Libro de Urantia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Libro de Urantia
de Autor anónimo.
Urantia three-concentric-blue-circles-on-white symbol.svg
Emblema de la Trinidad del Paraíso
Género Género Didáctico
Tema(s) Espiritual
Edición original en inglés (1955)
Título original The Urantia Book
Editorial Urantia Foundation
Ubicación Chicago
  Bandera de los Estados Unidos Estados Unidos
ISBN 978-0-911560-02-2
OCLC 778920541
Páginas 2097
Edición traducida al español (1993)
Traducción Urantia Foundation
Editorial Urantia Foundation
Ubicación New York
  Bandera de los Estados Unidos Estados Unidos
ISBN 978-1-883395-00-1
OCLC 49381354
Páginas 2097

El Libro de Urantia (conocido también como Los documentos de Urantia o La quinta Revelación) es una obra literaria espiritual, teológica y filosófica acerca de Dios, el hombre, la religión, la filosofía y el destino. Fue escrita entre 1922 y 1939 y publicada por primera vez en Estados Unidos en 1955; en el texto se señala que ha sido escrito directamente por criaturas celestiales —que ocasionalmente hablan en primera persona al final de algunos documentos— empleando un ser humano dormido como modo de contacto.[1] Existen controversias sobre su contenido e interpretación, mientras para algunos es una revelación espiritual y obra filosófica, para otros no pasa de ser ciencia ficción. Una característica distintiva del Libro de Urantia es que no existe una interpretación oficial de su contenido, no existe ninguna organización que defina la ortodoxia urantiana, cada lector debe interpretarlo de acuerdo a su buen juicio.

Origen[editar]

La palabra Urantia es originaria del Libro de Urantia, y es el nombre que en él se da al planeta Tierra. Urantiano es así sinónimo de Terrícola. Algunas veces se utiliza este término para referirse a un lector del libro o a algún movimiento inspirado en él.

El Libro de Urantia fue publicado sin nombre de autor humano. Según la Fundación Urantia a principios de la década de 1920 el Dr. William Sadler coordinaba un foro que «conforme pasó el tiempo se convirtió en una reunión cosmopolita que consistía de hombres y mujeres profesionales —doctores, abogados, dentistas, ministros, maestros— junto con individuos de todo tipo —granjeros, amas de casa, secretarias, oficinistas y trabajadores comunes—»,[2] este foro generó la comisión de contacto que recibió los documentos de Urantia.

La Fundación Urantia, formada a partir de ese foro, publicó El Libro de Urantia por primera vez en 1955 en Estados Unidos y en inglés; desde entonces el libro se ha traducido al alemán, coreano, español, estonio, finés, francés, holandés, húngaro, italiano, lituano, polaco, portugués, rumano, ruso y sueco[3] y están en marcha las traducciones al chino, checo, persa, hebreo, hindi, indonesio, japonés y urdu.[4] En una resolución judicial de 2001, confirmada por apelación en 2003, la Fundación perdió los derechos de autor de la edición en inglés[5] por lo que el texto de la edición original es, desde entonces, de dominio público. Copias completas del libro se encuentran disponibles sin costo en Internet en formato digital, en todos los idiomas cuyas traducciones ya se han completado.[6] La publicación, traducción y defensa del copyright de las traducciones corresponde aún a la Fundación Urantia con sede en Chicago (Illinois, Estados Unidos).

La traducción al español del año 1993 fue realizada —a diferencia de todas las otras traducciones— por una empresa de traducción de la ciudad de Nueva York que se dedicaba a traducciones comerciales. El producto de esa traducción es un texto difícil de leer, con una sintaxis no natural y con perlas negras como «diecicinco» en vez de «quince». En el año 1999 se reeditó con la parte IV retraducida por completo y con las otras tres partes retocadas para evitar errores de traducción notorios.[7] En 2009 se publicó la edición en español europeo, totalmente retraducida del original en inglés.[8]

El texto original en inglés se considera el texto fidedigno, las traducciones incuyen una declaración que dice: «Puesto que El libro de Urantia es producto del esfuerzo humano y por tanto imperfecto, debería consultarse el texto en inglés en caso de duda. La Fundación Urantia podría decidir refinar y mejorar esta traducción en ediciones posteriores».[9] La Fundación Urantia tiene desde 2011 un equipo trabajando para «crear una revisión profunda y una síntesis de las dos traducciones actuales de El libro de Urantia».[10] Existe actualmente al menos un blog independiente de la Fundación Urantia que analiza los defectos en las traducciones actuales.[11]

En la actualidad la Asociación Internacional Urantia (AIU) y la Urantia Fellowship (Fraternidad Urantia) se dedican a coordinar grupos de lectores alrededor del mundo. La Urantia Fellowship operó siempre de forma independiente de la Fundación Urantia pero la AIU dependió de ella hasta 2004 y hoy en día se autodefine interdependiente de la Fundación Urantia. Ninguna de estas organizaciones ni la Asociación Internacional Urantia o la Urantia Fellowship, ni tampoco la Fundación Urantia, realiza ninguna interpretación del texto, sólo se limitan a coordinar y fomentar los grupos de lectores las primeras y a traducir, distribuir y velar por la integridad del texto la segunda.

Revelación[editar]

El Libro de Urantia alega ser una revelación celestial, más exactamente la quinta revelación que marca una época en la historia del planeta. Según su relato las revelaciones que marcaron una época en la evolución planetaria son las siguientes:[12]

  • La primera revelación[13] fue hace medio millón de años, tras la aparición de las seis razas de color, cuando el Príncipe Planetario Caligastia fundó una ciudad en medio oriente —llamada Dalamatia— con el propósito de ayudar a convertir al hombre de cazador a labriego. Durante trescientos mil años funcionó perfectamente pero con la rebelión de Lucifer y la adhesión de Caligastia a su causa el plan se interrumpió y muchos de los avances sociales logrados se revirtieron por la confusión posterior.
  • La segunda revelación[14] tuvo lugar hace treinta y siete mil años cuando Adán y Eva llegaron a Urantia y se establecieron en una zona llamada Edén, con la misión de mejorar la calidad genética de las razas humanas a través del cruce de éstas con su progenie. Esto no llegó a concretarse porque ciento diecisiete años[15] después de su llegada Eva cayó en el error de procrear con un humano, contraviniendo la indicación divina de que sólo su progenie podía proceder de esa manera una vez que hubiera alcanzado el millón de individuos. Este error de Eva, y la decisión incondicional de Adán de acompañar a su consorte en cualquier destino que le correspondiera por su error, hicieron que ambos perdieran su condición de inmortalidad y que cuatro siglos[16] después de la falta murieran de vejez.
  • La tercera revelación[17] fue realizada por Maquiventa Melquisedec quien se presentó en Palestina hace cerca de cuatro mil años con el propósito de mantener vivo el monoteísmo porque iba en franco retroceso en todo el planeta y pactó con Abraham que si él y su descendencia mantenían la fe en un dios monoteísta, de su pueblo nacería un enviado de las alturas.
  • La cuarta revelación[18] la hizo Jesús de Nazaret con el doble propósito de revelar la personalidad de Dios al hombre —actuando en cada ocasión como habría actuado Dios mismo de haber estado aquí— y de revelar al universo la personalidad de una criatura humana consagrada a cumplir la voluntad de Dios.
  • La quinta revelación es el Libro de Urantia

Contenido[editar]

Visión general[editar]

El libro se divide en un prólogo y cuatro partes:

Descripción detallada de los términos y conceptos que se emplearán a lo largo del libro; algunos conceptos son redefinidos de un modo muy concreto para especificar el significado que habrán de tener a lo largo del libro —p.ej. Dios: Maniestación personal de la deidad; Divinidad: Medida de la semejanza con la deidad; Deidad: Entidad creadora y sostenedora del universo—, otros necesitan una definición completa por ser originarios del Libro de Urantia —p.ej.: Absonito, Trioidad, Majestón, etc.—

  • Primera Parte: El universo central y los superuniversos[20]

En esta primera parte se describe al Padre Universal, al Hijo Eterno, al Espíritu Infinito, la Trinidad del Paraíso, la Isla del Paraíso, las personalidades más elevadas de la administración universal, el universo central de Havona y los superuniversos, las órdenes de espíritus ministrantes —las huestes seráficas del Universo Central y de los Superuniversos— y el Cuerpo de la Finalidad, entre otros temas.

  • Segunda Parte: El universo local [21]

Se describe la formación y creación del universo local, los Hijos de Dios de los Universos Locales, el Espíritu Madre del Universo Local, la implantación de vida —los Portadores de Vida—, las huestes seráficas de los Universos Locales, los Adanes y Evas planetarios, los mundos habitados, las épocas planetarias, la rebelión de Lucifer y la Unidad universal, entre otros temas.

  • Tercera Parte: La historia de Urantia [22]

Describe la historia del planeta tierra desde antes de que se formara el sistema solar hasta la época de Jesús de Nazaret, incluye un análisis geológico, sociológico y cultural de la evolución. Algunos títulos son: El origen de Urantia, El establecimiento de la vida en Urantia, La primera familia humana, Las razas evolutivas de color, El supercontrol de la evolución, La rebelión planetaria, Las instituciones humanas primitivas, El desarrollo del estado, La falta de Adán y Eva, Las criaturas intermedias, La evolución del matrimonio, Los orígenes de la adoración, La evolución del concepto de Dios entre los hebreos, La deidad y la realidad, El origen y la naturaleza de los Ajustadores de Pensamiento, La supervivencia de la personalidad y El Ser Supremo, entre otros.

  • Cuarta Parte: La vida y las enseñanzas de Jesús[23]

Relato de la vida completa y detallada de Jesús de Nazaret y de sus enseñanzas, desde antes de nacer hasta después de morir, año por año. Este relato ocupa un tercio del total de páginas del libro, las tres partes anteriores conforman el marco conceptual donde debe ser interpretada la vida de Jesús. Incluye títulos como: El nacimiento y la infancia de Jesús, Los años de la adolescencia, Los años de transición, Juan el Bautista, El bautismo y los cuarenta días, Los doce apóstoles, El monte de la transfiguración, La resurrección de Lázaro, La traición y el arresto de Jesús, La crucifixión, El período en la tumba, La resurrección, Las apariciones morontiales de Jesús, El advenimiento del Espíritu de la Verdad y La fe de Jesús, entre otros.

Contenido teológico y cosmológico[editar]

El Libro de Urantia declara la existencia de un Dios trino,[24] personal, autoconsciente y volitivo que es creador y sostenedor del Universo y está motivado —en la relación con sus criaturas— primordialmente por el Amor. Define Amor como el deseo de hacer el bien a los demás.[25] Declara que en lo que respecta a las criaturas del universo Dios es, ante todo, un Padre.

Si bien tiene semejanzas con el cristianismo no es una extensión ni una escisión de él. Presenta una nueva perspectiva de los dogmas de la Trinidad y la divinidad de Jesús de Nazaret, y describe una personalidad de mente universal coordinada con la divinidad de Jesús: el Espíritu Creativo del Universo Local —al cual se le puede equiparar a una madre en términos espirituales—; pero niega dogmas cristianos como la doctrina del pecado original, la expiación, el infierno, el purgatorio y la resurrección de la carne, aunque ofrece explicaciones para estas posturas teológicas.

Describe al universo maestro como centrado en la Isla Eterna del Paraíso,[26] punto focal y morada eterna de la deidad. Informa sobre la existencia de un universo central, llamado Havona,[27] que envuelve a la Isla del Paraíso formado por mil millones de mundos organizados en siete niveles concéntricos. Tanto el Paraíso como Havona son descritos como co-eternos con la deidad, así como todos los habitantes nativos de ese universo central.

En torno a este universo central giran siete supercreaciones del tiempo y el espacio, los siete Superuniversos[28] en proceso de creación y evolución. Cada superuniverso se organiza en diez sectores mayores, cada sector mayor en cien sectores menores, cada sector menor en cien universos locales, cada universo local en cien constelaciones, cada constelación en mil sistemas locales y cada sistema a su vez es integrado por hasta mil planetas habitados. Según esta decripción Urantia es el planeta 606 del sistema de Satania en la constelación de Norlatiadek del universo local de Nebadón; Nebadón es un universo local del sector menor de Ensa en el sector mayor Splandón en el séptimo superuniverso, Orvontón.

Los siete superuniversos fueron creados, cada uno, a imagen de una de las posibles combinaciones de las tres personas de la Deidad: Padre, Hijo, Espíritu, Padre-Hijo, Padre-Espíritu, Hijo-Espíritu y Padre-Hijo-Espíritu y en cada uno se desarrolla primordialmente uno de los siete propósitos de la deidad. Más allá de los siete superuniversos existen los niveles del espacio exterior donde se está acumulando y organizando materia pero donde aún no hay vida. Cada nivel es notoriamente mayor que el anterior en extensión y potencialidad de materia contenida.

La elevación y espiritualización de la criatura material hasta el nivel de perfección paradisíaca, a través de un nivel intemerdio que llama morontial, es el propósito primordial del superuniverso de Orvontón y es el tema central de la revelación de Urantia.

El Libro de Urantia sostiene que cada ser humano en este planeta cuya mente sea normal —esto es: que sea capaz de decisión moral— y haya cumplido los seis años de edad, está habitado por un fragmento absoluto cualificado del Padre Universal.[29] Dios mismo reside en la mente de cada persona compartiendo y experimentando todas sus emociones, pensamientos, sentimientos, alegrías, tristezas, temores y ansiedades con la meta de funcionar como guía inspiradora de la personalidad, pero actúa únicamente cuando la criatura —haciendo uso de su libre albedrío— busca esa guía. Este fragmento residente realiza una copia de toda experiencia que sea de valor espiritual y la conserva para que sea parte integral de la criatura al despertar tras la muerte física.

Define el pecado como la oposición consciente y voluntaria a la voluntad del Padre,[30] la voluntad consciente y deliberada de hacer el mal a otras criaturas personales en contraposición a los deseos del Padre Universal de un reino espiritual del bien; y hace referencias constantes a nuestra búsqueda de la verdad en la realización de la voluntad de Dios. Indica que la remisión de los pecados debe entenderse como el restablecimiento de las relaciones leales entre la criatura y su creador.

El Libro de Urantia augura un camino muy largo de perfeccionamiento y espiritualización para transformar a la criatura material en un espíritu exaltado: más de quinientas dimensiones de evolución morontiales y más de mil millones de escalas en el camino espiritual antes de alcanzar al Padre.[31]

Incluye temas como historia, sociología, paleontología, arqueología, evolución y otros muchos que hacen al marco conceptual total del libro. Sostiene la existencia de una vasta organización universal creada en gran parte para fomentar la evolución de las criaturas materiales hasta el nivel de perfección paradisíaca, basando esa evolución en la experiencia personal de la criatura.

Esquemas de la cosmología urantiana[editar]

Jerusem, capital del sistema de Satania.
Edentia, capital de la constelación de Norlatiadek.
Salvingtón, capital del universo local de Nebadón.
Umenor el 3º, capital del sector menor Ensa.
Umayor el 5º, capital del sector mayor Splandón.
Uversa, capital del superuniverso de Orvontón.
La isla estacionaria del Paraíso.
El sistema Paraíso-Havona.
El gran universo y sus divisiones administrativas.
Esquema de la «respiración» espacial.
El camino del peregrino ascendente.
Sección vertical transversal de la totalidad del espacio.

Citas Interreligiosas[editar]

En el siguiente párrafo se citan -sin mencionarlo- los libros sagrados de varias religiones: Hinduismo (Átharva-veda, Brijad-Araniaka, Upanishad, Bhagavata-purana, Bhagavad Gita, Visnú Purana), Islamismo (Sagrado Corán), Sijismo (Japji), Taoísmo (Tao-Te-King, Shi Jing), Zoroastrismo (Yasna) y Cristianismo (Santa Biblia).

«No hay sino un Dios, el Padre infinito [1 Corintios 8:6], quien también es un Creador fiel [1 Pedro 4:19]. El Creador divino es también el Ordenador Universal [Atharva Veda 13.4.3,12,20], la fuente y destino de las almas [Brihad-Aranyaka Upanishad 3.9.1,10]. Él es el Alma Suprema [Bhagarata Purana 11.18.32], la Mente Primordial [Bhagavad Gita 10.12,13,1,16], y el Espíritu Ilimitado de toda la creación [Vishnu Purana 1.1.35]. El Gran Controlador no comete errores [Shi Jing 3.3.3.12.8-10]. Él resplandece en majestad y gloria [Corán 57:3]. Dios el Creador está completamente exento de temor y enemistad. Es inmortal, eterno, existente por sí mismo, divino y magnánimo [Japji, preámbulo]. ¡Cuán puro y hermoso, cuán profundo e insondable es el excelso Antecesor de todas las cosas! [Tao-Te-King 4.2,1] El Infinito es más excelente por lo que él se imparte a sí mismo a los hombres [Tao-Te-King 41,3]. Es el principio y el fin, el Padre de todo propósito bueno y perfecto [Yasna 31.8]. Con Dios todas las cosas son posibles [Mat. 19:26]; el Creador eterno es la causa de las causas [Vishnu Purana 1.1.35][32]

Fundación Urantia, (ed. 1999). Libro de Urantia, La naturaleza de Dios. Estados Unidos. p. 34 §1. ISBN 978-1-883395-02-5

Símbolo[editar]

Emblema de la Trinidad del Paraíso

El símbolo característico de los lectores del Libro de Urantia consiste en tres círculos concéntricos de color azul celeste sobre un fondo blanco y es una marca registrada de la Fundación Urantia en Estados Unidos. La Fundación Urantia ha publicado una política sobre el uso del símbolo que permite, entre otras cosas, su uso en bodas, funerales y servicios de adoración.[33] La Fundación coloca este símbolo en la portada del Libro de Urantia y lo utiliza para identificar sus publicaciones así como a otras organizaciones afiliadas a ella.

El símbolo surge del mismo relato del Libro, en él de dice que es el emblema de la Trinidad del Paraíso, tres círculos concéntricos que representan la eternidad, la infinidad y la universalidad de la Trinidad. Fue usado como estandarte por las huestes leales al Padre Universal en los tiempos de la rebelión de Lucifer[34] y también por Maquiventa Melquisedek como su insignia durante el curso de su ministerio en los tiempos de Abraham.[35]

Críticas[editar]

Anexo:Críticas al Libro de Urantia

Existe la opinión de que el Libro de Urantia ha tenido una limitada repercusión desde su primera publicación en los años 50. Además, ha recibido críticas desde diversos ámbitos, tanto teológicos como científicos.

Su crítico más conocido es Martin Gardner quien publicó un libro sobre el tema: «Urantia, ¿Revelación divina o negocio editorial?»[36] donde expone su investigación sobre los orígenes del Libro de Urantia. Desde la perspectiva de algunos lectores es una crítica poco seria realizada con un notorio desconocimiento del texto en su totalidad; hay un análisis de las debilidades de esta crítica realizado por David Carrera Ibáñez, siguiendo la estructura del libro de Gardner capítulo a capítulo.[37] Otros lectores, sin embargo, encontraron en la obra de Gardner la explicación a lo que entienden son inexactitudes y falsedades contenidas en el libro, dando como resultado el abandono de su estudio.

Críticas como libro «revelado»[editar]

Martin Gardner ha expresado la opinión personal de que el Libro de Urantia ha tenido muy poca influencia hasta la fecha, que se presenta como una revelación celestial mientras que incluye conceptos ya expresados por otros autores humanos, que no es totalmente coherente con los principios cristianos existentes y que es excesivamente largo y complejo. Como respuesta, sus adeptos refieren al documento fundador, público y legal de la institución: la «Declaración de Fideicomiso para la creación de la Fundación Urantia», con el fin de confirmar los propósitos del Libro de Urantia relacionados con estas críticas y su enfoque en el crecimiento religioso a largo plazo de los individuos, más que en crear una religión institucionalizada.

«2.1. OBJETO PRINCIPAL: El objeto por el cual se crea esta Fundación es la promoción, mejora y expansión entre los pueblos del mundo del entendimiento y la comprensión de la cosmología y la relación del planeta en que vivimos con el universo, del génesis y el destino del hombre y su relación con Dios, y de las verdaderas enseñanzas de Jesucristo; y para la inculcación y el fomento de la comprensión y apreciación de la Paternidad de Dios y de la fraternidad del hombre -para así aumentar y realzar la comodidad, felicidad y el bienestar del hombre, como individuo y como miembro de la sociedad, por medio de la promoción de una religión, una filosofía y una cosmología que son equiparables con el desarrollo intelectual y cultural del hombre.»

Fundación Urantia, Declaración de Fideicomiso. (Consultado el 17/05/2013)

Críticas científicas[editar]

Críticos como Martin Gardner ven en el Libro de Urantia un claro reflejo de los postulados científicos de la época en que fue escrito, algunos de los cuales han sido identificados como incorrectos por avances posteriores a su publicación. Estos errores son considerados una prueba de que este libro no puede ser obra de seres superiores sino de seres humanos de los años años 1920-1940.

Respecto a este tipo de críticas el Libro de Urantia declara lo siguiente:

«Las leyes de la revelación nos frenan considerablemente debido a la prohibición de impartir conocimiento no ganado o prematuro. Toda cosmología presentada como parte de la religión revelada está destinada a ser superada en un período muy corto. Por lo tanto, los estudiantes futuros de tal revelación están tentados a descartar todo elemento de verdad religiosa genuina que pueda contener, debido a que descubren errores frente a las cosmologías asociadas que allí se presentan.»

Fundación Urantia, (ed. 1999). Libro de Urantia, La verdadera naturaleza de la religión. Estados Unidos. p. 1109 §2. ISBN 978-1-883395-02-5

Estas son algunas de las afirmaciones científicas del Libro de Urantia que según Martin Gardner han sido catalogadas como equivocadas por la ciencia posterior:

  • La cosmología urantiana expone un universo mucho más viejo que el definido por la ciencia actual (13.700 Ma). Según esta obra nuestra parte del universo, la nebulosa de Andronover, empezó a crearse hace 875.000 Ma.
  • La idea de evolución que defiende El Libro de Urantia hace referencia a un tipo de evolucionismo darwiniano integrado con la teoría del diseño inteligente, una forma de creacionismo similar a la defendida por teólogos cristianos.
  • Los Portadores de Vida habrían implantado la vida hace 550 Ma. Rocas encontradas en el cinturón supracortical de Isua plantean la existencia de desequilibrios isotópicos causados por actividad fotosintética hace 3.850 Ma.
  • Según el Libro existen diez planetas en el Sistema Solar. En la actualidad el número de planetas —según la redefinición de planeta de la International Astronomic Union (IAU) del año 2006— es de ocho, sin incluir al ex-planeta Plutón y demás planetas enanos como Eris que es el mayor de los planetas enanos.
  • El Libro de Urantia afirma que los primeros seres humanos se originaron en el subcontinente indio, cuando las investigaciones proponen un origen africano.
  • Según el Libro seis razas humanas multicolores aparecieron repentinamente en una generación y en una misma familia, dando lugar a hermanos de diferente color (azul, amarillo, rojo, verde, naranja e índigo) al crecer y cuyos descendientes adoptaban el color paterno. Más tarde, Adán y Eva produjeron otra descrita como la raza violeta. Según este relato las razas azul amarilla y roja son consideradas primarias mientras que la verde, naranja e índigo son secundarias. Algunas de las razas originales existen hoy en día modificadas por mezclas raciales, mientras que otras desaparecieron por extinción y por mezclas raciales completas de las que derivan los grupos raciales modernos. Las teorías de la evolución actuales y los conocimientos aportados por la arqueología plantean posturas que difieren con lo expuesto en esta narración.

En respuesta a estas críticas los seguidores del Libro de Urantia adoptan diversas actitudes: Algunos lectores confían en que con el tiempo todas las afirmaciones contenidas en el Libro se demuestren como verdaderas; otros aceptan estos errores y rechazan la utilización del Libro como fuente de saber científico.

Por otra parte algunos avances científicos producidos entre 1925 (fecha supuesta de la primera redacción) y 1955 (fecha de la primera edición) que sí aparecen en el Libro son presentados por algunos de sus seguidores como prueba de su carácter profético, mientras que los escépticos sostienen que se trata de fragmentos añadidos durante el largo proceso de revisión y edición. Actualmente no hay nigún grupo científico que estudie el Libro de Urantia de manera oficial con el fin de validar o refutar su contenido.

Críticas por plagio[editar]

A propósito de las fuentes humanas del Libro de Urantia el libro declara lo siguiente:

«Las revelaciones planetarias sucesivas de la verdad divina contienen invariablemente los conceptos más elevados que existen sobre los valores espirituales, como una parte de la coordinación nueva y mejor del conocimiento planetario. En consecuencia, para poder presentar a Dios y a sus asociados del universo, hemos seleccionado como base de estos documentos más de mil conceptos humanos que representan el conocimiento planetario más elevado y avanzado sobre los valores espirituales y los significados universales. Cuando estos conceptos humanos, recopilados entre los mortales del pasado y del presente que conocen a Dios, sean inadecuados para describir la verdad tal como se nos ha ordenado que la revelemos, los completaremos sin vacilar recurriendo para ello a nuestro propio conocimiento superior sobre la realidad y la divinidad de las Deidades del Paraíso y del universo trascendente donde residen.»

Fundación Urantia, (ed. 1999). Libro de Urantia, Prólogo. Estados Unidos. p. 17 §1. ISBN 978-1-883395-02-5

Aunque el propio Libro de Urantia reconoce que ha reutilizado «más de mil conceptos humanos que representan el conocimiento planetario más elevado y avanzado sobre los valores espirituales y los significados universales» «recopilados entre los mortales del pasado y del presente», no cita las fuentes utilizadas. Un lector del Libro, Matthew Block, publicó un artículo[38] en el que rastreó fuentes de la obra y logró identificar más de 125 publicaciones científicas y académicas de la época, algunos de cuyos fragmentos habían sido reproducidos casi textualmente.

Cabe señalar, sin embargo, que la utilización de estos materiales nunca se realiza verbatim por lo que no se han planteado acusaciones formales de plagio contra el Libro. Sus desconocidos autores casi siempre recurren a paráfrasis, ampliaciones o modificaciones de sus fuentes. Varios de sus lectores —entre ellos el propio Block— consideran que esta utilización de textos anteriores o contemporánes no niega el origen sobrehumano del Libro, algunos afirman que esa capacidad de elección y coordinación del conocimiento humano disponible es una de las evidencias que el libro da —en sí mismo— de su origen sobrehumano.

En sentido inverso algunas de las obras del escritor navarro Juan José Benítez toman contenido e inspiración del Libro de Urantia. El plagio fue revelado en la revista Interviú en 1987 y dio pie a la publicación de un libro explicando los pormenores del asunto.[39]

Notas[editar]

  1. Fundación Urantia - Origen del Libro de Urantia
  2. Fundación Urantia - Historia del movimiento Urantia
  3. Fundación Urantia - Traducciones completadas
  4. Fundación Urantia - Traducciones en proceso
  5. Michael Foundation, Inc. v. Urantia Foundation v. Harry McMullan, III (US Court of Appeals Tenth Circuit March 11, 2003) (en inglés)
  6. Fundación Urantia - Traducciones del Libro de Urantia
  7. Libro de Urantia - Edición 1999 ISBN 978-1-883395-02-5
  8. Libro de Urantia - Edición 2009 ISBN 978-1-883395-05-6
  9. Libro de Urantia - Edición 1999 Página Preliminar
  10. Fundación Urantia - Anuncio de la revisión de las traducciones al Español
  11. Ángel Sánchez-Escobar - Errores en la traducción del Libro de Urantia
  12. Libro de Urantia - Documento 92, p.1007 §4-7 p.1008 §1-2 La evolución ulterior de la religión
  13. Libro de Urantia - Documento 66, El Príncipe Planetario de Urantia (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  14. Libro de Urantia - Documento 74, Adán y Eva (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  15. Libro de Urantia - Documento 74, p. 838 §6, Adán y Eva

    «La "edad de oro" es un mito, pero Edén fue un hecho, y la civilización del Jardín fue de hecho derrocada. Adán y Eva llevaban ciento diecisiete años en el Jardín cuando, por la impaciencia de Eva y los errores de juicio de Adán, se atrevieron a desviarse del camino ordenado, buscándose el desastre y ocasionando el ruinoso retraso de la progresión del desarrollo de toda Urantia.»

  16. Libro de Urantia - Documento 76, p. 852 §4, El segundo jardín

    «Duró 530 años la vida de Adán; murió de lo que se podría denominar la vejez. Sencillamente se desgastó su mecanismo físico; el proceso de desintegración paulatinamente le fue ganando terreno al proceso de reparación, y llegó el inevitable final. Hacía diecinueve años que había muerto Eva por debilitación del corazón. Ambos fueron sepultados en el centro del templo del servicio divino que se había construido de acuerdo con sus proyectos poco tiempo después de terminar de completarse los muros de la colonia. De aquí se originó la práctica de enterrar a los hombres y mujeres notablemente piadosos debajo del piso de los templos de adoración.»

  17. Libro de Urantia - Documento 93, Maquiventa Melquisedek (Ed. latinoamericana)(Ed. europea)
  18. Libro de Urantia - Documento 120, La donación de Miguel en Urantia (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  19. Libro de Urantia - Prólogo (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  20. Libro de Urantia - Primera Parte, El Universo Central y los Superuniversos (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  21. Libro de Urantia - Segunda Parte, El Universo Local (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  22. Libro de Urantia - Tercera Parte, La historia de Urantia (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  23. Libro de Urantia - Cuarta Parte, La vida y las enseñanzas de Jesús (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  24. Libro de Urantia - Documento 10, La Trinidad del Paraíso (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  25. Libro de Urantia - Documento 56, La unidad universal. (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  26. Libro de Urantia - Documento 11, La Isla Eterna del Paraíso (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  27. Libro de Urantia - Documento 14, El Universo central y divino (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  28. Libro de Urantia - Documento 15, Los siete superuniversos (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  29. Libro de Urantia - Documento 107, El origen y la naturaleza de los Ajustadores de Pensamiento (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  30. Libro de Urantia - Documento 89, El pecado, el sacrificio y la expiación (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  31. Libro de Urantia - Documento 31, El Cuerpo de la Finalidad (Ed. latinoamericana) (Ed. europea)
  32. Essary, Dale E. A biblical evaluation of The Urantia Book, p.6
  33. Fundación Urantia - Política relacionada con el uso de las marcas registradas: las palabras “Urantia” y “Urantian” y el símbolo de los círculos concéntricos
  34. Libro de Urantia - Documento 53, p.605 §8, La rebelión de Lucifer

    «Puesto que Micael eligió mantenerse al margen de la actividad de guerra de la rebelión de Lucifer, Gabriel convocó su séquito personal en Edentia y, por consejo de los Altísimos, eligió asumir el mando de las huestes leales de Satania. Micael permaneció en Salvington mientras que Gabriel prosiguió a Jerusem, y estableciéndose en la esfera dedicada al Padre —el mismo Padre Universal cuya personalidad Lucifer y Satanás ponían en duda—, en la presencia de las huestes reunidas de las personalidades leales, izó la bandera de Micael, el emblema material del gobierno Trinitario de toda la creación, los tres círculos concéntricos azules sobre un fondo blanco.»

  35. Libro de Urantia - Documento 93, p.1015 §5 y 1016 §5, Maquiventa Melquisedek

    «En su aspecto personal, Melquisedek se asemejaba a los pueblos por entonces mezclados, nodita y sumerio, teniendo una altura de casi un metro con ochenta y poseyendo un aspecto imponente. Hablaba caldeo y media docena de otros idiomas. Vestía en forma muy semejante a la de los sacerdotes canaanitas, excepto que en su pecho llevaba un emblema de tres círculos concéntricos, el símbolo sataniano de la Trinidad del Paraíso. En el curso de su ministerio, esta insignia de tres círculos concéntricos se llegó a considerar tan sagrada que sus seguidores nunca se atrevieron a utilizarla, y fue olvidada muy pronto con el paso de unas pocas generaciones.»


    «El símbolo de los tres círculos concéntricos, que Melquisedek adoptó como insignia de su donación, fue interpretado por la mayoría de la gente como que representaba tres reinos, el reino de los hombres, de los ángeles y de Dios. Se les permitió que continuaran con esta creencia; muy pocos de sus seguidores supieron nunca que estos tres círculos eran el símbolo de la infinidad, la eternidad y la universalidad de la Trinidad del Paraíso que lo mantiene y lo dirige todo de manera divina»
  36. Susaeta Ediciones, S.A., 1997. Urantia, ¿Revelación divinida o negocio editorial?, Martin Gardner.
  37. David Carrera Ibáñez - Réplica al libro de Martin Gardner titulado «Urantia: ¿Revelación o negocio editorial?»
  38. Matthew Block - Urantia Book Sources and Resources (en inglés)
  39. Beorlegui, J., Ribera, A., 1988, El secreto de Urantia (Ni caballos ni troyanos), Obelisco, Barcelona

Bibliografía[editar]

  • Fundación Urantia, 1993. Libro de Urantia. Nueva York. ISBN 978-1-883395-00-1
  • Susaeta Ediciones, S.A., 1997. Urantia, ¿Revelación divinida o negocio editorial?, Martin Gardner. ISBN 978-8-430584-12-3
  • Urantia Book Historical Society, 1963. Cosmography in the Urantia Book, Georgia Gecht.
  • Bubok Publishing S.L. 2010. Réplica al libro de Martin Gardner titulado «Urantia: ¿Revelación divina o negocio editorial?», David Carrera Ibáñez.
  • Document It Publishing, 2010. Heaven Is Not the Last Stop: Exploring a New Revelation, Sheila Keene-Lund. ISBN 978-0-981503-80-6

Enlaces externos[editar]