Historia del deporte en Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La historia del deporte en Argentina se remonta a los diferentes pueblos originarios que habitaban el territorio de lo que a partir del siglo XIX sería la Nación Argentina. El pueblo mapuche, entre otros deportes, practicaba el palín, que alcanzó gran difusión entre las tribus que vivían en la región sur del actual territorio argentino, considerado el juego indígena más importante de Sudamérica.[1] Un deporte muy similar era practicado también por las culturas pilagá, toba y mocoví. Por su lado, el pueblo guaraní practicaba un deporte de pelota de goma (producto de origen americano) jugada exclusivamente con el pie, que ha sido considerado uno de los antecedentes del fútbol.[2] [3]

Durante la colonización española (siglo XVI-siglo XIX), el palín y los otros deportes indígenas de palo, se mestizaron con la chueca castellana y se difundió ampliamente en las poblaciones mestizas, masculinas y femeninas en la región del Río de la Plata y Chile. Aparecieron también deportes a caballo creados por los gauchos, entre los que sobresalió el pato, creado en 1610, y la jineteada gaucha. Luego de la independencia (1810-1816), los deportes gauchescos alcanzaron difusión nacional. Los conquistadores españoles también introdujeron las corridas de toros y el juego de bochas, y los vascos en particular, la pelota vasca. Mientras que las corridas de toros decayó luego de la independencia hasta ser prohibida en 1899, las bochas y la pelota vasca, serán muy populares hasta los tiempos presentes.

En el siglo XIX comenzó a practicarse el deporte en su modalidad moderna, reglado y organizado a partir de asociaciones deportivas locales y nacionales, insertas federaciones mundiales. En 1831 ya existía el Buenos Aires Cricket Club y en 1833 se instaló una escuela de esgrima en Buenos Aires. En 1856, el turf se convirtió en el primer deporte en ser formalmente reglado, al elaborarse un reglamento de carreras de Corrientes. Una década después, la esgrima comenzó en ser practicada en el ámbito militar y se realizó el primer torneo de atletismo. En las últimas dos décadas del siglo XIX se crearon decenas de clubes deportivos y las primeras federaciones. La influyente comunidad británica en Argentina, difundió la práctica de deportes como el polo, el fútbol, el rugby y el hockey sobre césped. Simultáneamente se empezaron a practicar otras disciplinas deportivas como el boxeo, el ciclismo, la gimnasia artística, el automovilismo y la aviación.

Con el multideportista Jorge Newbery, primer ídolo popular del deporte argentino, se inició abiertamente el deporte-espectáculo moderno. En la década de 1920 el deporte argentino se establece sobre a base de la gran popularidad de tres deportes: el fútbol, el boxeo y el automovilismo. A partir de los Juegos Olímpicos de París 1924, el país comienza a obtener sus primer grandes logros en el deporte mundial, mediante sus equipos olímpicos, que obtendrán en todos los juegos hasta 1956, medallas de oro en boxeo, polo, atletismo, natación y remo.

La década de 1950 registró los primeros triunfos mundiales argentinos, fuera de los Juegos Olímpicos. El piloto Juan Manuel Fangio ganó cinco campeonatos mundiales en fórmula 1. La selección argentina de básquetbol masculino se adjudicó el Primer Campeonato Mundial y el boxeador Pascual Pérez, se convirtió en el primer campeón mundial argentino, iniciando una larga saga de campeones, que harían de Argentina una potencia en el boxeo profesional. En la misma época, la pelota paleta argentina, ganó las dos medallas de oro en juego de esa especialidad en el primer Campeonato del Mundo de Pelota Vasca, dominando la discipina desde entonces hasta la actualidad.

En 1955 tomó el poder una dictadura militar que persiguió a gran cantidad de deportistas por razones políticas y redujo sustancialmente el apoyo económico al deporte amateur, dando origen a varias décadas de fuerte retroceso deportivo, en términos generales.

En 1967 el Racing Club obtuvo la Copa Intercontinental, primera de 9 que ganarían los clubes argentinos, sobre 44 disputadas hasta 2004.

En 1970 la Argentina ganó el Campeonato mundial de hockey sobre patines masculino, convirtiéndose desde ese momento en una de las potencias mundiales. Durante el curso de la década de 1970 se produjo una gran difusión del tenis, a raíz de los triunfos internacionales de Guillermo Vilas. En 1978, la Argentina ganó por primera vez la Copa del Mundo de Fútbol, organizada por la última dictadura militar, y en 1986 volvió a ganar el campeonato del mundo, ya restaurada la democracia y liderada por Diego Maradona.

En el año 2002 el seleccionado de hockey femenino obtuvo el Campeonato Mundial de Hockey sobre Césped, constituyéndose en el primer triunfo deportivo femenino de las argentinas de máximo nivel, sin que ello signifique desconocer los desempeños de otras atletas argentinas que figuras en los primeros planos mundiales, como la nadadora Jeanette Campbell, la atleta Noemí Simonetto, las tenistas Gabriela Sabatini y Paola Suárez, o la regatista Serena Amato. En 2004, la selección argentina de básquetbol ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, coronando los triunfos de lo que se ha denominado la generación dorada del básquet argentino.

En los últimos años, entre los triunfos de máximo nivel mundial del deporte argentino, se destacan las medallas de oro olímpicas obtenidas por la dupla Juan Curutchet-Walter Pérez en ciclismo y Sebastián Crismanich en taekwondo.

El deporte durante la colonización española[editar]

El pato, deporte nacional de Argentina, nació como un popular deporte gauchesco, ya establecido desde principios del siglo XVII.

Durante la colonización española (siglo XVI-siglo XIX), el palín y los otros deportes indígenas de palo, se mestizaron con la chueca castellana y se difundió ampliamente en las poblaciones mestizas, masculinas y femeninas en la región del Río de la Plata y Chile. En 1602 Hernandarias, el gobernador del Río de la Plata y Paraguay, prohibió la chueca con el argumento de que parecía "inventado más por parte del demonio que por parte de los hombres".[4]

Aparecieron deportes campestres, en especial competencias a caballo creados por los gauchos pampeanos. Entre aquellos juegos coloniales sobresalió el pato, creado en 1610, que se hizo muy popular, en juegos de dos equipos en los que participaban hasta 200 competidores.[5] [6] El 20 de agosto de 1790 fue prohibido por el virrey Arredondo y en 1796 la iglesia católica dispuso que no se debía dar sepultura cristiana a quien moría jugando al pato. En 1953 sería elegido como el deporte nacional.[5]

Los españoles introdujeron también algunas actividades deportivas aptas para el mundo rural, como diversas modalidades de toreo (corrida de toros y toreo de la vincha, esta última aún subsistente en Jujuy) y el juego de cañas, un arte marcial hípico de origen español, reformado por los gauchos para utilizar boleadoras construidas con materiales inofensivos, en lugar de las cañas del juego original. Introdujeron también durante la colonia el antiquísimo juego de bochas, practicado al menos desde el siglo XVII, y que fueraa prohibido por las autoridades coloniales en 1783, manteniéndose muy popular hasta los días presentes.[7] [8]

Los vascos en particular introdujeron la pelota vasca que será muy popular en Argentina, al punto de inventar a comienzos del siglo XX, una variedad propia del juego llamado pelota paleta o pelota argentina. Hay registros de que ya en 1779 había una cancha de pelota en la esquina noroeste de las actuales calles Tacuarí y México.[7] [9]

El siglo XIX[editar]

Con la legitimación de la cultura gauchesca luego de independencia (1810-1816), los deportes gauchescos alcanzaron amplia difusión en todo el territorio, aunque el pato fue prohibido en 1822 y era prácticamente inexistente a mediados del siglo XIX.[6] Muchas actividades características del campo argentino, generalmente hípicas, dieron origen a competencias regladas, como la jineteada gaucha, las carreras cuadreras, la corrida de sortija, la doma, la captura mediante boleadoras y lazo desde el caballo y el salto de la maroma.

Entre las artes marciales gauchas, sobresalieron la visteada (simulacro de duelo criollo en el cual los facones son substituidos por segmentos de cañas tiznadas) y la cogoteada (duelo a caballo).

Argentina se caracterizó por una considerable presencia británica, desde que el Imperio Británico intentó invadir Buenos Aires (1806-1807), la que llegó a encontrarse bajo gobierno inglés durante 45 días. Pese al fracaso de establecer una colonia en el Río de la Plata, el Imperio Británico implantaría allí una sólida base comercial, que luego se ampliaría al promover exitosamente la instalación en Argentina de un modelo agro-exportador con el fin de abastecer de alimentos a los obreros industriales ingleses, tomando control además de los ferrocarriles, los frigoríficos y el sector financiero. Esa presencia británica en Argentina tendría una de sus manifestaciones más destacadas en la difusión del nuevo enfoque del deporte que los anglosajones estaban construyendo.

La primera influencia notable del nuevo espíritu deportivo que estaba apareciendo con los británicos (sportmen), fue el joven médico escocés Andrew Dick, que con 19 años se radicó en Buenos Aires en 1817. A poco de llegar Dick organizó la primera prueba atlética de pedestrismo, recorriendo 24 millas en cinco horas y dieciséis minutos.[10] Algunos años después participó con su caballo Espatillar en la primera carrera de caballos a la inglesa, realizada en el arena de Barracas.[10]

Orígenes del deporte moderno[editar]

El Buenos Aires Cricket Club en 1868. Primer club deportivo en Argentina, levantado en los bosques de Palermo, donde hoy se encuentra el Planetario de Buenos Aires. Los primeros partidos de fútbol y rugby se jugaron allí. El sitio ha sido declarado Cuna del Deporte argentino.

El deporte moderno comienza en el siglo XIX, en Gran Bretaña, a partir del establecimiento de reglas escritas para cada deporte y la creación de instituciones especialmente dedicadas a la práctica deportiva (clubes deportivos y federaciones reguladoras). En Argentina el primer club deportivo fue el antiguo Buenos Aires Cricket Club, del que existen referencias de que ya existía en 1831, aunque su existencia fue intermitente.[11] También debe mencionarse la Sala de Armas que instaló en Buenos Aires el español Andrés Facundo Cesáreo en 1833, para la práctica de la esgrima.[12] El primer deporte reglado por escrito fue el turf, al elaborarse el reglamento de carreras de Corrientes en 1856.[13]

Una década después, la esgrima comenzó a ser practicada en el ámbito militar y la influyente comunidad británica en Argentina, difundía la práctica de deportes como el cricket, el polo, el fútbol, el rugby y el atletismo. Poco después la comunidad italiana difundió el ciclismo, y los suizos y polacos, la gimnasia artística.[14] [15]

En el último tercio del siglo XIX comenzó la creación de clubes deportivos en los que se practicaban diversos deportes. En 1864 fue reorganizado el Buenos Aires Cricket & Rugby Club (1864), en los bosques de Palermo, donde hoy se levanta el Planetario.[11] Allí se realizó el primer torneo de atletismo en 1867, así como el primer partido de fútbol en ese mismo año y el de rugby en 1874.[11] [16] En 1934 las asociaciones deportivas argentina erigieron un monolito en el lugar y lo declararon Cuna del Deporte Argentino.[11]

Otros clubes fundados en las últimas décadas del siglo XIX fueron: Club Atlético del Rosario (1867), Club Mercedes (1875), Club de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (1880), Jockey Club de Buenos Aires (1882), Córdoba Athletic Club (1882), Sociedad Suiza de Gimnasia (1885), Club de Gimnasia y Esgrima La Plata (1887), Quilmes Atlético Club (1887), Hurlingam Club (1888), Club Atlético Rosario Central (1889), Buenos Aires Lawn Tennis Club (1892), Sociedad Italiana de Tiro al Blanco (1895), Club Atlético Banfield (1896), Club Atlético Pacífico (1896), Club Ciclista Italiano (1898), Club Atlético Estudiantes (1898) Club Atlético Argentino (Quilmes) (1899). Los clubes, más populares del país se fundaron en 1901 (River Plate) y 1905 (Boca Juniors).

En 1882 el Centro Laurak Bat inauguró la Plaza Euskera, un frontón de pelota vasca con capacidad para 4.000 espectadores.[9] Allí se realizó el 19 de abril de 1885, el acontecimiento deportivo más importante de la época, un encuentro entre el afamado pelotari vasco Indalecio Sarasqueta y el no menos respetado pelotari uruguayo Pedro Zabaleta, conocido como "Paysandú", con una asistencia de 8000 espectadores, incluyendo al ex presidente Domingo F. Sarmiento.[17] También en Plaza Euskera se realizó el 27 de noviembre de 1892 el primer torneo gimnástico entre escuelas primarias, organizado por el Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, con la presencia del presidente Luis Sáenz Peña.[17]

A diferencia del modelo deportivo de otros países, en Argentina los clubes se organizarán como asociaciones civiles comunitarias, por lo que los clubes y equipos no podrán venderse ni comprarse.

En cuanto a las federaciones deportivas, las primeras fueron The River Plate Polo Asociation (1892), la Asociación del Fútbol Argentino (1893), la Unión Argentina de Rugby (1899), el Automóvil Club Argentino (1904) y la Federación Argentina de Hockey (1908).

Sobre el filo del cambio de siglo, se empezaron a practicar también otras disciplinas deportivas como el boxeo, el automovilismo, el canotaje, la equitación y la aviación.

Masificación y el surgimiento del deporte espectáculo[editar]

En la primera década del siglo XX aparece el multideportista Jorge Newbery, primer ídolo popular del deporte argentino, que tuvo un desempeño de nivel mundial en la aeronáutica, pero que también se destacó impulsando el boxeo, la esgrima, el atletismo y el automovilismo.

La difusión del deporte en Argentina, y del fútbol en particular, coincide con el proceso de nacionalización de una población integrada por una alta proporción de inmigrantes, así como con la aparición del tiempo libre para la clase obrera, de la mano de las conquistas sindicales (jornada de ocho horas, limitación del trabajo nocturno descanso dominical, La semana laboral de 5 días, vacaciones pagas).[18]

En el fútbol los clubes ingleses de corte elitista (Alumni, Belgrano), serán desplazados por clubes populares (River, Boca, San Lorenzo, Racing, Independiente) que arraigarán el deporte entre los sectores populares y lo desarrollarán como el principal espectáculo deportivo del país.[18]

La masificación del fútbol en Argentina produjo un paralelo alejamiento del fútbol de los clubes vinculados a la comunidad británica y la clase alta, que se volcaron principalmente al tenis, el rugby y el hockey sobre césped femenino, con el fin de evitar su participación en el deporte espectáculo y preservarse como instituciones orientadas exclusivamente a la práctica del deporte recreativo de sus socios. El sociólogo Eric Dunning, experto en el estudio del deporte, señala que la separación entre deportes elitistas y deportes populares fue un proceso general, que se repitió en la mayor parte de los países del mundo, de la mano con la reducción de la jornada de trabajo y la consecuente aparición del tiempo libre para amplios sectores de la población.[19]

En 1919 apareció por primera vez la revista deportiva El Gráfico, que influirá mucho en la difusión del deporte en Argentina, orientando la masificación del deporte-espectáculo hacia el triángulo fútbol-boxeo-automovilismo.[20]

Firpo sacando del ring a Dempsey. Fotoradio de la revista El Gráfico. (14 de septiembre de 1923)

El 14 de septiembre de 1923 el país se paralizó con la pelea entre el argentino Luis Ángel Firpo y el campeón mundial de peso pesado Jack Dempsey, cuando el Toro de las Pampas sacó de ring a Dempsey, que escandalosamente recibió una cuenta que duró 15 segundos y fue ayudado a volver a subir a ring, para finalmente noquear a Firpo en el segundo round. La pelea popularizó el uso de la radio; duró seis minutos pero la transmisión se extendió por horas.

A partir de los Juegos Olímpicos de París 1924, el país comienza a obtener sus primer grandes logros en el deporte mundial, mediante sus equipos olímpicos, que obtendrán en todos los juegos hasta 1956, medallas de oro en boxeo, polo, atletismo (maratón) y remo. El boxeo en particular se destacaría como el equipo olímpico más poderoso del país, obteniendo la mitad de las medallas olímpicas (23 sobre 43) hasta 1968.

Hasta el golpe de 1955[editar]

El segundo cuarto del siglo XX se caracterizó por la difusión masiva del deporte-espectáculo, del fútbol masculino en primer lugar, y del boxeo y el automovilismo, después. También fue muy destacada y tuvo gran difusión popular, la participación de las delegaciones olímpicas en los Juegos Olímpicos de 1928, 1932, 1936, 1948 y 1952. En ese período el fútbol masculino se hizo profesional en 1931.

La década de 1950 registró los primeros triunfos mundiales argentinos, fuera de los Juegos Olímpicos. El piloto Juan Manuel Fangio ganó cinco campeonatos mundiales en Fórmula 1, a la vez que se inauguró el Autódromo de Buenos Aires para albergar el Gran Premio de Argentina. La selección argentina de básquetbol masculino se adjudicó el Primer Campeonato Mundial y el boxeador Pascual Pérez, se convirtió en el primer campeón mundial argentino, iniciando una larga saga de campeones, que harían de Argentina una potencia en el boxeo profesional. En la misma época, la pelota paleta argentina, ganó las dos medallas de oro en juego de esa especialidad en el primer Campeonato del Mundo de Pelota Vasca, dominando la disciplina desde entonces hasta la actualidad.

Hasta la restauración de la democracia en 1983[editar]

En 1955 tomó el poder una dictadura militar que persiguió a gran cantidad de deportistas por razones políticas y redujo sustancialmente el apoyo económico al deporte amateur, dando origen a varias décadas de fuerte retroceso deportivo, en términos generales.[21]

En 1967 el Racing Club obtuvo la Copa Intercontinental, primera de 9 que ganarían los clubes argentinos, sobre 44 disputadas hasta 2004.

En 1970 la Argentina ganó el Campeonato mundial de hockey sobre patines masculino, convirtiéndose desde ese momento en una de las potencias mundiales. Durante el curso de la década de 1970 se produjo una gran difusión del tenis, a raíz de los triunfos internacionales de Guillermo Vilas. En 1978, la Argentina ganó por primera vez la Copa del Mundo de Fútbol, organizada por la última dictadura militar,

El piloto de automovilismo Carlos Reutemann se destacó en la Fórmula 1, logrando el subcampeonato en 1981 y 11 victorias.

Últimos años[editar]

En 1986 la selección argentina de fútbol volvió a ganar el campeonato del mundo, ya restaurada la democracia y liderada por el genio de Diego Maradona.

En 1988, Argentina en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 obtuvo dos medallas (plata en tenis por parte de Gabriela Sabatini y bronce en voley masculino) luego de 16 años sin medallas.

En el año 2002 el seleccionado de hockey femenino obtuvo el Campeonato Mundial de Hockey sobre Césped, constituyéndose en el primer triunfo deportivo femenino de las argentinas de máximo nivel, sin que ello signifique desconocer los desempeños de otras atletas argentinas que figuras en los primeros planos mundiales, como la nadadora Jeanette Campbell, la atleta Noemí Simonetto, las tenistas Gabriela Sabatini y Paola Suárez, o la regatista Serena Amato. En 2008, la selección argentina de básquetbol ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, coronando los triunfos de lo que se ha denominado la generación dorada del básquet argentino.

En los últimos años, entre los triunfos de máximo nivel mundial del deporte argentino, se destacan las medallas de oro olímpicas obtenidas por la dupla Juan Curutchet-Walter Pérez en ciclismo y Sebastián Crismanich en taekwondo.

Véase también[editar]

Fuentes[editar]

Referencias[editar]

  1. López Von Vriessen, Carlos (2000). «O Palin dos Mapuches do Chile o mais importante jogo aborígine da América do Sul». Anais e Resumos (Gramado, RS, Brasil: VII Congresso Brasileiro de História da Educação Física, Esporte, Lazer e Dança):  pp. 193-199. 
  2. Gianpaolo Romanato (11 de junio de 2010). Chi ha inventato el calcio?. L'Oservatore Romano. 
  3. «Calcio, Osservatore Romano: uno sport nato in Paraguay». Repubblica Sport (11 de junio de 2010). Consultado el 24-08-2012.
  4. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Deporte_nacional
  5. a b Mentita (23 de febrero de 2012). «Pato: el verdadero deporte nacional». Consultado el 26-08-2012.
  6. a b «El deporte». Consultado el 26-08-2012.
  7. a b Galatro, Daniel Anibal (diciembre de 2010). «La pelota vasca en Argentina». Consultado el 31-08-2012.
  8. «Algunos juegos tradicionales de Argentina». Acá Nomás. Consultado el 31-08-2012.
  9. a b Labat, Juan (27 de junio de 2003). «La pelota vasca en la Argentina». Juan de Garay. Consultado el 31-08-2012.
  10. a b Kesting, Eduardo Alejandro. «1798 Andrew Dick 1867». Cementerio Británico. Consultado el 31-08-2012.
  11. a b c d «Buenos Aires Cricket & Rugby Club Fundado con anterioridad al 8 de diciembre de 1864». Buenos Aires Cricket & Rugby Club. Consultado el 30-08-2012.
  12. Groupierre, Víctor Sergio. «La Esgrima Argentina». Federación Argentina de Esgrima. Consultado el 30-08-2012.
  13. «Carrera de caballos». Historias de Suipacha (24 de febrero de 2011). Consultado el 27-08-2012.
  14. Emilio Okretic, Elena Lario y Giovanni Alexis Gieri. «Historia de la gimnasia argentina (hasta 1970». Gimnasia Argentina. Consultado el 23-08-2012.
  15. «Sociedad Suiza de Gimnasia». Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (Observatorio de Colectividades). Consultado el 23-08-2012.
  16. Aguilera, Ruben. «Historial». Confederación Argentina de Atletismo. Consultado el 31-08-2012.
  17. a b «Barrio de San Cristóbal». Universidad Nacional de Lanús (Observatorio Turístico de Argentina). Consultado el 31-08-2012.
  18. a b Frydenberg, Julio david. «Prácticas y valores en el proceso de popularización del fútbol. Buenos Aires (1900-1910)». EFDeportes. Consultado el 14-ene-2008.
  19. Dunning, Eric. «Donning cita la siguiente opinión de 1895 sobre la situación en Gran Bretaña, frente al ingreso de los sectores populares al deporte. "¿Por qué debiera haber esta constante brega para juntar en el deporte los dos elementos divergentes de la sociedad que nunca por ningún motivo se encuentran en ningún lugar en una situación aún más incomprensibles, y esta es la causa de toda nuestra frustración atlética... La clase trabajadora está bien en su lugar; déjenlos en su lugar en paz, y que tengan su atletismo de la manera en que mejor se expresen sus inclinaciones... Déjennos tener nuestro propio deporte entre los elementos más refinados, y no permitan a los espíritus discordantes entren en él". Sport matters: Sociological Studies of Sport, Violence and Civilisation». Londres, Routledge. Consultado el 24-ene-2008.
  20. Pablo, Martín; Pablo Palomino (Diciembre 1999). «La revista El Gráfico en sus inicios: una pedagogía deportiva para la ciudad moderna». EFDeportes Diciembre (17). http://www.efdeportes.com/efd17/elgraf.htm. Consultado el 20 de septiembre de 2012. 
  21. «La caída del deporte peronista». El Gráfico (25 de noviembre de 2010). Consultado el 20 de septiembre de 2012.

Bibliografía[editar]

  • Andersen, Roberto y Puppo, Eduardo (2012). La historia del tenis en Argentina. Buenos Aires: Grupo Maorí. 
  • Breda, Emilio A. (1962). Juegos y deportes entre los Indios del Río de la Plata. Buenos Aires: Ediciones Theoria. 
  • Fernández Moores, Ezequiel (2010). Breve historia del deporte argentino. Buenos Aires: El Ateneo.