Congregación para las Iglesias Orientales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Congregación para las Iglesias Orientales (Congregatio pro Ecclesiis Orientalibus) es la congregación de la Curia Romana responsable por el contacto con las Iglesias Orientales Católicas con la finalidad de asistir a su desarrollo, proteger sus derechos y también conservarlas íntegramente dentro de la Iglesia Católica, manteniendo su patrimonio litúrgico, disciplinario y espiritual. Tiene exclusiva autoridad en las siguientes regiones: Egipto y la península del Sinaí, Eritrea y el norte de Etiopía, sur de Albania, Bulgaria, Chipre, Grecia, Israel, Irán, Irak, Líbano, los Territorios Palestinos, Siria, Jordania y Turquía.

La Congregación para las Iglesias Orientales tiene su origen en la "Congregatio de Propaganda Fide pro negotiis ritus orientalis" fundada por el papa Pío IX el 6 de enero de 1862. Incluidos como miembros de la Congregación están todos los patriarcas católicos orientales y los archieparcas mayores, también como los Presidentes de los Concilios Pontificios para Promover la Unidad de los Cristianos.[1] Fue formalmente establecida por el papa Benedicto XV el 1 de mayo de 1917.

Cardenales Secretarios (hasta 1967)[editar]

Nota: Desde 1917 a 1967, el Papa ofició también como Prefecto de la Congregación.

Cardenales Prefectos[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]