Imperio Gupta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Imperio Gupta fue uno de los mayores imperios políticos y militares de la historia de la India. Fue gobernado por la dinastía Gupta entre el 240 y el 550 d. C. y ocupó la mayor parte de la India septentrional y de los actuales Pakistán oriental y Bangladés.

En gris, el Imperio Gupta; en verde, sus estados vasallos.

Bajo este imperio, se dio un período de paz y prosperidad que favoreció el desarrollo de la cultura india desde el punto de vista artístico, literario y científico.

Los reyes Gupta, establecieron un eficaz sistema administrativo y un fuerte poder central permitiendo la autonomía local en períodos de paz. La sociedad era ordenada según las creencias del hinduismo con una rígida división en castas. En esta etapa el hinduismo adquiere sus principales características: las principales divinidades, las prácticas religiosas y la importancia de los templos.

Durante este período fueron tan grandes el comercio y los intercambios con el exterior, que la mitología y arquitectura hinduista y budista se expandieron por Borneo, Camboya, Indonesia y Tailandia.

Historia[editar]

La dinastía Gupta provenía probablemente de Bengala, gobernada por majarásh Sri Gupta, el fundador de la dinastía (entre el 240 y el 280 d. C.). Lo sucedió Gatotkacha quien gobernó entre el 280 y el 319. Durante el siglo IV, el reino de los Gupta se expandió sobre pequeños reinos hindúes hasta Magadha. Desde entonces los Gupta gobernaron la zona de la India al norte de la cordillera de Vindhya.

Chandragupta I (319-335)[editar]

Chandragupta I, hijo de Gatotkacha, se casó con Kumarā Devā, una princesa de Licchavi, que le dio como dote el reino de Magadha, con capital en Pataliputra. Gracias a esta alianza extendió aún más sus dominios, que llegaron hasta el río Ganges. Chandragupta I fue el primer rey que se intituló maja-rásh adhi-rásh (‘principal rey entre grandes reyes’, rey de reyes)

Samudragupta (335-375)[editar]

El primer rey de la dinastía Gupta, Chandragupta I, y su hijo Samudragupta reunificaron el norte de la India a través de una combinación de conquistas y alianzas estratégicas. La India Gupta fue pacífica y próspera, con un Estado descentralizado. Bajo los Gupta, la cultura alcanzó niveles de gran esplendor y su influencia se extendió por toda Asia.

Kumaragupta I (413-455)[editar]

Kumaragupta I conserva y fortalece el Imperio. Celebra el sacrificio ritual del caballo.

Skandagupta (455-467)[editar]

Con Skandagupta (455: 476) el Imperio Gupta tuvo que luchar repetidamente contra los hunos heftalíes, que ocuparon todo el Noroeste, situación que permitió a algunos gobernadores del Ganges declararse independientes. Las luchas sucesorias a la muerte de Budhagupta, hacia el 500, dividieron al Imperio Gupta en dos partes, una occidental y otra oriental, pero muy pronto los hunos heftalíes invadieron ambas, dando paso al período de descomposición y desaparición del imperio.

El Estado[editar]

En el Imperio Gupta, aunque todo descansaba sobre el emperador, el elemento principal del Estado, éste no podía gobernar sin al apoyo de los ministros ni de la asamblea que gobernaba el país y los funcionarios con voz consultiva. La asamblea era una de las fuerzas vitales del Estado Gupta: elegía al rey, lo juzgaba en caso de negligencia, y lo ayudaba con sus opiniones en materia jurídica y administrativa. Su composición era poco estable, estaba formado por príncipes, jefes militares, sacerdotes, representantes corporativos y hasta jefes de las clases inferiores.

La parte esencial de las cargas políticas recaía sobre el consejo de ministros, formado entre 3 y 37 miembros. El consejo tenía sesiones en secreto y a veces imponía su punto de vista. Sus deberes eran regular lo concerniente con la pompa real: coronación, desplazamientos, honras fúnebres del soberano; y también mantener el orden para evitar la anarquía. Dentro de los asuntos externos debían realizar las relaciones diplomáticas, firmar tratados y registrar la información sobre los tributos recibidos del extranjero.

Debajo de los ministros se encontraban los recaudadores de impuestos y los oficiales reales, quienes tenían a su cargo la vigilancia de las diversas ramas de la economía. Otros funcionarios eran los embajadores, los gobernadores provinciales, los funcionarios militares y los conservadores de archivos.

En lo más bajo de la burocracia estatal se encontraban los trovadores y heraldos, los escribas, los portadores de insignias reales, los guardias del tesoro y del harén, los espías, los conductores de carros y elefantes, los centinelas, los criados y los guardias.

El emperador[editar]

Era el máximo poder en la autoridad, encargado de nombrar a los reales principales o de mandar a ejecutar a alguien por un daño causados en su pueblo.

Recursos del Estado[editar]

Ejército[editar]

Economía[editar]

Vida cotidiana[editar]

Cultura[editar]

Monedas.

Se tienen indicios de la presencia de una especie de renacimiento económico y luego cultural hindú poco antes del surgimiento del estado Gupta, aunque con los Guptas tal renacimiento logró su Edad Dorada.

Con la dinastía de los Gupta, que unificó económica y políticamente a gran parte de la India, el arte de la India y la cultura en general alcanzaron un gran esplendor y refinamiento, hasta el punto de que es preciso hablar de un arte Gupta que resultó «clásico» y, así, modelo para el arte hindú posterior, incluso el de nuestros días.

Ciencia, filosofía, arquitectura, escultura, pintura, literatura, música y danza, se cultivan intensamente; el sánscrito se mantuvo como lengua literaria.

Arte[editar]

El poeta Kālidāsa, de la época de Chandragupta II, escribió las famosas obras Raghú Vamsha o (‘estirpe de Raghú’), en honor de Rāma, y la Nube mensajera, en medio de un arte caracterizado por una sutileza equilibrada y risueña, como se aprecia en la escultura del Buda de Sarnath y en otros muchos relieves, aunque la mayoría de los santuarios que se construyeron son hinduistas, puesto que el hinduismo adquiere preponderancia en la era Gupta al ser hinduistas los soberanos, si bien estos supieron aceptar el ejercicio de otros cultos, entre ellos el budismo, a tal punto que el monje chino Fa Xiang visitó los territorios Guptas para profundizar sus conocimientos.

La música y la danza también se encontraron beneficiadas, un ambiente áulico opulento más el influjo de una filosofía aún no del todo desprendida de lo religioso dio como resultado un apogeo de la música basada en microtonos -rāga- y las danzas de devadasis como la llamada kata.

Literatura[editar]

Ciencia[editar]

Los logros resultaron significativos a nivel mundial: se desarrolló el sistema decimal y el sistema de numeración actualmente vigente, además descubrieron el movimiento de la tierra alrededor del sol (movimiento de traslación).

Religión[editar]

En el aspecto religioso las ideas hinduistas corresponden en gran medida a este período, quizás es en el tiempo de los Gupta, merced al influjo budista, que el hinduismo llegó a tolerar las opiniones más diversas, e incluso antagónicas dentro de su sistema de creencias. Los elementos inherentes al hinduismo, que lo distinguen de otras creencias, son el régimen de castas (varna) como orden social y determinados ritos a los que, según su clase, están ligados inseparablemente todos los miembros de cada casta.

Según las creencias hinduistas, el cosmos es eterno de por sí, pero se halla en un estado de evolución permanente, a la vez que todos los seres animados, desde las deidades hasta una simple hierba, tienen un alma (ātmā) inmortal revestida con la materia corporal.

En la cúspide de su panteón están los tres dioses supremos —Brahmā, Vishnú y Shivá—, que se agrupan en una tríada (Trimurti, amén de adorarse también a numerosas deidades, semidioses, divinidades locales, seres demoniacos, así como a diversas fuerzas sobrenaturales que se manifiestan en la naturaleza (ríos, animales, piedras, montañas, plantas, etc.).

Tras el retroceso del budismo y la restauración del hinduismo, la sociedad Gupta se mantenía aún dividida por el antiquísimo sistema de cuatro yati o varna (castas):

  • bráhmanas: autoridades religiosas (casta sacerdotal)
  • chatrías, autoridades civiles y militares
  • vaishias: terratenientes, ganaderos, agricultores y mercaderes
  • shudrás: casta inferior, a la que pertenecían los esclavos (aunque se podían matar, no se podían vender ni ocupar en trabajos «impuros», destinados a los chandalas) y campesinos.

Fuera del sistema de las varna estarían los «intocables» o "paria" ("chandalas" o "arhijans"), cazadores, barrenderos e incineradores de cadáveres.

La prosperidad de las ciudades acaecida durante el período Gupta permitió que los artesanos se agruparan en corporaciones según el oficio cuyas individuos más opulentos formaron una especie de burguesía.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]