Museo Arqueológico de Sevilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Museo Arqueológico de Sevilla
Monumento Histórico Artístico
(según 1 de marzo de 1962, RI-51-0001402)
Museo arqueologico 2009.jpg
Fachada principal del Museo Arqueológico de Sevilla
Localización
País Flag of Spain.svg España
División Flag of Andalucía.svg Andalucía
Subdivisión Flag of Diputacion de Sevilla Spain.svg Sevilla
Ciudad Sevilla
Dirección Plaza de América, s/n, Parque de María Luisa
Información general
Tipo Público
Clase Museo arqueológico
Coleccion(es) Escultura, mosaicos, restos arquitectónicos, epigrafía, vidrio, cerámica, orfebrería
Época de la(s) colección(es) Prehistoria a la Edad Media
-----
Creación Proyecto aprobado en 1867 por el Decreto de Museos de Antiguedades. Creado el 21 de noviembre de 1879.
Inauguración 21 de noviembre de 1879, 135 años
1942 (sede actural)
-----
Director(a) Ana Navarro Ortega (2014)
Información del edificio
Edificio Palacio del Renacimiento
Estilo Neo-renacentista
Construcción 1912-1919[1]
Arquitecto(s) Aníbal González
Información visitantes
Sitio web Página del Museo
Mapa(s) de localización
Museo Arqueológico de Sevilla
Museo Arqueológico de Sevilla
Museo Arqueológico de Sevilla (Sevilla (ciudad))
Coordenadas 37°22′15″N 5°59′14″O / 37.370833333333, -5.9872222222222Coordenadas: 37°22′15″N 5°59′14″O / 37.370833333333, -5.9872222222222
[editar datos en Wikidata ]
Exterior del museo

El museo Arqueológico de Sevilla está ubicado en Plaza de América, frente al Museo de Artes y Costumbres Populares (antiguo Pabellón Mudéjar) y junto al Pabellón Real, dentro del Parque de María Luisa. Era el antiguo Pabellón de Bellas Artes de la Exposición Iberoamericana de Sevilla. Recibió el nombre de Palacio Renacimiento.

El edificio sede del museo[editar]

En 1911 se celebró un concurso para la construcción del edificio que es ganado por el arquitecto sevillano Aníbal González,[1] con un proyecto de estilo neo-renacentista. La obra se ejecutó entre 1912 y 1919,[1] como parte de muchas obras que se realizaron en Sevilla en el contexto previo a la Exposición Iberoamericana de 1929, y fue bautizado como "Palacio del Renacimiento". Fue el edificio más caro de la Plaza de América, duplicando el presupuesto del vecino "Pabellón Mudéjar".[2] Durante la exposición fue dedicado a Palacio de las Bellas Artes. Las colecciones arqueológicas se trasladaron al edificio en 1942.

El diseño exterior del edificio tiene influencias del Palacio de Monterrey de Salamanca,[3] construido en 1539 según un diseño de Rodrigo Gil de Hontañón y fray Martín de Santiago para el tercer conde de Monterrey, Alonso de Zúñiga y Acevedo. El interior, con el amplio hall de forma ovalada, se inspira en el acceso con hall circular de otros museos europeos como el Altes Museum de Berlín.[1]

Historia del museo[editar]

Con el paso del tiempo se añaden más colecciones al museo y escasea el espacio, llegando a ser difícil la disposición de las piezas dificultando a la vez realizar una exposición adecuada, a pesar de que desde 1904 se habilitaron dos salas más.

Hasta el año 1941 no se soluciona el problema, con la decisiva actuación del Ayuntamiento de Sevilla, que cedió el Pabellón de Bellas Artes de la Exposición Iberoamericana de 1929 al Ministerio de Educación Nacional, por acuerdo de 31 de diciembre de 1941.

Así comienza el antiguo pabellón de exposiciones a ejercer de Museo Arqueológico Provincial. En este mismo acto el Ayuntamiento cedió en calidad de depósito los fondos del antiguo Museo Arqueológico Municipal, creado en 1886 por el polifacético e importante erudito sevillano José Gestoso y Pérez e inaugurado el 28 de marzo de 1895 por la Infanta Luisa Fernanda de Borbón; dichos fondos se conservaban en la Torre de Don Fadrique de Sevilla.

Antes de depositar todas las colecciones museísticas en su nuevo destino hubo que adecuarlo para tal servicio, una vez que se acondicionó realizándose las obras necesarias fueron trasladadas las obras y colecciones, inaugurándose la nueva instalación el 25 de mayo de 1946, empezando con ocho salas, Biblioteca y Dirección.

Desde el 1 de marzo de 1962 el conjunto de edificio y contenido es declarado Monumento Histórico Artístico. Durante la década de 1970 el museo sufre obras de ampliación y mejora, aumentando el número de salas hasta las existentes 27 actuales donde son conservadas más de 60.000 piezas, sumando objetos en propiedad y depósito; entre ellas las piezas procedentes de Itálica ocupan un lugar relevante, por su calidad y por su número, al irse trasladando allí los nuevos hallazgos, así como la pequeña pero relevante colección que se exponía, con piezas menores de hallazgos en superficie antiguos, así como mayores, de las campañas realizadas entre 1970 y 1978, en el efímero Museo de las Excavaciones del propio yacimiento, hace pocos años desmantelado. No obstante, el edificio sigue necesitando importantes reformas.

Colecciones del museo[editar]

La excelente calidad de las obras y piezas que forman parte del fondo del museo además de la cantidad que custodia lo hacen estar entre los primeros de España, son de destacar los restos de la época romana e hispanorromana, los más importantes y abundantes que posee el museo, y que proceden en mayor parte de Itálica, en menor medida aunque eso no hacen que sean menos importantes son las piezas procedentes de los municipios de Écija, Estepa, Alcalá del Río, Villanueva del Río y Minas, etc., a estos hallazgos hay que añadir las donaciones realizadas por particulares o incluso el Ayuntamiento de la ciudad. También son destacables las piezas de etapas prerromanas gracias a la calidad de su conservación.

Recorrido[editar]

Diosa Venus (año 117).

Para comprender la historia de Sevilla y de la región en general es aconsejable realizar un itinerario cronológico que puede completarse en un margen de tiempo de dos horas haciéndose con tranquilidad, y así están ordenadas las salas en el museo, comenzando por el Paleolítico Inferior, pasando por la importante época del Imperio romano y terminando en la Edad Media donde se encuentran los restos árabes y mudéjares.

También se pueden realizar recorridos por áreas temáticas, de este modo, no es necesario pasar por algunas salas que no se tenga previsto ver centrando la visita en las colecciones interesadas. El primer recorrido temático permite conocer la Prehistoria, donde encontramos materiales de la Edad del Cobre (objetos de cerámica, piedra, cobre, hueso e ídolos con grandes ojos en forma de sol, considerados las representaciones divinas de mayor antigüedad) hallados en un yacimiento de Valencina de la Concepción y que pueden fecharse entre los años 2500 y 2000 a. C. En este yacimiento se encontraron las piezas en recintos con forma de habitación y de enterramiento, como grandes monumentos funerarios (en el Museo se representa una maqueta de uno de ellos).

Igualmente se puede conocer la Protohistoria, donde destaca el famoso Tesoro del Carambolo, de época tartésica, así como los tesoros de Ébora y Mairena y las joyas de este período, compuesta por el conjunto de colonizadores del Mediterráneo durante los siglos VII y VI a. C.

Otra forma de visita es el recorrido por la orfebrería, empezando por la indígena de la Prehistoria (oro de la Edad del Cobre datado en 2500 a. C., joyas batidas o macizas de la Edad del Bronce datadas entre 2000 y 1000 a. C.) hasta la época romana, pasando por las tartésicas (anteriormente indicadas) y las turdetanas. Estas alhajas van acompañadas de otros materiales que facilitan la comprensión arqueológica. Destaca especialmente una pequeña representación de la diosa fenicia Astarté, está en posición sentada y realizada en bronce, bajo ella se puede leer la inscripción más antigua (siglo VII a. C.) de la Península.

El mundo romano también posee su temática particular, pudiéndose observar las grandes esculturas de tamaño colosales y casi humanas de dioses y emperadores, y los distintos mosaicos, retratos imperiales, epigrafía, comercio, cerámica, funerario, etc. Aquí lo que más destaca es el mosaico donde se representa el Juicio de Paris y la sala dedicada a Epigrafía Jurídica en bronce, compuesta por la más rica colección de textos jurídicos conocida y variada.[4]

Las salas[editar]

Mosaico del "otoño".
Terracotas romanas mostrando el tocado de las mujeres.

Está formado por tres plantas divididas a su vez en salas conteniendo objetos datados en la época prehistórica hasta la Edad Media.

La planta baja expone material de yacimientos prehistóricos provinciales en orden cronológico. La planta principal muestra material de la época romana y posteriores que proceden también de la provincia aunque en mayor parte se excavaron de la ciudad de Itálica. La planta primera está reservada a investigadores y distintos servicios del museo.

  • salas I a X: piezas datadas desde el Paleolítico hasta la cerámica ibérica.
  • sala VI: reproducción exacta del que se considera más importante hallazgo que conserva el museo, el Tesoro del Carambolo (su original está a buen recaudo en una caja fuerte) que data del año 650 a. C. y que fue una fuente significativa para dilucidar detalles de la cultura de los primeros andaluces, la cultura de Tartessos.
  • salas XII a XV: colección de elementos del Imperio romano en Hispania, esculturas, mosaicos, restos arquitectónicos, epigrafía, vidrio, cerámica, orfebrería, etc. Lo que más destaca de estas antigüedades son las esculturas, auténticos colosos, el Hermes, un retrato de Alejandro Magno (siglo II), un torso de Artemís o Diana cazadora, realizado en mármol de espejuelo (datado en el siglo IV), el torso del Diadúmeno.
  • sala XIV: sobresale la que se considera “la más hermosa escultura clásica descubierta en suelo español”, una representación de Mercurio, copia de otra obra en bronce que se atribuye a Cephisodotos el Antiguo (padre de Praxíteles).
  • sala XVI: destaca una escultura de Venus, la sala XVII la preside Afrodita Anadyomene después de su nacimiento de la espuma del mar, cuyo estilo hace que sea fechada en el siglo IV a. C.
  • sala XIX: tiene diosas tan diversas como Isis, Diana y Cibeles.
  • sala XX (centro del edificio): gran repertorio de estatuas y retratos de personas de familias imperiales entre las que se observa la de Augusto, Trajano divinizado, un busto-retrato de Adriano y un retrato de Vespasiano.
  • sala XXVI: se inician las colecciones medievales que contienen piezas paleocristianas, visigodas y califales, destacando un sarcófago paleocristiano y cruces de oro visigodas que muestran lo majestuoso de estos ajuares llegados desde Toledo. También destaca por su interés histórico un gran fuste columnario que tiene grabado en su superficie un rótulo referente a la fundación de la primera mezquita mayor de la ciudad, la mezquita de Ibn Adabbas, ocupada hoy por la iglesia del Salvador.
  • sala XXVII (y última): obras mudéjares y alguna gótica.

El archivo[editar]

Posee un archivo con amplia información documental, tanto escrita como gráfica de los fondos del museo, en el que tienen un sitio los investigadores y los particulares que estén interesados en consultar sobre las obras y colecciones que conserva el museo.

Taller de conservación y restauración[editar]

Donde se trabaja en la continua restauración y conservación de los fondos museísticos (prácticamente todos los materiales: cerámica, piedra, metales, vidrio, mosaico, hueso, marfil, madera y cuero) ejerciendo también de almacén en el que se guardan objetos provenientes de excavaciones de toda la provincia y del casco urbano, asimismo también son conservados objetos que han donado particulares, organismos y depósitos.

Proyecto de reforma[editar]

El arquitecto sevillano Guillermo Vázquez Consuegra ganó un concurso nacional[5] en diciembre de 2009 para la reforma completa del edificio y la renovación del discurso museográfico. El proyecto contempla abrir el salón ovalado central como recibidor y colocar ascensores acristalados, y mejoras sustanciales que repercutirán en la iluminación y la climatización del edificio.[6] El coste total del proyecto es de 33.461.375 euros. Los Presupuestos Generales de España de 2013 reservan 350.000 euros para iniciar las reformas, que se prevé que empiecen en 2014.[7]

Galería de imágenes[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d Yolanda Tarrubia (Museo de Huelva) y Patricia Monzo (Universidad Pablo de Olavide). «MUSEO ARQUEOLÓGICO DE SEVILLA. ORIGEN, EVOLUCIÓN, CAMBIO Y CONTINUIDAD».
  2. Véase en: >[1].
  3. Blog Cultura de Sevilla (28 de octubre de 2009). «Sevilla inspirada: Museo Arqueológico».
  4. Museo Arqueológico de Sevilla juntadeandalucia.es [08-04-2008]
  5. Véase en: concurso
  6. ElMundo.es (5 de diciembre de 2009). «Vázquez Consuegra gana el concurso para rehabilitar el Arqueológico de Sevilla».
  7. Europa Press. Publicado por Diario de Sevilla. (20 de enero de 2013). «El Gobierno central prevé licitar las obras del Arqueológico este año».

Bibliografía[editar]

  • F. Fernández Gómez, “El Pabellón de Bellas Artes de la Exposición Iberoamericana de Sevilla. Museo Arqueológico Provincial”, Aparejadores. Boletín del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Sevilla nº 24, 1987, págs. 17-23
  • VV.AA., Itálica en el Museo Arqueológico de Sevilla, catálogo de la exposición, Sevilla, Junta de Andalucía, 1995 (ISBN 84-87826-70-9).

Enlaces externos[editar]