Cristiandad oriental

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Clérigos ortodoxos griegos durante la celebración de la Navidad en Belén.
Monjes coptos (ca. 1898-1914).
Clérigo de la iglesia ortodoxa etíope.
Arzobispo nestoriano junto a su séquito armado (ca. 1910-1915).
Patriarca y obispos maronitas (ca. 1898-1931).
Coronas rituales de boda, Museo bizantino de Atenas, siglo X.
Iconostasio de una iglesia rumana.

Cristiandad oriental, cristianismo oriental o iglesias orientales son denominaciones con las que se designa a la parte de la cristiandad, del cristianismo o a las iglesias (conceptos no estrictamente equivalentes) que se desarrollaron desde el cristianismo primitivo en las regiones del Imperio romano de Oriente o bizantino, en la órbita cultural tardohelenística de lengua griega (también se habla de cristiandad griega). Todas estas expresiones se utilizan habitualmente en oposición a los conceptos de cristiandad latina, cristiandad occidental, cristianismo occidental o iglesias occidentales.

Entre todos los autores de la patrística, la mayor parte de los cuales fueron "orientales", ocho recibieron el título de "doctor de la iglesia", cuatro "de la iglesia occidental" y otros cuatro "de la iglesia oriental". Sus rivales teológicos fueron considerados heréticos, como Arrio o Nestorio. La expansión del nestorianismo por Asia oriental fue muy precoz (Sūtras de Jesús).

El cristianismo oriental ha desarrollado gran cantidad de estructuras y manifestaciones. Durante la Edad Media, Bizancio no pudo imponer la unidad religiosa ni uniformizar las manifestaciones religiosas de su ámbito cultural de forma tan clara como pudo hacerlo el Papa en el suyo. Ello se debió a varios factores: la pluralidad de sedes patriarcales en Oriente (Constantinopla era solamente una entre las demás -Antioquía, Alejandría y Jerusalén-), mientras que Roma (la sede apostólica de Pedro y Pablo), además de pretender la primacía sobre todas,[1] era la única de Occidente; la mayor antigüedad de algunas de las comunidades cristianas orientales, que se remontaba en muchos casos a los primeros instantes del cristianismo; el particularismo propio de las culturas antiguas (mesopotámica, la persa, la egipcia), orgullosas de sus lenguas y tradiciones; la mayor gravitación del poder político del emperador bizantino sobre la iglesia bizantina[2] (cesaropapismo, iconoclasia) que la que tuvo el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico sobre el papado (poderes universales, dominium mundi, querella de las investiduras); la expansión del Islam, que desde el siglo VII se impuso en el Próximo Oriente y el norte de África, etc.

El monacato surgió en Oriente (Macario el Viejo, Antonio Abad, Pablo de Tebas, Pacomio, María Egipcíaca, Simón el Estilita, David el Dendrita)[3] y con el tiempo llegó a alcanzar un peso social e incluso político importantísimo, constituyéndose verdaderos Estados monásticos (Monte Athos).

La evangelización de la mayor parte de los pueblos eslavos, que se asentaron en Europa Oriental, se produjo desde Constantinopla a partir de la misión de Cirilo y Metodio (desde 862), trascendental no sólo para la extensión del cristianismo, sino para la conformación de sus lenguas y culturas (alfabeto cirílico, eslavo eclesiástico).

La separación formal entre Oriente y Occidente se produjo en dos periodos durante la Edad Media: entre 858 y 867 el llamado cisma de Focio; y desde 1054 tras el llamado cisma de Oriente (patriarca Miguel Cerulario). Hubo un intento por restaurar la unidad en el Segundo Concilio de Lyon (1274), que no prosperó; y otro durante el concilio de Basilea-Ferrara-Florencia (1431-1445), en los años finales del Imperio Bizantino, previos a la toma de Constantinopla por los turcos (1453), al que acudió Juan VIII Paleólogo con el filósofo Pletón (de gran influencia en el humanismo renacentista occidental), el patriarca José II,[4] 23 obispos metropolitanos e innumerables clérigos. Entre ellos Basilio Besarión e Isidoro de Kiev (que fue rechazado por los obispos rusos y ucranianos a su vuelta) destacaron por su defensa de la unificación, y terminaron su vida en Italia. El único obispo en negarse a reconocer la autoridad papal fue Marcos de Éfeso[5] (tanto él como Focio son considerados santos por la iglesia ortodoxa).

Las diferentes iglesias orientales[editar]

Las iglesias orientales que no están en plena comunión[7] con Roma son "autocéfalas" (son su "propia cabeza"), y sus máximos dirigentes llevan el título de patriarca o de catholicos. La mayor parte de las iglesias orientales, las ortodoxas bizantinas[8] están en plena comunión con el patriarcado greco-ortodoxo de Constantinopla. Otras cuya separación de Roma y de Constantinopla se produjo en 451 se suelen denominar iglesias ortodoxas orientales.[9] La separación entre la Iglesia asiria del Oriente se produjo 20 años antes, en 431. La mayor parte de la iglesias católicas orientales, después de ser miembros de estes grupos, se unificaron en algún momento de su historia con la iglesia católica. Otros, por ejemplo, la iglesia maronita nunca quedaron fuera de la comunión plena con Roma. Todas estas reconocen el primado del papa y la totalidad de la fe católica, mas mantienen sus propias tradiciones rituales y organizativas, algunas muy marcadas: por ejemplo, algunas requieren el celibato sólo para los obispos, mas no para los presbíteros y los diáconos. Es significativa la división de las iglesias en función de los concilios ecuménicos que aceptan; puesto que el primero que no acepten marca el momento a partir del cual se diferencian. La Iglesia asiria del Oriente acepta sólo los dos primeros, el Primer Concilio de Nicea (325) y el Primer Concilio de Constantinopla (381); las iglesias ortodoxas orientales sólo los tres primeros; las iglesias ortodoxas bizantinas sólo los siete primeros; las iglesias católicas orientales aceptan 21.[10]

Credo o Símbolo niceno-constantinopolitano (versión griega original, versión latina y traducción literal al castellano, con las mayúsculas de la latina).

La celebración de concilios posteriores a los concilios ecuménicos aceptados por las iglesias asiria, ortodoxas orientales y ortodoxas bizantinas (respectivamente dos, tres y siete) no ha sido característica de estas iglesias orientales. En las iglesias eslavas se celebran los sobor, similares a los sínodos occidentales. Con el nombre de Sínodo Sagrado se conoce el cuerpo eclesiástico que elige a los patriarcas autocéfalos. El Santo Sínodo Gobernante gobernó colegiadamente la iglesia rusa entre 1721 y 1918, bajo la autoridad del zar.

La jurisdicción episcopal de las iglesias ortodoxas sobre distintos territorios de Asia y el Pacífico se superpone: en Filipinas hay un exarcado de Filipinas[15] dependiente del metropolitanado de Hong-Kong y Sureste de Asia[16] y una misión cristiana ortodoxa de Antioquía en Filipinas bajo la archidiócesis de Australia, Nueva Zelanda y Filipinas.[17]

Cismas y reconciliaciones de los grupos cristianos orientales o siríacos de la India, llamados "de Tomás", "nasraníes", "malankares" o "malabares". Comunión= C: Católica. E:Iglesia del Este. O:Ortodoxa oriental. R: Reformada/Independiente [protestante]. Ritos= Rito sirio oriental o derivados. Rito sirio occidental o derivados. * Se refiere a la Iglesia siria caldea en Kerala.

Notas[editar]

  1. Cleenewerck, Laurent. His Broken Body: Understanding and Healing the Schism between the Roman Catholic and Eastern Orthodox Churches (Section II/3 and Section IV) (ISBN 0-61518-361-1). Fuente citada en en:Primacy of Simon Peter
  2. Fuentes citadas en en:History of the Orthodox Church
  3. Parry, Ken; David Melling (editors) (1999). The Blackwell Dictionary of Eastern Christianity. Malden, MA.: Blackwell Publishing. ISBN 0-631-23203-6. Fuente citada en en:David the Dendrite
  4. Council of Florence, at the Catholic Encyclopedia. Fuente citada en en:Patriarch Joseph II of Constantinople.
  5. St Mark of Ephesus Orthodox Icon and Synaxarion (January 19). Fuente citada en en:Mark of Ephesus.
  6. Troitca Andreya Rubleva, Gerold I. Vzdornov (ed.), Moscú: Iskusstvo, 1989. Fuente citada en en:Trinity (Andrei Rublev)
  7. La Iglesia es católica|Catecismo de la Iglesia Católica, 838
  8. Consejo Mundial de Iglesias, "Iglesias ortodoxas (bizantinas)"
  9. Consejo Mundial de Iglesias, "Iglesias ortodoxas (orientales)"
  10. Raymond Janin, Les Églises et les rites orientaux, Letouzey & Ané, Paris, 1997 (ISBN 2706302062). fuente citada en fr:Églises des deux conciles
  11. Early Church Texts: The Nicene Creed – Agreed at the Council of Constantinople in 381
  12. FIDEI Catechismus Ecclesiae Catholicae
  13. Aidan Nichols, Rome and the Eastern Churches: A Study in Schism (Ignatius Press 2010 ISBN 978-1-58617282-4), p. 259
  14. J.P. Arendzen, Understanding the Trinity (Sophia Institute Press 2004 ISBN 978-1-92883215-7), p. 150
  15. "Profiles of Parishes and Organizations throughout the Metropolis". Fuente citada en en:Exarchate of the Philippines
  16. Official statement of the Church of Constantinople concerning the establishment of the new "diocese" in Asia. Fuente citada en en:Orthodox Metropolitanate of Hong Kong and Southeast Asia
  17. Official website of the Archdiocese. Fuente citada en en:Antiochian Orthodox Archdiocese of Australia, New Zealand, and All Oceania
  18. Wilmshurst, Ecclesiastical Organisation of the Church of the East, 21–2. Fuente citada en en:Church of the East.
  19. Baum, Wilhelm; Dietmar W. Winkler (2003). The Church of the East: A Concise History. Routledge. ISBN 0-415-29770-2. Fuente citada en en:Malankara Church
  20. Vadakkekara, Benedict (2007). Origin of Christianity in India: a Historiographical Critique. Media House Delhi. Fuente citada en en:Chaldean Syrian Church
  21. Venables, E. (1911). "Jacobus Baradaeus, bp. of Edessa". In Wace, Henry; Piercy, William C.. Dictionary of Christian Biography and Literature to the End of the Sixth Century (third ed.). London: John Murray. Fuente citada en en:Jacob Baradaeus. Smith, William (ed.). Dictionary of Greek and Roman Biography and Mythology (en inglés). Boston: Little, Brown and Co., 1867 (Vol. I, Vol. II i Vol. III). Vol. II pàg. 546 7. JACOBUS OF EDESSA. Fuente citada en ca:Jacob d'Edessa el Vell