T-34

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
T-34
T-34-76 RB8.JPG
T-34 Modelo 1943
Tipo Tanque medio
País de origen Bandera de la Unión Soviética Unión Soviética
Historia de producción
Producido 1940
Especificaciones
Peso 26-30,9 t
Longitud 6,75 m
Anchura 3 m
Altura 2,45 m
Tripulación 4

Blindaje 45-70 mm
Arma primaria cañón F-34 de 76,2 mm
Arma secundaria 2 × ametralladoras DT de 7,62 mm

Motor V-2, diésel de 12 cilindros
500 CV (370 kW)
Velocidad máxima 55 km/h
Autonomía 465 km
Rodaje orugas con 5 ruedas de rodaje a cada lado
Suspensión Christie

El T-34 es un tanque medio de fabricación soviética que fue producido desde 1940 a 1958. Es considerado el mejor tanque cuando la Unión Soviética entró en la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad, es considerado el mejor tanque que haya intervenido en la Segunda Guerra Mundial,[1] no por tener el blindaje más grueso ni la mayor potencia de fuego, sino por su equilibrio en el campo de batalla. Y ello incluso por encima de tanques de tanta potencia de fuego como los alemanes y tan rápidos como los de los aliados. Su diseño fue el más efectivo e influyente de toda la guerra. A pesar de que su blindaje y armamento fueron superados posteriormente en la guerra, sorprendió a los generales de tanques alemanes von Kleist y Guderian cuando lo encontraron por primera vez en batalla en 1941 y lo llamaron "el más mortífero tanque en el mundo".[2] Las primeras unidades fueron producidas en la fábrica KhPZ en Járkov en 1940, Ucrania. Fue el arma principal de las fuerzas blindadas soviéticas durante la II Guerra Mundial y fue muy exportado posteriormente. También fue el tanque más producido durante dicho conflicto y el segundo de toda la historia, tras su sucesor, el T-54/55. Algunos T-34 siguieron siendo usados durante los años 1990. Se calcula que se fabricaron cerca de 100.000 T-34 desde 1940.[3]

El desarrollo del T-34 partió de la serie de tanques rápidos BT, con la intención de reemplazar los BT y el tanque de infantería T-26. Tras el poco éxito de los tanques soviéticos en la Guerra Civil Española, la falta de protección se hizo notable. El T-34 Se trataba del tanque que mejor equilibraba la potencia de fuego, movilidad y protección de los existentes, aunque inicialmente su eficacia en el campo de batalla fue malograda debido a la mala disposición ergonómica del compartimiento de la tripulación, la carencia de radios, falta de municiones y el empleo de tácticas pobres, así como una decadente y anticuada cadena de mando.

A finales de 1943 se introdujo el mejorado T-34-85, con un cañón de mayor potencia. El diseño y construcción del tanque fueron continuamente refinados durante la guerra para mejorar su eficacia y reducir los costes, permitiendo que se dispusiera constantemente de más cantidad de tanques. Hacia 1945, el versátil y rentable T-34 había sustituido a la mayoría de tanques pesados y ligeros en servicio. Fue una influencia en el desarrollo posterior del nuevo concepto de tanque, el tanque de combate principal.

Historia[editar]

Diseño revolucionario[editar]

En los años 1930, la mayoría de los tanques soviéticos eran el tanque ligero T-26 y la serie de tanques rápidos BT. El T-26 era un tanque de infantería lento, diseñado para mantener el paso con los soldados. Los tanques BT eran tanques de caballería, muy rápidos y ligeros, diseñados para luchar contra otros tanques, pero no contra la infantería. Ambos tenían un blindaje delgado y empleaban gasolina, como la mayoría de los diseños de los años 30, que solían arder en llamas por problemas en el motor. El diésel se convirtió en una ventaja que los soviéticos supieron aprovechar, a pesar de ser más ruidoso, y por lo tanto, más fácil de descubrir.

La Guerra Civil Española fue toda una inspiración para el Ejército Rojo, quienes se dieron cuenta de las debilidades de sus tanques, lo cual los llevó a la búsqueda de unos reemplazos. De este proyecto saldría el T-34 modelo 1940 y el KV-1.

En 1937, el ingeniero Mijaíl Koshkin fue asignado por el Ejército Rojo para dirigir un nuevo equipo encargado de diseñar un reemplazo para los tanques BT, en la fábrica KhPZ de Járkov. El prototipo, denominado A-20, tenía un blindaje de 20 mm y un cañón de 45 mm. Koshkin convenció a Stalin de dejarle desarrollar un segundo prototipo, un tanque universal más blindado y mejor armado que reemplazaría tanto a los T-26 como a los tanques BT. El segundo prototipo, designado A-32 pero pronto renombrado T-32, tenía blindajes de 30 mm de espesor en los laterales del chasis y un cañón de 76 mm.

La siguiente tabla muestra las características entre el A-20 y el A-32:[4]

Fuente: Mikhail Baryatinskiy, T-34 Medium Tank
A-20 A-32
Peso en Combate 18 t 19 t
Tripulación 4 4
Largo 5,76 m 5,76 m
Anchura 2,65 m 2,73 m
Altura sobre ruedas 2,41 m 2,41 m
Altura sobre orugas 2,44 m 2,44 m
Armamento Principal 45 mm 76 mm
Armamento Secundario 2 Ametralladoras DT 2 Ametralladoras DT
Munición principal 152 proyectiles 72 proyectiles
Munición Secundaria 43 cargadores 26 cargadores
Motor V-2 V-2
Potencia máxima 500 CV a 1.800 r.p.m. 500 CV a 1.800 r.p.m.
Potencia específica 450 CV a 1.750 r.p.m. 450 CV a 1.750 r.p.m.
Vel. máx. orugas carretera 74,7 km/h 74,7 km/h
Vel. máx. orugas a c. través 56 km/h 65 km/h

Ambos modelos fueron puestos a prueba en los campos de ensayo de Kubinka en 1939, y el T-32 demostró ser más maniobrable que el A-20. La resistencia del mando militar y las preocupaciones por el alto coste de producción desaparecieron cuando se vio el pobre rendimiento de los tanques soviéticos en Finlandia y la efectividad del Blitzkrieg alemán en Francia. Una versión más pesada del T-32, con 45 mm de blindaje en la parte frontal, fue aprobada para su producción como T-34.

El T-34 tenía la suspensión Christie de resorte helicoidal del BT, pero prescindiendo de la pesada e ineficaz característica de "convertible", que permitía a un tanque moverse sobre sus ruedas sin necesidad de sus orugas. Tenía un blindaje inclinado, una planta motriz relativamente potente y unas orugas anchas. La versión inicial portaba un cañón de 76,2 mm, a menudo denominado como T-34/76 (originalmente, una designación alemana). A finales de 1943, una segunda versión importante, el T-34/85 o T-34-85 comenzó a ser producida, con una torreta de mayor tamaño (con 3 tripulantes como en los carros alemanes) con un cañón de 85 mm.

Producción[editar]

El T-34 planteó nuevos desafíos a la industria soviética. Era el tanque medio más blindado producido hasta ese momento, y las piezas prefabricadas se construían en varías plantas: la Fábrica Diésel Nº 75 de Járkov proveía el motor modelo V-2, la Fábrica Kirov Nº 185 de Leningrado produjo el cañón original L-11, y la Fábrica Dinamo de Moscú, los componentes eléctricos. Los tanques fueron construidos inicialmente en la KhPZ Nº 183 y la Fábrica de Tractores de Stalingrado (STZ), y posteriormente en la Fábrica Krasnoye Sormovo No. 112 en Gorki.

Existían múltiples problemas: las planchas de blindaje eran defectuosas; debido a la escasez de los nuevos motores V-2, muchos tanques de la producción inicial de 1940 llevaban el motor, suspensión y embrague inferiores del tanque BT; sólo los tanques de los comandantes de las compañía llevaban radios. El cañón L-11 no respondió a las expectativas, así que la oficina de diseño Grabin en la Fábrica Gorki Nº 92 diseñó el cañón F-34 de 76,2 mm. Ya que no se aprobaría la producción, Gorki y KhPZ comenzaron a fabricar el cañón de todas formas; el permiso oficial sólo sería concedido por el Comité de Defensa del Estado después de que las tropas elogiaran el buen rendimiento del cañón.[5]

Existían presiones políticas para redirigir los recursos a la construcción de los tanques de infantería tradicionales y para cancelar la producción pendiente de T-34 a favor del diseño más avanzado T-34M. Sin embargo, el ataque por sorpresa de la Alemania nazi en la Operación Barbarroja el 22 de junio de 1941 forzó a la Unión Soviética a trasladar la producción completa de tanques. Esto produjo una gran necesidad de enviar nuevos tanques al frente inmediatamente, por lo que no se permitió modificar partes del T-34 a excepción de aquellas que lograran una fabricación más rápida conservando todo su poder.

Los rápidos avances de las fuerzas alemanas forzaron la evacuación de las fábricas de tanques hacia los montes Urales. La KhPZ fue restablecida cerca de la Fábrica de vagones Dzherzhinski de Ural en Nizhny Tagil, renombrada Fábrica de Tanques Stalin de Ural Nº 183. La fábrica Kirov fue evacuada unas semanas antes de que Leningrado fuera rodeada, y se trasladó a la Fábrica de Tractores Stalin en Cheliábinsk, que recibiría el sobrenombre de Tankograd, ciudad de los tanques. Mientras que estas fábricas eran reubicadas a una velocidad récord, el complejo industrial alrededor de la Fábrica de Tractores de Stalingrado producía el 40% de todos los T-34, hasta que fue completamente rodeada durante la Batalla de Stalingrado en el otoño de 1942.[2]

Salvo esta interrupción, los únicos cambios permitidos en las cadenas de montaje eran para hacer los tanques más sencillos y baratos de producir. Se desarrollaron nuevos métodos para la soldadura autógena y en el endurecimiento de las planchas, incluyendo las innovaciones del profesor Evgeny Paton. El diseño del cañón F-34 Modelo 1941 de 76,2 mm se redujo a 614 piezas, comparadas con las 861 del modelo anterior. En dos años se recortó el coste de producción de 269.500 rublos en 1941 a 193.000 rublos y luego a 135.000 rublos, incluso aunque la mayoría de los trabajadores experimentados fueron reemplazados por mujeres, niños, inválidos y ancianos.

La necesidad de una mejora para el T-34 era vital desde la entrada en combate de los Tiger I y los Panzer V Panther, pero dado que había escasos ejemplares hasta bien entrado 1943, no se le dio la importancia necesaria, lo cual terminó siendo una tumba para los tripulantes de los T-34 que difícilmente podían combatir a dichos tanques con sus cañones de 76,2 mm.

Desarrollo evolutivo[editar]

En 1942, la torreta con nuevo diseño derivada del proyecto abandonado del T-34M comenzó a ser construida, mejorando las condiciones de falta de espacio y finalmente añadiendo una cúpula de comandante con visión total. Los suministros limitados de caucho llevaron a la adopción de ruedas con reborde de acero y se añadió un nuevo embrague a la transmisión de cinco velocidades mejorada y el motor.

En 1943, los soviéticos se enfrentaron contra los nuevos tanques alemanes Panther y Tiger. De acuerdo con la experiencia de la Batalla de Kursk, y las peticiones desde el frente de guerra de tener más potencia de fuego a largo alcance, el mando soviético tomó la decisión difícil de actualizar las fábricas para producir un nuevo modelo. El T-34-85 tenía un cañón de 85 mm de mayor potencia y finalmente, una torreta de tres hombres con radio (anteriormente, la radio se encontraba en el casco del tanque). El comandante podía dar las órdenes, dejando el manejo del cañón al artillero y cargador. A partir de 1944, los tanquistas de los T-34-85 comenzaron a emplear munición subcalibre con núcleo de tungsteno (BR-365P), que podía penetrar casi un 40% más que los proyectiles BR-365, pero que al tener una menor cabeza explosiva era menos efectivo en la postpenetración.

Coste[editar]

El costo para producir un T-34-85 era inicialmente un 30% más caro que el Modelo 1943, unos 164.000 rublos, pero en 1945 había bajado a 142.000 rublos. Durante el transcurso de la guerra, el costo de un T-34 se había reducido a la mitad, mientras que su movilidad se mantenía igual, y su blindaje frontal y capacidad de penetración del cañón se había casi duplicado.

Al final de la guerra, se construyeron unos 57.000 T-34: 34.780 tanques T-34 originales desde 1940 a 1944 y otros 22.559 T-34-85 desde 1944 a 1945.[6] En 1946, tras la guerra, el T-34 estaba fuera de la producción en gran escala en la Unión Soviética ya que se construyeron solo 2.701.

La producción se reinició en 1951 en la República Popular de Polonia y Checoslovaquia, donde se fabricaron 1.380 y 3.185 T-34-85 respectivamente, hasta 1956. A finales de los años 1960, los T-34-85 soviéticos pasaron por un programa de modernización (T-34-85M) para la exportación y la reserva, utilizando componentes de los tanques T-54/55.

Se estima que el total de tanques T-34 es de 84.070 unidades, más 13.170 piezas de artillería autopropulsada construidas utilizando el chasis del T-34.[7]

Variantes[editar]

T-34-85
T-34-85 góra RB.jpg
T-34-85
País de origen Bandera de la Unión Soviética Unión Soviética
Especificaciones
Peso 32 Tm
Longitud 8,15 m
Anchura 3,00 m
Altura 2,60 m
Tripulación 5

Blindaje 90 mm
Arma primaria Cañón de 85 mm ZiS-S-53
Arma secundaria 2 x 7,62 mm ametralladoras DT

Motor V-2 diésel de 12 cilindros
500 CV
Velocidad máxima 55 km/h
Autonomía 360 km
Suspensión Christie

La identificación de las variantes del T-34 puede ser complicada. La fundición de la torreta y los detalles superficiales y el equipo variaba entre fábricas. Las nuevas mejoras se añadían en la mitad de una producción o actualizando los tanques viejos. Los tanques puestos fuera de combate eran reconstruidos, algunas veces incluyendo equipo de modelos más modernos o incluso una nueva torreta. Algunos tanques llevaban blindaje apliqué fabricado con restos de acero de distintos tamaños, fundidos al casco y posiblemente también a la torreta; estos tanques se denominaban ekranami (con pantallas, en ruso).

La inteligencia alemana de la II Guerra Mundial denominó a las dos producciones principales como T-34/76 y T-34/85, y las variaciones menores recibían designaciones con letras como T-34/76A. Esta nomenclatura ha sido utilizada ampliamente en Occidente, especialmente en la literatura popular. Desde los años 1980, sin embargo, muchas fuentes académicas han estado usando el estilo soviético: T-34 y T-34-85, y las variantes como el año del modelo, como T-34 Modelo 1940.

Desde la disolución de la Unión Soviética, los nuevos documentos desclasificados han demostrado que todos los T-34 con la torreta original y el cañón F-34 (conocidos convencionalmente como Modelo 1941 y 1942) eran oficialmente denominados Modelo 1941 y los T-34 de torreta hexágonal (Modelo 1943) eran oficialmente el Modelo 1942. Los T-34 capturados por Alemania eran designados como Panzerkampfwagen T-34(r).

Carros de combate[editar]

El T-34 (T-34/76) era el tanque original con el cañón de 76,2 mm. Entre paréntesis la designación alemana.

  • Modelo 1940 (T-34/76A): una primera producción con el cañón L-11 de 76,2 mm en una torreta de dos hombres.
  • Modelo 1941 (T-34/76B): la producción principal con mayor blindaje y el cañón F-34 de 76,2 mm.
  • Modelo 1942 (T-34/76C): con muchas mejoras de menor importancia en la fabricación.
  • Modelo 1943 (T-34/76D, E y F): con una nueva torreta hexagonal fundida, los alemanes les dieron el sobrenombre de Mickey Mouse, debido a su apariencia cuando las dos escotillas estaban abiertas. La producción principal tenía una nueva cúpula de comandante.
  • T-34/57: una pequeña cantidad de T-34 desde 1941 a 1943 fueron armados con el cañón rápido ZIS-4 de 57 mm para ser utilizados como cazacarros. Este cañón tenía mejor penetración que el F-34 (140 mm de acero a 500 m, frente a 90 mm), pero el tamaño del proyectil no permitía suficiente carga explosiva para blancos no blindados.
  • OT-34: tanque lanzallamas, reemplazando la ametralladora del casco, generalmente un Modelo 1942 con el lanzallamas ATO-41 o un Modelo 1943 con el ATO-42. Mayormente participaron en la Batalla de Moscú con buenos resultados según informes soviéticos.

El T-34M, un prototipo avanzado de 1940 (A-43), con mejor blindaje, una torreta hexagonal de tres hombres, suspensión de barra de torsión e incremento de munición y combustible. Se construyeron cinco chasises, pero el programa se abandonó cuando comenzó la guerra. El programa sirvió para el diseño de la torreta del T-34 Modelo 1943, y fue reiniciado para el tanque T-44.

El T-34-85 tenía mejoras importantes, una nueva torreta de tres hombres y un cañón de 85 mm.

  • Modelo 1943: una producción corta en febrero-marzo de 1944 con el cañón D-5T de 85 mm
  • Modelo 1944: la producción principal, con el cañón más sencillo ZIS-S-53 de 85 mm, la radio trasladada del casco a la torreta con una disposición mejorada y una nueva mira óptica para el artillero.
  • Modelo 1945: cambios introducidos gradualmente durante 1944-46, mejora de la cúpula del comandante, sistema de humos TDP (tankovoy dimoviy pribor), ventiladores delante y atrás de la torreta.
  • Modelo 1946: producción posguerra, formalizando el Modelo 1945, con un motor mejorado V-2-34M, nuevas ruedas y mejoras de menor consideración.
  • Modelo 1960: programa de reutilización, motor V-2-3411, mejores sistemas de ventilación y lubricación, generador de batería, visores infrarrojos y una nueva radio.
  • Modelo 1969 (o T-34-85M): un programa de reutilización con una nueva radio R-123 y equipo de visión nocturna. Mejoras mecánicas y un depósito externo adicional de 200 litros.
  • T-34-85M1: un programa de reutilización polaco, similar al Modelo 1960.
  • T-34-85M2: programa polaco, similar al Modelo 1969, con un sistema para vadeos profundos y esnorquel.
  • OT-34-85 (o TO-34): un tanque T-34-85 con el lanzallamas ATO-42.

Se continuó realizando varias mejoras en los T-34-85, incluyendo programas de restauración en 1960 y 1969. Los modelos del T-34-85 son muy similares externamente.

El desarrollo en preguerra de un T-34 más avanzado fue continuado de nuevo en 1944, produciendo el T-44. El nuevo tanque tenía un diseño de torreta basado en la del T-34-85, pero con un nuevo chasis con suspensión de barra de torsión y un motor montado transversalmente. Tenía un perfil más bajo que el T-34-85 y era más sencillo de fabricar. Se construyeron entre 150 y 200 de estos tanques antes del fin de la guerra. Con algunas modificaciones, una nueva torreta y cañón se convirtió en el T-54, que comenzó a fabricarse en 1947.

Otros vehículos blindados[editar]

  • PT-34, tanque barreminas, construido generalmente con el chasis del T-34 Modelo 1943 o el T34-85.
  • MP-34, posapuentes hechos a partir de viejos tanques reconstruidos en el campo de batalla o instalaciones de reparación. Éstos se utilizaban para operaciones de travesía de ríos, y eran recuperados posteriormente.
  • Cañones autopropulsados, SU-85, SU-100 y SU-122, utilizaron como base el chasis del T-34.

Tras la II Guerra Mundial, algunos T-34 eran armados con obuses de 122 mm como artillería autopropulsada en Siria y Egipto.

Vehículos de apoyo[editar]

Había muchos vehículos de apoyo, grúas e incluso tractores civiles construidos con el chasis del T-34 en el comienzo de la guerra que se utilizaron hasta los años 1990. La gran mayoría eran conversiones de tanques antiguos o dañados y cañones autopropulsados.

  • T-34-T (tyagach), tractor
  • SPK-5 (1955), grúa de diez toneladas
  • SPK-5/10M, versión mejorada del SPK-5, con una grúa hidráulica
  • T-34-TO (technicheskoye obsuzhivaniye), mantenimiento técnico
  • VT-34, vehículo de recuperación checoslovaco
  • CW-34, variante del VT-34 polaco
  • WPT-34 (1960), vehículo de reparación y mantenimiento polaco

Datos de los modelos[editar]

Modelos del carro de combate T-34 durante la Segunda Guerra Mundial
T-34
Modelo 1940
T-34
Modelo 1941
T-34
Modelo 1942
T-34
Modelo 1943
T-34-85 T-44
Peso 26 t 26,5 t 28,5 t 30,9 t 32 t 31,9 t
Cañón L-11 de 76,2 mm F-34 de 76,2 mm F-34 de 76,2 mm F-34 de 76,2 mm ZiS-S-53 de 85 mm ZiS-S-53 de 85 mm
Munición 76 proyectiles 77 proyectiles 77 proyectiles 100 proyectiles 60 proyectiles 58 proyectiles
Combustible 460 L 460 L 610 L 790 L 810 L 642 L
Autonomía en carretera 300 km 400 km 400 km 465 km 360 km 300 km
Blindaje 15–45 mm 20–52 mm 20–65 mm 20–70 mm 20–90 mm 15–120 mm
Precio 270.000 rublos 193.000 rublos 135.000 rublos 164.000 rublos
Notas: Las dimensiones, velocidad en carretera y potencia del motor no variaron significativamente.[5] [8]

Combate[editar]

Segunda Guerra Mundial[editar]

El T-34 se utiliza a menudo como símbolo del eficaz contraataque soviético a los alemanes. La aparición del T-34 en el verano de 1941 fue un choque psicológico para los soldados alemanes, que habían sido preparados para enfrentarse a un enemigo inferior. El diario de Alfred Jodl muestra cómo fueron tomados por sorpresa con la aparición del T-34 en Riga.

El T-34 podía dejar fuera de combate a todos los tanques alemanes de 1941 con eficacia. Sin embargo, el nuevo tanque sufría de varios problemas mecánicos, especialmente en su transmisión y embrague; al menos el 50% de las pérdidas totales durante el primer verano eran debido a estos fallos en vez del fuego enemigo. Existía escasez de equipo de recuperación y reparación, mientras que la inexperiencia de muchos soldados provocaba que abandonaran sus tanques al oír los primeros disparos enemigos.[5] No era raro que los primeros T-34 fuesen a combate llevando una transmisión de repuesto sobre el capot del motor. Estos problemas mecánicos fueron finalmente solucionados.

Durante el invierno de 1941-1942 los T-34 volvieron a dominar a los tanques alemanes gracias a su capacidad de moverse sobre fango o nieve sin quedarse atrapados. Los tanques alemanes no se podían mover en los mismos terrenos que el T-34 podía. La infantería alemana, que en ese momento estaba armada con cañones antitanque PaK 36 de 37 mm y PaK 38 de 50 mm, no tenía medios efectivos para detener a los tanques T-34. Sólo el bajo nivel del entrenamiento de la tripulación y la incapacidad de los mandos soviéticos evitaron que el T-34 alcanzara mayor éxito.

El énfasis del Ejército Rojo en 1942-1943 se centraba en la reconstrucción de las pérdidas de 1941 y en mejorar las habilidades tácticas. La producción de T-34 creció rápidamente, pero el diseño estaba congelado: generalmente, sólo se aceptaban los cambios que acelerasen la producción. Los diseñadores soviéticos estaban bien informados de la necesidad de corregir ciertas deficiencias del diseño, pero esas mejoras habrían costado tiempo de producción y no fueron adoptadas. A mediados de 1943, la producción de T-34 era de unos mil tanques al mes, mucho más alta que la producción alemana. Sin embargo, las pérdidas soviéticas superaban a las alemanas debido a la inferioridad táctica, falta de entrenamiento de las unidades, una cadena de mando defectuosa y la escasez de radios en los tanques.

Como respuesta del T-34, los alemanes comenzaron a presentar un gran número de cañones rápidos PaK 40 de 75 mm, tanto remolcados como autopropulsados. Además, comenzaron a utilizar el nuevo tanque Tiger I a finales de 1942 y el tanque medio Panther en 1943. A la mitad de la guerra, el T-34 ya no poseía la superioridad técnica contra los tanques alemanes. Las proporciones de pérdidas continuaban desfavorables para los soviéticos, aunque curiosamente se redujeron un poco. El problema a afrontar consistía en gruesos blindajes que el cañón ZIS-5 de 76,2 mm no podía hacer frente, por lo que se necesitó una mejora del T-34.

En los últimos años del conflicto, los soviéticos mejoraron tácticamente y la abrumadora superioridad de sus tanques frente a los alemanes jugó un punto crucial. La aparición del T-34-85 a principios de 1944 le dio al Ejército Rojo un tanque con mejor blindaje y movilidad que los Panzer IV (incluyendo la versión H de este) y Sturmgeschütz III, aunque el blindaje seguía estando por debajo del Panther, la potencia de fuego se equilibraba mucho y el Panther, casi impenetrable frontalmente comenzó a ser vulnerable por debajo de los 600 m y a 2000 m usando munición subcalibre. La ventaja soviética consistía en la poca cantidad de Panther que existía frente a los T-34, mientras que la movilidad del carro soviético era todavía superior y además estaba asentado sobre un chasis muy probado y poco propenso a las roturas, mientras que el Panther sufrió durante un año problemas mecánicos que fueron la causa de mayor parte de las bajas. Sin embargo, el T-34-85 era lo suficientemente bueno como para permitir que una tripulación experta y las situaciones tácticas inclinasen la balanza. La introducción de munición subcalibre permitía al T-34-85 penetrar 120 mm a 30º a 500 m, lo cual ponía tanto al "escaso" y caro Panther como al Tiger I en una posición comprometida. Si añadimos a todo esto que por los lados y por detrás, el escaso blindaje del Panther podía ser penetrado a más de 2 km, podemos hacernos una idea de las dificultades contra los continuos ataques soviéticos.

A comienzos de la guerra, sólo el 5 % de los tanques soviéticos eran T-34; esto se incrementó hasta el 50 % o 60 % a mitad de 1943, e incluso más al final de la guerra. En ese momento, los T-34 habían sustituido a los modelos antiguos y estaban disponibles en grandes cantidades, aunque los nuevos tanques alemanes como el Panther, basado en el T-34, los sobrepasaban. A final de la guerra, los tanques pesados IS-2 también estaban mejor blindados y armados que los T-34, que los Panther, Tiger I e incluso en el mantelete del chasis superaba por 7 mm al del Tiger II.

Se ha comparado el T-34 con el tanque medio estadounidense Sherman y el alemán Panzer IV. Cada tanque era la columna central de las unidades blindadas de sus respectivos ejércitos. Los tres eran buenos diseños en el momento en que aparecieron. Los tres tanques fueron mejorados significativamente sin mucha pérdida de efectividad. Los tres tanques eran fiables mecánicamente y podían ser mantenidos en condiciones difíciles. Pero el Sherman y el T-34 podían ser producidos en cadena y en grandes números, no así el Panzer IV. Sin embargo, ninguno de los dos primeros tanques podía enfrentarse directamente a los mejores tanques alemanes, Panther y Tiger, en términos iguales, pero esto no sería una comparación fácil, pues los blindados alemanes eran vehículos pesados más comparables con los tanques pesados soviéticos IS-2.[2]

Los tanques estaban preparados para varias tareas en el campo de batalla, como apoyo de infantería y aprovechamiento. El enfrentamiento entre tanques era muy importante. La producción alemana estaba limitada a un pequeño número de vehículos superiores pero complejos. La decisión soviética de fabricar una gran cantidad de T-34, mejorando y simplificando el diseño, fue una opción mejor que ayudó a la victoria final.

Soldados estadounidenses examinando un T-34-85 capturado en la Guerra de Corea.

Escaramuza en Ogledow[editar]

Una anécdota de los T-34-85 muestra la efectividad de este carro de combate, en las circunstancias adecuadas. El 12 de agosto de 1944 el teniente Aleksandr Oskin se encontraba realizando un reconocimiento armado en Ogledow (Polonia), al mando de su T-34-85 y una escuadra de infantería. Tras ver aproximarse una compañía alemana acompañada por granaderos Panzer (que resultó ser parte del 501 Batallón de Tanques Pesados), procedieron a ocultar el tanque mediante ramas y arbustos. Para su sorpresa los alemanes, en lugar de avanzar una pantalla de infantería para explorar, enviaron una patrulla de tres tanques sin acompañamiento, que además se introdujeron en el pueblo en fila india, como en un desfile, en lugar de desplegarse.

Oskin, creyendo erróneamente que se trataba de tres Panther tripulados por novatos, se dispuso a destruirlos antes de retirarse. Sin embargo, en realidad se trataba del nuevo Tiger II, sobre el cual el ejército soviético aún no tenía datos. Frente al pueblo, contando los tres adelantados, se hallaban ocho tanques de los 20 que habían iniciado la marcha horas antes; el resto se había retrasado por problemas mecánicos. Al acercarse la patrulla Oskin se dio cuenta de su error. Pero la situación era tan favorable que decidió probar suerte: se hallaba en una posición oculta, con proyectiles perforantes BR-365P de sobra, a tan solo 200 metros, justo en el flanco de un enemigo que avanzaba en fila sin infantería de acompañamiento, y desenfilado del resto de su fuerza principal, con lo que estaría más allá de toda ayuda exterior durante varios minutos.

El primer disparo impactó en el blindaje lateral de la torreta del segundo Tiger II. El impacto provocó una explosión interna que mató a toda la tripulación, pero como el tanque seguía en movimiento, Oskin acabó disparándole hasta cinco veces más. Los otros dos Tiger II no lograban localizar a los rusos a causa del humo y el polvo, giraron las torretas en la dirección adecuada. Los tres impactos siguientes, a pesar de ser realizados con proyectiles perforantes, rebotaron en el grueso blindaje frontal del Tiger II de cabeza. Pero con el cuarto disparo Oskin logró un impacto de fortuna en el anillo de la torreta, provocando otra explosión interna. El tercer Tiger II, incapaz de localizar la fuente de los disparos, se dio por vencido y recibió un impacto en el motor mientras se retiraba, quedando también inutilizado.

En los combates subsiguientes el batallón 501 perdió 11 tanques más, para un total de 14, algunos lo bastante íntegros para permitir a los soviéticos analizar el nuevo modelo.[7]

Guerra Fría[editar]

Tras la Segunda Guerra Mundial, los T-34-85 han sido utilizados por muchos clientes de la Unión Soviética y antiguos clientes. Durante la Guerra de Corea, en 1950, fueron la punta de lanza en la invasión a Corea del Sur. Se enfrentaron contra los tanques estadounidenses M4 Sherman, M24 Chaffee y M26 Pershing pero no contra los Centurion de las fuerzas de la ONU.

Los T-34 formaron parte de muchos ejércitos del Pacto de Varsovia y actuaron en la sublevación húngara de 1956, también en Oriente Medio, la Guerra de Vietnam, y más recientemente en la Guerra en Bosnia. Los tanques han estado disponibles esporádicamente en Afganistán, aunque se desconoce si se han enfrentado contra tropas de la coalición, y Saddam Hussein aún tenía tanques T-34 en su ejército a principios de los años 1990. Varios estados africanos, incluyendo Angola y Somalia han utilizado el T-34-85. Los T-34-85 cubanos han visto combate en África.

Los T-34 han sido utilizados en 40 países, y en 1996 (señalado con un asterisco, *) continuaba en 27 de ellos.[7]

Usuarios

Europa y América

Oriente Medio y Asia

África


Efectividad[editar]

El T-34 era excepcional en los factores duros, blindaje, potencia de fuego y movilidad; y pobre en los factores blandos, facilidad de uso, ergonomía, disposición de la tripulación, aparatos de visión, etc.

El tanque tenía un buen equilibrio de los tres factores principales durante todo su ciclo en la Segunda Guerra Mundial. En 1941, el blindaje inclinado podía derrotar a todas las armas antitanque alemanas en distancias normales. Sólo los cañones Flak de 88 mm podían poner fuera de combate al T-34, o en distancias cortas por cañones cortos de 50 mm. La mayoría de los tanques alemanes de 1941 no disponían de cañones de 75 mm largos; en su lugar eran más común el calibre de 37 mm y el 50 mm de los Panzer III. A mediados de 1942, el T-34 era vulnerable a las armas alemanas mejoradas y se mantuvo así el resto de la guerra, pero su blindaje era superior al de los tanques M4 Sherman y Panzer IV, mientras que se mejoró a partir de 1943 con la construcción del T-34-85.

En términos de potencia de fuego, el cañón de 76 mm del T-34 podía penetrar cualquier tanque alemán de 1941 con facilidad. Con el ZIS-5 podía llegar a penetrar 102 mm a 90º con munición subcalibrada a 100 m y 78 mm a 90º a 500 m con proyectiles BR-350A. Este cañón también podía disparar munición de alto explosivo (HE). En 1943, el cañón de 76 mm no tenía el alcance de los cañones de 75 mm del Panther y de 88 mm del Tiger. La introducción del cañón de 85 mm en 1944 no hizo al T-34-85 igual en potencia de fuego, pero este cañón podía penetrar a los Panther y Tiger I a distancias razonables, mientras que el precio y la movilidad del T-34-85 era mucho mejor que el de estos dos tanques. Además, permitía perforarlos frontalmente con la munición subcalibre con núcleo de tungsteno, que perforaba 138 mm a 500 m, suficiente contra el Panther o Tiger I.[7]

En cuanto a movilidad, las orugas anchas del T-34, su buena suspensión y el gran motor le daban un rendimiento en terrenos sin par; los tanques alemanes de primera generación no podía alcanzar este rendimiento, pues el ancho de sus orugas hacía que se quedaran atascados en lugares donde el T-34 podía salir sin problemas. En total, los factores duros del T-34 eran unos de los mejores de los tanques en combate durante la primera mitad de la guerra. Además, debemos resaltar su operatividad, que en 1943 era de entre un 70%-90%, mientras que los estándares alemanes estaban entre el 48%-62%.[2]

En ergonomía, el T-34 era pobre, a pesar de algunas mejoras durante la guerra. Todas las versiones armadas con el cañón de 76 mm tenían una torreta estrecha para dos hombres. La visibilidad del comandante en el campo de batalla era reducida; la escotilla que se abría hacia adelante le forzaba a observar el terreno desde un visor y un periscopio transversal. Además, tenía que realizar las funciones de tirador. En contraste, los tanques alemanes, británicos y estadounidenses (no todos) de la época tenían una torreta de tres personas con comandante, artillero y cargador, que permitía que el comandante se centrase en dirigir y coordinar sus acciones con el resto de la unidad, sin tener que ocuparse de apuntar o recargar el cañón. Esto era una enorme contribución a la eficacia de la tripulación. Este problema reconocido fue solucionado con el T-34-85. Los comandantes alemanes generalmente se situaban asomándose para tener una visión completa, excepto cuando había fuego enemigo, algo que era imposible realizar en los T-34 con cañón de 76 mm debido a que la/las escotilla/escotillas de la torreta abrían hacia adelante, por lo que era imposible ver nada, aunque en caso de escapar, tenían la ventaja de que la tapa hacía de escudo antibalas.

La nueva torreta del T-34-85 para tres personas.

La visibilidad desde el asiento del conductor también era deficiente, y algunos conductores informaron que sus visores eran tan malos que mantenían la escotilla ligeramente abierta incluso durante el combate. Tácticamente, esto afectaba a la capacidad del conductor para utilizar el terreno como una ventaja, ya que no podía ver las variaciones del suelo o tener una visión amplia como en otros tanques. El cargador también tenía problemas debido a la falta de una base en la torreta (un suelo que se mueve cuando la torreta gira). Este problema ocurría en otros tanques como el M3 Stuart. El suelo bajo la torreta estaba hecho para guardar la munición en pequeñas cajas de metal. Había nueve proyectiles iniciales guardados en los estantes de los lados del compartimiento. Una vez que se utilizaba estos nueve proyectiles, el cargador tenía que sacar la munición adicional de las cajas del suelo, lo que retardaba la cadencia de disparo. A pesar del inconveniente de almacenar la munición en cajas, esto no solía suponer un problema, pues se tardaban varios minutos en disparar los 9 proyectiles iniciales.

Otro de los factores clave que reducían el impacto inicial del T-34 en el campo de batalla fueron la falta de liderazgo, las tácticas con tanques y el entrenamiento de la tripulación, una consecuencia de las purgas de Stalin en los cuerpos de oficiales a finales de los años 1930, que fueron agravadas por la pérdida del personal mejor entrenado durante las derrotas del Ejército Rojo en 1941. Muchas tripulaciones entraban en combate con sólo el entrenamiento básico y las 72 horas de instrucción en clase. Estos problemas aumentaban por la mala ergonomía del T-34 y la falta de radios durante el comienzo de la guerra, haciendo prácticamente imposible coordinar unidades blindadas en el combate. A menudo se usaban las señas visuales para coordinarse entre los carristas soviéticos, siendo un método poco ortodoxo y pobre, pues las ventajas de las radios era notable. Los soldados alemanes vieron que los tanques soviéticos atacaban en formaciones rígidas sin tomar ventaja del terreno.[5] Hacia 1943-44 parte de estos problemas se habían corregido, aunque el entrenamiento de la tripulación soviética no alcanzó el nivel del entrenamiento alemán. Sin embargo, las cifras de pérdidas soviéticas en 1945 era de 1,18 a 1, lo cual nos sugiere que la balanza se estaba equilibrando mucho después de un 7 a 1 en 1941.

Importancia[editar]

El T-34 ha servido como monumento en numerosos países.

El tanque T-34 era una de las armas más importantes del Ejército Rojo en la II Guerra Mundial. Su importancia viene dada por el número fabricado que fue de más de 57.000 unidades durante la guerra, que es más que todo el arsenal de carros blindados que los alemanes pudieron hacer durante toda la guerra y equivale a un 54% de todos los tanques soviéticos en dicho periodo (sin contar versiones cazacarros o artillería basada en el chasis del T-34). Ya que el frente germano-soviético era un teatro decisivo en la guerra, la importancia del T-34 difícilmente puede ser exagerada. Cuando apareció por primera vez en 1940, podía ser fácilmente el mejor diseño de tanque del mundo. A la mitad de la guerra, ya no era técnicamente superior a todos sus oponentes, pero todavía era mejor que la mayoría y estaba disponible en grandes cantidades.

La mejora del T-34-85 mantuvo al tanque medio estándar soviético sin interrupción de producción hasta el final de la guerra. La respuesta alemana al T-34 fue una nueva segunda generación de tanques, más caros y complejos, que retardó la producción de tanques y permitió a los soviéticos mantener una superioridad numérica.[2] Debemos tener en cuenta que los enemigos más comunes en 1944 eran (en este orden) Panzers IV, Panthers y Panzers III incluyendo las diferentes variantes de cada uno de estos carros. Los Tigers se correspondían al 6% de la producción total de ese año, por lo que eran escasos y no suponían el problema que sí presentaban los otros al estar dispuestos en mayores cantidades.

El diseño equilibrado del T-34 permitió que reemplazara a la mayoría de los tanques ligeros, medios y pesados en servicio, eliminando también a los pesados KVs que a pesar de su efectividad en 1941 e invulnerabilidad, en 1942 ya podían ser penetrados por los cañones largos de 75 mm portados mayormente por los famosos Stug III. Su desarrollo evolutivo continuaría directamente hasta el T-44 y el T-55, construido hasta 1981 y que todavía sigue siendo usado. El T-34 sería una influencia en el desarrollo del concepto del tanque de combate principal.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. Oocities.org.The best tank of the Second World War
  2. a b c d e Zaloga, Steven J., James Grandsen (1983). T-34 in Action, Carrollton, Texas: Squadron/Signal. ISBN 0-89747-112-1.
  3. Historia de la humanidad. Larousse. Los inicios del siglo XX. Página 71.
  4. Mikhail Baryatinskiy. "T-34 Medium Tank", Russian Armour Volume 4. Ian Allan Publishings. Moscú 2007. ISBN 978-0-7110-3265-1.
  5. a b c d Zaloga, Steven J., James Grandsen (1984). Soviet Tanks and Combat Vehicles of World War Two, Londres: Arms and Armour Press. ISBN 0-85368-606-8.
  6. T-34: Development History | T-34-85: Development History The Russian Battlefield
  7. a b c d Zaloga, Steven J., Jim Kinnear (1996). T-34-85 Medium Tank 1944–94, Oxford: Osprey Publishing. ISBN 1-85532-535-7.
  8. Harrison, Mark (2002). Accounting for War: Soviet Production, Employment, and the Defence Burden, 1940–1945, Cambridge University Press. ISBN 0-521-89424-7.

Bibliografía[editar]

  • Liddell Hart, Basil (1951). The other side of the hill: Germany's generals, their rise and fall, with their own account of military events, 1939-1945, Londres: Cassell. ASIN B0007IXDSQ
  • Von Mellenthin, Major General F. W. (1956). Panzer Battles: A Study of the Employment of Armor in the Second World War, First Ballantine Books Edition, 1971. Nueva York: Ballantine Books. ISBN 0-345-24440-0
  • Milsom, John (1975). Russian Tanks, 1900-1970: The Complete Illustrated History of Soviet Armoured Theory and Design, Nueva York: Galahad Books. ISBN 0-88365-052-5
  • Para, Carl (abril de 2002). "Military Heritage feature on the T-34." Military Heritage 3 (5):18-20, 22-23
  • Perrett, Bryan (1987). Soviet Armour Since 1945, Londres: Blandford. ISBN 0-7137-1735-1
  • Zaloga, Steven J., Jim Kinnear, Andrey Aksenov & Aleksandr Koshchavtsev (1997). Soviet Tanks in Combat 1941-45: The T-28, T-34, T-34-85, and T-44 Medium Tanks, Hong Kong: Concord Publication. ISBN 962-361-615-5
  • Zaloga, Steven J. (1994). T-34 Medium Tank 1941–45, Oxford: Osprey Publishing. ISBN 1-85532-382-6
  • Zaloga, James Grandsen. T-34 in Action Scuadron/Signal Publications. ISBN 0-89747-112-1

Enlaces externos[editar]