Sición

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda




Coordenadas: 37°59′03″N 22°42′40″E / 37.984104, 22.711145

Sición (en el norte de la zona amarilla).

Sición, Sicione o Sikios (griego: Σικυών o Σεκυών) fue una antigua ciudad de Grecia situada al norte del Peloponeso, entre Corinto y Acaya. Estaba construida sobre una pequeña llanura triangular, a unos cuatro kilómetros del golfo de Corinto. Entre la ciudad y el puerto se extendían fértiles plantíos de frutales y olivos. Se encontraba originariamente en la llanura costera, sin defensas naturales.

El puerto se sitúa en la actual Kiato, junto a la desembocadura del Helisonte.

Historia[editar]

Restos de un templo de orden dórico en las ruinas de Sición.

Durante siglos Sición permaneció bajo el dominio de Argos, de donde procedían los invasores dorios, pero ya en el siglo VI a. C. se tienen indicios de plena soberanía.

Tras la invasión de los dorios la población se organizó en tres tribus dóricas y una jónica, con los mismos privilegios, además de los esclavos, que vivían en el campo y desarrollaban los trabajos agrícolas principalmente.

Los dorios se establecieron en las vertientes de las montañas dedicándose a la agricultura, mientras sus antiguos habitantes habitaron la llanura, los márgenes del río Asopo y la costa, y fueron llamados egialeos u hombres de la costa por los dorios. Estos egialeos estaban al principio excluidos de todo derecho de ciudadanía, pero tras algún tiempo la escasez de soldados dorios hizo que los egialeos sirvieran como soldados, armados con mazas.

Estos egialeos se enriquecieron progresivamente con el comercio y la industria, y en torno al año 676 a.C un egialeo adinerado llamado Ortágoras derribó el gobierno de los egialeos apoyado por el pueblo llano, y gobernó desde entonces como tirano. Los Ortagóridas, descendientes de Ortágoras, gobernaron Sición durante cien años. El más conocido de éstos tiranos fue Clístenes, nieto del fundador de la ciudad y tío del legislador ateniense del mismo nombre. Además de reformar la constitución de la ciudad para dar más privilegios a los jónicos y reemplazar los cultos dóricos por la veneración de Dioniso, Clístenes saltó a la fama por ser el principal instigador y dirigente militar de la Primera Guerra Sagrada (590 a. C.), en beneficio de los habitantes de Delfos.

Fue en esta época cuando Sición desarrolló los distintos movimientos artísticos por los que era conocida en la antigüedad. Acogió a los escultores Diponeo y Escilo y destacó en el trabajo de la madera y el bronce. Su cerámica, parecida a la corintia, se llegó a exportar hasta tierras tan lejanas como Etruria. Incluso se supone que en Sición se inventaron técnicas de pintura.

La tiranía concluyó con la expulsión en 556 a. C. de Esquines, el último tirano, por una intervención espartana promovida por el éforo Quirón. Fueron tiranos de Sición los siguientes:

  • Ortágoras (676-?)
  • Mirón
  • Aristónimo
  • Clístenes (601-570)
  • Esquines (570-566)

Tras la caída de los tiranos, las instituciones creadas por ellos les sobrevivieron por lo menos hasta el siglo VI a. C., cuando la supremacía doria se volvió a establecer, quizás por la intervención de Esparta. Sición formó parte de la Liga del Peloponeso, pero desde entonces sus asuntos públicos estaban dirigidos bien por Esparta o bien por su poderoso vecino, Corinto.

Teatro de Sición.

Al igual que ésta, Sición sufrió la rivalidad comercial de Atenas durante el siglo V a. C., y sus naves fueron continuamente atacadas y saqueadas por los barcos atenienses. Durante la guerra del Peloponeso Sición se puso, como era lógico, del lado de Esparta y Corinto, y cuando ambas ciudades se enfrentaron tras la Paz de Nicias, permaneció leal a Esparta.

También fue aliada de esta ciudad durante la guerra de Corinto, sirviendo de base de operaciones para los ejércitos lacedemonios.

En 369 a. C. fue conquistada y sirvió de base para los ejércitos tebanos, en el exitoso ataque que esta ciudad hizo a la Liga del Peloponeso. Durante este periodo Sición alcanzó su cenit como centro artístico: sus escuelas de pintura alcanzaron fama por Eupompo, y atrajeron a los grandes maestros Pánfilo y Apeles. Su escultura alcanzó el máximo nivel con Lisipo y sus alumnos.

En el 303 a. C. fue destruida por Demetrio Poliorcetes, que la reconstruyó en una posición más fortificada.

La destrucción de Corinto en 146 a. C. supuso para Sición la adquisíción de nuevos territorios y la presidencia de los Juegos Ístmicos. Pero ya en la época de Cicerón, la ciudad había entrado en decadencia, que se agravó con la restauración de las ciudades de Corinto y Patrás por parte del Imperio romano. En tiempos de Pausanias Sición estaba prácticamente deshabitado.

Con el Imperio bizantino fue sede episcopal, y por el nombre que le dieron (Hellas) parece ser que se convirtió en un refugio para los griegos frente a las invasiones eslavas del siglo VIII.

En la actualidad los importantes restos de la antigua Sición se encuentran junto al pueblo de Vasilikó, que ha recuperado el nombre de Sición.

Los reyes míticos de Sición[editar]

El nombre mítico de Sición, según refiere Estrabón, fue Mecone "la ciudad de la adormidera", descubierta allí por Deméter. Así lo dice también Hesíodo, Teogonía 536. Anteriormente se llamó Egíalos.

Según la mitología griega, Sición fue una de las primeras ciudades que construyeron los hombres. Su nombre derivaría de Sicione, un nieto de Erecteo que se estableció en la ciudad, que hasta entonces se llamaba Egialea. Según la tradición, la estirpe de los reyes de Sición sería una de las más antiguas, igualándose únicamente con la de Argos. El primer habitante de la ciudad sería Egialeo, hijo del dios-río Ínaco y hermano, por tanto, de Foroneo, el primer rey de Grecia.[1] Egialeo encabeza la lista de los reyes míticos de Sición, que finalizaría con la llegada de la Edad de Hierro y el fin de la de Bronce o Heroica, en el reinado de Lacestades.

Hermes Atlante de Lisipo de Sición.

Arte[editar]

La importancia de Sición como uno de los primeros centros artísticos de Grecia aparece ampliamante contrastada por la tradición literaria.

Allí parecen haber trabajado durante largo tiempo los famosos artistas cretenses Dipeno y Scilli, considerados los fundadores de la plástica del Peloponeso.

De Sición eran, Butales, vidriero plástico que también trabajó en Corinto, mientras que el escultor Lafaes, oriundo de la vecina Fliunte, esculpió en Sición un xoanon de Heracles.

En el arcaísmo maduro, el máximo artista fue Canaco, autor en torno al 500 a. C., de muchas estatuas de bronce y mármol, y también tallista en madera y metales preciosos.
Su gran estatua de bronce de Apolo Filesios en el Didimeo de Mileto fue reproducida posteriormente en un relieve de época romana: el dios desnudo, de pie, con el arco en la mano izquierda y, en la derecha un cervatillo que, según Plinio el Viejo, tenía un mecanismo que lo hacía oscilar alternativamente sobre las patas anteriores o posteriores. Partiendo de esta obra, muchos arqueólogos han intentado atribuir a Canaco o, cuando menos a las escuela de Sición, algunas estatuillas de bronce que repiten el mismo esquema y una serie de otros hallazgos, entre los cuales algunos bronces de Hermes Crióforo (que lleva un cordero sobre las espaldas) de los museos de Boston y Atenas, y una estatuilla de Zeus hallada en Olimpia.

En Sición como en Corinto, la tradición buscaba también el origen de la pintura, y lo relacionaba con nombres como Cratón, inventor del dibujo coloreado, o Teléfanes, que habría añadido particulares interiores de las figuras a los nombres de los personajes representados.

Referencias[editar]

  1. Egíalo significa «costa»

Enlaces externos[editar]