Parasimpaticomimético

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una sustancia parasimpaticomimética es un medicamento o veneno que actúa al estimular o producir efectos equivalentes a las acciones del sistema nervioso parasimpático. Son compuestos químicos también llamados colinérgicos porque la acetilcolina es el neurotransmisor usado por el parasimpático, por lo tanto, sus efectos son similares a los producidos por la acetilcolina.

Morfología[editar]

Las neuronas parasimpáticas preganglionares y postganglionares hacen uso de la acetilcolina como neurotransmisor. Empíricamente se descubrieron dos tipos de receptores distintos que eran estimulados indistintamente por la acetilcolina.

  • Muscarínicos: Estos receptores eran estimulados específicamente por la Muscarina e inhibidos específicamente por la Atropina.
  • Nicotínicos: Divididos en función de su localización más frecuente:
    • Neuronales: Estimulados específicamente por la Nicotina e inhibidos específcamente por el Trimetofán.
    • Musculares: Estimulados específicamente por la Nicotina e inhibidos específcamente por la Tubocurarina.

Acción[editar]

Las drogas en esta familia pueden actuar directamente sobre el receptor de acetilcolina, sea nicotínico o muscarínico, o bien inhibiendo la enzima colinesterasa, promoviendo la liberación de acetilcolina o por otros mecanismos indirectos.[1] Estos efectos ejercen su acción en:

  1. Órganos efectores inervados por fibras parasimpáticas postganglionares.
  2. Las neuronas ganglionares simpáticas y parasimpáticas.
  3. La placa motriz del músculo estriado.
  4. Algunas sinapsis dentro del sistema nervioso central.La estimulación de los receptores nicotínicos se manifiesta en el Sistema Nervioso Central (S.N.C) y a nivel de la unión neuromuscular, de la siguiente forma:
  • A nivel central: Se produce un aumento de la actividad cerebral (hiperactividad) que induce a insomnio y ataxia. A dosis altas pueden aparecer cuadros psicóticos por alucionaciones y cuadros convulsivos. Aparece una respiración cíclico-periódica llamada Cheyne-Stokes.
  • A nivel de la placa motriz: Se producen contracciones intensas de la musculatura, pudiéndose producir parálisis en el caso de que no haya repolarización.Algunas armas químicas como el sarin o VX, agentes no-letales como el gas lacrimógeno e insecticidas como la diazinona entran en esta categoría. Los efectos sistémicos que se producen como consecuencia de la estimulación de los receptores muscarínicos son los siguientes:
  • A nivel cardiovascular: Se estimula el nodo sinoauricular o sinusal produciéndose una disminución de su actividad eléctrica induciéndose a una bradicardia. Se ralentiza la velocidad de conducción en la fibras miocárdicas, produciéndose un prolongación del periodo refractario eficaz. A nivel auricular, disminuye la capacidad contráctil y el volumen eyectado/minuto. En los ventriculos aparece un disminución en la velocidad de conducción de las fibras de Purkinje, pudiendo inducirse a fallo cardíaco por ineficacia del bombeo general. A nivel vascular, se produce una relajación de la musculatura lisa arterial, produciendo vasodilatación.
  • A nivel digestivo: La estimulación muscarínica produce aumento del peristaltismo intestinal y de la motilidad, induciéndose a cuadros diarreicos y dolores cólicos. A nivel de las glándulas secretoras digestivas, como consecuencia de la vasodilatación arterial general, se produce un aumento de las secreciones intestinales, pancreáticas, digestivas y salivales.
  • A nivel pulmonar: Se produce contracción de la musculatura lisa bronquial, produciéndose una broncoconstricción. La vasodilatación provoca un aumento de las secreciones a nivel alveolar y bronquial.
  • A nivel urinario: Se produce la contracción del músculo detrusor, aumentando la presión intrapélvica. Simultáneamente se produce una relajación del trígono vesical y de los esfínteres uretrales. Como resultado se favorece la micción, estando indicados estos fármacos en casos de atonía vesical.
  • A nivel ocular: Se da la contracción del músculo esfínter del iris produciéndose una reducción de la pupila (miosis ocular). La filtración del humor acuoso aumenta, reduciéndose la presión intraocular.
  • A nivel de las glándulas sudoríparas: La vasodilatación induce a un aumento de la sudoración, dándose una situación de diaforesis.

Fármacos[editar]

De acuerdo al mecanismo de acción de las drogas colinérgicas, se clasifican en, drogas de acción directa y de acción indirecta.

De acción directa[editar]

Los parasimpaticomiméticos o colinérgicos de acción directa actúan estimulando directamente al receptor nicotínico o muscarínico de la acetilcolina, actuando como ésta. En cuanto a la farmacología parasimpaticomimética o colinérgica se describen los siguientes principios activos:

  • Ésteres de colina
    • Acetilcolina (es el propio neurotransmisor parasimpático, por lo que su administración potencia la acción parasimpática)
    • Betanecol (acción muscarínica y escasa acción nicotínica)
    • Carbacol (acción muscarínica, con mayor intensidad en los receptores M2 y M3, y accíón nicotínica a nivel central y de la placa motora muscular)
    • Metacolina (todos los receptores muscarínicos)
  • Alcaloides naturales

De acción indirecta[editar]

Las drogas parasimpaticomiméticas de acción indirecta actúan bien como inhibidores reversibles de la colinesterasa, inhibidores irreversibles de la colinesterasa o bien como promotores de la liberación de acetilcolina. Los parasimpáticomiméticos de acción indirecta pueden actuar también como antiadrenérgicos, inhibiendo el sistema antagonista del parasimpático, el sistema nervioso simpático.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Brenner, G. M. (2000). Pharmacology. Philadelphia, PA: W.B. Saunders Company. ISBN 0-7216-7757-6