Triana (Sevilla)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Triana
Distrito municipal de España
Ubicación de Triana
Coordenadas: 37°23′01″N 6°00′19″O / 37.383580555556, -6.0052Coordenadas: 37°23′01″N 6°00′19″O / 37.383580555556, -6.0052
Entidad Distrito municipal
 • País Bandera de España España
 • Comunidad autónoma Flag of Andalucía.svg Andalucía
 • Provincia Flag of Diputacion de Sevilla Spain.svg Sevilla
 • Ciudad BanderaSevilla1.svg Sevilla
Delegado de Distrito Francisco Luis Pérez Guerrero
Subdivisiones 5 barrios
Gentilicio Trianero/a
Código postal 41010
Fiestas mayores Velá de Santiago y Santa Ana[1]
Patrón Santiago
Patrona Santa Ana
Sede C/ San Jacinto, 41010
[Editar datos en Wikidata]

Triana es un barrio de la ciudad de Sevilla (España) y uno de los once distritos en que está dividida a efectos administrativos la ciudad. Está situado en el oeste del municipio. Limita al sur con el distrito de Los Remedios; al este, con los distritos Casco Antiguo y Macarena; al norte, con el distrito Norte y el municipio de Santiponce; y al oeste, con los municipios de Camas, Tomares y San Juan de Aznalfarache.

Triana toma su nombre del antiguo barrio tradicional homónimo, ubicado junto al río Guadalquivir, a la otra orilla del núcleo histórico. El distrito comprende los barrios de Triana Casco Antiguo, Barrio León, El Tardón-El Carmen, Triana Este y Triana Oeste.[2] La Isla de la Cartuja se considera administrativamente dentro del barrio de Triana Oeste.

Ubicación[editar]

Vista del barrio de Triana, desde la otra orilla del Guadalquivir

Triana está situada en la orilla este del río Guadalquivir vivo y está separada de la antigua zona intramuros de la ciudad por la dársena del río que recurre su cauce histórico.

La une al centro de la ciudad el Puente de Isabel II (conocido popularmente como puente de Triana) que atraviesa la dársena. Al Sur de Triana se encuentra el barrio de los Remedios.

Etimología[editar]

Según la mitología, la diosa Astarté huyendo de la persecución amorosa de Hércules, fundador mitológico de la ciudad de Sevilla, vino a refugiarse en la orilla occidental del Guadalquivir fundando Triana.[3]

También ha suscitado interés para los investigadores el origen de su nombre. Tradicionalmente, se vinculó a su pasado como colonia romana fundada por Trajano, el emperador nacido en Itálica, Trajana-Triana. Según algunos autores, el nombre, provendría de una fórmula de compromiso entre los celtíberos y los romanos, Tri, tres del romano y Ana, río, de origen celtíbero, ya que por esa zona el río se dividía en tres. Esto es lo que sostiene Justino Matute Gavira en su obra Aparato para describir la historia de Triana y de su iglesia parroquial; "otros deducen su nombre de Trans amnem, expresión con que los latinos significaban lo que está más allá del río... y aún los árabes por esta misma circunstancia llamaban a Triana Ma wara an-nahr, que vale tanto como allende el río: la transfluvial, aunque más comúnmente le decían Atrayana o Athriana..."[4]

Historia[editar]

Vista exterior de la Iglesia de Santa Ana, de estilo gótico-mudéjar, cuya construcción data del siglo XIII, por orden del rey Alfonso X.
Procesión de Corpus en Plaza del Altozano 2009.
Estatua dedicada a Rodrigo de Triana ubicada en la calle Pagés del Corro

El primer origen de poblamientos en la zona datan de la Edad Antigua, confirmado por el hallazgo de restos romanos.[5] Un incremento importante de la población de esa área surge en época de Al-Ándalus, organizado en torno al Castillo de San Jorge, construido en el siglo X. La importancia de este antiguo arrabal y guarda de la ciudad de Sevilla derivaba de su posición estratégica, junto al río Guadalquivir, como entrada hacia la comarca del Aljarafe, que poseía tierras de cereales, vid y olivo. Triana también era parte de la ruta desde Sevilla hacia Huelva. En la orilla de la ciudad contaba con algunos muelles. El barrio era la última plaza de la ciudad antes de alcanzar el puente y, de ahí, sus murallas.

El ejército de Fernando III de Castilla, para la reconquista de Sevilla de 1248, se asentó en el vecino campo de Tablada y tuvo que atacar el castillo de Triana y destruir el puente de barcas, desde donde se abastecía la población sitiada. La construcción del puente de barcas, que fue el primitivo nexo de unión con la ciudad, en 1171, bajo el mandato del califa Abu Yacub Yusuf, supuso un importante incentivo al crecimiento urbano del entonces arrabal de la ciudad, al conectarlo con la ciudad y con la actividad portuaria de la otra orilla. El lugar estaba entonces delimitado por una rambla que corría por lo que hoy es la calle Pagés del Corro.

Tras la conquista castellana, el Castillo de San Jorge perteneció a la Orden de San Jorge, instalándose en él la primera parroquia de Triana. En 1481, bajo reinado de los Reyes Católicos, se convirtió en sede del Tribunal de la Inquisición hasta 1626. El crecimiento económico de Sevilla durante el Siglo de Oro contribuyó a la mejora de la condición social media del barrio.[6] En 1854 se construyó el puente de Isabel II, conocido popularmente como de Triana, que vino a sustituir al antiguo puente de barcas.

La condición fluvial de Sevilla supuso algunos inconvenientes a lo largo de la historia, ya que desde antiguo la urbe sufrió importantes inundaciones, y a Triana le tocó enfrentarse a las crecidas del Guadalquivir, río muy caudaloso y con gran fuerza en sus corrientes. Los refugios habituales de los habitantes del barrio en caso de inundación eran la iglesia de Santa Ana y el Castillo de San Jorge. Así destacan las inundaciones de 1435, 1440, 1545 y 1554; en estas dos últimas se arruinaron más de doscientas casas.[6] Hasta que las obras y remodelaciones del cauce del Guadalquivir en la segunda mitad del siglo XX evitaron las crecidas. De estos sucesos tenemos constancia en crónicas, relatos orales, documentos gráficos e incluso en azulejos que señalan la altura a la que llegó el agua en determinadas calles. Debido a las frecuentes inundaciones y a la populosidad y pobreza del barrio por entonces, la epidemia de peste de 1649 tuvo un impacto particularmente intenso en Triana.

Fue tradicionalmente un barrio de marineros, obreros, alfareros e industriales, famosa por sus toreros, cantaores y bailaores de flamenco.

La historia del barrio ha estado unida a la historia de la ciudad. En sus calles se levantaron barricadas durante el Cantón de Sevilla de 1873. A finales del siglo XIX el industrial Carlos Pickman fundaría al norte de Barrio, en el antiguo monasterio de La Cartuja, la fábrica de cerámica Pickman, que alcanzó cierta popularidad en España.

Los días 20 y 21 de julio de 1936, al estallar la Guerra Civil Española, el barrio de Triana fue escenario de duros combates entre militares sublevados y militantes de izquierda que trataban de impedir el triunfo del levantamiento. Finalmente vencieron los golpistas y Triana sufrió una dura represión.[7]

En el año 1992 se organizó en la Isla de la Cartuja, dentro del Distrito de Triana, una exposición para conmemorar el Quinto Centenario del Descubrimiento de América.

Triana contó desde tiempo inmemorial con una presencia significativa del pueblo Gitano o romaní. La población gitana se concentraba en una parte del barrio conocida como Cava de los Gitanos.[8]

En los años 60 y 70 las autoridades del franquismo, sobre todo el gobernador Hermenegildo Altozano,[9] en alianza con los especuladores inmobiliarios, propiciaron la expulsión de las familias gitanas del barrio, que había vivido allí desde hacía cinco siglos, mediante expropiaciones forzosas y otros mecanismos legales.

Las familias gitanas vivían de la artesanía, sobre todo de la herrería, y propiciaron enormemente el flamenco.[9] Fueron desplazados a zonas como las Tres Mil Viviendas[9] o al barrio de Los Pajaritos, en la periferia de la ciudad, y realojados en pisos sociales que a menudo no superaban los 40 metros cuadrados. La pobreza de esas regiones fue en aumento y en los 80, con el boom de las drogas en España, los gitanos españoles encontraron un negocio lucrativo en el narcotráfico. Los que no se dedicaban al tráfico de drogas, encontraron su sostenimiento dentro de la venta de metal como chatarra y los pequeños robos. La especulación inmobiliaria afectaría Sevilla en general y a Triana en particular, y derivó en el derribo de muchas viviendas construidas hace varios siglos para edificar bloques de viviendas.

Descripción[editar]

Plaza del Altozano, en el barrio de Triana.
Esperanza de Triana en la Catedral de Sevilla XXV Aniversario Coronación (2009).

La vía más corriente de acceder hasta Triana, desde Sevilla, es a través del conocido como Puente de Triana, verdadera seña de identidad para los vecinos del barrio, fue construido entre 1845 y 1852 por los ingenieros Gustavo Steinacher y Ferdinand Bennetot, su denominación oficial es puente de Isabel II. Esta moderna construcción de hierro sustituyó al primitivo Puente de barcas, está declarado Monumento Histórico Nacional desde 1976, tras superar un intento de demolición.

Al desembocar en Triana, desde el puente, se llega a la Plaza del Altozano, verdadero centro de referencia del barrio, históricamente era el punto donde convergían los viajeros procedentes de San Juan de Aznalfarache, Tomares y Castilleja de la Cuesta, antes de atravesar el denominado puente de barcas, en dirección a Sevilla. En la plaza destaca el edificio de la Farmacia Murillo, construido por el arquitecto regionalista José Espiau y Muñoz entre 1912 y 1914.[10] Avanzando por el lado derecho y lindando con el puente se encuentra la Capilla del Carmen, obra del arquitecto Aníbal González, inaugurada en 1927 y que contiene un retablo de la Virgen del Carmen. Detrás de la capilla se encuentra el actual mercado de Triana, en cuyos bajos se encuentran los restos del Castillo de San Jorge. Este castillo fue sede de la Inquisición desde 1481, si bien su construcción inicial de época árabe, data de 1171. Afectado por el continuo abandono y sucesivas crecidas del Guadalquivir, en 1823 se instala en su solar el mercado, popularmente conocido como Plaza de Abastos. Con motivo de la exposición de 1992 y con el objetivo de modernizar el citado mercado, se demolió, saliendo a la luz los restos del castillo y de un cementerio almohade. Sin distanciarse mucho de la plaza del Altozano y bordeando el mercado se llega al Callejón de la Inquisición, ubicado en la confluencia de las calles Castilla, San Jorge y Callao, fue durante siglo y medio el único testimonio visible de la presencia del antiguo tribunal inquisitorial en Triana. En el altozano también destacan el monumento a Juan Belmonte obra de Venancio Blanco, del año 1972, mira a Sevilla de costado desde la Plaza. A través de una oquedad, a la altura del pecho del torero, se puede contemplar al otro lado del río, la Maestranza, la Torre del Oro y la Giralda como si de un marco se tratara, el monumento al Flamenco. En la Calle San Jorge se encuentra Cerámica Santa Ana, sede de la fábrica y tienda de cerámica que tiene su origen en 1870, con su traslado al extrarradio de la ciudad, el edificio se convertirá en la futura sede del Museo de la cerámica de Sevilla. En la calle Castilla también se encuentra de interés la iglesia de Nuestra Señora de la O, sede de la hermandad del mismo nombre, se trata de un templo construido entre los años 1697 y 1702.

Avanzando de frente desde el puente se abre la calle San Jacinto, antigua vía de comunicación con el Aljarafe, donde destaca la Iglesia de San Jacinto, perteneciente al antiguo Convento de San Jacinto, construido en 1676 para la Orden de los Dominicos, por el arquitecto Matías de Figueroa. Continuando por el recorrido de la plaza, de derecha a izquierda, se accede a la calle Pureza, donde como edificio más destacado se alberga la Iglesia de Santa Ana, esta iglesia parroquial que data del 1280, de estilo gótico-mudéjar, es la más antigua de Sevilla fue fundada por orden del rey Alfonso X. Tras el Terremoto de Lisboa de 1755 fue reconstruida parcialmente. En la misma calle Pureza se encuentra la Capilla de los Marineros, sede de la popular Hermandad de la Esperanza de Triana, que sale a la calle en procesión, en la Semana Santa, durante la madrugada del Viernes Santo.

Para finalizar la perspectiva de la plaza, a la izquierda de la misma, discurre de manera paralela al río, la calle Betis, nombre que hace referencia a la denominación latina del río Guadalquivir, y que aún conserva algunos de los muelles del siglo XIX, conocidas como zapatas, en la calle se encuentra la Casa de la Columnas, edificio que data de 1780 en el lugar que ocupó la antigua Universidad de Mareantes, institución encargada de la formación de marineros para las tripulaciones que partían hacía América, durante los siglos XVI y XVII, el inmueble ocupa dos plantas y se estructura alrededor de dos patios, presenta dos fachadas, una principal, de carácter neoclásico con grandes columnas toscanas, a la calle Pureza, y otra de carácter secundario a la calle Betis. Durante un tiempo se convirtió en patio de vecinos, albergando actualmente un centro cívico municipal.

Otros monumentos y sitios de interés[editar]

Cerámicas Santa Ana, tradicional fábrica de cerámica, que se convertirá en el Museo de Cerámica de Sevilla.
  • Convento de las Mínimas, construido en torno a 1755 para la Orden de los Mínimos de San Francisco de Paula. Está situado en la calle Pagés del Corro.
  • Casa de los Mensaque familia de industriales de la cerámica, data de 1900, es una muestra de la obra de los grandes pintores de cerámica en esa época. Ubicada en la calle San Jacinto.
  • La Cava. Larga avenida que cruza el "casco histórico" de Triana rotulada con el nombre de Calle Pagés del Corro. En realidad, la Cava, para muchos antiguo foso del Castillo de San Jorge, se divide en dos: Cava de los Gitanos y Cava de los Civiles. La primera, que discurre desde la Plaza de Cuba hasta la Iglesia de San Jacinto, recibe el nombre debido a que la mayoría de sus vecinos eran de etnia gitana. Desde la Iglesia de San Jacinto hasta las calles San Vicente de Paul y Clara de Jesús Montero tendríamos la Cava de los Civiles, apelativo que tal vez se refiera al antiguo cuartel de la Guardia Civil sito en dicha calle.
  • Corrales, patios o casas de vecinos Se deben destacar por su carácter arquitectónico y sociológico los denominados corrales y casas de vecinos establecidos en el barrio. Los corrales de vecino son patios en cuyo centro se solía levantar una fuente, alrededor y bordeando el patio se extienden varios corredores con puertas, que correspondían a las denominadas salas de cada vecino.[11] Entre los existente en Triana destacan el corral de la calle Alfarería, número 85, que data del siglo XIX; la casa de vecinos de los números 8 y 10 de la misma calle, construido entre 1913 y 1914, obra del arquitecto José Espiau y Muñoz; la casa de vecinos del número 7 de la calle Castilla, (1907-1910), obra del arquitecto Simón Barris y Bes; la del número 88A de la misma calle, construida en 1918 por el arquitecto Ramón Balbuena y Huertas y el Corral Herrera en la calle Pages del Corro, construido en 1909, actualmente rehabilitado. Es remarcable como la presión inmobiliaria existente en los últimos años del siglo XX y en los principios del XXI han destruido una parte de este rico patrimonio arquitectónico.[12]
  • Paseo Nuestra Señora de la O, ribera urbana del Guadalquivir accesible desde la Calle Castilla.
  • Torre Pelli, dentro del complejo Puerto Triana, es un edificio actualmente en construcción que si llegara a completarse se convertiría en el primer rascacielos de la ciudad y el más alto de Andalucía con 180,5 metros.

Portugalete, un barrio dentro de otro barrio[editar]

En el interior del barrio o arrabal de Triana, y formando parte sustancial del mismo, hubo en el siglo XVI otro barrio, llamado de Portugalete porque, según se especula, debería su nombre a la colonia de emigrantes portugueses que, al calor con el comercio de Tierra Firme, se hacinó en Triana en aquella centuria, también por esclavos negros del Algarve relacionados con la tradición alfarera de aquella collación. Era rondado por las justicias de la localidad de Camas para desarmar «gitanos». Hoy desaparecido, perteneció a Gaspar de Guzmán, conde duque de Olivares, en su intento, fracasado, de hacerse con propiedades pertenecientes al cabildo de la ciudad. Debió ocupar el último tramo de la calle de Castilla, sobrepasando la Alcantarilla de los Ciegos, la calle del Pino (¿actual Tejares?) y algunas huertas. Con su estudio quedan documentadas muchas de las circunstancias que dan ser y esencia al barrio de Triana.[13]

Panorámica del Guadalquivir a su paso por el barrio de Triana, al fondo.
Panorámica del Guadalquivir a su paso por el barrio de Triana, al fondo.

Comunicaciones[editar]

Las principales vías de Triana son el eje Ronda de Triana-López de Gomara, la calle Pagés del Corro (en dirección paralela al río), San Jacinto, Avenida de Coria, Alvar Núñez y San Vicente de Paúl (en dirección perpendicular al río). Recientemente San Jacinto ha sido peatonalizada en el tramo comprendido entre Pagés del Corro y la Plaza del Altozano.

Sirven al distrito las siguientes líneas de TUSSAM:

Línea Destino
C1
Circular Exterior: Triana - Cartuja - Barqueta - Santa Justa - Prado - Los Remedios
C2
Circular Exterior: Triana - Los Remedios - Prado - Santa Justa - Barqueta - Cartuja
C3
Circular Interior: Triana - Plaza de Armas - Barqueta - Puerta Osario - Prado
5
Puerta de Triana - Prado - Gran Plaza - Santa Aurelia
6
San Lázaro - Los Remedios - Reina Mercedes - Ciudad Sanitaria
40
Plaza de la Magdalena - Triana - El Tardón
43
Plaza de la Magdalena - Triana - El Turruñuelo

Actualmente ninguna vía férrea pasa por el distrito.

Vecinos ilustres[editar]

Mosaico del mercado de Triana.
Azulejo sevillano. Colección de Miguel Ángel Carranza.

Los trianeros más relevantes son:

Fiestas y tradiciones[editar]

Cabalgata de los Reyes Magos[editar]

La cabalgata de los Reyes Magos de Oriente se viene celebrando en Triana desde que comenzara el nuevo milenio. Discurre por las calles del barrio en la mañana del 6 de enero, efectuando su salida en torno a las 10:30 de la mañana desde el asilo de la Avenida de Coria y entrando en torno a las 14:30, en el mismo lugar. Sus majestades están encarnadas por personajes de actualidad y trianeros de reconocida popularidad, desde Antonio Canales, José Mercé a Curro Romero y Rivera Ordóñez, entre otros. Está formada por unas 22 carrozas, puede variar según el año y es considerada como la segunda cabalgata en seguimiento y proporciones de la ciudad, sólo por detrás de la organizada por el Ateneo de Sevilla.

Velá de Santa Ana[editar]

La Velá de Santa Ana se celebra desde el día 21 de julio hasta el 26, dedicada a Santiago y a Santa Ana. Tiene su origen en una antigua romería en la Real Parroquia de Santa Ana al menos desde finales el s.XIII.[14] Una de las tradiciones de esta fiesta es la cucaña.

Semana Santa[editar]

Son numerosas e importantes las fiestas relacionadas con las creencias católicas, especialmente durante la Semana Santa, tanto que este barrio sevillano cobra una significativa popularidad por ellas. En Semana Santa procesionan seis hermandades muy populares en la ciudad:

El Rocío[editar]

Procesión del Rocío en 1912. Montando un caballo blanco está Juan Belmonte.

Triana es un barrio de tradición rociera, contando con la hermandad que es la sexta filial de las más de 100 que existen actualmente, siendo el día 9 de enero del año 1814 cuando se produjo su incorporación definitiva.[15] Una gran cantidad los peregrinos acompañan al simpecado por las calles del barrio.

"El Corpus Chico"[editar]

En Sevilla la procesión del Corpus Christi se celebra con mucho boato. En Triana tiene lugar otra procesión del Corpus Christi, conocida como Corpus Chico, en la que las calles se engalanan y son cubiertas por romero.

Las imágenes que procesionan son: San Juan Evangelista (de la Hermandad de la Esperanza de Triana), El niño Jesús, Santas Justa y Rufina, la Inmaculada Concepción y el Santísimo Sacramento.[16] Es organizado por la hermandad de la Esperanza de Triana y sigue el recorrido de antaño, la custodia se utilizó en el "Corpus Grande" de Sevilla.[17] La historia de esta procesión comienza en el s.XVI.[18]

Equipos deportivos[editar]

Cuna del Flamenco[editar]

Triana no solo se considera una de las provincias del cante sino una de las cunas del flamenco así cuando los cantes en antaño entraban a Andalucía por los puertos de Cádiz se les daba forma en el arrabal trianero es por ello por lo que se afirma que Triana es una de las cunas del flamenco, contando no solo ya con la infinidad de artistas y gentes relacionas con el arte que son o fueron del barrio sino que además cuenta con estilo propio de cante y baile flamenco siendo de gran fama la soleá de Triana o la peculiar forma de bailar de las gentes que habitaban en sus casas de vecinos.

Mercados tradicionales y plazas de abastos[editar]

Centros Educativos[editar]

Educación primaria[editar]

Eduación secundaria, bachillerato y formación profesional[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ayuntamiento de Sevilla. Distrito de Triana (2013). «Programa Velá de Santiago y de Santa Ana 2013». Consultado el 1 de febrero de 2014.
  2. Mapa de barrios del Distrito Triana
  3. *Passolas Jaúregui, Jaime. Paseando por la Sevilla antigua. Castillejo. ISBN 84-8058-143-3. 
  4. «LOS INICIOS HISTÓRICOS».
  5. Albardonedo Freire, Antonio José. El urbanismo de Sevilla durante el reinado de Felipe II. Guadalquivir ediciones. ISBN 84-8093-115-9. 
  6. a b Albardonedo Freire, Antonio José. El urbanismo de Sevilla durante el reinado de Felipe II. Guadalquivir ediciones. ISBN 84-8093-115-9. 
  7. Ortiz Villalba, Juan (2006). Del golpe militar a la Guerra Civil: Sevilla 1936 (3 edición). RD Editores. ISBN 8493474185. 
  8. «El Comensal».
  9. a b c Castilla, Amelia (8 de noviembre de 2010). «"El flamenco es tan emblemático como el 'gentleman"». EL País. 
  10. *Villar Movellán, Alberto. Arquitecto Espiau (1879-1938). Arte hispalense. ISBN 84-505-2278-1. 
  11. Gran enciclopedia de Andalucía (Sevilla, Promociones Culturales Andaluzas, 1979
  12. Información sobre los corrales de Triana
  13. ANTEQUERA LUENGO, Juan José: Portugalete. Un barrio en la Sevilla del Conde Duque de Olivares. Sevilla, Facediciones, 2009.
  14. «Velá de Santiago y Santa Ana».
  15. «Rocío en Triana; una historia con dos siglos de antigüedad». ABC. 25 de enero de 2013. http://www.abcdesevilla.es/sevilla/20130125/sevi-hitos-rocio-triana-candelaria-201301242109.html. 
  16. «Corpus Chico de Triana».
  17. «El Corpus Chico».
  18. «Estampas del Corpus».
  19. Ana Díaz (31 de enero de 2013). «El Olimpic de Triana cumple 25 años». sevillaciudad (ABC de Sevilla). Consultado el 2 de agosto de 2014.

Enlaces externos[editar]