Toma de la residencia del embajador de Japón en Lima

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Toma de la residencia del embajador japonés en Lima
Conflicto armado interno en Perú
Fecha 17 de diciembre de 1996 - 22 de abril de 1997
Lugar Residencia del embajador de Japón en Lima, capital del Perú.
Coordenadas 12°05′29″S 77°02′58″O / -12.09138889, -77.04944444


Coordenadas: 12°05′29″S 77°02′58″O / -12.09138889, -77.04944444
Causas Atentado terrorista
Resultado Liberación de la casi totalidad de rehenes y muerte de todos los terroristas
Beligerantes
Flag of Peru (war).svg Fuerzas Armadas de Perú Flag of the MRTA.svg MRTA
Comandantes
Juan Valer Sandoval Néstor Cerpa Cartolini
Fuerzas en combate
800 y luego 72 rehenes 14 terroristas
Bajas
2 comandos, 1 rehén 14

La toma de la residencia del embajador japonés en Lima comenzó el 17 de diciembre de 1996 en Lima, Perú, cuando 14 miembros de la organización terrorista peruana Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) tomaron como rehenes a cientos de diplomáticos, oficiales del gobierno y militares de alto rango y hombres de negocios que asistían a una celebración con ocasión del 63º aniversario del natalicio del Emperador de Japón Akihito organizada en la residencia oficial del embajador de Japón en Perú, Morihisha Aoki. Si bien, estrictamente hablando, la crisis tuvo lugar en la residencia del embajador y no en la embajada propiamente dicha, los medios y otros se referieron a ella como la crisis de rehenes de la "embajada japonesa" y es así como es conocida convencionalmente.

La mayoría de los 800 rehenes fueron liberados prontamente: todas las mujeres sin excepción fueron puestas en libertad la misma noche del 17 de diciembre. Tras ser mantenidos como rehenes por 125 días, los 72 restantes fueron liberados el 22 de abril de 1997 en una incursión de comandos de las Fuerzas Armadas de Perú, durante la cual murieron un rehén, dos comandos y todos los militantes del MRTA. La operación fue vista por la mayoría de peruanos como un gran éxito y obtuvo atención mediática en todo el mundo.

Inicialmente Alberto Fujimori por ese entonces Presidente del Perú, recibió gran crédito por salvar las vidas de los rehenes; sin embargo, desde entonces, han surgido informes que sugieren que cierto número de terroristas habían sido ejecutados sumariamente después de haberse rendido. Estos descubrimientos han sido seguidos por demandas civiles contra oficiales militares por parte de los familiares de los terroristas fallecidos. En 2005, la oficina del fiscal general de la nación en Perú imputó los cargos y ordenó el comienzo de las audiencias.[1]

Crisis de los rehenes[editar]

Inicio de la toma[editar]

La emboscada sorpresa y la toma de la residencia del embajador de Japón fue la operación de más alto perfil del MRTA en sus 15 años de historia. El ataque colocó al Perú en general y al MRTA en particular en el centro de atención mientras duró la crisis. Los invitados relataron que los terroristas hicieron volar un hoyo en la pared del jardín de la residencia del embajador alrededor de las 8:20 p.m. del 17 de diciembre de 1996.[2] [3] [4]

El complejo había estado custodiado por más de 300 oficiales de policías y guardaespaldas fuertemente armados. La residencia del embajador de Japón había sido convertida en una fortaleza por el gobierno japonés. Estaba rodeada por un muro de 3,5 metros y tenía rejas en todas las ventanas, vidrios a prueba de balas en muchas ventanas y puertas construidas para soportar el impacto de una granada. Por tanto, era un sitio fácil de defender desde el interior.

Las noticias del asalto del MRTA a la residencia del embajador causaron que la Bolsa de Valores de Lima cerrara tres horas más temprano, dado que las acciones locales se desplomaron. El sentimiento de la población peruana en general puede ser resumido con un comentario de un editorial del periódico peruano más importante: "Es un revés de al menos cuatro años. Hemos regresado a ser un país sujeto al terror." Las noticias llegaron durante un período de baja popularidad del presidente Alberto Fujimori (cayó al 40% desde el 75% a inicios de 1996), quien había recibido hasta entonces el crédito por restaurar la paz en el país luego que la actividad terrorista había cesado en gran medida a lo largo del país durante su primer mandato presidencial.[5]

La reacción gubernamental[editar]

El 22 de diciembre, Fujimori hizo su primer anuncio oficial sobre la toma de rehenes. En un discurso televisado de cuatro minutos, condenó a los asaltantes, llamó al asalto del MRTA "repugnante" y rechazó las demandas del MRTA en su totalidad. No excluyó un intento de rescate armado, pero dijo que estaba dispuesto a explorar una solución pacífica a la situación. También indicó públicamente que no necesitaba ayuda de consejeros de seguridad extranjeros, respondiendo a la especulación que circulaba en torno al Perú dirigiéndose a gobiernos extranjeros en busca de asistencia. Fujimori hizo su discurso poco después que el líder del MRTA Néstor Cerpa anunciara que liberaría gradualmente a los rehenes que no estuvieran conectados con el gobierno peruano.[5] Durante los meses siguientes, los rebeldes liberaron primero a todas las mujeres y, paulatinamente, a los demás rehenes excepto por 72 de ellos.

Demandas[editar]

En los días inmediatamente posteriores a la toma, el Comité Internacional de la Cruz Roja actuó como intermediario entre el gobierno y los terroristas. Entre los rehenes se encontraban oficiales de alto rango de las fuerzas de seguridad peruanas, incluyendo a Máximo Rivera, el jefe de la policía antiterrorista peruana, DINCOTE, y su ex jefe Carlos Domínguez. Entre los otros rehenes se encuentran Alejandro Toledo, quien más tarde se convirtió en Presidente del Perú, y Javier Diez Canseco, un congresista. Los 24 rehenes japoneses incluían a la propia madre del presidente Fujimori y su hermano menor, Santiago. El líder de los terroristas fue identificado como Néstor Cerpa, de 43 años de edad.

Los terroristas interpusieron una serie de demandas:

  • La liberación de 465 de sus miembros de las prisiones en todo el país (incluyendo a la terrorista estadounidense recientemente condenada Lori Berenson y a la esposa de Cerpa).
  • Una revisión de las reformas gubernamentales neoliberales de libre mercado.
  • Señalaron al programa de asistencia extranjera de Japón en Perú como motivo de crítica, bajo el argumento de que esta ayuda beneficiaba solo a un estrecho segmento de la sociedad.[6]
  • También protestaron contra lo que denunciaron como condiciones crueles e inhumanas en las cárceles peruanas.

El sacerdote jesuita Juan Julio Witch permaneció en cautiverio voluntariamente, a pesar que los terroristas habían considerado su liberación. El político de izquierda Javier Diez Canseco estuvo entre los 38 rehenes que fueron liberados poco después de la toma de la residencia. Él defendió al MRTA e hizo un llamado para que el gobierno negociara un acuerdo. Diez Canseco dijo que los secuestradores tenían entre "18 y 20 años de edad, quizás 21... Son un grupo de fuerzas especiales, comandos. Creo que son jóvenes que quieren vivir. No quieren morir."[5]

Al ser liberado, Alejandro Toledo dijo que lo que el MRTA quería en realidad era una amnistía que permitiría a sus miembros participar en la vida pública. Sostuvo que cualquier intento de rescatar a los rehenes por la fuerza sería "insensato", dado que estaban "armados hasta los dientes". Los cuartos de la residencia así como el techo, dijo, estaban llenos de explosivos. Añadió que los terroristas tenían armas antitanque y usaban mochilas llenas de explosivos que podían ser detonados al jalar una cuerda ubicada sobre su pecho.[5]

Negociaciones[editar]

En busca de una solución pacífica, Fujimori nombró un equipo para que sostuviera conversaciones con el MRTA que incluyó al embajador canadiense Anthony Vincent, quien había sido brevemente rehén él mismo, el arzobispo Juan Luis Cipriani y un delegado del CICR, este equipo estuvo presidido por el entonces Ministro de Educación Domingo Palermo Cabrejos. Fujimori incluso habló con el líder cubano Fidel Castro, levantando especulación mediática sobre un acuerdo siendo arreglado para que los rebeldes del MRTA fueran a Cuba como exiliados políticos; sin embargo, el 17 de enero se informó que las negociaciones con el MRTA se habían estancado.

A inicios de febrero, una nueva brigada de tropas peruanas fuertemente equipada tomó las riendas de la vigilia de la embajada, al reproducir música militar a alto volumen y hacer gestos provocativos a los rebeldes, quienes respondieron con una ráfaga de disparos. Esto llevó a que el Primer Ministro de Japón Ryūtarō Hashimoto recomendara públicamente al Perú a refrenarse de tomar riesgos innecesarios que podían hacer peligrar la vida de los rehenes. Los líderes japoneses presionaron a Fujimori para que alcanzara algún tipo de acuerdo negociado con los rebeldes del MRTA para asegurar la liberación segura de los rehenes. Posteriormente, Fujimori se reunió con Hashimoto en Canadá, tras lo cual ambos líderes anunciaron que estaban de acuerdo sobre cómo manejar la situación de los rehenes, pero proveyeron de pocos detalles.[7]

El 10 de febrero, Fujimori viajó a Londres, donde anunció que el propósito de su viaje era "encontrar un país que diera asilo al grupo del MRTA". Los observadores notaron que esta petición de que se concediera asilo político al grupo del MRTA contradecía su posición previamente manifestada de que los del MRTA no eran guerrilleros, sino terroristas. El 11 de febrero, Fujimori declaró que "las prisiones peruanas están construidas de acuerdo con estándares internacional para terroristas." Además, asistió a reuniones de negocios que describió a su audiencia local como un "ejercicio en reasegurar a los inversionistas internacionales."[8]

La solución militar[editar]

En febrero, el periódico peruano La República informó la existencia de un "plan de intervención" secreto del gobierno, que involucraba la participación directa de fuerzas militares estadounidenses. El plan fue supuestamente concebido por la Agencia de Inteligencia Militar peruana y fue presentado al presidente Fujimori. El 17 de febrero, The New York Times escribió: "La participación de los Estados Unidos en el asalto es crucial, según el plan, que dice que los comandos provendrían de la Escuela de Comandos del Ejército Peruano y del Comando Sur de los Estados Unidos, con base en Panamá."[9]

El MRTA suspendió las conversaciones con el gobierno en marzo cuando informaron haber escuchado ruidos fuertes provenientes de debajo del suelo de la residencia. Los periódicos peruanos confirmaron las sospechas del MRTA, al informar que la policía estaba cavando túneles por debajo del edificio. La policía trató de encubrir el ruido de la excavación reproduciendo música a alto volumen desde altoparlantes y llevando a cabo maniobras con tanques ruidosas a lo largo de las calles aledañas.[10]

Según el New York Times, el embajador canadiense Anthony Vincent sostuvo "en retrospectiva, algunos creyeron que la comisión de garantes [de la cual era un miembro] había servido poco más que como una cubierta para dar [a Fujimori] el tiempo de poner en su lugar los elementos físicos y políticos necesarios para un asalto";[11] él creía que "ambas partes estaban cerca a llegar a un acuerdo" cuando Fujimori optó en su lugar por un asalto militar.[11]

Operación Chavín de Huantar[editar]

Preparaciones[editar]

En preparación para el asalto, uno de los rehenes, el almirante de la Marina de Guerra del Perú Luis Giampietri (más tarde elegido Vice presidente del Perú para el período 2006-2011), quien fue un experto en operaciones de inteligencia y comando, fue provisto de una radio miniatura y se le dieron instrucciones cifradas para que advirtiera a los rehenes diez minutos antes de que comenzara la operación militar y les dijera que se mantuvieran lo más lejos posible de los miembros del MRTA.

Los rehenes llevaron ropa de colores claros para que pudieran ser distinguidos fácilmente de los insurgentes vestidos de oscuro durante el asalto planificado. El mismo Cerpa ayudó involuntariamente con esta parte del proyecto cuando, al escuchar ruidos que le hacían sospechar que un túnel estaba siendo cavado, ordenó a todos los rehenes ubicarse en el segundo piso.

Además, se había pasado de contrabando sofisticados micrófonos y cámaras de video en miniatura al interior de la residencia, escondidos en libros, botellas de agua y juegos de mesa. A Giampietri y a otros oficiales militares entre los rehenes se les dio la responsabilidad de colocar estos dispositivos en lugares seguros alrededor de la casa. Al escuchar a escondidas a los comandos del MRTA con la ayuda de estos dispositivos de alta tecnología, los planificadores militares observaron que los insurgentes habían organizado su seguridad de manera cuidadosa y estaban particularmente alertas durante las noches; sin embargo, cada tarde, ocho de los miembros del MRTA, incluyendo cuatro líderes, jugaban fútbol al interior de la residencia por alrededor de una hora.

Más tarde, Fujimori reveló un modelo a escala de la residencia que fue especialmente construido para preparar la operación de rescate que incluía túneles desde las casas adyacentes usados por los comandos para ingresar al edificio.[12]

Asalto de fuerzas especiales[editar]

El 22 de abril de 1997, más de cuatro meses después del inicio de la toma, un equipo de 140 comandos peruanos, se reunieron en una unidad secreta ad-hoc que había recibido el nombre de Chavín de Huantar (en referencia a un sitio arqueológico peruano famoso por sus corredores subterráneos) montaron un asalto dramático sobre la residencia. A las 15:23, se inició la Operación Chavín de Huántar.

Tres cargas explosivas explotaron casi simultáneamente en tres habitaciones diferentes del primer piso. La primera explosión se ubicó al medio de la habitación donde estaba teniendo lugar el juego de fútbol. De inmediato, tres terroristas resultaron muertos (dos de los hombres que participaban del juego y una de las mujeres que los observaba desde la línea de banda). A través del hoyo creado por la explosión y las otras dos explosiones, 30 comandos ingresaron al edificio, a la caza de los miembros sobrevivientes del MRTA para detenerlos antes de que pudieran alcanzar el segundo piso.

Se realizaron otros dos movimientos simultáneamente con las explosiones. En el primero, 20 comandos lanzaron un asalto directo en la puerta de entrada para unirse a sus camaradas al interior de la sala de espera, donde estaba ubicada la escalera principal hacia el segundo piso. En su paso, encontraron a las otras dos terroristas mujeres cuidando la puerta del frente. Detrás de la primera ola de comandos que asaltaron la puerta llegó otro grupo de soldados que llevaba escaleras, las cuales ubicaron contra las paredes posteriores del edificio.

En el último movimiento del ataque coordinado, otro grupo de comandos emergió de dos túneles que habían llegado hasta el jardín trasero de la residencia. Estos soldados ascendieron rápidamente las escaleras que habían sido colocadas para ellos. Sus tareas consistieron en hacer volar una puerta a prueba de granadas del segundo piso, por medio de la cual serían evacuados los rehenes, y hacer dos aberturas en el techo para poder matar a los miembros del MRTA en el segundo piso antes de que tuvieran tiempo de ejecutar a los rehenes.

Al final, todos los 14 terroristas del MRTA, un rehén (Dr. Carlos Giusti Acuña, vocal de la Corte Suprema) y dos soldados (teniente coronel Juan Valer Sandoval y teniente Raúl Jiménez Chávez) murieron en el asalto.

Según la Agencia de Inteligencia de la Defensa de los Estados Unidos (DIA), el emerretista Roli Rojas fue descubierto intentando huir de la residencia mezclado con los rehenes. Un comando lo detuvo, lo llevó a la parte trasera de la casa y lo ejecutó con una ráfaga que voló la cabeza de Rojas.[13] El cable de la DIA sostiene que el intento del comando había sido disparar una sola vez a la cabeza de Rojas y debido al error el comando debió esconder parcialmente el cuerpo de Rojas bajo el de Néstor Cerpa. El cable dice también que otra miembro mujer del MRTA fue ejecutada después del asalto.

Rol de Fujimori en el asalto[editar]

Según el informe de la Agencia de Inteligencia de la Defensa, Alberto Fujimori ordenó personalmente a los comandos que participaron en el asalto "no tomar a ningún MRTA con vida".[13]

Mientras los comandos derribaban la bandera del MRTA que había estado ondeando en el techo de la embajada, Fujimori se unió a algunos de los ex rehenes para cantar el Himno Nacional del Perú.[14] La televisión peruana también mostró a Fujimori caminando entre los terroristas muertos; algunos de cuyos cuerpos estaban mutilados.[15] Fujimori fue fotografiado parado sobre los cuerpos de Néstor Cerpa y Roli Rojas en la escalera principal de la residencia y la cabeza destrozada de Rojas es perceptible en la fotografía. Poco después, el presidente Fujimori fue visto en un bus a través de Lima que llevaba a los rehenes liberados.[16]

La victoria militar fue publicitada como un triunfo político y usado para reforzar su postura de línea dura contra los grupos terroristas. Sus índices de popularidad se duplicaron rápidamente hasta alcanzar cerca del 70% y fue aclamado como un héroe nacional.[17] "Tenía que venir el clima de la época. La operación fue tan exitosa que no había oposición. Los peruanos lo adoraron", dijo Luis Jochamowitz, autor de una biografía de Fujimori. En una reflexión sobre el asalto pocos días después, el poeta Antonio Cisneros dijo que se había dado a los peruanos "un poco de dignidad. Nadie esperaba esta eficiencia, esta velocidad. En términos militares, fue un trabajo del Primer Mundo, no del Tercer Mundo."[17]

Fujimori se llevó el crédito personal por la operación. En una entrevista en la edición de El Comercio del 17 de diciembre de 1997, Fujimori declaró que poco después que la residencia del embajador fuese tomada, él planeó la operación junto con el Servicio de Inteligencia Nacional del Perú comandada por Julio Salazar y Vladimiro Montesinos y el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas bajo el mando del general del Ejército Nicolás de Bari Hermoza Ríos.[18]

Participación internacional[editar]

Surgieron informes sobre la ayuda que habrían dado los Estados Unidos e Israel a los militares peruanos para preparar el asalto. El vocero del Departamento de Estado de los Estados Unidos Nicolas Burns sostuvo que el gobierno norteamericano no tuvo una participación directa en el asalto; sin embargo, el ex agente del FBI Bob Tauber dijo a CNN el 23 de abril que las tropas peruanas habían sido entrenadas el diciembre anterior en un lugar no revelado de los Estados Unidos. Al comentar que los comandos peruanos realizaron precisamente lo que habían sido entrenados a actuar, Taubert dijo que estaba "muy orgulloso."[15]

La CIA no hizo comentarios cuando se le preguntó si había dado asistencia de inteligencia a los militares peruanos para preparar el asalto, pero diversos observadores señalaron que la CIA y otras agencias de inteligencia de Estados Unidos estaban profundamente involucradas en las operaciones de contrainsurgencia de los militares peruanos y que la CIA tenía una participación directa en la búsqueda masiva por parte de la policía secreta peruana que llevó a la captura de Abimael Guzmán en 1992.[10]

Detención de los cadáveres del MRTA[editar]

Cuando la operación había finalizado, los cuerpos de los terroristas fueron retirados por los fiscales militares, pues no se permitió la entrada de representantes de la Oficina del Fiscal General. Los cadáveres no fueron llevados al Instituto de Medicina Forense para la autopsia requerida por ley. Más bien, los cuerpos fueron llevados a la morgue del Hospital de Policía, donde se llevaron a cabo las autopsias. Los informes de las autopsias fueron mantenidos en secreto hasta el año 2001. No se permitió la presencia de familiares de los fallecidos para la identificación de los cadáveres y las autopsias. Los cuerpos fueron enterrados en secreto en cementerios de todo Lima.

A pesar del secretismo, la gente descubrió que el cuerpo del líder del MRTA Néstor Cerpa fue enterrado y su tumba, ubicada en el cementerio de la ladera de una colina en el distrito de Villa María del Triunfo, posteriormente se convirtió en un punto de reunión. Una mujer que se encontraba visitando la tumba de Cerpa dijo a un reportero de The New York Times que "Él luchó por nosotros, para los pobres. Mire cómo vivimos. Mire cómo morimos." Otro dijo: "Él no era un terrorista. Fue un revolucionario".[19]

Eligia Rodríguez Bustamante, la madre de uno de los terroristas y directora adjunta de la ONG APRODEH solicitó a la Fiscalía General de la Nación que adopte las medidas necesarias para identificar a aquellos que murieron durante el rescate, pero la Oficina del Fiscal General concedió su jurisdicción respecto a la identificación de los miembros fallecidos del MRTA al sistema de justicia militar.[18]

Reacción internacional[editar]

En general, la operación militar fue vista con buenos ojos por otros gobiernos. Varios presidentes de la región andina (Ernesto Samper de Colombia, Gonzalo Sánchez de Lozada de Bolivia y Rafael Caldera de Venezuela) apoyaron las decisiones de Alberto Fujimori.[20] Esta información fue hecha en una declaración pública del IX Consejo Presidencial Andino, aunque hubo algunas excepciones:

  • El 25 de abril, hubo protestas en la embajada peruana en Santiago de Chile. La policía antidisturbios lanzó gas lacrimógeno a los manifestantes y los empujó fuera de la embajada. Algunos manifestantes dijeron a los reporteros de televisión que "Nosotros rechazamos totalmente actos de tal crueldad, que nunca deben volver a ocurrir."
  • Como respuesta, el Ministro de Relaciones Exteriores chileno, José Miguel Insulza, declaró que "el gobierno chileno ha manifestado su satisfacción con el resultado de la crisis. Es verdad que debemos lamentar la pérdida de varias vidas, pero también es importante reconocer que no había otra salida posible."[21]
  • En la Ciudad de México, el 23 de abril, decenas de personas se reunieron en la Embajada del Perú para protestar. Los manifestantes lanzaron pintura roja y tomates contra el edificio, gritando "Fujimori asesino" y "América Latina está de luto." [cita requerida]
  • El 28 de abril, un artículo en The New York Times comentó sobre la dependencia del régimen en los militares, al describir a Fujimori, Montesinos y al jefe de las Fuerzas Armadas general Nicolás Hermoza Ríos como "la troika gobernante del Perú".[22]

Figuras públicas secuestrados[editar]

Cronología[editar]

  • 17 de diciembre de 1996: miembros del MRTA toman la residencia del embajador de Japón en Perú con más de 700 rehenes. Rápidamente liberan alrededor de la mitad de los rehenes.
  • 20 de diciembre (día 3): otros 38 rehenes fueron liberados.
  • 21 de diciembre (día 4): Fujimori declara que no habrá conversaciones.
  • 22 de diciembre (día 5): 255 rehenes fueron liberados.
  • 26 de diciembre (día 9): se escucha una explosión en la residencia. La policía dice que un animal detonó una mina.
  • 28 de diciembre (día 11): 20 rehenes fueron liberados.
  • 31 de diciembre (día 14): se permite a un grupo de reporteros ingresar en la residencia.
  • 21 de enero (día 35): miembros de la policía y del MRTA intercambias disparos.
  • 2 de marzo (día 75): los miembros del MRTA se niegan a recibir asilo en Cuba y en República Dominicana.
  • 22 de abril (día 126): fuerzas especiales peruanas irrumpen en la residencia. Un rehén, dos comandos y todos los miembros del MRTA resultan muertos.

Notas[editar]

  1. Peru state attorney seeks Fujimori murder charges, CNN, 9 de marzo de 2001. Acceso 10 de abril de 2007 en la página web de latinamericanstudies.org.
  2. (http://query.nytimes.com/gst/fullpage.html?res=9803E6D71631F935A15757C0A961958260
  3. http://www.emergency.com/peruhos3.htm).
  4. Andrew Reding, Peru's Fujimori -- A Latin American Pinochet with an Asian Face, Pacific News Service / Jinn Magazine, 30 de enero de 1997. Acceso: 23 de febrero de 2006.
  5. a b c d Steve Macko, Día 3 de la crisis de rehenes, EmergencyNet News Service (ENN), 19 de diciembre de 1996. Acceso: 23 de febrero de 2006.
  6. Christopher B. Johnstone, Hostage Crisis Brings Attention to Japan's Economic Presence in Peru, originally at http://www.jei.org/Archive/JEIR97/9701w4.html in Japan Economic Institute Weekly Review, No. 1 — 10 de enero de 1997. Archivado en Internet Archive, acceso: 27 de marzo 2005.
  7. Jon Miller, Peruvian Hostage Crisis, 7 de febrero de 1997. Forum en línea del programa "NewsHour" del Public Broadcasting Service. Acceso: 23 de febrero de 2006.
  8. Adolfo Olaechea, Imperial Surrealism, Maoist Sojourner, 10 de febrero de 1997. Acceso: 23 de febrero de 2006.
  9. Citado en Peru's Embassy Massacre, Revolutionary Worker #905, 4 de mayo de 1997. Acceso: 23 de Feb de 2006. El artículo original del New York Times es Calvin Sims, "Peru Officials Admit to Plan for Commando Raid on Embassy", New York Times. 17 de febrero de 1997, p. 3.
  10. a b Peru's Embassy Massacre, Revolutionary Worker #905, 4 de mayo 1997.
  11. a b Calvin Sims, Sheryl WuDunn, et al., "Talks Go in Circles, And Raid Is Readied", New York Times, 26 de abril 1997. p. 6.
  12. Peruvian President shows model of Japanese residence, BBC News, 11 de diciembre de 1997. Acceso: 24 de Feb de 2006.
  13. a b Defense Intelligence Agency. Intelligence Information Report. "IIR [REDACTED] COMMANDO EXECUTION OF MRTA HOSTAGE TAKERS AND 'TAKE NO PRISONERS' ORDER." 10 de junio de 1997. En línea en la página Web del National Security Archive aquí
  14. http://news.bbc.co.uk/onthisday/hi/dates/stories/april/22/newsid_4297000/4297347.stm 1997: Troops storm embassy in Peru], BBC News "On this day: 22 April". Acceso: 23 Feb 2006.
  15. a b John Catalinotto, After the Bloodbath, the Truth is Revealed. Workers World, 8 de mayo de 1997. Acceso: 23 Feb 2006.
  16. Jude Webber, Fujimori murder charges. Datelined "LIMA, Peru, 9 de marzo (Reuters)", sin año especificado. Reproducido en lo que parece haber sido al menos una página web semi oficial del MRTA. Acceso: 23 Feb 2006.
  17. a b http://www.latinamericanstudies.org/peru/popularity.htm Peru Ex - Leader's Popularity Falls], The Associated Press, 2 de abril de2001. Acceso: 23 Feb 2006.
  18. a b Eduardo Nicolás Cruz Sanchez et. Al., Report Nº 13/04, Peru Petition 136/03 Admissibility, Inter-American Commission on Human Rights, 27 de febrero de 2004. Acceso: 24 Feb 2006.
  19. Citado por John Catalinotto, Después del baño de sangre, la verdad es revelada. Workers World, 8 de mayo de 1997. Acceso: 23 de febrero de 2006.
  20. Historia en Reuters, Presidentes andinos apoyan a Perú, sin fecha. Acceso: 5 de marzo 2006.
  21. Roberto Candia, Reacciones de apoyo en Chile, Diario Electrónico de Copesa. Undated. Acceso: 6 de febrero de 2009.
  22. Clifford Krauss, "Rescue's Architect: Fujimori's Shadowy Alter Ego; An intelligence chief goes from political peril to 'man of the hour.'", New York Times 28 de abril de 1997. p. A6.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]