Batalla de Corpahuaico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Corpahuaico
Independencia del Perú y Guerra de independencia hispanoamericana
Fecha 3 de diciembre de 1824
Lugar

Cangallo, Ayacucho, Perú

Cangallo
Resultado Victoria táctica realista. Sucre prosigue su retirada estratégica.
Beligerantes
Flag of Peru (1822 - 1825).svg Perú

Flag of the Gran Colombia.svg Gran Colombia
Flag of Argentina (alternative).svg Provincias Unidas del Río de la Plata[1]

Flag of Chile (1818).svg Chile[2]
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg España
Comandantes
Antonio José de Sucre Jerónimo Valdés
Fuerzas en combate
Ejército Unido Libertador del Perú Ejército Real del Perú
Bajas
300 muertos[3]
200 heridos y prisioneros[4]
5 piezas de artillería
muere el mayor Duchbury
30 muertos y heridos[5]

La Batalla de Corpahuaico, Corpaguayco o Matará fue un enfrentamiento ocurrido el día 3 de diciembre de 1824 entre las fuerzas de retaguardia del Ejército Unido Libertador del Perú del mariscal Sucre y los cuerpos avanzados del Ejército Real del Perú al mando de Jerónimo Valdés durante la campaña de independencia del Perú.

Vanguardia Realista[editar]

Regimientos Realistas

Comandante en Jefe

Oficialidad

Unidades y Comandantes

  • Batallón Cantabria; Brigadier Antonio Tur
  • Batallón Burgos

Retaguardia Patriota[editar]

Ejército unido Colombia Ejército unido Perú

Comandante en Jefe

Oficialidad

Unidades y Comandantes

El paso de la quebrada[editar]

El día 3 de diciembre de 1824 el virrey La Serna, al mando del grueso del ejército realista en persecución de los independientes, observará al Ejército Unido "en posición para el paso de la quebrada de Corpahuaico". Desde el día anterior el Ejército Real había acampado en Matará a la vista de los enemigos. También desfilará a su vista, a las 11 de la mañana, la división de vanguardia, que bajo el mando de Jerónimo Valdés se había separado días antes del grueso realista, recorriendo once leguas, algo más de 60 km, quedando todavía a 5 leguas de distancia. El Ejército Unido se retiraba en dirección hacía Huamanga. El general Valdés, con la decisión que le era característica, había realizado una marcha forzada nocturna la noche del 2 de diciembre, dio alcance y atacó a los independientes a las cuatro de la tarde del día 3.

El general O'Leary afirma que "las divisiones de Cordova, La Mar y el general Sucre junto con su estado mayor pasaron con precipitación, sin dejar ninguna compañía, pues no hicieron un solo tiro". La retaguardia formada por el batallón Rifles, de voluntarios británicos mandados por el coronel Arthur Sandes, originario de Dublín, fueron alcanzados perdiendo en el combate un tercio de su fuerza, y muerto otro de sus comandantes, el mayor Thomas Duchbury segundo al mando, terminaron dispersos. Las compañías realistas de Cazadores habían conseguido trepar casi hasta la cresta y dispersar también al Batallón Vargas, pero el general Guillermo Miller logro reunir al Vargas y le hizo proteger a la caballería, cuando está atravesaba el valle de Chonta, sosteniendo el ataque realista hasta lograr la retirada.[7] Según afirma él mismo en sus memorias.

Cuerpos republicanos de bien ganada reputación habían sido batidos por el batallón Cantabria apoyado por el batallón Burgos. En esta acción tuvieron ocasión de distinguirse el brigadier Antonio Tur, que mandaba el batallón de Cantabria, los coroneles Diego Pacheco y Manuel Sánchez, y el comandante Antonio Aspiroz del ejército real. "Fue tan imponente la violencia del primer choque, que á haber durado el día, las armas españolas hubiesen probablemente conseguido la más completa victoria, porque el ardoroso arrojo de los cuerpos de la vanguardia, particularmente de Cantabria, que arrolló y dispersó al famoso batallón Rifles de Colombia, habrían inflamado la noble emulación de los demás cuerpos del Ejército Real" afirma Gacía Camba.

Prosiguen las maniobras[editar]

A pesar de "este serio descalabro", como le llama Miller, la retaguardia conseguirá reunirse al resto del Ejército Unido. Jacinto Lara cuenta que "a las nueve de la noche se me presentó el general Sucre con la mayor tristeza, porque creyó perdida la división, todo el parque y toda la caballería del ejército; cuando fue informado por mí de lo que había pasado". Los Granaderos a caballo de Colombia y de los Andes, que quedaron cortados del grueso del ejército, tomarán el paso de Chonta y conseguirán incorporarse días después.

Pero el Virrey del Perú está imposibilitado para aprovechar el éxito de Jerónimo Valdés. García Camba lo ilustra cuando dice que los realistas "no tenían alas como los condores", y solo con la entrada de la noche el general Alejandro Gonzales Villalobos llegó con refuerzos para auxiliar a Jerónimo Valdés, apenas dos batallones que pudieron disparar algunos tiros. De esta forma con la llegada de la noche la batalla había concluido tras tres horas y media de lucha.

El ataque de Valdés pudo cerrar la campaña de Ayacucho con un desastre para los independientes, se había cortado casi a la mitad el ejército de Sucre y batida completamente su división de reserva, pero el grueso realista no pudo unirse a tiempo al ataque de su vanguardia. Seis días más tarde el Ejército Real sería destruido por el Ejército Unido Libertador del Perú en la Batalla de Ayacucho.

Notas[editar]

  1. Provincias Unidas del Río de la Plata: un escuadrón del Regimiento de Granaderos a Caballo de Buenos Aires (mencionado también como Granaderos montados de los Andes), fue mandado reorganizar por Bolívar con los jinetes que amotinados en Lurín apresando a sus jefes, no se unieron a los sublevados del Callao (Memorias del general O'Leary. pág. 139. Publ. por S.B. O'Leary en 1883. Escrito por Daniel Florencio O'Leary).
  2. República de Chile: 300 reclutas que llegaron de Chile al puerto de Santa a fines de 1823 al mando del coronel José Santiago Aldunate para completar las formaciones colombianas. Además de la presencia de chilenos en algunos cuerpos del Perú y en los Granaderos a Caballo que llegaron con la Expedición Libertadora del Perú. Los chilenos que pelearon en Corpahuaico fueron 100 hombres que fueron destinados al Batallón Vargas por el general Sucre (Gonzalo Bulnes, “Ultimas campañas de la Independencia del Perú (1822-1826)”, pág. 601)
  3. Alfredo Guinassi Morán "General Trinidad Morán, 1796-1854: estudios históricos y biográficos" pág. 211
    "La acción de Corpahuaico costó al ejército libertador la pérdida de cerca de 300 hombres muertos y como doscientos entre heridos y prisioneros"
  4. Mariano Torrente "Historia de la revolución hispano-americana" Vol. 3 pág. 485
    "causándoles la pérdida de más de 500 hombres entre muertos, heridos y prisioneros"
  5. Andrés García Camba "Memorias para la historia de las armas españolas en el Perú", Volumen 2, pág. 225
    "la perdida de los realistas no excedio de 30 hombres"
  6. Irish migration studies in Latin America
  7. Rufino Blanco-Fombona, "Biblioteca Ayacucho”, Volume 7, pág. 290

Bibliografía[editar]

  • Daniel Florencio O'Leary. JUNIN Y AYACUCHO. 
  • José Semprún. Capitanes y virreyes: el esfuerzo bélico realista en la contienda de emancipación hispanoamericana. ISBN 84-7823-607-4. 
  • Basadre Grohmann, Jorge. Historia de la República del Perú. Octava edición ISBN 9972-205-62-2. 
  • William Miller. Memoirs [1]
  • Publicación de internet: Redacción de "el Correo de la diaspore argentine". No figura autor ni bibliografía. [2]
  • Arthur Sandes. Biografía [3]
  • Mariano Torrente. Historia de la revolución hispanoamericana. Google Books.