Biblioteca de Autores Españoles

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Biblioteca de Autores Españoles desde la formación del lenguaje hasta nuestros días fue una colección literaria de clásicos castellanos publicada entre 1846 y 1880 por Manuel Rivadeneyra y su hijo Adolfo Rivadeneyra, primer intento sistemático de editar con rigor filológico y al alcance de gran número de lectores las obras maestras de la lengua española.

Historia[editar]

Rivadeneyra pagó íntegramente con su fortuna este monumental esfuerzo, que se interrumpió cuando el 31 de marzo de 1872 falleció el generoso editor. Quedó inconcluso el volumen sexagésimo cuarto. El hijo Adolfo Ribadeneyra terminó los volúmenes proyectados y comprometidos e, incapaz de proseguir la obra, la dejó terminada en el volúmen septuagésimo primero con los índices preparados por Isidoro Rosell y Torres.

Ribadeneyra puso bajo la dirección de Buenaventura Carlos Aribau todo el proyecto. La impresión se hizo en cuarto y con gran calidad tipográfica, añadiendo a veces obras inéditas o recuperando otras olvidadas. En esta colección se forjó toda una generación de críticos y editores de literatura clásica española, con desiguales criterios ecdóticos. El gobierno ayudó a la publicación de esta obra adquiriendo ejemplares por un valor se 400.000 reales para las bibliotecas del Estado. En 1905 Marcelino Menéndez Pelayo quiso ampliar la colección con el título de Nueva Biblioteca de Autores Españoles (dirigida por Menéndez Pelayo hasta el vol. XX), Madrid: Bailly-Baillière, 1905-1918 (26 vols.). A partir de 1954, la continuó la Editorial Atlas hasta un número total de más de 300 vols.

Críticas[editar]

El filólogo colombiano Rufino José Cuervo utilizó ampliamente esta obra para su Diccionario de construcción y régimen, pero apercibió, desolado, que la tarea de los editores había sido muy poco rigurosa en cuanto a restituir el texto primitivo de los clásicos:

El crédito de que hace algunos años gozaba la Biblioteca de Autores Españoles que varias veces hemos citado, ha decaído muy notablemente, desde que se han cotejado las obras que contiene con las ediciones originales. Muchos de sus volúmenes, y no de los menos importantes, son trabajos de cargazón hechos, al parecer, sin otro esfuerzo que el de adquirir un ejemplar vulgar y darlo a la imprenta, sin recelar que pueda ser defectuoso y sin quebrarse los ojos para corregir los errores; no siendo raro que el editor mismo se haya complacido en adulterar los textos. Esta colección será acaso de alguna utilidad a los que quieran tener idea de nuestra literatura, pero en general no puede servir de base para estudios históricos sobre nuestra lengua[1]

Señala sumas deficiencias y erratas en las ediciones de las Novelas ejemplares de Miguel de Cervantes, la Celestina, el Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán, El diablo Cojuelo de Luis Vélez de Guevara, la Historia de la conquista de Méjico de Antonio de Solís, el Examen de ingenios de Huarte de San Juan, las poesías de Juan Meléndez Valdés y, especialmente, la muy desastrada de las Guerras de Granada de Ginés Pérez de Hita.

Estructura[editar]

Notas[editar]

  1. Rufino José Cuervo, "Indicaciones para el trabajo crítico y análisis de la Biblioteca de Autores Españoles", en Thesaurus, tomo I, núm. 1, (1945), pp. 14-15. http://cvc.cervantes.es/lengua/thesaurus/pdf/01/TH_01_001_011_0.pdf