Antonio Hurtado de Mendoza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Antonio Hurtado de Mendoza (Castro Urdiales, Cantabria, 1586Zaragoza, 22 de septiembre de 1644). Escritor y dramaturgo español del siglo XVII.

Biografía[editar]

De noble cuna, aunque de escasos bienes económicos, durante su juventud sirvió como paje al Duque de Lerma, valido del rey Felipe III, y a su hijo, el Conde de Saldaña. En casa de este último conoció a otro célebre dramaturgo, Luis Vélez de Guevara, con quien le unió gran amistad. Era tan hábil para manejarse en los círculos cortesanos que, al caer el valido, consiguió sin embargo entrar al servicio de Felipe IV en 1621; escribió la Relación de las fiestas celebradas en Aranjuez para el cumpleaños del rey en 1622, donde se representó su comedia Querer por sólo querer; sus servicios fueron recompensados con el nombramiento en 1623 de secretario real y miembro de las Órdenes de Santiago y Calatrava, e incluso, un año después, de ayuda de cámara, con el cargo de Comendador de Zorita. Después aparece en 1632 como secretario del Consejo de la Inquisición y secretario de la Cámara de Justicia en 1641.

Sus dotes literarias y servilismo le valieron el aprecio del Conde-Duque de Olivares, del que fue ojos y oídos; por ello fue conocido como "El Discreto de Palacio"; a su vez, Luis de Góngora, (de quien se considera discípulo) le llamó El Aseado Lego y J. H. Elliot le considera poeta de cámara. También se llevó bien con Lope de Vega, Francisco de Quevedo, Juan Pérez de Montalbán y Gabriel Bocángel.

Se casa en 1631 con Clara María de Ocón Coalla, que le da dos hijos, Juan (su padre logra que le nombren Caballero de Calatrava a los cuatro meses, pero fallece de niño) y Francisca. En 1644 residía en Zaragoza, por lo cual se sospecha que, tras la caída del Conde-Duque de Olivares y su destierro a Loeches, pudo caer él también en desgracia. En la capital aragonesa murió el 22 de septiembre de 1644 y en 1728 se publicaron sus Obras líricas y cómicas.

Obra[editar]

Escribió numerosos textos poéticos y dramáticos, redactados en función de las necesidades y deseos de la Corte. En su obra lírica, encuadrada en el Culteranismo, destaca la Convocatoria de las cortes de Castilla, escrita con motivo de la jura ante la Corte del príncipe Baltasar Carlos, o la Vida de Nuestra Señora. Sus poemas fueron en su mayor parte compilados en Obras líricas y cómicas, divinas y humanas (1690).

Fue un poeta dramático de gran éxito, a pesar de que se prodigó poco y no se cuidó demasiado en editar bien sus obras. Figura entre los discípulos de Lope de Vega, pero sus piezas tienen un toque particular. Entre sus obras teatrales, interesantes por su aportación en el terreno del entremés y la comedia de enredo, se encuentran El marido hace mujer y el trato muda costumbre (1631-32) (utilizado por Molière como inspiración para su École des marts), Cada loco con su tema o el montañés indiano (1630), No hay amor donde no hay agravio, Los empeños del mentir o Más merece quien más ama (esta última escrita con Diego Juan de Vera Tassis y posterior a 1634). Colaboró también con Quevedo en la pérdida Quien más miente medra más, encargada por el Conde-Duque, escrita en un solo día y representada en la Corte en la noche de San Juan de 1631. En las obras de Hurtado de Mendoza destacan las figuras de los graciosos, muy próximos a las figuras de la Commedia dell'Arte italiana y precursores de la comedia de figurón que se desarrollaría posteriormente. Para Ignacio Arellano sus comedias poseen una gran calidad dramática, son ingeniosas y bien construidas y exploran las modalidades de la sensatez y el buen sentido, de la moderación inteligente y la feliz adaptación a lo razonable. Acaso sus dos mejores comedias son Cada loco con su tema, comedia de figurón, y Los empeños del mentir. La primera es un espectáculo sobre un risible figurón montañés, el anticuado Hernán Pérez, que busca casamiento para sus hijas y opone provincia y corte a través de sus desventuras, en las cuales aparecen no menos caricaturizados los pretendientes madrileños por su falsedad y cobardía. La segunda es de construcción casi perfecta, y es aquella quizá en la que participó Quevedo; esconde una meditación típicamente barroca sobre la fugacidad e impermanencia de las cosas y la dificultad para conocer la verdad en una sociedad marcada por el prejuicio y la apariencia. Por otra parte, Hurtado de Mendoza tuvo una gran fama como entremesista y escribió mucha obra corta, en la que destacan entremeses de figuras como El examinador Miser Palomo, representado en octubre de 1617 en las fiestas de Lerma ofrecidas a Felipe III, junto con la comedia El caballero del sol de su amigo Luis Vélez de Guevara. Se imprimió al año siguiente en Valencia. Este famoso entremés tuvo una segunda parte del propio autor, El doctor Dieta.

La mejor recopilación de su obra es Obras líricas y cómicas, divinas y humanas en la edición de 1728.


Poemas[editar]

  • Convocatoria de las cortes de Castilla
  • Vida de Nuestra Señora
  • La guerra

Teatro[editar]

  • Amor con amor se paga
  • El marido hace mujer y el trato muda costumbre (1631-32)
  • Cada loco con su tema o el montañés indiano (1630)
  • No hay amor donde no hay agravio
  • Los empeños del mentir
  • Más merece quien más ama (posterior a 1634)
  • Querer por solo querer
  • Ni callarlo ni decirlo
  • Los empeños del mentir (escrito quizá con Francisco de Quevedo)
  • Quien más miente, más medra (escrito con Francisco de Quevedo en 1631)

Entremeses[editar]

  • Famoso Entremés Getafe
  • El Ingenioso Entre bajo

Enlaces externos[editar]