Mongoloide

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Raza amarilla»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Tipos de asiáticos en un libro de 1914.

Mongoloide se refiere a las poblaciones que comparten ciertos rasgos fenotípicos como la brida mongólica y otros rasgos físicos comunes en la mayor parte de Asia (incluyendo Asia Central, Sudeste Asiático, Asia Oriental, Siberia y partes de Asia del Sur y Asia Occidental), el Ártico, el América y la mayoría de las islas del Pacífico. En términos de población, son la raza más numerosa - más de un tercio de la humanidad.

La palabra está formada por la palabra base «mongol» y el sufijo «-oide», que significa «parecido», por lo que el término literalmente significa «se asemeja a los mongoles». La fue introducida por la etnología temprana principalmente para describir las poblaciones diversas de Asia Central y Asia Oriental. La raza mongoloide es una de las propuestas de las tres razas principales de la humanidad. Aunque algunos antropólogos forenses y otros científicos siguen utilizando el término en algunos contextos (como la justicia retributiva), el término «mongoloide» se considera peyorativo por la mayoría de los antropólogos, se debe a su asociación con los modelos tipológicos de la clasificación racial en disputa.[1] [2] [3] [4]

Evolución del término[editar]

chinos mandarines y cantoneses (hecho en 1902)
exhibición en el Museo de Horniman en Londres
     Mongoloides      Negroides
     Caucasoides      Australoides

El término «mongoloide» vino de la población mongol que invadió una parte extensa de Eurasia durante el siglo XIII, estableciendo el Imperio mongol. Christoph Meiners propuso un «esquema racial binario». Sus «dos razas» fueron etiquetadas como «tártaros caucásicos», que compuesto los grupos celtas y eslavas, y «mongoles».[5]

De acuerdo con la clasificación de Meiners, Johann Friedrich Blumenbach utilizó el término «mongoloide» para describir a los grupos humanos que habitaban en el Extremo Oriente, el Sudeste Asiático y Oceanía.[6] En 1861, Isid Geoffroy Saint-Hilaire consideró que los «australianos» constituirían una «subraza» de los mongoloides.[7] Más tarde, Georges Cuvier incluyó los indígenas americanos en los mongoloides.[8]

Más adelante, Thomas Huxley utilizó el término mongoloide para incluir, no sólo a los indígenas americanos, pero también los grupos étnicos árticos.[9]

En 1882, el antropólogo irlandés Augustus Henry Keane hizo una subclasificación de los mongoloides en: tibetanos, bamar, tai, coreanos, japoneses, riukiuanos, fineses-tártaros y malayos. Keane señaló además la existencia de mezclas entre mongoloides y caucásicos: turcos, uzbekos y tayikos.[10] Mientras que los kazajos serían «intermedios» entre los túrquicos y mongoloides. Según Keane, el mejor ejemplo de la «raza mongólica» serían los buriatos».[10]

En 1940, el antropólogo Franz Boas incluyó la «raza» americana como parte de la «raza» mongoloide, mencionando a los «aztecas de México» y los «mayas de Yucatán».[11] Boas también afirmó que entre las razas del «Viejo Mundo», el «nativo americano» tiene características más similares al «asiático del este».[11]

En 1983, Douglas J. Futuyma, profesor de procesos evolutivos en la Universidad de Michigan, dijo que la inclusión de nativos americanos y de isleños pacíficos dentro de la raza mongoloide no fue reconocida por «muchos antropólogos» que los consideran «razas» distintas.[12]

En 1984, el profesor Roger J. Lederer de ciencias biológicas en la Universidad Estatal de California, enumeró el mongoloide como diferente del nativo americano y del isleño pacífico en su lista de razas.[13]

En 1998, Jack D. Forbes, profesor de los estudios del nativo americano y antropología en la Universidad de California, Davis, dijo que el tipo racial de los indígenas de las Américas no se incluye en la categoría racial mongoloide.[14] Debido a los varios rasgos físicos de los indígenas americanos, algunos con las formas principales que apenas se distinguen de muchos europeos, Forbes dijo que los indígenas americanos se formaron de una mezcla de las razas mongoloides y caucasoides o descendieron del tipo ancestral, común a razas mongoloides y caucasoides.[14]

Finlandeses previamente fueron considerados por algunos eruditos ser en parte mongoloide, pero ahora los finlandeses se consideran típicamente europeos.[15] Finlandeses se muestran muy poco o nada de genes mediterráneos y africanos, pero casi el 10% de los genes finlandeses parecen ser compartidas con las poblaciones siberianas. Sin embargo, más de 80% de los genes finlandeses son de una sola antigua población europea noreste, mientras que la mayoría de los europeos son una mezcla de tres o más componentes principales.[16]

Subrazas[editar]

Meyers Konversations-Lexikon (1885–90).
raza caucasoide:     arios     semitas     cámiticos
raza negroide:     negros africanos     khoikhoi     melanesios     negritos     australoides
incierto:     dravidianos y cingaleses
raza mongoloide:     mongoles del norte     chinos y indochinos     japoneses y coreanos     tibetanos     malayos     polinesios     maoríes     micronesios     esquimales     americanos

En 1900, Joseph Deniker dijo que la «raza mongol admite dos variedades o subrazas: tunguse o el mongol del norte... y el mongol del sur».[7]

En la edición 1944 del Atlas Mudial de Rand McNally, los tres subrazas de la raza mongol se representaron como la raza mongol adecuada, la raza malaya, y la raza india americana.[17]

El arqueólogo Peter Bellwood afirmó que la gran mayoría de personas en el Sudeste Asiático, la región que él llamó la «zona clinal de mongoloide y australoide», son los mongoloides del sur, pero tienen un alto grado de mezcla australoide.[18]

Profesor de antropología, Akazawa Takeru (japonés:赤沢威) en el Centro Internacional de Investigación para Estudios Japoneses, Kioto, dijo que hay neo-mongoloides y paleo-mongoloides.[19] Akazawa dijo que neo-mongoloides tienen características muy mongoloides que se adaptan para el frío y este grupo incluye los chinos, buriatos, esquimales y chukchi.[19] En contraste, Akazawa dijo que paleo-mongoloides son menos mongoloides y menos adaptados al frío.[19] Él dijo que birmanos, filipinos, polinesios, jōmon y los indígenas de América son paleo-mongoloides.[19]

Historia del concepto[editar]

El uso sistemático temprano del término fue por Johann Friedrich Blumenbach en «De generis humani varietate nativa» (En la Variedad Natural de la Humanidad), de la Universidad de Gotinga, publicado por primera vez en 1775 (reeditado con alteración de la carátula en 1776). Blumenbach incluyó países del Asia Sudoriental y Asia Oriental, pero no a los nativos americanos ni los malayos, que fueron cada uno asignados categorías separadas.

En 1865, el biólogo Thomas Henry Huxley presentó los puntos de vista de los creyentes de poligenismo (Huxley no era uno de ellos) como «algunos imaginan sus especies supuestas de la humanidad se crearon donde los encontramos... los mongoles de los orangutanes».[20]

En 1972, el antropólogo físico Carleton Stevens Coon dijo que «De un grupo hiborio evolucionaba, en el norte de Asia, la cepa ancestral de toda la familia mongoloide especializado».[21] En 1962, Coon creía que las «subespecies» mongoloides existían «durante gran parte del Pleistoceno de hace 500.000 a 10.000 años».[22] Según Coon, la raza mongoloide no había completado sus «invasiones y expansiones» en el Asia Sudoriental, América y las islas del Pacífico hasta que «hacia el final del Pleistoceno».[22]

Paleoantropólogas Milford Wolpoff y Rachel Caspari caracterizaron «su argumento [de Carleton Coon como] de que la raza mongoloide cruzó el umbral «sapiens» primero y por lo tanto evolucionaba el más lejano».[23]

Mohinder Kumar Bhasin (hindi: महेंद्र कुमार भसीन) del Departamento de Antropología de la Universidad de Delhi sugirió en un comentario de un artículo haciendo referencia a Mourant 1983 que los caucásicos y mongoloides se diferenciaron el uno de otro en Asia y los australoides podrían haber diferenciados de un tipo común de ambos antes la separación de los mongoloides.[24]

Douglas J. Futuyma, profesor de los procesos evolutivos de la Universidad de Míchigan, dijo que la raza mongoloide «se divergió hace 41.000 años» de un grupo mongoloide y caucasoide que se divergió de los negroides «hace 110.000 años».[25]

En 1996, el profesor de antropología, Akazawa Takeru (japonés: 赤沢威) del Centro Internacional de Investigación para Estudios Japoneses, Kioto, dijo que mongoloides se originaban en Sinkiang durante la «glaciación».[19]

En 1999, Peter Brown, del Departamento de Antropología y Paleoantropología de la Universidad de Nueva Inglaterra, evaluó tres sitios con restos humanos óseos de los primeros humanos modernos de Asia Oriental (Liujiang, Liuzhou, Guangxi; hombre de Shandingdong (pero no hombre de Pekín) Cueva de Zhoukoudian y Minatogawa en Okinawa) se dataron de entre hace 10.175 a 33.200 años, y dijo que la falta de apoyo para la designación convencional de esqueletos de este periodo como «proto-mongoloide». Esto haría que los sitios neolíticos hace 5.500-7.000 años (por ejemplo Banpo) los más antiguos restos mongoloides que se conocen en el Asia Oriental, más joven que algunos en el continente americano. Llegó a la conclusión de que el origen del fenotipo mongoloide sea desconocido y podría estar en América.[26]

El fósil de los restos humanos del hombre de Ordos de sitio de Salawusu en Mongolia Interior de fecha entre hace 50.000 a 35.000 años AEC se mostraba fuertes rasgos mongoloides, específicamente en los dientes incisivos y el hueso occipital.[27]

En 2006, Yali Xue (chino: 薛亚黎) et al. del Wellcome Trust Sanger Institute de la Investigación del Genoma hizo un estudio del desequilibrio de ligamiento que dijo que las poblaciones del norte de Asia Oriental comenzaron a expandirse en número entre hace 34.000 a 22.000 años, antes de que el Último Máximo Glacial entre hace 21.000 a 18.000 años, mientras que las poblaciones del sur comenzaron a expandirse entre hace 18.000 y 12.000 años, pero luego que se expandieron más rápidamente. Esto sugirió que las poblaciones del norte se expandieron más temprano, porque podrían explotar la megafauna abundante del «la estepa de mamut», mientras que las poblaciones del sur podrían aumentar en número sólo cuando una clima más cálida y más estable causó más abundantes recursos vegetales, tales como tubérculos.[28]

En 2008, Juan Frijole Reixach profesor de antropología cultural en la Universidad de Barcelona mostró los sistemas de clasificación racial de Carleton Stevens Coon y HV Vallois en su serie de libros de 2008 de las razas humanas.[29] Reixach dijo que Vallois dijo que la «raza amarilla» incluyó los siguientes grupos: siberianos, mongoloides del norte, mongoloides centrales, mongoloides del sur, indonesios, polinesios, esquimales y indígenas americanos.[29]

Características[editar]

un ojo «mongoloide» según el antropólogo Joseph Deniker
Arthur Posnansky, Director de Tiahuanaco Instituto de Antropología, Etnología y Prehistoria, Bolivia, en una escritura titulado «Signos Mongoloides en Algunos Tipos Étnicos del Altiplano Andino», dijo que este muchacho indígena tenía pliegues mongoles que casi completamente se cubrían sus pestañas y las partes lagrimales de sus ojos.[30]
Louis R. Sullivan, conservador de Antropología Física, Museo Americano de Historia Natural había identificado estos tres hombres como samoanos de sangre pura.

En 2004, la antropóloga forense Caroline Wilkenson dijo que mongoloides se caracterizan por arcos ciliares ausentes.[31] RG Ong del Departamento de Radiología Oral, Hospital Dental de Perth, Australia dijo que las materias mongoloides tenían unos «20% mayor densidad ósea en el ángulo de la mandíbula», en comparación con materias caucásicas.[32]

Louis R. Sullivan, conservador de Antropología Física, el Museo Americano de Historia Natural, dijo que samoanos son de la raza mongoloide, pero sus características se representan una «evolución ligeramente diferente desde el momento de la separación y el aislamiento de su plantel parental» o la retención de características que se han perdido en otros tipos mongoloides. Sullivan dijo que el pelo ondulado y lanudo del samoano es un tal retención en comparación con el pelo tieso, grueso que tipifica el mongoloide. Sullivan enumera la mayoría de las características de la de samoa por tener afinidades mongoloides como: color de piel, color de pelo, color de ojos, conjuntiva, la cantidad de barba, pelo en pecho, puente nasal, la nariz, los labios, la anchura de la cara, ancho biogonial, índice cefálico facial, altura nasal, la altura del oído y la barbilla.[33]

Dr. Rukang Wu (chino: 吴汝康) del Instituto de Paleontología de Vertebrados y Paleoantropología de la Academia Sinica, Taiwán, dijo que características mongoloides son un cráneo mesocranico, pómulos bastante grandes y protuberantes, huesos nasales que son planas y anchas, un puente nasal que es ligeramente cóncava y sin depresión en el nasión, «los bordes inferiores de la aperature piriforme no son nítidas, pero como un arroyo», fosas prenasal superficial, espina nasal pequeña , trazas de fosa canina y prognatismo alveolar moderada.[34]

Dra. Marta Lahr Mirazon del Departamento de Antropología Biológica de la Universidad de Cambridge, dijo que los paleoindios tenían morfología proto-mongoloide, como el desarrollo pronunciado de arcos superciliares, frontales bajos, marcada constricción orbital posterior, occipitales destacados y sobresalientes, mastoides pequeños, cráneos largos y un amplitud bicigomática relativamente estrecho. [35]

En 1882, el antropólogo irlandés Augustus Henry Keane, que fue profesor del University College de Londres, dijo que las características de los japoneses que «dan fe de su relación con la gran familia de Mongolia» son los ojos ligeramente oblicuos, nariz pequeña, pelo lacio negro, barba rala, salientes pómulos y tez amarillenta.[10]

Shunsuke Yuzuriha (japonés:杠俊介) et al. de la Facultad de Medicina, Matsumoto, Japón, Universidad de Shinshu, dijo que el párpado mongoloide se caracteriza por la hinchazón del párpado superior, «la expansión superficial de la aponeurosis del elevador» que «se volvió hacia arriba alrededor de este ligamento transverso para convertirse en el septum orbitario», «posición baja de la grasa preaponeurótica» y estrechez de la hendidura palpebral.[36]

Theodore G. Schurr del Departamento de Antropología de la Universidad de Pensilvania, dijo que el tipo racial mongoloide se distingue por los pómulos que se proyectan hacia adelante, caras relativamente planas, órbitas grandes y circulares, «apertura nasal moderada con una ligeramente apuntado margen inferior», una caja craneana más grande y más grácil, un cráneo amplio, una cara más amplia y un techo de la nariz más plano .[37]

Akazawa dijo que piel mongoloide tiene cutícula del piel gruesa y una gran cantidad de caroteno (pigmento amarillo).[19] Rodney PR Dawber de la Fundación de Pelo de Oxford y Profesor Clínico en Dermatología dijo que machos mongoloides tienen «poco o nada de vello facial o corporal».[38] Mildred Trotter de la Escuela de Medicina de San Luis Misuri, dijo que el pelo mongoloide es grueso, recto, de color negro azulado y pesa máximo de las razas.[39] Mildred Trotter de la Escuela de Medicina de San Luis Misuri y Oliver H. Duggins del Departamento de Anatomía de la Universidad de Washington dijo que el tamaño del pelo mongoloide medio es de 0,0051 milímetros cuadrados (7,9 × 10-6 cuadrados ) en base a muestras de chinos, indígenas de América del Norte y del Sur, los esquimales y los tailandeses.[40] Daniel Hrdy del Departamento de Antropología de la Universidad de Harvard, dijo que el pelo mongoloide ya sea sioux, ifugao o japonés tiene el diámetro más grueso de todo el pelo humano.[41] El profesor de antropología, Akazawa Takeru (japonés:赤沢威) del Centro de Investigación Internacional de Estudios Japoneses, Kioto, dijo que mongoloides evolucionaron calvicie para mantener limpieza mientras usaban prendas pesadas por meses sin bañarse durante la glaciación.[19]

En 1996, Rebecca Haydenblit del Grupo de Investigación Homínido Biología Evolutiva de la Universidad de Cambridge hizo un estudio sobre la dentición de cuatro poblaciones mesoamericanas precolombinas y comparó sus datos a otras poblaciones mongoloides.[42] Ella dijo que Tlatilco, Cuicuilco, Monte Albán y poblaciones Cholula siguieron un patrón dental sundadonto en general que caracteriza el sudeste de Asia en lugar de un patrón dental sinodonto que caracteriza el noreste de Asia.[42]

Robert B. Pickering profesor de antropología en la Universidad de Tulsa, dijo que los rasgos del cráneo mongoloide son: cráneos largos y anchos de altura intermedia, contorno sagital arqueado, contorno facial muy amplia, alta altura de la cara, apertura orbital redondeado, apertura nasal estrecho, huesos nasales son anchos y planos, agudo margen nasal inferior, perfil facial recto, forma del paladar moderada y blanca, más del 90% incisivos en forma de pala y forma general amplia y lisa.[43]

Miquel Hernández, del Departamento de Biología Animal de la Universidad de Barcelona, dijo que los asiáticos orientales (Kyushu, atayales, Filipinas, chinos, Hokkaido y Anyang) y amerindios (yaujos, Santa Cruz y Arikara) tienen el patrón del cráneo mongoloide típico, pero otros mongoloides tales como los grupos del Pacífico (Isla de Pascua, Mokapu, Guam y moriori), grupos árticas (esquimales y buriatos), fueguinos (Selk'nam, Ya'mana, Kawe'skar) y los ainu difieren de esto por tener «dimensiones craneales más grandes sobre muchas variables».[44]

Características físicas de los «asiáticos»[editar]

Este mapa es una recreación de la tabla de frecuencias de la abertura nasal inferior hecho por Dennis C. Dirkmaat el profesor de la paleoantropología y la arqueología en la Universidad de Mercyhurst. Las etiquetas tienen el siguiente significado: «Can» significa «canalones», «Can Inc» significa «canalones incipientes», «PCA» significa «análisis de componentes principales», «Um» significa "umbral», «Um Pa» significa «umbral parcial» y «Rec» significa «recto».[45]

Willett Enos Rotzell, Profesor de Botánica y Zoología de la Universidad Médica de Hahnemann, dijo que la raza asiática tiene color de la piel que van desde un tinte amarillento a un tono de oliva, con el pelo negro y grueso, con una sección transversal circular, una barba ausente o escasa, un cráneo braquicéfalo, pómulos prominentes y una cara ancha. Rotzell dijo que la raza asiática tiene su lugar de origen en Asia.[46]

Konstantinos Moraitis (griego: Κωνσταντίνος Μωραΐτης) del Departamento de Medicina Legal y Toxicología, Escuela de Medicina de la Universidad de Atenas, Grecia, dijo que el asiático se distingue por una cara plana, órbitas redondeadas, cigomáticos pronunciados y una intermedia abertura nasal y intermedia espina nasal.[47]

Dennis C. Dirkmaat, profesor de la paleoantropología y la arqueología en la Universidad de Mercyhurst,[48] dijo que los cráneos de los asiáticos sudeste pueden distinguirse de los cráneos asiáticos y nativos americanos en que son «más pequeños y menos robustos» con las narices que presentan un ancho medio sin crecimiento excesivo nasal, y se pueden «exhibir rasgos gráciles comunes de cráneos femeninos».[45]

Un estudio de 2009 de la tecnología de detección de caras, dijo que la tecnología incorrectamente se clasificaba más caras machas de los «mongoloides» o «asiáticas» como las caras hembras en relación a su tasa de error para las razas «caucásicas» y «negroides».[49] Dirkmaat también dijo que las medidas del cuerpo del «hombre asiático promedio» pueden estar dentro del rango de las medidas de la «mujer blanca estadounidense».[45]

Dra. Ann H. Ross, co-directora del Instituto de Ciencias Forenses de la Universidad Estatal de Carolina del Norte,[50] en una presentación sobre el concepto de «raza» (escrito entre comillas) de la perspectiva de la antropología forense, dijo que las personas de «ascendencia asiática» tienen un «perfil intermedio». Esto significa que la parte del maxilar es «moderada» en comparación con los individuos de «ascendencia africana» que tienen un «maxilar proyectar», y se comparan con las personas que son «blancas/hispanas» que generalmente tienen un «perfil recto» o «falta de prognatismo». Ross calificó su declaración sobre los hispanos, y agregó que su falta de prognatismo, no sería válido para las poblaciones hispanas con «mezcla africana».[51]

Qing He et al. del Centro de Investigación de la Obesidad de la Universidad de Columbia hizo un estudio sobre la «distribución de la grasa» de 358 niños prepúberes y el estudio dijo que los asiáticos tenían menos grasa ginoide que los afroamericanos y más grasa relativa en el tronco que los caucásicos, pero menos grasa relativa de las extremidades que los caucásicos.[52]

Victor H.H. Goh (chino: 吴) et al. del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad Nacional de Singapur hizo un estudio que dijo que el valor para determinar la obesidad de la Organización Mundial de la Salud basado en el índice de masa corporal erróneamente clasificaba los obesos verdaderos en una población asiática por etiquetando 3,76 veces más hombres y 1,64 veces más mujeres como obesos que en realidad serían obesos.[53]

Douglas W. Deedrick, Jefe Unitario de la Unidad de Evidencia de Rastro de la Oficina Federal de Investigación, dijo que los pelos de «origen mongoloide o asiático» se caracterizan por ser rectos y grueos con una sección transversal circular y un diámetro más ancho que los de los demás «grupos raciales». Deedrick dijo que la cutícula es más gruesa que las de pelos negroides o caucásicos, mientras que la médula es «continua y amplia». Deedrick dijo que los gránulos de pigmento son más pequeños que los gránulos de pigmento más grandes de pelo negroide, y los gránulos de pigmento en la corteza son «generalmente más grandes» que los de pelo caucásico. A diferencia de los gránulos de pigmento «distribuidos de manera uniforme» de pelo caucásico, pelo asiático frecuentemente tiene grupos de gránulos de pigmento que se forman «áreas de parches».[54]

Jeffrey Min Ahn (coreano: 안민), profesor en el Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia, dijo que la «nariz asiática típica» tiene «un dorso amplio y bajo, disminución de la proyección de la punta, piel gruesa y lobular, lóbulo amplio, abundante tejido adiposo subcutáneo, alar que se hincha, una columela retraída, y una pequeña estructura osteocartilaginosa».[55]

Eun-Sang Dhong (coreano: 동은상) del Departamento de Cirugía Plástica y Reconstructiva de la Universidad del Centro Médico de Corea, Seúl, Corea, midió 52 cartílagos alares de 26 coreanos y concluyó que los cartílagos alares «en los asiáticos no son muchos menores que los blancos.»[56]

Kyung-Wook Chun et al. (coreano: 전경욱) del Departamento de Cirugía Plástica, Colegio Universitario de Medicina de Corea, Corea, dijo que en «narices asiáticos» el tamaño del lóbulo alar es principalmente se debe al tamaño del músculo anterior naris dilatador, el músculo posterior naris dilatador y el «espesor de la piel externa» en lugar de se debe a la piel vestibular.[57]

Sang-Ki Jeong et al. (coreano: 정상기) de la Universidad de Chonnam, Gwangju, Corea, utilizando cadáveres de asiáticos y caucásicos, así como cuatro hombres coreanos jóvenes sanos, dijo que «los párpados asiáticos», ya sean «párpados sueltos asiáticos» o «párpados dobles asiáticos», tienen más grasa en ellos que en los caucásicos. Jeong dijo que la causa del «párpado suelto asiático» es que «el septum orbitario se fusiona a la aponeurosis del elevador a distancias variables debajo del borde tarsal superior, (2) protusión de la almohadilla grasa preaponeurótica y una capa de grasa subcutánea grueso se impide fibras elevadores de se extienda hacia la piel cerca del borde tarsal superior; y (3) la inserción primaria de la aponeurosis del elevador en el músculo orbicular y dentro de la piel del párpado superior se ocurre más cerca del borde del párpado en los asiáticos.»[58]

Dae-Hwan Park et al. (coreano: 박대환) et al. de la Universidad Católica de Daegu, Gyeongsan, Corea del Sur, se utilizó 498 «asiáticos» para estudiar los ojos asiáticos. Park determinó que en los asiáticos de mayor crecimiento de la «dimensión vertical de la hendidura palpebral», distancia intercantal y «la dimensión horizontal de la hendidura palpebral» tenían entre 10 a 13 años de edad, 14 a 16 años de edad y 17 a 19 años de edad, respectivamente.[59]

Wee-Kiak Lim (chino: 林伟杰), del Centro Nacional de Ojo de Singapur, dijo que «el párpado inferior asiática se diferencia de su contraparte no asiático» por no teniendo «fusión constante entre la fascia capsulopalpebral y el septum orbitario inferior al borde tarsal inferior» y «sin extensión de la fascia capsulopalpebral».[60]

El tamaño medio de los melanosomas aleatorias de «piel de los asiáticos» para los individuos chinos de fototipo de Fitzpatrick entre IV a V se midió en 1,36 ± 0,15 μm2 x 10-2 que fue entre el valor medido más alto de 1,44 ± 0,67 μm2 x 10-2 para «piel africano americano» de fototipo VI de Fitzpatrick y el valor medido más bajo de 0,94 ± 0,48 μm2 x 10-2 para «piel caucásica» de fototipo II de Fitzpatrick. La proporción de melanosomas de clúster versus distribuidos fue 37,4% de clúster versus 62,6% distribuidos en la piel asiática, 84,5% de clúster versus 15,5% distribuidos en la piel caucásica y 11,1% de clúster versus 88,9% distribuidos en la piel afroamericana.[61]

George Richard Scott, antropólogo físico de la Universidad de Nevada, dijo que algunos asiáticos (en particular, los chinos de etnia han y algunos japoneses), así como los nativos americanos, tienen un patrón dental distintivo que se conoce como sinodoncia, donde, entre otras características, los dos primeros incisivos superiores no están alineados con los otros dientes, pero se hacen girar unos pocos grados hacia el interior y son en forma de pala.[62]

Ashley Montagu que enseñaba antropología en la Universidad de Princeton, dijo que los mongoloides tienen 450 glándulas sudoríparas por pulgada cuadrada mientras ambos los «negros americanos» y los caucásicos tienen 750 glándulas sudoríparas por pulgada cuadrada. [63]

Proto-mongoloides[editar]

Este era un hombre del pueblo maidu, un nativo americano, de una publicación por el antropólogo Franz Boas en 1905.[64]
Esta era una mujer del pueblo yurok, una nativa americana, de una publicación por el antropólogo Aleš Hrdlička en 1906.[65]

Antropóloga Elsie Clews Parsons dijo que las características físicas del proto-mongoloide se caracterizaban como «un tipo de pelo recto, una complexión media, protrusión de la mandíbula, anchura de la nariz, y probablemente se inclina a una cabeza redonda».[66]

Margaret Sleeboom-Faulkner, del Departamento de Antropología de la Universidad de Sussex, dijo que Kanzo Umehara dijo que los ainu y ryukyuans que han «conservado sus rasgos proto-mongoloides».[67]

Mark J. Hudson profesor de antropología en la Universidad de Nishikyushu, Kanzaki, Saga, Japón, dijo que Japón fue poblada por una población proto-mongoloides en el Pleistoceno, que se convirtieron en el Jōmon y sus características se pueden ver en los ainu y la gente de Okinawa. Hudson dijo que, más tarde, durante el período Yayoi, el tipo neo-mongoloide entró en Japón. Hudson dijo que la gente genéticamente japoneses son principalmente neo-mongoloide con mezcla proto-mongoloide.[68]

Theodore G. Schurr del Departamento de Antropología de la Universidad de Pensilvania, dijo que los rasgos mongoloides surgieron de Transbaikalia, las regiones central y oriental de Mongolia, y varias regiones del norte de China. Schurr dijo que los estudios de variación craneofacial en Mongolia sugieren que la región de los mongoles actuales está el origen del tipo racial mongoloide.[37]

Dr. Rukang Wu (chino: 吴汝康) del Instituto de Paleontología de Vertebrados y Paleoantropología de la Academia Sinica, China, dijo que los restos de Liukiang fósiles humanos eran un tipo temprano de la evolución de mongoloide que indicaron el sur de China fue la cuna donde se originó la raza mongoloide.[34]

Dra. Marta Lahr Mirazon del Departamento de Antropología Biológica de la Universidad de Cambridge, dijo que hay dos hipótesis con respecto al origen de los mongoloides. Lahr, dijo que una de las hipótesis es que los mongoloides se originó en el norte de Asia, se debe a la continuidad regional en esta región y esta población se ajusten mejor a las características mongoloides estándar. Lahr dijo que la otra hipótesis es que los mongoloides se originan en las poblaciones del sudeste asiático que se expandieron desde África hasta el sudeste de Asia durante la primera mitad del Pleistoceno Superior y luego viajaron a Australia-Melanesia y Asia Oriental. Lahr dijo que la morfología de la paleoindios es consistente con la definición del proto-mongoloide.[35]

El antropólogo Arnold Henry Savage Landor dijo que los ainu tienen los ojos hundidos y una forma de los ojos típica de los europeos, con un arco ciliar grande y prominente, orejas grandes, peludos y con tendencia a la calvicie, la nariz de gancho ligeramente achatada, con fosas nasales grandes y anchas, pómulos prominente, boca grande, labios gruesos, una región larga de la nariz a la boca y la zona del mentón pequeña.[69]

Neotenia[editar]

mujer de la etnia miao (1911)
mujeres de la etnia javanesa (1902)

«Cráneos mongoloides son los más gráciles en la familia humana. Se cree que el tipo de cráneo mongoloide es un desarrollo evolutivo muy reciente».[70] De acuerdo con Ashley Montagu que enseñaba antropología en la Universidad de Princeton, «El cráneo mongoloide ha procedido más allá que cualquier otro pueblo», «el cráneo mongoloide, ya sea chino o japonés, ha sido bastante más neotenido que el caucasoide o europea» y «el cráneo femenino, se observará, es más pedomórfico en todas las poblaciones humanas que el cráneo masculino». En su lista de «los rasgos estructurales neoténicos en el que los mongoloides... difieren a los caucásicos», Montagu enumeró «cerebro más grande, caja craneana más grande, cráneo amplio, cara más amplia, plana de la nariz cubierta, pliegue interior del ojo, ojos más saltones, la falta de cantos de la frente, mayor delicadeza de los huesos, la fosa mandibular poco profundas, apófisis mastoides pequeñas, complexión robusta, la persistencia de la glándula del timo en la vida adulta, la persistencia de la forma juvenil del músculo cigomático, la persistencia de la forma juvenil de músculo del labio superior, erupción más adelante de dentición completa (excepto los molares segundo y tercero), menos glándulas sudoríparas, menos peludas, menos pelos por centímetro cuadrado [y] torso largo».[63]

Según Clive Bromhall que tiene un doctorado en zoología de la Universidad de Oxford, «razas mongoloides se explican en términos de ser los seres humanos pedomóficos más extremas».[71]

Richard Grossinger, profesor de antropología de la Universidad de Maine en Portland, dijo que, «la intuición que el desarrollo humano avanzado fuera pedomófico lugar de recapitulado y acelerado era preocupante para muchos antropólogos eurocéntricos del siglo XIX». «Si infantilismo sea la característica de estado avanzado, entonces estaría claro que las razas mongoloides sean más profundamente infantilisadas en la mayoría de los aspectos y por lo tanto capaz de un mayor desarrollo».[72]

Stephen Oppenheimer, del Instituto de Antropología Evolutiva y Cognitiva en la Universidad de Oxford, dijo que «una interesante hipótesis fue presentada por el paleontólogo Stephen Jay Gould hace muchos años era que el conjunto de los cambios anatómicos mongoloides podría explicarse por el fenómeno de la neotenia, por el que infantil o la forma del cuerpo infantil se conserva en la edad adulta. Neotenia en los homínidos es todavía una de las explicaciones más simples de cómo desarrollamos una parte desproporcionadamente grande cerebro tan rápidamente en los últimos millones de años. El cerebro relativamente grande y la rotación hacia adelante del cráneo en el la columna vertebral, y la pérdida de vello corporal, ambos característicos de los seres humanos, se encuentran en los chimpancés fetales. Gould sugirió una intensificación moderada de neotenia en los mongoloides, en que se le ha dado el nombre pedomorfía. Ese mecanismo es probable que la participación sólo unos pocos genes controlador y por lo tanto podría suceder en un período relativamente corto de evolución. También explicaría cómo la nariz respingona contraintuitiva y la pérdida relativa de vello facial se vino en el paquete». «Reducir volumen muscular innecesario, menos masa de dientes, huesos más delgados y menor tamaño físico;... esto sigue el modelo de adaptación selectiva de la evolución mongoloide».[73]

Adaptación al frío[editar]

«grupo esquimal» por el fotógrafo William Dinwiddie (1894)
mujeres esquimales y un hombre esquimal (1922)[74]

Profesor de antropología, Akazawa Takeru (japonés:赤沢威), Del Centro Internacional de Investigación para Estudios Japoneses en Kioto, Japón, dijo que rasgos mongoloides son una adaptación al frío de la estepa del mamut.[19] Él mencionó que las olas de Lewis de sangre caliente vasodilatación y la vasoconstricción cíclica de los capilares periféricos en los mongoloides como una adaptación al frío.[19] Él enumeró las extremidades cortas, nariz corta, caras planas, brida mongólica y la relación de superficie a masa más baja como otras adaptaciones mongoloides al frío.[19]

Takasaki Yuji (japonés: 高崎裕治) de la Universidad de Akita, Japón,[75] en la Revista de Antropología Fisiológica Aplicada y Ciencias Humanas, dijo que «los antepasados ​​mongoles habían evolucionado a través del tiempo en ambientes fríos» y las extremidades cortas del mongoloide se debió a la regla ecológica de Allen.[76]

El profesor de antropología en la Universidad de Trent, Ontario, Canadá, Joseph K. So (en chino: 苏) (1980) citó un estudio de JT Steegman (1965) que dijo que la cara mongoloide supone que ser adaptado al frío, pero se había demostrado en un experimento, con materia japonésa y europea, que la no ofrece una mayor protección a la congelación.[77] Al explicar la adaptabilidad mongoloide al frío, So citó la obra de WL Hylander (1977), donde dijo que en los esquimales, por ejemplo, la reducción del arco superciliar y planitud de la cara fue causado por configuraciones estructurales internos que son adaptados al frío directamente, pero producen una gran fuerza de mordida vertical necesaria para masticar carne de foca congelada.[77]

Miquel Hernández, del Departamento de Biología Animal de la Universidad de Barcelona, dijo que la nariz alta y estrecha de los esquimales y los neandertales es una adaptación a un ambiente frío y seco, porque contribuyo al calentamiento e hidratación del aire y la «recuperación de calor y la humedad del aire expirado».[44]

A.T. Steegman del Departamento de Antropología de la Universidad Estatal de Nueva York investigó el supuesto de que la regla de Allen causó la configuración estructural de la cara mongoloide del Ártico.[78] Steegman hizo un experimento que involucró a la supervivencia de las ratas en el frío.[78] Steegman dijo que las ratas con pasajes nasales estrechos, caras más anchas, colas más cortas y piernas más cortas sobrevivían el mejor en el frío.[78] Steegman dijo que había paralelismos con sus hallazgos con los mongoloides del Ártico, especialmente los esquimales y aleutianos, por reclamando estos mongoloides árticos tienen características similares, de acuerdo con la regla de Allen: un pasaje nasal estrecho, cabezas relativamente grandes, cabezas redondas y largas, mandíbulas grandes, cuerpos relativamente grandes y extremidades cortas.[78]

Kenneth L. Beals del Departamento de Antropología de la Universidad Estatal de Oregón dijo que los pueblos indígenas de la América tienen índices cefálicos que son una excepción a la regla de Allen, porque los pueblos indígenas de los climas cálidos de América del Norte y América del Sur tienen índices cefálicos altos que indican adaptación para el frío.[79] Beals dijo que estos pueblos no han evolucionado al índice cefálico adecuado para su clima, siendo, comparativamente, sólo recientemente descendido del mongoloide ártico que ha sido adaptado para el frío.[79]

Investigación genética[editar]

Distancias genéticas y tiempos de la divergencia efectiva entre los tres principales razas del hombre (3) por Masatoshi Nei (japonés: 根井正利), profesor de Biología en la Universidad Estatal de Pensilvania[80]

Comparación Proteínas
(62 loci)
Grupos sanguíneos
(23 loci)
Total
(85 loci)
Tiempo efectivo de divergencia (años)
Caucasoide/Mongoloide 0,011 0,043 0,019 41.000 ± 15.000
Caucasoide/Negroide 0,030 0,038 0,032 113.000 ± 34.000
Negroide/Mongoloide 0,031 0,096 0,047 116.000 ± 34.000
Este mapa de distancia genética hecho en 2002 es una estimación de los 18 grupos humanos del mundo por un método de vecino-uniendo basó de 23 tipos de información genética. Fue hecho por Saitou Naruya (japonés:斎藤成也), profesor del Instituto Nacional (Japonés) de Genética[81] Saitou et al. dijo que la agrupación pan-mongoloide incluye australoides, amerindios y los grupos mongoloides asiáticos.[82] Se usa el método de uniéndose de vecinos.
Este es un mapa de la distancia genética hecho por el genetista Luigi Luca Cavalli-Sforza, de la Universidad de Stanford que se muestra el «grupo mongoloide», entre otros.[83]
Este mapa es una reproducción de un mapa hecho por Naruya Saitou (japonés:斎藤成也) profesor del Instituto Nacional (Japonés) de Genética. Se muestra la ruta de migración humana fuera de África.[81] Saitou et al. dijo que la agrupación pan-mongoloide incluye australoides, amerindios y los grupos mongoloides asiáticos.[82]

En 1994, el genetista Luigi Luca Cavalli-Sforza, de la Universidad de Stanford dividió un mapa de coordenadas principales de 42 poblaciones de Asia en tres grupos: los asiáticos caucasoides, los asiáticos del noreste y este de Asia como un grupo y los asiáticos del sudeste de Asia. A lo largo de sudeste de Asia, Cavalli-Sforza dijo que hay una separación entre los mongoloides del norte y del sur.[83] Al oeste, Cavalli-Sforza dijo que hay una frontera aproximada entre caucasoides y mongoloides de los Urales a la parte oriental de India.[83] A lo largo de esta frontera se ha producido hibridación, causando un gradiente caucasoide y mongoloide. Más específicamente, los grupos étnicos Cavalli-Sforza dijo que estaban en el grupo de Asia Oriental y de noreste de Asia fueron los koryaks, chukchis, chukchis de reno, nganasan samoyedo, tunguses del norte, nentsy, chinos del norte, tibetanos, butaneses, ainu, mongoles, japoneses y coreanos.[83] Hacia el sur, las etnias Cavalli-Sforza dijo que estaban en el grupo del sudeste asiático fueron los aborígenes de Taiwán, malasianos, indonesios, las personas de etnia muong, tailandeses, filipinos, chinos del sur, balineses y gurkha.[83] Otros estudios también mostraron que el sur de China es un intermedio entre los asiáticos del norte de China y los asiáticos del sudeste de China.[84] [85] Yendo a la costa, Cavalli-Sforza dijo que hay pueblos australoides y negritos, pero los polinesios son un tipo mongoloide diluido, los negritos de las islas Andamán y los semang negritos tienen una frecuencia alta de la brida mongólica interior mongoloide y entre micronesios australoides algunos individuos parecen más mongoloides.[83] Yendo a la América, Cavalli-Sforza dijo que los esquimales y aleutianos derivaron de los mongoloides siberianos y llegaron después de los indígenas de América que son mongoloides en general y uniforme racialmente.[83]

En 2008, el bioquímico Boris Abramovich Malyarchuk (en ruso: Борис Абрамович Малярчук) et al. del Instituto de Problemas Biológicas del Norte, de la Academia de Ciencias de Rusia, Magadán, Rusia, utilizó una muestra (n=279) de las personas checas para determinar la frecuencia de los linajes de ADN mitocondrial mongoloide. Malyarchuk dijo que linajes checas de ADN mitocondrial eran típicas de poblaciones eslavas con 1,8% linajes mongoloides de ADN mitocondrial. Malyarchuk dijo que las poblaciones eslavas casi siempre contienen linajes mongoloides de ADN mitocondrial. Malyarchuk dijo que el componente mongoloide del pueblo eslavo parcialmente se añadía antes de la división de baltoeslavos entre hace 2.000 3.000 años AEC con la mezcla mongoloide adicional que se producía entre los eslavos en los últimos 4.000 años. Malyarchuk dijo que la población de Rusia ha sido desarrollado por la asimilación de la población pre-eslava indígena de Europa del Este por los eslavos verdaderos con la asimilación adicional de poblaciones ugrofinesas y interacciones por mucho tiempo con las poblaciones de Siberia y Asia central. Malyarchuk dijo que el otro componente eslavo mongoloide se incrementaba durante las olas de migración de las poblaciones de las estepas (hunos, ávaros, búlgaros y mongoles), especialmente el decaimiento del Kanato de los ávaros.[86]

En 1999, Vladimir Orekhov (en ruso: Владимир Орехов) et al. del Instituto de Genética General, Moscú, Rusia, dijo que había evidencia para la influencia de las poblaciones mongoloides en la etnogénesis de los rusos se debe a la presencia de mitotipos 26, 33, y 47 de mongoloide haplogrupo C en la población de Rusia, así como evidencia de poblaciones ugrofinesas en la etnogénesis de eslavos orientales, se debe a la presencia de mitotipo ugrofineso (mitotipo 31) en la población de Rusia, pero dijo que el acervo de ADN mitocondrial ruso diferían por regiones rusas con los rusos de la llanura de Europa Oriental cerca de los grupos étnicos europeos.[87]

Atsushi Tajima (japonés: 田嶋敦) et al. de la Universidad de Postgrado para Estudios Avanzados, Hayama, Kanagawa, Japón, dijo que había evidencia de cuatro poblaciones separadas, llevando conjuntos distintos de linajes de no recombinación de cromosoma Y, dentro de la categoría mongoloide tradicional: asiáticos del norte, chinos de ethnia han, asiáticos del sudeste y japoneses.[88]

En 1997, Masatoshi Nei (japonés:根井正利), profesor de biología de la Universidad Estatal de Pensilvania, dijo que los grupos de distancias genéticas se ajustan a los tres razas tradicionales principales del hombre, a saber, negroides, caucasoides y mongoloides.[89] Por otra parte, Nei dijo que las poblaciones mongoloides del norte y del sur independientemente se muestran distancias genéticas pequeñas de las poblaciones de Oceanía y las Américas.[89] Nei dijo que el mongoloide del norte incluyó evens, buriatios, hui, mongoles, tibetanos, japoneses, ainu, chinos del norte y coreanos.[89] En el mongoloide del sur, Nei incluyó dong, zhuang, chinos del Sur, aborígenes de Taiwán, tailandeses, indonesios y filipinos. Basado en los datos genéticos, Nei dijo que los amerindios descienden de dos poblaciones: un original de migración asiáticos nororientales que se convirtía en el paleoamericano y una migración más tarde que se hacía ambos los na-dené y los esquimales.[89] Basado en los datos genéticos, Nei dijo que asiáticos mongoloides del sudeste están más cerca de los micronesios y polinesios que papúes y australianos.[89] En 1993, Nei dijo que los mongoloides estaban contenidos dentro de un grupo genético más grande llamada los más gran asiáticos o los más grandes mongoloides que también incluyó los isleños del Pacífico y australopapues.[90] En la agrupación australopapues, Nei incluyó drávidas, indígenas de las islas Andamán, indígenas de Australia, papúes y negritos de las Filipinas.[90] Porque Nei dijo que australopapues fueron los más estrechamente relacionados con los asiáticos del este, Nei ofreció una explicación de sus rasgos peculiares. Nei rechazó la hipótesis de que australopapues tienen rasgos de los negros africanos se debe a la evolución convergente, porque estimó que habría tomado mucho más tiempo para que se re-evolucionan pelo rizado.[90] Nei apoyó la otra hipótesis presentada por Chris B. Stringer del Departamento de la Paleontología del Museo de Historia Natural que había dos poblaciones y que la población africana original había absorbido la mayor parte de su acervo genético del grupo mongoloide.[90]

Satoshi Horai (japonés: 宝来聡) del Instituto Nacional Japonés de Genética, dijo que el análisis filogenético indicó que hay dos grupos distintos de los mongoloides - uno que se separó de los negroides más temprano y uno que se separó de los caucasoides más tarde. Horai dijo que la distribución mongoloide corresponde a América del Norte y del Sur, Oceanía, Sudeste Asiático, Asia Oriental y Siberia.[91]

Un estudio hecho por el Consorcio Pan-asiático SNP HUGO en 2009 utilizó el análisis de componentes principales, que no hizo suposiciones de población previos, con los datos genéticos de la muestra de un gran número de puntos a través de Asia. El estudio dijo que las poblaciones de Asia Oriental y Sudeste Asiático se agrupan, y lo sugirió que hay un origen común de estas poblaciones. Al mismo tiempo se observó una amplia discontinuidad entre este grupo y el sur de Asia, mostrando la mayoría de las poblaciones de la India se muestran evidencia de ascendencia compartida con las poblaciones europeas. Se observó que la ascendencia genética es fuertemente correlacionada con las afiliaciones lingüísticas, así como la geografía.[92]

En 2010, Sung-Soo Hung et al. (Coreano: 윤승수) del Departamento de Biología de la Universidad Nacional de Seúl dijo que mongoloides eran relativamente homogénea en el tipo deleción de 9 pares de bases del ADN mitocondrial COM/ARNtLys región intergénica.[93]

El profesor Lic. Edvin Santiago Trujillo dijo que el antígeno Dia no está presente en los negros y los caucasianos. Trujillo dijo que Dia se encuentra en poblaciones de origen mongólico. Trujillo dijo que Dia está presente en chinos (2 — 5%), polacos (0,25 — 0,91%), japoneses (8 — 12%), mexicanos-americanos (8,2 — 14,7%) y las tribus americanas indígenas (7 — 54%). Trujillo dijo que cuando Dia se encuentra en caucasianos, existe una presunción de que tienen un ancestro mongoloide.[94]

«Estimaciones del número de diferencias de nucleótidos por sitio en (dxy) y entre (dx o dy) cada una de las tres razas, y diferencias netas de nucleótidos (d) entre las razas» hecho por Satoshi Horai (japonés: 宝来聡) de del Departamento de Genética Humana, Instituto Nacional de Genética, Mishima, Shizouka, Japón.[91]
Caucasoide
(N=20)
Mongoloide
(N=71)
Negroide
(N=10)
Caucasoide 0,0094 0,0012 0,0028
Mongoloide 0,0128 0,0137 0,0015
Negroide 0,0194 0,0203 0,0238
«loci de grupo sanguíneo usados ​​para el análisis genético... loci polimórficos y su heterozigosidad»[95]
Locus de Proteínas Caucasoide Negroide Mongoloide
ABO 0,441 ± 0,018 0,450 ± 0,21 0,589 ± 0,001
Auberger 0,488 ± 0,005 0,460 ± 0,032 ...
Cartwright (Yt) 0,082 ± 0,007 0,014 ± 0,014 ...
Colton 0,104 ± 0,009 0,000 ...
Cs 0,269 ± 0,018 ... ...
Diego 0,000 0,006 ± 0,006 0,068 ± 0,020
Dombrock 0,480 ± 0,007 0,444 ± 0,018 ...
Duffy 0,488 ± 0,006 0,088 ± 0,015 0,268 ± 0,028
Kell 0,080 ± 0,014 0,010 ± 0,006 0,000
Kidd 0,497 ± 0,003 0,382 ± 0,017 0,508 ± 0,025
Lewis 0,363 ± 0,015 0,498 ± 0,003 0,491 ± 0,006
Lutheran 0,069 ± 0,013 0,084 ± 0,015 0,000
MN 0,500 ± 0,001 0,499 ± 0,002 0,500 ± 0,002
P 0,499 ± 0,002 0,368 ± 0,018 0,354 ± 0,027
Rh (Cc) 0,493 ± 0,005 0,221 ± 0,020 0,464 ± 0,007
Rh (Dd) 0,472 ± 0,009 0,378 ± 0,017 0,265 ± 0,013
Rh (Ee) 0,280 ± 0,019 0,193 ± 0,020 0,439 ± 0,009
S 0,402 ± 0,015 0,413 ± 0,015 0,183 ± 0,023
Sd 0,415 ± 0,016 ... ...
Secretor 0,500 ± 0,000 0,500 ± 0,002 0,496 ± 0,001
Vel 0,028 ± 0,002 0,000 0,000
Xg 0,442 ± 0,009 0,495 ± 0,006 0,459 ± 0,020

Los estudios de ADN de poblaciones «asiáticos»[editar]

Mapa Genético Humano (2007) de Peter A. Underhill, del Departamento de Genética de la Universidad de Stanford y Toomas Kivisild del Centro de Estudios de la Evolución Humana de Leverhulme de la Universidad de Cambridge[96]
     1. Europa     2. Asia Oriental     3. América     4. Australia y Oceanía      5. Asia del Sur     6. África del Este     transición

Rebecca Oakley y Chris Tyler-Smith, del Departamento de Bioquímica de la Universidad de Oxford, dijo que 90% de los cromosomas Y de los hombres «asiáticos» (incluidos los «orientales») y europeos en su muestra (38/42) descienden de uno de los dos machos. El tipo de cromosoma Y del Grupo 1 fue sólo en los hombres de raza caucásica o hombres parcialmente de la raza caucásica, y el tipo de cromosoma Y del Grupo 2 fue de raza caucásica y los hombres completamente de raza no caucásica. El tipo de cromosoma Y del grupo 2 se caracterizó por un gran bloque alfoide que contiene los sitios adicionales para A&I, EcoO1091 y HindIII, enlazado a un fragmento pequeño se llama poxY1 BgZII.[97]

Scott W. Ballinger et al. del Departamento de Bioquímica de la Universidad de Emory, dijo que «linajes de ADN mitocondrial de Asia» se originó en el sur de China con el «mongoloide del Sur».[98]

Hiroki Oota et al. (japonés: 太田博树), del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, Alemania, dijo que «las poblaciones de Asia» tienen alta variación de ADN mitocondrial. Oota dijo que vietnamitas tienen la mayor diversidad de ADN mitocondrial, pero, en general, la distancia genética entre «las poblaciones de Asia» es pequeña.[99]

Melissa L. Cann et al. del Departamento de Bioquímica de la Universidad de California en Berkeley, dijo que los primeros asiáticos no se mezclaban con Homo asiático y que las características de «formas asiáticas antiguas» indican que «erectus asiático» no era antepasado ​​de «Homo sapiens». Porque los «asiáticos» actuales no se muestran la cantidad de ADN mitocondrial divergencia que pasaría con mezclando con el Homo erectus, Cann creía que los Homo sapiens en expansión desde África reemplazaron el Homo erectus asiático.[100]

Douglas C. Wallace, del Departamento de Bioquímica de la Universidad de Emory, dijo que el ADN mitocondrial de los pueblos indígenas de América es «claramente asiática en carácter», pero las pocas hembras fundadoras llevaban «ADNmts asiáticos raros», causando una frecuencia diferente de ADNmt y un «efecto fundador dramático».[101]

Shama Barnabas, B. Joshi y C.G. Suresh de la División de Ciencias Bioquímicas, el Laboratorio Nacional de Química, Pune, India, dijeron que la evidencia de los pueblos originarios de India, que ellos refieren como el «elemento proto-asiática», extendiendo en el sudeste de Asia para convertirse en sudeste asiático se muestra por afinidades de ADNmt entre los indios y los asiáticos del este y sudeste asiáticos en el sitio de DdeI 10394 junto con el sitio asiático específico asociado se llama AluI 10397.[102]

diversidades de nucleótidos de cinco poblaciones asiáticas genéticas y distancias entre las cinco poblaciones por Shinji Harihara et al. (japonés: 針原伸二) del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Tokio[103]
japonés coreano ainu aeta vedda
japonés 0,00086
± 0,00019
0,000000
± 0,000127
0,000006
± 0,000122
0,000029
± 0,000157
0,000091
± 0,000214
coreano 0,000000
± 0,000127
0,00065
± 0,00017
0,000004
± 0,000114
0,000026
± 0,000151
0,000100
± 0,000213
ainu 0,000006
± 0,000122
0,000004
± 0,000114
0,00041
± 0,00015
0,000019
± 0,000145
0,000096
± 0,000210
aeta 0,000029
± 0,000157
0,000026
± 0,000151
0,000019
± 0,000145
0,00050
± 0,00022
0,000111
± 0,000232
vedda 0,000091
± 0,000214
0,000100
± 0,000213
0,000096
± 0,000210
0,000111
± 0,000232
0,00110
± 0,00031
Harihara et al. dijo que la distancia genética cercana de la aeta a «poblaciones mongoloides» (japonés, coreano y ainu) es consistente con estudios anteriores. Harihara dijo que gran distancia genética de la vedda de las cuatro otras poblaciones podría ser causado por aislamiento genético, pero Harihara dijo que la mezcla actual de tamiles y cingaleses hace su verdadera filogenia insegura. Los números de la diagonal son diversidades de nucleótidos y los otros números son las distancias genéticas. (La información se ha reflejado sobre la diagonal para que la tabla se puede ordenar. La tabla original hecho por Harihara no tenía información escrita en la parte superior derecha, pasada la diagonal.)
la diversidad genética dentro/entre poblaciones continentales por Hiroki Oota et al. (japonés:太田博树), del Instituto de Max Planck de Antropología Evolutiva, Alemania[99]
número de poblaciones diferencias por pares para las medias dentro de las poblaciones índices de fijación (Fst) para las medias entre las poblaciones
África 15 7,99 ± 2,72 0,201
Europa 12 4,63 ± 0,94 0,066
Asia 12 7,12 ± 0,91 0,033
Eurasia 27 5,95 ± 1,51 0,086
divergencia del ADN mitocondrial dentro y entre cinco poblaciones humanas por Melissa L. Cann et al. del Departamento de Bioquímica de la Universidad de California en Berkeley[100]
por ciento de secuencia de divergencia
población 1 2 3 4 5
1. africanos 0,47 0,04 0,04 0,05 0,06
2. asiáticos 0,45 0,35 0,01 0,02 0,04
3. australianos 0,40 0,31 0,25 0,03 0,04
4. caucásicos 0,40 0,31 0,27 0,23 0,05
5. papúes 0,42 0,34 0,29 0,29 0,25
La divergencia se calcula por una forma desarrollada por Masatoshi Nei. Los valores de la divergencia media por pares entre los individuos dentro de las poblaciones (δx) aparecen en la diagonal. Los valores por debajo de la diagonal (δxy) son las divergencias medias por pares entre los individuos de dos poblaciones diferentes, X e Y. Los valores por encima de la diagonal (δ) son divergencias entre poblaciones que corrigieron para la variación dentro de las poblaciones con la ecuación δ = δxy - 0.5(δx + δy).
Arbol genealógico, linajes y grados de divergencia en el árbol geneaological para 134 tipos de ADN mitocondrial humano por Melissa L. Cann et al. del Departamento de Bioquímica de la Universidad de California en Berkeley[100]
número de linajes descendientes o grupos específicos a una región
antepasado total África Asia Australia Europa New Guinea por ciento de divergencia edad*
a 7 1 0 0 0 0 0,57 143–285
b 2 0 1 0 0 0 0,45 112–225
c 20 0 7 3 1 3 0,43 108–215
d 2 0 0 1 1 0 0,39 98–195
e 14 2 2 4 2 0 0,34 85–170
f 19 1 7 4 4 1 0,30 75–150
g 10 2 3 2 2 1 0,28 70–140
h 30 2 4 0 15 1 0,27 68–135
i 8 1 0 0 6 0 0,26 65–130
j 22 1 3 1 5 1 0,25 65–125
todos 134 10 27 15 36 7 - -
*Suponiendo que la tasa de divergencia ADN mitocondrial es del 2-4% por millón de años

Crítica[editar]

Dr. George W. Gill, profesor de antropología en la Universidad de Wyoming y profesor Dennis O'Neil de antropología en Palomar College, dijo que el concepto «mongoloide» se originó con un método tipológico de la clasificación racial ahora en disputa.[104] [105] Todos los términos raciales de «-oide» (por ejemplo, mongoloides, caucasoides, negroides, etcétera) ahora sean a menudo polémicos en contextos técnicos y no técnicos ya veces puedan ofender, no importe la forma en que se utilizan.[106]

Según Ward O. Conner que escribió un libro sobre John Langdon Haydon Down, porque las personas con síndrome de Down pueden tener brida mongólica, el síndrome de Down fue ampliamente llamado «mongol» o «idiotez de mongoloide».[107] En el uso del argot el término llegó a usarse como un insulto. Una versión abreviada de la palabra, «mong» o «mongol», también se utiliza en el Reino Unido.[108] Chong Yah Lim, profesor de economía en la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur, dijo que no le gustaba el término «mongoloide», porque actualmente lo se significa «desarrollos físicos y mentales dementes». Lim dijo que pensaba que el término «raza de Asia Oriental» sería un término más «adecuado neutral» y más «moderno».[109]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Galileo Wept: A Critical Assessment of the Use of Race in Forensic Anthropology» (PDF). Emory University.
  2. Lieberman, Leonard. «Anthropology News. "Out of Our Skulls: Caucasoid, Mongoloid, Negroid? Volume 38, Issue 9, page 56, December 1997». Onlinelibrary.wiley.com.
  3. Templeton, Alan R.. «Human Races: A Genetic and Evolutionary Perspective» (PDF). Washington University. Realfuture.org.
  4. Keevak, Michael. "Becoming Yellow: A Short History of Racial Thinking". Princeton: Princeton University Press, 2011. ISBN 978-0-691-14031-5.
  5. Painter, Nell Irvin. Yale University. "Why White People are Called Caucasian?" 2003. September 27, 2007. [1]
  6. Blumenbach, Johann. "The Anthropological Treatise of Johann Friedrich Blumenbach." London: Longman Green, 1865.
  7. a b Deniker, Joseph. The Races of Man: An Outline of Anthropology and Ethnography C. Scribner's Sons: New York, 1900. ISBN 0-8369-5932-9.
  8. [The End of Racism by Dinesh D'Souza, pg 124]
  9. Huxley, Thomas, On the Geographical Distribution of the Chief Modifications of Mankind. 1870. August 14, 2006.
  10. a b c Augustus Henry Keane. (1882). Asia. Stanford's Compendium of Geography and Travel For General Reading. London.
  11. a b Boas, F. (1940). Race, language, and culture. New York: Macmillan.
  12. Futuyma, Douglas A. Evolutionary Biology. Massachusetts: Sinauer Associates, 1983. p. 520
  13. Lederer Roger J. Ecology and Field Biology. Cummings Publishing Company: California, 1984. ISBN 0-8053-5718-1 p.129
  14. a b Forbes, J.D. (1998). Kennewick Man: A Legal Historical Analysis. American Indian Review.
  15. Niskanen, M. (2002). The Origin of the Baltic-Finns from the Physical Anthropological Point of View. Mankind Quarterly Volume XLIII Number 2, Winter.
  16. [2] Dead link
  17. Rand McNally’s World Atlas International Edition Chicago:1944 Rand McNally Map: "Races of Mankind" Pages 278–279
  18. Bellwood, Peter. Pre-History of the Indo-malaysian Archipelago. Australian National University:1985. ISBN 978-1-921313-11-0
  19. a b c d e f g h i j Takeru Akazawa and Emóke J.E. Sathmåry. Prehistoric Mongoloid dispersals. New York, Oxford University Press, 1996.
  20. Huxley, Thomas. Collected Essays of Thomas Huxley: Man's Place in Nature and Other Kessinger Publishing: Montana, 2005. ISBN 1-4179-7462-1
  21. Coon, Carleton S. The Races of Europe. Greenwood: USA, 1972 ISBN 0-8371-6328-5 p.2
  22. a b Coon, Carleton S. The Origin of the Races. Knopf: Michigan, 1962. ISBN 0-394-30142-0
  23. Milford Wolpoff and Rachel Caspari (1998). Race and Human Evolution: A Fatal Attraction. Westview Press. ISBN 0-8133-3546-9. 
  24. Bhasin, M.K. (2006). «Genetics of Caste and Tribes of India: Indian Population Milieu». Int J Hum Genet (Kamla Raj) 6 (3):  p. 244. http://www.krepublishers.com/02-Journals/IJHG/IJHG-06-0-000-000-2006-Web/IJHG-06-3-177-280-2006-Abst-PDF/IJHG-06-3-233-274-2006-000-Bhasin-M-K/IJHG-06-3-233-274-2006-000-Bhasin-M-K-Text.PDF. 
  25. Futuyma, Douglas A. Evolutionary Biology. Massachusetts: Sinauer Associates, 1983. p. 520
  26. Peter Brown (1999). «The First Modern East Asians? another Look at Upper Cave 101, Liujiang, and Minatogawa». K. Omoto (ed.) Interdisciplinary Perspectives on the Origins of the Japanese, International Research Center for Japanese Studies: Kyoto págs. 105–130. Department of Anthropology and Paleoanthropology, University of New England. Consultado el 2007-09-23.
  27. Weiwen, Huang, Salawusu Relic. Encyclopedia of China, 1st ed.
  28. Yali Xue,*,†,‡ Tatiana Zerjal,*,‡ Weidong Bao,‡,§ Suling Zhu,‡,§ Qunfang Shu,§ Jiujin Xu,§ Ruofu Du,§ Songbin Fu,† Pu Li,† Matthew E. Hurles,* Huanming Yang** and Chris Tyler-Smith*,‡,1 (2006). «Male Demography in East Asia: A North–South Contrast in Human Population Expansion Times». Genetics Society of America. doi:10.1534/genetics.105.054270. Consultado el 2007-09-29.
  29. a b Juan Frijolé Reixach. (2008). Las Razas Humanas: El Origen del Hombre los Pueblos de África, Oceanía y Asia Oriental. Instituto Gallach: Barcelona, España. ISBN 84-494-0794-X
  30. Posnansky, A. (1917). Signos Mongoloides en Algunos Tipos Étnicos del Altiplano Andino. In Proceedings of the Second Pan American Scientific Congress:(section I) Anthropology. WH Holmes, chairman (Vol. 1, p. 112). US Government Printing Office.
  31. Wilkenson, Caroline. Forensic Facial Reconstruction. Cambridge University Press. 2004. ISBN 0-521-82003-0
  32. Ong. R.G. (1999). «Evaluation of bone density in the mandibles of young Australian adults of Mongoloid and Caucasoid descent». PubMed. Ncbi.nlm.nih.gov. Consultado el September 10, 2008.
  33. Louis Robert Sullivan, Edward Winslow Gifford, Will Carleton McKern. (1921). A contribution to Samoan somatology. Bishop Museum Press: Hawaii.
  34. a b Wu, R. (1959). Human Fossils Found in Liukiang, Kwangsi, China. Vertebrata Palasiatica. 3(3).
  35. a b Lahr, M. M. (1995), Patterns of modern human diversification: Implications for Amerindian origins. American Journal of Physical Anthropology, 38: 163–198. doi 10.1002/ajpa.1330380609
  36. MD Shunsuke Yuzurihaa, Staff Surgeon, MD, PhD Kiyoshi Matsuo, Professor and Chairman and MD Hideo Kushimaa, Staff Surgeon. An anatomical structure which results in puffiness of the upper eyelid and a narrow palpebral fissure in the Mongoloid eye. British Journal of Plastic Surgery Volume 53, Issue 6, September 2000, Pages 466–472 doi 10.1054/bjps.2000.3387
  37. a b Schurr, Theodore G. (2011). Mapping Mongolia: Situating Mongolia in the World from Geologic Time to the Present. University of Pennsylvania Museum of Archaeology and Anthropology. Pennsylvania. ISBN 1-934536-18-0
  38. Dawber R.P.R. (1997). Diseases of the head and scalp (3rd ed.). Virginia:Blackwell Science Ltd.
  39. Trotter, M. (1938), A review of the classifications of hair. American Journal of Physical Anthropology, 24: 105–126. doi 10.1002/ajpa.1330240131
  40. Duggins, O. H., Trotter, M. and Coon, C. S. (1959), Hair from a Kadar woman of India. American Journal of Physical Anthropology, 17: 95–98. doi 10.1002/ajpa.1330170203
  41. Hrdy, D. (1973), Quantitative hair form variation in seven populations. American Journal of Physical Anthropology, 39: 7–17. doi 10.1002/ajpa.1330390103
  42. a b Haydenblit, R. (1996), Dental variation among four prehispanic Mexican populations. American Journal of Physical Anthropology, 100: 225–246. doi <225::AID-AJPA5>3.0.CO;2-W 10.1002/(SICI)1096-8644(199606)100:2<225::AID-AJPA5>3.0.CO;2-W
  43. Robert B. Pickering, David Bachman. (2009). The Use of Forensic Anthropology (2nd ed.). CRC Press. ISBN 978-1-4200-6877-1. pp. 83
  44. a b Hernández, M., Fox, C. L. and Garcia-Moro, C. (1997), Fueguian cranial morphology: The adaptation to a cold, harsh environment. American Journal of Physical Anthropology, 103: 103–117. doi <103::AID-AJPA7>3.0.CO;2-X 10.1002/(SICI)1096-8644(199705)103:1<103::AID-AJPA7>3.0.CO;2-X
  45. a b c Dirkmaat, D. (2012). A companion to forensic anthropology. Wiley-Blackwell Publishing: USA. pp. 300 ISBN 978-1-4051-9123-4
  46. Willett Enos Rotzell. (1905). Man: an introduction to anthropology. Philadelphia.
  47. Konstantinos Moraitis Ph.D., Constantine Eliopoulos Ph.D., Chara Spiliopoulou MD, PhD, Sotiris Manolis Ph.D. (2009). Assessment of Ancestral Background from the Skull: Case Studies from Greece. The Internet Journal of Biological Anthropology™ ISSN: 1939-4594
  48. Dennis C. Dirkmaat, Ph.D., D.A.B.F.A. (n.d.). Mercyhurst Archaeological Institute. Retrieved August 27, 2012, from http://mai.mercyhurst.edu/personnel/dennis-c-dirkmaat/
  49. Ball, K., Haggerty, K. & Lyon, D. (2012). Routledge handbook of surveillance studies. Routledge: New York. ISBN 978-0-415-58883-6
  50. Ann H Ross. Research Gate Obtenido de marzo 8, 2014, de Research Gate
  51. Ross, A.H. (2011). Seminar Session 1 The Concept of "Race": A Forensic Anthropological Perspective on Human Variation. Advances in Forensic Anthropology Obtenido de marzo 8, 2014, de You Tube Video
  52. QING HE, MARY HORLICK, JOHN THORNTON, JACK WANG, RICHARD N. PIERSON, JR., STANLEY HESHKA, AND DYMPNA GALLAGHER (2002). Sex and race differences in fat distribution among Asian, African-American and Caucasian prepubertal children. Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. 87(5). 2164–2170.
  53. Goh Victor H. H., Tain C. F., Tong Terry Y. Y., Mok Helen P. P., Wong M. T. (2004). «Are BMI and other anthropometric measures appropriate as indices for obesity? A study in an Asian population». The Journal of Lipid Research 45:  pp. 1892–1898. doi:10.1194/jlr.M400159-JLR200. 
  54. Deedrick, D. W. (2000). Hairs, fibers, crime, and evidence. Forensic science communications, 2. pp. 3
  55. Ahn J.M. (2006). «The Current Trend in Augmentation Rhinoplasty». Facial plast Surg 22 (1):  pp. 061–069. doi:10.1055/s-2006-939954. 
  56. Dhong, Eun-Sang MD, PhD; Han, Seung-Kyu MD, PhD; Lee, Chi-Ho MD; Yoon, Eul-Sik MD; Kim, Woo-Kyung MD, PhD. (2002). Anthropometric Study of Alar Cartilage in Asians. Annals of Plastic Surgery: – Volumen 48 – Edición 4 – pg 386–391
  57. K.W. Chun, H.J. Kang, S.K. Hana, Corresponding Author Contact Information, E-mail The Corresponding Author, E.S. Leea, H. Chang, S.B. Kima y W.K. Kim. (2008). Anatomy of the alar lobule in the Asian nose. Journal of Plastic, Reconstructive & Aesthetic Surgery. Volumen 61, Edición 4, Páginas 400–407
  58. Sangki Jeong, Bradley N. Lemke, Richard K. Dortzbach, Yeoung Geol Park, and Heoung Keun Kang The Asian Upper Eyelid: An Anatomical Study With Comparison to the Caucasian Eyelid Arch Ophthalmol, Jul 1999; 117: 907 – 912.
  59. Park Dae Hwan M.D., Choi Won Seok M.D., Yoon Sean Hyuck M.D., Song Chul Hong M.D. (2008). «Anthropometry of Asian Eyelids by Age». Plastic & Reconstructive Surgery 121 (4):  pp. 1405–1413. doi:10.1097/01.prs.0000304608.33432.67. 
  60. Lim, Wee-Kiak F.R.C.Ophth., F.R.C.S. (ED.); Rajendran, Kanagasuntheram F.R.C.S. (ED.); Choo, Chai-Teck F.R.C.Ophth., F.R.C.S. (ED.) Microscopic Anatomy of the Lower Eyelid in Asians. Ophthalmic Plastic & Reconstructive Surgery: Mayo 2004 – Volumen 20 – Edición 3 – pp 207–211
  61. Thong, H. Y., Jee, S. H., Sun, C. C., & Biossy, R. E. (2003). The patterns of melanosome distribution in keratinocytes of human skin as one determining factor of skin colour. British Journal Of Dermatology, 149(3), 498-505. doi:10.1046/j.1365-2133.2003.05473.x
  62. George Richard Scott, Christy G. Turner. (1997). The Anthropology of Modern Human Teeth: Dental Morphology and Its Variation . Cambridge University Press. [3]
  63. a b Montagu, Ashley. Growing Young. Published by Greenwood Publishing Group, 1989 ISBN 0-89789-167-8
  64. Franz Boas. (1905). Anthropometry of central California. Harvard University: New York.
  65. Aleš Hrdlička. 1906. Contribution to the physical anthropology of California. Berkley University Press.
  66. Worthington, Elsie. North American Indian Life: Customs and Traditions of 23 Tribes. University of Nebraska Press: USA, 1967. ISBN 0-486-27377-6 p. 7
  67. Sleeboom, Margaret. Academic Nations in China and Japan. Routledge: UK, 2004. ISBN 0-415-31545-X p.56
  68. Hudson, Mark J. (1999). Ruins of identity: ethnogenesis in the Japanese Islands
  69. Arnold Henry Savage Landor (1970). Alone with the hairy Ainu: or, 3.800 miles on a pack saddle in Yezo and a cruise to the Kurile islands
  70. Nicholas, Wade. Before the Dawn. Published by Penguin Publishing, 2006 ISBN 978-1-59420-079-3
  71. Moxon, Steve (2003). «The Eternal Child: An Explosive New Theory of Human Origins and Behaviour by Clive Bromhall». Human-nature.com.
  72. Grossinger, Richard. Embryogenesis. Published by North Atlantic Books, 2000 ISBN 1-55643-359-X
  73. Oppenheimer, Stephen. The Real Eve. Published by Carroll & Graf Publishers, 2003 ISBN 0-7867-1192-2
  74. Vilhjalmur Stefansson My Life with the Eskmo (1922)
  75. «秋田大学: Comparison between Triceps and Subscapular Skinfold Thickness of Japanese Children with respect to Environmental Effects». Air.lib.akita-u.ac.jp. Consultado el 2013-12-15.
  76. Yuji Takasaki, Steven F. Loy and Hans W. Juergens "Ethnic Differences in the Relationship between Bioelectrical Impedance and Body Size". Journal of Physiological Anthropology and Applied Human Science Vol. 22; 233–235 (2003) .
  77. a b Joseph K. So. Human Biological Adaptation to Arctic and Subarctic Zones. Annual Review of Anthropology. Vol. 9, (1980), pp. 63–82
  78. a b c d Steegmann, A. T. and Platner, W. S. (1968), Experimental cold modification of cranio-facial morphology. American Journal of Physical Anthropology, 28: 17–30. doi 10.1002/ajpa.1330280111
  79. a b Beals, K. L. (1972), Head form and climatic stress. American Journal of Physical Anthropology, 37: 85–92. doi 10.1002/ajpa.1330370111
  80. Nei, M. (1985). Human Evolution at the Molecular Level. Population Genetics and Molecular Evolution. Japan Sci. Soc. Press, Tokyo. pp. 44–64.
  81. a b «斎藤成也 Naruya, S. Kyushu Museum. 2002. February 2, 2007». Museum.kyushu-u.ac.jp. Consultado el 2013-12-15.
  82. a b Roberts, D.F., Fujiki, N. and Torizuka, N. (1992). Isolation, Migration and Health. 33rd Symposium Volume of the Society for Study of Human Biology.
  83. a b c d e f g Cavalli-Sforza, L.L., Menozzi, P. & Piazza, A. (1994). The History and Geography of Human Genes. New Jersey: Princeton University Press.
  84. Table from "Genetic evidence supports demic diffusion of Han culture". Nature (journal, 16 September 2004 issue)
  85. Table from " A spatial analysis of genetic structure of human populations in China reveals distinct difference between maternal and paternal lineages". European Journal of Human Genetics (journal, 23 January 2008 issue)
  86. Malyarchuk, B.A., M. A. Perkova, & Derenko, M.V. (2008). On the Origin of Mongoloid Component in the Mitochondrial Gene Pool of Slavs. Russian Journal of Genetics, 44(3), pp. 344–349. ISSN 1022-7954.
  87. Orekhov, V. et al. (1999). Mitochondrial sequence diversity in Russians. In FEBS Letters. 445(1). pp. 197–201. doi 10.1016/S0014-5793(99)00115-5
  88. TAJIMA Atsushi, PAN I.-Hung, FUCHAROEN Goonnapa, FUCHAROEN Supan, MATSUO Masafumi, TOKUNAGA Katsushi, JUJI Takeo, HAYAMI Masanori, OMOTO Keiichi, HORAI Satoshi, Three major lineages of Asian Y chromosomes: implications for the peopling of east and southeast Asia, Human Genetics 2002, vol. 110, no1, pp. 80–88
  89. a b c d e Nei, M. & Roychoudhury, A.K. (1997). The emergence and dispersal of Mongoloids. Indian Journal of Anthrop. Soc. 32:01-49.
  90. a b c d Nei, M. & Roychouhdury, A.K. (1993). Evolutionary Relationships of Human Populations on a Global Scale. Mol. Bio. Evol. 10(5):927–943
  91. a b Satoshi Horai and Kenji Hayasaka. (1990). Intraspecific Nucleotide Sequence Differences in the Major Noncoding Region of Human Mitochondrial DNA. Am. J. Hum. Genet. 46:828–842
  92. Mapping Human Genetic Diversity in Asia, The HUGO Pan-Asian SNP Consortium, 2009
  93. Sung-Soo Hong, Satoshi Horai & Chung-Choo Lee. (2010). Distribution of the 9-bp deletion in COII/ tRNALys intergenic region of mitochondrial DNA is relatively homogeneous in EastAsian populations Korean Journal of Biological Sciences.
  94. Grupo Cooperativo Iberoamericano de Medicina Transfusional.link
  95. Nei, M. and Roychodhury, A.K. Genic variation within and between the three major races of man, Caucasoids, Negroids, and Mongoloids. American Journal of Human Genetics. 1974 julio; 26(4): página 439
  96. Peter A. Underhill and Toomas Kivisild Use of Y Chromosome and Mitochondrial DNA Population Structure in Tracing Human Migrations Annual Review of Genetics Vol. 41: 539–564 (Fecha de publicación 2007 de Volumen 12) doi 10.1146/annurev.genet.41.110306.130407
  97. Rebecca oakley and chris tyler-smith (1990). «Y Chromosome DNA Haplotyping Suggests That Most European and Asian Men Are Descended from One of Two Males». Genomics 7:  pp. 325–330. 
  98. Ballinger, S.W. (1992). Southeast Asian Mitochondrial DNA Analysis Reveals Genetic Continuity of Ancient Mongoloid Migrations. Genetics 130 139–152
  99. a b Hiroki Oota, Kitano Takashi, Jin Feng, Yuasa Isao, Wang Li, Ueda Shintaroh, Saitou Naruya, Stoneking Mark (2002). «Extreme mtDNA Homogeneity in Continental Asian Populations». AMERICAN JOURNAL OF PHYSICAL ANTHROPOLOGY 118:  pp. 146–153. 
  100. a b c Rebecca L. Cann, Mark Stoneking, and Allan C. Wilson. Mitochondrial. (1987). DNA and Human Evolution. Letters to Nature
  101. DOUGLAS C. WALLACE, KATHERINE GARRISON, AND WILLIAM C. KNOWER. "Dramatic Founder Effects in Amerindian Mitochondrial DNAs. AMERICAN JOURNAL OF PHYSICAL ANTHROPOLOGY 68:149–155 (1985)
  102. Barnabas S., Joshi B., Suresh C. G.. «Indian-Asian Relationship: mtDNA Reveals More». Naturwissenschaften 87 (4):  pp. 180–183. doi:10.1007/s001140050699. 
  103. S. Harihara, N. Saitou, M. Hirai, T. Gojobori, K. S. Park,4 S. Misawa, S. B. Ellepola, T. Ishida and K. Omoto (1988) Mitochondrial DNA Polymorphism among Five Asian Populations" Am J. Hum. Genet 43:134–143
  104. O'Neil, Dennis (May 13, 2007). «Biological Anthropology Terms». Palomar College.
  105. Gill, George W.. «Does Race Exist? A proponent's perspective». Pbs.org.
  106. American Heritage Book of English Usage. Houghton Mifflin Company. 1996. <http://www.bartleby.com/64/C006/046.html#Mongoloid>.
  107. [Ward, Connor O. John Langdon (2006). «Down the man and the message». Down-syndrome.info.
  108. «Ricky Gervais, please stop using the word 'mong'». The Guardian. Consultado el 26 May 2012.
  109. Chong Yah Lim. Southeast Asia: The Long Road Ahead. World Scientific, 2004 P. 3.