Rodrigo Caro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Rodrigo Caro
Rodrigocaro.JPG
Retrato de Rodrigo Caro en la obra Libro de Verdaderos Retratos de Ilustres y Memorables Varones de Francisco Pacheco
Nacimiento 1573
Utrera (Sevilla), España
Fallecimiento 10 de agosto de 1647
Sevilla, España

Rodrigo Caro (Utrera, 1573 - Sevilla, 10 de agosto de 1647), poeta, historiador, abogado y sacerdote católico del siglo de Oro español.

Biografía[editar]

Estudió cánones en la Universidad de Osuna, donde se matriculó en 1590, y desde 1594 en la de Sevilla, donde se graduó en 1596, después de que, a la muerte de su padre, fuera recogido por su tío Juan Díaz Caro, que vivía en Sevilla. Fue abogado eclesiástico entre 1596 y 1620, y no le faltó trabajo, pues atendió en ese periodo siete pleitos al año. Mantuvo a su madre y a ocho hermanos y todavía no recibía la protección de quien habría de ser su mecenas, el duque de Alcalá. Fue ordenado sacerdote a lo más tardar en 1598 y recibió un beneficio eclesiástico en la parroquia de Santa María de Utrera. Consiguió ser nombrado abogado del concejo municipal de su villa y en 1619 empezó a trabajar como censor de libros. Fue visitador general de la archidiócesis (una especie de inspector de iglesias) y en junio de 1627 se trasladó a Sevilla, donde se desempeñó además como juez de testamentos. Otras comisiones del arzobispado le acarrearon diversas amarguras y un pequeño destierro a Portugal. En 1645 renunció a su capellanía por no poderla atender, debido a una enfermedad de estómago que se le fue agravando. Murió dos años después a los 74 años de edad, el 10 de agosto de 1647.

Mantuvo relación con numerosos autores, como Francisco de Rioja, quien le dio largas constantemente en su petición de una capellanía real y del cargo de cronista de Indias; Francisco de Quevedo, a quien conoció en un viaje que este hizo a Sevilla con el rey en 1624; Francisco Pacheco, etc. Fue, sobre todo, arqueólogo, anticuario e historiador; tenía una gran biblioteca de clásicos y hasta un pequeño museo y escribió tanto en latín como en castellano.

Obra[editar]

Prosa[editar]

Sus principales obras en prosa incluyen, entre otras:

  • Claros varones en letras, naturales de la ciudad de Sevilla
  • Colección de biografías de ilustres personajes sevillanos, entre ellos Juan de Mal Lara, Fernando de Herrera o Pero Mexía
  • Tratado de la antigüedad del apellido Caro
  • Memorial de Utrera
  • Veterum Hispaniae Deorum Manes sive Reliquiae
  • Relación de las inscripciones y antigüedad de la Villa de Utrera
  • El santuario de Nuestra Señora de la Consolación (Osuna, 1622)
  • Antigüedades y principado de la Ilustrísima ciudad de Sevilla y corografía de su convento jurídico o antigua Chancillería (Sevilla, 1634)
  • Un especial interés guardan sus Días geniales o lúdicros por la enorme cantidad de materiales folclóricos que contiene, ya que es un tratado sobre los juegos infantiles y adultos en general que incluye también festejos, supersticiones, creencias, fiestas de toros, costumbres y celebraciones populares, todo servido con una profunda erudición. La obra circuló solamente en versión manuscrita y está escrita en una prosa digna de los mejores autores de nuestros Siglos de Oro; estaba definitivamente acabada en 1626. La Sociedad de Bibliófilos Andaluces la publicó de forma deficiente (Sevilla, 1884); Jean Pierre Etienvre publicó una edición más rigurosa (Madrid, 1978) en dos volúmenes.

Poesía[editar]

En el campo de la poesía escribió sobre la historia y riquezas de las ciudades andaluzas de Carmona, Utrera y Sevilla, así como sonetos y poemas laudatorios a San Ignacio de Loyola. Utilizó motivos propios de la canción de amor erótica para manifestar su entrega a Cristo y también escribió romances burlescos, como el que relata la aventura que le aconteció en 1627 en la torre de la Membrilla, junto al río Guadaíra. Escribió poemas mitológicos divertidos como Cupido pendulus, epístolas en verso, poemas a advocaciones marianas de Utrera, etc. Pero, sin duda alguna, su poema más famoso e importantes fue la Canción a las ruinas de Itálica, que ha pasado a todas las antologías. De complicada historia textual (fue retocada por su autor varias veces), posee un gran sabor clásico. Como todos los poetas barrocos de la escuela sevillana, el tema de las ruinas arqueológicas le fascinaba. Podríamos decir que, en este poema, Caro encontró la forma perfecta de expresar sus pensamientos sobre el impacto que le produjeron las ruinas de este emblemático lugar del pasado. El poema está lleno de motivos ilustres y hallazgos expresivos que justifican su fama: la presencia del interlocutor Fabio, que da altura moral al texto; el tópico del ubi sunt? con sus interrogaciones retóricas; el eco del nombre "Itálica", hábil recuerdo de Virgilio y Garcilaso; la gravedad del tono y la cuidada estructura de muchos versos hacen de esta poesía una de las mejores de su época. Marcelino Menéndez y Pelayo editó sus Obras en Bibliófilos andaluces, XIV y XV, 1883 y 1884.

Bibliografía[editar]

  • Diccionario de literatura española. Madrid: Revista de Occidente, 1964 (3.ª ed.)

Enlaces externos[editar]