Manco Inca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Manco Inca
POMA0400v.jpg
2.° Sapa Inca nombrado por los españoles
1533 - 1536
Predecesor Túpac Hualpa
Sucesor Paullu Inca
1.° Inca de Vilcabamba
1537 - 1544
Predecesor Inicio de los Incas de Vilcabamba
Sucesor Sayri Túpac
Información personal
Nacimiento Alrededor de 1515
Cuzco
Fallecimiento Alrededor de 1545
Vilcabamba
Familia
Dinastía Huascarista
Padre Huayna Cápac
Consorte Cora Ocllo

Manco Inca Yupanqui, también conocido como Manco Cápac II,[1] fue el primero de los cuatro rebeldes incas de Vilcabamba. Escapó de los ejércitos de Atahualpa en el Cuzco y ofreció ayuda a los conquistadores españoles creyendo que lo liberarían de las «malignas tropas de Quito».[2]

Lo nombraron Emperador Inca, pero después de los múltiples abusos que cometieron con él y su pueblo, decidió escaparse y rebelarse.[3] En 1536 casi libera al Cuzco y expulsa a los españoles,[4] sin embargo se refugió en Vilcabamba al tener que dar de baja a sus tropas por el excesivo tiempo que estaba tomando la guerra. Finalmente fue asesinado en 1544, apuñalado por un grupo de siete españoles almagristas que lo traicionaron.[5]

Biografía[editar]

Origen y entronación[editar]

Manco Inca liderando la rebelión, detalle de pintura de Juan Bravo, en la municipalidad del Cuzco.

Manco Inca fue uno de los más de 500 hijos de Huayna Cápac, probablemente nació en 1515, en el Cuzco.[6] Cuando las tropas de Atahualpa tomaron dicha ciudad bajo el mando del general Quizquiz, mataron a los descendientes de Huayna Cápac, a los partidarios de Huáscar y todo aquél que pudiera intentar tomar el lugar del Inca.

Por esta razón Manco Inca se vio obligado a huir evitando cualquier contacto con los atahualpistas.[7] El 14 de noviembre de 1533 encontró a Francisco Pizarro y su contingente tanto inca como español. Éste y otros hechos como la matanza de Atahualpa llevaron a Manco Inca a creer que los españoles eran «salvadores» enviados por los dioses.[8] Al presentarse a Pizarro éste le respondió:

«Has de saber que yo vine con el único propósito de protegerte y liberarte de esta gente de Quito, podeis creer que yo no vengo en provecho mío».

Existen dos versiones sobre el fin de Chalcuchímac. Una de ellas dice que para convencer al joven inca, Pizarro quemó vivo a Chalcuchímac delante de aquél. Por otro lado, José Antonio del Busto cita a Pedro Sánchez de la Hoz cuando afirma que el general ya había muerto un día antes del arribo de Manco Inca:[9]

«Informado el Gobernador de todas estas acusaciones y comprobando cuánto de verdad había en ello, mandó que fuese quemado vivo en medio de la plaza, y así se hizo, que los principales y más familiares suyos eran los que ponían más diligencia en prender el fuego (...) toda la gente de la tierra se alegró infinito de su muerte, porque era muy aborrecido de todos por conocer lo cruel que era».

Pedro Sánchez de la Hoz.

En la mañana del sábado 15 de noviembre, día de San Eugenio, las tropas hispano-indígenas ingresaron a la capital (Cuzco) por el cerro de Carmenca (actual barrio de Santa Ana) para luego bajar por un camino que llevaba a un río y que posteriormente bautizaron como «El callejón de la Conquista» o «La calle de los Conquistadores».[10] Tras saquear el Coricancha, los templos y palacios más importantes del Cuzco, Francisco Pizarro coronó a Manco Inca como Sapa Inca.[11]

Bajo el vasallaje español[editar]

Las tropas de Quizquiz se enfrentaron al ejército combinado de Manco Inca y Pizarro. Pintura de Juan Bravo para la municipalidad del Cuzco.

Una vez nombrado, Pizarro solicitó a Manco Inca que organizara un ejército que combatiera a las tropas del general atahualpista Quizquiz. Pizarro, además, lo apoyaría con caballos y soldados españoles.[12] Unos espías informaron a Manco Inca de las intenciones de las tropas de Quizquiz para atacar Jauja, dándole la opción de enviar justo a tiempo a su ejército bajo el mando de su hermano; Paullu Inca. Tras la batalla, Quizquiz y sus guerreros se vieron obligados a retirarse hacia Tarma. Sin embargo, fueron expulsados también de Tarma ya que sus habitantes eran huascaristas. Finalmente, Quizquiz fue asesinado por un noble partidario de los españoles.[13] Finalizada la guerra contra los que acabaron con su panaca se esperaría que existiese armonía entre el Inca y los españoles, la realidad era diferente. Pronto el nuevo monarca se dio cuenta del craso error de confiar en los peninsulares por la serie de razones siguientes:

  1. Estando en el palacio de sus antepasados, no podía reinar.
  2. No podía recibir a sus súbditos sin ser vigilado.
  3. No podía circular por el Cusco con libertad.
  4. Veía múltiples abusos que cometían los españoles contra las mujeres de la nobleza, pueblo y vírgenes del sol.
  5. Se burlaban de él con bromas muy pesadas.
  6. Era, desde el principio, un rehén de los conquistadores. Llegando a haber sido en dos ocasiones un vilipendiado prisionero.

Por estas y otras razones planeó sacudirse de la influencia española. No obstante sus planes fueron descubiertos y fue hecho prisionero a mediado del año 1535, soportando mil vejámenes.

Astuto ardid y proclama en Calca[editar]

Estando prisionero aun, llega a la capital imperial el conquistador Hernando Pizarro, quien prontamente lo pone en libertad en Febrero de 1536, aunque sin poder salir del Cusco. El monarca escondió su ira y se mostró resignado ante el español, al cual en señal de agradecimiento le regala una vajilla, estatuas, vigas del Coricancha y arybalos, todos hechos enteramente de oro. Notando el aumento de la ambición de Hernando le ofreció traerle la estatua del Inca Huayna Capac "toda de oro, incluso las tripas". El ambicioso español le creyó y el 18 de Abril de 1536 el Inca sale del Cusco junto al sumo sacerdote o Villac Umo pero ya no regresa. Su primer refugio fue Calca, en donde llama a sus generales y curacas fieles y lanza la siguiente arenga: "Yo estoy determinado a no dejar cristiano en vida en toda la tierra y para eso quiero poner cerco en el Cusco; quien de vosotros pensara servirme, servirme en esto, ha de poner sobre tal caso la vida; beba por estos vasos y no con otra condición". Los principales fueron bebiendo uno a uno la chicha en señal de aprobación y entrega a la causa de la reconquista, y el ejército se iba formando desde todas partes del imperio. Asimismo, se le unieron varios pueblos que si reconocían las virtudes del estado incaico en su favor, e incluso un español. Manco Inca nombra como jefe de su ejercito a Villaoma y como maestre de campo a Paucar Huaman.

Asedio del Cusco[editar]

Asentamiento en Vilcabamba y otras acciones[editar]

Con la llegada de las tropas de Almagro desde Chile, Manco Inca se retiró a Ollantaytambo para pasar de allí hacia Vilcabamba. Desde allí, e invitado por los antis, marchó hacia Chachapoyas, derrotando en Ongoy a un ejercito español que intentó sorprenderlo, obteniendo una aplastante victoria en la que solo se salvaron dos cristianos. Sin embargo tuvo que distraer sus victoriosas fuerzas en sostener un nuevo frente: El de los huancas.

Se abre el frente huanca[editar]

El Inca mandó a someterlos y castigarles por haberse aliado a los españoles, para lo cual mandó expediciones de castigo que acabaron vencidas por la coalición huancas-españoles. Enfurecido el Inca, marchó el mismo saliendo de Sapallanga matando a todos los que encontró en reñidos combates en el camino. Llegó a Jauja, la Grande, donde se produjo un gran combate en el que tropas españolas participaron de lado de los huancas. Tras dos días de combate, el Inca vence al ejército enemigo matando 50 españoles y miles de aliados huancas. Tras estas acciones de castigo en el Valle del Mantaro, Manco Inca regresa al sur donde manda sacar al ídolo huanca, llamado Varihuillca, y echarlo al rio Mantaro, cumpliendo de esta forma su venganza.

Otras acciones posteriores[editar]

Después de terminada la campaña huanca, el Inca pasa a Pillcosuni, donde en Yeñupay derrota y pone en fuga a una expedición española. Después de producida la Batalla de las Salinas el 6 de Abril de 1538, Manco Inca regresa a Vilcabamba y Victos, desde donde pone espías y atalayas en los caminos que llevan a esa región, enterándose de que una gran expedición iba en su búsqueda al mando de Gonzalo Pizarro y con la compañía de sus traidores hermanos, Paullo, Inguill y Huaspar. Salió Manco a defender el paso y para mejor cumplir se encastilló en una fortalecilla de piedra junto a un río.

La lucha fue tan tenaz como ardua, prolongándose durante 10 días. En la refriega caen presos del monarca Inguill y Huaspar, y pese a las suplicas de la coya Curi Ocllo, los decapitó diciendo: "mas justo es que corte yo sus cabezas que no llevar ellos la mía".

Se reanuda la lucha con furor y los españoles logran capturar la fortalecilla. Acosado por sus enemigos, Manco Inca hubo de echarse al rio y atravesarlo a nado, ganando la otra orilla para gritar a sus burlados adversarios desde ella: "Yo soy Manco Inca, yo soy Manco Inca", para desconcertarlos y que lo dejasen de buscar, pero no pudo impedir que capturen a su esposa la Coya y al general Cusi Rimanchi.

Los vencedores partieron inmediatamente al Cusco y, estando descansando en Pampacona, algunos quisieron violar a la Coya pero ella se defendió cubriéndose con "cosas hediondas y de desprecio", por lo que el abuso no se consumó. Así llegaron al pueblo de Tambo, donde para vengarse de su marido entendieron mas provechoso matar a la Coya, lo que hicieron los ballesteros asaetandola inmisericordes. También sirvió la ocasión para encender varias hogeras y matar en ellas al valeroso Villac Umu y a los genrales Tisoc, Taipi, Tangui, Huallpa, Urca Huaranga y Atoc Supi; días después estando ya en Yucay, los españoles quemaron a Ozcoc y Curi Atao, también caudillos de la rebelión incaica, en Mayo de 1539.

Últimos actos[editar]

Vuelto el Inca a Vilcabamba, hizo hurtar del Cusco a su hijo Titu Cusi Yupanqui y a la madre de este, saliéndolos a recibir a Victos en 1541. Estando en Victos llegaron siete almagristas sobrevivientes de las Salinas, suplicando servir al Inca a perpetuidad si este protegía sus vidas. Aceptó Manco Inca a tomarlos como vasallos para aprender mejor los usos de la guerra entre los españoles, por lo que pronto se supo que ningún indio los debería tocar siendo establecidos como criados y amigos del Inca. Pronto los españoles alcanzaron amistad con el monarca, enseñándole a este y a su corte a perfeccionar sus conocimientos sobre los caballos y adentrándolo también en los juegos de bolos y el herrón.

Muerte[editar]

En 1545 (algunos sostienen que fue en 1544), Alonso de Toro, teniente gobernador de Cuzco ofreció una oportunidad a los almagristas que habían traicionado a España. Les dijo que si mataban a Manco Inca les perdonaría, y ellos aceptaron. Un día de 1545, en Vilcabamba, los siete almagristas asesinaron a Manco Inca delante de su hijo.[14] Su hijo, Titu Cusi Yupanqui, fue más tarde cronista, y narró la muerte de su padre. Escribió el último mensaje que le dio agonizante:

«No te dejes engañar con sus melosas palabras, son todas mentiras, si tú les crees te engañarán como lo hicieron conmigo».[14]

Los españoles salieron por la puerta celebrando la muerte del que fuera su protector y amigo, mas los descubrió el capitán Riamnchi Yupanqui, quien con algunos antis les cortó la retirada derribándolos de sus cabalgaduras y arrastrándolos hasta el poblado, donde enterados de los sucedido, dieron cruel muerte a aquellos, quemando a los más culpados. Las cabezas de los siete españoles que asesinaron a Manco Inca fueron exhibidas en las plazas y calles de Vitcos y Vilcabamba.[15] Le sucedió su segundo hijo, Sayri Túpac, quien renunció y dejó el trono a su hermano mayor (hijo mayor de Manco Inca) llamado Titu Cusi Yupanqui y cuando este murió le dejó el trono a su hermano llamado Túpac Amaru I. Los cuatro incas de Vilcabamba fueron de la familia de Manco Inca.[16]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Villanueva Sotomayor, p. 62.
  2. Angles Vargas, p. 124.
  3. Cortazar, p. 149.
  4. Villanueva Sotomayor, p. 64.
  5. Huerta, p. 57.
  6. biografica.info (ed.): «Biografía de Manco Cápac II o Manco Inca». Consultado el 21 de marzo de 2008.
  7. Angles Vargas, p. 125.
  8. Angles Vargas, p. 124.
  9. del Busto, p. 219.
  10. del Busto, p. 172-173.
  11. Angles Vargas, p. 126.
  12. Angles Vargas, p. 125.
  13. Villanueva Sotomayor, p. 50.
  14. a b Villanueva Sotomayor, p. 71.
  15. perukanko.net (ed.): «El sucesor del falso Imperio, "Manco Inca"». Consultado el 21 de marzo de 2008.
  16. Villanueva Sotomayor, p. 72.

Bibliografía[editar]

  • Angles Vargas, Víctor (1988). Historia del Cusco incaico (Tercera edición). Lima: Industrial gráfica S.A.. 
  • Cortazar, Pedro Felipe (1968). Documental del Perú: Cusco. Lima: IOPPE. 
  • del Busto, José Antonio (2006). Marchas y navegaciones en la conquista del Perú. Lima: Instituto Riva-Agüero, Pontificia Universidad Católica del Perú. pp. 379. 
  • del Busto, José Antonio (2001). Pizarro. Lima: Ediciones COPÉ, Departamento de Relaciones Públicas de Petroperu. 
  • Huerta, Carlos (2013). Cronología de la Conquista de los Reinos del Perú (1524 - 1572). Lima. 
  • Villanueva Sotomayor, Julio (2002). El Perú en los tiempos modernos. Lima: Empresa periodística Nacional S.A.. 

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Túpac Hualpa
2.º Sapa Inca nombrado por los españoles
1533 - 1536
Sucesor:
Paullu Inca
Predecesor:
Él mismo
(como Sapa Inca nombrado por los españoles)
1.° Inca de Vilcabamba
(1.° Inca rebelde)

15371544
Sucesor:
Sayri Túpac