Polígono Sur (Sevilla)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Polígono Sur
Polígono Sur locator map.svg
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Andalucía.svg Andalucía
• Provincia Flag of Diputacion de Sevilla Spain.svg Sevilla
• Ciudad BanderaSevilla1.svg Sevilla
• Distrito Sur
Población  
• Total 17.937[1]  hab.
[editar datos en Wikidata ]

Polígono Sur es un barrio de la ciudad de Sevilla (Andalucía, España), localizado como su propio nombre indica, al sur de la ciudad. Abarca varias de las barriadas conocidas popularmente como Las 3000 Viviendas.

Tiene una población en torno a las 50.000 personas, una superficie de 145 Ha y unas 7.000 viviendas entre públicas (viviendas de alquiler protegido pertenecientes al Parque Público de EPSA) y privadas.

Historia[editar]

Vista área Polígono Sur año 2008, Sevilla.

Génesis del polígono en España[editar]

En los años cuarenta se inicia en las grandes ciudades de Andalucía al igual que el resto del Estado Español un periodo que va a significar un cambio sustancial en su dimensión, morfología y estructura. Se produce un notable crecimiento demográfico que irá en aumento hasta la década de los sesenta y principios de los setenta y que conlleva en algunos casos triplicar la población de algunas ciudades andaluzas.

Esto originó una situación crítica para el Estado y otras instituciones públicas que tuvieron que afrontar la tarea de intentar resolver el grave problema de la vivienda en las grandes ciudades, convirtiéndose en los principales agentes del crecimiento urbano en este periodo.

Este proceso se llevó a cabo al margen de cualquier marco general de ordenación. Se optó de forma sistemática por un criterio de localización en el que primaba razones de oportunidad en función de la disponibilidad de suelo, en vez de razones de ordenación urbanística. La periferia de todas las grandes ciudades andaluzas va a empezar a verse salpicada por un grupo de conjuntos residenciales, en su mayoría simplemente apoyados en ejes viarios y desvinculados del resto de la trama urbana.

Estos conjuntos, en muchos casos denominados barriadas para distinguirlos de los barrios tradicionales, son promovidos por la Obra Sindical del Hogar y los patronatos religiosos y municipales. Presentan, por lo general, una calidad desigual. Aunque en ese momento sus densidades son moderadas, si supusieron un cambio morfológico, un elemento de transición entre las tramas tradicionales de manzana cerrada y discontinuidad constructiva hacia una arquitectura uniforme. Esta etapa entre 1940-1950, supuso un crecimiento basado en bloques de cierta altura que se dispone en manzanas cerradas tradicionales donde los accesos a las viviendas se relacionan directamente con la calle reservándose el interior para las áreas de servicio. El conjunto de los bloques así dispuestos formalizan barrios de manzanas con calles definidas por las alineaciones de fachadas, con cierta semejanza a la ciudad tradicional.

Sin embargo, en el periodo entre 1950-1960, surgen los postulados relativos al soleamiento, ventilación rapidez y urgencia de la construcción... para atender al crecimiento poblacional. Requerirán una disposición más libre de los bloques de vivienda, será preferible mantener la orientación óptima o la regularidad de la planta a mantener las alineaciones viales continuas. Es decir, la edificación comienza a seguir únicamente sus reglas compositivas sin que el acceso a las viviendas, zonas de aparcamiento etc. tenga porque condicionarlas. Esta nueva forma de construir ciudad de los nuevos barrios residenciales de iniciativa pública se caracteriza por la sustitución del concepto calle-edificio por espacio libre-edificación. Se diluye el concepto de fachada principal y trasera (interior de la manzana): los espacios entre bloques quedan definidos por la fachada delantera de uno y la trasera del siguiente.

Este modelo de crecimiento, planteado desde la Administración y denominado Polígono, tuvo carácter unitario y cierta dimensión, estando concebidos como áreas monofuncionales destinadas a cubrir las demandas de vivienda. Es, en este periodo, donde el tejido urbano se densifica con una estructura viaria jerarquizada y bloques en altura en muchos casos repetitivos, con una gran economía de recursos, faltos de servicios, equipamientos, espacios verdes, y una estructura viaria inadecuada a las necesidades urbanas.

En todas las grandes ciudades andaluzas surgen estos polígonos, que cambian sustancialmente la imagen de nuestras periferias como Almanjáyar en Granada, Polígono Sur en Sevilla, Palma Palmilla en Málaga, El Puche en Almería, La Paz en Cádiz etc., son algunos ejemplos que jalonan nuestra geografía en esos momentos.

Singularidades y situación[editar]

Vista área Polígono Sur años setenta, Sevilla.

La construcción del Polígono Sur la realiza el patronato municipal del Ayuntamiento de Sevilla en 1968,[2] y se concluyó en 1977.[3] a través de las concesiones que realizaba el Ministerio de Vivienda del Estado Central a los distintos Ayuntamientos, en este periodo es el propio Estado o los patronatos municipales de vivienda los que realizan estas actuaciones en numerosas ciudades.

Ya desde el inicio, comenzó a considerarse una zona insegura.[4] Acogió a personas provenientes de zonas chabolistas como La Corchuela[5] o El Vacie, y otras que deseaban mejorar de vivienda como Torreblanca de los Caños y Los Pajaritos, adjudicándose en su momento los pisos en régimen de propiedad aplazada.

A finales de los años setenta y con el aumento de nivel de vida se va introduciendo la iniciativa privada. El ámbito territorial de las actuaciones edificatorias aumenta, no podemos hablar de las tres mil viviendas como popularmente se conocía a este barrio sino una extensión mayor de espacio urbanizado y viviendas. Se produce un aumento de las actuaciones especulativas: barrios de bloques de alta densidad en los que rápidamente se abandonan las tipologías menos rentables de doble crujía siendo sustituidas por los bloques de cuatro crujías (bloques en H), quedando en el olvido los postulados de orientación, soleamiento etc., que habían sido parte del origen de estos nuevos modelos residenciales de los años sesenta.

El resultado de todas estas transformaciones lo podemos verificar actualmente en el propio barrio del Polígono Sur, un crecimiento cuantitativo de mayor extensión, en situación periférica y mal conectadas con los centros urbanos, de gran variedad morfológica y de una fuerte segregación funcional y social; no olvidemos que el Polígono Sur asume población proveniente de los poblados chabolistas de la periferia Sevillana. El Polígono Sur es además un barrio aislado físicamente, en tres de sus lados hay barreras físicas, las vías del tren, una carretera y las edificaciones de Hytasa que hacen impenetrable este barrio, solo por uno de ellos se une a la ciudad.

Apenas diez años después de la entrega de los primeros bloques, los pisos carecían de la mayoría de sus servicios originales, como agua o ascensores, que ya no estaban operativos porque habían sido objeto de actuaciones vandálicas. Este tema refuerza la idea de que la regeneración urbana física debe acompañarse de medidas sociales, formación, educación y empleo. La marginalidad es producto de la concepción del barrio, donde se daba solución urgente al chabolismo desde una visión exclusiva residencial.[6] [7] Durante años el Polígono Sur, ha recibido población de manera continua sin que existiera una mínima planificación. Personas y familias que pertenencían a las capas más desfavorecidas, con escasos recursos, y muchas de ellas para dar solución al problema del chabolismo de otras zonas de la ciudad de Sevilla. Eran actuaciones desde una visión meramente residencial, trasladando de manera indiscriminada a grandes grupos de población a estos polígonos sin dar respuesta a otras problemáticas y demandas de unos mínimos servicios y requerimientos dotacionales.

Este modelo urbano realizado en el Polígono Sur, es similar a lo que ocurre en otras poblaciones españolas, donde se zonifica las funciones urbanas de la ciudad separando los espacios de residencia, de trabajo, de consumo… contrario por tanto a las tesis de la ciudad compacta y segregando a los distintos colectivos humanos en clases y subclases según sus atributos diferenciales de renta, de cultura, de etnia…

La regeneración del barrio[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Jürgens, Oskar: Ciudades españolas. Su desarrollo y configuración urbanística. MAP, 1992.
  • Fernando de Terán: Planeamiento urbano en la España Contemporánea. Alianza Universidad, Madrid, 1980.
  • Urrutia, Ángel: Arquitectura española del siglo XX. Cátedra, Madrid, 1997.

Enlace[editar]