Cisma de Oriente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El cisma de Oriente y Occidente, gran cisma o cisma de 1054, conocido en la historiografía occidental como el Cisma de Oriente y en los países ortodoxos como el cisma de los latinos fue el evento que, rompiendo la unidad de lo que era la Iglesia estatal del Imperio romano basada en la pentarquía, dividió el cristianismo calcedonio entre la Iglesia católica en Occidente y la Iglesia ortodoxa en el Oriente. Aunque 1054 se indica normalmente como el año del cisma, fue en realidad el resultado de un largo período de distanciamiento progresivo teológico y político entre las dos ramas eclesiales que subsiste hasta la actualidad.

Antecedentes[editar]

La Iglesia del primer milenio estaba dividida en líneas doctrinales, teológicas, lingüísticas, políticas y geográficas. Las disputas subyacentes al cisma fueron esencialmente dos. La primera se refería a la autoridad papal: el papa (es decir, el obispo de Roma), considerándose investido con el primado petrino (sucesor del apóstol Pedro) sobre toda la Iglesia por mandato de Cristo, de quien recibiría las "llaves del Reino de los Cielos" y la autoridad de "pastorear los corderos" (cf. los Evangelios de Mateo y Juan) y, por tanto, de un verdadero poder jurisdiccional (según el lenguaje rabínico, conferir las llaves a alguien significa investirlo de una autoridad), comenzó a reclamar la autoridad natural sobre los cuatro patriarcados orientales (Constantinopla, Alejandría, Antioquía y Jerusalén). Estos estaban dispuestos a conceder al patriarca de Occidente solo una primacía honoraria y permitir que su autoridad efectiva se extendiera solo sobre los cristianos de Occidente, considerando que la primacía romana no tenía fundamento bíblico. La otra disputa, de ámbito trinitario y aparentemente menos "político", se refería a la incorporación del Filioque en el Credo de Nicea, que tuvo lugar en el contexto latino. También hubo otras causas menos significativas, incluidas ciertas variaciones de ciertos ritos litúrgicos (cuestión del uso de panes sin levadura durante la Eucaristía, matrimonio de sacerdotes, confirmación de los bautizados reservada sólo al obispo, etc.). Pero también y sobre todo razones políticas (alianza papal con los francos y normandos) y reclamaciones de jurisdicción conflictivas (en el sur de Italia, en los Balcanes y en la zona eslava).

El Gran Cisma no fue el primer cisma entre Oriente y Occidente, de hecho, hubo más de dos siglos de divisiones en el primer milenio de la Iglesia. De 343 a 398 la Iglesia estuvo dividida por el arrianismo, combatido enérgicamente en Oriente por Atanasio de Alejandría y en Occidente por los papas. En 404 surgió una nueva controversia, cuando el emperador oriental Arcadio depuso al patriarca de Constantinopla Juan Crisóstomo, apoyado por el patriarcado romano. El papa pronto rompió la comunión con los patriarcados orientales, ya que habían aceptado la deposición de Juan Crisóstomo: esta división se levantó solo en 415, cuando los patriarcas orientales reconocieron retroactivamente la legitimidad de este patriarca. Otro conflicto surgió cuando en 482 el emperador oriental Zenón emitió un edicto conocido como Henotikon, que buscaba reconciliar las diferencias entre los monofisitas (que creían que Jesús tenía solo naturaleza divina) con la doctrina oficialmente reconocida de la Iglesia estatal imperial (por la cual Jesucristo tuvo dos naturalezas: humana y divina). El edicto, sin embargo, recibió la condena de los patriarcas de Alejandría y Antioquía y del papa Félix III. En 484, Acacio, el patriarca de Constantinopla que instó a Zenón a publicar el edicto, fue excomulgado. El cisma terminó en 519, más de 30 años después, cuando el emperador de Oriente Justino I reconoció la excomunión de Acacio. Otra ruptura seria ocurrió de 863 a 867, con el patriarca Focio (Cisma de Focio), que aunque duró pocos años se estableció y arraigó un fuerte sentimiento antirromano en las Iglesias orientales, que acusaron a Roma de haberse alejado de la "fe recta" en los puntos señalados por Focio. Esta percepción jugó un papel fundamental poco más de un siglo después, con motivo del Gran Cisma.

En 1053 se dio el primer paso en el proceso que condujo a un cisma formal: las iglesias griegas en el sur de Italia fueron obligadas a ajustarse a las prácticas latinas y, si alguna de ellas no lo hacía, fueron forzadas a cerrar. En represalia, el patriarca Miguel I Cerulario de Constantinopla ordenó el cierre de todas las iglesias latinas en Constantinopla.

Controversia Filioque[editar]

Durante el Tercer Concilio de Toledo en 589, cuando tuvo lugar la solemne conversión de los visigodos al catolicismo, se produjo la añadidura del término Filioque (traducible como ‘y del Hijo’), por lo que el Credo pasaba a declarar que el Espíritu Santo procede no exclusivamente «del Padre», como decía el credo Niceno, sino «del Padre y del Hijo» al decir:

et in Spiritum Sanctum, Dóminum et vivificántem, qui ex Patre Filioque procedit
y en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo

En 568, el nombre del papa fue retirado de los dípticos del patriarcado de Constantinopla. Se discute todavía entre los historiadores cuál fue el motivo de este cambio. Una causa pudo ser el hecho de que el papa Sergio IV había enviado al patriarca de Constantinopla una profesión de fe que contuviera el Filioque y eso habría provocado la incomprensión de parte del patriarca.

Aunque la inserción del Filioque en el credo latino estaba en las diferentes liturgias europeas desde el siglo VI,[cita requerida] y sobre todo en la carolingia desde el siglo IX, la liturgia romana no incluía la recitación del credo en la liturgia. En 1014, con motivo de su coronación como emperador del Sacro Imperio, Enrique II solicitó al papa Benedicto VIII la recitación del Credo. El papa, necesitado del apoyo militar del emperador, accedió a su petición y lo hizo según la praxis vigente por entonces en Europa: de este modo, por primera vez en la historia, el Filioque se usó en Roma.

Según cuenta el historiador Rodolfo Glabro, la Iglesia griega quería, en aquellos primeros años del milenio, encontrar una especie de entendimiento con la Iglesia latina, de manera que «con el consenso del Romano Pontífice la Iglesia de Constantinopla fuese declarada y considerada universal en su propia esfera, así como Roma en el mundo entero».[1]​ Esto implicaba una doble forma de ser una sola Iglesia católica. El papa Juan XIX pareció vacilante ante la propuesta de la iglesia griega, lo cual le supuso recibir la recriminación de algunos monasterios que estaban por la reforma eclesial.[2]

Cisma[editar]

Comienzo del conflicto[editar]

Un precedente del Cisma tuvo lugar en el año 857, cuando el emperador bizantino Miguel III, llamado el Beodo, y su ministro Bardas expulsaron de su sede en Constantinopla al patriarca Ignacio (conmemorado hoy en día como santo, tanto en la Iglesia ortodoxa como en la Iglesia católica). Lo reemplazaron por un nuevo candidato para dicho puesto, Focio (reconocido como santo por la Iglesia ortodoxa, pero no por la católica), quien en seis días recibió todas las órdenes de la Iglesia. Focio comenzó a entrar en desacuerdo con el papa Nicolás I y recibió la entronización.

Hay muchas perspectivas y opiniones referentes a la vida de dicho Obispo, tanto en pro como en su contra. Para los que no le aprobaban en su primacía, fue descrito como "el hombre más artero y sagaz de su época: hablaba como un santo y obraba como un demonio"; en cuanto a su favor, fue reconocido como un "importante constructor de paz de la época". Incluso el papa Nicolás I se refirió a él por sus "grandes virtudes y el conocimiento universal".[3]​ Poco tiempo antes de la muerte del patriarca Ignacio, este había abogado para que Focio fuera restituido como su sucesor después de su segundo período, manifestando su alta estima y favor por este. Pero Focio fue destituido y desterrado a un monasterio en el año 887. En todo caso, en su segundo período, obtuvo el reconocimiento formal del mundo cristiano en un concilio convocado en Constantinopla en noviembre de 879. Los legados del papa Juan VIII asistieron, dispuestos a reconocer a Focio como patriarca legítimo, una concesión por la que el papa fue muy censurado por la opinión latina.

En 1054 el papa León IX quien, amenazado por los normandos, buscaba una alianza con Bizancio, mandó una embajada a Constantinopla encabezada por su colaborador, el cardenal Humberto de Silva Candida, y formada por los arzobispos Federico de Lorena y Pedro de Amalfi. Los delegados papales negaron, a su llegada a Constantinopla, el título de ecuménico (autoridad suprema) al patriarca Miguel I Cerulario y, además, pusieron en duda la legitimidad de su elevación al patriarcado. El patriarca se negó entonces a recibir a los legados. El cardenal respondió publicando su Diálogo entre un romano y un constantinopolitano, en el que se burlaba de las costumbres griegas, y abandonó la ciudad tras excomulgar a Cerulario mediante una bula que depositó el 16 de julio de 1054 sobre el altar de la Iglesia de Santa Sofía. Pocos días después (24 de julio), Cerulario respondió excomulgando al cardenal y a su séquito, y quemó públicamente la bula romana, con lo que se inició el Cisma. Alegaba que, en el momento de la excomunión, León IX había muerto y por lo tanto el acto excomunicatorio del cardenal de Silva no habría tenido validez; añadía también que se excomulgaron individuos, no Iglesias.

Existen múltiples conjeturas para definir dicha escisión, y una de ellas pretende suponer que el cisma fue más bien resultado de un largo período de relaciones difíciles entre las dos partes más importantes de la Iglesia universal: causas como las pretensiones de suprema autoridad (el título de "ecuménico") del papa de Roma y las exigencias de autoridad del patriarca de Constantinopla.

El hecho más resaltado fue que el Patriarca de Roma reclamaba autoridad sobre toda la cristiandad, incluyendo a los cuatro patriarcas más importantes de Oriente. Este tema lleva a interpretaciones contradictorias sobre lo que viene a ser "la sagrada tradición apostólica" y "las santas escrituras": los patriarcas y primados, en comunión plena con estos, alegaban que el Obispo de Roma solo podía ser un "primero entre sus iguales" o "Primus inter pares", dejando a la voluntad de Jesucristo la primacía infalible en toda la Iglesia y negaban toda estructura piramidal sobre las Iglesias hermanas. Por su parte, varios de los papas contemporáneos a dicha fecha, pretendían sostener sus preceptos religiosos, por ejemplo, en los escritos del obispo Ireneo de Lyon (santo padre apostólico), el cual decía que "es necesario que cualquier Iglesia esté en armonía con la Iglesia hermana, por considerarla depositaria primigenia de la Tradición apostólica". Dichos pontífices interpretarían como dicha "Iglesia hermana" a Roma en su caso.

El Gran Cisma también tuvo gran influencia en las variaciones de las prácticas litúrgicas (calendarios y santorales distintos) y en las disputas sobre las jurisdicciones episcopales y patriarcales.

Reunión ecuménica[editar]

Hubo dos reuniones orientales formales con Roma, en 1274 (en el Segundo Concilio de Lyon) y en 1439 (en el Concilio de Florencia), pero en ambos casos las reconciliaciones entre Roma y Oriente fueron posteriormente repudiadas por los fieles y por el bajo clero de las Iglesias orientales, ya que los líderes espirituales que participaron en ellas, al permitir estas llamadas "uniones", habían han ido más allá de su propia autoridad, sin obtener ninguna retractación del lado latino de las controvertidas "prácticas" establecidas en Occidente. Los intentos posteriores de reconciliar las Iglesias orientales y romanas fracasaron; sin embargo, algunas comunidades eclesiásticas, inicialmente ortodoxas, cambiaron de jurisdicción a lo largo de los siglos, reconociendo la autoridad del papa y convirtiéndose en católicas. Estas comunidades ahora se llaman Iglesias orientales católicas o uniatas (término despectivo con el que los ortodoxos señalan a quienes se han sometido a Roma, aceptando su controvertida primacía jurisdiccional). Seis de ellas son patriarcales; el gobierno y el cuidado pastoral del papa sobre todas ellas lo realiza a través de la Congregación para las Iglesias Orientales (Congregatio pro Ecclesiis Orientalibus).

Con todo, tanto la Iglesia ortodoxa como la Iglesia católica reivindican también la exclusividad de la fórmula: "Una, Santa, Católica y Apostólica", considerándose cada una como la única heredera legítima de la Iglesia primitiva o universal y atribuyendo a la otra el haber "abandonado la iglesia verdadera" durante el Gran Cisma. No obstante, tras el Concilio Vaticano II (1962), la Iglesia católica inició una serie de iniciativas que han contribuido al acercamiento entre ambas iglesias, y así el papa Pablo VI y el patriarca ecuménico Atenágoras I decidieron, en una declaración conjunta, el 7 de diciembre de 1965, «cancelar de la memoria de la Iglesia la sentencia de excomunión que había sido pronunciada».

Como consecuencia de la expansión musulmana en el siglo VII, tres de los cuatro patriarcados orientales cayeron bajo dominio del Islam: Alejandría, Antioquía y Jerusalén. Por eso, el Oriente cristiano se identificó desde entonces con la Iglesia griega o bizantina, es decir, el Patriarcado de Constantinopla y las iglesias nacidas como fruto de su acción misionera, que le reconocían una primacía de jurisdicción o al menos de honor. Estas cristiandades que giraban en la órbita de Constantinopla, integraban la Iglesia greco-oriental.

El cristianismo sufrió la impronta de la contraposición entre Oriente y Occidente, cultura griega y latina. Constantinopla se convirtió en el principal patriarcado del Oriente cristiano, émulo del pontificado romano, estrechamente vinculado al Imperio de Bizancio, mientras que Roma se alejaba cada vez más de este y buscaba su protección en los emperadores francos o germánicos. En este contexto de creciente frialdad entre las dos Iglesias, las fricciones y enfrentamientos jalonaron un largo proceso de debilitamiento de la comunión eclesiástica.

Aunque los eventos de 1054 fueron decisivos, otros eventos conflictivos posteriores lo hicieron duradero hasta la actualidad: las Cruzadas lideradas por latinos, la Masacre de los Latinos en Constantinopla en 1182, la represalia occidental en el Saqueo de Tesalónica en 1185, la captura y el saqueo de Constantinopla durante la Cuarta Cruzada en 1204 y la imposición de patriarcas latinos en los estados cruzados, lo que significó que había dos pretendientes rivales para cada una de las sedes patriarcales de Antioquía, Constantinopla y Jerusalén, dejando clara la existencia del cisma.

Referencias[editar]

  1. Texto latino de la fuente: «cum consensu Romani pontificis, liceret ecclesiam Constantinopolitanam in suo orbe, sicuti Roma in universo, universalem dici et haberi» RAOUL GLABER, Les cinq livres de ses Histoires (900-1044), M. PROU (ed), Paris 1886, lib. IV, cap. I, p. 92).
  2. Véase, por ejemplo, la carta que Alfredo y Samantha Volpiano envió al papa invitándolo a defender la unidad del poder espiritual de Pedro, cf. R. GLABER, ibidem. p. 93.
  3. Patriarca Focio de Constantinopla: su vida, contribuciones académicas y correspondencia junto con una traducción de las Cincuenta y dos de sus cartas por Despina Stratoudaki White, derechos de autor © Holy Cross Orthodox Press, 1982

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]