Lombardía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Lombardía
Región de Italia
Bandera de
Bandera

Escudo de
Escudo

Ubicación de
Coordenadas: 45°39′N 9°57′E / 45.65, 9.95


Coordenadas: 45°39′N 9°57′E / 45.65, 9.95
Capital Milán
Entidad Región
 • País Bandera de Italia Italia
 • Zona Italia noroccidental, Italia septentrional
 • Municipios 1.546
Presidente Roberto Maroni(LN)
Subdivisiones Bérgamo
Brescia
Como
Cremona
Lecco
Lodi
Mantua
Milán
Monza y Brianza
Pavía
Sondrio
Varese
Superficie  
 • Total 23 863 km²
Población (30-11-2010)  
 • Total 9 909 348 hab.
 • Densidad 413,45 hab/km²
Sitio web oficial

La Lombardía (en italiano: Lombardia; en lombardo: Lumbardéa) es una región administrativa de estatuto ordinario del la Italia noroccidental, instituida en el año 1970. Con 9.852.170 habitantes[1] en sus 12 provincias y 1.546 municipios es la región italiana más poblada y con la mayor renta per capita. Su capital es Milán y limita al norte con Suiza (cantón del Tesino y cantón de los Grisones), al oeste con el Piamonte, al este con el Véneto y el Trentino-Alto Adigio, al sur con la Emilia-Romaña.

Etimología[editar]

El nombre se deriva de la palabra Langbardland o Langbardaland, que significa "Tierra de los Longobardos". Al italianizarse se transformó primero en Langbard, luego en Longobardia o Langobardia y finalmente en Lombardía.

Emblemas[editar]

Escudo[editar]

Descripción Heráldica: Una cruz curvilínea plateada en campo verde inclinada en sentido horario.

La denominada "Rosa Camuna" es una incisión rupestre que tallaron sobre las rocas de la Val Camonica (Provincia de Brescia, Lombardía) los Camunos, primitivos habitantes de esa zona hace más de 9000 años. La Región Lombardía creó su símbolo oficial inspirándose en dicho motivo. El emblema lombardo muestra la Rosa Camuna en color blanco sobre un fondo verde.

Estandarte [2] [editar]

El estandarte de la Región es un gran paño verde de dimensiones de 3x2 metros, sobre el cual están pintados la Rosa Camuna en blanco y en marrón, el Carroccio, el gran carro que llevaba la cruz y las banderas en la batalla de Legnano, ganada por las Comunas Libres de la liga lombarda contra el emperador Federico Barbarroja en 1176.

Bandera [3] [editar]

La bandera de la región lombarda, nunca adoptada oficialmente, fue diseñada en 1975 por Pino Tovaglia, Bob Noorda, Roberto Sambonet e Bruno Munari y representa la estilización de la rosa camuna.

Geografía física[editar]

Una vista de la Valtellina.

Su territorio ocupa una superficie de 23.861 km², un área similar a la de la Comunidad Valenciana. Lombardía, geográficamente, puede dividirse en tres zonas: una zona montañosa al norte, una de colinas en el centro y una zona llana al sur, que se diferencia a su vez en Alta (altas llanuras) y Baja (bajas llanuras).

La más importante zona montañosa es una zona alpina que incluye los Alpes Lepontinos y los Alpes Réticos, (Pizzo Zupò, 3.996 m), los Prealpes Bergamascos, los macizos de Ortles y Adamello-Presanella; le siguen las faldas de la montaña alpina conocida como Prealpes, lo que incluye los picos principales del grupo Grigna (2.410 m), Resegone (1.875 m) y Presolana (2.521 m). Los grandes lagos lombardos, todos de origen glaciar, quedan en esta zona. Al sur de los Alpes quedan las colinas caracterizadas por una sucesión de bajas alturas de origen morrénico, formadas durante la última Edad de Hielo y pequeñas mesetas escasamente fértiles, con típicos brezales y bosques de coníferas. Un área montañosa menor queda al sur del Po, en la cadena de los Apeninos.

Bellagio, a orillas del lago Como.

Las llanuras de Lombardía, formadas a partir de depósitos aluviales, pueden dividirse en —Alta— un terreno permeable superior en el norte, y una zona baja caracterizada —la Bassa— por la así llamada línea de fontanili (las aguas de manantial que surgen en terreno impermeable). Anómalos en comparación con las tres distinciones ya realizadas en la pequeña región del Oltrepò Pavese, formado por las colinas de los Apeninos más allá del río Po.

El Po es el mayor de los numerosos ríos que recorren el territorio lombardo, entre los principales: el Adda, que sale del lago Como, el Oglio que sale del lago Iseo, el Mincio que sale del lago Garda, y el Ticino, que sale del lago Mayor, todos ellos afluentes del Po. Otros son: el Olona y el Lambro. Hay una amplia red de canales con el propósito de irrigación.

En la zona de los Prealpes se encuentran los grandes lagos glaciares, que son, de oeste a este: el lago Mayor, lago de Lugano (sólo una pequeña parte es italiana), lago Como, lago Iseo, lago Idro, y el lago Garda, el más grande de los italianos.

En las llanuras, my cultivadas desde hace siglos, poco queda del medio original. Son raros los bosques de olmos, los alisos, sicómoros, álamos, sauces, carpes y brezos que están cubiertos hoy por varias áreas protegidas. En la zona de los grandes lagos, sin embargo, crecen olivos, cipreses y alerces, así como variedades de flora subtropical como las magnolias, las azaleas o las acacias. La zona de montaña se ve caracterizada por la vegetación típica de toda la cadena de los Alpes italianos. A niveles inferiores (hasta aproximadamente 1.100 msnm) crecen bosques de robles o árboles de hoja ancha; en las laderas montañosas (hasta 2.000-2.200 msnm) crecen hayas en los límites inferiores, con bosques de coníferas más adelante. Arbustos como el rododendro, pinos enanos y enebros son originarios de la zona de cumbres (más allá de los 2.200 m).

Una vista del lago Mayor.

El clima de esta región es continental, aunque con variaciones que dependen de la altitud o la presencia de aguas interiores. La naturaleza continental se ve más acentuada en las llanuras, con altos cambios de temperatura anuales (en Milán una temperatura media en enero es 1,5 °C y 24 °C en julio), y espesas nieblas entre octubre y febrero. Los lagos de la zona prealpina ejercitan una influencia moderadora, permitiendo el cultivo de productos típicamente mediterráneos (olivos, cítricos). En la zona alpina, el suelo de valle es relativamente suave en contraste con las zonas más altas y frías (Bormio, 1.225 m, –2.4 °C de media en enero, 17,3 °C en julio). Las precipitaciones son más frecuentes en la zona prealpina (hasta 1.500–2.000 mm anualmente) que en las llanuras y las zonas alpinas (600 mm a 850 mm anualmente). Las numerosas especies de flora endémica (las especies nativas de Lombardía), típica principalmente de la zona del lago Como, incluye algunas clases de saxífragas, el ajo lombardo. La Lombardía cuenta con muchas áreas protegidas: las más importantes son el Parque Nacional del Stelvio (el parque natural más grande de Italia), con una vida silvestre típicamente alpina: ciervos, corzos, cabras, rebecos, zorros, armiños y también águilas reales; y el parque natural lombardo del Valle del Ticino, instituido en 1974 en el lado lombardo del río Tesino para proteger y conservar uno de los últimos grandes ejemplos de bosque fluvial en Italia septentrional.

Historia[editar]

Antigüedad[editar]

Restos del palacio imperial de Mediolanum. Fue un gran complejo con varios edificios, jardines, para la vida privada y pública del emperador, para su corte, familia y burocracia imperial.
Distribución diacrónica de los pueblos celtas:
     núcleo del territorio Hallstatt, en el siglo VI a. C.      máxima expansión celta, 275 a. C.      Área lusitana de Iberia donde la presencia celta es insegura      las "seis naciones celtas" que conservaron significativas cantidades de hablantes celtas hasta principios de la Edad Moderna      áreas donde los idiomas celtas siguen hablándose ampliamente

La zona de lo que es la actual Lombardía estuvo habitada al menos desde el II milenio a. C., tal como lo atestiguan los hallazgos arqueológicos de cerámica, flechas, hachas y pieras talladas. En los siglos siguientes estuvo habitada primero por algunas tribus etruscas, quienes fundaron la ciudad de Mantua y dispersaron el uso de la escritura; más adelante, a partir del siglo V a. C., la zona fue invadida por pueblos de origen celta. Este pueblo fundó varias ciudades (incluyendo Milán) y extendieron su gobierno hasta el mar Adriático. Su desarrollo se vio detenido por la expansión romana en el valle del Po desde el siglo III a. C. en adelante: después de siglos de lucha, en el año 194 a. C. toda la zona de lo que hoy es Lombardía se convirtió en una provincia romana con el nombre de Galia Cisalpina ("Galia de la parte de acá de los Alpes"). La cultura romana y su lenguaje abrumaron a la anterior civilización en los años siguientes, y Lombardía se convirtió en una de las zonas de Italia más desarrolladas y ricas con la construcción de un amplio dispositivo de calzadas y el desarrollo de la agricultura y del comercio. Entre las mayores ciudades de la época: Milán, Pavía, Brescia, Bérgamo y Mantua. Figuras importantes como Plinio el Viejo (en Como) y Virgilio (en Mantua) nacieron aquí. A finales de la antigüedad el papel estratégico de Lombardía se vio enfatizada cuando Mediolanum (Milán) se convirtió en capital del Imperio de Occidente. Aquí, en el año 313 d. C., el emperador Constantino emitió el famoso edicto que dio libertad de confesión a todas las religiones dentro del Imperio.

Edad Media[editar]

Italia después de las conquistas de Liutprando. El territorio lombardo se muestra en verde, el territorio bizantino en naranja.

Durante y después de la caída del Imperio Occidental, la Lombardía padeció intensamente la destrucción provocada por una serie de invasiones bárbaras (hunos y ostrogodos). La última y más efectiva de las invasiones fue la de los lombardos, o longobardos, quienes llegaron alrededor de los años 570. Se establecieron en la región, y de ellos tomó el nombre de Longobardía. Establecieron su capital en Pavía. Hubo una relación cercana entre la nobleza franca, bávaras y lombardas durante muchos siglos. Después de las luchas iniciales, las relaciones entre los pueblos lombardos y los pueblos de habla latina mejoraron. Al final, el idioma lombardo y su cultura asimilaron la cultura latina, dejando evidencia en muchos nombres, el código legal y las leyes entre otras cosas. El final del gobierno lombardo vino en el año 774, cuando el rey franco Carlomagno conquistó Pavía y se anexionó el Reino de Italia (principalmente el centro y el norte de Italia) a su imperio.

Los anteriores duques y nobles lombardos fueron reemplazados por otros vasallos alemanes, príncipes-obispos o marqueses. El siglo XI marcó un punto significativo en la economía de la región, debido al comercio mejorado y, principalmente, las condiciones agrícolas. En un sentido similar a otras zonas de Italia, esto llevó a una creciente conciencia propia de las ciudades, cuya creciente riqueza las hizo capaces de desafiar el poder supremo feudal tradicional, representado por los emperadores alemanes y sus legados locales. Entre las más importantes comunas estaban Milán, Brescia, Como, Pavía y Mantua, en luchas perennes entre sí y contra el emperador Federico Barbarroja, al que consiguieron vencer en Legnano en 1176, reunidas en la Liga Lombarda. En los siglos XII y XIII, cuando diferentes Ligas Lombardas se formaron por ciudades aliadas de Lombardía, normalmente lideradas por Milán, consiguieron derrotar al emperador Hohenstaufen Federico I, en Legnano, y su nieto Federico II, en Parma.

Castillo Sforza en Milán, residencia de los duques de Milán.

Esto no impidió que otros importantes centros lombardos, como Cremona (entonces rivalizando con Milán en tamaño y riqueza) y otros, apoyaran el poder imperial si esto pudiera garantizarles una ventaja inmediata. Aprovechando el florecimiento de la agricultra, la región alrededor del río Po, junto con Venecia y Toscana, siguió expandiendo su industria y comercio hasta que se convirtió en el centro económico de toda Europa. La clase emprendedora de las comunas extendieron su comercio y actividades de banca hasta el norte de Europa: "Lombard" designó al comerciante o banquero que venía del norte de Italia, como puede verse, por ejemplo, en la Lombard Street de Londres. El nombre "Lombardía" pasó a designar todo el norte de Italia hasta el siglo XV e incluso después.

Desde el siglo XIV en adelante, la inestabilidad creada por las luchas incesantes internas y externas entre las familias más potentes de la región llevaron al final a la creación de nobles señorías, y de entre ellas sobresalió la señoría de los Visconti (luego Sforza), indudables dominadores de la política y de la vida lombarda hasta el Renacimiento. También destacaron los Gonzaga en Mantua. En el siglo XV el Ducado de Milán fue una gran fuerza militar, económica y política a nivel europeo. Milán y Mantua se convirtieron en dos centro del Renacimiento cuya cultura, con hombres como Leonardo da Vinci y Mantegna, y piezas de arte fueron altamente consideradas (por ejemplo, la obra de Leonardo da Vinci, La Última Cena). Esta riqueza, sin embargo, atrajo los entonces más organizados ejércitos de potencias nacionales como Francia y Austria, que se engancharon en una larga batalla por Lombardía a finales del siglo XV y principios del XVI. Sucesivamente los franceses y los españoles tomaron posesión del Milanesado, parte de Lombardía.

Edad moderna[editar]

Imagen histórica de Villa real de Monza, residencia de verano oficial de los virreyes austriacos de Lombardía-Venecia.

Después de la decisiva batalla de Pavía, el Ducado de Milán se convirtió en una posesión del imperio de Carlos V, luego unida al Reino de España de Felipe II y finalmente al de los Habsburgo de Austria. Los nuevos gobernantes hicieron poco por mejorar la economía de Lombardía, en lugar de ello impusieron una creciente serie de impuestos para financiar la serie infinita de guerras europeas.

La parte oriental de la moderna Lombardía, con ciudades como Bérgamo y Brescia, estaba bajo la República de Venecia, que empezó a extender su influencia en la zona desde el siglo XIV en adelante (véase también Guerras italianas). Las pestes (como la del año 1628/1630,[4] descrita por Alessandro Manzoni en su obra Los novios) y las condiciones generalmente en declive de la economía italiana en los siglos XVII y XVIII detuvieron el ulterior desarrollo de la Lombardía.

En 1706 formó parte del Imperio austríaco e introdujeron algunas medidas económicas y sociales que garantizaron cierta recuperación. Su gobierno se vio aplastado a finales del siglo XVIII por los ejércitos franceses, sin embargo, cuando Napoleón Bonaparte constituyó la República Cisalpina (1797).

En el año 1815 la restauración austriaca, en la forma de un estado títere llamado Reino de Lombardía-Venecia, tenía sin embargo que combatir con los nuevos ideales sociales introducidos por la época napoleónica. Lombardía se convirtió en uno de los centros intelectuales que llevaron a la unificación italiana. Las ansias patrióticas de liberación culminaron en las Cinco Jornadas de Milán (1848) y en la expulsión del mariscal Radetzky de la ciudad. Su represión llevó a una renovación del gobierno austriaco. Esto llegó a un final decisivo cuando, en 1859, el ejército piamontés y las tropas garibaldinas anexionaron Lombardía al Reino de Italia como resultado de la segunda guerra de independencia italiana. Lombardía logró su forma territorial actual añadiendo el Oltrepò Pavese (anteriormente la parte meridional de la provincia de Novara) a la provincia de Pavía. A mediados del siglo XIX, Lombardía formó parte del Reino de Italia y en el siglo XX, tras la derrota de las potencias del Eje en la II Guerra Mundial, Lombardía pasó a ser la región más rica e industrializada de Italia.

Geografía humana[editar]

Demografía[editar]

Con sus casi diez millones de habitantes (9.852.170 habitantes, el 30 de abril de 2010) Lombardía es la región más poblada de Italia, y una de las primeras en Europa, con una población ligeramente superior a la de Austria y dos veces mayor que la de Noruega. Lombardía representa el 16,15% de la población italiana, el 2% de la población de la Unión Europea y ocupa el 7,9% del territorio italiano, con una densidad de población de 402,5 habitantes por km² (frente a la media italiana de 196 habitantes por km²), ocupando el segundo puesto sólo por detrás de Campania, con una fuerte concentración en el área metropolitana de Milán y la zona del piedemonte alpino de las provincias de Varese, Como, Lecco, Monza y Brianza y Bérgamo, (1.200 hab./km²), una densidad media inferior (250 hab./km²) en el valle del Po y los valles de Brescia inferior, y densidades mucho menores (menos de 60 hab./km²) en las áreas de montaña septentrionales y la subregión de Oltrepò Pavese meridional. La más poblada es la provincia de Milán, seguida de Brescia y Bérgamo, mientras que la menos poblada es la provincia de Sondrio. La población femenina (4.912.249 hab.) constituye cerca del 51,15% de la población regional; y la masculina (4.692.185 hab.) el 48,85%.

El crecimiento de la población regional fue particularmente sostenido en los cincuenta y sesenta, gracias a una prolongada expansión económica, altas tasas de natalidad y fuertes flujos de inmigración (especialmente de la Italia meridional).

La religión predominante es la católica; significativas minorías religiosas incluyen a los cristianos valdenses, protestantes y ortodoxos, así como judíos, sijs y musulmanes.

La inmigración ha sido el factor que más ha influido en la demografía de esta región en el siglo XX. El aumento de más de 5 millones de habitantes, particularmente a partir del período de posguerra, se ha originado principalmente por la inmigración desde otras regiones italianas (del noreste y del sur). El equilibrio natural entre los nacimientos y las defunciones en ese período ha arrojado un índice negativo.

Durante las últimas dos décadas, Lombardía se convirtió en el destino de un gran número de inmigrantes internacionales, hasta el punto de que hoy más de un cuarto de todos los inmigrantes extranjeros en Italia viven en esta región. En el año 2008, el instituto nacional italiano de estadística ISTAT calculó que 815.335 inmigrantes nacidos en el extranjero vivían en Lombardía, igual a 8,4% de la población total regional. Tanto en Lombardía como en el resto de Italia comienza hacia finales del siglo XX el flujo migratorio desde África, Asia, Sudamérica y Europa del Este.

La presencia humana en el territorio se caracteriza por un gran desequilibrio en tanto que se concentra fuertemente en el este piamontés en las provincias de Varese, Como, Lecco, Monza y Brianza, Milán y Bérgamo. Esta conurbación, que comprende a más de 6 millones y medio de habitantes, es llamada metafóricamente la ciudad infinita. La población alcanza su mayor densidad en la llanura. Lo que contrasta con la baja densidad de la zona alpina donde sólo en los valles posee cierta importancia.

Divisiones administrativas[editar]

Lombardía se divide en 12 provincias:

Provincias de Lombardía.
Provincia Superficie (km²) Habitantes Densidad (hab./km²)
Provincia de Bérgamo 2.723 1.070.060 392,9
Provincia de Brescia 4.784 1,223.900 255,8
Provincia de Como 1.288 582.736 452,4
Provincia de Cremona 1.772 358.628 202,4
Provincia de Lecco 816 334.059 409,4
Provincia de Lodi 782 222.223 284,2
Provincia de Mantua 2.339 407.983 174,4
Provincia de Milán 1.575 3,121.832 1.982
Provincia de Monza y Brianza 405 840.711 2.075
Provincia de Pavía 2.965 535.948 180,7
Provincia de Sondrio 3.212 181.841 56,6
Provincia de Varese 1.199 868.777 724,6

Economía[editar]

Vista sobre el distrito financiero de Milán: con un área metropolitana de 7,4 millones de habitantes,[5] es de lejos el principal centro italiano industrial, comercial y financiero.

Actividades económicas[editar]

El producto interior bruto en Lombardía (igual a más de €298.000 millones en 2005[6] ) se corresponde con casi un cuarto del PIB de Italia. Cuando esta medida es considerada por habitante, da como resultado un valor de €31.600 por habitante, que es casi un 25% más alto que la media nacional de €24.300.[6]

El desarrollo de Lombardía ha sido marcado por el crecimiento del sector servicios desde los años ochenta, y en particular por el crecimiento de actividades innovadoras en el sector de los servicios a empresas y en crédito y servicios financieros. Al mismo tiempo, la fuerte vocación industrial de la región no ha padecido por ello. Lombardía permanece, de hecho, como la principal zona industrial del país. La presencia, y desarrollo, de un muy alto número de empresas pertenecientes al sector servicios representa una situación favorable para la mejora de la eficiencia del proceso productivo, así como para el crecimiento de la economía regional.

Esta región puede en términos generales ser dividida en tres áreas por lo que se refiere a la actividad productiva. Milán, donde el sector servicios supone el 65,3% del empleo; un grupo de provincias, Varese, Como, Lecco, Bérgamo y Brescia, altamente industrializadas, aunque en las dos últimas, en las llanuras, hay también un rico sector agrícola. Finalmente, en las provincias de Sondrio, Pavía, Cremona, Mantua y Lodi, hay una constante actividad agrícola, y el mismo tiempo un desarrollo por encima de la media del sector servicios.

El campo cerca del lago Garda.

La prductividad de la agricultura se ve apoyada por un bien desarrollado uso de fertilizantes y la tradicional abundancia de agua, impulsada desde la Edad Media por la construcción (parcialmente diseñada por Leonardo da Vinci) de una amplia red de sistemas de regadío. Las llanuras inferiores están caracterizadas por cosechas de heno, que se cosechan hasta ocho veces al año, cereales (arroz, trigo y maíz) y remolacha azucarera. La producción de las altas llanuras incluye cereales, hortalizas, frutales y moreras. Las áreas más altas, hasta los sectores de los Prealpes y los Alpes del norte, producen fruta y vinos. También se cría ganado vacuno (con la más alta densidad de Italia), cerdos y ovejas.

Tras un rápido declive en el PIB durante la recesión global del año 2009 que afectó intensamente la industria, la economía de Lombardía se predice que superará a la economía italiana con un crecimiento de entre el 1 y el 1,3 %. Sólo Emilia-Romaña, el Lacio y la Toscana se espera que superen a la región en el año 2010. La recuperación del sector industrial es un factor importante, pero se calcula que será el sector servicios, y especialmente el sector financiero lo que llevará a la economía lombarda a una recuperación sostenida.

Transportes[editar]

Aeropuertos[editar]

Lombardía se encuentra servida por un gran terminal internacional, el Milano Malpensa (MXP), situado en la provincia de Varese y unido al centro de Milán a través del servicio ferroviario Malpensa Express además de diversas líneas de buses.

El aeropuerto de Linate (LIN), al contrario, recibe únicamente el tráfico nacional, europeo y de bajo costo. Se ubica al este de la ciudad de Milán. En Bérgamo se encuentra el aeropuerto de Bérgamo-Orio al Serio (BGY), que se utiliza principalmente para vuelos económicos, charter y de carga. Finalmente, en Brescia, se encuentra el pequeño aeropuerto de Montichiari (VBS), dedicado al tráfico continental.

Conjuntamente, los cuatro aeropuertos atienden un tráfico que supera los 30 millones de pasajeros y representan el sistema aeroportuario más importante de Italia (en la zona lombarda se concentra la mayor parte del tráfico aéreo italiano).

Servicio ferroviario[editar]

El Servicio Ferroviario Suburbano (Líneas "S"), compuesto por 8 líneas suburbanas (10 para el 2008) une gran parte del área metropolitana milanesa (Gran Milán) y otras importantes ciudades vecinas como (Saronno, Varese, Novara, etc.).

El servicio está gestionado por Trenitalia y FNM. Las 8 líneas garantizan un tren cada media hora entre las 6.00 y las 0.30 del día siguiente durante todos los días del año.

El Servicio Ferroviario Regional ("R"), conecta todas las principales ciudades de Lombardía y la región igualmente con la red ferroviaria nacional.

Las diversas redes de transporte están diferenciadas y son reconocibles gracias a los carteles luminosos que indican S o R, facilitando notablemente de esa manera el intercambio entre los distintos sistemas.

Cultura[editar]

En Lombardía escasean los testimonios artísticos del período romano y estos se hallan concentrados sobre todo en Milán y en Brescia. En cambio, es muy importante el patrimonio de orfebrería paleocristiana y del Alto Medievo (Tesoro de Monza, Altar de Vuolvinio en San Ambrosio de Milán, colección de Brescia). Los frescos de Santa María de Castelseprio, pertenecen al mismo periodo. El arte lombardo del período románico tuvo extraordinirario desarrollo y difusión sobre todo en el campo arquitectónico. Entre las mejores realizaciones de este período citaremos las basílicas de San Miguel Mayor y de San Pedro in Ciel d'Or de Pavía, el Baptisterio de Cremona, San Ambrosio de Milán, los numerosos castillos de la campiña lombarda, y los Palacios Públicos de Milán, Como, Monza y Brescia.

La pintura en Lombardía tiene aspectos de particular interés sobre todo a partir del siglo XIV, con la obra de Giovanni da Milano y del miniaturista Giovannino de Grassi y en el siglo XV con los Bembo, los Zavaittari (en la Catedral de Monza) y Vincenzo Foppa.

El florecimiento renacentista fue espléndido gracias a la actividad de los arquitectos Donato Bramante en Milán y Leon Battista Alberti y Giulio Romano en Mantua.

Con respecto a la pintura es importante la obra de Bernardino Luini, de Boltraffio, de Ambrogio de Predis, de Lotto, de los brescianos Savoldo y Romanino y del bergamasco Moroni.

El barroco es el período de grandes y suntuosas villas, de palacios señoriales y del mayor pintor lombardo: Michelangelo de Caravaggio.

Deporte[editar]

Lombardía es una de las regiones europeas con equipos que más victorias han alcanzado en lo que a deporte se refiere, habiendo conquistado los máximos trofeos continentales en diferentes disciplinas tanto en competiciones masculinas como femeninas.

Principales victorias en Campeonatos Europeos

  • 10 copas de fútbol (AC Milan y Inter de Milán)
  • 13 copas de baloncesto (Varese, Olimpia Milano, Cantù, Sesto San Giovanni, Como)
  • 4 copas de hockey (Diavoli Milano e Inter Milano)
  • 4 copas de fútbol americano (Lions Bergamo, Frogs Legnano)
  • 3 copas de béisbol (Milano)

Hermanamientos[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]