Hinduismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Hinduista»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Hinduismo
La sílaba om
Fundador(es) No tiene fundador
Deidad o deidades principales Visnú, Shiva, Kali, Durga, Rama, Ganesha
Ramas Gran cantidad de subdivisiones, por ejemplo el visnuismo, el krisnaísmo, el shivaísmo, el shaktismo, etc.
Tipo politeísta o monoteísta, dependiendo de la escuela
Número de seguidores estimado más de mil millones[1]
Seguidores conocidos como hinduistas (a veces como «hindúes»).
Escrituras sagradas el Bhagavad-guita, los Puranas, el Majabhárata, el Ramaiana
Lengua litúrgica sánscrito
País o región de origen Bandera de India India
Lugares sagrados Bandera de India India
País con mayor cantidad de seguidores Bandera de India India
Bandera de Nepal Nepal
Símbolo el om
Templos templos hinduistas
Clero gurús, swamis, brahmanes
Religiones relacionadas budismo, jainismo, sijismo

El hinduismo es un Dharma Indio o podría interpretarse como una forma de vida, ampliamente practicado en el Sur de Asia. El hinduismo se considera una de las religiones más antiguas del mundo y algunos que la practican, así como eruditos, se refieren a ella como Sanatana Dharma, "la tradición eterna", o el "camino eterno", más allá de la historia de la humanidad. Los eruditos consideran al hinduismo como una fusión o síntesis de varias culturas y tradiciones indias, con diversas raíces y sin ningún fundador. Esta "Síntesis Hindú" comenzó a desarrollarse entre 500 y 300 años A. C., siguiendo las pautas del periodo védico.

El hinduismo contiene muy diversas filosofías pero mantiene raíces comunes: rituales reconocidos, cosmología y peregrinación a lugares sagrados. Los textos hindúes están clasificados en Śruti ("oído de generación en generación") y Smrti ("recordados en conciencia plena"). Estos textos discuten temas tales como teología, filosofía, mitología, temas del Vedismo, Yoga, rituales del Āgama y construcción de templos entre otros. Las principales escrituras incluyen las Vedas y Upanishad, la Bhagavad-gītā, y las Āgama. Las fuentes de estos textos y las verdades eternas juegan un papel importante en esta religión, pero hay una fuerte tradición hindú que cuestiona su autoridad con la finalidad de profundizar en el entendimiento de estas verdades y también para desarrollar más ampliamente las tradiciones.

Temas prominentes en las creencias hindúes incluyen los cuatro Purushartha, los objetivos reales de la vida humana, es decir, Dharma (ética y obligaciones), Artha (prosperidad y trabajo), Kama (deseos y pasiones) y Moksha (liberación, libertad y salvación), Karma (acción, intento y consecuencias), Samsara (ciclo de renacimiento) y varios Yoga (caminos y prácticas para lograr Moksha).

Las prácticas hindúes incluyen rituales como la oración, recitación, meditación, ceremonias para el paso a la pubertad, festivales anuales y peregrinaciones ocasionales. Algunos hindúes abandonan su vida social y pertenencias materiales para dedicarse a las prácticas monásticas Sanniasin.

El hinduismo prescribe obligaciones eternas, tales como honestidad, abstenerse de hacerle daño a seres vivientes, paciencia, tolerancia, autocontrol, y compasión, entre otros. Las cuatro denominaciones mayores del Hinduismo son Vaisnavismo gaudía, Shivaísmo, Shaktismo y Smartismo.

El Hinduismo es la tercera religión más grande del mundo. Sus seguidores denominados Hindús suman 1.5 miles de millones o un 15% o 16% de la población mundial. Los hindúes forman la mayor parte de la población en la India, Nepal y Mauricio. También hay significantes comunidades hindúes en el Caribe, África y Norteamérica.

Etimología[editar]

Originariamente, la palabra proviene del idioma persa hindú, que era la manera en que los persas pronunciaban el nombre del río Sindhu (en español, el río Indo, que antiguamente era la frontera de Indostán). Según la Real Academia Española, la palabra en español proviene del francés hindou (/indú/).

Se denomina «hinduista» a la persona que practica alguna de las religiones del hinduismo, pero también designa a quien forma parte de esa misma cultura.

El hecho de que la mayoría de la población de la India profese el hinduismo, junto con el deseo de evitar la ambigüedad del gentilicio indio ( incorrectamente utilizado también para designar a los indígenas del continente americano) explica que prácticamente desde su introducción al idioma español ―en el último tercio del siglo XIX― se haya usado también la palabra hindú para designar a los naturales de la India.

Este uso extensivo de «hindú» se admite en contextos en que no exista riesgo de confusión con su sentido estrictamente religioso. Generalmente se tiende a utilizar el término «hindú» e «hinduista» en su sentido de creyente en la religión hinduista, e «indio» como ciudadano de la República de la India (aunque esto genera confusión con los pueblos originarios de América, también llamados indios).

Localización[editar]

Actualmente, el hinduismo solo es mayoritario en cuatro Estados del mundo:

  • India (cuna del hinduismo y su tierra santa, donde son el 80,5 % de la población),
  • Nepal (con el 80 %), que hasta hace poco tiempo era el único Estado del mundo que reconocía al hinduismo como religión oficial,
  • la isla africana de Mauricio (con el 48 %).
  • la isla indonesia de Bali.

Tras la independencia de India y la división del subcontinente indio en territorios de mayoría hinduista y musulmana, se formó el Estado de Pakistán para la población islámica, pero permanecieron importantes minorías hinduistas. Tras la secesión de Pakistán Oriental (actual Bangladés), la antigua colonia británica quedó dividida en tres Estados. En Bangladés la minoría hinduista es mucho mayor que en Pakistán y desde la independencia del país (en 1971) se han suscitado actos violentos en su contra ―como contra budistas, cristianos y animistas―, hasta el extremo de haber desaparecido virtualmente de las estadísticas 3 millones de bangladesíes (en su inmensa mayoría hinduistas).[2]

También hay un número importante de adeptos hinduistas en Afganistán (donde durante el régimen talibán fueron forzados a usar un distintivo), Bután, Birmania, Camboya, Indonesia, Malasia, Sri Lanka, Fiji y Tailandia. En Occidente, hay hinduistas en casi toda Europa Occidental, la mayoría en Gran Bretaña, y también en Estados Unidos. Existen minorías hinduistas en muchos países latinoamericanos, muy notablemente en Panamá y Trinidad y Tobago.

Hinduistas por regiones[editar]

Brahmā, que en el hinduismo es considerado el dios creador del mundo.
Thaipusam, Singapur
Sadhu, India

Los hinduistas son mayoritarios en:

  • Destacadas comunidades hinduistas en:

También hay importantes comunidades de inmigrantes hinduistas en:

Suma de culturas[editar]

El hinduismo incluye una diversidad de ideas sobre la espiritualidad y las tradiciones, pero no tiene una orden eclesiástica, ninguna autoridad religiosa, ningún tipo de gobierno, ningún profeta y tampoco está sujeto a un libro sagrado. Los hindúes pueden ser politeístas, panteístas, monoteístas, agnósticos, ateos o humanistas. Debido a la amplia gama de tradiciones e ideas que cubre el hinduismo llegar a una total definición comprensible es difícil. El hinduismo puede catalogarse como una religión, una tradición religiosa, un conjunto de creencias religiosas, o una forma de vida. En Occidente se le denomina como religión, pero en la India el término dharma es preferido, pues es un término más amplio que el de religión.

El hinduismo no posee fundador, ya que no es una sino varias religiones diferentes, a las que erróneamente se les aplica el mismo nombre. Es un conjunto de creencias metafísicas, religiosas, cultos, costumbres y rituales que conforman una tradición, en la que no existen ni órdenes sacerdotales que establezcan un dogma único, ni una organización central.[5]

Se trata más bien de un conglomerado de creencias procedentes de pueblos de diferentes regiones, junto con las que trajeron los arios que se establecieron en la cuenca del río Ganges y que fueron escritas a manera de revelaciones en los diversos escritos védicos y otros libros sagrados hinduistas.

Los hinduistas llaman a esta tradición religiosa sanātana dharma (‘religión eterna’, en idioma sánscrito), porque creen que no tiene principio ni tendrá fin.[6]​ Según ellos, ha existido durante más de 5000 años. Consideran el hinduismo como la tradición religiosa más antigua del mundo.

Contexto[editar]

La diosa Kali (Durga) y el dios Bhairava (Shiva) copulando.

El número de hinduistas, dentro y fuera de la India, es de más de 800 millones de personas. En la India, los hinduistas son el 80,5 % del total de la población.

Dentro del hinduismo como cultura existen el teísmo, el deísmo, el politeísmo, el panteísmo, el agnosticismo y el ateísmo. Así como un judío de cualquier nacionalidad se siente culturalmente judío (incluso si es ateo), el hindú se siente culturalmente hindú. Un budista hindú se diferencia de otro budista cualquiera por su cultura.

El hinduismo está estructurado por varias religiones, tan diversas como contrarias en sus formas. Dentro del hinduismo hay ideologías religiosas politeístas, monoteístas, panteístas, ateístas, etc. De igual forma, existe un conjunto de filosofías que abre un abanico de posibilidades. Pero a pesar de parecer una ideología politeísta, es netamente una religión monoteísta, donde cada semidios del panteón hinduista es la personificación de una de las potencias de un único Dios.

El hinduismo carece de una doctrina única. Cada rama de dicha religión sigue la suya propia: los visnuístas adoran al dios Visnú (y creen que Krisná es su avatar); en cambio los krisnaístas adoran exclusivamente al dios Krisná, y consideran que Visnú es su avatar.

En la doctrina vedanta esa suprema realidad es denominada Brahman, y se considera que es el aspecto original de Dios. Todos los demás dioses y seres del universo son su expresión, por lo que se le considera «principio del universo». Esta visión puede considerarse panteísmo o monoteísmo según el punto de vista.

Los shivaístas creen en un solo dios, Shiva, y niegan la importancia de Brahmá y Visnú. Su visión monista del universo se plasma en los Shiva sutras.

Por otra parte, la doctrina samkhia de Kapilá es una filosofía profundamente atea y actualmente considerada ortodoxa.

Tipología[editar]

El hinduismo, tal como se conoce comúnmente, puede ser subdividido en varias principales corrientes. La división histórica consiste en seis Darśanas (filosofías) y las dos escuelas más prominentes, Vedānta y Yoga. Clasificado por deidad , las cuatro principales corrientes son Vaisnavismo gaudía (Vishnu), Shivaísmo (Shiva), Shaktism (Devi) y Smartismo (cinco deidades tratadas por igual). El Hinduismo también acepta diversas divinidades, pues muchos hindúes consideran éstas como manifestaciones o aspectos de la existencia de un único, absoluto, impersonal Dios, mientras que otras corrientes mantienen que una deidad específica representa lo supremo y que otras deidades son manifestaciones menores de esa suprema deidad. Otras notables características incluyen la creencia de la existencia del Ātman (budismo) (alma), la reencarnación del atman y kharma, así como la creencia en dharma (deberes, derechos, leyes, conductas, virtudes y el derecho a la vida.

Creencias[editar]

Estatua del dios Shiva en Rishikesh (India).

En el hinduismo hay diversidad de creencias, pero básicamente los hinduistas creen que detrás del universo visible (maia) ―al que atribuyen ciclos sucesivos de creación y destrucción― está el principio que sostiene el universo: Brahman, el Absoluto que, considerado a través del velo de Māyā, es dios (Īśvara). Abandonar el ciclo de reencarnaciones (samsara) y retornar al principio divino, constituye el mayor de todos los logros para los hinduistas.

Este dios puede ser considerado personal o impersonal. La adoración personal constituye el bhakti (la devoción), y la adoración impersonal implica gñana (la sabiduría).

En la corriente hinduista impersonal, dios es denominado Brahman. Todos los demás seres son su expresión, por lo que se le considera principio del universo. Esta visión puede ser llamada monismo. Hay que diferenciar que el Brahman impersonal es el aspecto no personificado de dios, y es distinto de Brahmá, quien es el creador de este universo, pero no el dios único. Brahmá es un alma encarnada muy elevada que ocupa temporalmente ese puesto dentro del mundo material, pero que puede caer de su lugar y ser reemplazado por otra entidad. Según la complejidad de cada universo, el Brahmá creador puede tener distinto número de cabezas, hasta mil.

Una de las características principales del hinduismo es el variado concepto acerca de ishta dévata ([cualquier] deidad adorable). Reconoce que cualquier persona puede tener una concepción personal de la Divinidad, igualmente respetable, ya que dios puede tener todas las formas, y finalmente las trasciende. De ahí la infinitud de representaciones de la Divinidad. Pero finalmente dios es uno, aunque sus manifestaciones sean infinitas.

En textos occidentales llegó a hacerse popular la tríada hinduista, llamada Trimurti (‘tres formas [de dios]’: los dioses masculinos Brahmá, Visnú y Shiva), pero generalmente nadie adora a esa tríada. Muchos hinduistas adoran a la diosa Durgá (conocida por algunos por uno de sus aspectos como Kali), pero también a un gran número de otros dioses, incluidos dioses comarcales.

Relaciones entre doctrinas[editar]

La presencia de escuelas diferentes dentro del hinduismo no debe verse como una contradicción entre ellas. Al contrario,[cita requerida] hay una polinización de ideas entre las escuelas, y un debate lógico que sirve para refinar el entendimiento de cada una y del entendimiento del practicante. Es común y está permitido que un individuo siga una escuela pero tome la perspectiva de otra para cuestiones puntuales.[cita requerida] La forma de la doctrina es considerada como la interpretación que se le da al Absoluto en sus diversas comprensiones, acorde a la visión y necesidad espiritual del practicante. Aunque inicialmente cada escuela hinduista es un trecho de un único sendero, parecen diferentes, pero todos son variantes de un único trecho o sendero.[cita requerida]

Tendencias[editar]

  • Monoteísmo. Muchos hinduistas creen en un solo dios.
  • Politeísmo (creencia en varios dioses). Como varias religiones de la India, profesan el sincretismo.
  • Advaita. Monismo absoluto. Defiende la existencia de un solo Dios, que parece muchos por el principio de la ilusión o maia.
  • Culto con imágenes. Para los hinduistas, Dios puede entrar en una estatua (murti) para permitir su adoración (baño, ofrenda de comida, etc.) como misericordia para facilitar la iniciación del practicante en su camino espiritual, teniendo una forma material que le facilite su entendimiento y amor a Dios. Conforme se avanza, se empieza a percibir a Dios en todo cuanto existe, para finalmente no ser necesario ningún murti, llegando incluso a sentir o ver a Dios dentro de todo ser creado. Esa forma es Paramatma, la forma que compenetra todo lo existente y hace a Dios su cualidad omnipresente y omnisciente. Por eso, al final, todo cuanto existe es sagrado y se le mira con reverencia y amor.

Dentro del monoteísmo, se pueden incluir el visnuismo (que adora al dios Visnú), el krisnaísmo (al dios Krisná), el shivaísmo (al dios Shiva) y el shaktismo (a la diosa Kali), opuestos a la doctrina advaita (donde los jñanis estudian al Brahman impersonal).

Hay prácticas que todos respetan, como reverenciar a los brahmanes (sacerdotes) y a las vacas, no comer la carne de estas y casarse solo con una persona de la misma casta (el hinduismo establece el sistema social de castas). Cabe mencionar que la vaca no es adorada, sino reverenciada al considerarla una madre, ya que de ellas se extrae la leche, que es la base de la cocina india.

Fuera de esto, no existen preceptos rigurosos acerca de cuándo deben formularse las oraciones y realizarse los ritos, ni propiamente una jerarquía eclesiástica.

Textos sagrados[editar]

Ejemplar del Rig-veda (el texto más antiguo de la literatura india, de mediados del II milenio a. C.), escrito en sánscrito.

Los hinduistas aceptan varias escrituras sagradas, que abarcan gran cantidad de textos antiguos.

Shruti[editar]

Hay un grupo de textos que se consideran «revelados» (en sánscrito shruti: ‘escuchado[s]’), y que no pueden ser interpretados, sino seguidos al pie de la letra:

  • Los cuatro Vedas:
    • Rig-veda, el texto más antiguo de la literatura de la India, escrito en una forma arcaica del sánscrito, posiblemente después del siglo XV a. C.
    • Iáyur-veda, el libro de los sacrificios. La mayor parte de sus textos provienen del Rig-veda.
    • Sama-veda contiene himnos. La mayor parte de sus textos provienen del Rig-veda.
    • Atharva-veda, el libro de los rituales, un agregado varios siglos posterior, sin relación directa con el Rig-veda.
  • Las Upanishad, meditaciones místico-filosóficas escritas a lo largo de varios siglos, desde el 600 a. C.

Smriti[editar]

Otros textos sagrados son los smriti (‘lo recordado’, la tradición):

  • El texto épico Majabhárata (siglo III a. C.), que incluye el texto religioso Bhagavad-guita.
  • El Ramaiana (siglo III a. C.), la épica historia del rey-dios Rama.
  • Los 18 Puranas (‘historias’) principales (siglo III a. C. hasta siglo XI d. C.), y decenas de pequeños Upa-puranas.
  • Los textos antiguos sobre áiur-veda (herboristería y medicina tradicional hindú).[7]

El hinduismo actual se conforma a partir del siglo III a. C., combinando doctrinas budistas con creencias brahmánicas (de castas) y dravídicas.

Las cuatro verdades básicas del hinduismo[editar]

EL Hinduismo acepta cuatro principales objetivos en la vida humana. Son conocidos como los Purusharthas. Estos son:

Dharma

Dharma está considerado como el principal objetivo del ser humano en el Hinduismo. El concepto de Dharma incluye comportamientos que están de acuerdo con Ṛta, el mandamiento que hace posible la vida y el universo e incluye las obligaciones, derechos, conductas, virtudes y la "forma correcta de vivir". Incluye también las obligacioines religiosas, los derechos morales y las obligaciones de cada individuo, así como comportamientos que permiten un orden social, una conducta correcta y todo aquello que sea virtuoso.[cita requerida]

Modernismo hindú[editar]

En el siglo XIX, los hindúes modernistas reafirmaron que el hinduismo era el principal activo de la civilización india, al tiempo que "purificaban" al hinduismo de sus elementos Tántricos, elevando los elementos Védicos. Los estereotipos occidentales fueron revertidos, enfatizando los aspectos universales e introduciendo enfoques modernos a los problemas sociales. Este enfoque tuvo gran aceptación, no solo en India, sino también en Occidente.Los principales promotores del Hinduismo moderno fueron Ram Mohan Roy, Swami Vivekananda y Mahatma Gandhi, entre otros.

Ram Mohan Roy es considerado como el padre del renacimiento hindú. Su filosofía se basaba en la idea que lo divino existe en todos los seres, que los humanos pueden lograr una unión con su divinidad innata y que logrando esa divinidad es la esencia para lograr el amor por otros seres y la armonía social. Es decir que todos los seres existentes deben aceptar y respetar una armonía sostenible y un orden en el mundo.

Diversidad y unidad[editar]

Swuami Vivekananda fue la figura principal para introducir Vedanta y Yoga en Europa y en los Estados Unidos

El Hinduismo ha sido descrito como una tradición que contiene una naturaleza compleja, orgánica, de diferentes niveles y a veces inconsistente. El Hinduismo no tiene un sistema unificado de creencias catalogado en una declaración de fe o credo. Es mas bien un término que comprende una pluralidad de fenómenos religiosos en la India. De acuerdo a la Corte Suprema de la India.

"A diferencia de otras religiones en el mundo, la religión Hindú no tiene ningún profeta, ni rinde culto a ningún Dios. No es ningún concepto filosófico ni sigue un solo acto de ritos o actuaciones religiosas De hecho no conforma las características tradicionales de una religión o credo. Es una forma de vida y nada más."

Parte del problema para definir el Hinduismo es que no tiene un fundador, sino que es la síntesis de varias tradiciones, la ortopraxis Brahmánica y las tradiciones populares o locales.

Teísmo tampoco aplica como una unificadora doctrina que defina al Hinduismo, porque si algunas filosofías hindúes postulan una creencia teística de la creación del universo, otros, sin embargo, son ateos.

Sin embargo, a pesar de las muchas diferencias en el Hinduismo, hay un sentido de unidad. La mayoría de las tradiciones hindúes reveran la sagrada literatura de las vedas, si bien hay algunas excepciones. Estos textos son un recordatorio del la herencia cultural y son objeto de orgullo entre los hindúes

Controversias[editar]

Ritual satí: una viuda hindú se arroja a la pira con el cadáver de su marido, 1820 aprox.

Existen varias controversias sobre el uso del hinduismo para fines políticos. El Consejo Mundial Hinduista es un ejemplo del hinduismo sindicado, cuyo propósito es eliminar las legislaciones de los musulmanes y de otras minorías en la India.[8]​ Una de las metas del Consejo Mundial Hinduista ha sido unificar todos los credos del hinduismo para crear un distrito electoral para los hinduistas. Esta tarea ha sido imposible para el partido, ya que esta religión no tiene un único texto sagrado unificador (se ha tratado de utilizar el Bhagavad-gītā), ni un único maestro, ni un único centro. También se ha visto imposibilitada gracias a que India obtuvo su independencia de Inglaterra en 1947, un periodo relativamente corto para tener un sentido unificador nacionalista. Se han hecho intentos de llevar un gobierno secular en la India, pero hasta elegir una lengua oficial ha sido un caos. La más hablada deriva del sánscrito, y el español o el inglés se ven como símbolos de cristianismo. Mahatma Gandhi fue un activista que promovía el hinduismo como religión nacional, pero apoyaba la aceptación y la tolerancia de otras religiones en la India. En 1948, un fundamentalista hinduista asesinó a Mahatma Gandhi.

La proliferación de armas nucleares en India está relacionada con los políticos, no con el hinduismo, aunque estos hayan usado términos religiosos para referirse a ellas.[cita requerida]

El 18 de mayo de 1974, el Gobierno hizo detonar la primera bomba atómica india, denominada Buda sonriente, en un pozo de 110 m. ubicado en el sitio de pruebas nucleares de la India, a unos 25 km al noroeste de la ciudad de Pokhran (de 19 000 habitantes), en el desierto de Thar. Ya en esa ocasión, los políticos utilizaron una palabra religiosa para referirse a la bomba.

El 11 de mayo de 1998, el Gobierno hizo explotar cinco bombas atómicas más en Pokhran (India).[9]

Aunque algunos políticos usaran el simbolismo hinduista para justificar dicha explosión, ajimsa (no violencia) es uno de los principios básicos del hinduismo. Esto no impide que haya dioses como Shiva, que lleva un tridente con el que asesina a sus enemigos, y cíclicamente destruye el universo completo con todos sus seres vivos; o como Visnú, que sostiene un anillo para decapitar a los enemigos del dharma (religión). El concepto de karma deja claro que la violencia que ejerce la persona le será devuelta en la siguiente reencarnación.

Otro objeto de controversia en el hinduismo es la posición desventajosa de la mujer. Como sucede en el islamismo (la otra gran religión en la India), en el hinduismo la mujer es ritualmente inferior. En el censo de 2011 de India,[10]​ se encontró que por cada 100 mujeres hay 109 varones. Una de las razones que explica este fenómeno es que las mujeres abortan los fetos de sexo femenino. En las familias hinduistas, las hijas son indeseadas, ya que para casarlas el padre debe pagar una dote, y muchas veces este pago empobrece a la familia. Sin embargo esto es más una tradición cultural de la India que una sanción religiosa del hinduismo, igual que la ablación genital de mujeres en África no está prescrita ni por el islamismo ni por el cristianismo.

Véase también[editar]

Deidades femeninas
DevíSarasvatiLaksmíSatíParvatiDurgaSaktiKaliSitaRadhaMajá Vidiá
Deidades masculinas
BrahmaVisnúShivaRamaKrishnaGaneshaKarttikeyaHánumanIndraSuria
Literatura en sánscrito
VedasVedangaUpanishadPuranasRamayanaMajabhárataBhagavad-gītā

Referencias[editar]

  1. Pew Research Center (diciembre de 2012). «The Global Religious Landscape» (en inglés). Consultado el 14 de febrero de 2014. 
  2. Según un informe del entonces senador Edward Kennedy para el Departamento de Estado de Estados Unidos.[cita requerida]
  3. «National Population and Housing Census 2011»
  4. «India at a glance: religion compositions», artículo en inglés del año 2007 en el sitio web Census India.gov.in; consultado el 17 de diciembre de 2009.
  5. Stutley, Margaret (1985): Hinduismo: la ley eterna (pág. 10), Londres: Aquarian Press, 1985.
  6. Aparte de sanátana dharma se la conoce como váidika dharma (‘religión védica’), pero este nombre se refiere más específicamente a la desaparecida religión védica, que existió hasta la aparición del budismo y el sijismo (aproximadamente hasta el siglo IV a. C.) en que fue reemplazada gradualmente por la actual religión hinduista.
  7. No hay un libro llamado Ayurveda, sino varios textos acerca de la medicina ayurvédica (como el Charaka-samjita).
  8. Duara, Prasenjit: «The new politics of hinduism», artículo en Wilton Quarterly, 15 (3): p. 42, 1991.
  9. Harman, W. (2000): «Speaking about hinduism and speaking against it», artículo en el Journal of the American Academy of Religion, 68 (4): p. 733, 2000.
  10. Datos del censo de India en 2011.

Bibliografía[editar]

  • Agud, Ana; y Francisco Rubio (traducción del sánscrito, introducción y notas): La ciencia del Brahman: once Upanisad antiguas. Madrid: Trotta, 2000. ISBN 978-84-8164-367-1.
  • Coomaraswamy, Ananda Kentish: Los Vedas: ensayos de traducción y exégesis. Madrid: Sanz y Torres, 2007. ISBN 978-84-96808-74-4
  • De Palma, Daniel (edición y traducción): Upanishads (con prólogo de Raimon Panikkar). Madrid: Siruela, 2001. ISBN 84-7844-292-8.
  • Díez de Velasco, Francisco: Introducción a la historia de las religiones. Madrid: Trotta, 1995/2002 (tercera edición revisada y aumentada). ISBN 978-84-8164-564-4
  • Enterria, Álvaro: La India por dentro: una guía cultural para el viajero. Mallorca: José J. Olañeta, 2006/2007 (tercera edición). ISBN 978-84-9716-490-0
  • Flood, Gavin: El hinduismo. Madrid: Akal Cambridge, 1998/2003. ISBN 978-84-8323-032-9.
  • Ilárraz, Félix G., y Óscar Pujol (edición y traducción del sánscrito): La sabiduría del bosque. Antología de las principales Upanisads. Madrid: Trotta, 2003. ISBN 978-84-8164-594-1.
  • Kramrisch, Stella: La presencia de Siva. Madrid: Siruela, 2003. ISBN 978-84-7844-679-7
  • Martín Diza, Consuelo: Upanishad con los comentarios advaita de Śankara. Madrid: Trotta, 2001 [2.ª edición: 2009]. ISBN 978-84-8164-453-1.
  • —, Bhagavad Gita con los comentarios advaita de Śankara. Madrid: Trotta, 1997 [6.ª edición: 2009]. ISBN 978-84-8164-545-3.
  • —, Brahma-sutras. Con los comentarios advaita de Śankara. Madrid: Trotta, 2000. ISBN 978-84-8164-385-5.
  • —, Conciencia y realidad. La Mandukya Upanisad con las karika de Gaudapada y los comentarios de Śankara. Madrid: Trotta, 1998. ISBN 978-84-8164-269-8.
  • —, Discernimiento. Estudio y comentario del tratado Drig-Driśya-Viveka de Śankara. Madrid: Trotta, 2006. ISBN 978-84-8164-843-0.
  • —, Gran Upanisad del Bosque con los comentarios advaita de Śankara. Madrid: Trotta, 2002. ISBN 978-84-8164-548-4.
  • Störig, Hans Joachim: Historia universal de la filosofía. Primera parte: La sabiduría de Oriente. Capítulo primero: La filosofía de la India antigua. Madrid: Tecnos, 1995. ISBN 978-84-309-2636-7.
  • Vyasa, Bhagavān: Los Vedas. Madrid: Ediciones Ibéricas, 1982 (1.ª ed., 5.ª imp.). ISBN 978-84-7083-093-8

Enlaces externos[editar]