Guerra franco-española (1635-1659)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra franco-española
Traite-Pyrenees.jpg
Tratado de los Pirineos
Fecha 1635 - 1659
Lugar Franco Condado, Pirineos, Países Bajos
Resultado Victoria francesa
Consecuencias Paz de los Pirineos
Beligerantes
Royal Standard of the King of France.svg Reino de Francia
Flag of The Commonwealth.svg Mancomunidad de Inglaterra
Bandera de los Países Bajos Provincias Unidas
Bandera de España Imperio español
Bandera de Inglaterra Tropas realistas inglesas
Comandantes
Royal Standard of the King of France.svg Enrique de La Tour d'Auvergne Bandera de España El Cardenal-Infante
Bandera de España Luis II de Borbón
Bandera de España Juan José de Austria
[editar datos en Wikidata ]

La guerra franco-española, que tiene lugar en el periodo comprendido entre 1635 y 1659, año en el que finaliza con el acuerdo firmado entre ambos países conocido como la Paz de los Pirineos, es una guerra que debe ser analizada dentro del contexto de la guerra de los Treinta Años, si bien tiene entidad propia diferenciada, y continúa después de que aquella finalizara con la Paz de Westfalia. Asimismo, hay que analizarla teniendo en cuenta otros conflictos, como los que España mantenía con las Provincias Unidas, en la conocida como guerra de los Ochenta Años.

Antecedentes[editar]

La rivalidad entre el Reino de Francia y España se remonta ya a finales del siglo XV, en tiempos del reinado de los Reyes Católicos. Durante el siglo XVI, tienen lugar una serie de conflictos entre ambos países. Inicialmente, estos se desarrollan por la preeminencia sobre los dominios en Italia: Reino de Nápoles (campañas del Gran Capitán), por el Milanesado (batalla de Pavía) y nuevamente por el dominio de Nápoles, aunque en este caso, el campo de acción acaba trasladándose a la frontera de Francia con los Países Bajos (batalla de San Quintín (1557) y batalla de Gravelinas en 1558), conflicto que concluye con la asunción del predominio español en 1559 tras la firma de la Paz de Cateau-Cambrésis.

Aunque oficialmente se vive un periodo de paz entre ambos Estados durante el resto del siglo, dada la convulsa situación interna que experimenta Francia por los conflictos entre católicos, calvinistas y los diferentes partidos durante las Guerras de Religión, interviene periódicamente en favor de la Liga Católica, bien con subvenciones, bien con entradas de tropas, procedentes principalmente de los Países Bajos, finalizando la participación española que implicaba la prorrogación española del conflicto con la Paz de Vervins.

Durante el reinado de Felipe III, se vive cierta relajación de la tensión en las relaciones con Francia, culminando con los acuerdos matrimoniales de 1615 entre ambas casas durante la regencia de María de Médici.

Tras el ascenso de Luis XIII al trono, las relaciones entre ambas naciones volverían a ser tensas, viviendo su apogeo una vez el Cardenal Richelieu fue nombrado primer ministro.

Francia encajonada[editar]

Dado el contexto geopolítico a principios del siglo XVII, los gobernantes franceses podían entender que Francia estaba rodeada por territorio español y deducir que esto suponía una amenaza para su supervivencia, o en todo caso, una limitación de la posibilidad de ampliar sus fronteras a costa de vecinos más débiles. Al norte, se encontraba con Flandes en manos españolas, al sur con la propia España, al este con una Saboya ambivalente y una Lombardía bajo soberanía de los Austrias, una Lorena hispanófila, un Franco Condado, herencia borgoñona de Carlos V, los territorios del arzobispado de Colonia con presencia de guarniciones españolas, y una Alsacia bajo la influencia de los Habsburgos austríacos. Mirase donde mirase, se sentía rodeada por España, o en su defecto, por los Habsburgos, bien fueran estos de la rama austriaca.

Una nueva política exterior, destinada a mantener como mínimo a tales enemigos en debilidad y a aprovechar en lo posible las ganancias territoriales que de tal debilidad se derivara, acabó imponiéndose. Agobiada por los problemas interiores (guerra intermitente con los hugonotes), no pudo Francia intervenir en el exterior con decisión hasta imponerse a los disidentes religiosos (asedio de La Rochelle, 1628). A partir de aquí, resuelto el principal problema interior, pudo lanzarse Francia a una campaña en el exterior.

Francia, el Camino Español y el norte de Italia[editar]

El Camino Español[editar]

La Valtelina (década de 1620)[editar]

Una de las formas que disponía Francia de debilitar a España era amenazando la principal vía de comunicaciones que, partiendo de Milán, transportaba por vía terrestre soldados y materiales a los campos de batalla de Flandes, conocida como Camino Español, estando la vía marítima amenazada por la presencia en el canal de la Mancha de corsarios ingleses y neerlandeses. Una de las variantes del camino que rodeaban Suiza, pasaba por la Valtelina, valle suizo poblado por católicos pero bajo dominio de las protestantes Ligas Grises o cantones grisones. Esta variante oriental del camino fue imprescindible para España, una vez el Ducado de Saboya se puso bajo la órbita francesa, a comienzos de la década de 1620. España defendió el derecho de los católicos de la Valtelina a emanciparse, para así tener control sobre el valle. Francia intervino en favor de los grisones para poseer el control sobre el valle, ocupándolo en 1624, y de esa manera, tener mano en las comunicaciones españolas con Flandes. El conflicto se apaciguó tras la intermediación papal: Paz de Monzón (1626), aunque el conflicto persistió.

El Palatinado Renano (1620-1622)[editar]

Una nueva etapa del camino que unía Milán y Bruselas, y una nueva piedra en el muro que encerraba a Francia, vinieron a incorporarse cuando en 1620, reclamado por el emperador, un ejército al mando de Ambrosio Spinola partió de los Países Bajos rumbo al Palatinado Renano o Bajo Palatinado, para dividir las fuerzas que Federico V del Palatinado pudiese reunir en la defensa de su recién adquirida corona electoral de Bohemia. Entre ese año y el siguiente, se ocupan gran cantidad de plazas fuertes sin excesiva oposición del enemigo comandado por Ernesto de Mansfeld, que rehuye el combate, hasta que en 1622, y sin posibilidad de que su amo Federico, derrotado en la batalla de la Montaña Blanca se recuperase, marcha para servir a los neerlandeses, donde es derrotado en la batalla de Fleurus (1622), dejando el Palatinado a disposición de los españoles sin oposición.

El norte de Italia (1628-1631)[editar]

En el norte de Italia existían pequeños Estados diseminados entre los más principales de Génova, Venecia, Saboya y la Lombardía bajo dominio español. Entre ellos se encontraban los ducados de Mantua y Monferrato, que aunque sin continuidad geográfica, pertenecían a la misma casa. La muerte sin hijos del duque en 1627 provocó la disputa entre dos sucesores: el uno apoyado por Francia, y el otro por España, lo que acabó derivando en una guerra de sucesión sostenida por las dos potencias, que terminó tras la intervención imperial en 1631, sellándose en la Paz de Cherasco, un acuerdo que España juzgó desfavorable.

Francia, España y el Imperio (1630-1635)[editar]

Era notorio que las relaciones entre las dos ramas de los Habsburgos, gobernantes respectivamente en Madrid y Viena, eran buenas, sin que por ello existiera una colaboración estrecha que pudiera sugerir una alianza sin fisuras. No obstante, bien porque debilitando la rama austriaca se debilitaba un aliado de España, bien porque la propia debilidad del Imperio era de por sí atractiva, Francia se inmiscuyó a partir de 1630 en los asuntos imperiales, apoyando la disensión y favoreciendo a los enemigos del emperador, primero tapadamente (tratado de Fontainebleau de 1631, alejando al duque de Baviera de la causa imperial), después de manera declarada aunque indirecta (subvencionando a Suecia por valor de cuatrocientos mil táleros anuales para que interviniera militarmente en Alemania: Tratado de Bärwalde), y por último con la propia intervención militar a partir de 1635.

Suecia, España, Francia y el Imperio[editar]

La subvención francesa a la Suecia de Gustavo II Adolfo permitió que ésta, cuyos ejércitos habían desembarcado en Alemania en julio de 1630, prosiguiera sus combates campeando por territorio alemán, de manera que en 1632 había tropas suecas en Baviera: habían llegado ya al sur.

En 1633, Madrid toma la decisión de formar un ejército que, partiendo de Milán, pacificara el sur de Alemania, con vistas entre otras cosas a permitir el paso del cardenal-infante Fernando de Austria, y con él, las tropas que habían de acudir a los Países Bajos: imponían una etapa pacificada del Camino Español.

El ejército de Alsacia, como se le denominó, al mando del Duque de Feria acudió en socorro del amenazado duque de Baviera, y liberó varias ciudades ocupadas por los ejércitos protestantes durante el año 1633, aunque su influencia no fue en modo alguno determinante.

Las consecuencias de Nördlingen[editar]

No obstante, el año siguiente, 1634, el propio Cardenal-Infante, hermano de Felipe IV partía de Milán hacia Bruselas acompañado de un ejército abundante, con la misión de hacerse cargo del gobierno de los Países Bajos. Uniéndose a las tropas de Fernando III, acudiría al encuentro del ejército sueco-protestante, derrotándolo en la batalla de Nördlingen.

La batalla tuvo como consecuencia que el poderío sueco se resintiera y que Francia, empeñada en el debilitamiento del imperio, desconfiando de su derrotado aliado, se animase a la intervención directa, declarando la guerra a España el 19 de marzo de 1635 (mediante el envío de un emisario a Bruselas). Francia ya había ocupado el año anterior las guarniciones en Alsacia que Suecia le había cedido. No obstante, no recibió la declaración de guerra del emperador hasta marzo de 1636, aún a pesar de que Bernardo de Sajonia-Weimar campeaba ya por Alemania a sueldo de Francia por 1,6 millones de táleros anuales, desde el otoño pasado. A continuación, con un nuevo tratado con Suecia (Tratado de Wismar, 30 de junio), renovó Francia su alianza contra el imperio.

España y Francia en guerra (1635-1648)[editar]

La llamada campaña de Francia de 1636 fue un conjunto de operaciones militares desarrolladas por el ejército español tras la entrada del Reino de Francia en la guerra de los Treinta Años. Los tercios españoles, comandados por el Cardenal-infante Fernando de Austria, tras repeler un ataque francés en Flandes, invaden Francia, derrotando sucesivamente a las tropas francesas en La Capelle, Châtelet, Vervins y Corbie, llegando hasta las puertas de París. Sin embargo, esto extiende demasiado las líneas de abastecimiento, lo que obliga a replegarse, a la vez que los franceses contraatacan. La campaña termina cuando regresan de nuevo a Flandes. La última gran batalla de la guerra fue la victoria francesa en la batalla de Lens.

La guerra franco-española se puede analizar en dos fases: una, la que se desarrolla dentro del conflicto de la Guerra de los Treinta Años, desde la declaración de guerra hasta la conclusión de la Paz de Westfalia, que pone fin a la contienda entre Suecia, los príncipes protestantes alemanes, Francia, Baviera y el Imperio por un lado, y a España y las Provincias Unidas por otro. No obstante, ambos países deciden -resueltos los asuntos imperiales- proseguir la guerra, siendo ya los únicos contendientes en liza, fallidas la parte que les toca de la negociación de paz entre ambos en Münster.

La alianza franco-neerlandesa[editar]

Ya en 1624 se había firmado entre los Estados de las Provincias Unidas y el rey de Francia un acuerdo de mutua ayuda (Tratado de Compiegne), por el que los neerlandeses recibían un préstamo inmediato de 480.000 táleros, así como la promesa de futuros subsidios, a cambio de proseguir la guerra con España otros tres años. En junio de 1630, se firma un nuevo tratado franco-neerlandés; la ayuda que se estipula es aumentada en abril de 1634, para posteriormente, en febrero de 1635, renovarse el acuerdo con nuevas condiciones.

Incluía el acuerdo la división de los Países Bajos bajo dominio español entre ambos países, dados dos supuestos: que existiera o no por parte de la población un alzamiento general contra Felipe IV. En el primer caso, la mayoría del territorio hubiera pasado a manos neerlandesas, a excepción de algunos enclaves y la franja costera, que hubiera sido reservada para Francia. En el segundo caso, se puede asimilar la división del territorio a las dos zonas lingüísticas en que queda dividida la actual Bélgica.