Luisa Roldán

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Ginés de la Jara, de La Roldana.

Luisa Ignacia Roldán Villavicencio (Sevilla, 1652 - Madrid, 1706), conocida popularmente como La Roldana, nace en Sevilla el 8 de septiembre de 1652[1] y fallece hacia el 1704 según García Olloqui.[2] Sin embargo parece que hizo una declaración de pobreza en enero de 1706 según consta Hall-van den Elsen 1997 en un documento hallado de su fallecimiento.[3] Es una de las principales figuras de la escultura del Barroco en la Andalucía de finales del siglo XVII y principios del XVIII.[4] Su fama alcanza mayor relieve desde que Antonio Palomino la reconoció como una escultora tan importante como su padre Pedro Roldán.[5]

Se formó influida principalmente por su padre, en cuyo taller de Sevilla trabajó hasta su matrimonio en 1671. Su escultura fue de temática religiosa, siguiendo las directrices del Concilio de Trento de humanizar el arte de las imágenes, para poner la religión más cercana al pueblo. Realizó esculturas de tamaño natural para procesionar, en madera o de barro cocido con policromía y muchas de ellas de las llamadas «de candelero» o para vestir, así como también otras de pequeños grupos de devoción para particulares y conventos, con gran movimiento y expresividad con plenas características del arte barroco. Ejecutó numerosos belenes en terracota de estilo italiano, inclinándose más por los que formaban una escena de la Natividad como grupo escultórico unido.

Después de una etapa de aprendizaje y primeras obras realizadas en Sevilla, en 1686 se trasladó a Cádiz para realizar diversos trabajos encargados por el cabildo municipal y el catedralicio. Después de dos años de estancia en esa capital andaluza viajó a Madrid, donde trabajó como escultora de cámara para los monarcas Carlos II y Felipe V hasta su fallecimiento.

Biografía[editar]

Familia[editar]

Fue la cuarta de los nueve hijos del matrimonio formado por el prestigioso escultor Pedro Roldán y Teresa de Jesús Mena Ortega y Villavicencio.[6] En Sevilla y cuando su padre había montado el taller en la Collación de Santa Marina, nació Luisa Ignacia y fue bautizada el 8 de septiembre de 1652. Se tenía como año de nacimiento el de 1654 hasta que se encontró su partida de bautismo, el año 1984, en la parroquia de San Julián de Sevilla, cuyo documento dice:

En la ciudad de Sevilla, domingo ocho del mes de Septiembre del año 1652, yo el licenciado Pedro Ambrosio de Poblete, cura de esta iglesia de la Señora Santa Marina de Sevilla, bauticé a Luisa, hija de Pedro Roldán y de Dª Teresa de Jesús su legítima mujer; fue el padrino Juan Peral Crespo, vecino de la Magdalena; amonestele el parentesco espiritual; firmado ut supra Pedro Ambrosio de Poblete. Cura[7]

El taller de su padre alcanzó gran prestigio y le llegaban numerosos encargos, por lo que no es de extrañar que sus hijas mayores ayudaran desde muy jóvenes en el taller familiar; se sabe que Francisca se dedicaba a la policromía y que María y Luisa se inclinaron más hacia la escultura.[8] Se supone que su padre debió de ser su maestro, tanto en el manejo de las gubias como en la enseñanza del dibujo, ya que desde 1660 estaba Pedro Roldán de profesor de esta materia en la Academia de Sevilla.[9]

Los trabajos aumentaban y la economía familiar permitió a su padre montar un nuevo taller más grande, donde trabajaban numerosos operarios además de sus tres hijas. Luisa destacó rápidamente sobre sus otras hermanas y es posible que ayudara directamente en las esculturas de su padre. Según cuentan Cascales y Ceán Bermúdez, el cabildo de la catedral de Sevilla había encargado la imagen de San Fernando a Pedro Roldán —conservada en la sacristía mayor—, escultura que una vez vista por el cabildo catedralicio fue rechazada. Llevada al taller la arregló Luisa, serrando la cabeza y las piernas y dándoles más movimiento, de esta manera fue admitida sin reparos.[10] [11]

Matrimonio[editar]

En el taller familiar Luisa se había prometido en matrimonio con Luis Antonio Navarro de los Arcos, aprendiz del escultor Andre Cansino. Su padre se opuso a esta relación sin que se sepa la causa.[12] Debido a la canonización de San Fernando que tuvo lugar en la ciudad de Sevilla en 1671, Pedro Roldán recibió diversos encargos para la decoración de la catedral de Sevilla; es posible que Luisa aprovechara esta ocasión en que su padre estaba muy ocupado, para ponerse de acuerdo con Luis Antonio y decidieran casarse aún sin el consentimiento paterno.[13]

Iglesia de San Marcos, donde contrajeron matrimonio Luisa Roldán y Luis Antonio de los Arcos.

Por su formación religiosa y por aspectos legales, se procedió por parte de Vicente de Ballesteros procurador de tribunales, en nombre de Luis Antonio de los Arcos a la petición ante el juez de la iglesia Matías de los Reyes Balenzuela — con fecha 17 de diciembre de 1671—, de querer contraer matrimonio con Luisa Ignacia Roldán, «con la que había tratado de requiebro de dos años a esta parte, dándose palabra de casamiento el uno al otro» y deseando que su matrimonio fuera «según orden de nuestra Santa Iglesia», solicitaba que un alguacil del arzobispado fuera en busca de Luisa y llevada ante el juez para que declarara si había dado palabra de casamiento.[14] Varios testigos afirmaron estar presentes cuando se dieron ambos la palabra de casamiento en la noche del 15 de diciembre. Pedro Roldán no dio su consentimiento a pesar de habérselo pedido Luis Antonio.[15]

Ese mismo día, diecisiete de diciembre fue el alguacil Juan Nieto a buscar a Luisa Roldán para llevarla ante el juez, después de su declaración, en la que entre otras cosas dijo que nunca había estado casada, que era «moza doncella», que no era pariente de Luis Antonio, que no tenía voto de castidad y que a pesar de haber dado palabra de casamiento a Luis Antonio, no lo podía cumplir por la negativa de su padre a este matrimonio. Realizada esta declaración, el juez mandó que se llevara a la joven a casa del dorador Lorenzo de Ávila, para «tenerla en su poder con la guarda y custodia necesaria y que no la entregara a persona alguna sin licencia y mandamiento judicial». El auto se encuentra firmado en Sevilla el 17 de diciembre de 1671 por D. Juan Nieto, Lorenzo de Ávila, Bartolomé Franco y D. Diego R. de Cepeda, notario. Una declaración muy similar fue la que hizo al día siguiente Luis Antonio de los Arcos. —Este suceso conocido como «el rapto de La Roldana por el aprendiz Luis Antonio de los Arcos»,fue publicado en 1920 por Santiago Montoto de Sedas.[16]

El matrimonio se celebró finalmente el día 25 de diciembre de 1671 en la iglesia de San Marcos, con numerosos testigos, pero sin la presencia del padre de la novia.[17]

Descendencia El matrimonio tuvo en total siete hijos de los cuales cuatro fallecieron siendo niños.

  • Luisa Andrea (11-12-1672 – 28-1-1685)[18]
  • Fernando Máximo (14-6-1674 – 13-7-1675)[19]
  • Fabiana Sebastiana (13-2-1676 – 7-1-1683)[20]
  • María Josefa Petronila (6-4-1677 – 24-6-1678)[21]
  • Francisco José Ignacio (5-9-1681)[22]
  • Rosa María Josefa (12-1-1684)[23]
  • Maria Bernarda (28-2-1689, Madrid)[24]

La fecha de fallecimiento de Luisa Roldán no se sabía con certeza ya que no había aparecido el documento de defunción de la artista. Se creía que debió ocurrir entre 1704 que es cuando se dejó de tener noticias de ella y el 13 de octubre de 1706, fecha del testamento de su madre en el que deja herederos entre otros familiares a «sus nietos María y Francisco, hijos legítimos de Luisa Roldán, su hija difunta, que fue mujer de Luis Antonio de los Arcos, vecino de Madrid.»[2] Posteriormente a estos datos, en la iglesia parroquial de San Andrés de Madrid, se encontró la partida de defunción con fecha 10 de enero de 1706, donde hay escrito que unos días antes había hecho una Declaración de Pobreza.[25]

Etapa sevillana[editar]

Virgen de la Estrella en Sevilla, atribuida a Luisa Roldán en 2010.

Después de su boda en 1671 a la edad de 19 años, los patrones de la sevillana parroquia de San Vicente registraron a Luis Antonio y Luisa Roldán como vecinos en la calle de las Armas en una casa de la familia Navarro de los Arcos hasta 1680 en que se trasladaron a la parroquia del Sagrario en la calle Génova y aún más adelante en el año 1683 hicieron una nueva mudanza a la Collación de San Martín.[1] En este primer período sevillano, debió hacer esculturas, que han quedado como anónimas, junto con la ayuda de su marido, el cual seguramente se encargaría de su policromía y posiblemente de incluir su firma en los contratos.[26]

También se cree que las relaciones con su padre mejoraron, ya que constan algunas colaboraciones entre ellos. Las que destacan, son los cuatro ángeles realizados por La Roldana para el paso de Semana Santa del Cristo de la Exaltación y para esta misma Hermandad las figuras de los «dos ladrones» que constan como hechos por su marido Luis Antonio de los Arcos, pero que en su mayor parte y por su estilo podría atribuirse a Luisa Roldán.[27] Según Bernales Ballesteros, «en el paso de La Exaltación, los relieves del carro los realizó Pedro Roldán, los cuatro ángeles Luisa Roldán y probablemente los dos ladrones, —aunque existe documentación que da como autor a Luis Antonio de los Arcos, puede pensarse que solo firmara en los libros y se encargara de la policromía y dorado—.»[28]

En esa época era muy común el encargo de «Dolorosas» para procesionar en la Semana Santa, por lo que parece normal que Luisa Roldán realizara alguna, aunque no hay ningún documento que lo acredite, sin embargo, una de la más cercanas a su estilo es la Virgen de la Regla, que pertenece a la Hermandad del Prendimiento, popularmente conocida como de «Los Panaderos»[29] Otra obra atribuida por algunos autores a La Roldana, es la imagen de la Virgen de la Macarena, entre ellos el profesor Hernández Díaz, quien comenta el parecido con La Dolorosa de Sisante, obra posterior y de atribución segura a esta autora.[30] La profesora de historia del arte García Olloqui, experta en la obra de Luisa Roldán, cree que La Macarena guarda «cierto parecido con la Virgen de la Soledad, obra documentada de La Roldana, de c. 1688, de la Cofradía del mismo nombre de Puerto Real (Cádiz)».[31] La Virgen de la Estrella, perteneciente a la Hermandad de la Estrella, tradicionalmente atribuida a Juan Martínez Montañés, tras una restauración efectuada en 2010, el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), atribuyó la imagen a la producción del taller artístico del matrimonio constituido por los escultores barrocos andaluces Luisa Ignacia Roldán (1652- c.1704) y Luis Antonio de los Arcos (1652-1711).[32]

Otro tipo de imágenes marianas también atribuidas a esta escultora, se encuentran dentro de su estancia en Sevilla, como la Virgen de la Sede en la iglesia del Hospital de los Venerables Sacerdotes y que se encuentra catalogada, en el inventario de dicho hospital realizado entre 1920 y 1930 por Jerónimo Gil Álvarez, como «del estilo de Luisa Roldán». La Virgen con el Niño de la Academia de Medicina de Sevilla, está considerada como de la escuela de Pedro Roldán pero muy relacionada con su hija Luisa.[33] Otras imágenes importantes son la Virgen del Carmen, existente en el convento carmelita de Santa Ana y en el convento de Santa María de Jesús la imagen principal de la Virgen titular, colocada en el retablo mayor y cuyo resto escultórico fue realizado por Pedro Roldán.[34] Una imagen conocida como la Virgen Peregrina se conserva en el museo de las Madres Benedictinas del monasterio de la Santa Cruz de Sahagún y está atribuida a esta escultora. La imagen llegó al monasterio en 1967 procedente del santuario de la Peregrina de la misma ciudad y consta que fue comprada en Sevilla en 1687. Aunque en esa fecha Luisa Roldán se había trasladado a Cádiz, es posible que esta imagen se quedara en el taller de la familia Roldán, donde pudo ser adquirida.[35] Tradicionalmente se le ha atribuido la hechura de la Imagen de Nuestra Señora de la Soledad de la Hermandad del Santo Entierro de Dos Hermanas. Sin embargo, se ha considerado una atribución muy desfasada.

Etapa gaditana[editar]

La fecha de su traslado a Cádiz, no se ha podido determinar con precisión. Aunque sí fechas cercanas, gracias al documento autógrafo de la escultora, hallado durante una restauración del año 1984 del Ecce Homo que se conserva en la catedral de Cádiz, en el que se autonombra como «insigne autora» de la imagen ayudada por su marido y que está fechado el 29 de junio de 1684 y en cuya parte posterior se encuentran diversos esbozos de rostros. Este documento se conserva en exposición en el museo catedralicio.[36] [37] Sin embargo, es posible que esta escultura la realizara en Sevilla y fuera enviada a Cádiz, pues en otros documentos de 1686, se dice que el matrimonio fue llamado a Cádiz por el cabildo catedralicio para realizar «figuras de Patriarcas y ángeles para su Monumento». De estas mismas fechas se encuentran diversos Ecce Homo, como el de la iglesia de San Francisco de Córdoba —atribuido por Sánchez Peña— y el de la capilla de Nuestra Señora de Belén del convento de Santa Cruz también de Córdoba que muestran gran semblanza con el de Cádiz.[38]

Uno de los primeros encargos recibidos ya instalada en Cádiz, fue el de los diputados municipales de las fiestas de los Patronos de Cádiz, que propusieron con fecha 10 de marzo de 1687 la realización de las esculturas de San Servando y San Germán para ser expuestas en la sala Capitular del ayuntamiento de la ciudad, actualmente veneradas en una capilla de la catedral Nueva de Cádiz.[39] En uno de estos santos —San Servando— se encontró un documento que ponía:«diseñado por Pedro Roldán, hecho por Luisa Roldán y dorado y estofado por Luis Antonio de los Arcos»[40]

También de su taller son el Señor de la Humillación perteneciente a la Cofradía de la Piedad y que se encuentra en la iglesia de Santiago Apóstol, sede de la Hermandad; las imágenes de San Juan Bautista y de San José están colocadas en un altar barroco de la parroquia de San Antonio.[41] En la iglesia del monasterio de Nuestra Señora de la Piedad se encuentra un grupo escultórico representando una Sagrada Familia.[42]

Durante esta estancia en la capital gaditana, realizó otras esculturas para la ciudad así como para poblaciones próximas donde se encuentran numerosas atribuciones y entre ellas está autentificada la imagen de Nuestra Señora de la Soledad de Puerto Real, en un documento con fecha de 3 de julio de 1688, en el que consta la donación de dicha escultura, por parte del matrimonio De los Arcos-Roldán al convento de los Padres Mínimos, a cambio de que se hiciera una celebración de misa cantada con responso todos los «viernes de conmemoración de los dolores de la Virgen antecedentes al domingo de Ramos, por las almas del matrimonio y personas herederas suyas y sucesores». Esta imagen en madera policromada, pertenece a la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad y Nuestro Padre Jesús Yacente; las dos esculturas, la de la Virgen y la del Cristo yacente, han estado atribuidas desde antiguo a La Roldana, hasta el descubrimiento del documento mencionado en el año 1988, en que se ha podido identificar plenamente la autoría de la imagen de la Soledad aunque la del Cristo sigue atribuyéndose al círculo de la escultora. Ambas se encuentran en la iglesia conventual de la Victoria.[43]

Entre los temas realizados por La Roldana, se encuentran las representaciones de Niño Jesús; una de la más populares es la llamada Niño Jesús quitapesares de la iglesia de San Pedro en Arcos de la Frontera; está en la hornacina principal del retablo mayor y forma parte del conjunto escultórico de la Divina Pastora.

En Jerez de la Frontera, se le atribuyen las imágenes del Niño Jesús de la Hermandad del Dulce Nombre de Jesús en el convento de Santo Domingo, un San José de la iglesia de San Lucas, un Ángel confortador del paso de la Cofradía de la Oración en el Huerto y para la Hermandad del Prendimiento la imagen titular que es una valiosa imagen barroca procesional. En la población de Sanlúcar de Barrameda, son de atribución popular los dos ángeles del transparente del convento de Madre de Dios, así como un nacimiento del convento de los Capuchinos. Entre las imágenes para procesionar de la Semana Santa en Sanlúcar de Barrameda se encuentra la de Nuestra Señora de los Dolores que ya existía en el momento de constituirse la Hermandad, por lo que posiblemente era del siglo XVII o principios del XVIII.[44] Hay autores que la atribuyen a Luisa Roldán, mientras que otras fuentes la atribuyen a Jerónimo Hernández. El busto de la imagen es de terracota y las manos de madera de cedro; se guarda en la iglesia de la Santísima Trinidad.[45]

Etapa en la corte de Madrid[editar]

Hacia finales de 1688 o principios de 1689 el matrimonio junto con sus dos hijos decidieron trasladarse a Madrid, en busca del reconocimiento oficial y una mejor situación económica. Los datos de la fecha se establecen porque en 1687 consta que la escultora estaba trabajando para el cabildo municipal de Cádiz[46] y el 28 de febrero de 1689 nació su hija de Maria Bernarda en la parroquia madrileña de San Bernardo.[47]

De estos primeros tiempos en Madrid es la obra El descanso en la huída a Egipto (c. 1691) con temas iconográficos tomados de un dibujo de Miguel Ángel y de una obra del Veronés. Esta obra de Luisa es nombrada como «La Sagrada Familia de la colección Güell» por Sánchez Cantón,[48] y también como «Nacimiento de Jesús del conde Güell».[49] Otro grupo en la misma línea que el anterior, es el de Los Desposorios místicos de Santa Catalina, obra firmada por la autora y que se encuentra en la Hispanic Society of America en Nueva York, en la que también se conserva la Muerte de la Magdalena y que después de haber estado atribuida, se encontró la firma de la autora colocada cerca de los pies del ángel de la derecha de este grupo.[50]

Con la realización de estos pequeños grupos escultóricos, la familia consiguió ir viviendo, mientras esperaba que el rey Carlos II la nombrase escultora de cámara, —favor que esperaba alcanzar posiblemente gracias a la protección de Cristóbal de Ontañón, mecenas artístico y ayuda de cámara del rey—. Este nombramiento llegó con fecha 15 de octubre de 1692, lo que representó su prestigio oficial, pero no el económico como seguramente esperaba La Roldana; los trabajos que efectuaba estaban mal pagados e incluso tenía dificultades para cobrar, pues en aquella época, la situación general del reino era mala por la deficiente administración y la corrupción. Se tienen noticias de que la propia esposa del embajador francés se quejaba de que ni siquiera en Palacio había ni pan ni carne para comer y se pasaba hambre.[51] Aunque se le asignó un salario de cien ducados anuales, el pago real no lo recibía, por lo que tuvo que hacer varias peticiones para conseguir mantener a su familia. Las peticiones fueron primero al propio rey al que en el año 1693 le solicitó la concesión de una habitación en las casas del Tesoro —lugar cercano al Alcázar y donde vivían gran parte de los artistas de cámara del rey— ya que ni siquiera con su «plaza de escultora pobre no tenía donde vivir ni ella ni sus hijos». Pasaron luego a ser dirigidas a la reina Mariana de Neoburgo, como la del año 1697 en la que recordaba que llevaba seis años a su servicio y pedía que le dieran: «vestuario o una ayuda de costa o lo que fuese de su mayor agrado»; en otra carta del mismo año añadía:«por estar pobre y tener dos hijos, lo paso con grandes estrecheces pues muchos días falta para lo preciso para el sustento de cada día».[52] Existe un documento del año 1698 en el que su marido Luis Antonio de los Arcos, que al parecer no conseguía tener fama de buen escultor, solicitó al rey el puesto de «ayuda de la furriela» para poder paliar en algún modo la miseria en que se encontraba la familia.[53] Al cabo de algún tiempo se recibió la contestación:«No hay ninguna plaza vacante»[54]

A partir de su nombramiento real, la escultora firmaba la mayoría de sus obras añadiendo «Escultora de Cámara», así se puede ver en una de las más conocidas: el Arcángel San Miguel con el diablo a sus pies, obra encargada por el rey con destino a la decoración del monasterio de El Escorial. La escultura, que es de madera policromada y algo mayor que el natural, muestra al Arcángel venciendo al demonio al que tiene bajo sus pies, todo ello con gran movimiento y dramatismo. Según se cuenta, Luisa se autorretrató en la cara de San Miguel y puso el rostro de su marido al demonio, representando el Bien y el Mal respectivamente.[55]

En la catedral de Santiago de Compostela se encuentra un relieve de la Virgen de la leche, posiblemente regalo del rey a su prometida Mariana cuando llegó a España y desembarcó en Galicia pasando unos días en Santiago, donde quizá la futura reina dejó en ofrenda el relieve a la catedral. Con este mismo tema mariano y de esta época madrileña, existe un boceto en Sevilla y una imagen en el convento de las capuchinas de Málaga y otra en una colección particular de Madrid.[56]

Últimos años[editar]

Uno de los ángeles en talla policromada, obra atribuida a Luisa Roldán del retablo de la capilla de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder en la Colegiata de San Isidro (Madrid).

En 1699 murió su padre, Pedro Roldán, nombrando herederos a todos sus hijos y entre ellos a Luisa. De esa misma fecha es la Virgen con el Niño, con cierta influencia del gótico flamenco —Luisa habría visto en el taller de su padre un libro de estampas que poseía de Alberto Durero— por lo que le pudo inspirar en alguna de sus obras; esta Virgen se encuentra en el convento de San José o de «Las Teresas» de Sevilla y está firmada con fecha en la parte posterior. De esta etapa pueden ser los grupos en terracota policromada que se exponen en el Museo Provincial de Guadalajara de la Sagrada Familia con el Niño dando sus primeros pasos y San Joaquín y Santa Ana con la Virgen niña.[57]

En el año 1700 murió el rey Carlos II y el nuevo rey Felipe V, llegó a España en abril de 1701. Luisa Roldán presentó al nuevo rey dos obras, un Entierro de Cristo y un Nacimiento, a la vez que le enviaba una solicitud para que se sirviera nombrarla nuevamente escultora de Cámara y pidiéndole «casa para vivir y ración para mantenerse ella y sus hijos... pongo en consideración de Vuestra Majestad, que lo que sabe lo ejecuta en piedra, en madera, en barro, en bronce, en plata, y en otra cualquier materia». Las peticiones continuaron por parte del matrimonio, hasta que con fecha de octubre de 1701 el nuevo rey le concedió otra vez el nombramiento de escultora de Cámara.[53] Carlos II había encargado a la escultora una imagen de Jesús Nazareno para enviarla como presente a Inocencio XI, pero ante el fallecimiento del papa en 1689, se destinó para el monasterio de El Escorial. Finalmente, debido a la muerte del rey, la escultura se quedó en el taller de La Roldana y pasó a poder de sus hijos, quienes se desprendieron de ella junto con una Dolorosa para ser enviada al convento de las Religiosas Clarisas —conocidas como Nazarenas— de Sisante.[58]

De esta última época son un Arcángel San Miguel en el monasterio de las Descalzas Reales junto con un Ángel de la Guarda atribuido a La Roldana. En la Colegiata de San Isidro existen seis ángeles pasionarios colocados en un retablo barroco de la capilla de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder; estos ángeles guardan una gran similitud con los cuatro ángeles pasionarios de la Hermandad de La Exaltación de Sevilla.[59]

Obra[editar]

Su obra está formada principalmente por esculturas de imaginería, junto con terracotas de pequeño formato realizadas sobre todo durante su estancia en Madrid y para la pequeña burgesía. Se distribuye gran parte de ella por Andalucía, pero también fuera de esta, como en Madrid, Móstoles, Sisante (Cuenca), Gran Canaria, Nueva York, Londres, Ontario, Los Ángeles.

Ocupó un lugar importante en su obra, la realización de «Belenes» o «Natividades», en los que solía representar al grupo de la Sagrada Familia, rodeados por ángeles. En algunos incluía la presencia de algún animal propio de los nacimientos, como corderos, la mula y el buey, además de otros. En estas escenas se aprecia ya un aire progresivo con tendencia al rococó. Sus obras muestran caras bellas pero humanizadas, llegándose a creer que eran retratos de personajes próximos a ella, familiares o amigos.

Algunas de sus obras —aun cuando fueran realizadas durante un mismo año—, demuestran diferencias muy grandes en su representación. Por ejemplo en 1692, el San Miguel aplastando al diablo y La Virgen cosiendo, en donde el grupo de San Miguel es de gran dramatismo y movimiento mientras la escultura de la Virgen acerca al sentimiento de tranquilidad, intimismo y serenidad. Esto se explica teniendo en cuenta el estado de ánimo de la escultora, lleno de altibajos, a veces afectivo y otras triste incluso agresivo, lo que podría ser debido a que padeciese una ciclotimia, aunque en un grado pasajero, quizá causado por las desavenencias matrimoniales y los acontecimientos tan duros de penuria por los que tuvo que pasar, sobre todo en los años de su estancia en la corte.[60]

Influencia de su obra[editar]

Sin que tuviera discípulos directos que se conozcan, lo más probable es que fuera en Cádiz donde en su taller estuvieran trabajando familiares tanto de su marido como de ella misma, que a su traslado a Madrid, se quedaran por tierras andaluzas trabajando y dejando muestras del «taller de Luisa Roldán» o de «Los Roldanes». Su obra influyó notablemente en algunos artistas posteriores.

  • Pedro Duque Cornejo

Este escultor nieto de Pedro Roldan e hijo de una de las hermanas de Luisa, debe algunos de sus conceptos escultóricos a su abuelo, pero también a influencias recibidas de su tía, por lo que se incluye dentro de la escuela de los Roldanes, y como Luisa, acudió a Madrid donde consiguió el nombramiento de estatuario de Cámara de la reina Isabel de Farnesio, pero tuvo mejor suerte que la escultora en cuanto a lo económico se refiere pues consiguió vivir con lujos y tener el privilegio de la hidalguía que le fue otorgado en 1751 por parte de la Real Chancillería de Granada.[61]

  • Cristóbal Ramos

Cristóbal Ramos fue un escultor con rasgos de barroco y formas de academicismo en su escultura. Muestran sus obras unas características muy propias de Luisa Roldán como las mangas dobles en las vestiduras de la Vírgen o las formas finas y delicadas de la composición en los temas del Nacimiento. A este escultor se le atribuye la Virgen de la Soledad de la Hermandad del Santo Entierro de Dos Hermanas, con sede en la parroquia de Santa María Magdalena, que fue atribuida durante algún tiempo a La Roldana.[62]

  • José Montes de Oca

Este escultor sevillano estuvo formándose en el taller de Pedro Roldán con el que colaboró hasta el fallecimiento del maestro. Su obra bastante ecléctica, muestra también influencia de Martínez Montañes y de Pedro de Mena, sin embargo los grupos religiosos se acercan más a la misma visión de Luisa Roldán, como se aprecia en Santa Ana y la Virgen Niña, expuesta en la iglesia del Salvador de Sevilla.[63]

Localización de obras en museos y colecciones[editar]

Exposiciones temporales[editar]

  • Andalucía Barroca 2007.Roldana. Reales Alcázares. Sevilla 25 Julio-14 de octubre de 2007.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Hall van den Elsen 2007: p.21
  2. a b García Olloqui 2000: p. 128
  3. Declaración de Pobre en el Archivo Provincial de Protocolos de Madrid, protocolo 10515, 1706
  4. Gaze 1997: pp.1192-1194
  5. Palomino, Antonio (1744). «Las vidas de los pintores y estatuarios eminentes españoles:volumen III» pág. 171.
  6. García Olloqui 2000: p. 16
  7. Gelan 1984: p.42
  8. Bernales Ballesteros 1973: p.34
  9. García Olloqui 2000: p.21
  10. Cascales Muñoz 1929: pp.33-34
  11. Ceán Bermúdez 1800: p.236
  12. García Olloqui 2000: p. 25
  13. García Olloqui 2000: p. 27
  14. Montoto de Sedas 1920: p.117
  15. Montoto de Sedas 1920: p.119
  16. Montoto de Sedas 1920: pp.147-148
  17. García Olloqui 2000: p. 29
  18. García Olloqui 1977: pp. 89-90
  19. García Olloqui 1977: p. 91
  20. García Olloqui 1977: p. 92
  21. García Olloqui 1977: p. 93
  22. Sancho Corbacho 1950: p. 93
  23. Sancho Corbacho 1950: p. 95
  24. Romero Torres 2007: p. 25
  25. Barrrionuevo2011: p.54
  26. García Olloqui 2000: p.36
  27. García Olloqui 1977: p. 53
  28. Bernales Ballesteros 1973: p.81
  29. García Olloqui 1977: p. 57
  30. Hernández Díaz 1989: p. 219
  31. García Olloqui 2000: p. 42
  32. «Finalizada la intervención en la Virgen de la Estrella». Junta de Andalucía/Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (26-01-2010). Consultado el 26-03-2011.
  33. López Garrido, Mª Isabel (1989)La Colección artística de la Academia de Medicina de Sevilla. En: Revista Archivo Hispalense nº 221. Sevilla
  34. Morales 1981: p. 109
  35. García Olloqui 2000: p. 62
  36. De la Sierra 2006: p. 42
  37. Pleguezuelos Hernández, Alfonso (14-12-1984). «Una nueva obra de Luisa Roldán: El Ecce Homo de la catedral de Cádiz» pág. 79. ABC de Sevilla. Consultado el 26 de marzo de 2011.
  38. Moreno Cuadro 1994: pp. 204-205
  39. García Olloqui 2000: pp.82-85
  40. Bernales Ballesteros 1973: p.74
  41. García Olloqui 2000: p. 90
  42. De la Sierra 2006: p. 77
  43. García Olloqui 2000: pp.85-89
  44. Zambruno 1988: p.299
  45. García Olloqui 2000: pp.90-93
  46. García Olloqui 2000: p. 95
  47. Romero Torres 2007: p. 139
  48. Sánchez Cantón 1965: p.46
  49. Verrié, Federico Pablo; Pellicer, Cirici (1948). Mil Joyas del Arte Español: Edad moderna y contemporánea Tomo II. Barcelona: Instituto Gallach de Librería y Ediciones. p. 134. 
  50. Gilman Proske 1964: pp.6-7
  51. Gilman Proske 1964: p.1
  52. García Olloqui 2000: pp. 104-108
  53. a b Gilman|Gilman Proske 1964]]: p.2
  54. Sancho Corbacho 1950: p. 61
  55. García Olloqui 2000: pp. 101
  56. García Olloqui 2000: p. 112
  57. García Olloqui 2000: pp. 116-118
  58. García Olloqui 2000: p. 126
  59. Martín González, Juan José (1983). Escultura barroca en España 1600-1770. Madrid: Cátedra. pp. 178-181. ISBN 84-376-0392-8. 
  60. García Olloqui 1995: p.13
  61. Hernández Díaz 1983: p.12
  62. Montesinos 1986: p.27
  63. Torrejón Díaz 1987: p.84

Bibliografía[editar]

  • Barrionuevo, Raquel (2011). Escultoras en su contexto cuatro siglos ocho historias ( siglo XVI al XIX). Madrid: Visión Libros. ISBN 978-84-9011-124-6. 
  • Bernales Ballesteros, Jorge (1973; 2ª Ed. 1992). Pedro Roldán maestro de escultura (1624-1699)Arte Hispalense n. 2. Sevilla: Diputación Provincial de Sevilla. ISBN 84-7798-081-0. 
  • Cascales Muñoz, José (1929). Las bellas artes plásticas en Sevilla. La pintura, la escultura y la cerámica artística, desde el siglo XIII hasta nuestros días: tomo II. Toledo. 
  • Ceán Bermúdez, Juan Agustín (1800). Diccionario de los más ilustres profesores de las bellas artes en España: tomo IV. Madrid: Real Academia de San Fernando. 
  • De la Sierra, Juan; De la Sierra, Lorenzo Alonso (2006). Cádiz:guía artística y monumental. Madrid: Sílex. ISBN 978-84-7737-055-0. 
  • García Olloqui, María Victoria (2000). Luisa Roldan La Roldana: nueva biografía. Sevilla: Guadalquivir. ISBN 84-8093-068-3. 
  • García Olloqui, María Victoria (1977 2ª Ed. 1977). La Roldana. Escultora de Cámara Colección: Arte Hispalense n. 19. Sevilla: Diputación Provincial de Sevilla. ISBN 84-500-2907-4. 
  • García Olloqui, María Victoria (1995). Alteraciones en la vida y obra de La Roldana en torno a los años 1692 y 1704. Sevilla: Revista Escuela de Imaginería nº 9. 
  • Hall, Catherine (1997) (en inglés). Dictionary of Women Artists: vol. 2. Londres: Fitzroy Dearborn. ISBN 978-1884964213. 
  • Gelan, Fernando (20 de junio de 1984). Hallada en San Julián la partida de bautismo de La Roldana. Sevilla: Periódico ABC. p. 42. 
  • Gilman Proske, Beatrice (1964). Luisa Roldán en Madrid. Nueva York. b45803730. 
  • Hall van den Elsen, Catherine (2007). Roldana, Andalucía Barroca. Sevilla: Junta de Andalucía. Consejería de Cultura. ISBN 978-84-8266-717-1. 
  • Hernández Díaz, José (1989). Esperanza Macarena en el XXV Aniversario de su Coronación Canónica:Las imágenes titulares de la Cofradía de la Macarena. Iconografía y Arte. Sevilla: Guadalquivir. ISBN 84-86080-22-3. 
  • Hernández Díaz, José (1983). Pedro Duque Cornejo: Arte Hispalense nº 33. Sevilla: Diputación Provincial de Sevilla. ISBN 84-500-9122-5. 
  • Montesinos Montesinos, Carmen (1986). Arte Hispalense nº 42: El escultor sevillano D. Cristóbal Ramos (1725-1799). Sevilla: Diputación Provincial de Sevilla. ISBN 84-505-3307-4. 
  • Montoto de Sedas, Santiago (1920). El casamiento de La Roldana. Sevilla: Boletín de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras:tomo IV. pp. 144-148. 
  • Morales, Alfredo (1981). Guía artística de Sevilla y su provincia:colección varios. Sevilla: Diputación Provincial de Sevilla. ISBN 978-84-7798-210-4. 
  • Moreno Cuadro, Fernando (1994). La Pasión de la Virgen. Córdoba: Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba. ISBN 9788479590567. 
  • Sánchez Cantón, Francisco Javier (1965). La escultura del siglo XVIII:Ars Hispaniae Tomo XVII. Madrid: Plus Ultra. 
  • Sancho Corbacho, Heliodoro (1950). El escultor Pedro Roldán y sus discípulos. Sevilla: Artes gráficas salesianas. 
  • Torrejón Díaz, Antonio (1987). Arte Hispalense nº 46: José Montes de Oca, escultor. Sevilla: Diputación Provincial de Sevilla. ISBN 84-505-6860-9. 
  • Zambruno, Miguel Ángel (1988). Semana Santa en las diócesis de Cádiz y Jerez:Sanlúcar de Barrameda Tomo II. Sevilla: Ediciones Gemisa. 

Enlaces externos[editar]