Compañía de Comandos 602

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Compañía de Comandos 602
Activa 21 de mayo de 1982
País Bandera de Argentina Argentina
Rama militar Bandera del ejército de Argentina Ejército Argentino
Tipo Infantería
Misión Comandos
Parte de Agrupación de Fuerzas de Operaciones Especiales
Asiento Córdoba, Argentina
Comandantes
Comandantes
notables
Aldo Rico
Guerras y batallas
Guerra de las Malvinas
Batalla del monte Kent
Combate de Top Malo House

La Compañía de Comandos 602 es una subunidad de comandos del Ejército Argentino. Su base está en Córdoba e integra la Agrupación de Fuerzas de Operaciones Especiales.[1][2]

Se creó en mayo de 1982 por la guerra de las Malvinas.[3]

Historia[editar]

Guerra de las Malvinas[editar]

La Compañía de Comandos 602 nació por motivo de la guerra de las Malvinas e iniciativa del mayor Aldo Rico, que fue además su primer jefe. El 18 de mayo de 1982 se solicitó la creación de una segunda compañía de comandos al jefe del Estado Mayor General del Ejército, general de división José Antonio Vaquero, quien aprobó el proyecto el día 21.[4]

Los comandos citados se reunieron en la Escuela de Infantería en Campo de Mayo. El mayor Rico eligió a los efectivos para formar la compañía. La Jefatura I del Estado Mayor General del Ejército (EMGE) citó a los militares elegidos.[5]

El 24 de mayo los comandos comenzaron a reunirse en la Escuela de Infantería.[6]​ El 26 de mayo el mayor Rico recibió orden de embarcar ese mismo día en el Aeropuerto El Palomar. Aviones de la Fuerza Aérea Argentina trasladó al contingente a Comodoro Rivadavia.[7]

La Compañía carecía de efectivos habilitados para utilizar los misiles antiaéreos Blowpipe. El mayor Rico resolvió que algunos realizaran un cursillo acelerado, lo cual dos oficiales comenzaron voluntariamente el 26 de mayo. Igualmente, el jefe de la Compañía previendo cualquier contingencia incorporó a un oficial y tres suboficiales apuntadores de Blowpipe. Los suboficiales provenían de la II Brigada de Caballería Blindada y contaban con tres soldados. Esta sección de Blowpipe no participaría de las operaciones de los comandos: quedó en inmediaciones de Puerto Argentino para emboscadas antiaéreas.[8]

La Compañía 602 se constituyó por tres secciones de asalto. Se nombró jefes de las mismas a los tres capitanes más antiguos de la Compañía: José A. Vercesi de la primera; Tomás Fernández de la segunda; y Andrés Ferrero de la tercera. Se designó al capitán Jorge A. Durán oficial de Operaciones.[8]

La Compañía 602 quedó constituida por un jefe, 22 oficiales y 15 suboficiales, más un oficial y siete suboficiales agregados.[9]

En un C-130 Hercules de la FAA la Compañía 602 arribó al Aeropuerto de Puerto Argentino el 27 de mayo a la tarde.[10]​ Los efectivos al mando del mayor Rico se reunieron en un gimnasio de la ciudadela con la Compañía de Comandos 601 conducida por el mayor Mario Castagneto. El jefe de la Compañía 602 se presentó al gobernador militar Mario Benjamín Menéndez, quien le indicó que se pusiera a órdenes del general de brigada Omar Edgardo Parada, comandante de la III Brigada de Infantería.[11]

El 28 de mayo el escalón logístico de la Compañía voló a Puerto Argentino. El mismo día llegó un refuerzo para las compañías de comandos: el Escuadrón de Fuerzas Especiales 601 de la Gendarmería Nacional, el cual se componía por 65 efectivos.[12]

El general Parada impartió la primera orden a la Compañía 602. Una patrulla debería ocupar el monte Simmons para informar los movimientos aéreos y preparar emboscadas antiaéreas. El mayor Rico discutió la instrucción a Parada aduciendo que tal operación era inútil. Finalmente Parada se impuso y Rico impartió la orden a la 1.ª Sección al tiempo que comunicaba que la Compañía pasaba a depender del general de brigada Oscar Luis Jofre, comandante de la X Brigada de Infantería Mecanizada.[13]

El 28 de mayo los mayores Castagneto y Rico elaboraron un plan de acción conjunto: adelantar patrullas a las elevaciones que circunvalaban la capital, dejarse sonbrepasar por el avance británico y atacarlo por la retaguardia informando a Puerto Argentino sobre su composición. El jefe del Estado Mayor del Comando Conjunto, general de brigada Américo Daher, aprobó la iniciativa.[14]​ Teniendo una sección en Big Mountain y otra en el Simmons, los comandos desplegarían así: una sección de la Compañía 601 —teniente Alejandro Brizuela— en monte Estancia, una sección de la 602 —capitán Andrés Ferrero— en monte Kent y dos secciones de la 602 —capitanes Eduardo Villarruel y Tomás Fernández— en Bluff Cove Peak.[15]​ El 29 de mayo a última hora helicópteros del Ejército transportaron a las patrullas a sus destinos.[15]

Combate de Top Malo House[editar]

El mismo 29 la 1.ª Sección —capitán José Vercesi— partió al monte Simmons en helicópteros. El clima pernicioso de las Malvinas comenzó a debilitar a la Sección. Una vez establecidos en el monte los comandos detectaron helicópteros británicos de carga en Teal Inlet. Los aparatos iban desde San Carlos hacia el monte Kent. Los comandos intentaron infructuosamente comunicar la novedad al Comando superior fallando la radio.[16]​ La patrulla pasó la información a un helicóptero argentino que pasaba sobre ella casualmente. Un regimiento de infantería detectó el mensaje y lo retransmitió a la base de los comandos. El oficial de Comunicaciones Enrique Stel indicó a la patrulla replegarse a Fitz Roy.[17]​ La patrulla inició la marcha al amanecer del 30 de mayo con mucho frío. Tras cruzar el arroyo Malo decidieron refugiarse del frío y las precipitaciones fuertes en Top Malo House.[18]

La noche del 30 de mayo un puesto de observación británico detectó a la patrulla argentina en Top Malo House. Un grupo de 19 efectivos del Cuadro de Guerra para la Montaña y el Ártico al mando del capitán Rod Boswell se despachó para eliminar a la Sección de Vercesi.[19]

La mañana del 31 el grupo británico atacó con armas ligeras y pesadas a la casa. Los argentinos comenzaron a escapar de la casa para cubrirse en una zanja. Un disparo de lanzagranadas M79 mató al teniente Ernesto Espinosa en la casa. Después otra granada mató al sargento 1.º Mateo A. Sbert en la zanja.[20]

Batalla del monte Kent[editar]

La 3.ª Sección de la Compañía de Comandos 602 al mando del capitán Andrés Ferrero comenzó a trepar el monte Kent; en un punto de la ascensión el jefe se adelantó juntamente con dos comandos para reconocer el mejor acceso a la cima del cerro. El jefe encargó el resto de la fracción al teniente Horacio Lauría; estos esperaron hasta que en un momento determinado una fuerza británica procedió a emboscarlos con un fuego de ametralladoras y morteros.[21]​ El teniente Lauría respondió a los militares británicos con fuego de fusil juntamente con dos suboficiales. Poco tiempo después los tres comandos comenzaron a retirarse en la oscuridad.[22]​ El grupo de Lauría finalmente arribó a monte Estancia, donde la fracción del teniente Brizuela.[23]

Mientras tanto, el capitán Ferrero, quien ignoraba la ubicación y estado del grupo del teniente Lauría, comenzó su escape durante la pausa del fuego junto con los dos comandos que lo acompañaban al inicio del combate.[24]

Una nevada intensa favoreció el escape de los comandos argentinos.[24]

La fracción de la Compañía de Comandos 601 a cargo del teniente Alejandro Brizuela oyó los disparos y vio las bengalas del ataque sobre la sección del capitán Ferrero. La rotura de la radio durante un tropiezo impidió a la fracción comunicarse con Puerto Argentino. La radio del jefe de la 2.ª Sección, capitán Tomás Fernández, era objeto de una interferencia de la electrónica británica.[25]​ Esta Sección intentó infructuosamente establecer comunicación con la 3.ª Sección. Procedió ascendiendo el Bluff Cove Peak.[26]

Al día siguiente la 2.ª Sección envió al teniente primero Rubén Márquez y al sargento primero Oscar Blas a la cima del monte Kent, donde habían escuchado disparos. La pareja murió en combate con los enemigos tras ascender el monte.[27]​ A las 17:00 horas (UTC-03:00) la plana mayor estableció contacto con la Sección, y le ordenó replegarse.[28]

La fracción a cargo del capitán Eduardo Villarruel se encontraba en el valle existente entre el monte Kent y el Bluff Cove Peak. Una exploración rápida no pudo determinar la posición del enemigo.[29]​ Dado que los británicos habían ocupado la elevación donde habían de dirigirse, la patrulla caminó durante toda la noche a monte Estancia. En el camino se encontraron con dos suboficiales pertenecientes a la patrulla del capitán Ferrero que habían replegado solos.[29]

El 30 de mayo el resto de los comandos argentinos afectados a la operación habían de terminar el despliegue iniciado el día anterior. El primer helicóptero despegó en Puerto Argentino llevando a bordo a comandos de la Gendarmería Nacional al mando del segundo comandante Jorge San Emeterio. Un misil enemigo derribó al helicóptero cuando este pasaba por el monte Kent. La aeronave SA 330 Puma cargada también con munición de mortero cayó incendiado. Un total de seis militares argentinos murieron en la explosión posterior.[30]​ Poco tiempo después el mayor Aldo Rico canceló la operación tras la advertencia sobre la emboscada por parte de un suboficial que regresó del monte Kent.[31]

Para salvar a las secciones emboscadas en el monte Kent y en el Bluff Cove Peak, las Compañías 601 y 602 formaron una fuerza de rescate al mando de los jefes Castagneto y Rico y equipada de camionetas y motocicletas. Su plan era mostrarse a plena luz del día para que el enemigo les hiciera fuego delatando sus posiciones, a fin de rescatar a sus compañeros que se replegasen. El 31 de mayo a las 03:00 horas la columna partió a la zona.[28]

Mientras tanto, la patrulla de Fernández descendía del Bluff Cove Peak cuando dos helicópteros Sea King británicos descendieron muy cerca de su posición. Poco tiempo después el ejército enemigo inició un fuego intenso de ametralladoras y morteros contra la elevación que abandonaban los comandos argentinos. Estos comenzaron a escapar dispersándose. En la corrida los comandos argentinos sufrían caídas por las rocas mojadas; el radiooperador de la patrulla cayó prisionero tras sufrir una fuerte caída.[32]

Después del amanecer, la columna recuperó al capitán Fernández.[33]

Una docena de motocicletas al mando del mayor Castagneto se adelantaron al resto del grupo, el cual se quedó cerca del río Murrell con el mayor Rico. Poco tiempo después las motocicletas fueron objeto de un fuego preciso de morteros enemigos localizados en el monte Kent.[34]​ La avanzada argentina se encontraba en una ondulación del terreno frente a una ladera del Kent. Desde allí los militares argentinos regresaron y dieron por terminada la operación. Quedó una base de recuperación de sobrevivientes a cargo del capitán Fernando de la Serna.[35]

Secciones argentinas quedaban cercadas en monte Estancia y Bluff Cove Peak. El capitán Villarruel resolvió el 31 de mayo replegarse a Puerto Argentino para informar la posición de los enemigos, pues su fracción carecía de armas para batir al monte Kent.[35]​ Durante el trayecto el herido sargento Raimundo Viltes quedó en un refugio con el teniente primero Horacio Lauría. El capitán Andrés Ferrero hubo resuelto que Viltes quedara por demorar la marcha de la Sección.[36]​ Al grupo que replegaba se unieron los comandos que descendían del monte Estancia y Bluff Cove Peak. Cada hombre marchaba separado uno de otro por gran distancia. Alcanzaron el monte Dos Hermanas, donde encontraron al escalón del capitán De la Serna.[37]

Los comandos argentinos regresaron y rescataron al sargento Viltes y al teniente primero Lauría. Estos por su parte habían comenzado a marchar a Puerto Argentino.[38]

Una patrulla de la Compañía de Comandos 602 al mando del teniente primero Jorge Vizoso Posse realizó una misión de reconocimiento el 3 de junio. Esta patrulla observó el monte Kent desde el monte Challenger divisando un número de 30 helicópteros enemigos transportando piezas de artillería.[39]​ El teniente primero Vizoso Posse transmitió la información al comandante de la X Brigada de Infantería Mecanizada, general de brigada Oscar Luis Jofre. Este comandante desaprovechó una oportunidad a atacar a piezas de artillería británicas por un flanco desprotegido.[40]

Un fuego del Grupo de Artillería 3 del teniente coronel Martín Balza forzó la retirada de un grupo de militares británicos que ocupaban el monte Wall el 5 de junio. El fuego contó con las indicaciones de la 3.ª Sección de la Compañía 602 conducida por el capitán Andrés Ferrero. El grupo británico en el Wall tenía un puesto de observación que guiaba el bombardeo naval sobre los argentinos.[41]

Una fracción de la Compañía de Comandos 601 a cargo del teniente primero Fernando García Pinasco derrotó a una patrulla enemiga en Murrell Bridge el 6 de junio.[42]

Incursión en monte Wall[editar]

El 3 de junio, la Tropa de Exploración del teniente Chris Marwood del 42 CDO en Monte Wall, acompañada por un equipo de control aéreo de la RAF (al mando del Teniente Dennis Marshall-Hasdell), detecto una patrulla de combate del RI 4 (parte del 3.er Pelotón del subteniente Lautaro Jiménez Corbalán de la Compañía B del monte Harriet).[43]​El pelotón británico abrió fuego y dos conscriptos murieron en el choque (Celso Páez y Roberto Ledesma), y un cabo (Nicolás Odorcic) cayó alcanzado por un disparo en el casco, de uno de los francotiradores de los Marines Reales mientras se refugiaba entre las rocas.[44]

Esta acción llamó la atención hacia su expuesta posición frontal, y refuerzos argentinos del Cerro Dos Hermanas pasaron al asalto. El teniente Marshal-Hasdell recuerda que:

Nos separamos de nuestras pesadas mochilas con las radios y todo nuestro equipo. La patrulla se dispersó por un área bastante grande, con un montón de gritos, ruido y disparos tomando lugar. Los Marines abandonaron todo su equipo, y aunque nadie nos dijo, quedó claro que íbamos a retirarnos. Sin información, y probablemente teniendo que combatir en nuestro camino de salida, Dave Greedus y yo decidimos abandonar nuestro equipo, destruyéndolo lo más que pudimos. Fue suficiente con los dos aparatos de radio (HF y UHF ), ¡pero la unidad de marcación láser de objetivos HAZE fue diseñada para soportar el peso de un tanque!

El marcador láser de objetivos recuperado intacto en la incursión reveló que los Marines Reales tenían planeado destruir los búnkeres argentinos en monte Harriet, con bombas del aire guiadas por láser. De acuerdo al capitán Hugo Ranieri de la 3.ª Sección de Asalto de la Compañía de Comandos 602:

Una noche tuvimos una misión de combate, sería el 2 o 3 de junio, en el monte Wall. Salimos desde el puesto del teniente primero Carlos Alberto Arroyo, jefe de la compañía “B” en el monte Harriet, de destacada actuación, un gran oficial, para tener en cuenta ... Tomamos el armamento, nos enmascaramos y salimos hacia el Wall. Debimos andar haciendo zigzag para atravesar varios campos minados ... Habíamos coordinado fuego de artillería para las veintidós horas y teníamos que alcanzar un punto. A esa hora la primera batería empezó a batir el Wall. Cuando iba a hacer fuego la segunda batería, el mayor Aldo Rico apreció que lo iba a hacer donde estábamos nosotros. Ordenó entonces milagrosamente adelantarnos como ciento cincuenta metros a una especie de zanjón ... El mayor no quiso perder más tiempo y ordenó el asalto al monte. Pasamos al ataque y nos encontramos con que los ingleses se habían retirado abandonando todo; supongo que por el fuego de artillería. Había mucho equipo: mochilas completas, bolsas cama, cascos, telémetros laséricos, radios, baterías de radio, linternas de señales, comida, varios dispositivos de antenas. Es decir, era todo un equipo para un puesto adelantado para pasar información hacia atrás. Con sofisticados elementos además para la detección de nuestras posiciones, tanto para apuntar como para reglar la artillería.[45]


Al día siguiente los Marines Reales de la Tropa 10 volvieron a ocupar el puesto de observación del monte Wall sin ninguna oposición.[46]

Ataque a bahía Agradable[editar]

El 8 de junio, el soldado dragoneante Argentino Foremny del Grupo Antiaéreo Blowpipe de la Compañía de Comandos 602, detectó la presencia de los transportes de tropas Sir Galahad y Sir Tristram frente a las Alturas Rivadavia:

En la zona de bahía Agradable, a 35 km de nuestro lugar, alcanzamos a ver la silueta de dos buques que parecían cargueros y de ninguna manera podían ser argentinos debido al predominio inglés; después supimos que eran el Sir Galahad y el Sir Tristram. Nosotros dimos el aviso y tres horas después llegó el primer ataque aéreo. Terminó siendo el día más negro de la flota, según lo definieron los propios ingleses, ya que murieron 56 ingleses y tres argentinos.[47]

Combate en el río Murrell[editar]

En la noche del 5 al 6 de junio, la 3.ª Sección de Asalto de la Compañía de Comandos 602 del capitán Andrés Ferrero —con el mayor Aldo Rico al frente—, logró desalojar a un pelotón de unos 30 marines reales en el monte Wall bajo las órdenes del teniente Tony Hornby del Batallón de Comandos 42,[48]​ con el apoyo coordinado de fuego del Grupo de Artillería 3, capturando a un marcador HAZE láser de objetivos, aunque los comandos argentinos debieron abandonar la posición pocas horas más tarde para no quedar atrapados.

Alrededor de 02:00 hora local el 10 de junio un pelotón reforzado de 50 hombres del Batallón de Comandos 45 tanteó la posición defendida por el 3.er Pelotón al mando del subteniente Marcelo Llambías Pravaz en el Dos Hermanas Sur. Aunque los británicos no lo sabían en ese momento, la Compañía de Comandos 602 del mayor Aldo Rico reforzada por comandos de la Gendarmería Nacional se habían adelantado para tomar posiciones de emboscada en apoyo a los hombres de Llambías Pravaz esa tarde. Recuerda el teniente 1.º Enrique Stel:

Fue un día de cielo despejado, pero el Monte Harriet no se veía por el intenso fuego de Artillería inglesa, naval y de campaña que recibía. Era una gran nube de polvo que rodeaba el cerro. De la Serna nos dejo a la altura del Batallón de Infantería de Marina 5 para no poner en peligro el vehículo, uno de los pocos que teníamos.[49]

En el combate nocturno murieron los sargentos Mario Alberto Cisnero y Ramón Gumersindo Acosta y dos comandos argentinos más —el gendarme Pablo Daniel Parada, alcanzado por una esquirla en la cabeza y el teniente 1.º Jorge Vizoso Posse de la 602— quedaron heridos.

El mayor Rico a través del teniente 1.º Stel en Monte Harriet, quien actuó de intermediario con la artillería argentina, pidió fuego de apoyo, y los marines reales del teniente Stewart pronto se encontraron bajo fuerte fuego del Grupo de Artillería 3.

Al día siguiente, los hombres del subteniente Llambías Pravaz recuperaron las mochilas y el armamento que los marines reales se vieron obligados a abandonar[50]​y éstas fueron presentadas a los periodistas argentinos (Eduardo Aníbal Rotondo, Nicolás Kasanzew, Carlos García Malod, Diego Pérez Andrade y otros), en la capital malvinense quienes filmaron y fotografiaron el equipo británico.

Últimas acciones[editar]

No fue hasta la noche del 13 que el 2 PARA y el Segundo Batallón de la Guardia Escocesa tomaron Wireless Ridge y el monte Tumbledown, tras intensos combates en Wireless Ridge contra el Regimiento de Infantería 7 y el Escuadrón de Exploración de Caballería Blindado 10, a órdenes del capitán Rodrigo Alejandro Soloaga, quienes se habían replegado unas horas antes desde las laderas del Monte Longdon. Estos combates siguen hasta las primeras luces del 14 de junio, dejando en el Regimiento 7 aproximadamente 12 muertos y 100 heridos y en el escuadrón del capitán Soloaga, siete muertos (dos suboficiales y tres soldados conscriptos) y más de 20 heridos. Mientras tanto, el mayor Aldo Rico montó emboscadas para proteger el perímetro defensivo y envió a varios comandos de la patrulla del capitán Andrés Ferrero a instalar una emboscada frente al monte William.

Relata el teniente primero Horacio Fernando Lauria:

En una de esas misiones raras, nos mandaron con el teniente primero Horacio Guglielmone a instalarnos una noche, quinientos metros adelante del Batallón de Infantería de Marina 5, los más cerca de los ingleses, para brindar seguridad y obtener información. Espalda contra espalda, solos, estábamos atentos con gran temor a los gurkhas, sin pestañear siquiera. Había sido una fuerte acción psicológica del enemigo, y todos teníamos una gran obsesión por miedo a ser degollados: la tensión era constante. Para contrarrestar aquella campana, yo quería matar a uno con las manos, lo que me siento capaz de hacer, y cortarle una extremidad a fin de mostrarla a los soldados y disminuir su pánico.[51]

Finalmente destinados en su mayor parte durante las últimas horas de la lucha a reforzar al Grupo de Artillería de Defensa Aérea 101 del mayor Jorge Alberto Monge en la península Camber. En cercanías de los destruidos cuarteles de Moody Brook, afrontan un duro bombardeo de la artillería británica del cual resultan milagrosamente indemnes.

Después de la capitulación argentina son divididos en dos grupos, una parte de los comandos son finalmente evacuados en el buque Canberra hacia el continente. Otros, entre los cuales se encuentran sus principales oficiales, son retenidos y transportados a un improvisado campo de prisioneros en Bahía Ajax, en la zona de San Carlos para ser interrogados desde donde serán repatriados pocas semanas más tarde al continente.

Condecoraciones[editar]

Condecoraciones:[52]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Libro Blanco de la Defensa 2015 (1.ª edición). Buenos Aires. 2015. Despiegue detallado de las Fuerzas Armadas. ISBN 978-987-3689-25-3. 
  2. «Fuerza de Despliegue Rápido». Ejército Argentino (Argentina.gob.ar). Consultado el 31 de diciembre de 2019. 
  3. Ruiz Moreno, 2016, «IX».
  4. Ruiz Moreno, 2016, pp. 116-117-118-119.
  5. Ruiz Moreno, 2016, pp. 122-123.
  6. Ruiz Moreno, 2016, p. 126.
  7. Ruiz Moreno, 2016, p. 190.
  8. a b Ruiz Moreno, 2016, p. 127.
  9. Ruiz Moreno, 2016, p. 130.
  10. Ruiz Moreno, 2016, p. 195.
  11. Ruiz Moreno, 2016, p. 197.
  12. Ruiz Moreno, 2016, p. 199.
  13. Ruiz Moreno, 2016, pp. 201-202.
  14. Ruiz Moreno, 2016, pp. 206-207.
  15. a b Ruiz Moreno, 2016, p. 208.
  16. Ruiz Moreno, 2016, pp. 256-257-258.
  17. Ruiz Moreno, 2016, p. 259.
  18. Ruiz Moreno, 2016, pp. 260-261-262.
  19. Ruiz Moreno, 2016, pp. 263-264-265.
  20. Ruiz Moreno, 2016, pp. 265-266-267-268.
  21. Ruiz Moreno, 2016, pp. 277-278.
  22. Ruiz Moreno, 2016, p. 282.
  23. Ruiz Moreno, 2016, p. 286.
  24. a b Ruiz Moreno, 2016, p. 279.
  25. Ruiz Moreno, 2016, p. 285.
  26. Ruiz Moreno, 2016, p. 283.
  27. Ruiz Moreno, 2016, pp. 283-284.
  28. a b Ruiz Moreno, 2016, p. 293.
  29. a b Ruiz Moreno, 2016, p. 287.
  30. Ruiz Moreno, 2016, pp. 291-292.
  31. Ruiz Moreno, 2016, pp. 292-293.
  32. Ruiz Moreno, 2016, pp. 294-295.
  33. Ruiz Moreno, 2016, p. 296.
  34. Ruiz Moreno, 2016, p. 297.
  35. a b Ruiz Moreno, 2016, p. 298.
  36. Ruiz Moreno, 2016, p. 300.
  37. Ruiz Moreno, 2016, p. 301.
  38. Ruiz Moreno, 2016, p. 305.
  39. Ruiz Moreno, 2016, pp. 318-319.
  40. Ruiz Moreno, 2016, p. 320.
  41. Ruiz Moreno, 2016, pp. 326-327.
  42. Ruiz Moreno, 2016, pp. 334-335.
  43. 5th Infantry Brigade in the Falklands 1982. Nicholas Van der Bijl, David Aldea. p. 166. Leo Cooper, 2003
  44. ¡Volveremos!, Jorge R. Farinella, p. 110, Editorial Rosario, 1984
  45. Médico y capitán en las Islas Malvinas
  46. 5th Infantry Brigade in the Falklands 1982. Nicholas Van der Bijl, David Aldea. p. 167. Leo Cooper, 2003
  47. Foremny: “Vamos a recuperar Malvinas, aunque lleve décadas o generaciones”
  48. 5th Infantry Brigade in the Falklands 1982, Nick van der Bijl y David Aldea, p. 167, Leo Cooper, 2003
  49. Comandos en Acción: El Ejército en Malvinas, p. ?, Editorial San Martin, 1987
  50. Malvinas: Relatos de Soldados, Martín Balza, p. 120, Círculo Militar, 1985
  51. Comandos en Acción: El Ejército en Malvinas, p. 366, Editorial San Martin, 1987
  52. Ruiz Moreno, 2016, pp. 457-458.

Bibliografía utilizada[editar]

  • Ruiz Moreno, Isidoro J. (2016). Comandos en acción (2.ª edición). Buenos Aires: Claridad. ISBN 978-950-620-312-2. 

Enlaces externos[editar]