Coricancha

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Coricancha.
Arquitecturas superpuestas del Coricancha, el Convento de Santo Domingo y la época actual.
Coricancha antes del terremoto de 1950 que azotó al Cuzco.
Coricancha:restauración digital.

El Coricancha (en quechua: Quri Kancha, ‘templo dorado’)?, originalmente Inti Kancha («Templo del sol») es el templo inca sobre el cual fue construido el Convento de Santo Domingo.

Descripción[editar]

Fue uno de los más venerados y respetados templos de la ciudad del Cuzco, en el Perú.

Ruinas actuales del templo del Sol o Coricancha, conservadas dentro del templo de Santo Domingo.

El recinto de oro, como era conocido, era un lugar sagrado donde se rendía pleitesía al máximo dios inca: el Inti (Sol), por lo que sólo podían entrar en ayunas, descalzos y con una carga en la espalda en señal de humildad, según lo indicaba el sacerdote mayor Willaq Umu (Vila Oma). Fue muy importante. El frontis era un hermoso muro proveniente de la más fina cantería, decorado únicamente por una banda continua de oro puro de una palma de alto, a tres metros del suelo, y un techo de paja fina y delicadamente cortada.

En uno de los bloques de la segunda hilada se observan tres agujeros que pudieron ser utilizados para evacuar las aguas de las lluvias del patio interior, o como salida de la chicha que se ofrecía como ofrenda. Según los experimentos de Augusto León Barandiarán, si se golpea dentro de los agujeros se pueden escuchar las notas musicales "re", "la" y "mi".

Las piedras que componen el templo tienen un leve almohadillado en los lados, que expresan la sobria estética de la construcción en el Imperio inca. Antiguamente no existía el atrio triangular que sirve de entrada al templo colonial y el muro giraba en ángulo recto hacia la calle Ahuacpinta (Awaq Pinta), la cual aún conserva un tramo del muro original de casi sesenta metros de largo. En el lado opuesto a esta calle, el muro se hace curvo al girar más de 90 grados, y continúa con una curva suave que fue cortada durante la construcción del templo. El muro del Qurikancha coronaba un sistema de andenes que bajaban hasta el río.

Muchos libros e historiadores señalan que este lugar fue más santificado o venerado, porque al construir un templo o convento de parte de los españoles, a este lugar lo pusieron como privilegiado para las ofrendas.[1]

Dentro de los tres templos que aun existen se puede observar una parte de la pared que aun sigue con yeso y pintada, los españoles en su afán de que no se descubra las construcciones incas, cubrieron las paredes con yeso, pintaron e instalaron imágenes de santos y otras cosas para tapar todo rastro inca. Pero por causas naturales, como el terremoto que azoto el Cuzco las paredes se llegaron a cuartear y es asi como se produce los hallazgos de las construcciones incas que hoy se exhiben dentro de la iglesia.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía

Enlaces externos[editar]

Coordenadas: 13°31′12.471″S 71°58′32.6172″O / -13.52013083, -71.975727000