Gastronomía de la Comunidad Valenciana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La gastronomía valenciana es la que se prepara tradicionalmente en la Comunidad Valenciana. Se enmarca dentro de la dieta mediterránea debido al uso del aceite de oliva, las verduras y el pescado. Existen importantes diferencias entre la cocina de las zonas costeras, donde el pescado y la verdura tienen mucho protagonismo, y la de interior, más rústica y con mayor importancia de los productos cárnicos. Sin embargo, ambas zonas tienen en común el hecho que caracteriza a la cocina valenciana: el empleo del arroz. Este cereal, cultivado desde la época musulmana en tierras valencianas, es muy apreciado y usado en infinidad de platos, entre ellos el más conocido a nivel internacional: la paella. También son conocidas mundialmente las naranjas y mandarinas valencianas.

Platos típicos[editar]

Arroces[editar]

Paella valenciana de pollo y conejo (adornada con romero).

De todos los platos que componen la cocina valenciana, el más conocido internacionalmente es la paella, un guiso de arroz seco, cocinado en una paella (sartén metálica poco profunda con asas que cede su nombre al plato) sobre un fuego de leña (preferiblemente de naranjo) preparado al efecto. Su popularidad es tal que muchas segundas residencias valencianas cuentan con un paellero, un espacio abierto o cerrado donde se cocina la paella a leña.

Existen múltiples recetas, pero la fundamental en la región se compone de arroz, pollo y conejo, bajoqueta (judía verde) y garrofón. Suele incluir también vaquetas (una variedad de caracol) o albóndigas de carne (en la comarca de la Ribera). El color amarillo se consigue de manera tradicional con azafrán, aunque se ha popularizado el uso de colorantes artificiales.

La popularización de este plato ha provocado la aparición de innumerables recetas que poco tienen que ver con la original, ya que incluyen guisantes, chorizo, aceitunas o, como en el caso de la denominada paella mixta, que mezclan carne y pescado. Los valencianos no reconocen estas variedades como paellas, habiendo aparecido un grupo de cocineros valencianos, liderados por Rafael Vidal, en el que se incluyen la Asociación de Restaurantes de la Provincia de Valencia Menjar i Viure y la Asociación Valenciana de Empresarios de Restaurantes, que han declarado la necesidad de oficializar la receta de la paella valenciana.[1]

La paella de marisco se dice que procede de la costa de Castellón y Tarragona, no de Valencia, mientras que en la provincia de Alicante predominan los arroces menos secos, melosos o caldosos. Sobre la internacionalización de la paella, Manuel Vázquez Montalbán ironizaba: «La paella internacionalizada es un guiso de arroz en el que se mezcla carne y pescado y cualquier vegetal, con la excepción del plátano».

El arroz juega un papel tan importante en esta cocina regional que en muchos libros de cocina de España aparecen más de 100 formas distintas de prepararlo con origen en la Comunidad Valenciana, ya sean secos (como el arroz a banda o el arroz negro), al horno (como el arroz al horno o el arroz con costra) o caldosos (como el arroz con acelgas o el arroz con alubias y nabos).

Otro plato cocinado de forma muy similar a la paella de marisco es la fideuá, en la que se sustituye el arroz por un tipo especial de fideos gruesos y huecos. Otros ingredientes típicos son el pescado, el calamar, las clóchinas (una variedad autóctona del mejillón) y otro marisco.

En la mitad sur de la provincia de Alicante es tradicional el arroz con costra, a base de longanizas, morcillas, blanco y huevo.

Guisos[editar]

En las comarcas de interior son muy típicas las ollas u olletas, que se suelen preparar en invierno. Sus ingredientes principales son huesos, arroz, carne de cerdo, morcilla y legumbres. El puchero o cocido de pelotas es típico sobre todo del día de Navidad.

Una preparación específicamente valenciana típica de la Albufera de Valencia es el all i pebre, guiso con patatas, pimentón y anguilas.

En el interior y el sur de la Comunidad Valenciana, por influencia de la vecina Castilla-La Mancha son típicos los gazpachos manchegos, pudiéndose encontrar tanto los tradicionales que incorporan carne de caza como versiones de pescado y mariscos.

Cocas[editar]

Las cocas son una especie de tortas planas hechas de masa de harina que pueden ser dulces o saladas. Existen numerosos tipos de cocas a lo largo de las tierras valencianas, ya sean saladas como la de tomate, la de atún (tonyina) que se consume en las fiestas de las Hogueras de San Juan de Alicante o la coca de maíz típica de la Safor. Entre las dulces pueden encontrarse la coca de llanda, la de Castellón, la de mollitas o la torta Cristina.

Entrantes[editar]

El consumo de salazones de pescado es muy típico de la región, en especial de mojama, huevas o bacalao seco, con el que se elaboran platos tan tradicionales como el esgarraet, el espencat o la titaina.

Las verduras de la huerta se utilizan en ensaladas (la típica valenciana incorpora tomate, lechuga, cebolla y algún encurtido como aceitunas o alcaparras) o para preparar el tradicional hervido, cena de muchos mayores.

Debido a que el clima valenciano es en general seco no hay mucha ganadería, por lo que no existen demasiadas variedades de queso, siendo casi todas ellas tiernas. Se pueden destacar el queso de Tronchón, el blanquet, el de cassoleta, el de la Nucía o el de servilleta, tradicionalmente servido a la plancha.

Entre los embutidos los más populares son la longaniza (tanto la tierna como la de Pascua, que se sirve seca), la morcilla (de cebolla, arroz o pan), el chorizo y la sobrasada (especialmente en la comarca de la Marina Baja, que fue repoblada por mallorquines tras la expulsión de los moriscos).

Dulces[editar]

Turrón de Jijona.
Un vaso de horchata de chufa.

La repostería tradicional valenciana tiene una notable influencia musulmana, por lo que el uso de almendras y miel es muy abundante. El dulce más popular es indudablemente el navideño turrón, fabricado en Jijona (Alicante) y Casinos (Valencia) a base de almendra y azúcar. También las peladillas de Casinos o Alcoy.

Una bebidas típica de la región es la horchata de chufa, principalmente en Alboraya, que suele beberse granizada o líquida (siempre muy fría) y mojando en ella fartones.

Otros dulces típicos son el arnadí (un pastel hecho de calabaza y almendra), las almojábanas, los rosigones, el arrop i tallaetes o las orelletes. En Pascua es muy tradicional el consumo de monas y el panquemado típico de Alberique, que se produce todo el año.

Bebidas[editar]

La Comunidad Valenciana cuenta con tres denominaciones de origen de vinos: la de Alicante, la de Utiel-Requena y la de Valencia. Además, en Requena se produce cava. También se produce mistela en Valencia y fondillón (un vino rancio alicantino). Hay también dos indicaciones geográficas para el vino: la de Castellón y la del Terrerazo.

El agua de Valencia es un cóctel preparado con una base de bebidas alcohólicas (normalmente vodka y ginebra), azúcar, zumo de naranja y cava.

Denominaciones de origen[editar]

La gran calidad de los productos valencianos se protege con diferentes denominaciones de origen. De la famosa huerta valenciana se extraen productos como la alcachofa de Benicarló, las cerezas de la montaña de Alicante, la chufa de Valencia, el kaki de la Ribera del Júcar, el níspero de Callosa de Ensarriá o las reconocidas naranjas. También se produce un aceite de oliva de gran calidad, las uvas con las que se celebran las campanadas de Nochevieja y el arroz, fundamental en la dieta valenciana.

En la provincia de Alicante se producen unas tradicionales bebidas espirituosas, como el café licor (imprescindible en las fiestas de Moros y Cristianos), el cantueso, el herbero o el anís paloma.

Bibliografía[editar]

  • Drouin, Cécile (1997). La cocina tradicional valenciana. Benissa: Moll-Verlag. ISBN 84-89111-06-5. 

Notas[editar]

Enlaces externos[editar]