Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martín

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martín
Cargacaballeria sanlorenzo.JPG

Activa 16 de marzo de 1812 - presente
País Flag of Argentina.svg Argentina
Rama Ejército Argentino
Tipo Caballería
Función Escolta presidencial
Tamaño 7 escuadrones (1000 efectivos - 400 caballos)[1]
Acuartelamiento Buenos Aires (cuartel general)
Yapeyú (destacamento)
San Lorenzo (destacamento)
Los Talas (destacamento)
Comandantes
Comandante actual Cnl Diego Martín Lopez Blanco
Comandantes
notables
José de San Martín
Alejo Bruix Flag of France.svg
Cultura e historia
Aniversarios 16 de marzo (creación del regimiento)
3 de febrero (bautismo de fuego)
Guerras y batallas
Guerra de Independencia de la Argentina
Guerra del Brasil

El Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martín (RGC) es una unidad del arma de caballería del Ejército Argentino, que actualmente se desempeña como guardia presidencial y cumple ciertas funciones protocolares.

Antecedentes[editar]

Al arribar al suelo rioplatense, el entonces teniente coronel de caballería, José de San Martín tomó noticia del deplorable estado en que se encontraba la organización militar de las Provincias Unidas del Río de la Plata, recientemente alzadas en armas contra el poder imperial de la metrópolis española. Ante esta problemática, el Gobierno Superior Provisional del país otorgó el 16 de marzo de 1812 a San Martín el grado de "teniente coronel de Caballería", y lo nombró conjuntamente "Comandante del Escuadrón de Granaderos que ha de organizarse", previendo la necesidad de conformar un cuerpo de caballería idóneo y cualificado, compuesto por voluntarios rigurosamente seleccionados, cumpliendo parámetros de conducta y personalidad muy elevados.

El Gobierno Superior Provisional, etc.—

Atendiendo á los méritos y servicios de Don José de San Martín, y á sus relevantes conocimientos militares, ha venido en conferirle el empleo efectivo de Teniente Coronel de caballería, con el sueldo de tal, desde esta fecha, y Comandante del Escuadrón de Granaderos á caballo que ha de organizarse, concediéndole las gracias, exenciones y prerrogativas que por este título le corresponden, etc. etc.—

Dado en Buenos Aires á 16 de marzo de 1812 —Feliciano Antonio Chiclana— Manuel De Sarratea— Bernardino Rivadavia— Nicolás De Herrera, Secretario.

El diseño original de los uniformes militares fue basado en el sistema militar sueco.[2]

El objetivo que perseguía San Martín con la creación de este nuevo cuerpo de Caballería no era solo el de dotar a las precarias milicias revolucionarias del Río de la Plata con una mayor cantidad de efectivos para poder contener los embates del ejército realista, sino también la constitución de una unidad militar ejemplar, dotada de los mejores soldados y oficiales con los que contara la patria nueva, y que sirviera de insignia dentro de las Fuerzas Armadas.

Desde sus inicios, se estipuló que él regimiento debía estar conformado por cuatro escuadrones de tres compañías cada uno; y fue así que bajo la estricta tutela de su jefe fundador al realizar la selección de sus integrantes, en el mes de mayo de 1812, quedó conformado el primero de sus escuadrones y sus dos compañías respectivas:

Noticia sobre el arribo de San Martín a Buenos Aires

Organización y reclutamiento[editar]

Granaderos en formación montada en la Ceremonia del 154ºAniversario del fallecimiento del General José de San Martín el 17 de agosto de 2004
Granaderos a caballo en un acto público en la ciudad de Buenos Aires.

El nuevo regimiento buscaba funcionar como ejemplo de profesionalismo y perfeccionamiento para el resto de las fuerzas. Tal aspiración se correspondería con la visión que San Martín tenía sobre el futuro mediato de las fuerzas militares modernas: confiaba en una rigurosa disciplina militar, evocada no sólo en las maniobras y el entrenamiento, sino también en la esfera social del militar, que debía funcionar como figura ejemplificadora no sólo para sus camaradas de armas sino también para el resto de la sociedad.[cita requerida] Así, quedarían delineados desde el nacimiento del Ejército, los valores y fundamentos primarios que San Martín esperaba se convirtieran en los basamentos del accionar del Ejército Argentino: la estricta disciplina y la conducta ejemplar.[cita requerida]

San Martín dispuso el reclutamiento de los hombres más aptos y estipuló un estricto código de disciplina, que hasta el día de la fecha, bajo la denominación de "Código de honor sanmartiniano", rige el accionar diario de los Granaderos a Caballo:

Uniformidad[editar]

El uniforme primitivo de este cuerpo modelo que llegó á componerse de cuatro escuadrones era el siguiente:

Jefes y oficiales. Sombrero falucho, y en cuartel, gorra azul chata ó de pastel sin visera y de galón ancho, Casaca larga de paño azul, peto acolchado, vivada con nueve botones dorados, y dos granadas de oro en el extremo de cada faldón, corbatín calzón de punto o de brin blanco bien ajustado, bota granadera con espolín, catalejo militar, y cartera pendiente al costado de una especie de bandolera donde guardaban los avíos para levantar croquis del terreno у un diario prolijo de la marcha, obligados á llevar. Espada sable de 36 pulgadas, guante de ante con manoplas, capote de paño. Silla húngara con pistoleras cubierta hasta el arzón con un chabrac de paño azul franjeado de oro con granadas de lo mismo en sus dos ángulos los que remataban en una borla balija a la grupa.

Tropa. Gorra azul de pastel sin visera, ó casco sencillo carrillera de metal escamado, granada al frente y un pompón verde, cambiado poco después por el penacho punzó alto. Casaca larga azul, vivos encarnados, con palas de bronce escamado y cuatro granadas amarillas en el extremo de los faldones, botón dorado con el sol y el lema: "viva la patria" y en el extremo del reverso "granaderos á caballo", calzón azul de paño, bota granadera con espuela de fierro; capote. Su arnés consistía en el sable corvo adelgazado á "molejón", carabina de chispa, y lanza. No permitiéndoseles caballo de diestro, el de montar era generalmente tordo, crinado, de cola al corvejón, herrado y mantenido á pienso; formando su arreo al recado del país, cubierto con un caparazón de paño azul, adornado de fajas, y dos granadas con borlas punzó en las puntas; balija de cuero. En la lista contestaba el granadero por su nombre de guerra. Ningún oficial podía tutearlo ni ocuparle en servicio alguno que no fuera estrictamente militar. Una mancha, raspón en el uniforme, un botón menos ó mal abrochado costaba un día de policía. Acostumbraban el pelo corto y la mirada más arriba del horizonte.
[3]

Código de Honor[editar]

De la misma forma en la que San Martín reclamaría de los granaderos el acatamiento de una conducta ejemplar frente a la sociedad y el Ejército, haría caso irrestricto de tales disposiciones sosteniendo como forma de vida la política de "predicar con el ejemplo".

La férrea disciplina, el culto al valor y al honor, la exigencia y rigurosidad en la instrucción física y militar quedarían entonces patentes en las siguientes disposiciones, establecidas en aquel entonces como la lista de "Delitos por los cuales deben ser arrojados los oficiales", a fin de establecer una norma de conducta para los oficiales del regimiento que sentara el ejemplo para el resto de la tropa. Esta dicta:[4]

  1. Por cobardía en acción de guerra, en la que aún agachar la cabeza será reputado tal.
  2. Por no admitir un desafío, sea justo o injusto.
  3. Por no exigir satisfacción cuando se halle insultado.
  4. Por no defender a todo trance el honor del cuerpo cuando lo ultrajen a su presencia o sepa ha sido ultrajado en otra parte.
  5. Por trampas infames como de artesanos.
  6. Por falta de integridad en el manejo de intereses, como no pagar a la tropa el dinero que se haya suministrado para ella.
  7. Por hablar mal de otro compañero con personas u oficiales de otros cuerpos.
  8. Por publicar las disposiciones internas de la oficialidad en sus juntas secretas.
  9. Por familiarizarse en grado vergonzoso con los sargentos, cabos y soldados.
  10. Por poner la mano a cualquier mujer aunque haya sido insultado por ella.
  11. Por no socorrer en acción de guerra a un compañero suyo que se halle en peligro, pudiendo.
  12. Por presentarse en público con mujeres conocidamente prostituidas.
  13. Por concurrir a casas de juego que no sean pertenecientes a la clase de oficiales, es decir, jugar con personas bajas e indecentes.
  14. Por hacer un uso inmoderado de la bebida en términos de hacerse notable con perjuicio del honor del cuerpo.

Tiempo después, y en virtud de los valores que inculcara en el Regimiento de Granaderos a Caballo, diría el mismo San Martín:

Los Granaderos a Caballo junto a la estatua de José de San Martín

De lo que mis Granaderos son capaces,
solo lo sé yo.
Quien los iguale habrá;
quien los exceda, no.

Desarrollo[editar]

El rigor en la preparación y capacitación de los efectivos exigida por San Martín a la larga retrasaría la conformación definitiva del cuerpo. No obstante, pese a las complicaciones y al apremiante transcurso del tiempo revolucionario, el 11 de septiembre de 1812 se decretó la creación del segundo escuadrón y el 5 de diciembre se dispuso la creación del tercero.

Por decreto de este día ha resuelto este gobierno la creación de un segundo escuadrón de Granaderos á caballo, á solo el mando del teniente coronel comandante don José San Martín, y lo aviso á Vds. para su inteligencia y efectos consiguientes, tomándose razón de esta orden en el Tribunal de Cuentas con anotación en la Comisaría general de guerra. Dios guarde á Vds. Buenos Aires, septiembre 11 de 1812. Nicolás De Herrera A los Ministros Generales de Hacienda.

Ya para este momento, la autoridades nacionales, hacen referencia a San Martín con el título de Comandante de Granaderos a Caballo, y fue ascendido a coronel el 7 de diciembre de 1812, fecha en que se creó el Regimiento de Granaderos a Caballo en base a los tres escuadrones.

En esta fecha se ha librado despacho de Coronel del Regimiento de Granaderos á caballo al comandante de este cuerpo don José de San Martín, á quien prevendrá V. S. forme y pase las respectivas de Comandante de escuadrones. Dios guarde á V. S. Buenos Aires, 7 de diciembre de 1812. Tomas Guido. Secretario interino. Al Jefe del Estado Mayor General.

El 3° Escuadrón se organizó en diciembre de 1812, expidiéndose el 15 de diciembre los despachos de teniente coronel a Carlos de Alvear y sargento mayor a José Zapiola. Ante el traslado de Alvear a otra unidad, el 18 de enero de 1813 fueron ascendidos: a teniente coronel Zapiola, y a sargento mayor el capitán de artillería Juan Ramón Rojas.

También en 1812 fue trasladado el regimiento desde los precarios establecimientos del "Cuartel de la Ranchería", hasta los terrenos del "Cuartel de Retiro", (en aquel momento ocupado por el Regimiento de Dragones de la Patria), más aptos para las labores de instrucción militar y entrenamiento.

El 4 de diciembre de 1812 el capitán Francisco Luzuriaga recibió el despacho de sargento mayor del regimiento, debido a que Rojas fue nombrado comandante del 3° Escuadrón. El 7 de junio de 1815 José Melián recibió los despachos de comandante del 4° Escuadrón, que se organizó.[5]

Accionar Militar[editar]

Bautismo de fuego[editar]

Escena del combate de San Lorenzo

En la noche del día 3 de febrero de 1813, tras días de marcha forzada, San Martín y los granaderos arribaron al convento de San Carlos, cuyo Guardián era el Fraile Pedro García, en San Lorenzo, provincia de Santa Fe. La incursión se enmarcaba en la misión asignada por el Gobierno de Buenos Aires al coronel del recientemente formado regimiento, en la que se le ordenaba destacar una sección de su unidad para proteger las costas del Río Paraná desde Zárate hasta Santa Fe, en prevención de posibles incursiones enemigas; en tal situación, y por la sumatoria de la más intrincada cadena de circunstancias casuales, es que San Martín toma conocimiento del futuro desembarco realista en las cercanías del convento, y decide aprestarse a su encuentro para evitar el reabastecimiento de víveres de la flota española en tierra a fin de retrasar o evitar futuros avances en tierra.

El plan de San Martín era aguardar el arribo enemigo con sus 120 granaderos al amparo de los muros del convento; frente a éste se extiende una alta planicie, muy propicia para las maniobras de caballería; más allá, el borde de un barranco acantilado, y luego unos 300 m de playa hasta la orilla. El objetivo era evitar que los españoles sospecharan su presencia, lograr que se acercaran hasta el terreno mencionado y una vez allí lanzar el ataque sin darles tiempo de organizar la defensa.

A tal fin, San Martín estudió las posiciones y disponibilidad de recursos del enemigo, y dispuso la división de su contingente en dos escuadrones: el 1º, al mando del capitán Justo Bermúdez, con órdenes de flanquear y cortar la retirada a los invasores; y el 2º, a su propio mando. El comandante arengó a sus hombres, que se hallaban a punto de combatir por primera vez, y explicó a Bermúdez que le daría las órdenes posteriores una vez en combate, otorgando a ambos escuadrones sus posiciones a izquierda y derecha del convento, a la espera de la orden de ataque.

A la señal del clarín ambos escuadrones se lanzaron sobre las líneas enemigas, formadas por unos 250 hombres dispuestos en dos columnas paralelas con el pabellón desplegado, y dos piezas de artillería al centro. Los realistas sólo atinaron a replegarse en forma desorganizada sobre las mitades de retaguardia, intentando repeler el sorpresivo poder de la carga simultánea impartida por ambos flancos de las líneas de tropa, a lo que respondieron con fuego de mosquete y bayoneta calada.

Según una tradición muy difundida, en este audaz movimiento el soldado Juan Bautista Cabral, viendo en peligro la vida de su Comandante, el Coronel San Martín, (que habría quedado atrapado bajo su caballo, muerto por la metralla enemiga, y sin posibilidades de movimiento o defensa alguna), decide lanzarse heroicamente al encuentro de una bayoneta realista a punto de atravesar al Libertador, sacrificando su propia vida en pos de la de su oficial. La leyenda le atribuye haber proferido la siguiente frase, instantes antes de morir: ¡Muero contento; hemos batido al enemigo![6]

Si bien este relato heroico está ampliamente difundido en canciones patrióticas, medios oficiales del Ejército Argentino (cuya escuela de suboficiales se denomina "Sargento Cabral", un nombre también frecuente en calles, avenidas, escuelas e instituciones argentinas), la falta de fuentes históricas hace que los historiadores duden de su veracidad.[cita requerida]

Victoria[editar]

Regimiento Granaderos a Caballo (1815).

San Martín y sus hombres triunfaron. Frente al sorpresivo embate de las fuerzas revolucionarias, los realistas, desconcertados, escaparon del campo de batalla dejando atrás su artillería, muertos y heridos, intentando vanamente reagrupar sus fuerzas cerca del borde del acantilado, sin lograr mayores éxitos gracias a la diligencia del escuadrón liderado por el Capitán Bermúdez, quien presionó a las columnas enemigas en retirada.

En menos de cuarto de hora y contando entre la nómina de bajas a veintisiete heridos y quince muertos, (entre los que cabe destacar al Capitán Bermúdez, herido de bala en la última carga de su escuadrón y al Teniente Manuel Díaz Vélez, caído por el desfiladero), el regimiento de Granaderos a Caballo y su capitán habían alcanzado la primera victoria en la guerra de emancipación argentina.

La Banda Oriental, el noroeste y el Alto Perú[editar]

Lograda aquella primigenia victoria del coronel José de San Martín en San Lorenzo, el papel del Regimiento de Granaderos a Caballo se vería destacado ante los ojos del gobierno de Buenos Aires, que decidió nombrarlo Comandante de las fuerzas de Capital, y le asignó la tarea de proteger a los recién liberados territorios de los futuros ataques realistas.

Tras las derrotas de los independentistas en Vilcapugio y Ayohuma y la retirada del ejército de Manuel Belgrano, quien trataba de retrasar el avance enemigo empleando su táctica de "tierra arrasada", San Martín debía contener a los españoles en la frontera norte y quitarles el control de Montevideo (ciudad peligrosamente cercana a Buenos Aires y que servía de punto de abastecimiento y concentración de tropas para el ejército realista). El gobierno de Buenos Aires lo envió entonces en auxilio de Belgrano, próximo a arribar a Tucumán. Para tal tarea, se destinó al 1º y 2º escuadrón del Regimiento de Granaderos a Caballo, y se le sumaron el 1º batallón del 7º Regimiento de Infantería y un contingente de 100 artilleros, quienes lograron llegar a Tucumán el 12 de enero de 1814.

En esta campaña San Martín se encontró con Belgrano en la reunión de la "Posta de Yatasto", en 1814. A partir de entonces el Regimiento protagonizó una serie de escaramuzas y encuentros armados sucesivos, haciendo uso de técnicas de combate convencional y de guerra de guerrillas. Las guerrillas de Humahuaca, Yavi, Casabindo, Toldos, Bermejo, el combate de Barrios, la emboscada del El Tejar, Puesto del Marqués, Mochara y la derrota en la Batalla de Sipe Sipe, serían las acciones en que el Regimiento se mediría contra el enemigo, luchando para asegurar el éxito de la revolución, hasta el 10 de septiembre de 1816.

Paralelamente, los escuadrones 3º y 4º del Regimiento se dirigieron a la Banda Oriental para reforzar el ejército de Oriente. El 22 de junio de 1814 estos escuadrones entraron en la Plaza Fuerte de Montevideo encabezando la columna vencedora.

Cuyo y Chile[editar]

En agosto de 1814 San Martín fue nombrado gobernador intendente de Cuyo, reuniéndose allí con su jefe los escuadrones N° 3 y 4 el 16 de julio de 1815. Esta fuerza al mando del teniente coronel Mariano Necochea se constituyó en escolta de San Martín. En abril de 1816, se les unieron los escuadrones N° 1 y 2. De esta manera, todo el Regimiento intervino en la campaña de Chile.[7]

El 26 de febrero de 1817, San Martín creó un escuadrón de cuatro compañías con 300 plazas sobrantes de los Granaderos a Caballo, para su escolta personal. Lo llamó Escuadrón de Cazadores a Caballo del Jefe del Ejército. Su comandante fue Mariano Necochea. Este escuadrón era una unidad independiente. El 2 de enero de 1818 fue creado un segundo escuadrón de esta unidad. Los Cazadores tenían 12 plazas de "zapadores montados" que llevaban mandiles, palas y picos.

Los escuadrones N° 3 y 4 hicieron la Segunda campaña al sur de Chile comandada por Antonio González Balcarce, siendo el jefe de los escuadrones el teniente coronel Benjamín Viel. Tomaron parte en la toma de Chillán y en las acciones siguientes que culminarían en la victoria del Biobío. El 14 de enero de 1818 Viel pasó a ser comandante del escuadrón N° 4, que tenía 12 oficiales y 163 hombres de tropa, continuando la campaña al mando del general Freire. El escuadrón N° 3, junto al resto del regimiento, formó parte de la Expedición Libertadora del Perú.

Entre 1817 y 1820 el Regimiento de Granaderos a Caballo tuvo tres escuadrones, con 32 oficiales, 21 sargentos, 39 cabos y 397 soldados en total. En esos años los Cazadores a Caballo contaban de dos escuadrones con 25 oficiales, 14 sargentos, 37 cabos y 232 cazadores a caballo.

En momentos en que las Provincias Unidas se hallaba sumida en la anarquía del año 20, por decreto de Bernardo O'Higgins del 27 de noviembre de 1820, el escuadrón N° 4 al mando de Viel, fue incorporado al Ejército de Chile con el nombre de Húsares de Marte. En 1822, pasaron a denominarse Dragones de Chillán.

Perú y Ecuador[editar]

En el Perú sus efectivos disminuyeron para conformar unidades peruanas. A principios de 1821, el Escuadrón de Granaderos a Caballo del Perú se formó con cuadros tomados de los Granaderos de los Andes. Esa unidad participó en las campañas de la Sierra al mando del sargento mayor José Félix Aldao. Al terminar la campaña se distribuyó entre los Granaderos de los Andes y los Húsares de la Legión Peruana de la Guardia.

El 24 de abril de 1822 un escuadrón de 96 granaderos, al mando del sargento mayor Juan Galo Lavalle, protagonizó la Batalla de Riobamba (en Riobamba, Ecuador), considerada la más brillante victoria de caballería en la Guerra de la Independencia.[cita requerida] Formaba parte de las fuerzas que San Martín envió en apoyo del general Sucre al Ecuador en ayuda del Ejército de la Gran Colombia. Por esta acción Bolívar lo denominó Granaderos de Riobamba. El 24 de mayo participaron en la Batalla de Pichincha.

Luego de la partida de San Martín del Perú, las unidades rioplatenses disminuyeron en número, pasando gran parte de sus soldados a los cuerpos peruanos. En 1823 los Granaderos emprendieron la segunda campaña a puertos intermedios, al mando del general Alvarado. Participaron en las derrotas de Torata y Moquegua (19 y 21 de enero de 1823). Cuando iban de regreso a Lima, el barco que los transportaba naufragó, muriendo muchos de ellos.

En el año 1824, como consecuencia de la sublevación del Callao, dos escuadrones, unos 200 granaderos a caballo, se unieron a la totalidad de la infantería rioplatense que, amotinados en el Callao, se pasaron al ejército español (Sublevación de los granaderos a caballo), sin embargo 122 jinetes que se unieron a la caballería de Simón Bolívar participaron en la Batalla de Junín bajo las órdenes del coronel Alejo Bruix, sufriendo 8 muertos y 16 heridos.[8]

Luego formaron parte del repliegue de Sucre y no combatieron en la Corpahuaico por tomar otra ruta, y finalmente el escuadrón de caballería participó en la Batalla de Ayacucho siendo su comandante Alejo Bruix,[9] pero estando bajo del mando de Bogado en el campo de batalla, quien luego condujo el retorno de los Granaderos de los Andes a su país. Bogado fue elevado a coronel graduado con la fecha del día de la batalla, formando parte de la división del general inglés Guillermo Miller, y que él describe en sus memorias como comprendida por: los Húsares de Junín, Granaderos de Colombia, Húsares de Colombia y Granaderos a Caballo de Buenos Aires.[10] Tras la batalla los jinetes retornaron a su país bajo mando del coronel José Félix Bogado.

Regreso y Brasil[editar]

Después de la batalla de Ayacucho, la unidad fue destinada a Huanta, el 18 de marzo de 1825 se sitúa en Arequipa. A fines de junio se embarcan en Ilo en el bergantín Perla, arribando a Valparaíso el 10 de julio. Desde el 6 de diciembre comenzaron a cruzar la cordillera de los Andes por destacamentos, alcanzando Mendoza unos días después. Allí se realizó un inventario el 31 de diciembre: 86 sables, 55 lanzas, 84 morriones y 102 monturas. El 13 de enero de 1826 iniciaron la marcha a Buenos Aires con 23 carretas, llegando a esa ciudad el 19 de febrero. A las órdenes del coronel Bogado llegaron 78 hombres, entre ellos los seis que hicieron toda la campaña: Paulino Rojas, Francisco Olmos, Segundo Patricio Gómez, Damasio Rosales, Francisco Vargas, y Miguel Chepoya. Junto con ellos regresaron los sargentos sublevados en el Callao: Muñoz, Molina y Castro, quienes fueron ahorcados en la Plaza del Retiro el 25 de noviembre de 1825.[11]

Tenemos el honor de haber recibido los restos del Ejército de los Andes, conducidos desde el Perú por el coronel de granaderos a caballo D. Félix Bogado. Cerca de nueve años han pasado desde que estos valientes marcharon a libertar a Chile. En este largo periodo se pueden contar los días con gloria que han dado a la patria, por las veces que se han batido con nuestros enemigos. Nuestra gratitud será siempre demostrada a estos viejos soldados de la libertad con las más tiernas efusiones de nuestros corazones. Eternamente llenaremos de bendiciones a los héroes de Chacabuco y Maipo; si, a esos que han conducido en triunfo el pabellón argentino hasta Quito y que han sabido derramar su sangre por la libertad de la patria en Junín y Ayacucho. Nosotros al verles, siempre diremos con admiración: He aquí: esos sellaron con su sangre y sus espadas la libertad de su patria y sus nombres irán de padres a hijos, de generación en generación. Gaceta Mercantil de Buenos Aires del 17 de enero de 1825.

De un total aproximado de 1.000 hombres que tuvo el regimiento hasta ese momento, sólo 120 volvieron a Buenos Aires en diversos momentos.

El presidente Bernardino Rivadavia los transformó en su escolta presidencial por decreto del 23 de abril de 1826. Participaron en la Guerra del Brasil, siendo una parte de ellos la escolta del General en Jefe del Ejército de Operaciones, Carlos de Alvear. Participaron en acciones como la batalla de Ituzaingó y al finalizar la guerra fue disuelto el regimiento.

Recreación del 1903[editar]

En 1903 fue recreado el Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martín y en 1907 fueron designados Escolta Presidencial de la República Argentina.

Composición actual[editar]

La Fanfarria Militar "Alto Perú" Durante un acto público.
Estatua de un granadero cerca del Instituto Nacional Sanmartiniano.

El regimiento está compuesto por 7 escuadrones que llevan nombres de batallas en las que intervino.[12]

  • Escuadrón Ayacucho
  • Escuadrón Chacabuco
  • Escuadrón Junín
  • Escuadrón Maypu
  • Escuadrón Montevideo
  • Escuadrón Riobamba
  • Escuadrón San Lorenzo

Integra también el regimiento la Fanfarria Militar Alto Perú.[1]

El regimiento tiene su sede en la Ciudad de Buenos Aires, contando con destacamentos en la Casa de Gobierno, la residencia presidencial de Olivos, Yapeyú, Los Talas, y San Lorenzo.

Los requisitos actuales para ser granadero son pasar un examen físico, presentar un certificado de antecedentes penales, para luego seleccionarlo acorde a las necesidades del regimiento.[1]

También existen mujeres granaderas que integran el regimiento la tarea principal está la organización ceremonial, utilizan el mismo uniforme que sus compañeros varones, aunque les corresponde usar una pollera larga en lugar de pantalón.[1]

Referencias[editar]

  1. a b c d «¿Qué función cumple hoy un granadero?». Consultado el 26 de febrero de 2014.
  2. Una foto de antiguos soldados de Suecia puede verse aquí.
  3. Revista de Buenos Aires: nota al pie número [2.]
  4. Código de Honor
  5. El paso de las Andes: Crónica histórica de las operaciones del ejército de los Andes, para la restauración de Chile en 1817. pp. 63-64. Autor: Gerónimo Espejo. Editor: C. Casavalle, 1882
  6. «1813 - 3 de febrero – 2008 195º Aniversario del Combate de San Lorenzo». politicaydesarrollo.com.ar. 3 de febrero de 2008. Consultado el 1 de enero de 2011. 
  7. Evolución histórica de los Granaderos a Caballo
  8. Junín y Ayacucho
  9. Ruiz Moreno, Isidoro J. (2005). Campañas militares argentinas:la política y la guerra, Volumen 1. Consultado el 24 de enero de 2011. «prosiguió la pelea contra la división peruana al mando de José de la Mar, pero al cabo de un duro enfrentamiento, las cargas de caballería independiente a cargo del coronel Miller, donde formaban los Húsares de Junín comandados por Isidoro Suárez, y los Granaderos a Caballo de los Andes, cuyo jefe era el teniente coronel Alejo Bruix» 
  10. Memorias para la historia de las armas españolas en el Perú, Gral. Andrés García Camba, Tomo II, página 121
  11. Instituto Nacional Sanmartiniano
  12. Escuadrones actuales

Enlaces externos[editar]

Regimiento de Granaderos a Caballo "General San Martín" (RGC)