de Oxford.
  71. Carpenter, 1993, Carta n.º 163.
  72. Carpenter, 1993, Carta n.º 144, de 25 de abril de 1954, a Naomi Mitchison.
  73. Carpenter, 1993, Carta n.º 180.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]