Bautismo de fuego

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La frase bautismo de fuego, conocida en español desde principios del siglo XIX, es una traducción del francés baptême de feu en referencia a la primera experiencia de un soldado bajo fuego en batalla.

Se origina del griego eclesiástico: baptisma pyros, en donde "fuego" se usa para significar "en la gracia del Espíritu Santo como se la imparte a través del bautismo".[1]

Más tarde fue usada en el martirologio, especialmente en los mártires muertos por fuego (por ejemplo, Juana de Arco).

Lenguaje diario[editar]

Bautizarse con fuego se usa en las expresiones cotidianas para connotar que se está inmerso en fuego; en el sentido de haber hecho por primera vez algo de gran dificultad (por ejemplo, un descenso en paracaídas o el primer vuelo de un piloto).

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. "Bautismo de fuego" en el sitio web Etimología Online.