Homosexualidad en Rusia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Derechos LGBT
Rusia
Flag of Russia.svg
Bandera
Coat of Arms of the Russian Federation.svg
Escudo
Russian Federation (orthographic projection).svg
Homosexualidad
Es legal Sí
Desde 1993
Edad de consentimiento sexual
Heterosexual y homosexual igual No
Protección legal contra la discriminación
Laboral No
Bienes y servicios No
En todos los aspectos No
Protección legal de pareja
Acceso igualitario a la unión civil No
Matrimonio entre personas del mismo sexo No
Derechos reproductivos y de adopción
Acceso igualitario a la adopción No
Derecho de adopción conjunta No
Derechos de género
Cambio de sexo legal Sí
Cambio de sexo en documentación No
Otros derechos
Donación de sangre Sí
[editar datos en Wikidata]

La homosexualidad en Rusia ha sido durante mucho tiempo tabú y objeto de persecución. La homosexualidad ha sido descriminalizada en 1917 y en 1933 se convirtió de nuevo en delito. En 1993 las leyes volvieron a ser modificadas para legalizar la homosexualidad. Sin embargo, en el año 2013, el presidente Vladímir Putin auspició una serie de leyes lesivas y discriminatorias contra las personas que promocionan la homosexualidad.[1]

Historia[editar]

La Rus de Kiev[editar]

La situación de los homosexuales en la Rus de Kiev es poco conocida. En literatura sólo se conserva una mención en la Leyenda de Borís y Gleb. El amor del príncipe Borís y el caballero Jorge de Hungría, que le era «amado más allá de la razón», queda claro cuando Boris es asesinado y Jorge se lanza sobre el cuerpo sin vida de Boris, siendo apuñalado. En su muerte dice «No me dejarás atrás, ¡mi adorado señor! Aquí comienza a marchitarse la belleza de tu cuerpo, aseguraos de que mi vida acabe.» Borís y Gleb serían canonizados más tarde.[2] El estudioso Vasili Rozanov ha querido ver en la historia de Moises de Hungría, hermano del anterior Jorge, una historia que, aunque claramente basada en el relato bíblico de José y la esposa de Putifar, cuenta el castigo de un hombre homosexual acosado por una mujer y que no quiere o puede entrar en un matrimonio heterosexual.[2]

La introducción del cristianismo ortodoxo en Rusia tuvo dos influencias contradictorias. Por una parte, aparecieron las ceremonias de hermanamiento, similares a los votos de matrimonio, llamados pobratimstvo, para dos hombres, y posestrimstvo, para dos mujeres. Sin embargo, también se extendió una visión negativa de la homosexualidad, que, al igual que el adulterio o la masturbación, se castigaba con exclusión de la comunión, ayuno o postraciones.[3]

El Principado de Moscú[editar]

Tras liberarse de los mongoles de la Horda de Oro que había dominado el territorio desde el siglo XIII hasta el XV, el centro de poder pasó de Kiev a Moscú, la capital del Principado de Moscú.[2] [3] Los viajeros occidentales del siglo XVI se sorprendían e incluso escandalizaban de que la homosexualidad era vivida abiertamente en Rusia en todas las clases sociales. Según Simon Karlinski el período moscovita es probablemente «la era de mayor visibilidad y tolerancia para la homosexualidad masculina que el mundo había visto desde los tiempos de la antigua Grecia y Roma».[3] [2] Sin embargo, estas afirmaciones hay que relativizarlas. Posiblemente los relatos sean ciertos, pero sin duda estaban exagerados para resaltar una supuesta naturaleza rusa primitiva y bárbara a ojos occidentales y desacreditar al cristianismo ortodoxo, opuesto al cristianismo católico y protestante de los relatores.[3] A los cronistas les sorprendía que, a diferencia de lo que ocurría en Europa occidental, donde los homosexuales eran perseguidos, encarcelados y ajusticiados, no existían en Rusia leyes que mencionaran a la sodomía.[2] Pero, en general, tanto la homosexualidad, como los comportamientos afeminados para hombres y varoniles para mujeres eran vistos de forma negativa.[3]

De entre los monarcas, el gran príncipe Basilio III llegó a tener problemas para engendrar descendencia. Parece ser que el Gran Príncipe sólo era capaz de cumplir con sus obligaciones maritales si uno de los oficiales de su guardia se unía desnudo al matrimonio en el lecho conyugal. Su esposa, Elena Glínskaya, estaba preocupada, no por la presencia del oficial, sino porque se pudiese sospechar que el hijo no era legítimo.[2] Su hijo, el zar Iván el Terrible, a pesar de sus múltiples esposas e hijos, no dejaba de disfrutar de jóvenes hombres vestidos de mujer. De hecho, uno de sus oficiales más despiadados, Fiódor Basmanov, subió en el favor del monarca gracias a sus seductores bailes vestido de mujer.[2] Hasta qué punto muchas de estas historias son ciertas o simplemente calumnias creadas por enemigos, es imposible de saber. El hecho es que fueron aprovechadas posteriormente en la literatura y el cine. Alekséi Konstantínovich Tolstói escribió en 1862 la historia de la relación entre Iván el Terrible y Basmanov en su novela Князь Серебряный (1859-1861; «Príncipe Serebriañi» o «Príncipe de Plata») y Eisenstein la relata en su obra maestra Iván el Terrible (II parte).[3]

En general, los zares mantenían una corte en la que hombres y mujeres vivían vidas separadas; de hecho, tanto zares como zarinas tenían «compañeros de cámara» de su mismo sexo que dormían con ellos. Hubo intentos de hacer el hecho más respetable, usando «compañeros» casados, así que no está claro si esta proximidad era de carácter sexual o no.[3] Ambientes homosociales, como la corte, el ejército, los monasterios y los baños públicos —que aparecieron en el siglo XVII—, no han sido estudiados en profundidad.[3]

Mientras tanto, la Iglesia Ortodoxa Rusa se oponía firmemente a los actos homosexuales. En el sermón XII del metropolitano Daniel, un religioso moscovita que se remonta a la década de 1530, se describen toda una serie de tipos de homosexuales, algunos afeminados, otros no.[2] Los libros penitenciales ortodoxos mencionan a menudo el travestismo como pecado, sobre todo el afeitado y acicalado, también se mencionan los actos sexuales lésbicos.[3]

Imperio ruso[editar]

En 1698, en Inglaterra, un cierto capitán Edward Rigby fue arrestado y condenado por incitación a la realización de actos homosexuales. En el informe del juicio se podía leer que Rigby, durante la seducción de un hombre joven, dijo que los actos homosexuales son la cosa más normal del mundo; Rigby afirmaba haber visto por el agujero de una cerradura incluso al Zar de Rusia, Pedro el Grande, con Alexander, un carpintero que fue elevado a príncipe por Pedro. Pedro el Grande había visitado Inglaterra efectivamente en 1698 y estuvo dos meses en los astilleros de Deptford, donde Rigby había visto supuestamente al Zar. Finalmente, Rigby fue condenado a la picota, una multa de mil libras y un año de prisión. sin embargo, consiguió escapar a Francia.[4]

Curiosamente, fue el mismo Pedro el Grande quien introdujo la primera ley en contra de la homosexualidad en el Imperio ruso, dentro del primer código ruso conocido, el Русская Правда («Verdad rusa»). En 1716 realizó una serie de artículos para el código militar (conocidos como el Código de Pedro) en los que prohibía el sexo voluntario entre dos hombres. No era una prohibición general para la sociedad, sino que se aplicaban sólo a soldados en servicio activo. Además, el código sólo hablaba de «actos», no sobre individuos, específicamente del llamado мужеложство (muzhelozhstvo), el coito anal. Otras formas de sexo entre hombres no fueron prohibidas.

El hecho que Pedro el Grande regulara la homosexualidad en el ejército es signo de que estaba ciertamente extendida y más cuando existía un extendida admiración tradicional por las parejas de caballeros y era bastante normal la fraternización (побрататься, pobratat'sja) entre soldados. Esta tradición se explica en parte por el pensamiento de la iglesia ortodoxa eslava, que no veía la homosexualidad como crimen, sino como pecado, al contrario que los europeos occidentales, que se basaban en el Antiguo Testamento. Estos pecados eran «desviaciones» dentro de la jurisdicción eclesiástica y no bajo la ley secular.

Dentro de las creencias de Iglesia ortodoxa, se daba mucha importancia a la posición relativa de los participante en un acto sexual, quedando en cierta manera en segundo plano el género; la posición correcta era la mujer debajo y el hombre encima. Cualquier desviación de esta posición era considerada contra natura y, por lo tanto, pecaminosa. Los actos homosexuales se colocaban bajo el mismo paraguas que el sexo oral o el sexo heterosexual en el que la mujer tomase la posición superior. El hecho no tenía importancia para las autoridades seculares, pero podía significar, tras una confesión, la penitencia de varios Padre Nuestro y la abstención durante varios meses de carne y leche.

La ley introducida por Pedro el Grande se enmarca dentro de la imposición de ideas occidentales en Rusia que realizó. Fundó en 1703 San Petersburgo, «la ventana a occidente», e impuso a la aristocracia la cultura occidental, lo que incluía ideas sobre como debían comportarse los hombres. Pedro prohibió actos homosexuales en el ejército en 1716 para que fuera la punta de lanza en el cambio de actitudes en el ejército y la marina, en la que se «crean» a los «nuevos hombres».

Hacia principios del siglo XX, determinados baños y locales toleraban a los homosexuales. Esto cambió con la revolución soviética, que los puso bajo control estatal o incluso los expropiaba.[5]
Foto puesta en escena para el fotógrafo Karl K. Bulla en los baños Ergov, en San Petersburgo, hacia 1910.

Habría que esperar hasta 1835 para que Nicolás I introdujera una prohibición de actos homosexuales entre hombres en el artículo 995 del código civil en respuesta a la frecuencia de relaciones sexuales entre niños y jóvenes de internados. En el artículo 995 sólo se tenía en cuenta la мужеложство, sexo anal, y no otros actos sexuales. En la práctica, muy pocos hombres fueron condenados por el artículo 995, especialmente después de las reformas introducidas por el zar Alejandro II. Muchos miembros de las clases altas, como Pzevalsky, Leóntiev o Chaikovski, llevaban una vida más o menos abiertamente homosexual, conocida entre los rusos. Chaikovski estuvo casado, posiblemente para acallar rumores sobre su homosexualidad, pero el matrimonio sólo duró efectivamente unas semanas. Tras el fracaso de su matrimonio, Chaikovsky se vio abocado a aceptar sus sentimientos; en una carta a su hermano Anatoly escribió: «Sólo ahora, especialmente después del incidente de mi matrimonio, he llegado a comprender finalmente que nada es tan vano como querer ser aquello que no soy por naturaleza.»

Muchos de los parientes de los últimos tres zares eran abiertamente homosexuales; entre ellos se puede mencionar al gran duque Sergio Aleksándrovich, el hermano del zar Alejandro III y tío de zar Nicolás II.

En 1903 se suavizó la ley contra la homosexualidad masculina. El artículo 516 del nuevo código seguía considerando la мужеложство como delito, pero sólo era condenado a prisión máxima de tres meses, aunque los jueces siguieron condenando con el exilio a Siberia por lo menos otros cuatro o cinco años. Ese mismo año, 1903, durante la preparación de la nueva ley, Vladímir Nabokov, padre del famoso escritor de igual nombre, escribió y publicó un artículo sobre la situación legal de los homosexuales en Rusia. En el artículo argumenta que el Estado no debería interferir con las relaciones sexuales personales.

La Edad de Plata[editar]

Leon Bakst, Nijinsky en el ballet La siesta del fauno (1912).

De última década del siglo XIX, hasta finales de la década de 1920 se dio lo que se ha llamado la Edad de Plata de la poesía rusa. Durante estos años, pero sobre todo entre la revolución de 1905 y la de 1917, en los que las leyes contra la homosexualidad se suavizaron, la visibilidad y tolerancia frente a personalidades gais y lesbianas generó lo que se ha podido llamar una «edad de oro» de la homosexualidad en Rusia.[6] [7]

Durante las dos últimas décadas del siglo XIX, dos parejas de lesbianas figuraron de forma prominente. Anna Yevréinova, una importante feminista, editaba la revista literaria, El Heraldo del Norte, junto con su amante y compañera María Feodorova. La segunda pareja estuvo formada por Polyxena Soloviova, poetisa simbolista, y Natalia Manaseina, que abandonó a su marido para poder vivir con Soloviova.[7] Otra pareja, algo posterior, fue la formada por las poetisas Sofía Parnok y Marina Tsvetáyeva, que se conocieron al comienzo de la I Guerra Mundial y se separaron en 1916.[8] La emergencia cultural del lesbianismo —y de los gais— en la década de 1890 está trabajada literariamente por Aleksandr Amfiteátrov en Devyatidesyatniki («Gente de los [18]90»).[7]

Otros nombres de homosexuales notables en las artes de la época fueron el popular poeta Alekséi Apujtin, que había sido compañero de clase y amante de Chaikovski, y el príncipe Vládimir Meshchersky, novelista y publicista gay, que era invitado habitual en el palacio imperial. Meshchersky fue incluso pillado in fraganti en los jardines del palacio con un soldado de la guardia; el zar Alejandro III en persona se encargó de hacer olvidar el asunto a los testigos y de que se retiraran los cargos.[7] Mijaíl Kuzmin es otro de los nombres importantes, con su novela Alas (1913), de tema abiertamente homosexual, que lo catapultó a la fama.[9] [10] También el anfitrión del salón literario «La Torre», Viatcheslav Ivanovitch Ivanov, era bisexual, al igual que su segunda esposa, Lidia Zinovieva-Annibal, autora de una de las pocas novelas lésbicas rusas, Treinta y tres monstruos.[11]

Quizás el grupo más conocido fuera el que se formó en torno a la revista Mir iskusstva («El mundo del arte»), encabezados por Serguéi Diáguilev y su amante, Dimitri Filosófov, aunque no debe olvidarse a Konstantín Sómov. Diáguilev se haría famoso más tarde con sus Ballets Rusos en París, después de romper con Filosófov y hacerse amante del bailarín Vaslav Nijinsky.[7]

La Unión Soviética[editar]

Tras la Revolución (1917–1933)[editar]

Tras la Revolución de 1917, los bolcheviques abolieron las leyes zaristas, legalizado el divorcio incausado, el aborto y la homosexualidad. El nuevo código penal no incluía la homosexualidad, el tema simplemente fue omitido.[12]

Sin embargo, la legalización de los actos homosexuales consentidos y privados entre adultos sólo se aplicaba a Rusia misma. La homosexualidad o la sodomía siguieron siendo crímenes en Azerbaiyán (ilegalizado oficialmente en 1923), así como en las repúblicas soviéticas de Transcaucasia y Asia central durante la década de 1920.[13] Leyes criminales similares fueron implementadas en Uzbekistán en 1926 y Turkmenistán el año siguiente.[14]

Miembros de un grupo gay clandestino en Petrogrado en 1921.

En 2013 se publicó por primera vez una foto (a la derecha) de un baile de invertidos en Rusia, concretamente en Petrogrado, celebrada el 15 de febrero de 1921, durante los primeros años del régimen soviético. La foto fue hecha por los expertos forenses de la policía, que había realizado una redada en el piso en el que se estaba celebrando la fiesta, tras recibir un chivatazo anónimo sobre actividades «contra natura» en un piso de la calle Simeon n°6. Se detuvo a 98 marineros, soldados y civiles —a pesar de que la sodomía había sido legalizada. Se habían reunido a celebrar una «boda de travestidos», muchos de ellos disfrazados en trajes femeninos, «vestidos españoles» y «pelucas blancas», para bailar el vals y el minueto, y socializar con otros hombres. El comisario de justicia responsable justificó la redada con que una muestra pública de tendencias homosexuales podía poner en peligro a las «personalidades sin asentar». Aunque ninguno de los participantes fue condenado, el dueño del piso, Eduard Michel, fue acusado de regentar un burdel según el artículo 171 del código penal de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia, delito penado con un mínimo de 3 años de prisión y confiscación de toda o parte de las propiedades.[15] [5]

La Unión Soviética envió delegados al Institut für Sexualwissenschaft, en Alemania, así como a algunas conferencias internacionales sobre la sexualidad humana, que expresaban su apoyo a la legalización de las relaciones homosexuales consentidas y privadas entre adultos. Sin embargo, en la década de 1930, junto con un incremento de la represión política de los disidentes y de las nacionalidades no rusas bajo Stalin, los asuntos LGBT se enfrentaron a la censura gubernamental y políticas cada vez más represivas en toda la Unión Soviética. La homosexualidad fue declarada oficialmente como una enfermedad.[16] La situación oficial podría ser resumida en el artículo de la Gran Enciclopedia Soviética de 1930, escrito por el experto médico Sereisky:

La legislación soviética no reconoce los crímenes contra la moralidad. Nuestras leyes proceden del principio de protección de la sociedad y por lo tanto contienen castigos sólamente en aquellos casos en los que los jóvenes y menores son objetos del interés homosexual [...] mientras reconoce lo incorrecto del desarrollo homosexual [...] nuestra sociedad combina medidas profilácticas y terapéuticas con todas las condiciones necesarias para hacer los conflictos que afligen a los homosexuales tan libres de dolor como sea posible y para resolver su típico distanciamiento de la sociedad dentro del colectivo


Sereisky, Gran Enciclopedia Soviética, 1930, p. 593

A pesar de la actitud negativa del gobierno bolchevique, la subcultura homosexual permaneció próspera durante la década de 1920. En Moscú, los parques alrededor del Bulevar Anillo eran lugares de encuentro preferidos por gais; en San Petersburgo era la Perspectiva Nevsky.

El Estalinismo (1933–1953)[editar]

El comisario del pueblo de Interior (NKVD), Nikolái Yezhov, símbolo del periodo más represivo de las Grandes Purgas, fue acusado de sodomía, entre otros delitos, tras su caída en desgracia.[17] Fue ejecutado en febrero de 1940. En una fotografía oficial tomada el 22 de abril de 1937 durante la visita a las obras del Canal Moscú-Volga aparece Yezhov, junto con Voroshílov, Mólotov y Stalin. La figura de Yezhov fue eliminada tras su caída en desgracia.

En 1933 se añadió el artículo 121 al código penal de la Unión Soviética, en el que se prohibía explícitamente la homosexualidad masculina con hasta cinco años de trabajos forzados en prisión. No se aprobaron leyes contra el lesbianismo. Observadores occidentales estimaron que durante el régimen soviético se encarcelaron entre 800 y 1000 hombres al año por este nuevo delito.[18]

No se conocen las razones específicas que llevaron a la aprobación de la nueva ley. Algunos historiadores han sugerido que la ley aprobada por Iósif Stalin fue, al igual que la ley contra el aborto, un intento de incrementar el índice de natalidad, a la vez que conseguía mejorar sus relaciones con la conservadora Iglesia ortodoxa rusa. Otros han indicado que, durante estos años, la propaganda soviética comenzó a representar la homosexualidad como un signo de fascismo y que el artículo 121 fue posiblemente sólo un instrumento para su empleo en contra de disidentes políticos, independientemente de su orientación sexual, solidificando su oposición a la Alemania nazi que había roto su tratado con Rusia.[7] Más recientemente, ha surgido una tercera posible razón entre los papeles y transcripciones soviéticos descalificados. Más allá de los miedos expresados sobre una vasta conspiración «contrarrevolucionaria» o fascista homosexual, hubo varios casos importantes de hombres rusos acosados de pederastia.[19] En 1933, 130 hombres «fueron acusados de ser ‹pederastas› –hombres adultos que tenían sexo con chicos. Debido a que no se conocen informes de la época sobre hombres que tenían sexo con chicos, es posible que el término fuera usado de forma amplia para denominar a homosexuales.»[19] Cualquiera que fuese la razón, la homosexualidad continuó siendo un delito criminal serio hasta que la ley fue retirada en 1993.[19]

El gobierno soviético hizo muy poca publicidad de este cambio en la ley y pocas personas parecían ser conscientes de que existía. En 1934, el comunista británico Harry Whyte escribió una larga carta a Stalin condenando la ley y sus motivos llenos de prejuicios. Presentó una posición marxista en contra de la opresión de los homosexuales como minoría social, comparando la homofobia con el racismo, la xenofobia y el sexismo.[20] Aunque la carta no tuvo respuesta formal, el escritor cultural soviético Máximo Gorki publicó un artículo en los periódicos Pravda e Izvestia titulado «Humanitarismo proletario» en el que parecía rechazar los argumentos de Whyte uno a uno. Rechazó la noción de que los homosexuales fuesen una minoría social y argumentó que la Unión Soviética tenía que combatirlos para proteger a la juventud y luchar contra el fascismo.[19]

Pocos años después, en 1936, el comisario de justicia, Nikolái Krylenko, declaró públicamente que la ley en contra de los homosexuales estaba dirigida con toda razón contra las decadentes y afectadas antiguas clases dirigentes, relacionando así más estrechamente la homosexualidad y la conspiración de derechas, es decir, la aristocracia zarista y los nazis alemanes.[19]

Así la homosexualidad se convirtió en un tema que no podía ser representado, discutido o defendido en público. Los homosexuales o bisexuales rusos que querían un puesto dentro del Partido Comunista debían casarse con una persona del sexo opuesto, independientemente de su orientación sexual. Un ejemplo notable fue el director ruso Serguéi Eisenstein que, a pesar de su homosexualidad,[21] consiguió sobrevivir llevando una doble vida, teniendo aventuras sexuales con hombres, mientras estaba casado con una mujer, y produciendo películas que gustaban a Stalin.

Propaganda de guerra soviética que muestra a dos soldados nazis afeminados.

La homosexualidad no sólo era un crimen contra la naturaleza, sino además contra la sociedad. Los actos homosexuales eran una traición a la utopía del estado de los trabajadores y por lo tanto condenables a cinco años de trabajos forzados. Las cifras de hombres desaparecidos en campos de trabajo tras ser condenados por homosexualidad no son conocidas, pero las detenciones masivas durante la Gran Purga garantizaron que la subcultura homosexual resultara invisible durante las siguientes cuatro décadas.

En los campos de trabajo y prisiones existía un sistema de castas entre los prisioneros, de las que la más baja se llamaba опущены (opushcheñ, literalmente «omitido»). Los опущены debían realizar las tareas más duras y desagradables, y dependían de la clemencia de los demás prisioneros. Violaciones individuales y en grupo de опущены eran comunes. Los hombres que eran juzgados por el artículo 121 por homosexualidad y condenados a prisión eran clasificados automáticamente como опущены.

En 1952 la Gran Enciclopedia Soviética explicaba bajo la entrada «homosexualismo» lo siguiente:[22]

El origen del h[omosexualismo] está relacionado con las condiciones sociales diarias; para la abrumadora mayoría de personas que se permiten el h[omosexualismo], estas perversiones desaparecen en cuanto la persona se encuentra en un ambiente social favorable [...] En la sociedad soviética, con sus sanas costumbres, el h[omosexualismo] es una perversión sexual considerada vergonzosa y criminal. La legislación criminal considera el h[omosexualismo] punible con excepción de aquellos casos en los que el h[omosexualismo] es una manifestación de un desorden psíquico marcado.


«Gomoseksualism» (1952), p. 35

El régimen soviético tras Stalin (1953–1991)[editar]

Tras la muerte de Stalin en 1953, fue reemplazado por Nikita Jrushchov, que liberalizó las leyes estalinistas en cuanto al matrimonio, el divorcio y el aborto, pero mantuvo las leyes contra la sodomía. El gobierno de Jrushchov creía que, en ausencia de un ley que criminalizase la homosexualidad, el sexo entre hombres que ocurría en las prisiones se extendería entre la población general según se liberaban a los numerosos prisioneros de Stalin. Mientras que el gobierno de Stalin consideraba que homosexualidad y pedofilia eran lo mismo, el gobierno de Jrushchov consideraba la homosexualidad y los actos sexuales situacionales entre prisioneros eran lo mismo.[23] En 1958, el ministerio del interior envió un informe secreto a las fuerzas de la ley ordenándoles incrementar el empleo de la ley contra los homosexuales. Sin embargo, Aline Mosby, una periodista extranjera que se encontraba en Rusia a finales de la década de 1950 y principios de la de 1960, atribuyó la actitud más liberal de Jrushchov al hecho de que vio algunas parejas homosexuales en público y a que no era raro ver a hombres en las salidas de ciertos teatros esperando a sus citas con actores.[24]

Tampoco con la llegada al gobierno de Brézhnev cambió la situación. En 1964 un manual soviético sobre sexo daba las siguientes instrucciones: «Con todos los trucos a su disposición, los homosexuales buscan y consiguen la confianza de los jóvenes. Entonces actúan. No les permitas bajo ninguna circunstancia que te toquen. Tales personas deben ser inmediatamente denunciadas a los órganos administrativos, para que puedan ser eliminados de la sociedad.»[25]

Existen indicios para creer que los homosexuales también fueron víctimas del uso de diagnósticos psiquiátricos que hizo el gobierno soviético para acallar a los disidentes y otros «pervertidos sociales».[22] Los afectados a menudo eran internados en instituciones mentales acusados de esquizofrenia «indolente» o «insidiosa» y perdían cualquier derecho por incapacidad mental.[18] Tanto esta «psiquiatría represiva», como el artículo 121 eran empleados para garantizar la fidelidad al partido de funcionarios y personajes públicos.[22] Así, Serguéi Paradzhánov, uno de los grandes maestros del cine del siglo XX, fue detenido por ser homosexual en 1974 y sentenciado a cinco años de trabajos forzados. Sus colegas creían que estaba siendo castigado por sus controvertidas películas.[25]

A principios de la década de 1970 la situación comenzó a relajarse ligeramente y la censura del gobierno comenzó a permitir breves menciones. En 1973 el autor Yerofeyev pudo incluir un breve monólogo interior sobre la homosexualidad en su obra Moscú-Petushki. Quizás la primera defensa de los derechos de gais desde la época del estalinismo fuese una breve toma de posición, crítica con el artículo 121 y pidiendo su eliminación, que se introdujo en el Libro de texto de la ley criminal soviética (1973).[7] Victor Sosnora pudo escribir sobre el hecho de haber presenciado el brutal asesinato de un anciano actor gay en un bar de Leningrado en El Holandés Errante (1979), pero el libro sólo pudo ser publicado en Alemania Oriental. Estas cortas menciones se caracterizan por haber sido realizadas por heterosexuales. Cuando el autor era gay, y específicamente cuando se consideraba que defendía los derechos de los gais, la censura tendía a ser mucho más dura. El autor gay ruso Yevgueni Jaritónov hizo circular de forma ilegal algunas historias de ficción gay antes de fallecer por problemas del corazón en 1981. El autor Guenadi Trifónov cumplió cuatro años de trabajos forzados por hacer circular sus poemas gais y, tras su liberación, se le permitió escribir y publicar con la condición de que evitase describir o hacer referencia a la homosexualidad.[7] No fue hasta 1987 que médicos y periodistas comenzaron a discutir de forma abierta sobre el asunto desde un punto de vista científico y humanitario.[22]

El intento en 1984 de varios homosexuales de Leningrado de crear la primera organización gay no tuvo éxito debido a la intervención del KGB. Sólo tras la Glásnost se pudo llevar a cabo un proyecto similar: entre 1989 y 1990 se permitió la creación de una organización de derechos gais dirigida por Yevgeniya Debryanskaya y la publicación de una revista gay, Tema, dirigida por Roman Kalinin.[6]

Una encuesta realizada en 1989 mostraba que los homosexuales eran la minoría más odiada en la sociedad rusa: el 30% de los encuestados consideraba que los homosexuales debían ser liquidados.[18] En una encuesta de opinión realizada en Cheliábinsk, del grupo de entre 16 y 30 años de edad, el 30% de los que respondieron consideraban que los homosexuales debían ser «aislados de la sociedad», el 5% que debían ser «liquidados», el 60% tenía una actitud «negativa» hacia las personas gais y el 5% calificaba su orientación sexual como «desafortunada».[25]

Finalmente no se ha podido calcular el número total de hombres juzgados por el artículo 121, siendo 1988 la primera vez que se publicaron cifras oficiales, pero se cree que serían unos 1000 al año. De acuerdo con los datos oficiales, el número de hombres juzgados descendió continuamente durante la Glásnost:

  • en 1987 fueron 831 sentencias para toda la Unión Soviética;
  • en 1989 fueron 539;
  • en 1990 fueron 497;
  • en 1991 fueron 462.

De todas formas, hay que ser prudentes con estas cifras, ya que muchas acusaciones eran fabricadas y las confesiones de acusados y testigos eran a menudo obtenidas a golpes.[22]

Periodo postcomunista[editar]

Gobierno de Boris Yeltsin (1991–1999)[editar]

El presidente Boris Yeltsin firmó en 1993 la ley que legalizaba los actos homosexuales en Rusia.

El 27 de mayo de 1993, los actos homosexuales fueron legalizados.[26] Sin embargo, el 13 de agosto de 1993, «no todas las personas condenadas por la legislación anterior han sido liberadas de la cárcel» y había habido «casos de homosexuales que fueron sentenciados de nuevo y retenidos en la cárcel, casos de homosexuales encarcelados que no han podido ser encontrados y fichas perdidas».[27]

La reforma fue realizada en gran parte como resultado de las presiones ejercidas por el Consejo de Europa.[26] Mientras que Boris Yeltsin firmaba la ley el 29 de abril de 1993,[26] ni él, ni el parlamento tenían ningún interés por los derechos LGBT.[3] Esto tampoco implicó un fenómeno de súbita aceptación de la homosexualidad en la sociedad rusa. Un estudio realizado encontró que sólo un 2,3% de los rusos encuestados no tenían ningún problema con la homosexualidad; la vasta mayoría consideraba la homosexualidad problemática y una significante proporción de estos dijo que la solución adecuada era el asesinato de los que son descubiertos.[28]

Hacia 1996 se formó una asociación a favor de los derechos humanos LGBT, llamada Triángulo, también se publicaban varias revistas nuevas dedicadas al público LGBT y surgían organizaciones locales al amparo de la caída del Régimen soviético.[3] Sin embargo, al igual que ocurrió con los grupos formados entre 1989–1990, muchas de estas iniciativas, incluyendo Triángulo, desaparecieron debido a la falta de dinero, así como a las presiones legales y el acoso social al que se veían sometidas.[3]

Gobierno de Vladimir Putin (1999-actualidad)[editar]

Foto de la detención de Nikolái Alexéyev durante el primer orgullo de Moscú, el 27 de mayo de 2006.

La homofobia todavía está muy extendida y muchos son víctimas de violencia social y gubernamental. Además, el gobierno todavía se opone a las organizaciones LGBT como si fueran organizaciones criminales y obstruye cualquier intento de registro. En 2002 los conservadores introdujeron una propuesta de ley en la Duma para recriminalizar la homosexualidad, acusándolos de la rápida expansión del Sida y la decadencia moral de la sociedad. La Iglesia ortodoxa rusa muestra tradicionalmente una fuerte oposición a la homosexualidad. En 2003 hubo un incidente en Nizhni Nóvgorod cuando un cura ortodoxo casó a una pareja de gays en su capilla.[29] La Iglesia reaccionó expulsando al cura de su puesto, desacralizando y demoliendo la capilla y afirmando que la ceremonia era un ataque a las normas y valores fundamentales.[30]

En 2006 y 2007 se prohibió la marcha del orgullo gay de Moscú y en ambos casos los manifestantes, entre los que se encontraba el parlamentario alemán Volker Beck, sufrieron ataques violentos por parte de skinheads, nacionalistas rusos y militantes ortodoxos. La marcha fue nuevamente prohibida en 2008, 2009, 2010, y 2011.

A pesar de todo existe un lento renacer de la subcultura homosexual. En muchas ciudades existen grupos locales trabajando por los derechos de los homosexuales. Discotecas y cafés para homosexuales se han convertido lentamente en un hecho habitual y su número aumenta. El dúo de pop t.A.T.u., que juega con el posible lesbianismo de sus componentes, ha reabierto la discusión sobre el tema. En agosto de 2002 había planes para una ley que criminalizaba la discriminación basada en la preferencia sexual.

En 2012 la cantante estadounidense Madonna, fue amenazada por autoridades rusas en sancionarla con una multa de 17.000 dolares si pretende defender a los homosexuales rusos. Debido a las leyes que prohíben realizar propagandas relacionados con la homosexualidad, no obstante que la cantante admitió en su página de facebook, en comentar este tema para que el derecho de las personas homosexuales en Rusia sean respetadas, esto tras su visita para realizar un concierto en San Petersburgo. Tras la noticia emitida, la iglesia ortodoxa se pronunció y amenazó en excomulgar a los organizadores encargados de realizar el concierto de Madonna, si es que la cantante habla sobre este tema que es considerado por esta confesión como inmoral.[31]

Además se han recolectado unas 250.000 firmas para entregar a la Comunidad de la Unión Europea, en que este organismo internacional presione al gobierno ruso y respete los derechos de las personas homosexuales.[32]

Situación social[editar]

Violencia contra personas LGBT protestando en contra de la ley de propaganda homosexual delante del parlamento Ruso en Moscú.

La opinión pública rusa está entre las más hostiles del mundo hacia la homosexualidad, si no se tienen en cuenta los países musulmanes.[33] Una encuesta de 2013 mostró que un 74% de los rusos consideran que los homosexuales no deben ser aceptados por la sociedad, subiendo desde el 60% que afirmó lo mismo en 2002. En comparación, sólo un 16% afirmó que los homosexuales debían ser aceptados por la sociedad.[34] Una encuesta de 2007 mostró que el 68% de los rusos cree que la homosexualidad siempre está mal (54%) o casi siempre está mal (14%).[35] En otra de 2005, el 44% de los rusos estaba a favor de criminalizar actos sexuales consentidos entre hombres adultos;[36] a la vez que un 43% estaba a favor de una prohibición de la discriminación basada en la orientación sexual.[36] En una encuesta de 2013, un 16% de rusos creía que los homosexuales debían ser aislados de la sociedad, un 22% consideraba que debían ser forzados a someterse a terapia de reorientación sexual y un 5% opinaba que los homosexuales debían ser «liquidados».[37]

En general, se ha achacado a la ley contra la propaganda homosexual aprobada en 2013 un aumento de la violencia homófoba en el país.[38] Se han formado grupos, como «Occupy Paedophilia», que buscan a jóvenes homosexuales por Internet, para atraerlos y luego maltratarlos. Occupy Paedophilia ha sido denunciado en 100 ocasiones por activistas LGBT, sin que haya habido reacción alguna por parte de las autoridades.[39] Los asaltos a grupos e individuos LGBT ha provocado que algunas agrupaciones de defensa de los derechos LGBT comiencen a hablar de «pogromos».[40] Homosexuales rusos han comenzado a exiliarse, como ha sido el caso del activista Alexei Kiselev, refugiado en España,[41] del pintor Konstantin Altunin, huido a Francia,[42] [43] o la periodista Masha Gessen, trasladada a Estados Unidos.[44] [45] [46]

El club de moteros Lobos Nocturnos, asociado con el presidente ruso, Vladímir Putin, y que sugiere como nombre alternativo para sí mismos «Muerte a los maricones»,[47] organizó en febrero de 2015 una gran manifestación en contra del Euromaidán, cuyo eslogan era «¡No necesitamos ideología occidental ni manifestaciones gais!».[48]

La mentalidad soviética sobre la homosexualidad ha sobrevivido en la psiquiatría rusa hasta nuestros días.[49] Por ejemplo, a pesar de la eliminación de la homosexualidad de la nomenclatura de los desórdenes mentales, un 62,5% de los 450 psiquiatras entrevistados en la región de Rostov consideraban la homosexualidad como una enfermedad y hasta tres cuartos creían que era un comportamiento inmoral.[49] Los psiquiatras se oponían a las marchas del orgullo y empleaban estrategias veladas para para conseguir que despidieran a lesbianas y gais de escuelas, guarderías y otras instituciones públicas.[49]

El patriarca de Moscú, Cirilo I, ha declarado públicamente que consideraba el matrimonio homosexual «una señal muy peligrosa del Apocalipsis».[50] [51] De hecho, la Iglesia Ortodoxa Rusa ha pedido que se vote la prohibición de la homosexualidad en referendum.[52]

Situación legal[editar]

La organización ILGA Europa situó en 2014 a Rusia en última posición con un 6% en su clasificación de países europeos según las protecciones y derechos que ofrecen a sus ciudadanos LGBT. En comparación, la primera posición era para el Reino Unido con un 82% y la tercera para España, con un 73%.[53] En 2015 Rusia subía una posición, al penúltimo puesto, con un 8%, delante de Azerbayán, que cerraba la cola con un 5%.[54]

Legalidad de los actos homosexuales
Los actos homosexuales entre adultos (18 años) que consienten son legales en Rusia desde el 27 de mayo de 1993.[55] Desde la introducción del CIE-10 en 1999, la homosexualidad también ha sido eliminada de la lista de desórdenes mentales.[56]
Edad de consentimiento sexual
La edad de consentimiento sexual está en los 16 años (artículo 134—135 del código penal ruso) desde 2003;[57] anteriormente, de 1998 a 2003 había sido de 14 años.[58] Esto es válido tanto para relaciones tanto hetero como homosexuales. Sin embargo, existen diversos casos de discriminación: mientras contactos heterosexuales con jóvenes de 14 y 15 años son castigados con 4 años, el equivalente homosexual está castigado con 6 años; no hay delito en casos heterosexuales cuando la diferencia de edad es de máximo 4 años, lo que no es válido en casos homosexuales; la edad de matrimonio a nivel federal es de 18 años, pero las regiones pueden reducir localmente esta edad hasta los 14 años, lo que puede llevar a que, en casos de estupro heterosexual, el matrimonio pueda evitar la condena.
Matrimonio homosexual
No existe ningún tipo de reconocimiento legal a las parejas homosexuales. En una conferencia de prensa, la jefa de la oficina del registro civil de Moscú, Irina Muraviova, declaró que «Los intentos de casarse de parejas del mismo sexo tanto en Moscú, como en otros lugares de Rusia, están abocados al fracaso. Vivimos en una sociedad civil, estamos guiados por la ley federal, por la constitución que dice claramente: el matrimonio en Rusia es entre un hombre y una mujer. Un matrimonio tal [del mismo sexo] no puede ser realizado en Rusia».[59] La gran mayoría del público ruso también está en contra del matrimonio homosexual.[36] [60]
Servicio militar
Según información de Pravda, en el pasado, algunos jóvenes rusos afirmaban ser homosexuales para evitar el servicio militar.[56] El Teniente General del Servicio Médico trató de cambiar esto en 2003, cuando anunció que bajo un nuevo estatuto la homosexualidad no sería justificación para ser excluido del servicio militar: «El asunto de la homosexualidad de una persona no es médico. No existe un diagnóstico de homosexualidad en la medicina. No existe una enfermedad en la clasificación de [la] Organización Mundial de la Salud. El nuevo estatuto sobre los peritos militares y médicos sigue la práctica de la ley internacional. Por lo tanto, las razones para evaluar la capacidad de los homosexuales para servir son las mismas: salud física y psíquica.»[56] Sin embargo, añadió que personas con «orientaciones sexuales no estándar» no deberían revelar su orientación sexual durante el servicio militar, porque «a otros soldados no les va a gustar, pueden ser apaleados.»[56] El presidente Putin dijo en una entrevista con una televisión estadounidense en 2010 que hombres que son abiertamente gais no son excluidos del servicio militar en Rusia.[61] En 2013 se informó que el Ministerio de Defensa había distribuido una guía sobre la evaluación de la salud mental de nuevos reclutas que recomienda preguntar a los soldados sobre su historia sexual y buscar ciertos tipos de tatuajes, sobre todo en la zona genital y de las nalgas, que supuestamente serían indicio de homosexualidad.[61] [62]

Prohibición de la propaganda de la homosexualidad[editar]

Regiones que prohíben la «propaganda» LGBT

Desde 2006 diez regiones han prohibido la «propaganda» de la homosexualidad. Algunas regiones también prohíben la «propaganda» de la bisexualidad y transexualidad:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Bonet, Pilar (11 de junio de 2013). «Rusia aprueba casi por unanimidad la ley que prohíbe hablar sobre homosexualidad». El País. Consultado el 21 de noviembre de 2015. 
  2. a b c d e f g h Karlinsky, Simon (1990). «Russia and URSS». En Dynes, Wayne R. Encyclopedia of Homosexuality (en inglés) (1 edición). Routledge. pp. 1133–1138. ISBN 9781138947221. Consultado el 3 de enero de 2016. 
  3. a b c d e f g h i j k l Healey, Daniel (19 de julio de 2005). «Russia». glbtq: An Encyclopedia of Gay, Lesbian, Bisexual, Transgender, and Queer Culture. glbtq, Inc. Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 21 de mayo de 2009. 
  4. Rictor Norton (15 de junio de 2008). «The Gay Subculture in Early Eighteenth-Century London». The Gay Subculture in Georgian England. (en inglés). Consultado el 15 de septiembre de 2011. 
  5. a b Healey, Dan (octubre de 2013). «Beredtes Schweigen. Zur Geschichte der Homosexualität in Russland». En Sapper, Manfred; Weichsel, Volker. Osteuropa. Spektralanalyse. Homosexualität und ihre Feinde (en alemán) (10): 11–14. ISBN 978-3-8305-3180-7. ISSN 0030-6428. Consultado el 1 de agosto de 2014. 
  6. a b «Russian Gay History». The Encyclopedia of Homosexuality (en inglés). mayo de 1993. Consultado el 23 de noviembre de 2015. 
  7. a b c d e f g h Karlinsky, Simon (1989). «Russia's gay literature and culture: the impact of the October Revolution». En Duberman, Martin; Vicinus, Martha; George, Chauncey. Hidden from History: Reclaiming the Gay and Lesbian Past (en inglés). Nueva York: Penguin. pp. 347–364. ISBN 0-453-00689-2. 
  8. Burgin, Diana L. (24 de julio de 2006). «Parnok, Sophia (1885-1933)». glbtq: An Encyclopedia of Gay, Lesbian, Bisexual, Transgender, and Queer Culture (en ingés). Archivado desde el original el 4 de febrero de 2015. Consultado el 30 de noviembre de 2015. 
  9. Mira, Alberto (2002). «KUZMIN, Mijail (1887?-1936)». Para entendernos. Dicionario de cultura homosexual, gay y lésbica (2ª edición). Barcelona: Ediciones de la Tempestad. pp. 448–449. ISBN 84-7948-959-6. 
  10. Healy, Dan (otoño de 1999). «Mikhail Kuzmin: A Life in Art». Gay Today (en inglés). Consultado el 26 de noviembre de 2015. 
  11. Mira, Alberto (2002). «IVANOV, Viatcheslav Ivanovitch (1866-1949)». Para entendernos. Dicionario de cultura homosexual, gay y lésbica (2ª edición). Barcelona: Ediciones de la Tempestad. pp. 421–422. ISBN 84-7948-959-6. 
  12. Hazard, John N. «Unity and Diversity in Socialist Law». Law and Contemporary Problems (Duke Law) 30 (2): 270–190. Consultado el 21 de enero de 2015. 
  13. Healey, Dan. «Masculine purity and 'Gentlemen's Mischief': Sexual Exchange and Prostitution between Russian Men, 1861–1941». Slavic Review. Vol. 60, No. 2 (verano 2001), p. 258.
  14. Dan Healey GLQ 8:3 Homosexual Existence and Existing Socialism New Light on the Repression of Male Homosexuality in Stalin's Russia p. 349–378 2002
  15. «ПЕТРОГРАД, 1921 ГОД: ПОЛИЦЕЙСКИЙ РЕЙД НА «ГЕЙ-КЛУБ»». OUTLOUD (en ruso). 20 de septiembre de 2013. Consultado el 1 de agosto de 2014. 
  16. West, Green. Sociolegal Control of Homosexuality: A Multi-Nation Comparison. p. 224.
  17. Jansen, Marc; Petrov, Nikita (2002). Stalin's Loyal Executioner: People's Commissar Nikolai Ezhov, 1895-1940 (en inglés). Hoover Institution Press. p. 344. ISBN 9780817929022. 
  18. a b c «Russia». Resource Information Center (en inglés). Official Website of the Department of Homeland Security. 8 de mayo de 1998. Consultado el 21 de noviembre de 2015. 
  19. a b c d e Feinberg, Leslie (7 de octubre de 2004). «Can a homosexual be a member of the Communist Party?». Worker's World (en inglés). Consultado el 21 de noviembre de 2015. 
  20. Homosexual Desire in Revolutionary Russia, Dan Healey, 2001, p.188.
  21. Chin, Daryl (2002). «Eisenstein, Sergei Mikhailovich (1898-1948)». glbtq.com (en inglés). Consultado el 22 de noviembre de 2015. 
  22. a b c d e Kon, Igor (1998). «Soviet Homophobia». Gay.Ru (en inglés). Archivado desde el original el 14 de abril de 2012. Consultado el 23 de noviembre de 2015. 
  23. Healey, Dan (28 de marzo de 2012). «A history of homophobia». The St. Petersburg Times (en inglés). Archivado desde el original el 8 de marzo de 2014. Consultado el 22 de noviembre de 2015. 
  24. The View from No. 13 People's Street. Aline Mosby. 1962
  25. a b c Barshay, Jill J. (10 de febrero de 1993). «Russia's Gay Men Step Out of Soviet-Era Shadows». The New York Times (en inglés). Consultado el 22 de noviembre de 2015. 
  26. a b c «Russia: Update to RUS13194 of 16 February 1993 on the treatment of homosexuals». Immigration and Refugee Board of Canada. 29 de febrero de 2000. Consultado el 21 de mayo de 2009. 
  27. «Russia: Information on whether men have in fact been released from jail subsequent to 27 May 1993 legislation lifting the ban on consensual homosexual relations». Immigration and Refugee Board of Canada. 1 de agosto de 1993. Consultado el 21 de mayo de 2009. 
  28. Specter, Michael (8 de julio de 1995). «Gay Russians Are 'Free' Now But Still Stay in Fearful Closet». The New York Times. Consultado el 31 de octubre de 2008. 
  29. «Un cura ortodoxo casa a dos gays en Rusia». ABC.es: 4 de septiembre. 2003. Consultado el 31 de octubre de 2008. 
  30. «Russian chapel razed after gay 'marriage'» (en inglés). The Washington Times: 8 de octubre. 2003. Consultado el 31 de octubre de 2008. 
  31. [1]
  32. [2]
  33. Morello, Carol (4 de junio de 2013). «Acceptance of gays in society varies widely». Washington Post. 
  34. «The global divide on homosexuality: greater acceptance in more secular and affluent countries». Pew Research Global Attitudes Project. 4 de junio de 2013. 
  35. Smith, Tom W. (abril de 2011). «Cross-national differences in attitudes toward homosexuality». Charles R. Williams Institute on Sexual Orientation (UCLA Law School). 
  36. a b c «Public opinion poll: Majority of Russians oppose gay marriages and a gay President but support ban on sexual orientation discrimination». Gayrussia.ru. 19 de mayo de 2005. Consultado el 26 de mayo de 2009. 
  37. «87% of Russians oppose gay parades». The Moscow Times. 12 de marzo de 2013. 
  38. Alec Luhn (1 de septiembre de 2013). «Russian anti-gay law prompts rise in homophobic violence». The Guardian (en inglés). Consultado el 2 de octubre de 2013. 
  39. Courtney Weaver (16 de agosto de 2013). «Russia gay propaganda law fuels homophobic attacks». Financial Times (en inglés). Consultado el 2 de octubre de 2013. 
  40. Calibán (5 de noviembre de 2013). «Dos heridos en el asalto a la sede de una organización LGTB en San Petersburgo». Dos Manzanas. Consultado el 6 de noviembre de 2013. 
  41. Calibán (27 de abril de 2013). «España concede asilo al activista LGTB ruso Alexei Kiselev». Dos Manzanas. Consultado el 2 de octubre de 2013. 
  42. Associated Press in Moscow (28 de agosto de 2013). «Artist flees Russia after painting Putin and Medvedev in pants». The Guardian (en inglés). Consultado el 2 de octubre de 2013. 
  43. Flick (5 de septiembre de 2013). «Putin escenifica un cambio de tono hacia la comunidad LGTB mientras se difunden nuevas imágenes de torturas a jóvenes gays rusos». Dos Manzanas. Consultado el 2 de octubre de 2013. 
  44. Michelangelo Signorile (9 de junio de 2013). «Russian Gay Activist's Plea: 'Get Us the Hell Out of Here'». HuffPost Gay Voices (en inglés). Consultado el 2 de octubre de 2013. 
  45. David Cray (29 de noviembre de 2014). «Scores of Russian gays are seeking asylum in US». AP (en inglés). Consultado el 29 de noviembre de 2014. «The organization says the number of inquiries it received from gay Russians seeking U.S. asylum has risen from 68 in 2012 to 127 in 2013 and 161 through Oct. 30 of this year. During that period, gay-rights gatherings in Russia were frequently targeted by assailants, and the parliament passed a law targeting "gay propaganda" that was widely viewed as a means of deterring gay activism.» 
  46. Cassell, Heather (20 de febrero de 2014). «Russian LGBTs seek asylum in US». the Bay Area Reporter (en inglés). Consultado el 5 de diciembre de 2015. 
  47. Walker, Shaun (15 de enero de 2015). «Patriotic group formed to defend Russia against pro-democracy protesters». The Guardian. 
  48. «Thousands take part in 'Anti-Maidan' protest in Moscow against uprising in Ukraine». Telegraph.co.uk. 21 de febrero de 2015. Consultado el 22 de agosto de 2015. 
  49. a b c Savenko, Yuri; Perekhov, Alexei (13 de febrero de 2014). «The State of Psychiatry in Russia». Psychiatric Times. 
  50. Flick (23 de julio de 2013). «El patriarca de Moscú y el director Nikita Mijalkov coinciden: el matrimonio igualitario, un signo del apocalipsis, nos lleva al exterminio». Dos Manzanas. Consultado el 3 de octubre de 2013. 
  51. redacción (21 de julio de 2013). «Russian Patriarch Says Gay Marriage 'Sign Of Apocalypse'». Radio Free Europe - Radio Liberty (en inglés). Consultado el 3 de octubre de 2013. 
  52. Dmitry Zaks (10 de enero de 2014). «Russia's Church urges gay sex ban referendum». Yhoo! Sports (en inglés). Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. Consultado el 11 de enero de 2014. 
  53. Calibán (5 de mayo de 2014). «Informe anual sobre los derechos LGTB en Europa: España sube a la tercera posición». Dos Manzanas (en españa). Consultado el 4 de diciembre de 2015. 
  54. Calibán (12 de mayo de 2015). «Informe anual sobre derechos LGTB en Europa: ascienden países con LGTBfobia instalada en sus constituciones. España baja a la 6ª posición». Dos Manzanas. Consultado el 4 de diciembre de 2015. 
  55. «Федеральный закон от 08.12.2003 N 162-ФЗ (ред. от 05.01.2006) "О внесении изменений и дополнений в Уголовный кодекс Российской Федерации"». Consultant.ru. 13 de junio de 1996. Consultado el 11 de abril de 2012. 
  56. a b c d «Gays are not willingly accepted in the Russian army». Pravda.ru (en inglés). 1 de diciembre de 2003. 
  57. «Федеральный закон от 08.12.2003 N 162-ФЗ (ред. от 05.01.2006) "О внесении изменений и дополнений в Уголовный кодекс Российской Федерации"». Consultant.ru. 13 de junio de 1996. Consultado el 11 de abril de 2012. 
  58. «Федеральный закон от 25.06.1998 N 92-ФЗ (ред. от 08.12.2003) "О внесении изменений и дополнений в Уголовный кодекс Российской Федерации"». Consultant.ru. 25 de junio de 1998. Consultado el 11 de abril de 2012. 
  59. «Same-sex marriages not allowed in Russia – Moscow registrar» (en inglés). Interfax-Religion. 13 de enero de 2011. Consultado el 13 de enero de 2011. 
  60. «Same-Sex Marriage Nixed By Russians» (en inglés). Angus Reid Global Monitor. 17 de febrero de 2005. Consultado el 21 de mayo de 2009. 
  61. a b «Russian army put on alert for tell-tale tattoos». BBC News (en inglés). 25 de enero de 2013. 
  62. Spinella, Peter (25 de enero de 2013). «New soldiers face gay tattoo check». Moscow Times (en inglés). 
  63. Gay Russia (23 de marzo de 2011). «Anti-gay law adopted in Ryazan region» (en inglés). 
  64. Gay Russia (21 de junio de 2011). «Russia: Arkhangelsk Set to be the Second Region to Ban Gay and Lesbian Propaganda from public place» (en inglés). 
  65. Gay Russia (16 de diciembre de 2011). «Russia: Kostroma Region to implement a ban on propaganda of homosexuality» (en inglés). 
  66. Gay Russia (31 de enero de 2012). «Russia: Three Gay Activists Arrested for Propaganda of Homosexuality» (en inglés). 
  67. Gay Star News (29 de febrero de 2012). «St Petersburg votes for gay hate law» (en inglés). 
  68. The Moscow Times (27 de abril de 2012). «Novosibirsk Region Latest to Pass Anti-Gay Law» (en inglés). 
  69. Pravo.ru (8 de mayo de 2013). «Ley regional» (en ruso). 

Enlaces externos[editar]