Cíborg

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Cyborg»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Un cíborg[1] o cyborg (del acrónimo en inglés cyborg: de cyber [‘cibernético’] y organism [‘organismo’], ‘organismo cibernético’ [una redundancia, pues todos los organismos son comprendidos por la cibernética ]) es una criatura compuesta de elementos orgánicos y dispositivos cibernéticos[2] generalmente con la intención de mejorar las capacidades de la parte orgánica mediante el uso de tecnología.[cita requerida]

El término lo acuñaron Manfred E. Clynes y Nathan S. Kline en 1960 para referirse a un ser humano mejorado que podría sobrevivir en entornos extraterrestres. Llegaron a esa idea después de pensar sobre la necesidad de una relación más íntima entre los humanos y las máquinas en un momento en que empezaba a trazarse la nueva frontera representada por la exploración del espacio. Diseñador de instrumentación fisiológica y de sistemas de procesamiento de datos, Clynes era el director científico del Laboratorio de simulación dinámica de Rockland State Hospital, en Nueva York. El término apareció por primera vez en forma impresa, 5 meses antes, cuando The New York Times reportó sobre los aspectos psicofisiológicos del Espacio Simposio de vuelo donde Clynes y Kline presentaron por primera vez su papel: “Un cyborg es esencialmente un sistema hombre-máquina en el cual los mecanismos de control de la porción humana son modificados externamente por medicamentos o dispositivos de regulación para que el ser pueda vivir en un entorno diferente al normal”.

De acuerdo con algunas definiciones del término, la conexión física y metafísica de la humanidad con la tecnología, ya ha empezado a influir en la evolución futura del ser humano, al empezar a convertirnos en cíborgs.[cita requerida] Por ejemplo, una persona a la que se le haya implantado un marcapasos podría considerarse un cíborg, puesto que sería incapaz de sobrevivir sin ese componente mecánico. Otras tecnologías médicas, como el implante coclear, que permite que un sordo oiga a través de un micrófono externo conectado a su nervio auditivo, también hacen que sus usuarios adquieran acceso a un sentido gracias a la tecnología, aproximando su experiencia a la de un cíborg. [cita requerida]

A finales del siglo XX, la imagen del cíborg como ser que no es ni humano ni máquina, ni hombre ni mujer, fue recuperado por autoras ciberfeministas, como Donna Haraway en su Manifiesto Cyborg.[3]

El término se suele utilizar erróneamente en numerosos escritos al confundirlo con robot del tipo androide.[cita requerida]

Orígenes[editar]

El concepto del híbrido hombre-máquina fue generalizado en la ciencia ficción antes de que ocurriera la Segunda Guerra Mundial. En “The Man That Was Used Up” (1839), Edgar Allan Poe, por ejemplo, describe a John A. B. C. Smith, un héroe de guerra con un cuerpo compuesto de múltiples prótesis. En 1910, el escritor francés Jean de la Hire presenta a Nyctalope (para algunos el primer superhéroe y también el primer cíborg literario) en la novela L'homme qui peut vivre dans l'eau (El hombre que puede vivir en el agua). Por su parte, en “The Comet Doom” (1928), el estadounidense Edmon Hamilton describe exploradores espaciales cuyos cuerpos combinan partes orgánicas y mecánicas. Este mismo autor es conocido por el peculiar cerebro viviente y parlante, siempre flotando en un receptáculo transparente, que acompaña al superhéroe Capitán Futuro (1939). Hamilton utiliza el término de forma explícita en el cuento "After a Judgmente Day" (1962) para referirse a los "las copias mecánicas de humanos" llamadas "Charlies" explicando que "cíborgs es como se les había llamado, desde el primero [el primer Charlie] a inicios de la década de 1960...organismos cibernéticos"[4] .

El Cíborg en la Sociedad[editar]

Traducido de en:Cyborg, exactamente la versión https://en.wikipedia.org/wiki/Cyborg, bajo licencia GFDL y CC-BY-SA 3.0

Finanzas[editar]

Debido a avances en TI (tecnologías de la información), inversionistas humanos han sido capaces de emplear computadoras para participar en operaciones a una mayor velocidad a través de fronteras nunca antes vistas. Las finanzas en la actualidad se están viendo afectadas en parte por los seres humanos y en parte por las máquinas, por lo que ahora se define como “finanza cíborg”. El nuevo inversionista cíborg es distinto a las concepciones anteriores debido a que esta nueva concepción es más rápida, se ve una mayor orientación a los datos automatizados, a su vez una mayor cantidad de información. Una característica clave de la “finanza cíborg” es el uso de ordenadores verdaderamente rápidos y poderosos para analizar y ejecutar oportunidades comerciales basadas en modelos matemáticos complejos.

Medicina[editar]

En medicina, hay 2 tipos de cíborg: los de restauración y de mejora. Las tecnologías de restauración se encargan de “restaurar funciones perdidas, órganos y extremidades”. El aspecto clave de la “ciborgización” restaurativa es la reparación de procesos tanto rotos o faltantes para revertirlos y convertirlos a un nivel de función saludable o a un nivel promedio. No hay ninguna mejora a las facultades originales y los procesos perdidos. Por el contrario, el cíborg encargado de mejora “sigue un principio, el principio de rendimiento óptimo, el cuan consiste en la maximización de salida y la minimización de las entradas”. Por lo tanto, un cíborg mejorado intenta superar los procesos normales o incluso adquirir nuevas funciones que originalmente no estaban presentes. Aunque las prótesis en general suplementan cuerpos dañados o perdidos con la integración de un artificio mecánico, implantes biónicos en medicina permiten que modelos de órganos o partes del cuerpo sean capaces de imitar la función origina de una manera más exacta. Michael Chorost escribió un libro de memorias de su experiencia con implantes cocleares, u oídos biónicos, titulado “Rebuilt: How Becoming Part Computer Made Me More Human”. Jesse Sullivan se convirtió en una de las primeras personas en operar una extremidad totalmente robótica a través de un injerto de nervio-músculo, permitiéndole un rango complejo de movimientos más allá de las prótesis anteriormente utilizadas. Para el 2004, un corazón artificial completamente funcional fue desarrollado. El continuo desarrollo tecnológico de la biónica y la nanotecnología empieza a plantear preguntas de la mejora, y las futuras posibilidades de cíborgs que sobrepasan la funcionalidad original del modelo biológico. La ética y el deseo por “prótesis mejoradas” han sido debatidas; sus proponentes incluyen el movimiento transhumanista, con su creencia respecto a que las tecnologías emergentes pueden asistir a la raza humana para el desarrollo más allá de sus presentes, limitaciones normativas como el envejecimiento y las enfermedades, así como incapacidades más generales, como lo son las limitaciones en velocidad, fuerza, resistencia e inteligencia. Los oponentes del concepto describen lo que creen respecto a los sesgos que impulsan el desarrollo y la aceptación de dichas tecnologías, a saber, un sesgo hacía la funcionalidad y eficiencia que podría obligar a asentir una perspectiva del ser humano que resta importancia al definir las características de las manifestaciones actuales sobre humanidad y la persona, a favor de la definición de términos de mejoras, versiones y utilidad.

Ámbito militar[editar]

Investigaciones de organizaciones militares se han enfocado en la utilización de cíborgs animales con el propósito de una supuesta ventaja táctica. DARPA ha anunciado su interés en el desarrollo de “insectos cíborg” para transmitir información a través de sensores implantados en el insecto durante la etapa de pupa. El movimiento se controla desde un sistema microelectromecánico (MEMS) y que posiblemente podría ser capaz de examinar el entorno o detectar explosivos y gas. A su vez, DARPA está desarrollando un implante neural para controlar el movimiento de los tiburones. El sentido único de los tiburones podría ser explotado para proporcionar retroalimentación de información en relación al movimiento de un barco enemigo o podría revelar la presencia de explosivos bajo el agua.

Arte[editar]

El concepto de cíborg es normalmente asociado con ciencia ficción. Sin embargo, muchos artistas han intentado crear una consciencia pública de organismos cibernéticos; estos yendo desde pinturas hasta instalaciones. Algunos artistas que crearon un sinnúmero de trabajos son Neil Harbisson, Moon Ribas, Patricia Piccinini, Steve Mann, Orlan H.R. Giger, Lee Bul, Wafaa Bilal, Tim Hawkinson y Stelarc. Las máquinas son cada vez más omnipresentes en el proceso artístico, con cuadernos de dibujo computarizados remplazando a la pluma y el papel, y cajas de ritmo volviéndose tan populares como los bateristas humanos. Esto es tal vez lo más notable en el arte y música generativos. Compositores como Brian Eno han desarrollado y utilizado software capaz de construir partituras completas con tan solo un poco de parámetros matemáticos básicos. Scott Draves es un artista generativo cuyo trabajo es explícitamente descrito como una “mente cibernética”. Su proyecto “Oveja Electrónica” genera arte abstracto mediante la combinación de trabajo de un sinnúmero de computadoras y personas a través del internet.

Modificación corporal[editar]

Como una tecnología médica se convierte en una ciencia más avanzada, algunas técnicas e innovaciones han sido adoptadas por la comunidad de modificación del cuerpo. Si bien todavía no son cíborgs en la definición de Manfred Clynes y Nathan Kline, los desarrollos tecnológicos como la seda electrónica de silicio implantable, y códigos QR se han ido acercando a la desconexión entre tecnología y el cuerpo. Tecnologías hipotéticas como la de las interfaces de tatuajes digitales podrían mezclar la estética de modificación del cuerpo con la interactividad y funcionalidad, brindando una manera de vida transhumanista en la realidad actual.

Investigaciones[editar]

Más allá del imaginario de la ciencia ficción, Kevin Warwick es tal vez la figura más importante en el desarrollo de una verdadera unión entre el humano y la máquina. El 24 de agosto de 1998 Warwick llevó a cabo el experimento Cyborg 1.0, en el cual se le implantó debajo de la piel un chip RFID (usando exclusivamente anestesia local) con el cual fue capaz de controlar puertas, luces, calentadores y computadoras sólo con la señal emitida por el chip. [cita requerida]

Un segundo experimento, todavía más importante, fue el Cyborg 2.0 el 14 de marzo de 2004, en el cual un chip de mayor complejidad fue implantado en el sistema nervioso de Warwick por medio del cual se conectó a Internet en la Universidad de Columbia de Nueva York y logró mover un brazo robótico situado en la Universidad de Reading del Reino Unido. Además, se le implantó también a su esposa un microchip (con el objetivo de crear alguna clase de telepatía o empatía) permitiendo así la primera comunicación puramente electrónica entre dos sistemas nerviosos humanos.[cita requerida]

Después de los experimentos no se encontraron ninguna clase de daños o interferencias en el sistema nervioso, lo cual determinó su éxito.[cita requerida]

Estado cíborg[editar]

En 2004, el artista británico Neil Harbisson, cocreó y se instaló un eyeborg en la cabeza para poder escuchar los colores que le rodean.[5] El mismo año, el gobierno británico le prohibió renovar su pasaporte británico por el hecho de llevar un aparato electrónico en la cabeza. Harbisson empezó una campaña para defender sus derechos como cíborg y justificó que el ojo electrónico no es un aparato electrónico sino parte de su cuerpo y extensión de sus sentidos. Después de semanas con correspondencias, incluyendo cartas de su universidad y de su doctor, su ojo electrónico fue finalmente aceptado como parte de su cuerpo y su foto con el eyeborg incluida en el pasaporte.[6]

Cyborg Foundation[editar]

La Cyborg Foundation es la primera organización internacional del mundo dedicada exclusivamente a ayudar a los humanos a convertirse en cíborgs.[7] La fundación fue creada en 2010 por el cíborg Neil Harbisson y Moon Ribas como respuesta a la multitud de cartas y correos electrónicos recibidos de personas interesadas en convertirse en cíborg.[8] Los principales objetivos de la fundación son extender los sentidos y las capacidades humanas creando y aplicando extensiones cibernéticas en el cuerpo, promover el uso de la cibernética en eventos culturales y defender los derechos de los cíborgs.[9] En 2010, la fundación, establecida en Mataró (Barcelona), fue galardonada con el Premio Cre@tic otorgado por Tecnocampus Mataró.[10]

Cíborgs en la ficción[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «cíborg, adaptación española del inglés cyborg». Fundéu BBVA (18 de octubre de 2013). Consultado el 19 de octubre de 2013.
  2. «cíborg», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=c%C3%ADborg 
  3. Donna Haraway. «Manifiesto Ciborg» (en español). Consultado el 26/10 de 2014.
  4. Edmond Hamilton. "After a Judgmente Day" en The Best of Edmond Hamilton. Ed. Leigh Brackett, 1977. pág. 315
  5. Alfredo M. Ronchi: Eculture: Cultural Content in the Digital Age. Springer (New York, 2009). p. 319 ISBN 978-3-540-75273-8
  6. Andy Miah, Emma Rich: The Medicalization of Cyberspace Routledge (New York, 2008) p. 130 (Hardcover:ISBN 978-0-415-37622-8 Papercover: ISBN 978-0-415-39364-5)
  7. «Una fundación se dedica a convertir humanos en ciborgs». El Comercio (Perú). 1 de marzo de 2011. Consultado el 19 de octubre de 2013. 
  8. Rottenschlage, Andreas "The Sound of the Cyborg" The Red Bulletin, 1 de marzo de 2011.
  9. Calls, Albert "“Les noves tecnologies seran part del nostre cos i extensió del cervell”" La Tribuna, 3 de enero de 2011.
  10. Martínez, Ll. "La Fundació Cyborg s'endú el primer premi dels Cre@tic", Avui, 20 de noviembre de 2010

Enlaces externos[editar]