Servicio de Inteligencia Nacional del Perú

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Servicio de Inteligencia Nacional del Perú
Información
Acrónimo SIN
Fundación 27 de enero de 1960
Disolución 3 de octubre de 2000
Ámbito Nacional
Bandera del Perú Perú

El Servicio de Inteligencia Nacional o SIN fue una agencia de inteligencia del Estado Peruano.

Historia[editar]

El 21 de enero de 1960, el Presidente Manuel Prado Ugarteche creó mediante Decreto Supremo el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), en una etapa caracterizada por el triunfo de la revolución cubana, el fenómeno de la guerra no convencional, y el proceso de modernización cincuentista llevado a cabo por el Ejército.

Años después la normatividad del SIN en el Perú sería modernizada recién en 1984, durante el gobierno del Presidente Fernando Belaúnde, bajo la siempre inconveniente modalidad de legislación delegada, es decir, mediante Decretos Legislativos: el Decreto Legislativo Nº 270 del Sistema de Inteligencia Nacional – SINA, y el Decreto Legislativo Nº 271 del servicio de Inteligencia Nacional. Ambos decretos constituyen el primer intento real por institucionalizar la inteligencia peruana, creando y diseñando para tales efectos el Consejo Superior de Inteligencia – CSI, ente colegiado para la toma de decisiones del sistema de inteligencia y para promover la especialización del mismo.

En julio de 1992, el Gobierno de Emergencia y Reconstrucción Nacional de Alberto Fujimori promulgó el Decreto Ley Nº 25635, en este se especifica que el Servicio de Inteligencia Nacional (SINA) es el organismo central y rector del Sistema de Inteligencia Nacional, tiene rango ministerial, depende del Presidente de la República y se encarga de producir, integrar, dirigir, coordinar, controlar y realizar actividades de inteligencia y contrainteligencia requeridas por la Seguridad y la Defensa Nacional.

Funciones[editar]

Según el Decreto Ley Nº 25635, el Servicio de Inteligencia Nacional tiene las siguientes funciones:

  • A nivel nacional, integrar la inteligencia producida en los campos político, económico, psicosocial y militar
  • A nivel dominio o campo de actividad, producir inteligencia en los campos político, económico y psicosocial
  • Desarrollar acciones de inteligencia operativa frente a los diversos factores de perturbación que afectan la Seguridad Nacional y la Defensa Nacional.
  • Establecer los objetivos, estrategias y planes de inteligencia y contrainteligencia, así como dirigir, coordinar y controlar su ejecución, de conformidad con las políticas y criterios fijados por el Consejo de Defensa Nacional.
  • Aprobar el plan anual de actividades de los respectivos órganos de inteligencia conformantes del Sistema de Inteligencia Nacional
  • Definir, integrar y consolidar los planteamientos sobre la Doctrina de Inteligencia y Contrainteligencia del SINA
  • Planear, dirigir y controlar la ejecución de las actividades de contrainteligencia en todos sus niveles
  • Planear, dirigir y supervisar los programas de Capacitación, Investigación y Desarrollo en materia de Inteligencia y Contrainteligencia de los órganos conformantes del Sistema
  • Establecer relaciones con organizaciones homólogas de otros países en aspectos relacionados con la Seguridad y Defensa Nacional.
  • Modificar su estructura organizativa y los respectivos Cuadros para la Asignación de Personal y Presupuesto Analítico de Personal, en función de los requerimientos derivados del cumplimiento de su misión y objetivos
  • Orientar y promover la adecuada participación de los Sectores Público y Privado, a fin de obtener una oportuna y eficiente cooperación con el Sistema de Inteligencia Nacional, en cuanto a la producción de inteligencia.
  • Cumplir aquellas otras tareas, compatibles con su naturaleza, que le sean asignadas por el Presidente de la República.

Estructura[editar]

  • Alta dirección
  • Órgano de control
  • Órganos de asesoramiento
  • Órganos de Línea
  • Órganos de Apoyo
  • Órganos de Instrucción y Capacitación

Desactivación[editar]

En octubre de 2000, el servicio fue desactivado por el Presidente Alberto Fujimori luego que su jefe de facto Vladimiro Montesinos fuera descubierto pagando sobornos a importantes figuras políticas, militares y artísticas. Estas actividades delictivas estaban financiadas con recursos públicos y aparentemente con otro tipo de fuentes de dudoso origen. Por tal motivo, y debido a las irregularidades escandalosas de tipo presupuestal, la Contraloría General de la República del Perú practicó una acción de control, cuyo resultado ha sido empleado por el Poder Judicial en casi todos los procesos que se vinculan al manejo presupuestal del SIN, hasta el momento el equipo de auditoría que practicó la acción de control (Eco. Janes Rodriguez, C.P.C. Marco Milla, Abog. Raúl Ramírez, C.P.C. Jesús Torres, C.P.C. Ruben Casanova y C.P.C. Marco Guevara) siguen laborando en el Órgano Rector del Sistema Nacional de Control, siendo Rodríguez, Milla y Ramírez constantemente citados a diversas diligencias en los Juzgados Anticorrupción.

Durante el gobierno de Fujimori, el SIN estuvo rodeado de un halo de misterio por cuanto se le consideraba el principal responsable de casos de tortura, asesinatos, secuestros y actos de represión contra los opositores del gobierno fujimorista. Incluso se afirma que el SIN estaba relacionado al Grupo Colina.