Ramón de Mesonero Romanos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ramón de Mesonero Romanos.

Ramón de Mesonero Romanos (Madrid, 19 de julio de 1803 - ibídem, 30 de abril de 1882) fue un escritor español y Bibliotecario perpetuo de la villa de Madrid. Se destaca como escritor costumbrista, sobre todo en la pintura de personas, lugares y ambientes de Madrid.

Biografía[editar]

Hijo de una influyente familia madrileña. Su padre, Matías Mesonero, natural de Salamanca, era aficionado a la literatura; falleció el 5 de enero de 1820, haciéndose cargo Mesonero Romanos de los negocios familiares.

El Trienio Liberal marcará profundamente al autor con su atmósfera liberal y revolucionaria y se alistó como milicano nacional a los dieciocho años. Por entonces imprimió sus primeros cuadros de costumbres, que son ya una obra maestra de observación y estilo: Mis ratos perdidos o ligero bosquejo de Madrid en 1820 y 1821 (Madrid, Imp. de Don Eusebio Álvarez, 1822).

Literariamente se interesó sobre todo por Leandro Fernández de Moratín, Bartolomé José Gallardo y Sebastián de Miñano, y leyó a los dramaturgos del Siglo de Oro: Tirso de Molina, Lope de Vega, Pedro Calderón de la Barca, Agustín Moreto o Francisco Rojas Zorrilla. También se estusiasmó con la ópera italiana.

La conocida tertulia de El Parnasillo la recordará Mesonero Romanos con no poca nostalgia en sus escritos; y formó parte de la llamada Partida del Trueno. José de Espronceda, Ventura de la Vega, Patricio de la Escosura, Miguel de los Santos Álvarez, Mariano José de Larra, Romero Larrañaga, Pelegrín, Segovia, etc. formarán parte de este círculo en el que también figuraba Mesonero Romanos. Artistas, dramaturgos y conocidos empresarios serán igualmente contertulios y amigos del autor. De todos será José María Carnerero, periodista y dramaturgo, el más unido a Mesonero Romanos y que lo introduciría en los medios periodísticos más importantes del momento. Don Juan Grimaldi, director del teatro del Príncipe y autor de la célebre comedia de magia La pata de cabra, será otro de los afamados hombres de su tiempo que gozará de especial importancia por parte de El curioso parlante, sobrenombre con el que Mesonero gustaba de firmar sus escritos.

Por entonces empezó a experimentar inquietudes urbanísticas. El cambio que experimentó Madrid durante estos años fue motivo para numerosas salidas al extranjero con curiosidad por la fisonomía urbana que impera en distintos contextos geográficos. Desde agosto de 1833 a mayo de 1834 Mesonero Romanos viajará a Francia. Sólo parcialmente han llegado hasta nosotros los Fragmentos de un diario de viaje, publicados por los hijos del escritor en el centenario de su nacimiento. Su segunda salida al extranjero queda reflejada en su obra Recuerdos de viaje por Francia y Bélgica; sin embargo recorrió muchos otros reinos de Europa en tiempos de la regencia de María Cristina, tal como consta en los Trabajos no coleccionados publicados por sus hijos.

Redactó con Estébanez Calderón el periódico Cartas Españolas y en el periodo comprendido entre 1845-1850 se dedicó al Ayuntamiento de Madrid como concejal. Su Proyecto de mejoras generales, leído en la sesión de la Corporación municipal el día 23 de mayo de 1846, supone una auténtica remodelación del Madrid de la época. Años más tarde redactó nuevas Ordenanzas municipales que rigieron largo tiempo.

Después inició una intensa actividad literaria: hizo ediciones de los dramaturgos contemporáneos y posteriores a Lope de Vega y Rojas Zorrilla para la Biblioteca de Autores Españoles, y fue cronista oficial a partir del 15 de julio de 1864. También colaboró en El Indicador de las Novedades, El Correo Literario y Mercantil, Cartas Españolas, Revista Española, Diario de Madrid y en la revista Semanario Pintoresco Español, de la que fue fundador.

También promovió y fundó el Ateneo y el Liceo. Ingresó en la Real Academia el 3 de mayo de 1838 como académico honorario y el 25 de febrero de 1847 figuraría como miembro de número. Bibliotecario perpetuo de la villa de Madrid, el Ayuntamiento le compró su biblioteca en la cantidad de 70.000 reales.

Poco a poco fue moderando su inicial liberalismo para terminar siendo un firme conservador. En su ancianidad redactó una buena autobiografía, sus Memorias de un setentón.

Obra[editar]

  • Mis ratos perdidos o ligero bosquejo de Madrid en 1820 y 1821. Madrid, Imp. de Don Eusebio Álvarez, 1822.
  • Manual de Madrid. Descripción de la Corte y de la Villa (Madrid, 1831)
  • Panorama matritense: cuadros de costumbres de la capital observados y descritos por un curioso parlante. Madrid, Imprenta de Repullés, 1835.
  • Recuerdos de viaje por Francia y Bélgica en 1840 y 1841. (Madrid, 1841)
  • Escenas y tipos matritenses (Madrid, 1851)
  • Nuevo manual histórico-topográfico-estadístico, y descripción de Madrid, (Madrid, 1854)
  • El antiguo Madrid, (Madrid, 1861).
  • Memorias de un Setentón, natural y vecino de Madrid (Madrid, 1881)
  • Obras jocosas y satíricas de El Curioso Parlante (1832-1842) (Madrid, 1881).
  • Tipos y caracteres: bocetos de cuadros de costumbres: (1843 a 1862), Madrid, 1881.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]