Batalla de Pradera del Ganso

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Batalla de Pradera del Ganso
Parte de Guerra de las Malvinas
Battle of Goose Green.png
Fecha 27-29 de mayo de 1982
Lugar Istmo de Darwin, isla Soledad
Coordenadas 51°49′44″S 58°58′09″O / -51.828833333333, -58.969166666667Coordenadas: 51°49′44″S 58°58′09″O / -51.828833333333, -58.969166666667
Resultado Victoria británica
Beligerantes
2.º Batallón de Paracaidistas y fuerzas de apoyo • Fuerza de Tareas «Mercedes»
Regimiento de Infantería 12
• 1 compañía agregada del Regimiento de Infantería 25 y 1 sección de tiradores del Regimiento de Infantería 8
Comandantes
Teniente coronel Herbert Jones   Teniente coronel Ítalo Ángel Piaggi
Fuerzas en combate
~600 soldados
1 batería de artillería
Destacamentos de misiles MILAN y Blowpipe
1 compañía de Marines Reales como reserva, y fuego naval de la fragata Arrow
350 soldados
1 batería de artillería
2 baterías antiaéreas
1 compañía de reserva
Bajas
19[1]​ muertos y 64 heridos [2]
47 muertos y 145 heridos

La batalla de Pradera del Ganso (en inglés, Battle of Goose Green)[3]​ fue un enfrentamiento militar librado entre el 27 y 29 de mayo de 1982, durante la Guerra de las Malvinas entre Argentina y Reino Unido. Fue la primera batalla terrestre que libraron ambos contendientes luego de que las fuerzas británicas desembarcadas consolidaran su cabecera de playa en San Carlos, en la isla Soledad. El enfrentamiento se desarrolló prácticamente en toda la extensión del istmo de Darwin y finalizó con la rendición de las fuerzas argentinas.[4][5]

Antecedentes[editar]

El istmo de Darwin[editar]

El istmo de Darwin es una porción de tierra une las partes norte y sur de la Isla Soledad. Al norte, sobre la costa oriental del istmo se encuentra el caserío de Darwin (apenas tres casas en 1982), mientras que sobre la misma costa, en la mitad del istmo se halla ubicado Pradera del Ganso (en inglés, Goose Green), el cual contaba con una veintena de viviendas en 1982; la población de Darwin y Goose Green sumaba alrededor de cien malvinenses en aquella época. Entre ambos poblados se encontraba la escuela del istmo, cerca de una pequeña entrada de agua en la costa. Un camino de tierra atravesaba el istmo a lo largo, uniendo la región sureña de Lafonia con la parte norte de la isla. Dicho camino continuaba hacia el norte y pasaba junto a una vivienda conocida como Burntside House (en la toponimia argentina: «Casa Quemada» o «Casa del Costado Quemado»), la cual estaba a la entrada del istmo junto a una laguna. El camino mencionado conectaba al istmo con el establecimiento San Carlos y con Puerto San Carlos.

En el istmo el terreno presentaba pequeñas elevaciones, por ejemplo la colina Darwin («Darwin Hill») junto al poblado homónimo, y la colina Boca, ubicada junto a unos corrales de piedra abandonados de nombre Boca House. Este último punto se ubicaba casi sobre la costa occidental del istmo.

Aunque Pradera del Ganso contaba con mayor cantidad de habitantes, los isleños daban más importancia a Puerto Darwin, al punto tal que da nombre al istmo. Los argentinos percibieron esto durante la guerra y suponían que la razón para ello era que en Darwin vivía el gerente de la Falkland Islands Company, la compañía que era dueña de la mayoría de las tierras y que administraba los servicios y negocios de Malvinas.[6]

La posición argentina de Darwin-Goose Green[editar]

Situación de la Fuerza de Tareas «Mercedes» en el conjunto de la defensa argentina del archipiélago.

Luego de que Argentina recuperara el archipiélago de las Malvinas el 2 de abril de 1982, grandes cantidades de tropas fueron transportadas hasta allí desde la Patagonia argentina, ante la eventualidad de una contraofensiva británica. El núcleo de los planes defensivos argentinos giraba en torno a la capital malvinense (Port Stanley, rebautizada Puerto Argentino, en la isla Soledad); allí se atrincheró la mayoría de las fuerzas de tierra. Guarniciones menores fueron enviadas a la zona del Estrecho de San Carlos: el istmo de Darwin en la isla Soledad, y Howard y Bahía Fox en la isla Gran Malvina.

En el istmo de Darwin los argentinos improvisaron un aeródromo en una pista de tierra, al que bautizaron Base Aérea Militar (BAM «Cóndor»). Llegaron también soldados de infantería y una sección de artillería antiaérea. Las tropas de esta zona fueron agrupadas en la Fuerza de Tareas «Mercedes», comandada por el teniente coronel Ítalo Ángel Piaggi y subordinada al comandante de la III Brigada de Infantería del Ejército Argentino, general Omar Edgardo Parada.

Al principio, en el mes de abril, los soldados argentinos pertenecientes a la compañía C del Regimiento de Infantería 25 bajo órdenes del teniente coronel Mohamed Alí Seineldín, requisaron alimentos y propiedades pertenecientes a la Falklands Island Company. Luego concentraron a los isleños en la iglesia de Goose Green, en cuyo techo se pintó una cruz roja para evitar que fuera atacada.[7]​ A fines de ese mes comenzó a llegar por fracciones el Regimiento 12, cuyo jefe (el teniente coronel Piaggi) asumió el mando. Dada la posibilidad de que los británicos efectuaran un ataque anfibio o helitransportado, a más de un ataque terrestre, Piaggi debió organizar su dispositivo para cubrir el norte y el sur del istmo, como así también la costa occidental. Esto significó que las líneas defensivas se estiraran demasiado y tuvieran poca solidez. Piaggi organizó la defensa en líneas sucesivas de retardo, siendo el perímetro del pueblo de Goose Green la última posición (“línea a no ceder”).

La Fuerza de Tareas «Mercedes» tenía varias misiones que cumplir. En principio, formaba la reserva destinada a reforzar a las tropas de Puerto Argentino en caso de que esta sufriera un ataque general por parte de los británicos.[8]​ También debía servir como puesto intermedio entre las guarniciones de Puerto Argentino y las de la isla Gran Malvina. Por último, debía estar atenta a posibles desembarcos en lugares no cubiertos (como San Carlos) y también controlar a la población nativa.

Los malvinenses concentrados en la iglesia hicieron llegar sus quejas a las autoridades argentinas en la capital insular, logrando que se diera la orden de liberarlos. Esto aprovechó el administrador de la Falklands Island Company para huir hacia las líneas británicas.[9]

El desembarco británico y la cabecera de playa[editar]

Después de realizar hostigamiento aéreo y naval durante tres semanas, la flota británica enviada a recuperar las Malvinas comenzó el desembarco de tropas en la zona del estrecho de San Carlos el 21 de mayo. A pesar de los violentos ataques de la aviación argentina, el desembarco continuó sin pausa y la Brigada de Comandos 3 consolidó la cabeza de playa. Esta unidad tenía tres batallones de Marines Reales y dos de paracaidistas, todo su personal, desplegado en previsión de un contraataque terrestre argentino que finalmente no se produjo.

El brigadier Julian Thompson, comandante de la brigada, comenzó a mover sus fuerzas para efectuar el avance sobre la capital malvinense, movimiento que debía realizarse bordeando la costa de la isla Soledad por el norte y el sur, al abrigo de la artillería naval. El Batallón 3 de Paracaidistas y el Batallón 45 de Marines marcharon por la costa norte, mientras que el Batallón 2 de Paracaidistas apoyado por el Batallón 42 de Marines comenzó a avanzar por la costa sur, debiendo pasar junto a la entrada al istmo de Darwin.

La cabeza de playa tenía una retaguardia segura, pues las guarniciones argentinas de la isla Gran Malvina no tenían manera de cruzar el Estrecho y atacar San Carlos. En cuanto a Darwin y Goose Green, Thompson y los demás oficiales de la Fuerza de Tareas británica sabían que allí existía una fuerte guarnición argentina permanente, pero ignoraban su tamaño. El plan británico consistía en avanzar hacia Puerto Argentino y bloquear a esa guarnición, la más fuerte de todo el archipiélago; pero la presencia de argentinos en Darwin y Goose Green, y fundamentalmente el aeródromo desde el cual operaban los aviones de ataque FMA IA-58 Pucará, preocupaban a los oficiales británicos.

Planes de batalla[editar]

El 26 de mayo fue el día en que los mandos superiores argentino y británico tomaron las decisiones que llevarían a la batalla de Prado del Ganso.

Por parte argentina fue una decisión estratégica motivada por la necesidad de contraatacar la cabeza de playa instalada el 21 de mayo en San Carlos. Esta se había consolidado a pesar de los fuertes ataques lanzados por la aviación argentina desde entonces, y constituía una amenaza seria. Sin embargo los altos mandos argentinos, encabezados por el general Menéndez (gobernador militar de Malvinas) descartaron un contraataque terrestre lanzado desde Puerto Argentino, y encomendaron a la guarnición de Prado del Ganso la misión de hostigar al enemigo.

Ya el 24 de mayo el general Parada había impartido una orden (n.º 506 «Defensa»), que Piaggi recibió en la mañana del 26 de mayo. Se le ordenaba adelantar la primera línea defensiva y hostigar por el fuego la zona de Bodie Peak-Cantera-Usborne.[10]​ Piaggi reunió a sus subordinados y se discutió la necesidad y desventajas de cumplir la orden, pues significaba construir nuevas posiciones y elaborar un nuevo plan de defensa con el enemigo instalado a poca distancia en su cabeza de playa. Finalmente Piaggi puso en movimiento sus tropas, de acuerdo a la orden 506, pues pensaba que tal vez Parada pensaba enviarle refuerzos. Así explicaba Piaggi su actitud ante la orden recibida:

«La ampliación (del dispositivo) puede ser la resultante de una posibilidad de refuerzo de la posición, ante la presencia del enemigo en San Carlos».[11]

La suposición de Piaggi era errada, pues Parada pretendía que la guarnición de Prado del Ganso por sí sola hostigase al enemigo. Lo confirmó esa misma tarde al enviar a Piaggi la orden nº 507 titulada “Ataque de Desarticulación”, que establecía como misión “perturbar, hostigar y desconcentrar al enemigo”.[11]​ La operación debía realizarse esa misma noche, y de ser necesario repetirla en la noche del 27 de mayo.

Por parte británica, la decisión de atacar Goose Green se tomó también el 26 de mayo y también motivó debates acerca de su conveniencia. El brigadier Thompson estaba recibiendo presiones desde Londres para que abandonara la cabecera de playa rumbo a Puerto Argentino, de modo que convocó a una reunión de planificación y se sugirió en principio realizar una simple incursión contra los argentinos en el istmo de Darwin, fundamentalmente para destruir el aeródromo argentino;[12]​ finalmente se ordenó un ataque que en realidad no era estrictamente necesario. Existían las presiones desde Inglaterra para obtener algún triunfo militar, de modo que la decisión de atacar parece haber sido más de orden político que militar.[13]​ Chris Keeble, segundo jefe del Batallón 2, dijo después de la guerra:

«Seamos objetivos. Para el buen éxito de las Malvinas no era necesario atacar Goose Green, porque el centro, la capital, es Stanley, y si quieres tomar un país, tomas la capital, como si quieres derrotar al enemigo tienes que capturar a su ejército. Ambos estaban en Stanley, así pues ¿por qué ir a Goose Green? Esta pregunta necesita una contestación».[13]

Una vez tomada la decisión Thompson ordenó a Jones que capturara Goose Green con su batallón. Este decidió lanzar no un ataque limitado sino un asalto total, empleando todas sus fuerzas.

Las fuerzas enfrentadas[editar]

Los atacantes británicos[editar]

En la batalla intervino principalmente el 2.º Batallón de Paracaidistas, pero también otras tropas de apoyo que incluían secciones de misiles Milán y Blowpipe,[14]​ así como también ingenieros y artilleros. Se trataba de tropas profesionales con alto nivel de entrenamiento, que habían tomado tierra menos de una semana atrás. Por lo tanto los rigores del clima y el suelo malvinense no los habían afectado tanto como a los argentinos, que llevaban casi un mes en las posiciones. La logística de los británicos funcionaba muy bien, manteniendo a las tropas en condiciones aptas para combatir.

El «2 Para» contaba con 500 hombres aproximadamente, y entre sus armas de apoyo de fuego contaban con 56 ametralladoras —el doble de lo normal—, así como una abundante provisión de misiles filoguiados, Misil MILAN, lanzacohetes de 66 mm M72 LAW y proyectiles de fósforo blanco. No se conoce con exactitud el número de combatientes de las otras unidades que apoyaron al 2.º de Paracaidistas.

Los ingleses utilizaron por primera vez misiles antitanque MILAN contra posiciones de infantería. El éxito de esta táctica en la batalla de Pradera del Ganso fue tal, que en el ataque a la capital de Malvinas todas las unidades británicas utilizaron el Milan para saturar las defensas argentinas antes de tomarlas por asalto.
  • Batallón 2 de Paracaidistas (teniente coronel Herbert «H» Jones)
    • Compañía A (mayor Farrar-Hockley)
    • Compañía B (mayor Crosland)
    • Compañía C (mayor Jenner)
    • Compañía D (mayor Neame)
    • Pelotón Comando (teniente coronel Jones y mayor Keeble, segundo al mando)
  • Unidades terrestres de apoyo
    • Batería 8 del Real Regimiento de Artillería (teniente Waring)
    • Cuerpo de Defensa Aérea
    • 59.º Escuadrón de Reconocimiento
    • Compañía J, Batallón 42 de Marines Reales (reserva) (mayor Norman)[15]
  • Apoyo aéreo y naval
    • Helicópteros del Escuadrón Aéreo de la Brigada de Comandos 3 (mayor Cameron)
    • Helicópteros del Escuadrón 656, Cuerpo Aéreo del Ejército (mayor Sibun)
    • Harrier GR.3 del Escuadrón 1 de Caza, Royal Air Force (comandante Squire)
    • Fragata HMS Arrow (comodoro Bootherstone)

Los defensores argentinos[editar]

A diferencia de los británicos, los soldados de Argentina eran en su mayoría reclutas con un máximo de un año de instrucción, pero también con dos meses en algunos casos.

Al mando del general de brigada Omar Edgardo Parada (que había realizado el Curso de Rangers del mayor William Cole, veterano de la Guerra de Corea), 150 soldados conscriptos se presentaron en los Regimientos 4, 5 y 12 en 1981 con el fin de integrarse a la Compañía de Tropas Especiales Helitransportadas de la Brigada de Infantería III. Según el soldado conscripto Esteban Roberto Avalos:

En mi caso concreto, me tocó ser tirador para lo cual ya me venía preparando desde el momento en que estuvimos en el campo, donde tuve oportunidad de tirar con un FAL. Durante los 45 días que pasamos allí, teníamos prácticas de tiro tres o cuatro veces por semana y esos momentos se aprovechaban para aprender las posiciones de tiro y a familiarizarnos con el arma. El trato con los superiores, en general, era bueno, aunque alguno hacía una macana la pagábamos todos. Los castigos más habituales era llevarnos a la ducha de noche, obligarnos a hacer flexiones o darnos una gran manija con saltos rana y cuerpo a tierra. Si alguno llevaba mal el paso, por ejemplo, lo normal era que lo sacaran de la formación y lo "bailaran" un poco con flexiones sobre los cardos o sobre el barro.

Ahora, volviendo al tema de la instrucción yo diría que en general era satisfactoria, por lo menos en lo que a nuestro grupo respecta, ya que tuvimos una preparación básica en materia de explosivos y se nos dieron incluso algunas nociones de defensa personal.[16]

En 1981, el teniente coronel Mohamed Alí Seineldín no se conformaba con estar al frente de un regimiento de soldados conscriptos, y a guisa de compensación —y consuelo encargó un Curso de Comandos a sus compañías, impartido por Comandos y Paracaidistas, luego de lo cual vistió a sus hombres con la boina verde y renombró su unidad Regimiento Especial 25.[17][18]

La Compañía C del Regimiento «Especial» 25 llevaba en el lugar mes y medio, pero el Regimiento 12 había llegado un mes atrás y todavía no estaba completo, pues una compañía había quedado en las cercanías de Puerto Argentino como reserva. A estas tropas se las había enviado sin sus elementos de logística (desde cocina de campaña hasta palas para cavar trincheras), los cuales quedaron en la Patagonia.

La Base Aérea Militar «Cóndor» ya no funcionaba como tal, pero personal de la Fuerza Aérea Argentina, en número de 200 hombres, aún permanecía allí, formando una compañía de infantes no preparada para tal misión; operaba a órdenes del jefe de la base aérea, el vicecomodoro Wilson Pedrozzo, independientemente del jefe de las tropas de ejército, muchos eran miembros del Grupo de Artillería de Defensa Aérea 601, usaron sus baterías de artillería antiaérea Oerlikon GDF, aplicadas a fuego directo, produciendo muchas bajas.[19]​ Personal de la Fuerza Aérea había improvisado defensas reciclando material; así por ejemplo, se instaló una cohetera de un FMA IA-58 Pucará, destruido con anterioridad en la Base Aérea Cóndor, en un tractor. Pero el apoyo aéreo debía venir de Puerto Argentino.

En los días previos a la batalla se envió una batería de obuses de 105 mm. También se encontraban en Prado del Ganso 14 tripulantes del buque Monsunen que había sido remolcado hasta allí por otra nave tras sufrir daños al ser atacado por dos fragatas en el Estrecho de San Carlos.

La Fuerza de tareas Mercedes contaba el 26 de mayo con 565 soldados de infantería y 78 artilleros. El armamento pesado constaba de dos cañones sin retroceso de 105 mm, tres morteros de 81 mm, 11 ametralladoras FN MAG y Browning M-2, y el fusil FN FAL como arma individual. Las inclemencias del clima sumadas a la falta de una logística adecuada hicieron que se presentaran casos de desnutrición y enfermedades al promediar el mes de mayo.

  • Fuerza de Tareas Mercedes (teniente coronel Piaggi)
    • Regimiento de Infantería 12 (teniente coronel Piaggi)
      • Compañía A (teniente 1.º Jorge Antonio Manresa y sus secciones a órdenes de teniente Alejandro José Garra, subteniente Gustavo Malacalza, subteniente Marcelo Martin Bracco y subteniente Marcelo Raúl Colombo)
      • Compañía C (teniente 1.º Ramón Duaso Fernández y sus secciones a órdenes de teniente Carlos María Marturet, subteniente Carlos Osvaldo Aldao y subteniente Leonardo Durán)[20]
      • Compañía Comando (subteniente Ernesto Orlando Peluffo)
    • Regimiento de Infantería «Especial» 25
    • Regimiento de Infantería 8
      • 3.ª Sección, Compañía C (subteniente Guillermo Ricardo Aliaga)[22]
    • Batería A del Grupo de Artillería Aerotransportado 4 (teniente 1.º Carlos Alberto Chanampa)
    • 3.ª Sección, Batería B del Grupo de Artillería de Defensa Aérea 601 (subteniente Claudio Oscar Braghini)
    • 6 baterías de Artillería Antiaérea Rheinmetall 20 mm del Grupo 1 de Artillería Antiaérea de la Fuerza Aérea Argentina (teniente Darío Valazza)
    • 1 sección de la Compañía de Ingenieros 9
    • Apoyo aéreo (desde Puerto Argentino)
    • Refuerzos enviados desde Puerto Argentino[23]
      • Equipo de Combate «Guemes» y Compañía Comando del Regimiento 12 (teniente 1.º Esteban)
      • Compañía B, Regimiento 12 (capitán Eduardo Néstor Corsiglia)

La batalla de Prado del Ganso[editar]

Movimientos previos[editar]

Helicópteros Gazelle similares a este proveyeron a los británicos de apoyo logístico inmediato, además de evacuar heridos.

El 4 de mayo se abatió al Harrier XZ450, que se estrelló en el aeródromo, falleciendo en la acción el teniente Nick Taylor.

Durante la tarde del 26 de mayo la compañía A del Regimiento 12 avanzó hacia el norte según lo ordenado en la orden 506; una sección realizó misiones de reconocimiento y combate, delante del grueso, sin tomar contacto con los británicos, mientras el resto de la compañía cavaba nuevas posiciones y acarreaba abastecimientos. También se transportaron manualmente dos obuses de 105 mm hacia posiciones avanzadas, con las cuales los argentinos hicieron fuego sobre la zona designada.[24]

Mientras, los paracaidistas británicos habían iniciado su avance a pie en la tarde del 26 de mayo, llegando a Camilla Creek House a primeras horas de la mañana siguiente. Allí Jones montó su puesto de mando y envió patrullas para sondear la entrada al istmo, las cuales entablaron escaramuzas con la Sección Exploración del Teniente Carlos Marcelo Morales de la Compañía A del Regimiento 12, que todavía se estaba estableciendo en sus posiciones

En ambos bandos creció la tensión por la proximidad del enemigo. Los argentinos trabajaron contra reloj para preparar sus posiciones.[25]​ Por su parte, el coronel Jones estaba furioso porque la BBC anunciaba en sus transmisiones que era inminente el ataque británico al istmo de Darwin, lo cual eliminaba el factor sorpresa.[26]

Durante la mañana del 27 de mayo la avanzada de la sección de exploración se encontró con soldados británicos en la zona de Burntside House, alrededor de mediodía; se entabló un fuerte combate con las avanzadas británicas, las cuales rodearon a los hombres del Teniente Morales y los obligaron a rendirse.[27]​ Las patrullas de exploración británicas debieron retirarse al atraer fuego de ametralladora de los hombres del Subteniente Peluffo, pero el Teniente 1º Manresa, perdió comunicación con su sección avanzada al perder el jeep del Teniente Morales.

Restos del Harrier matrícula XZ988, derribado por fuego antiáereo de 35 mm sobre Goose-Green

Mientras tanto, la RAF realizó ataques sobre la compañía A Argentina, desplegada en sus nuevas posiciones a la entrada del istmo de Darwin: un caza Harrier GR3, pilotado por el Comandante Bob Iveson, fue derribado por una ráfaga de artillería antiaérea de 35mm disparada desde Goose Green.[28][29][30]​ Iveson logró eyectarse lejos de las líneas enemigas. Durante el resto del día los británicos lograron transportar con helicópteros su artillería de campaña (3 obuses de 105 mm)[31]​ y pertrechos a Camilla Creek House; los cañones comenzaron a batir las posiciones adelantadas argentinas, mientras que desde el Estrecho de San Carlos, la fragata HMS Arrow abrió fuego con su cañón de 4,5 pulgadas (114 mm).

Al caer la noche Jones ordenó a sus tropas avanzar hasta la línea de partida prevista para el ataque. La compañía C del Mayor Hugh Jenner marchó en cabeza, seguida por las otras compañías del batallón y el propio Jones con su pelotón comando. Otras fracciones se ubicaron en la costa opuesta de Camilla Creek para brindar apoyo de fuego.

Durante la noche del 27 de mayo recrudecieron los intercambios de fuego con la adelantada sección exploración argentina. Mientras el Teniente 1º Manresa procuraba averiguar lo que pasaba con sus soldados en la posición avanzada, Jones organizó a sus hombres para el ataque: la compañía D del Mayor Philip Neame quedó en reserva; la compañía A del Mayor Dair Farrar-Hockley se situó en el flanco izquierdo británico para atacar Burntside House; la compañía B del Mayor John Crosland del 2 PARA ocupó el flanco derecho; la compañía C, el centro.

A todo esto los cañones argentinos habían vuelto a sus posiciones originales, cerca de Goose Green, para no ser destruidos en campo abierto por los ataques aéreos. Los 145 soldados del Teniente 1º Manresa soportaban el fuego de preparación de la artillería británica, contestando con imprecisos disparos de mortero y cañones sin retroceso.

El ataque sobre la posición avanzada argentina[editar]

Los argentinos avanzan hacia el norte y los ingleses atacan la entrada al istmo.

A las 02:30 del viernes 28 de mayo, Jones ordenó atacar y las compañías A, B y C del 2º Batallón de Paracaidistas (440 hombres) se lanzaron sobre las posiciones de la sección exploración y la compañía A del Regimiento 12.[32]​El Soldado Conscripto Esteban Bustamante (Pelotón de Exploración, RI 12) describió este primer enfrentamiento:

Empezamos a ver ingleses, que venían desde el norte de las columnas … Caía la noche, pero nos mandaron bengalas y se podía ver como de día … Al día siguiente, cuando comenzó a amanecer, comenzaron a acercarse, y los vimos a unos 200 metros … Ahora bien, había disparos de artillería en ambos lados … y el cabo dijo: fuego, fuego, van a venir encima de nosotros.[33]

El combate fue encarnizado y soldados de la sección exploración argentina se replegaron sobre las posiciones de la compañía A, generando pánico entre los jóvenes reclutas, varios de los cuales abandonaron sus puestos y comenzaron a replegarse; los oficiales y suboficiales argentinos debieron apelar a toda su energía para reagrupar a sus hombres y evitar una desbandada.[34]

La Compañía B del Mayor John Crosland se lanzó sobre las posiciones de la Compañía A del Regiiento 12, batiéndola con intenso fuego de morteros y ametralladoras. La Sección del Subteniente Gustavo Malacalza es rebasada. Con gran precisión, las posiciones argentinas fueron castigadas con fuego de artillería naval y de campaña antes de que los paracaidistas las tomasen por asalto. La radio de Manresa resultó averiada y perdió contacto con su jefe, de modo que debió luchar sólo. La artillería argentina comenzó a hacer fuego al percibir el asalto británico, pero por la falta de comunicaciones su fuego no estaba dirigido y fue en gran parte ineficaz.

Así y todo, las posiciones argentinas castigaron con fuego de ametralladoras a los paracaidistas que avanzaban al descubierto y les infligieron tres muertos.[19]​ Los británicos tuvieron que separarse en pequeños grupos para evitar ser aniquilados, y acercarse lo suficiente para disparar cohetes y lanzar granadas. El Soldado Conscripto Ernesto Vallejo (Compañía A del RI 12) dijo más tarde:

La sección de [Cabo] Pedemonte [Compañía A] sufrió muchas bajas, ya que tuvo el primer ataque y luchó prácticamente mano a mano.[35]

En Coronation Ridge, la Compañía D del Mayor Neame sufrió tres muertos lo que afecto bastante a los nervios del Teniente británico Chris Waddington.[36]

Después de media hora de combate el flanco izquierdo argentino comenzaba a ceder y el Teniente 1º Manresa reunió un pequeño grupo de soldados y contraatacó, estabilizando la situación. Pero ante un nuevo empuje de los paracaidistas de la Compañía B del mayor Crosland, el flanco izquierdo argentino cedió y Manresa ordenó el repliegue hacia la primera línea de retardo: las posiciones que ocupaba antes del 26 de mayo.

En tanto, el Mayor Farrar-Hockley y su compañía A tomaron Burntside House y llegaron a Coronation Point, ya cerca del pequeño poblado de Darwin. Las Compañías B y C, seguidas por la Compañía D en reserva, avanzaron presionando a los argentinos en retirada, pero cuando amaneció todavía no habían logrado acercarse a la línea de defensa principal argentina.

La lucha en la línea Darwin-Boca House[editar]

Alrededor de las 07:30, los británicos tropezaron con la resistencia de nuevas fracciones argentinas: en Boca House se encontraba una sección de infantería del Regimiento 8 argentino al mando del Subteniente Guillermo Ricardo Aliaga, mientras que en Darwin Hill y el sector central se encontraba un variopinto grupo de defensores: se trataba de soldados de la compañía Comando y Servicios del Regimiento 12 (cocineros, abastecedores) y dirigidos por el Subteniente Ernesto Orlando Peluffo. A esta línea se sumaron los restos de la Compañía A de Manresa, alrededor de las 06:30 del 28 de mayo. Según el subteniene Peluffo:

La situación estaba muy confusa cuando vimos tropas que se aproximaban. Al principio no sabíamos si se trataba del enemigo o de parte de nuestro regimiento que se retiraba hacia nuestra línea. Pensamos que podían ser nuestras tropas. Ellos sabían qué camino tomar en los campos minados. En realidad, eran tropas británicas, y después supimos que cruzaron los campos minados guiados por isleños que habían escapado de Pradera del Ganso. En ese momento se inició el combate. Alrededor de nosotros empezaron a estallar granadas de morteros, saltamos adentro de nuestros pozos de zorro y abrimos fuego con armas automáticas. Había disparos por todas partes, un fuego intenso llovía sobre ambos bandos. Las granadas de mortero y los misiles guiados por cable estallaron muy cerca de nuestras posiciones y tuvimos que esperar una pausa en el bombardeo para poder salir y disparar. Así seguimos durante unas tres horas. Murieron varios de nuestros soldados y cuadros. Yo no tenía mucho tiempo para pensar en los muertos o en mi propia seguridad. No pensaba en mi familia o en lo que había dejado atrás. Ahora mi deber era conducir y motivar a mis hombres con gritos de batalla, especialmente el canto de guerra de la provincia de Corrientes, que nos hacía hervir la sangre. Estábamos todos dispuestos a morir. Los Paras se acercaban más y más, trataban de desbordarnos por el flanco. Evitaban un asalto frontal porque les estábamos presentando una dura resistencia.[37]

El avance británico quedó atascado, pues la luz del día daba ventaja a los defensores, que ahora combatían en posiciones preparadas de antemano. Los temerarios ataques británicos no lograron conmover la línea defensiva.

Piaggi apreció que la defensa necesitaba ser reforzada. Envió parte de su reserva concentrada en Goose Green: una sección de fusileros del Regimiento 25 bajo el mando del teniente Roberto Néstor Estévez; quien arengó a su tropa:

Soldados, en nuestras capacidades están las posibilidades para ejecutar este esfuerzo final, y tratar de recomponer esta difícil situación. Estoy seguro de que el desempeño de todos será acorde a la calidad humana de cada uno de ustedes y a la preparación militar de que disponen.

Finalmente, todos los integrantes de la fracción, escucharon la orden de Estévez: «Seguirme!». Pronto estarían inmersos en el combate.

Estévez avanzó hasta las inmediaciones de Boca House y se trabó en combate con los británicos, siendo herido de gravedad. Durante el encarnizado encuentro Estévez tomó una radio y comenzó a reglar el fuego de la artillería, contribuyendo a frenar el ataque británico. Cuando este oficial cayó muerto, un suboficial (Cabo Mario Rodolfo Castro) tomó su puesto y corrió igual suerte; el soldado conscripto Fabricio Edgar Carrascul tomó la radio para continuar la tarea y también fue abatido.[19]

El soldado conscripto Sergio Daniel Rodríguez, del Regimiento 25, fue gravemente herido en ese combate disparando las últimas bandas de su ametralladora MAG. En una edición especial del diario Tiempo Argentino (mayo de 1983, pág. 10) relata así la muerte del teniente Estévez:

(…) llegó a mi posición el teniente Estévez herido con dos balazos en el cuerpo, en la pierna derecha y en el brazo, que lo tenía colgado. Me preguntó si estaba herido, que lo de él no era nada (…) seguía dando órdenes y haciéndonos sostener el combate, mientras él con su único brazo sano se comunicaba con el comando, dando toda la información sobre el enemigo. No sé cómo los ingleses habían tomado posiciones tan altas. Estaba hablando por radio a mi lado cuando recibió otro balazo en la cabeza que le entró por el pómulo derecho. El impacto lo tiró para atrás a Estévez. Yo ya no tenía miedo ni nada. Era como que esperaba tener a tiro a un inglés, o lo mato yo a él, o él me mata a mí. Y el teniente desangrándose… Hubo un momento en que me rozaron dos esquirlas la cabeza, y el teniente Estévez que agonizaba en silencio, me pide que me ponga el casco de un muerto. Me caían los hilitos de sangre por la cara. Cuando me volví a mirarlo, mi teniente Estévez había muerto…

El valor y devoción de este oficial argentino quedó retratado en una conmovedora carta escrita a sus familiares el 27 de marzo de 1982, pocos días antes de partir hacia las islas.[38]

La sección de reserva argentina sufrió enormes perdidas, pero hacia las 09:30 los británicos suspendieron su avance y retrocedieron organizadamente, buscando protección.[19]​ El teniente Clive Livingstone expresó su admiración: —¡Tantas mentiras que se nos dijeron acerca de que no querían pelear, y están peleando como leones!—.[39]

Entre los sobrevivientes de los combates iniciales por las alturas de Darwin, se destacaron los cabos Genaro Bordón y Ramón Angel Quintana del Regimiento 12 y el cabo Osvaldo Faustino Olmos del Regimiento 25, quien combatió como francotirador hasta agotar sus municiones.

En el ínterin, dos helicópteros, piloteados por el capitán Jorge Svendsen y el teniente Marcelo Florio, cargan cinco heridos del Regimiento 25 para trasladarlos a Puerto Argentino. El soldado conscripto Claudio García, del Regimiento 8, con un jeep Land Rover, transporta decenas de heridos a la retaguardia, bajo fuego enemigo.

Los combates habían significado un gran gasto de munición, y los paracaidistas debieron proveerse con las municiones de sus compañeros muertos y heridos.

Refuerzos argentinos[editar]

Jones estableció su puesto de mando en el sector oriental de la línea de combate, cerca de la Compañía A de Farrar-Hockley que estaba detenida frente a Darwin. Los artilleros británicos tiraban sin respiro, mientras que cuatro helicópteros trasladaban munición y evacuaban heridos. Pero con la llegada de la luz diurna la fragata Arrow abandonó su misión de apoyo de fuego por temor a los ataques aéreos argentinos.

En efecto, poco después llegaron sobre el campo de batalla aviones Pucara enviados desde la capital malvinense, los cuales bombardearon a los paracaidistas y los presionaron a retirarse en busca de refugio.

Los argentinos aprovecharon esta pausa para recomponer su primera línea, aunque las pérdidas en hombres y material eran graves.[40]​ Piaggi ordenó que su Compañía C, situada al sur del istmo, se replegara cerca de Goose Green para acortar el perímetro defensivo.

Alrededor de las 9 de la mañana llegaron refuerzos: se trataba del Equipo de Combate «Güemes» de Regimiento 25,[41]​ los cuales fueron depositados 8 kilómetros al sur de Goose Green. Esto permitió a Piaggi recomponer su reserva y sacar de ella una sección de tiradores para enviarla hacia Darwin Hill, pues la compañía A de los paracaidistas parecía reiniciar el ataque. A las 13.00 horas, la sección argentina, comandada por el subteniente Juan José Gómez Centurión avanzó hacia Darwin Hill para bloquear a los británicos.[42]

La muerte del teniente coronel Jones[editar]

Este es uno de los episodios más debatidos de la guerra de Malvinas. Según la versión oficial británica,[43]Herbert Jones observó que un nido de ametralladoras argentino mantenía inmovilizada a la compañía A del mayor Farrar-Hockley; y decidió atacarla personalmente para estimular a sus tropas. Dirigió su pelotón comando contra la posición argentina y cayó en el ataque.

La versión oficial del Ejército Argentino es que la sección de fusileros AOR (Aspirante a Oficiales de Reserva) enviada de refuerzo a la Colina de Darwin, divisó a una columna de paracaidistas y la emboscó, inmovilizándola sobre el terreno. Jones, queriendo demostrar a sus hombres como había que combatir, se adelantó sobre una trinchera argentina con intenciones de tomarla por asalto. En ese momento fue divisado por el soldado conscripto Guillermo Huircapan (tirador de FAL 7,62 mm) y Oscar Ledesma (artillero de ametralladora MAG Tipo 60-20 7,62 mm) quienes lo abatieron en la Colina Darwin. Oscar Ledesma dijo: «No vio mi ametralladora MAG».

Al morir «H» Jones, lo hizo al frente de sus tropas, ya que en su opinión «la única manera de dirigir es dirigiendo, desde el frente».[44]

El mando del ataque pasó al segundo jefe del batallón, el mayor Chris Keeble, quien contempló una serie de malas noticias: un helicóptero que se dirigía a evacuar al jefe británico fue abatido por un Pucará argentino cerca de Camilla Creek House; habían sido muertos dos capitanes del batallón (Chris Dent y David Wood); luego, el avance sobre Darwin Hill se había vuelto a detener. La victoria esperada está muy lejos, e hizo que Keeble exclamara: «¿Cómo diablos capturo Goose Green?».[45]

El ataque británico se reinicia[editar]

Evolución de la batalla a partir del segundo ataque británico.

Piaggi se comunicó con su superior, el general Parada, y le informó que el ataque británico había sido detenido. Parada lo felicitó y le ordenó «iniciar la persecución»; Piaggi contestó que no estaba en condiciones, y Parada reiteró la orden, prometiéndole apoyo. Enfurecido por lo que consideraba una falta total de comprensión de la situación, Piaggi estrelló un jarro de aluminio contra la pared.[10]

Entretanto, Keeble decidió emplear la compañía D y tomar en primer lugar el reducto argentino de Boca House para poder flanquear el resto de las posiciones argentinas. Poco después del mediodía, precedido por una preparación artillera de gran magnitud, las compañías B y D británicas atacaron a los soldados argentinos atrincherados, empleando misiles filoguiados «Milán», morteros y cohetes de fósforo blanco para iluminar el campo de batalla. Los argentinos fueron aferrados y rodeados, tras lo cual los paracaidistas pasaron al asalto de la posición. El subteniente Aliaga cayó herido y cuando toda resistencia fue imposible, ordenó la rendición.

Al mismo tiempo, la compañía C del mayor Jenner atacó las trincheras en el sector central, mientras Farrar-Hockley renovaba el ataque sobre Darwin Hill. El teniente 1.º Carlos Colugnatti y el sargento 1.º Juan Carlos Coelho organizan a los soldados conscriptos para rechazar los nuevos ataques británicos y son heridos en la acción. Entre tanto, camilleros y médicos del Ejército (teniente 1.º Juan Carlos Adjigogovich) y Fuerza Aérea (teniente Carlos Beranek) recorrían los sectores efectuando las primeras curas a los heridos y derivando a los más graves a puestos de socorro en Pradera del Ganso. En todos los sectores los británicos emplearon gran volumen de fuego, sobre todo los mortíferos «Milán»; este poder de fuego sumado a la mayor preparación de los combatientes ingleses lentamente se impuso y la línea argentina resultó perforada. Poco después cayó el reducto de Darwin Hill y el teniente Manresa ordenó el repliegue hacia la segunda línea de retardo, en proximidades de Goose Green. El otro jefe argentino, subteniente Peluffo, resultó gravemente herido y cayó prisionero. El subteniente Ernesto Peluffo recuerda el asalto final contra la colina Darwin:

Sin embargo, el fuego de ellos era muy preciso. Recuerdo haber visto un cabo que recibía un impacto directo de un misil guiado por cable. Un soldado de mi trinchera cayó herido y yo tomé su fusil automático y abrí fuego, pero el enemigo todavía continuaba en su intento de desbordarnos por el flanco. Un soldado que estaba haciendo un uso muy efectivo de un lanzador de misiles antipersonales también fue herido y el lanzador quedó destruido. A un hombre que estaba al lado mío le arrancaron el fusil de un tiro. Dijo: "Señor, están muy cerca, muy cerca". Alcanzábamos a oír a los soldados británicos que nos gritaban que nos rindiéramos, en inglés y en español. Habia explosiones en todas partes alrededor de nosotros. Había explosiones en todas partes alrededor de nosotros. En ese momento recibí un impacto en la cabeza y caí al fondo de mi trinchera. El soldado que me trató, al ver la herida me dijo: "No se preocupe, señor, es sólo superficial". Yo tratéde ponerme de pie y empenar un fusil, pero no pude, me sentia muy mareado. Ordené al soldado que continuara disparando y que indicara a las otras posiciones que se prepararan para resistir el asalto del enemigo con bayonetas si era necesario. Ellos seguían gritándonos que nos rindiéramos, pero yo no podía soportar la idea de ser derrotado, de rendirnos tan rápido, de entregar algo que era realmente mío, el territorio de las Malvinas. Finalmente comprendí que era inútil continuar sacrificando vidas, que estaba todo perdido y que no tenía sentido seguir la lucha.[46]

A las 13.15 horas recién pudieron los británicos tomar Darwin Hill.[19]​ Unos 200 soldados argentinos habían resistido durante más de seis horas el asalto contra Boca House y Darwin Hill.[47]​A esa hora la fracción a cargo del subteniente José Alberto Vásquez avanzó hacia la Escuela Darwin bajo fuego de artillería enemiga.[48]​Mientras tanto, el teniente 1.º Ernesto Hugo Kishimoto continuó dirigiendo mediante su Pelotón de Comunicaciones el fuego de los morteros pesados argentinos.

Keeble estableció su puesto de mando en Darwin Hill y ordenó un triple avance: mientras Crosland y su Compañía B avanzaban hacia el sur para rodear Goose Green desde ese sector, el mayor Neame y la Compañía D atacarían la pista de aterrizaje. Las Compañías C y A (Jenner y Farrar-Hockley) debían atacar la Escuela desde Darwin Hill. Alrededor de las 17 horas las fuerzas argentinas se retiraron hacia la Escuela, fuertemente presionadas por los hombres de Jenner y Farrar-Hockley. Al percibir la situación, los cañones antiaéreos del Subteniente Claudio Oscar Braghini (GADA 601) abren fuego contra más de 120 paracaidistas británicos, provocando un muerto y once heridos a las compañías británicas,[19]​ que incluyeron al mayor Hugh Jenner, herido en la espalda.

Por el oeste, los hombres de Neame pudieron tomar la pista de aterrizaje sin mayor dificultad, ya que los efectivos de la batería antiaérea de la Fuerza Aérea Argentina encargados de la defensa de ese sector se habían replegado bajo fuego de morteros,[19]​ sin informar a Piaggi;[10]​ cuando éste supo lo que había pasado envió algunos soldados del Regimiento 12, que fueron rechazados. Esto facilitó que los hombres de Crosland pudieran avanzar hacia el sur y amenazar el perímetro argentino desde esa dirección, cercando a parte de la Compañía C del Regimiento 12. Durante el desarrollo de los combates en la Base Aérea Militar Cóndor, fueron destruidos tres cañones antiaéreos Rheinmetall y murieron tres conscriptos de la Fuerza Aérea que protegían el perímetro de seguridad de la base. El jefe de la batería de cañones Rheinmetall y radar Elta, teniente Darío Valazza, fue herido.

La aviación argentina volvió a efectuar ataques contra los paracaidistas, pero éstos lograron derribar un Pucará y un Aermacchi.

El cerco final sobre Goose Green[editar]

Cuando los británicos llegaron sobre la segunda línea de defensa argentina, los obuses de 105 mm comenzaron a disparar en tiro directo, a lo que se sumó el fuego de los cañones antiaéreos que disparaban contra blancos en tierra. La situación de los defensores se hizo delicada, pues también aparecieron aviones Harrier GR.3 de la RAF, efectuando ataques al suelo.

El fuego rasante de la artillería antiaérea del GADA 601 provocó numerosas bajas entre las filas de la compañía C del batallón británico, la cual vio mermada su capacidad combativa en un 20 %. Entre los heridos se contaba el jefe de la unidad, mayor Hugh Jenner.[49][50]​ Un pelotón de la compañía A, agregado a la C, se vio obligado a retirarse detrás de la colina de Darwin por el resto de la batalla.[51]​ Los paracaidistas británicos Mark Hollman-Smith, de la Compañía C, y Steve Dixon, de la D, murieron en la acción.[52][53]

La posición defensiva de la Escuela fue tomada por los británicos y dio motivo para otro episodio enigmático de la guerra. Algunas fuentes británicas sostienen que soldados de una trinchera argentina agitaron un trapo blanco para rendirse, y cuando el teniente Jim Barry y dos paracaidistas se adelantaron para hacerlos prisioneros, fueron abatidos desde otra trinchera argentina. Enfurecidos por lo que consideraron un ardid, los demás paracaidistas atacaron la Escuela y mataron a todos los defensores, hasta que el edificio estalló. Otras versiones, incluyendo la mayoría de los relatos argentinos, es que la abandonada escuela fue destruida por el fuego directo de la artillería antiaérea argentina luego de que los soldados británicos tomaron la posición, obligándolos a retirarse.[54][55]

A las 13:00[56]​, los hombres a cargo del Subteniente Juan José Gómez Centurión contraatacaron y, aunque batidos por el fuego enemigo, lograron alcanzar la Base Aérea Militar Cóndor. En esas circunstancias se produjo un alto en fuego y hubo un parlamento entre el Teniente Barry y el Subteniente Gómez Centurión. Ambos pidieron la rendición del otro. En el enfrentamiento armado que siguió, el Teniente Barry perdió la vida. Combatiendo furiosamente, se inició el repliegue de estas tropas asediadas.

Al replegarse, el subteniente César Álvarez Berro efectuó con 20 hombres un ataque batiendo a la Compañía D del Mayor Neame para permitir el repliegue de los sobrevivientes del pelotón del Subteniente Gómez Centurión.

El Teniente Chris Webster conservaba sólo la mitad de su pelotón: los hombres del Cabo Owen habían quedado custodiando a los capturados en Boca House, y los hombres del Cabo Staddon habían sufrido dos muertos y un herido, y dos paracaidistas de 17 años de edad, "dos muchachos muy jóvenes estaban en pedazos, con los nervios quebrados al amanecer".[57]

Sin embargo, una vez perdida la posición defensiva alrededor de la escuela y la pista de aterrizaje, las fuerzas argentinas quedaron acorraladas en torno a Goose Green; además, el intenso fuego de morteros logró inutilizar la artillería antiaérea que disparaba contra los paracaidistas. Piaggi se comunicó con Parada y este le ordenó romper el contacto con el enemigo y retirarse hacia Bodie Creek Bridge para ser evacuado junto a sus fuerzas. Piaggi opinó que no podía zafar del contacto con los británicos, y que una retirada como la planeada sería muy difícil.

La compañía C en tanto, sosteniendo sus posiciones al sur del istmo, recibía la orden de repliegue impartida por Piaggi. Es así que su 2° Sección de Tiradores, al mando del Subteniente Leonardo Durán, inició el dificultoso repliegue ordenado, sorteando una mortífera red tejida por munición trazante enemiga, mientras las explosiones en las afueras del caserío no cesaban. En tanto, la 1° Sección, que era la que se encontraba más alejada en dirección sudoeste, al mando del Subteniente Carlos Osvaldo Aldao, procedió del mismo modo. El Teniente Carlos María Marturet, jefe de la Sección Apoyo, replegó asimismo su elemento, distribuyendo entre algunas viviendas, dos o tres grupos de sus hombres, conformando sectores de obsevación y fuego. Recién en esas nuevas posiciones, los jefes de sección lograron recuperar la comunicación con su jefe de compañía. En aquellos momentos, persistía la posibilidad de que grupos aislados del Regimiento 12 trataran de reintegrarse a sus filas después de los intensos combates. De allí la decisión del Teniente 1º Ramón Duaso Fernández de enviar una patrulla de exploración a fin de identificar a las tropas ubicadas en el frente, encabezada por el Subteniente Aldao y los Soldados Conscriptos Roque Evaristo Sánchez y Avelino Néstor Oscar Pegoraro. A poco de su recorrido fueron recibidos por fuego de armas automáticas enemigas, siendo abatidos ambos soldados y Aldao tomado prisionero. En tanto, el Subteniente Durán desde su nueva posición pudo comprobar que del flanco derecho, una ametralladora británica batía su sección con munición trazante. Sabiendo que las consecuencias serían terminales para su fracción, el subteniente se arrastró hacia el grupo del Cabo Guillermo Gerardo Gómez, ubicado al extremo derecho y le ordenó tomar frente hacia la MAG de los británicos. Durán inició la apertura de fuego reunido sobre el arma enemiga junto con Gómez y su grupo de tiradores, y ésta ya no volvió a oírse. El Subteniente Aldao, aprovechando una distracción de los efectivos que lo vigilaban, logró huir y reincorpararse a las propias filas.

Al atardecer el Subteniente Orlando Lucero reunió a los dispersos y formando un pelotón los situó en una zona de cobertizos, para permitir el repliegue de efectivos argentinos comprometidos. A esa altura de los acontecimientos, la Fuerza de Tareas Mercedes, se encontraba completamente rodeada. Sin pozos de zorro, sin abrigo, sin comida y con escasísima munición, los hombres de la compañía C se dispusieron a pasar la noche, a la espera de novedades sobre la continuidad del combate.

Entretanto Parada había enviado nuevos refuerzos helitransportados: se trataba de hombres de la Compañía B del Regimiento 12, trasladados desde Monte Kent. Cuando aterrizaron a unos 6 kilómetros de Goose Green, en el sector sur, la artillería británica comenzó a batirlos, provocando cierta dispersión. Este grupo se encaminó hacia Goose Green, aunque la oscuridad, la falta de guías y el fuego enemigo le impidieron sumarse a la posición principal. Recién en la madrugada del 29 de mayo los pelotones de fusileros de los Subtenientes Daniel Fernando Benítez y Ramón Antonio de Jesús Cañete lograron presentarse en el puesto comando de Piaggi.

Noche de decisiones[editar]

Al anochecer del 28 de mayo los británicos comenzaron a disminuir su fuego. El mayor Keeble, al ver a los argentinos cercados, tuvo confianza en una pronta victoria. Decidió bombardear primero Goose Green y luego enviar a sus paracaidistas a eliminar los restos de resistencia. Pero cuando supo que allí había un centenar de civiles malvinenses, se preocupó y comenzó a pensar en la manera de empujar a los argentinos a rendirse sin luchar. Decidió realizar una demostración de fuego al día siguiente para convencer a los defensores que era inútil resistir.[44]

Comenzó entonces el acarreo de munición y de artillería. Marines del Batallón 42 fueron puestos bajo el mando de Keeble.

Mientras esto ocurría, los argentinos trataron de recomponer sus líneas y Piaggi convocó a una reunión de oficiales para debatir el curso de acción a tomar. En su opinión la orden de retirada impartida por Parada era irrealizable, y continuar luchando no ofrecía posibilidades de éxito. Le preocupaba además que los británicos bombardearan el poblado y provocaran una matanza en la población civil.

La reunión fue acalorada: Piaggi opinaba que si no se podía revertir la situación, la capitulación era la única decisión. Algunos propusieron utilizar la Compañía B (de la cual se sabía que había llegado aunque aún no se conocía su paradero), Piaggi pidió al jefe de la Base “Cóndor” que armara a sus hombres como fusileros, a lo que este se negó. Finalmente Piaggi se comunicó con Parada, el cual le confesó que no podía enviarle más refuerzos ni medios para evacuar la posición. Además, los jefes argentinos no sabían nada acerca del enemigo al que se enfrentaban, por ejemplo su cantidad de efectivos o sus medios de combate, por lo cual no podía asegurar que una continuación de la resistencia tuviera posibilidades de éxito. Ante este panorama Piaggi decidió parlamentar.[58]

La rendición[editar]

Un kelper fue enviado a las líneas británicas con una propuesta de rendición. Keeble aceptó y envió dos prisioneros argentinos para informar a Piaggi sus condiciones: los argentinos debían rendirse o aceptar las consecuencias de una continuación del combate. Piaggi interpretó que los británicos estaban dispuestos incluso a bombardear Goose Green y cargar sobre las espaldas de los argentinos la responsabilidad por la muerte de civiles inocentes.[10]​ En horas de la mañana Piaggi y Pedrozo conferenciaron con Keeble y otros oficiales, insistiendo este en sus condiciones. En ese momento los argentinos decidieron rendirse incondicionalmente a los británicos.

Se vivió un momento alarmante cuando los británicos descubrieron al pelotón de fusileros del Subteniente Carlos Francisco Tamini[59]​que marchaba desde el sur en actitud de combate: eran soldados de la compañía B llegados la noche anterior y que se habían extraviado en su marcha a Goose Green; por lo tanto, desconocían lo que estaba pasando. Keeble se disponía a abrir fuego cuando Piaggi le comunicó lo que sucedía con esos soldados: Keeble accedió a no disparar y los soldados argentinos, a la vista de todos y sin saber que habían estado a punto de morir, llegaron a Goose Green.[10]

Poco después el vicecomodoro Pedrozo, como oficial más antiguo, presentó la rendición, la cual se llevó a efecto con honores militares y fuera de la vista de los civiles.

La explosión de munición[editar]

Luego de los duros combates en la Pradera del Ganso, las fuerzas inglesas obligaron a los prisioneros de guerra argentinos a realizar tareas de fajina, algunas de ellas, de altísimo riesgo, contrariando lo previsto sobre el particular por la Convención de Ginebra. En la tarde del 1° de junio, un grupo de soldados a cargo del subteniente Leonardo Durán, Jefe de la Segunda Sección de Tiradores de la Compañía C del RI 12, se vieron obligados a realizar un traslado de munición y explosivos, colocados en forma precaria en cajones mal estibados, próximos al galpón de esquila donde se encontraban hacinados el resto de los prisioneros, con el fin de alejar ese material del lugar. Previamente a la concreción de esta actividad y habiendo tomado conocimiento de la intención inglesa de utilizar a un grupo de prisioneros a tal fin, el subteniente Juan José Gómez Centurión, de la Compañía C del RI 25, intentó persuadir sin éxito, al mayor Alberto Frontera, segundo Jefe del RI 12, de negarse a la realización de dicho traslado. Del mismo modo, el subteniente Durán, anoticiado por los británicos de la tarea a llevar a cabo y ante la peligrosidad de la misma, solicitó autorización para reingresar al galpón a plantear el tema al mayor Frontera. “Mire Durán, si no lo hacemos nos sacan del galpón y se nos pueden morir algunos hombres por el frío”, fue la respuesta recibida por parte del segundo Jefe del “12”, agregando el interrogante “¿la munición es argentina?” y ante la respuesta afirmativa del subteniente Durán, el mayor Frontera sentenció “entonces hágalo”. No teniendo otra alternativa que cumplir la orden impartida, pero consciente del peligro que implicaba la tarea, el subteniente Durán inició con el grupo el delicado traslado, custodiados, desde una distancia prudencial, por efectivos ingleses. El joven oficial organizó a sus soldados en dos hileras, formando parejas, para poder así tomar de ambos lados, cada uno de los cajones. De ese modo comenzó el desplazamiento y, en pocos minutos, en el segundo o tercer viaje, se produjo una tremenda explosión, en la que resultaron muertos los soldados Rafael Barrios, Víctor Rodríguez y José Ramón Ferrau y heridos de distinta consideración, el mismo subteniente Leonardo Durán y los soldados Raúl Vallejos -perdió ambas piernas-, Ricardo Pinatti, Ángel Urban, Ricardo Jakuisuk, Gerardo Fernández, Luis Spinberger, Hugo Duarte, Francisco Ocampo y Martín Flores -a quien en un principio se lo diera por desaparecido-. El terrible hecho quedó registrado en un acta labrada por oficiales del RI 12, con la nómina de los afectados por la explosión, haciendo constar además, el accionar de un efectivo inglés que disparó sobre uno de los soldados argentinos malherido.

Un batallón de Gurkhas relevaría a los paracaidistas británicos y ayudarían en despejar el campo de batalla, pero perderían a un fusilero, el Cabo Budhaprasad Limbu al activar una trampa explosiva argentina.[60]

Conclusión[editar]

Después de la batalla[editar]

En la batalla de Prado del Ganso los argentinos tuvieron 50 muertos y alrededor de 140 heridos. En un principio los británicos difundieron la cifra de 250 argentinos muertos, que luego fue rectificada.[61]​ Por su parte, los vencedores inicialmente admitieron haber surfrido 12 muertos[62]​y una cifra no precisada de 30-40 heridos.[63]​ Según la más reciente Historia Oficial Británica escrita por Sir Lawrence Freedman, los británicos sufrieron 16 muertos y alrededor de 66 heridos de mayor o menor gravedad.(fuente), mientras que el médico británico Rick Jolly del rango de mayor quien fue condecorado por ambos bandos, sostiene que atendió a 64 británicos heridos en la dura acción.[2]

Después de la batalla los médicos británicos continuaron con la tarea de atender a los 140 heridos argentinos[64][65]​, llevándolos al hospital de campaña instalado en la Bahía Ajax, en la zona de San Carlos. Los prisioneros argentinos fueron puestos a recoger a sus muertos, el armamento y equipo esparcido por el campo de batalla. Los cadáveres de los vencidos fueron puestos en una fosa común donde se los sepultó tras un oficio religioso, mientras que a los muertos británicos se les destinó un terreno seco donde los sepultaron envueltos en sudarios plateados; tras pronunciar los nombres de los caídos, se los sepultó con honores.[44]

Los civiles malvinenses (bautizados “kelpers” por los británicos[66]​) recibieron a los vencedores con grandes muestras de júbilo. No hubo muertos ni heridos entre ellos.

Los prisioneros argentinos fueron llevados al campo de detención que se había instalado en San Carlos, donde la gran mayoría (excepto los oficiales de mayor graduación) fueron embarcados en el buque “Nordland” y llevados a Montevideo (Uruguay) para ser devueltos a la Argentina continental. Los heridos de esta batalla fueron evacuados en su mayoría al hospital de campaña británico en San Carlos y de allí al buque inglés "Canberra", acondicionado como buque-hospital, incluidos el subteniente Durán y los soldados de su pelotón heridos en la explosión del 1° de junio. Ya se encontraban a bordo, heridos de otros combates, como por ejemplo el teniente 1° Losito, el teniente 1° Brun y el teniente Martínez, los tres pertenecientes a una de las patrullas de la Compañía Comando 602. Este buque permaneció en alta mar hasta después de la rendición del 14 de junio, a partir de la cual, se dirigió a Puerto Argentino a recoger cientos de prisioneros de guerra argentinos y trasladarlos hasta Puerto Madryn, donde atracara el 19 de junio, restituyendo a la totalidad de los mismos a las autoridades militares argentinas.

En cuanto al 2º Batallón de Paracaidistas, después de la batalla fue encuadrado en la 5.ª Brigada de Infantería recién llegada a la zona de desembarco en San Carlos. Su jefe, el brigadier Wilson, tenía la misión de avanzar hacia la capital insular por la costa sur de la isla Soledad, y decidió emplear a los paracaidistas. En consecuencia los liberó de custodiar Darwin y Goose Green, tarea que fue asumida por el Batallón de Rifleros Gurkhas, y los trasladó con helicópteros hacia la zona de Bluff Cove y Fitz Roy; para el 3 de junio el 2º Batallón de Paracaidistas estaba nuevamente en la primera línea de combate, esta vez frente a las posiciones argentinas en la capital de las Malvinas. Allí darían su siguiente batalla.

Consecuencias[editar]

El triunfo británico en Prado del Ganso significó un golpe a la moral de los argentinos, tanto en las islas como en Argentina continental, y provocó el efecto contrario en los británicos.[67]​ En términos políticos fortaleció al gobierno británico, el cual pudo exhibir ante el público un triunfo militar y presentarlo como una prueba de la superior capacidad de los soldados británicos.[68]

La batalla arrojó como conclusión la importancia de las tácticas de infantería bien coordinadas así como también la importancia del apoyo de fuego pesado. En las batallas por Puerto Argentino los británicos volverían a emplear los misiles antitanque “Milán” y la artillería naval, pues fueron lecciones que se aprendieron en Prado del Ganso. El apoyo aéreo, tanto por parte argentina como inglesa, tuvo efectos limitados y los derribos sufridos por ambos bandos mostraron que la defensa aérea desempeñaba un papel de primer orden.[69]​ De esta batalla surgió también una nueva capacidad del avión de contrainsurgencia Pucará: la de cazador de helicópteros.[70]

La toma del istmo de Darwin significó en términos estratégicos que las guarniciones argentinas en la isla Gran Malvina quedaran aisladas hasta el final de la guerra, pues Goose Green servía como puesto intermedio de comunicaciones con Puerto Argentino. Los británicos tenían su retaguardia y flancos cubiertos para avanzar en profundidad a Puerto Argentino, lo cual hicieron al punto que el 30 de mayo el Batallón 42 de Marines y otras fuerzas de apoyo tomaban el monte Kent, frente a las primeras líneas argentinas en la capital. Por parte argentina se evidenció la falta de una estrategia dinámica que pudiera disputar terreno al enemigo: Menéndez y sus oficiales en Puerto Argentino no creían posible efectuar ofensivas desde la capital, pues podía debilitarse esta guarnición y facilitar un ataque anfibio británico. Desde Buenos Aires se barajaron varias ideas, incluyendo un asalto de paracaidistas sobre San Carlos, pero todos los planes fueron descartados por el enorme riesgo que suponían.[71]​ Los británicos, que dominaban el mar y el cielo en torno al archipiélago, retuvieron la iniciativa en la campaña terrestre.

Notas[editar]

  1. incluyendo un piloto de la Real Fuerza Aérea Británica y un gurka
  2. a b Memories of the Falklands. Iain Dale. p. 73. Politico's, 2002
  3. Existen varios nombres para esta batalla: en inglés la denominación más común es «The battle of Darwin-Goose Green», mientras que en castellano no hay una denominación oficial, en muchos periódicos de habla española se tradujo desde las agencias en inglés como «Ganso Verde» al traducir erróneamente la palabra «green» como verde y no como prado. El historiador Isidoro J. Ruiz Moreno propone «batalla de Prado del Ganso» en su obra “Comandos en acción” (ver bibliografía), aunque «Pradera del Ganso» también es una denominación que se utiliza comúnmente, incluso más que la anterior. De todas formas, en este artículo utilizaremos indistintamente «Prado del Ganso/Pradera del Ganso».
  4. «Murió Jeremy Moore, el general inglés de Malvinas». Diario Perfil. 17 de septiembre de 2007. 

    En una nota había contado que, sin permiso del gobierno inglés, había eliminado el término «incondicional» de la rendición para no irritar a los argentinos y que «no muriera más gente».

  5. «Qué dijo sobre Menéndez el general británico que aceptó la rendición en Malvinas». Diario Los Andes. 18 de septiembre de 2015. 

    Moore, que tenía 54 años cuando estalló el conflicto bélico con Argentina, explicó que esa preocupación le llevó a eliminar el término «incondicional» del acta de rendición.
    «Tenía un documento preparado y nos habían indicado desde Londres que el documento debía utilizar el término “rendición incondicional”. Pero la lógica me decía que “incondicional” no tenía más que un significado psicológico», recordó.

  6. El periodista argentino Nicolás Kasanzew, destacado en Puerto Argentino durante la guerra, se hace eco de esta hipótesis en su libro Malvinas a sangre y fuego (Editorial Abril, Buenos Aires 1983).
  7. Ruiz Moreno, op cit.
  8. La estrategia de los mandos argentinos giraba casi exclusivamente en torno a la defensa de la capital insular. Menéndez y sus oficiales daban por seguro que los ingleses atacarían Puerto Argentino directamente, con un asalto anfibio; por eso habían orientado sus líneas defensivas sobre la costa y habían previsto que la Fuerza de Tareas «Mercedes» debía ser helitransportada para reforzar la capital.
  9. Ruiz Moreno, op. cit. Según este autor, mister Heardcastle (nombre del administrador) facilitó a los británicos información sobre las defensas argentinas, en especial la ubicación de los campos minados.
  10. a b c d e Ruiz Moreno, op. Cit.
  11. a b Ruiz Moreno, op. cit
  12. Paul Eddy y Magnus Linklater, “Una cara de la moneda” (ver bibliografía)
  13. a b Eddy y Linklater, op cit
  14. Los misiles Milán estaban diseñados para destruir tanques, y fue en esta batalla donde por primera vez se los empleó contra posiciones de infantería, con resultados devastadores. Los misiles Blowpipe cumplían la función de defensa aérea y también fueron empleados con éxito por los argentinos durante la guerra pero no en esta batalla.
  15. Esta unidad fue llevada al istmo al atardecer del 28 de mayo y participó en el bloqueo de las tropas argentinas acorraladas en Goose Green, pero no intervino en los combates del 27 y 28 de mayo.
  16. Guerra de Malvinas Regimiento de Infanteria 12
  17. Comandos en Acción, Isidoro Jorge Ruiz Moreno, Ed EMECE, 1986
  18. The men of Co. C/RI 25 fought with courage, perseverance and effectiveness at San Carlos and Goose Green ... a regiment that received a good deal of special forces training under the energetic command of LtCol. Seineldín The Military Sniper Since 1914, Martin Pegler, p. 63, Osprey Publishing, 2001
  19. a b c d e f g Aldea, David. http://ehis.ebscohost.com/ehost/detail?sid=3978c33d-ef26-438a-bb11-33fbfc507e03%40sessionmgr4&vid=1&hid=23&bdata=JnNpdGU9ZWhvc3QtbGl2ZQ%3d%3d#db=f5h&AN=6097379 (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión). Blood and Mud at Goose Green. Military History Magazine, abril 2002 (en inglés)
  20. Recordemos que la Compañía B estaba en la zona de Puerto Argentino al iniciarse la batalla.
  21. Esta unidad estaba disminuida pues su jefe y cuarenta hombres, integrantes del Equipo de Combate «Guemes», se encontraban en Puerto Argentino tras haber combatido a las fuerzas de desembarco en San Carlos.
  22. En el Ejército Argentino una compañía se divide en secciones; una sección de tiradores consta aproximadamente de 45 hombres. La sección de Aliaga tenía un total de 37 soldados.
  23. Estos refuerzos no fueron empleados directamente en la batalla. El primer refuerzo constaba de 60 soldados y el segundo, de 108 soldados.
  24. Los obuses Oto Melara de 105 mm del Ejército Argentino tenían un alcance de 10 km, insuficiente para alcanzar el blanco designado, por lo cual debieron ser adelantados. El acarreo a mano fue consecuencia de haberse atascado en el pantanoso suelo malvinense los vehículos Land Rover utilizados.
  25. Ruiz Moreno, op. cit. Los soldados de la Compañía A estaban agotados, pues durante toda la noche del 26 al 27 de mayo debieron cavar posiciones y transportar a brazo sus elementos.
  26. Eddy y Linklater, op. Cit. Jones, sumamente enfurecido, decía que iba a llevar a juicio a la BBC y al Ministerio de Defensa, bajo la acusación de “homicidio”.
  27. Versión oficial del Ejército Argentino, difundida en el sitio web de la Infantería Argentina. Algunas fuentes británicas dan una versión diferente aunque sin demasiados detalles: dicen que la patrulla argentina emboscada se trasladaba en un Land Rover “celeste y blanco” requisado a los isleños y que realizaba un “patrullaje de rutina entre Darwin, Burntside House y Camilla Creek”. Dice que soldados argentinos resultaron heridos en la acción, pero no da detalles del combate.
  28. Pook, Jerry (2007). RAF Harrier Ground Attack-Falklands. Pen & Sword Books ltd., p. 109. ISBN 978-1-84415-551-4 (en inglés)
  29. Jackson, Robert (1985). The RAF in action: from Flanders to the Falklands. Blandford Press, p. 156. ISBN 0713714190 (en inglés)
  30. Van der Bijl, Nicholas (1999). Nine battles to Stanley. Leo Cooper, p. 127. ISBN 0850526191 (en inglés)
  31. Estas piezas tenían un alcance de 17 kilómetros, casi el doble que las piezas argentinas.
  32. Con relación al horario de inicio del ataque, coinciden las fuentes argentinas y británicas en que se inició a las 02:30. Sin embargo, una fuente británica (ver sitio web en bibliografía) da como hora inicial las 03:30 del 28 de mayo.
  33. Reassessing the Fighting Performance of Conscript Soldiers during the Malvinas/Falklands War
  34. Ruiz Moreno, op. Cit. Lo mismo dice el sitio web de la infantería argentina (ver bibliografía).
  35. Reassessing the Fighting Performance of Conscript Soldiers during the Malvinas/Falklands War
  36. Chris Waddington … tomó bastante mal aquel episodio … comenzó a gritar y gritar… Entonces Neame vino … y le dijo unas pocas palabras. Spearhead Assault: Blood, Guts and Glory on the Falklands Frontline, John Geddes, pp. 200-201, Arrow Books, 2008
  37. Partes de Guerra: Malvinas 1982, Graciela Speranza, Fernando Cittadini, p. 138. Editorial Norma, 1997
  38. «La carta que conmueve a todos». La Nación. 7 de julio de 1999. 
  39. La Batalla Por las Malvinas, Ed EMECE, pag. 264.
  40. Según Ruiz Moreno y otros, la Compañía A del Teniente Manresa había quedado reducida a la mitad
  41. Estos hombres son los que lucharon en el combate de San Carlos contra las fuerzas de desembarco británica
  42. Martín Antonio Balza (1986). Malvinas: Relatos de Soldados. Círculo Militar. p. 19. «Aproximadamente a las 13, se inició el contraataque con un frente de unos 450 metros, con la sección Gato a la derecha (con el jefe de Compañía) y con la sección Romeo a la izquierda (con el subteniente Gómez Centurión)». 
  43. Véase Eddy y Linklater, op. cit.
  44. a b c Eddy y Linklater, op. Cit.
  45. Ruiz Moreno, op. Cit. Toma como referencia el libro No picnic del brigadier Julian Thompson. Según esta fuente, los británicos habían esperado «tomar el desayuno en Goose Green» al amanecer del 28 de mayo.
  46. Partes de Guerra: Malvinas 1982, Graciela Speranza, Fernando Cittadini, p. 139. Editorial Norma, 1997
  47. John Wilsey (2002). H. Jones VC: The Life and Death of an Unusual Hero. Hutchinson. «Había tomado alrededor de seis horas para desalojar a los argentinos de su terreno vital - que dice mucho de su tenacidad.» 
  48. Martín Antonio Balza (1986). Malvinas: Relatos de Soldados. Círculo Militar. p. 19. «Aproximadamente a las 13, se inició el contraataque con un frente de unos 450 metros, con la sección GATO a la derecha (con el Jefe de Compañía) y con la sección ROMEO a la izquierda (con el Subteniente GOMEZ CENTURION).» 
  49. Fitz-Gibbon, p. 147
  50. "As the British C Company moved down the forward slope of Darwin Ridge, however, 2nd Lt. Braghini brought his 35mm guns into play, killing one man and wounding 11." Aldea, David (2002), Blood and Mud at Goose Green (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).. The Free Library, Weider History Group
  51. "As for the rear platoon, according to Middlebrook War World I-style understanding of tactics, they actually failed their duty - they withdrew back over the crest. They had taken several casualties including three machine gunners and the platoon sergeant. 3 platoon were to take no further part in the action that day." Fitz-Gibbon, pp. 147–148
  52. Reynolds, David (2002). Task force: the illustrated history of the Falklands War. Sutton, p. 150. ISBN 0-7509-2845-X (en inglés)
  53. "Goose Green: The Argentinian Story"
  54. Para la versión británica sobre el incidente de la bandera blanca, véase Eddy y Linklater, op. Cit. Allí se deja abierta la posibilidad de que se tratara de una confusión propia de la batalla, y que quienes mataron al teniente Barry no se habían percatado que otros argentinos se estaban rindiendo. Pese a todo, en el momento los paracaidistas lo tomaron como un truco traicionero de los defensores. La versión argentina se encuentra en Fernández Reguera, La Guerra de las Malvinas (ver bibliografía)
  55. "Lieutenant Waddington and a handful of others from 11 Platoon [from D company] progressed beyond the burning schoolhouse, but were stopped by fire from Goose Green. The same happened to the Patrols elements [From C company]. Farrar says he remembers 'engaging fleeing enemy along the shoreline', but that patrols eventually had to disengage after the Argentines 'set about systematically demolishing' the schoolhouse with AAA fire." Fitz-Gibbon, p. 157
  56. Aproximadamente a las 13, se inició el contraataque con un frente de unos 450 metros, con la sección GATO a la derecha (con el Jefe de Compañía) y con la sección ROMEO a la izquierda (con el Subteniente GOMEZ CENTURION). Malvinas: Relatos de Soldados, Martín Antonio Balza, p. 19, Círculo Militar, 1986
  57. Not Mentioned in Despatches: The History and Mythology of the Battle of Goose Green, Spencer Fitz-Gibbon, p. 151, Lutterworth Press, 1995
  58. Los pormenores del debate entre los oficiales argentinos esa noche están detallados en la obra de Ruiz Moreno “Comandos en acción”.
  59. Regimiento de Infantería 12 (Programa 111 - 13 de abril 2016)
  60. These were often simple devices, as Major Lucas showed me up on Mount Longdon, like grenades without a safety pin leant against another object, ready to explode when dislodged, or two grenades linked together for maximum effect. Lance-Corporal Budhaprasad Limbu of 1st/7th Gurkhas was killed by such an object in the early aftermath, while clearing the Argentinian trenches at Goose Green. Falklands Aftermath, Edward Fursdon, p. 24, Pen & Sword, 1988
  61. Al parecer la confusión surgió de contabilizar como fallecidos al total de bajas, incluyendo los heridos. Testigos presenciales dijeron que en la fosa común donde sepultarona los vencidos no había 250 cadáveres. De todos modos, hasta que se rectificó la cifra la confusión provocó angustias. El periodista argentino Nicolás Kasansew, en su obra citada, menciona las dudas que la confusión de cifras le causaba: “¿se habían equivocado tan fieramente al contar o es que algo había pasado después de la batalla?” (ver su obra citada en bibliografía)Eddy y Linklater mencionan la cifra de 250 muertos.
  62. «Argentina claims hit on carrier, The Windsor Star. 31/05/1982». 
  63. Las fuentes argentinas cuestionaron seriamente la cifra de bajas británicas, aduciendo que el número real era más alto. La cifra la da Gordon Smith en su obra citada en bibliografía, mientras que Eddy y Linklater hablan de 18 muertos británicos.
  64. "We had previously arranged for a message to be sent to Argentina requesting the Bahia Paraiso to rendezvous with our hospital ship SS Uganda in an area which we have set aside for Hospital Ships some 30 miles north of Falklands Sound. 140 wounded Argentine servicemen — who are receiving medical attention on board the UGANDA — will be transferred to the Argentine ship for an early return home." The Falklands War: The Official History, p.44, Latin American Newsletters, 1983
  65. "Towards the end of May Uganda entered Falkland sound to evacuate casualties, and some days later met the Argentine Bahia Paraiso, 30 miles north of Falkland Sound were 140 casualties were transfered." Jane's Merchant Shipping Review, p. 68, A. J. Ambrose, Janes, 1983
  66. Del inglés “kelp” (alga). Este apodo proviene de antes de la guerra, pues los soldados británicos de guarnición en Malvinas acostumbraban llamar así a los isleños; durante la guerra de 1982 los argentinos adoptaron el término, que incluso actualmente se utiliza en Argentina como sinónimo de “malvinense”, ignorándose el sentido que tenía originalmente.
  67. Nicolás Kasanzew en su obra “Malvinas a sangre y fuego” destaca la amargura que esta derrota provocó en las tropas argentinas de la capital insular.
  68. Desde el primer momento los británicos declararon que “450 paracaidistas habían derrotado a 1,600 argentinos” (tal como lo refieren Eddy y Linklater en su obra).
  69. Los británicos perdieron un Harrier y los argentinos perdieron un Aermacchi y un Pucará (otro se estrelló en el vuelo de regreso). En cambio el apoyo de los helicópteros fue más efectivo: los británicos pudieron transportar su artillería y refuerzos casi hasta la primera línea, en tanto que los argentinos lograron llevar también importantes refuerzos.
  70. El derribo de un Gazelle por un Pucará argentino fue la única victoria aire-aire argentina confirmada por fuentes británicas
  71. En este caso se emplearía la 4.ª Brigada de Infantería Aerotransportada con base en Córdoba, la cual integraba la reserva estratégica de los argentinos. La artillería que combatió en Prado del Ganso pertenecía a esta Brigada.

Bibliografía[editar]

  • Ruiz Moreno, Isidoro J. (2007). Comandos en acción (1ª edición edición). Buenos Aires: Booket. ISBN 978-987-580-182-0. 
  • Kasanzew, Nicolás (1983). Malvinas a sangre y fuego (4ª edición edición). Buenos Aires: Abril. ISBN 950-10-0078-8. 
  • Paul Eddy; Magnus Linklater (1983). Una cara de la moneda (1ª edición edición). Buenos Aires: Hyspamerica. ISBN 950-614-020-0. 
  • Fernández Reguera, José (1987). La Guerra de las Malvinas (versión argentina) (1ª edición edición). Buenos Aires: Ediciones Fernández Reguera. 
  • Fitz-Gibbon, Spencer (1995). Not Mentioned in Dispatches (1ª edición edición). James Clarke and Co. ISBN 0718830164.  (en inglés)

Enlaces externos[editar]