Liga Aquea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Liga Aquea (griego antiguo τὸ Ἀχαϊκόν tò Akhaïkón) fue una confederación de ciudades estados de Acaya, una región costera al norte del Peloponeso, en la Antigua Grecia.

La primera liga[editar]

Existió una primera liga en el siglo V a. C. formada por la unión de cuatro ciudades, y que apenas intervino en las guerras de este siglo. En la época de Heródoto constaba de doce polis: Pelene, Egira, Egea, Bura, Hélice, Egio, Ripes, Patras, Faras, Óleno, Dyme, y Tritea. Ripes y Egea desaparecieron enseguida, y fueron reemplazadas por Cerinea y Leontión. Los lazos que unían a estas ciudades no son bien conocidos, y la naturaleza de la liga sería más bien religiosa que política. La sede de la Liga era Hélice y el dios tutelar Poseidón. Cuando esta ciudad fue destruida por un maremoto (373 a. C.) la sede se trasladó a Egio y los dioses tutelares pasaron a ser Zeus Homario y Deméter.

En 338 a. C., en la Batalla de Queronea, luchó al lado de Atenas y de Tebas, y fue vencida por los macedonios. Al quedar muy debilitada no pudo participar en la Guerra Lamiaca, tras la muerte de Alejandro Magno.

La liga fue disuelta de hecho: Demetrio Poliorcetes y Casandro de Macedonia impusieron guarniciones a las ciudades y, a menudo a un tirano bajo su control. Las ciudades fueron, por tanto, separadas.

La liga helenística[editar]

La Liga Aquea era una confederación en la que cada Estado o ciudad miembro era autónomo, pero todos los miembros participaban en el Consejo que se reunía dos veces al año para formular la política exterior común y para promulgar la legislación relativa a cuestiones económicas tales como la moneda. Entre los principales dirigentes de la Liga Aquea destacaron los generales Arato de Sición y Filopemen de Megalópolis.

Tras la muerte de Lisímaco de Tracia (281 a. C.), en 280 a. C., casi 50 años después de la muerte del rey macedonio Alejandro Magno y la posterior lucha interna en Macedonia, la Liga Aquea fue restablecida cuando Antígono II Gónatas, hijo de Demetrio Poliorcetes, intentó apartar del trono de Macedonia a Ptolomeo Cerauno.

Aprovechando el debilitamiento de su enemigo, los aqueos expulsaron de sus ciudades a las guarniciones macedonias y a los tiranos a su sueldo. Las primeras que expulsaron a los macedonios fueron Patras y Dyme, ejemplo seguido por Tritea y Faras y las invasiones de los galos, dirigidos por Breno ,impidieron la reacción macedonia. A las cuatro ciudades anteriores se unieron Egio y Bura (275 a. C.) y a continuación Cerinea. De las antiguas ciudades de la Liga, sólo quedaron Leontión, Egira y Pelene (Hélice ya no existía y Óleno quedó deshabitada por aquella época). Finalmente les tres se adhirieron y la Liga quedó formada por 10 polis. Dotaron a la liga con instituciones federales: todas las polis en pie de igualdad, debían comportarse como los miembros de un Estado, obedecer a un gobierno federal y no negociar separadamente con las otras ciudades. El Estado federal pareció ser la única manera de hacer frente a los Estados helenísticos.

A partir de 255 a. C.254 a. C., su magistrado principal era un strategos, reelegible, pero nunca durante dos años consecutivos. Además, la confederación fue reforzada con la unión de Sición. Aunque inicialmente sólo había un estratego, después fueron dos. Los primeros 25 años gobernaron juntos dos strategos (280 a. C. a 255 a. C.), pero a partir de esta fecha sólo se designaba uno. El primero fue Marco de Cerinea y se eligió un hipparcos o jefe de la caballería. También había un subestrategos (hupostrategos), pero no se saben sus funciones; un secretario (grammateos); y un comité permanente de diez miembros (demiurgos) seguramente uno por cada ciudad, que dirigían la administración de la Liga y presidían la Asamblea. Todas estos cargos eran anuales y si el stategos moría durante el ejercicio de su mandato, su antecesor tomaba el cargo por el tiempo que le restara al fallecido.

En ambas instituciones, Boulé (Consejo) y Ekklesía (Asamblea), tomaban parte los ciudadanos mayores de treinta años. Las reuniones ordinarias eran llamadas sýnodoi y parece ser que tenían lugar cuatro al año asistidas por el Consejo y la Asamblea. Las reuniones extraordinarias se denominaban sýnklētoi. Hacia el año 200 a. C., la Ekklesía sólo era convocada para las reuniones extraordinarias, y sólo para asuntos de guerra o alianza. La cuestión a debatir debía ser conocida previamente y únicamente ésta era tratada.

Arato de Sición[editar]

La Liga se desarrolló muy rápido bajo la autoridad de Arato de Sición, quien con sólo 20 años de edad, accedió al cargo de strategos en 245 a. C. Cuando Arato liberó a Sición de su tirano consiguió que la ciudad se uniese a la Liga (251 a. C.). Asumió la misión de liberar de tiranos el Peloponeso, quienes eran, en general, partidarios del Reino de Macedonia, y unió a las ciudades a la confederación. Durante unos años muchas ciudades derrocaron a los tiranos.

Antígono II Gónatas, rey de Macedonia, y su sucesor Antígono III de Macedonia, se aliaron con los etolios, pero fueron derrotados por Arato. En 243 a. C., con un golpe audaz, se apoderó del Acrocorinto, expulsó al tirano de Corinto y a la guarnición macedonia y consiguió que Corinto volviera a la Liga. También consiguió que Atenas entrara en la Liga, de buen o mal grado.

Después del reforzamiento de la confederación con la unión de Sición, Corinto, y Argos, se ahdhirieron las ciudades que siguen entre (251 y 229 a. C.): las ciudades de origen no dórico pudieron formar parte de la misma. Se sumaron Megara, Trecén, Megalópolis en el año(239 a. C. y Epidauro. Fuera del Peloponeso, también se sumaron las islas de Egina y Salamina. Fue la época del apogeo de la Liga, que controlaba todo el Peloponeso, a excepción de Tegea, Orcómeno, Mantinea y Elis.

Daba la impresión de que Arato acabaría dominando todo el Peloponeso, pero Esparta, aproximadamente en el 235 a. C., bajo la dirección del rey espartano Cleómenes III, se opuso a estos planes. Cuando Arato se apoderó de Orcómeno, Tegea y Mantinea, ciudades arcadias que se habían unido a la Liga Etolia, que las había cedido a Esparta, estalló la guerra (227 a. C.), a la que Polibio denomina Guerra Cleoménica, en un intento de obligar a los aqueos a entrar en una confederación peloponesia. Los aqueos fueron derrotados en diversas batallas y perdieron algunas ciudades. Finalmente, accedieron a entrar en alianza con Esparta con el rey Cleómenes como líder de dicha confederación. Tras dos importantes derrotas, Arato pidió entonces ayuda a Antígono III Dosón, quien puso a Acaya bajo la protección de Macedonia. Las negociaciones con Cleómenes fracasaron y estalló la guerra otra vez en 224 a. C. Cleómenes III fue finalmente derrotado en Selasia en 222 a. C. Como precio por la ayuda de su antiguo enemigo, la Liga se vio sometida otra vez a Macedonia. Cleómenes partió hacia Egipto y Antígono se hizo el amo de Esparta, pero no dio nuevas posesiones a la Liga Aquea.

En 220 a. C. comenzó la invasión del Peloponeso por los etolios. Los aqueos fueron derrotados y Arato solicitó de nuevo ayuda a Macedonia, donde ya reinaba Filipo V. El rey macedonio dirigió la guerra con acierto y los etolios hubieron de pedir la paz en 217 a. C.

La Liga gozó de unos años de paz, pero supeditada a la política macedonia. Es posible que Arato fuera envenenado por orden de Filipo en 213 a. C.

Filopemen[editar]

La Liga se regeneró con Filopemen, que introdujo reformas en el ejército y adoptó las tácticas de los macedonios y pudo obtener una cierta independencia. Derrotó a Macánidas, tirano de Esparta (218 a. C.), demostrando que el ejército aqueo volvía a ser poderoso.

En las llamadas Guerras Macedónicas entre Filipo V y Roma, la Liga se decantó por la República Romana, y firmó un tratado de paz (198 a. C.). Los siguientes años la Liga emprendió la Guerra contra Nabis, rey espartano, sucesor de Macánidas como tirano de Esparta. Nabis murió asesinado por manos etolias en 192 a. C. Es entonces cuando s Filopemen consiguió que Esparta se uniera a la Liga, a la que también entró en 191 a. C. Mesenia y Élide, con lo que todo el Peloponeso era parte de la Liga, pero el tratado con Roma limitaba su poder.

En 188 a. C. Filopemen decidió arrasar les fortificaciones de Esparta y abolir las leyes de Licurgo y fue censurado por el Senado Romano. La Liga y el Senado concertaron esta y otras decisiones, pero cada vez era más evidente el control de Roma. A pesar del reconocimiento de la independencia de la Liga, Filopemen era partidario de la soberanía y de no provocar a Roma por mantener la independencia, y después de su muerte siguieron la misma política Licortas, Jenón y Polibio.

Calícrates[editar]

Por el contrario, Calícrates de Leonte encabezaba el partido prorromano, partidario de ser un estado vasallo, pero engrandecido gracias a la ayuda romana. Después de la derrota del rey macedonio Perseo por los romanos, Calícrates envió a Roma a mil aqueos escogidos que fueron acusados de ayudar al rey macedonio (167 a. C.) y que permanecieron como prisioneros en Italia durante 17 años, tras los cuales, cuando sólo quedaban con vida 300, les fue permitido el retorno por el Senado. Entre los que regresaron estaba Polibio, el historiador.

Critolao[editar]

La Liga Aquea en 150 a. C.

Algunos clamaban la guerra contra Roma. En aquel momento existía una disputa entre la Liga y Esparta y el Senado Romano envió una embajada a Grecia en 147 a. C. que exigió la salida de la Liga, de Esparta, Argos y Corinto, en la confederación aquea únicamente quedasen ciudades aqueas. Esta exigencia fue rechazada por la Liga y el strategos de la misma, Critolao, convenció a las demás polis de ir a la guerra. La Liga declaró la guerra a Esparta lo que equivalía a entrar en guerra con su protectora, Roma. En 146 a. C., Critolao marchó por Beocia hacia Tesalia, pero se retiró al toparse con Metelo que venía de Macedonia. Critolao se vio atrapado por el cónsul romano cerca de Scarfia, al sur de las Termópilas, y fue derrotado. Critolao desapareció y los aqueos se retiraron a Corinto donde se presentó Metelo.

Dieo[editar]

Dieo, sucesor de Critolao, decidió seguir la lucha, pues él mismo no había sido promotor y no podía esperar perdón de los romanos. Mientras Metelo fue sustituido por el cónsul Mumio. Dieo obtuvo unos pequeños éxitos parciales y presentó batalla a los romanos ante Corinto, pero fue derrotado fácilmente y la ciudad del istmo se rindió. Los romanos se cobraron una sangrienta venganza (los hombres fueron ejecutados y las mujeres y criaturas vendidas como esclavos). La ciudad fue saqueada e incendiada (146 a. C.). Aquello representó el final de la Liga. Su territorio se convirtió en la provincia romana de Acaya, que abarcaba toda Grecia, el sur de Tesalia y Macedonia.

En definitiva, la Liga no llegó, sin embargo, a unificar el Peloponeso bajo su égida: la secesión de Esparta, los maniobras romanas y su imprudencia, bajo la conducción de Filopemen y Critolao, condujeron a su disolución en 146 a. C., tras la Guerra Aquea; aunque poco después fue organizada una pequeña Liga Aquea que continuó bajo el Imperio romano.

Estrategos de la Liga Aquea[editar]

Bibliografía[editar]

Fuentes primarias
Fuentes secundarias
  • Oliva, Pavel (1983). Esparta y sus problemas sociales. Madrid: Akal. pp. 237–238. ISBN 84-7339-675-8. 
  • Aymard, André (1938). Les premiers rapports de Rome et de la Confédération achaienne (198–189 avant J.-C.). Féret & Fils éds.: Bordeaux. ISBN. 
  • Aymard, André (1938). Les Assemblees de la Confederation achaienne: etude critique d'institutions et d'histoire. Féret & Fils éds.: Bordeaux. 
  • Cabanes, Pierre (1995). Le Monde hellénistique de la mort d’Alexandre à la paix d’Apamée, Nouvelle histoire de l’Antiquité, vol. 4. Seuil, collection « Points Histoire ». ISBN 2-02-013130-7. 
  • Thurston Peck, Harry (1898). Harpers Dictionary of Classical Antiquities[1] . New York: Harper & Brothers. 
  • Will, Édouard (2003). Histoire politique du monde hellénistique 323-30 av. J.-C. París: Seuil, collection «Points Histoire». ISBN 2-02-060387-X. 

Referencias[editar]

  1. Op. cit. en Perseus Project (en inglés)